Domingo, 29 de abril de 2007
Declaraci?n sobre el proyecto de ley de regulaci?n de la uni?n concubinaria emitida por los obispos de Uruguay.


DECLARACI?N SOBRE EL PROYECTO DE LEY DE
REGULACI?N DE LA UNI?N CONCUBINARIA



La promoci?n y la defensa de la instituci?n familiar ha sido siempre preocupaci?n de la Iglesia por su incidencia en el bien y en la felicidad de la persona humana y de la sociedad.

1. La Constituci?n uruguaya considera a la familia como base de la sociedad. Por ello apoyamos todo lo que en la legislaci?n favorezca la naturaleza propia de la familia, su identidad, su estabilidad, su bienestar y lo que ampare los derechos de todos sus integrantes.

En consecuencia, el proyecto de ley que regula la uni?n concubinaria nos merece serios reparos. Si bien procurar?a proteger algunos derechos de los compatriotas que viven en esta situaci?n o son afectados por ella, no puede aceptarse la equiparaci?n de la uni?n de hecho con el matrimonio que comporta un conjunto de previsiones que protegen su finalidad, su armon?a y su estabilidad, a trav?s de la mutua fidelidad.

2. Otra valoraci?n merece la inclusi?n de las parejas homosexuales en la categor?a de uniones concubinarias. De ninguna manera puede aceptarse que la convivencia homosexual, que no re?ne las condiciones b?sicas que definen el matrimonio, se equipare con ?l.

Pensamos que el bien que se pretende a favor de las situaciones que existen desde hace tiempo en nuestro medio no debe afectar negativamente a la instituci?n familiar reconocida por nuestra Constituci?n y necesitada hoy de todo el cuidado y el est?mulo que le debe ofrecer la sociedad en su conjunto.

3. No es positivo ni aceptable desdibujar o debilitar la imagen del matrimonio como base de la familia. Siendo por naturaleza cimiento s?lido para una humanidad sana y feliz, complementa espiritual, afectiva y sexualmente a sus integrantes.

Reconocemos en cambio los variados esfuerzos que desde distintos ?mbitos procuran fortalecer a la familia.


Los Obispos del Uruguay
Florida, 27 de abril de 2007


Publicado por verdenaranja @ 23:03  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios