Viernes, 28 de abril de 2006





(7 de mayo de 2006)


Objetivo: Motivar a los sacerdotes para que en sus homil?as dominicales, puedan hacer una reflexi?n del texto del buen pastor a la luz de la vocaci?n de especial consagraci?n e invitar a toda la comunidad a orar por ellas.

Qui?nes son convocados: Sacerdotes y animadores de la liturgia.

D?nde se realizar?: En todas las Misas dominicales.


MONICI?N ENTRADA

La celebraci?n de este cuarto domingo de Pascua devuelve a nuestra memoria la figura por todos conocida de Jes?s, Buen Pastor, este a?o bajo el lema: ?Te he llamado por tu nombre?. La Jornada Mundial de Oraci?n por las Vocaciones, quiere centrar este a?o su atenci?n en la llamada personal que nos hace el Pastor. S?lo el Buen Pastor nos arranca de nuestras seguridades y nos invita a buscar nuevos pastos; s?lo un ?l se abaja y se compadece del pecador y el abatido... Que nuestra celebraci?n nos haga escuchar de una forma especial, amorosa nuestro nombre?

PETICIONES DE PERD?N

1. T?, que eres el Buen Pastor, Se?or, ten piedad.
2. T?, que nos llamas por nuestro nombre. Cristo ten piedad.
3. T?, que perdonas al pecador arrepentido, Se?or, ten piedad.


LITURGIA DE lA PALABRA:
Cuarto Domingo de Pascua, ciclo B.




MONICI?N A LAS LECTURAS

Hch 4,8-12 ?Ning?n otro puede salvar?.
S?lo Jes?s es quien puede salvar-nos, curar-nos, recrear-nos. Su amor, m?s fuerte que la muerte, es la garant?a de nuestras vidas plenas. Casi se puede decir que el texto es una confesi?n de fe: a quien vosotros crucificasteis y Dios resucit?, ?se es el que nos salva y nos cura, nuestra redenci?n.

Sal 117 ?La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular?.

1 Jn 3,1-2 ?Veremos a Dios tal cual es?.
La abundancia de amor de Dios para con nosotros es lo que hace que podamos llamarnos ?hijos suyos?; ese amor no es para posesi?n nuestra, sino para que muchos m?s se sientan como nosotros, Hijos de Dios.

Jn 10,11-18 ?El buen pastor da la vida por las ovejas?.
La misericordia del pastor, busca a la oveja perdida, cuida a la desvalida, pero sostiene y alienta a las reunidas.

SUGERENCIAS PARA LA HOMIL?A

Nuestras vidas est?n tan llenas de im?genes, palabras, voces y ruidos, que corremos el riesgo de perder nuestra capacidad para escuchar la voz que necesitamos o?r, para tener vida.

Parece que apenas sabemos callarnos, estar atentos y permanecer abiertos a esa Palabra viva que est? presente en lo m?s hondo de la vida y de nuestro ser. Convertidos en tristes consumidores de medios de comunicaci?n y entretenimiento, nos pasamos horas y m?s horas recibiendo pasivamente im?genes, palabras, anuncios y todo cuanto nos quieran ofrecer, para alimentar nuestra trivialidad. La realidad se nos desdibuja: Apenas escuchamos ya otro mensaje, sino el que recibimos a trav?s de los medios.

Necesitamos estar m?s atentos a la llamada de Jes?s, el Buen Pastor que da su vida por nosotros, escuchar la voz de la verdad, sintonizar con lo mejor que hay en nosotros, desarrollar esa sensibilidad interior que percibe, m?s all? de lo visible y de lo audible, la presencia de Aquel que puede dar vida a nuestra vida, Aquel que nos salva (2? lectura).

La Jornada Mundial de Oraci?n por las Vocaciones nos invita a ser escuchar su voz, que nos llama por nuestro nombre. Lo que cambia el coraz?n de las personas y nos convierte, no son las palabras, las ideas y las razones, sino la escucha sincera de la voz del Buen Pastor, de Dios.

Los valores como el amor, la bondad, la justicia, la misericordia est?n encarnados en la vida concreta. Existe el amor cuando hay personas vivas que se quieren; existe la bondad cuando hay personas buenas; hay justicia cuando las personas viven de manera justa.

La invitaci?n para nosotros es hoy a ser pastores como Jes?s: el que cuida, gu?a a la vida y la alegr?a, el que estimula a una vida comprometida, el que sugiere nuevos caminos de realizaci?n, el que sirve, el que conduce a Dios.
El testimonio de vida, de los consagrados y de todo el pueblo de Dios, junto con la oraci?n sincera y urgente al Buen Pastor, seguro que dar? muchos frutos de nuevas vocaciones en nuestra Di?cesis y en

PRECES
Oremos al Se?or, nuestro Dios, que en Cristo nos manifiesta su amor.

1. Te pedimos, Se?or, por la Iglesia, para que seamos signo de misericordia entra?able en medio de un mundo herido y roto, Oremos.

2. Te pedimos, Se?or, que sepamos promover y acompa?ar nuevas vocaciones a la vida consagrada, sacerdotal y misionera para que, con su vida, recuerden al mundo tu amor. Oremos.

3. Te pedimos, Se?or, por todos los que viven su fe en medio del mundo, para que su compromiso de ?hacer m?s?, sea la respuesta a la necesidad de amar m?s, Oremos.

4. Te pedimos, Se?or, por todos nosotros aqu? reunidos, para que nuestra mirada est? siempre abierta a las necesidades de cuantos nos rodean y nuestra respuesta sea siempre desde la misericordia de un Dios Amor. Oremos.

Escucha, Se?or, la oraci?n de tu Iglesia, que reconoce a Jesucristo como ?nico Pastor. Por Jesucristo, nuestro Se?or.

OFERTORIO

- Presentamos el cartel vocacional de este a?o. Que sepamos descubrir la llamada del Se?or, que nos llama por nuestro nombre.

- Ofrecemos el Pan y Vino. En la intemperie de los campos, el pastor necesita de cobijo y de pan y vino para su camino y trabajo. Que al alimentamos de ellos, transformados en el Cuerpo y Sangre de Jesucristo, nos fortalezcamos para ser como T?, Buen Pastor.


ORACI?N FINAL

Jes?s, Buen Pastor,
queremos seguir tus pasos.
Danos tu Esp?ritu,
para aprender a vivir en la misericordia.


Ay?danos a descubrir la gratuidad de tu amor,
entrega generosa, don de vida que se regala.

Queremos compartir tu sue?o
de construir un mundo justo,
donde exista igualdad
y una fraternidad real,
donde haya pan para todos
y la libertad sea una luz
que ilumine a todos las personas.

Danos tu Esp?ritu, Jes?s, Buen Pastor,
para perseverar
en nuestra b?squeda,
para seguir en camino,
para animarnos a la esperanza activa
de hacer un Reino de paz
y de bondad para todos.

Jes?s, Buen Pastor,
que pasaste haciendo el bien,
viviendo la misericordia
en la atenci?n a los enfermos,
en la b?squeda de los marginados,
en la denuncia de las injusticias,
en la apertura al Dios de la vida,
en la ense?anza paciente de los disc?pulos,
en el anuncio del reino para todos.

Danos tu Esp?ritu, Jes?s,
para seguirte,
para imitar tu entrega,
para hacer el bien en nuestros d?as,
en el camino de cada uno,
para vivir en la bondad,
caminando hacia el Reino.
Comentarios