lunes, 17 de julio de 2006
Damos cabida en nuestro blog al artículo de Cristobalina Mesa León, publicado en el programa de Semana Santa de 2006 de la parroquia de San Marcos de Icod de los Vinos.


SOBRE LAS IMÁGENES DE PASIÓN Y
LA PROCEDENCIA DE SU VESTUARIO



Cristobalina León Mesa




Desde el Alba de su civilización, los chinos tuvieron la sericultura como principal fuente de ingresos. Los productos derivados de los gusanos de la morera los entregaban como ofrenda funeraria. Esta costumbre de regalar con materiales elaborados con seda ha llegado hasta nosotros a través del tiempo.
En la España de la Edad Moderna, altezas. reyes y emperatrices cumplen con esta práctica de ofrecer como obsequio paños en esta clase de tejido. En el monasterio extremeño de Guadalupe encontramos algunas muestras. El terno de Tanto Monta donado a la Virgen por los Reyes Católicos en agradecimiento a latomade Granada: el terno de la Emperatriz. enviado por Carlos 1 cumplimiento el deseo de su esposa, Isabel de Portugal y otras muchas prendas elaboradas de ricas sedas (1).

LOS CONCILIOS



Para hablar de la Semana de Pasión es necesario aludir a los Concilios. porque son el punto de partida de esta Celebración. En el primero de Nicea se marca la fecha de la Semana Santa, que hicieron corresponder con el domingo siguiente a la Pascua judía.

Desde hace casi 1300 años la iglesia católica se ha enfrentado al rechazo al culto de las imágenes. En el siglo VIII, se reúne para tal fin el Concilio de Trento. Entre sus últimas definiciones está la que ahora nos interesa y de la que hemos extractado lo siguiente:

`(..) Que se saca mucho fruto de todas las sagradas imágenes por los beneficios y dones que Cristo les ha concedido (..)'(2).
De acuerdo con los dictámenes de esta Contrarreforma surgió una manifestación cultural que se llamó el Barroco. España, acogió inmediatamente este estilo artístico y tanto en su territorio como en las Colonias abundaron las representaciones religiosascon estas características. Una variante. sólo española, se la denomina:

IMÁGEN DE VESTIR



La contemplación de los pasos de Semana Santa hace brotar en el espectador una gama de sentimientos que pueden estar unidos a la piedad. al sufrimiento personal o al orgullo del cofrade que se regocija con la vistosidad y riqueza del titular de su hermandad.

Unicamente los entendidos juzgan su categoría escultórica. Los fieles son atraídos por los rostros de las Dolorosas porque distinguen en ellos el sufrimiento de la madre por la muerte del I lijo, muy bien reflejado en el sutil rastro que deja un llanto cristalino o en el imaginado sollozo que está a punto de brotar por su boca entreabierta. A su vez la sangre y la huella de los escarnios y tormentos de los Cristus y Nazarenos les ayudan a trasladarse a la realidad de aquellos acontecimientos.

No olvidemos sus vestimentas: el terciopelo, los bordados y galones de oro, el brillo de las joyas; todos estos ornatos se ven ampliamente aumentados por la luminosidad de sus faroles y candelas.
¿Cuántos nos hemos preguntado que es lo que hay debajo de tanto lujo'? l laciendo un ejercicio de imaginación vamos ha desposeerlas de tales aditamentos.

Sin ellos podemos encontrar una imagen de madera totalmente tallada con un acabado perfecto en todas sus partes y finamente policromada que responde al tin de que sirvan. en su realismo, como vehículo de catequesis. Se les llama de bulto o vcstideras.

Mayor sorpresa nos dan las figuras conocidas como de vestir. Están formadas por una tosca y sencilla estructura a la que se le ensambla las partes que quedan visibles. El armazón se hace con listones de madera cubiertos con rusticas telas que impiden que los atuendos se estropeen por el roce o trabazón con tan burdo esqueleto.

Las partes que quedan para ser observadas son la cara, las manos y a veces los pies. Pensemos en la dificultad del escultor para reflejar en la talla de tan pocos elementos las características de la advocación que le ha sido encargada. Por supuesto es el rostro la pieza más delicada y mejor lograda.

Tenían un fácil traslado porque, como norma más general, las piezas que se enviaban eran las trabajadas que tan poco ofrecían dificultad en su embalaje. Una vez en su destino se le incorporaba el bastidor que elaboraban los que las recibían o que también podía formar parte de lo remitido. Hay algunos ejemplos donde ya se expide pintado y estofado (3).

Por las características de su cuerpo se les llama de candelero. rueca, jaula y en Venezuela, de farol. Por la modalidad de cubrir su cuerpo con ropajes, de vestir se les nomina. Principalmente a ellas van dirigidas las donaciones de indumentarias.

Cuando el regalo se le hace a las de bulto antes de ponerles los atavíos se les ha de envolver el cuerpo con gasa o material semejante evitando así los pinchazos de alfileres o artilugios semejantes.

MADRE DOLOROSA



`'El origen iconográfico de las dolorosas de vestirse encuentra al parecer, en el traje de viuda de Juana la Loca, representación definitivamente consagrada en tiempos de Felipe I I (4)".

Es verdad que en otras épocas se representaban las vírgenes vestidas de luto riguroso y en su cabeza una especie de tocado que se anudaba al cuello. Era una mezcla de rostrillo-pañuelo.

Isabel de Valois, francesa de origen y tercera esposa del Rey Prudente, trajo de su lugar de nacimiento una pintura en la que se representaba una virgen. Basándose en ella "encargó al escultor Gaspar Becerra, afincado en la Corte entre 1520 y 1570, una imagen de la Dolorosa". Una vez concluida la obra se le vistió con un traje "de la camarera Mayor de la Reina, la condesa viuda de Ureña, consagrándose así esta representación de María Dolorosa, vestida como una viuda o dueña del siglo XVI, esto es, con manto y saya negros y tocado monjil"(5).

Esta forma de vestirlas fue cambiando lentamente hasta que en el siglo XIX se introducen colores más alegres y se las enriquecen con joyas.

UNA MIRADA SOBRE LAS DONACIONES EN YCOD



Un buen cristiano debe estar preparado para la hora de la muerte. Por este motivo dictaba las últimas voluntades que eran recogidas en un testamento. En él vierte su vida cotidiana, su estamento social y sus prácticas religiosas. El aspecto que aquí tocamos queda reflejado en las mandas.

En una de estas escrituras hecha cuando corría el año 1579, se destina "una saya de raso colorado guarnecida con terciopelo verde para nuestra señora que están la iglesia del Señor San Marcos"(6).

Ante el escribano Francisco de Rojas Montiel, se presentan el capitán Blas de Alzola y el beneficiado Alonso de Ocampo Sarmiento para firmar un contrato. Desean que el escultor Martín de Andujar Cantos les talle cuatro figuras:

"(..) de Jesús Nazareno. Nuestra Señora de la Pasión, San Juan Evangelista y la Verónica, para destinarlas a la procesión del Vía Crucis en la mañana del Viernes Santo (..) (7).
Mas adelante se especifica en las estipulaciones que deben entregarse completamente acabadas e incluyendo las parihuelas o andas "eseto los bestidos de lana v seda" (8).
Aquellos "bestidos" fueron adquiridos por Don Salvador Afonso y Doña María de Soto y Montiel, matrimonio que así mismo acogió en su casa las nombradas obras de Andujar mientras se realizaban ampliaciones en el templo de San Marcos (9).
Doña María de Soto tenía gran fervor a Nuestra Señora de la Pasión y por esta causa le ofrece en el codicilo que hizo en 1671:
"(..) un bestido de anascotillo de seda negra a
nuestra señora de la Soledad de la procesion de jesús nazareno con una camisa y naguas blancas (..) y asimismo se le de un manto de capullo de seda" (10).

Hay otras advocaciones relacionadas con esta Semana que igualmente son destinatarias de tales ofrendas. En la parroquial de San Marcos y dentro de la capilla del Nazareno los sacerdotes del templo habían colocado la imagen de San Pedro. Uno de ellos, el Licenciado Gonzalo Borges Báez, manda:

"(..) se de a la vmaxen de ntr° padre San Pedro una sotana de tafetán suya y una sobrepelliz y bonete para la ymaxen qes la q esta en Jesús Nazareno (..)" (Il).
"También los doce apóstoles que acompañaban a la Magdalena en la procesión del Lunes Santo los vestían con túnicas y capas de damasco de diferente color para cada uno con la `vnsinia de la pasión que lleva" (12).
La Magdalena. pecadora convertida, formaba parte de las efigies que sacaban en procesión. Como tal imagen de farol fue destinataria de piezas que enaltecían su presentación.
"(..)Una túnica de raso azul con flores encarnadas y verdes. que expresaron Doña María y Doña Leonor que pertenece a la Madalena a quien la sodio la difunta su madre siendo ropa de su uso (..)" (13).

Hemos visto que las grandes familias de Ycod através de mandas pías, fundaciones y patronazgos demostraban la posición social que habían logrado.

Más tarde los indianos manifestaron su poder económico y su fervor como creyente ampliando y enriqueciendo la imaginería icodense.

Como gratitud por los favores que del Gran Poder de Dios había recibido, Domingo Hernández Brito, emigrante en las Américas. hizo traer de Méjico hasta Ycod, una imagen con esa advocación. Le dona para su mayor prestancia:

"una túnica de terciopelo morado con bordados en oro doble, otra de damasco morado con galón dorado y una cadena de plata°(14).
Por una descendiente de Don Francisco Fajardo es cedido al convento agustino de Ycod un "Ecce homo" que custodiaba y guardaba en su morada como una propiedad familiar. Llegó a Tenerife desde el puerto de la Habana.

Doña Balbina. que así se llamaba la persona que consiente el traslado al cenobio, dispone que de la cantidad que impone en una manda Pía se destine, una parte a los cultos que en honor de la dicha efigie se "celebran los cinco miércoles de Cuaresma, y el sobrante se entregará al párroco para proveer los vestidos y adornos de la imagen citada"(I 5).

No son de manera exclusiva las imágenes de Pasión las destinatarias de ofrendas. También las de
Gloria reciben dádivas en el color que las representa que generalmente es el blanco.

El patrón del comento agustino del lugar, Blas de Alzola y su segunda esposa, Jerónima Soler de Arguijo, disponen:
"que unas ropas de tela blanca y un velillo de plata que habían donado a la Virgen del Rosario de San Marcos, que pudieran ser utilizados por nuestra señora de San Agustín el domingo de Resurrección (..) (16). El velillo de plata solía usarse como forro de vestidos muy lujosos.

Nuestra Señora de Gracia o de San Agustín poseía una túnica de lampazo encarnado que estaba en poder de Doña Beatriz Perdomo Betancourt. junto con el hábito y las prendas de San Agustín y la espada de la Virgen de Dolores (17).

Se ceden así mismo otros elementos que dan esplendor a las celebraciones como una lámina del Señor y la Virgen a la cofradía de Animas para usar en el Vía Crucis. La caritativa señora es Doña Teresa de Cáceres Arroyo que deja constancia en su testamento de esta estampa y de una colcha azul y blanca. que tiene sobre la cama, que destina a la sacristía (18).

LOS TEJIDOS



Este pequeño apartado nos dará las nociones más elementales de los tejidos reflejados en los ejemplos que hemos mostrado.

Los llamados de lana y seda podían ser de lana, de seda o de ambas cosas a la vez, pero con la misma técnica y textura. Entre ellos tenemos el chamelote (pelo de camello o de cabra), la sarga (tejido en líneas diagonales) y el anascote. Este último tiene un origen flamenco. Es una tela asargada por ambos lados. Se elaboraban con ella mantos campesinos y hábitos de órdenes religiosas.

DE SEDA



" que los reyes vistiesen paños de seda con oro et con piedras preciosas". Esto se ordena en 1356, desde entonces las reinas ya podían utilizarlos, años anteriores únicamente el rey y sus descendientes podían hacer uso de estas piezas.

El damasco tenía como origen la ciudad siria de Damasco que le da nombre. Los de Granada se hicieron muy famosos en el siglo XV. En las dos centurias siguientes sobresalieron los elaborados en Valencia y Francia. Su superficie se cubría de dibujos llamados de revés y derecho presentando igual aspecto por los dos lados. Es el sistema que hoy conocemos como Jacquar. Utilizado actualmente en jerséis de invierno.

El tafetán en cambio presenta las dos caras iguales sin derecho ni revés.
Una variedad del damasco es el brocado. En la Edad Media se conocían por este nombre cualquier tipo de tejido de gran valor (tafetán, raso lampazo, damasco terciopelo, tisú, etc). Se le distinguía por sus dibujos de flores, animales y figuras geométricas recamadas en hilos de seda más brillante que los del fondo o de oro y plata.

Otro tejido antiguo, también procedente de oriente, es el terciopelo. Consta de tres elementos, trama, urdimbre y otra capa de urdiembre que cuando se corta da lugar al pelillo que lo identifica. En principio se trabajaba con seda, luego en algodón y ahora abunda en fibras artificiales.

Se conocen con el nombre de lampazo o relámpago los tejidos en punto de sarga de cuatro hilos. La trama se componía de una hebra de seda con otra de oro o plata sin hilar. Esta mezcla unida a la claridad de la tela producía efectos cambiantes de luz.
Manto de capullo. Hecho de seda poco fina como con grumos y sin torcer sacada de los capullos de inferior calidad.

Raso es otro género de seda, "dicha assí porque no levanta ningún pelo, a radendo". Tiene lustre o brillo por una cara. Se logra con más cuerpo que el tafetán y menos que el terciopelo.


NOTAS:

(1) Fray Sebastián García: "Real Monasterio de
Guadalupe-.En el 75 aniversario de la coronación
canónica de Santa María de Guadalupe.

(2) Jaime Gutiérrez: "La iconografía en las imágenes
religiosas santafereñas". Banco de la República.
Biblioteca de luis Angel Arango. Colombia.

(3) Jesús Pérez Morera: "La indumentaria de la Reina del
Cielo. Los roperos y joyeros de la Virgen de los
Remedios y Nuestra Señora del Carmen". Imágenes de
fe. Gran Jubileo 2000. Santa Iglesia Catedral de La
Laguna.

(4) Juan Jesús López Guadalupe Muñoz: "Nuestra Madre
y Señora de la Consolación. Notas para un estudio
artístico". Boletín`El Muñidor". Enero Febrero 1994.

(5) Ibidem.

(6) Juan Gómez Luis-Ravelo: "De la historia de la Semana
Santa de Ycod. La segunda mitad del Seiscientos, una
etapa de esplendor. Patrimonio artístico y pasión por lo
barroco". Revista del Patrimonio Artistico-Religioso de
Ycod. Ycod de los Vinos. 2002.

(7) Mismo autor: "Iconografía procesional barroca en el
Ycod del siglo XVII: Las imágenes de "Cristo
Predicador y del Señor de la soga al cuello. Revista del Patrimonio Ili,;tólico-Rclnswso de Ycod. Ycod de los
Vinos. 1993.

(8) Ibidem.

(9) Juan Gómez Luis Ravelo' " De la historia de la Semana
Santa de Ycod. .Aeonteccres piadosos de la primera
mitad del siglo XVII. Las huellas andaluzas y las
expresiones barrocas' Revista del Patrimonio
Histórico-Religioso de Ycod. Ycod de los Vinos, 2000.

(10) Iden.

(11) Iden.

(12) Juan Gómez Luis-Ravelo: -De la historia de la Semana
Santa de Ycod. La segunda mitas del Seiscientos, una
etapa de esplendor. Patronazgo artístico y pasión por lo
barroco." Revista del Patrimonio Artístico-Religioso de
Ycod. Ycod de los Vinos, 2002.

(13) Idem. Entran también en la donación: una mantilla de raso bordado, una capa de damasco azul, una tánica de damasco morada, con un pelo postizo.

(14) El mismo autor: "De la historia de la Semana Santa de Ycod. Los legados de escultura americana en el siglo XVIII. Aportación devocional de los indianos" Revista del Patrimonio Artístico-Religioso de Ycod. Ycod de los Vinos. 2003.

(15) Iden.

(16) AHPT. Escribanía de Don Carlos de Montiano. Año 1655, fol 60v. Mi agradecimiento a Carlos Rodríguez Morales queme hizo llegar este dato.

(17) AHPT. Pn 2632. Testamento de Doña Beatriz Per-domo Betancour. En 26/02, 1813.

(18) APSMY. Caja n° 1 de testamentos, documento 51.

BIBLIOGRAFÍA

Marisa, Astor Landete: "Valencia en los siglos XIV y XV. Indumentaria e Imagen". Colección "Estudis" 15. Biblioteca de Jesús Pérez Morera.
Carmen Bernis: "El traje y los tipos sociales en El Quijote". Madrid. Ediciones el Viso. 2001. Iden María del Carmen Martínez Meléndez_ "Los nombres de tejidos en castellano medieval". Publicaciones de la Cátedra de Historia de la Lengua española. Universidad de Granada. Iden.
Maribel Bandrés Oto: "EI vestido y la moda" Larousse.
Sebastián de Covarrubias: "Tesoro de la Lengua Castellana o Española". Edición de Martín de Piquer de la Real Academia Española. Año 2003.
Rosa María Dávila Corona Monserrat Duran Pujol y Máximo García Fernández: "Diccionario Histórico de telas y tejidos". Junta de Castilla y León. Biblioteca de J. Pérez Morera.


Publicado por Desconocido @ 22:14  | Patrimonio Religioso
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios