Domingo, 28 de mayo de 2006
28 May. 06 (ACI).- Ante dos millones de polacos reunidos en el centro de Cracovia, el Papa Benedicto XVI celebr? una Eucarist?a en la que record? a los presentes que todo ser humano est? llamado a la vida eterna, orientaci?n que tiene desde la creaci?n y que encierra el sentido definitivo de su vida.

El Santo Padre medit? sobre la interrogante ?Hombres de Galilea, ?por qu? mir?is al cielo?? afirmando que ?bajo esta pregunta est? encerrada la verdad fundamental sobre la vida y sobre el destino del hombre?.

Sobre la realidad terrena dijo: ?Estamos sobre la tierra, porque el Creador nos ha puesto aqu? como coronaci?n de la obra de la creaci?n. El omnipotente Dios, conformemente a su infalible plan de amor, cre? el cosmos, lo cre? de la nada. Y tras haber realizado esta obra, llam? a la existencia al hombre, creado a su imagen y semejanza. Le agreg? la dignidad del hijo de Dios y la inmortalidad.?

Haciendo referencia al pecado afirm? que ?sabemos que Dios mismo no se resign? a una situaci?n y entr? directamente en la historia del hombre y esta se convirti? en historia de salvaci?n?.

?Aqu? experimentamos la fatiga de los viandantes en camino hacia la meta a lo largo de calles obstaculizadas, entre dudas, tensiones, incertidumbres, mas tambi?n en la profunda conciencia que antes o despu?s este camino llegar? a su fin?.

Llegado a este punto, el Pont?fice inici? la meditaci?n sobre la segunda parte de la reflexi?n: ??Por qu? mir?is al cielo? Estamos llamados, permaneciendo en la tierra, a mirar el cielo, a orientar la atenci?n, el pensamiento y el coraz?n hacia el infalible misterio de Dios. Estamos llamados a mirar en la direcci?n de la realidad divina, hacia la cual el hombre est? orientado desde la creaci?n. Ah? est? encerrado el sentido definitivo de nuestra vida?.

Tras recordar al Siervo de Dios Juan Pablo II, el Pont?fice confes? haber venido ?a Polonia y a Cracovia por una necesidad del coraz?n, como peregrino sobre las huellas de mi Predecesor?.

M?s adelante profundiz? sobre la importancia de la fe, una fe que ?es un acto humano muy personal, que nos realiza en dos dimensiones. Creer quiere decir antes que nada aceptar como verdad aquello que nuestra mente no comprende hasta el final. Hay que aceptar aquello que Dios nos revela sobre m? mismo, sobre nosotros mismos y sobre la realidad que nos rodea, tambi?n aquella invisible, infalible, inimaginable?.

?Un consentimiento a tal limitaci?n de la raz?n no se concede f?cilmente. Y es justamente aqu? que la fe se manifiesta en su segunda dimensi?n: aquella de confiarse a una persona, no a una persona ordinaria sino a Cristo. Es importante aquello que creemos, pero a?n m?s importante es aqu?l a quien creemos?.

Finalmente exhort? a los polacos presentes, citando a Juan Pablo II, a ?ser fuertes en la fuerza de la fe, de la esperanza, de la caridad, conciente, madura, responsable, que nos ayuda a establecer el gran di?logo con el hombre y con el mundo?.
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios