martes, 13 de marzo de 2007

Requisitos adoptados en el arciprestazgo de Icod de los Vinos en cuanto a las exigencias para los padres y padrinos de Bautismo y Confirmación.


Requisitos para ser padrinos de

Bautismo o de Confirmación 

Exigencias para padres,
padrinos y comunidad cristiana



El bautismo es el Sacramento necesario para nuestra salvación, pues Dios no nos ha revelado a los hombres otro camino de salvación que la incorporación a la Iglesia de Cristo por la fe y el Bautismo.

Los efectos que produce el bautismo son: perdona el pecado original, y cualquier otro pecado, con las penas debidas por ellas. Imprime en el alma el carácter sacramental que nos hace cristianos para siempre. Nos incorpora a la Iglesia.

Los padres que piden el Bautismo para sus hijos recién nacidos, iluminados por la gracia del Espíritu Santo, están respondiendo por su fe al Evangelio de Cristo.

Los niños son bautizados en la fe de la iglesia y es la comunidad cristiana que los bautiza, y dentro de ella los padres y padrinos, los que profesan la fe y se comprometen a educar a los niños cuando tengan capacidad para ello en esa misma fe que ahora reciben como un don de Dios.

Es por ello que para poder bautizar a un niño es necesario que haya suficientes garantías de que va a ser educado convenientemente en esa fe en la que ahora se le bautiza. 

Exigencias y responsabilidades de los padres 

1.- Los padres que deseen bautizar a sus hijos deben tomarse en serio su propia vida cristiana, puesto que los hijos son bautizados en la fe que sus padres viven en comunión con la iglesia.

2.- Han de ser garantías serias de un compromiso a educarles en la fe y en la vida cristiana, como lo manifiestan públicamente en la celebración del bautismo.
Este compromiso tiene mayor seriedad que cualquier otra promesa hecha en el resto de la vida, puesto que ha sido solemnemente manifestado ante Dios y en presencia de la comunidad cristiana.

3.- La fe que se pide para el hijo en el Bautismo exige de los padres:

       a) que no se haya renunciado a la fe católica.
       b) que no se haya actuado con signos contrarios a esa fe en momentos claves de la vida, por ejemplo, haber elegido el matrimonio civil en lugar del matrimonio católico.
       c) que se dé ejemplo de una vida honrada en el trabajo, los negocios, la familia y la educación de los hijos.

4.- Solicitar de la parroquia la celebración del Bautismo con suficiente antelación, al menos un mes antes, en orden a su preparación.

5.- Elegir personas cristianas ejemplares como padrinos del hijo, y que reúnan las cualidades exigidas por la iglesia para poder desempeñar dignamente su función de educadores cristianos de sus ahijados.

6.- Es necesario asistir a las Catequesis de preparación para la celebración que ofrece la parroquia.  

Exigencias y misión de los padrinos 

Es misión de los padrinos de bautismo y de Confirmación procurar que sus ahijados sean educados en la fe y en la vida cristiana, ejerciendo esta tarea juntamente con sus padres.

Para ser padrino o madrina de Bautismo o de Confirmación se requiere:

1.- Haber cumplido al menos 16 años de edad.

2.- Haber recibido el Sacramento de la Confirmación.

3.- Llevar una vida congruente con la fe y la misión que se va a asumir.

       a) no haber renunciado a su fe católica.

       b) si se es casado, haber recibido el sacramento del Matrimonio, (casado por la Iglesia, no sólo por lo civil, o simplemente unidos de mutuo acuerdo).

       c) ser cristiano practicante.

       d) dar ejemplo de una vida honrada en su trabajo, o negocio, en la familia, etc.

4.- Asistir a las Catequesis de preparación del bautismo, que ofrece la Parroquia.  

El Bautismo no es un acto aislado en el tiempo

Al pedir el Bautismo para vuestro hijo, ¿sabéis que os obligáis a educarlos en la fe, para que estos niños, guardando los mandamientos, amen al Señor y al prójimo, como Cristo nos enseña en el Evangelio?

Ser bautizado supone estar acogiendo y viviendo el Evangelio a lo largo de toda la vida.

Lugar y momento de la celebración 

El lugar de la celebración del Bautismo o de la Confirmación normalmente ha de ser la comunidad cristiana o Parroquia donde los padres viven y celebran su fe cristiana, y que les va a ayudar con su presencia y apoyo en el proceso de la educación en la fe que ahora se le da.

Cuando por alguna razón grave se quiere bautizar en otra parroquia distinta, es necesario el permiso escrito del párroco propio.

El momento propio del bautismo es la celebración dominical, por ser el día en que la comunidad cristiana se reúne para celebrar su fe cristiana en la Eucaristía.

El día de la Resurrección del Señor y los domingos de Pascua son tiempo de especial significación para la celebración del bautismo, que es incorporación al Misterio Pascual de Cristo.

Por ello no es aconsejable, salvo caso de necesidad, su administración durante la Cuaresma. 


 | Enviar