miércoles, 20 de septiembre de 2006
(No olvidar los pequeños detalles que introducen en el significado de esta
celebración: El cartel visible del Santo Hermano Pedro con el lema: "Adultos en la fe",
el material de formación para ser entregada a cada catequista, una vela, el Cirio
encendido, la distribución de las lecturas, hoja de cantos y otros preparativos)


MONICIÓN DE ENTRADA

Con esta celebración, que llamamos del «Envío del Catequista», queremos dar comienzo al curso catequético 2006-2007. Sin los catequistas no habría catequesis. Por ello, vamos a celebrar comunitariamente la grandeza y la belleza de la vocación del catequista.
La Iglesia tiene una tarea muy importante de engendrar y de iniciar hijos en la fe, y para realizar esta misión cuenta con la ayuda del catequista. Estos son hombre, mujeres y jóvenes elegidos de entre los miembros de nuestra comunidad parroquial, y en nombre del Obispo de la Diócesis son enviados para anunciar con valentía e ilusión la Buena Nueva del Evangelio. Celebremos esta Eucaristía agradeciendo a Dios el don de nuestros catequistas parroquiales.
El lema que nos acompaí ará durante este año es el de: "Adultos en la fe". Que el Santo Hermano Pedro que demostró con su vida su gran madurez en el seguimiento de Cristo, interceda ante Jesucristo por cada uno de nosotros -catequistas y catequizando- para llegar "adultos en la fe" a la meta de este camino que hoy se inicia.

SALUDO DEL CELEBRANTE

Que el amor del Padre Dios, manifestado en su Hijo Jesús, quien nos anunció su Buena Noticia y actuó con la fuerza del Espíritu Santo, esté con todos nosotros.

ACTO PENITENCIAL:

Al comienzo de la celebración, pongámonos bajo la mirada de Jesús, y reconozcámonos pecadores:

. Tú, que estás siempre a nuestro lado, SEÑOR TEN PIEDAD.
. Tú, que fortaleces nuestra fe. CRISTO TEN PIEDAD.
. Tú, que nos das tu paz. SEÑOR TEN PIEDAD.

MONICIÓN LECTURAS

Dios a lo largo de toda la historia siempre ha salido al encuentro del hombre. Hoy sale a tu encuentro, quiere comunicarte su Palabra de amor corno Padre que ama a sus hijos. Por eso, preparemos el corazón para escucharle.

PROPUESTA DE LECTURAS

Gn 2, 18-24 Sal 127
Ef 3: 1-21
Mc 4,1-20

REFLEXIÓN BÍBLICA SOBRE EL LEMA: Adultos en la fe

El texto de la Carta a los Efesios constituye un programa de vida cristiana, porque incide en los elementos que para Pablo son constitutivos del camino de la fe.
El conocimiento de Cristo es presentado como un don que se agradece. Lo que había permanecido escondido por los siglos y las generaciones se ha revelado a alguien que no esconde su pequeñez. «El es el más pequeño de los santos». Pero por el conocimiento del misterio de Jesús, ahora ha quedado constituido como anunciador del mismo. Un misterio que proclama la Buena Noticia de que todos son coherederos del amor del Padre y de que con esa confianza pueden acercarse a Dios.
En el fragor de esa tarea, incluso la persecución y el sufrimiento son pequeñas inconveniencias. Por ello puede decir a los suyos que no se desanimen por las tribulaciones que padece en su propia carne. Todo está al servicio de un nuevo conocimiento que se resume en el amor. De una riqueza de gloria que permite conocer la anchura, la altura y la profundidad del mensaje cristiano. Y de un camino que parece no concluirse nunca porque tiene como meta llenarse de la plenitud de Dios.
Reflexionar este año en torno al lema «Adultos en la fe», supone no rebajar esta tarea. Es adulto quien conoce el misterio de Jesús, quien se acerca confiadamente al amor revelado por él. Y quien camina, guiado por el Espíritu hasta llenarse de la plenitud de Dios. Para Pablo, no hay descanso hasta que se alcance ese objetivo. Y las dificultades del camino, incluso la persecución y prisión, no son una coartada o una excusa para no hacerlo. Todos, absolutamente todos, han quedado englobados en ese querer de Dios, en esa construcción interior y exterior que los va configurando a la medida de Cristo...


PRESENTACIÓN DE CATEQUISTAS

Sacerdote:

Queridos hermanos: En primer lugar, me dirijo a ustedes, madres y padres, que tienen a sus hijos en catequesis. Son muchas las dificultades que lleva consigo esta labor. Y mucho más cuando nos olvidamos de nuestras responsabilidades. Por eso, les pido que acompañen a los catequistas en la formación cristiana de sus hijos y ayuden a sus hijos a dar los primeros pasos en la vida de la fe.
En segundo lugar, ustedes, catequistas, alégrense de la tarea que les ha encomendado la Iglesia. Los catequizandos les necesitan, pero nosotros también. Por eso, les agradecemos vuestra generosidad y vuestro trabajo. Somos conscientes de las dificultades que van a tener, pero saben que Dios no les abandona y que la parroquia pone a su disposición todo lo que necesitan para realizar lo mejor posible vuestra labor.
Desde aquí, y en nombre de toda la comunidad, pedimos la gracia y la bendición de Dios para todos ustedes y para los adultos, niños y jóvenes que van a educar en la fe durante este curso que ahora comienza. Amén.

(Después se le entrega al catequista una vela encendida del cirio pascual y el sacerdote hace esta oración de envio.)

MIRA CON BONDAD, OH PADREA ESTOS TUS HIJOS QUE SE OFRECEN PARA EL SERVICIO DE LA CATEQUESIS; CONFÍRMALOS EN SU PROPÓSITO CON TU + BENDICIÓN, PARA EN LA ESCUCHA ASIDUA DE TU PALABRA,
Y DÓCILES A LA ENSEÑANZA DE LA IGLESIA
SE COMPROMETAN A INSTRUIR A LOS HERMANOS,
Y TODOS JUNTOS TE SIRVAN CON GENEROSA DEDICACIÓN,
PARA ALABANZA Y GLORIA DE TU NOMBRE.
POR CRISTO NUESTRO SEÑOR.
R/. AMÉN.


Todos juntos vamos a proclamar el Credo. Es la fe de la Iglesia en la que todos hemos nacido. Pero hoy, vamos a proclamar nuestra fe con la fórmula que usamos en el bautismo:

*Les pregunto a todos

¿Creen en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra? Si, creo

¿Creen en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que nació de Santa María Virgen, murió, fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre? Sí, creo

¿Creen en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, en la comunión de los Santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna? Sí. creo

Esta es nuestra fe, esta es la fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro. Amén

*Les pregunto a los catequistas

¿Quieren, por tanto, ser testigos de esta fe de la Iglesia que todos han recibido? Sí, quiero

¿Se comprometen a transmitir la fe de la Iglesia, que hemos proclamado juntos, y a educarla en los miembros de nuestra comunidad? Si, me comprometo

Que el Espíritu de Dios Padre y de Jesucristo, el Señor, les fortalezca y les guíe en el ejercicio de esta tarea y de esta responsabilidad que han contraído ante la Iglesia. Amén

SÍMBOLO QUE SE ENTREGA

Ahora les entregaré el material de la formación. Saben de la importancia creciente hoy de la formación para vivir la fe de una forma adulta.

(se acerca de uno en uno y le entrega el material, mientras le dice)

Sacerdote:

Recibe el material de la formación, profundiza lo que en él se enseñe, para que puedas vivir como "adulto en la fe" aquello que transmites.

ORACIÓN DE LOS FIELES

* Oremos a Dios para que todos los hombres puedan descubrir su proyecto de amor y colaboren en !a salvación del mundo, gracias al compromiso evangelizador de la Iglesia. ROGUEMOS AL SEÑOR

* Por el Papa Benedicto XVI y por nuestro Bernardo, pastor, guía y primer catequista de nuestra Iglesia Nivariense, para que anuncien con fuerza y sin desánimo el amor de Dios para con todos los hombres. ROGUEMOS AL SEÑOR

* Por los padres, para que asuman con responsabilidad e ilusión la tarea de educar a su hijos en la fe de la Iglesia. ROGUEMOS AL SEÑOR

* Por los catequistas que en este año se disponen a servir eficazmente a la parroquia, para que descubran la importancia de su formación y la grandeza de la tarea que se les encomienda. ROGUEMOS AL SEÑOR

* Por todos los niños, adolescentes, jóvenes y adultos, para que participen en la catequesis con motivación. ROGUEMOS AL SEÑOR

* Por nuestra parroquia, para que viva intensamente y en fidelidad al Evangelio el amor hacia los pobres y los inmigrantes. ROGUEMOS AL SEÑOR

OREMOS: Padre nuestro, escucha nuestra necesidades y concédenos la alegría de vivir en tu servicio. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

PRESENTACIÓN OFRENDAS

(Dos catequistas presentan el pan y el vino)

Ofrecemos ante el altar el pan y vino. Es el alimento del ser humano, sacado de la tierra, con su trabajo y con su sudor. Pero también es el alimento que el mismo Jesús les dio a sus discípulos, convertido en su Cuerpo y en su Sangre la víspera de su muerte. Que este pan y este vino se conviertan para nosotros en vida y en salvación.

SUGERENCIAS DE CANTOS

ENTRADA:
"Iglesia Peregrina" (C. Gabaráin); "Vamos cantando al Señor" (Espinosa); "Juntos como hermanos" (C. Gabaráin); "Somos un pueblo que camina" (Vicente Mateu); "En el nombre del Señor, nos hemos reunidos" (Salmo de la Comunidad).

CANTO INTERLECCIONAL:
"Anunciaremos tu Reino, Señor" (Halffter); "Tu palabra me da vida" (Espinosa); "Siempre confío en mi Dios" (Espinosa).

CANCIÓN DEL ENVÍO:
"Id y enseñad" ("Sois la semilla...": Gabaráin); "Canción del Testigo" (Espinosa).

OFERTORIO:
(Espinosa); "Este pan y vino" (Erdorzain). "Te presentamos el vino y el pan" (Espiosa); "Te ofrecemos, Señor".

COMUNIÓN:
"Te conocimos, Señor, al partir el pan" (Madurga); "Quédate con nosotros" (Teulé); "Arriésgate" (Erdozaín): "¿Le conocéis?" (Olivar-Manzano); "Cerca está el Señor" (Erdozaín).

DESPEDIDA:
"Demos gracias" (Pentecostales"; Gracias, Señor" (Gabaráin);"Himno de la alegría" (M. Ríos- Beethoven).

CANTO A MARÍA:
"Madre de nuestra alegría" "Madre de los jóvenes" (Gabaráin).


ORACIÓN DEL CATEQUISTA

(Al final un catequista proclaman esta oración)

Id por todo el mundo...
Estas palabras están dichas para mí.
Soy continuador/ra de tu obra.
Soy tu compañero en la misión.
Gracias, Jesús, estoy emocionado por tu confianza
La mies es mucha, y los obreros pocos.
Quiero ser uno de ellos.
Muchas personas están caídas y pasamos de largo.
Quiero ser el buen samaritano.
Conviérteme primero a mí
Para que yo pueda anunciar a otros la Buena Noticia.
Dome audacia.
En este mundo escéptico y autosuficiente,
Tengo vergüenza y miedo.
Dame esperanza.
En esta sociedad recelosa y cerrada,
Yo también tengo poca confianza en las personas.
Dame amor.
En esta tierra insolidaria y fría,
Yo también siento poco amor.
Dame constancia.
Y En este ambiente cómodo y superficial,
Yo también me canso fácilmente.
Conviérteme primero a mí,
Para que pueda anunciar a otros la Buena Noticia.
Gracias, Jesús

Publicado por Desconocido @ 22:48  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios