jueves, 27 de julio de 2006

Dado que constantemente nos estamos encontrando con personas que preguntan o tienen dudas acerca de lo que significa la nulidad canónica colocamos por partes "Orientaciones y Normas" aprobadas por el obispo diocesano de Tenerife el 1 de Enero de 2001

II.- SOBRE EL PROCESO DE LA
DISOLUCIÓN DEL
VÍNCULO MATRIMONIAL



I.- PROCESO DE DECLARACIÓN DE NULIDAD DE MATRIMONIO CELEBRADO POR LA IGLESIA


1. La disolución del vínculo Matrimonial

En la declaración de nulidad de un matrimonio canónico, se trata de un matrimonio que se supone fue celebrado inválidamente y, por consiguiente, que no se produjo el vínculo matrimonial y los contrayentes no quedaron en realidad casados.

Por el contrario, en los casos de la disolución del matrimonio. se trata de matrimonios que se contrajeron válidamente y los contrayentes quedaron en realidad casados y unidos por el vínculo matrimonial, pero la competente autoridad del Romano Pontífice disuelve o rompe el vínculo surgido, y los contrayentes quedan libres para contraer nuevo matrimonio por la Iglesia.

Esta dispensa o disolución del vínculo se da en los siguientes casos:

2. Disolución del matrimonio rato
y no consumado


El matrimonio celebrado entre dos bautizados o entre una persona bautizada y otra no bautizada y que no ha sido consumado de modo humano por el acto conyugal, puede ser disuelto con justa causa por el Romano Pontífice, a petición de ambos cónyuges o uno de ellos aunque el otro se oponga.


3. Disolución del matrimonio contraído
por dos personas no bautizadas


Un matrimonio válido entre dos personas no bautizadas queda disuelto, si una de ellas recibe el bautismo y contrae un nuevo matrimonio, siempre que la parte no bautizada no quiera cohabitar o cohabitar normal y pacíficamente.

El Papa puede disolver este matrimonio en determinadas circunstancias.


4. Disolución del matrimonio contraído entre
persona católica y persona no bautizada


El Papa puede disolver este matrimonio en determinadas circunstancias.


5. Proceso de las causas de disolución
del matrimonio.


No se trata de procesos judiciales y, por tanto, no actúan abogados, ni procuradores, ni tribunales propiamente dichos.


Publicado por Desconocido @ 21:48
 | Enviar