sábado, 03 de febrero de 2007
El lema de la campaña de este año de Manos Unidas es: "Sabes leer, ellos no. Podemos cambiarlo". Sacamos las razones de la importancia del saber leer y escribir de la catequesis preparada para jóvenes.

¿Por qué es
imprescindible
saber leer y escribir?




La lectura permite ganarse el pan de una forma segura y digna:

La formación abre puertas a la posibilidad de encontrar trabajos bien remunerados que permiten ganarse la vida de forma holgada digna. El analfabetismo y es el mejor caldo de cultivo de la pobreza y el hambre.

La lectura permite acceder al desarrollo y a la cultura:

La escritura sigue siendo el vehículo principal de transmisión de todos los conocimientos humanos. No saber leer y escribir cierra las puertas a ese conocimiento y sumerge en el subdesarrollo. Quienes no saben leer y escribir, e incluso quienes no tienen apenas cultura, aunque sepan leer y escribir, se convierten en ciudadanos de segunda clase, porque no tienen acceso a la mayor parte de los avances de la humanidad, ni al conocimiento de todo lo que la ciencia y la historia han ido aportando a la vida humana durante siglos. A veces despreciamos a los que estudian, pero a la larga serán los que salgan adelante con mayor seguridad, porque en nuestra sociedad de la información:"saber es poder".

Lo increíble es que las personas no deben seguir el largo camino de la humanidad. Un indígena nacido en una cultura similar a la edad de piedra puede llegar a ser una persona perfectamente formada e incluso un gran científico, realizando en su corta vida todo el camino que la ciencia ha tarda-do milenios en recorrer. Esta ductilidad del ser humano debe animarnos a luchar por la educación para todos.

La lectura permite alcanzar una dignidad, sentir aprecio y autoestima:

Todas las personas son iguales y valen lo mismo independientemente de sus circunstancias. Pero la persona con conocimientos y cultura es una persona más valiosa, porque es más capaz; sabe que puede aportar algo a la humanidad; se siente integrado dentro de la sociedad; siente que tiene un puesto dentro de ella; se siente mejor y más seguro de sí mismo; tiene más posibilidades de ser apreciado y respetado por los demás y puede, por todo ello, sentir una legítima autoestima por lo que es y por lo que vale.

Los conocimientos que aporta la lectura potencian el crecimiento personal, el enriquecimiento cultural, y la integración social. El analfabetismo y la falta de cultura producen todo lo contrario: dependencia, inseguridad, sentimiento de impo¬tencia y de inferioridad.

La lectura permite conocer la Palabra de Dios y su salvación:

Aunque la Palabra de Dios no va a darnos de comer, sin embargo es más importante que otras palabras, porque es la puerta de la salvación eterna. Para los creyentes esta Palabra, que es Cristo encarnado, es la palabra definitiva que Dios ha dicho a la humanidad, por eso poder conocerla supone entrar en el camino de la salvación.

Saber leer permite a la persona conocer directamente la palabra de Dios expresada en la Biblia y especialmente en los Evangelios. De alguna manera, los que no saben leer, tienen cerrada la puerta directa al conocimiento de Dios, porque dependen siempre de lo que otros les cuentan.

Y esta cuarta razón es especialmente importante porque el acercamiento a Dios y a los auténticos valores que Dios nos aporta es el que permite humanizar los conocimientos. Llegar a saber mucho no es lo más importante para la persona y para la humanidad, porque los conocimientos pueden ser armas de doble filo. Enseñar muchas cosas a un desalma-do puede significar darle los medios para hacer el mal de una forma mucho más refinada y sofisticada. Por eso la palabra de Dios es importante, porque convierte los conocimientos en educación, aportando sentido y valores morales a la persona. Tan importante como enseñar cosas es enseñar a ser hijo de Dios, es decir, una persona positiva y constructiva para uno mismo y para la humanidad.


Publicado por Desconocido @ 23:43
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios