sábado, 13 de mayo de 2006

13 de Mayo

Ponemos en nuestro Blog el artículo publicado en la Hoja de Difusión Parroquial "Como las Hormigas", número 46, de Santa Rita de Casia de Punta Brava y de San Pablo Apóstol en las Dehesas - Puerto de la Cruz.



TODOS BUSCAMOS SEGURIDADES.- Todos buscamos alguien en quien con-fiar. Todos buscamos seguridades, y tratamos de asegurar todo, el coche, la casa, contra incendios, contra robos, cajas de seguridades, caja fuerte, hasta queremos garantizar la vida y hacemos un seguro de vida, aseguramos las pensiones. Cuántas veces tenemos que decir: ¿Tú estás seguro? ¿Esto está seguro? No me fío ni un pelo. Asegúrate que es verdad. Trabaje; pero seguro; y te exigen medidas de Seguridad para las obras y como no se fían mandan un inspector y te obligan a ponerte el cinturón de seguridad. Y en tantos comercios ponen un agente de seguridad y hasta hay cerraduras de seguridad.

CASI TODO EL MUNDO VA A ESCAPAR.- Todos tenemos miedo de que nos engañen y por muchas precauciones que tengamos al fin nos engañan y nos dan gato por liebre, y nos engañan con la mercancía, o el que te vende una máquina, o te engañan en el peso, o en la medida, o en la calidad del producto. Todo el mundo va a escapar. Sálvese quien pueda. Y site pueden hundir te hunden. Les importa nada ni que tengas depresiones, ni que llores, ni que te tires de un octavo piso. Esas famosas frases tan duras que tantas veces hemos oído: búscate la vida colega. Ese es.... tu problema. Allá tú. A mi me importa un bledo, a mi me importa un comino o un pepino. Qué más da ¿Quien se fía de quien? ¿En quién confías tú para decirle un secreto de tu vida?. ¿Ustedes ven cómo se filtran los mayores secretos, aún los secretos de estado? Tú le dices a una persona de tu confianza un secreto, ésta a su vez se lo dice en confianza a otra, y esta a otra y así de secreto en secreto al final sabe todo el mundo lo que nunca debió saber nadie. Y viene entonces los desengaños, las desilusiones, las traiciones, iQué duro suena! ¿Verdad? Tener que decir: me has traicionado, me has descubierto, y mira que te dije que no lo dijeras a nadie. Y te encuentras desamparado, desorientado, sin saber para donde tirar, o a donde acudir, y vienen las depresiones, la tristeza, y empiezas a desconfiar de todo y de todo el mundo.
Y pisas en un escalón y preguntas ¿Está segura está escalera? ¿Estará segura esta baranda? ¿La puerta está bien asegurada? ¿Tú estas seguro de que es así? ¿Este dinero es falso o es verdadero? ¿Y esté cheque tiene fondo? iNo te olvides que es "devuelva"! ¿Cómo qué es de vuelva? iQue tienes que devolverlo!
Una vez le pedí prestado un bolígrafo a una persona que iba sentada al lado mío en el avión y me dijo iEs de Huelval. Yo entendí que era de la ciudad de Huelva y me aclaró, iQue tiene que devolvérmelo! Y al final a pesar de tanta recomendación por un despiste llegué con el bolígrafo a Canarias "sin devolverlo" Por eso he creído conveniente hablar de la confianza en Dios.
Al final es el amigo que nunca falla, segurísimo y en quien podemos de verdad confiar. Señor en tí confió, decimos. O, Corazón de Jesús en tí confió. Señor en ti tengo puestas todas mis esperanzas.

TENEMOS QUE PEDIR MUCHA FE A DIOS.- Claro, que tenemos que pedirle mucha fe a Dios, porque no le vemos con los ojos de la carne y puede parecernos que estamos hablando con las paredes, que no estamos hablando con nadie, que no experimentamos la presencia de ese grandioso ser que es Dios.
Yo también soy un creyente que busco a Dios, que busco en quien confiar, yo busco, como todos, seguridades, y también puedo experimentar el vacío de no tener a quien decirle algo confidencial. La oración, muchas veces, es dura, y a pesar de que sepamos teóricamente que Dios existe y que está dentro de nosotros y que está en todas partes, nos cuesta en verdad hacer el silencio dentro de nosotros, "cerrar los ojos para ver" y escuchar a Dios. Porque está claro que queremos palparlo todo, y aunque sabemos que existe lo espiritual, lo que realmente vemos es lo físico. No es lo mismo imaginarse el estar comiéndose un bocadillo de jamón que comerse el bocadillo de verdad.
Por eso vamos a dar por sentado que creemos que existe Dios, que creemos además que Dios es bueno, que Dios nos quiere, que Dios busca por encima de todo nuestro bien. Que creemos en verdad que Dios nos quiere ayudar, que estamos con-vencidos de que nuestros problemas son problemas de Dios, y que todo lo que él nos dice "va a misa". Nunca mejor dicho, y que su palabra es "palabra de Dios" que siempre es la verdad y que segurísimo que podemos fiarnos de lo que él dice porque jamás nos engañará.

DIOS NUNCA PIERDE LA GUAGUA.- Entonces vamos a repetir algunas pa-labras de El. Un día dijo: Estén tranquilos porque yo estaré con ustedes todos los días, hasta que se acabe el mundo... Vengan a mi todos los que estén cansados y agobia-dos que yo les aliviaré... No se preocupen por la comida, por el vestido que el Padre Dios sabe que ustedes necesitan de todo eso. Preocúpense por el reino de Dios y su futuro que lo demás se les dará por añadidura. Vamos a poner las cosas de nuestra confianza en Dios, porque podemos confiar en Dios.
Para Dios nada hay imposible porque es todopoderoso
Para Dios nada es difícil porque es sabiduría infinita, lo sabe todo.
Dios tiene un deseo infinito de nuestro bien; porque es la bondad infinita.
Dios nos quiere, somos sus hijos, y somos el principal problema de Dios, más que el Sol y las estrellas y el mar y las flores.
Dios está presente en todo, lo ve todo, lo conoce todo. Y por encima de todo es el padre, más padre y la madre más madre de todas las madres, y busca siempre todo lo mejor para nosotros.
Por último, si alguna cosa nos sucede mal, o nos sale al revés, o se nos estropean los planes, o no nos salen las cosas como queríamos es que Dios lo permite por nuestro bien.

DIOS EXISTE. ES VERDAD.- En el mundo ocurren solamente dos cosas con respecto a Dios y hemos de tener claro si creemos que existe un solo Dios. Y yo estoy hablando para los que creen que existe un solo Cielo y un solo Dios, aunque se vaya a El por caminos distintos.
1. Dios quiere siempre el bien. No puede contradecirse a si mismo. No puede querer ninguna clase de mal, ni enfermedades, ni dolor, ni catástrofe, ni crímenes, ni sui¬cidios, ni hambre en el mundo, ni paro, ni guerras, ni robos, ni mentiras, ni injusticias, ni muertes de niños inocentes.
2. Dios permite el mal. Porque respeta la libertad humana, porque respeta las leyes de la naturaleza creada por El mismo y desordenada desde que el hombre empezó a pecar y ha seguido pecando, aunque esto no lo entendamos.
Dios es maravilloso, sueña con nosotros, se ilusiona con el proyecto que ha preparado para nosotros y nos quiere agradar para que seamos felices. Dios nos puso en este mundo encantador para que seamos felices. Pienso que vale la pena el confiar en alguien que nos quiere tanto y que está tan preocupado por nosotros. Vamos a seguir ayudándonos, demos un voto de confianza.
Antonio María Hernández. Hernández


Publicado por Desconocido @ 23:34  | Artículos de interés
 | Enviar