sábado, 10 de junio de 2006
SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

11 DE JUNIO DE 2006.
“Día pro-orántibus”


MONICIÓN DE ENTRADA


Hoy, Dios se hace familia, por eso, celebremos como familia, esta Eucaristía; unidos también hoy, a todos aquellos que desde los monasterios y los conventos de clausura, se dedican a orar por la gran familia de la humanidad y de la Iglesia. Celebramos el misterio y la cercanía de Dios. Porque nuestro Dios es un Dios cercano, tanto, que nos regaló a su hijo Jesús, para que fuera Dios con nosotros, y recorriera los caminos de nuestro mundo y nuestros propios caminos. Dejemos llegar por la unidad t la presencia de Dios en nuestra vida y caminemos juntos a su encuentro.

ACTO PENITENCIAL.

- Preferimos a un Dios escondido en el cielo: SEÑOR, TEN PIEDAD.
- No buscamos la libertad que tú nos das: CRISTO, TEN PIEDAD.
- Olvidamos que estás con nosotros: SEÑOR, TEN PIEDAD.

MONICIÓN A LA PALABRA DE DIOS.

“Hasta el fin del mundo”. Esta es la promesa que escucharemos hoy en el Evangelio. Jesús se despide de sus discípulos, después de estar con ellos enseñándoles y les envía a anunciar la Buena Noticia. Pero no les manda solos, sino con la certeza de que Él siempre estará a su lado, animando y dando fuerzas a todo el que escuche su Palabra y la acepte. Escuchemos y aceptemos el regalo de la Palabra Viva de Dios.



ORACIÓN DE LOS FIELES.

Movidos por el Espíritu Santo, que nos enseña a gritar Abba, Padre, oremos diciendo. TE LO PEDIMOS, PADRE.

1. Padre, ayúdanos a trabajar por un mundo más unido y una sociedad más llena de amor. OREMOS.

2. Ayúdanos Padre, a encontrar el camino de la unidad en nuestra Iglesia, en nuestra parroquia. OREMOS.

3. Ayúdanos Padre, a construir el amor, la entrega y la reconciliación en nuestras familias. OREMOS.

4. Ayúdanos a vivir según el Espíritu que hemos recibido, sin egoísmos ni vergüenzas APRA hacer el bien. OREMOS.

5. Ayúdanos a ser auténticos y vivir lo que recibimos en la Eucaristía. OREMOS.

Escúchanos, padre, y haz de nosotros, instrumentos de paz y de unidad. Por Jesucristo nuestro Señor.



SOLEMNIDAD DEL SANTÍSIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO. (CORPUS CHRISTI)
18 DE JUNIO DE 2006


-Día de Caridad-


MONICIÓN DE ENTRADA

Celebramos la fiesta del amor de Cristo, entregado hasta el fin, y presente aquí en su Cuerpo y en su Sangre. Como el pan que se parte y se reparte, y el vino que se ofrece, así es la vida de Cristo.

En cada Eucaristía, anunciamos su muerte y actualizamos los mismos sentimientos y actitudes del Señor. Aprendamos a lavar los pies a los pequeños, a sentar a la mesa a los pobres y pecadores, a compartir los panes, a hacernos pan. Aprendamos a optar por los últimos, por los que nadie quiere, por los excluidos. Tendremos que ponernos a sus pies, porque en ellos está Cristo pobre y excluido, humillado y deportado. Hoy, nuestra colecta irá destinada a Cáritas.

ACTO PENITENCIAL.

- Limpia Señor, nuestro corazón de sus egoísmos. SEÑOR, TEN PIEDAD.
- Enciende Señor, nuestro corazón. CRISTO, TEN PIEDAD.
- Unge Señor, nuestro corazón y llénalo de misericordia. SEÑOR, TEN PIEDAD.

MONICIÓN A LA PALABRA DE DIOS.

Cuando nos acercamos a la Eucaristía, deben brotar en nosotros sentimientos de admiración. Porque la Eucaristía nos acerca al Dios Santo. Por eso, no podemos acostumbrarnos a Ella, a escuchar la Palabra, como si fuera la radio, a recibir al Señor sacramentado, como si fuera una rutina, a venir a misa como si fuera un espectáculo. No podemos acostumbrarnos, porque Dios no es costumbre, sino sorpresa permanente, provocación diaria. Escuchemos.


ORACIÓN DE LOS FIELES.

Oremos a Dios, rico en misericordia, que nos da el pan de cada día y el pan de Jesucristo.

1. Para que llegue a todos los hombres la invitación de Jesucristo, y nos sentemos todos a la mesa del amor. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2. Para que la Iglesia de Cristo, que le regala cada día a Él, aprenda a compartir los bienes espirituales y materiales y sea casa de comunión. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3. Para que los responsables de la política y la economía se sientan solidarios con los que menos tiene. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4. Para que, los que comulgamos a Cristo, nos comprometamos a comulgar con los hermanos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5. Para que seamos generosos y acojamos a todos los que llegan a nuestras costas buscando una vida mejor. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Te pedimos Padre, que la Eucaristía que celebramos, sea signo y compromiso de unidad y fraternidad. Por Jesucristo nuestro Señor.




SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
23 DE JUNIO DE 2006.



MONICIÓN DE ENTRADA.

Celebramos este viernes, la solemnidad del Corazón de Jesús. Una fiesta cargada de un profundo significado. Celebramos que el corazón de Cristo, herido por la lanza, es fuente de nuestra salvación, y casa de nuestras vidas y de nuestros caminos. Es signo de amor traspasado y entregado que, una vez más, nos enseña que el amor verdadero hay que vivirlo de cara a los demás. Aprendamos de este amor desmedido a abrir de par en par nuestro corazón y a amar sin tapujos.

ACTO PENITENCIAL.

- Porque estamos lejos de amar como Tú nos amas. SEÑOR, TEN PIEDAD.
- Porque no sabemos entregarnos a los demás. CRISTO, TEN PIEDAD.
- Porque nos cuesta dar señales clara de tu amor: SEÑOR, TEN PIEDAD.

MONICIÓN A LA PALABRA DE DIOS.

Cristo, no se cansa nunca de darnos su inmenso amor y de enseñarnos a amar. Un amor que es fiel y misericordioso. Un amor que busca entregarse y darse a los demás. Pero sobre todo, un amor que nace cada día de la originalidad y del encuentro profundo con Él. Escuchemos esta Palabra.


ORACIÓN DE LOS FIELES.

Celebremos el amor infinito de Jesucristo, nuestro Dios y Señor, y supliquemos humildemente al Padre de la misericordia.

1. Por la Iglesia, para que anuncie a todos los hombres y mujeres del mundo el amor de Dios. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2. Por todas las naciones y sus habitantes, para que vivan en la justicia y se edifiquen en la caridad. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3. Por los necesitados, los enfermos y todos los que lo pasan mal, para que se vean iluminados por Cristo y acompañados por nosotros. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4. Por todos nosotros, para que sepamos amarnos y hacer que reine en nosotros la humildad y la comprensión. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Tú, Dios Santo, que muestras tu amor en la vida de Cristo, danos lo que te pedimos con fe. Por Cristo Señor nuestro, que vive y reina por los siglos de los siglos
Publicado por Desconocido @ 15:34  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios