Mi?rcoles, 29 de marzo de 2006
Antes de partir para la Plenaria de la Conferencia Episcopal el obispo diocesano de Tenerife se dirije a los sacerdotes expresando su gratitud por el apoyo que ha recibido por el incendio del obispado y hacer unos ruegos.


San Crist?bal del La Laguna, 23 de Marzo de 2006


A MIS HIJOS, HERMANOS Y AMIGOS SACERDOTES:

Antes de partir para la Plenaria de la Conferencia Episcopal, que tendr? lugar la pr?xima semana, me dirijo a ustedes con brevedad para expresarles mi gratitud y hacerles un par de ruegos.

1. Han pasado dos meses desde que, el 23 de enero pasado, un lamentable incendio destruy? por completo la sede de nuestro Obispado. Como saben, hemos recibido el apoyo afectivo y efectivo de much?sima gente e instituciones, especialmente de ustedes, mis hermanos sacerdotes, que en todo momento han estado atentos, cercanos y preocupados por nuestra situaci?n personal y nos han ofrecido su apoyo moral y material. A todos, gracias por sus oraciones, por su generosidad y por haber promovido entre los fieles una dilatada corriente de solidaridad, que esperamos se mantenga para llevar adelante los trabajos de reconstrucci?n. Con el aliento y el cari?o de todos, en medio de la tribulaci?n, he podido experimentar que ni yo, ni nuestra Iglesia Diocesana, estamos solos. Bendito sea Dios.

2. Gracias por participar en la peque?a ENCUESTA que hicimos sobre la vida y ministerio de los sacerdotes. He recibido 140 respuestas y les adjunto una hoja con el resultado.. el n?mero que est? fuera de las casillas corresponde a las respuestas en blanco. Los datos nos permiten hacer diferentes lecturas, les invito a que cada uno se fije con detenimiento y haga su propia reflexi?n, sobre todo, situando las propias respuestas con las de los otros hermanos. Todos, tambi?n quienes no participaron con su respuestas, pueden volver sobre las preguntas y reflexionar sobre las mismas. A fin de cuentas lo que importa es que a partir de un "buen diagn?stico" de nosotros mismos y de los dem?s, tomemos conciencia de "nuestras enfermedades" para curarlas, quitando lo que sobra, instaurando lo que falte, e impulsando lo que va bien. A trav?s del Consejo Presbiteral, y contando con la participaci?n de todos vamos a seguir trabajando en esa direcci?n.

3.En el Consejo Diocesano de Pastoral, estamos trabajando sobre los "Movimientos y Comunidades Eclesiales" en nuestra Di?cesis. Es una cuesti?n a la que no podemos permanecer ajenos. De ella va a depender mucho la vida de nuestras parroquias y el futuro de la evangelizaci?n en nuestra Di?cesis, a igual que en otras partes del mundo. Ya lo dec?a, Juan Pablo II, "Para que todas las parroquias sean verdaderamente comunidades cristianas, las autoridades locales deben favorecer: a) la adaptaci?n de las estructuras parroquiales con la amplia flexibilidad que concede el Derecho Can?nico, sobre todo promoviendo la participaci?n de los laicos en las responsabilidades pastorales; b) las peque?as comunidades eclesiales de base, tambi?n llamadas comunidades vivas, donde los fieles pueden comunicarse mutuamente la Palabra de Dios y manifestarse en el rec?proco servicio y en el amor; estas comunidades son verdaderas expresiones de la comuni?n eclesial y centros de evangelizaci?n, en comuni?n con sus Pastores" (ChfL 26). Por ello, en orden a irnos sensibilizando, les adjunto una interesante ponencia, encareci?ndoles su lectura: "Los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades: respuesta del Esp?ritu Santo a los desaf?os de la evangelizaci?n, hoy", del arzobispo Stanislaw Rylko, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos.

4.Recordarles y pedir la participaci?n de todos en la Misa Crismal el pr?ximo 11 de abril (martes) a las 11 de la ma?ana, en la que tendr? lugar la renovaci?n de las promesas sacerdotales y a la que seguir? la comida fraternal que con tanto cari?o preparan las se?oras que colaboran con la Catedral y que este a?o vamos a procurar que sea m?s ?gil, de modo que no se alargue y todos puedan disfrutarla. Es quiz?s, de todo el a?o, el d?a m?s propicio para poner en pr?ctica aquello que nos ense?a en Concilio: "El Obispo debe ser considerado como el gran sacerdote de su grey, de quien deriva y depende, en cierto modo, la vida en Cristo de sus, fieles. Por eso, conviene que todos tengan en gran aprecio la vida lit?rgica de la di?cesis en torno al Obispo, sobre todo en la Iglesia catedral; persuadidos de que la principal manifestaci?n de la Iglesia se realiza en la participaci?n plena y activa de todo el pueblo santo de Dios en las mismas celebraciones lit?rgicas, particularmente en la misma Eucarist?a, en una misma oraci?n, junto al ?nico altar donde preside el Obispo, rodeado de su presbiterio y ministros" (SC 41). Vistas as? las cosas, s?lo una causa grave puede dispensarnos de participar en esta celebraci?n. Ninguna otra actividad pastoral que podamos realizar ese d?a y a esas horas, podr? contribuir tanto como ?sta al bien de nuestros fieles.

5.Recordarles y reiterar mi llamamiento, una vez m?s, en relaci?n con la realizaci?n anual de los Ejercicios Espirituales. En concreto, la pr?xima tanda tendr? lugar la ?ltima semana de abril, dirigida por D. Alfonso Crespo. Comienza el domingo 23 de abril, a la hora de la cena, y termina el viernes 28, a atardecer, pues D. Alfonso debe regresar esa misma noche a la pen?nsula.

6.Finalmente, anunciarles que voy a convocar una sesi?n extraordinaria del Consejo Presbiteral en la primera quincena de mayo, para tratar sobre la adecuaci?n de nuestra normativa diocesana con la de la Provincia Eclesi?stica de Sevilla en relaci?n con "la cooperaci?n de los fieles al sostenimiento econ?mico de la Iglesia". Ya les llegar? la informaci?n oportuna.


Reiter?ndoles mi gratitud y afecto, pido al Se?or que haga fructificar, en bien propio y de todo el pueblo de Dios, el generoso esfuerzo que cada uno realiza por vivir conforme a la vocaci?n a la que ha sido llamado. Les animo a perseverar en ese empe?o de fidelidad con estas palabras del Concilio: "Piensen los presb?teros que nunca est?n solos en su trabajo, sino sostenidos por la virtud todopoderosa de Dios; y creyendo en Cristo, que los llam? a participar de su sacerdocio, entr?guense con toda confianza a su ministerio, sabedores de que Dios es poderoso para aumentar en ellos la caridad" (PO 22).

Afectuosamente, en Cristo, "todo de todos",


Bernardo ?lvarez Afonso
Obispo Nivariense
Publicado por verdenaranja @ 23:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios