lunes, 14 de mayo de 2007

Con motivo de la bendición y consagración del templo parroquial de Ntra. Sra. de La Paz en el Puerto de la Cruz se editó un folleto con el rito.

RITO DE BENDICIÓN Y CONSEGRACIÓN
DE UN TEMPLO PARROQUIAL


RITOS INICIALES



Entrada en la Iglesia

ENTRADA SOLEMNE

Si no hay procesión, los fieles se congregan delante de la puerta de la iglesia que se va a dedicar. En ésta se habrán colocado antes, privadamente, las reliquias de los santos.

Precedidos por el crucífero, el obispo y los presbíteros concelebrantes, los diáconos y ministros, revestidos con sus respectivas vestiduras litúrgicas, se acercan a la puerta de la iglesia, donde está reunido el pueblo. Conviene que la iglesia esté cerrada y que el obispo, los concelebrantes, los diáconos y ministros lleguen a ella desde fuera

El obispo deja el báculo, se quita la mitra y saludan al pueblo con estas u otras palabras tomadas preferentemente de la sagrada Escritura:


La gracia v la paz estén con todos vosotros en la santa Iglesia de Dios.

El pueblo contesta:

Y con tu espíritu.

O bien otras palabras adecuadas.

Luego, el obispo se dirige al pueblo con estas u otras palabras parecidas:

Llenos de alegría, queridos hermanos, nos hemos reunido para dedicar una nueva iglesia, con la celebración del sacrificio del Señor. Participemos activamente, oigamos con fe la palabra de Dios, para que nuestra comunidad, renacida en la misma fuente bautismal y alimentada en la misma mesa, crezca para formar un templo espiritual y, reunida junto al mismo altar, aumente su amor cristiano.

¡Qué alegría cuando me dijeron:
«Vamos a la casa del Señor»!
Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén. R/.



Entonces, los delegados de quienes edificaron la iglesia (fieles de la parroquia o de la diócesis, donantes, arquitectos, obreros) hacen entrega del edificio al obispo, presentándole, según las circunstancias, o las escrituras de posesión del nuevo edificio, o las llaves, o el plano del edificio, o el libro que describe la marcha de la obra con los nombres de quienes la dirigieron y de los obreros. Uno de los delegados se dirige brevemente al obispo y a la comunidad, para ilustrar, si es el caso, el significado de la arquitectura de la iglesia. Luego, si las puertas están cerradas, el obispo pide al presbítero que habrá de gobernar pastoralmente la iglesia que abra las puertas de la iglesia.

Entonces, el obispo recibe el báculo e invita al pueblo a entrar en la iglesia, con estas u otras palabras parecidas:


Entrad por las puertas del Señor con acción de gracias,
por sus atrios con himnos.

Después, detrás del crucífero, el obispo y los demás entran en la iglesia. Al entrar la procesión, se canta la antífona siguiente, con el salmo 23 (sin Gloria al Padre), u otro canto adecuado:

CANTO:

El obispo, sin besar el altar, va a la cátedra; los presbíteros concelebrantes, los diáconos y ministros van a sus puestos en el presbiterio. Las reliquias de los santos se colocan en un sitio adecuado del presbiterio, en medio de antorchas.

Bendición y aspersión del agua

Terminado el rito de entrada, el obispo bendice el agua para rociar al pueblo en señal de penitencia y en recuerdo del bautismo, y para purificar los muros y el altar de la nueva iglesia.
Los ministros llevan el agua al obispo, que está de pie en la cátedra. El obispo invita a todos a orar con estas u otras palabras parecidas:


Queridos hermanos, al dedicar a Dios nuestro Señor esta casa, supliquémosle que bendiga esta agua, creatura suya, con la cual seremos rociados, en señal de penitencia y en recuerdo del bautismo, y con la cual se purificarán los muros y el nuevo altar. Que el mismo Señor nos ayude con su gracia, para que, dóciles al Espíritu Santo que hemos recibido, permanezcamos fieles en su Iglesia.

Y todos oran, por unos instantes, en silencio. Luego, el obispo continúa:

Dios, Padre nuestro, fuente de luz y debida,
que tanto amas a los hombres
que no sólo los alimentas con solicitud paternal,
sino que los purificas del pecado con el rocío de la caridad y los guías constantemente hacia Cristo, su Cabeza;
y así has querido, en tu designio misericordioso,
que los pecadores, al sumergirse en el baño bautismal,
mueran con Cristo y resuciten inocentes,
sean hechos miembros suyos y coherederos del premio eterno; santifica con tu bendición + esta agua, creatura tuya,
para que, rociada sobre nosotros y sobre los muros de esta iglesia, sea señal del bautismo,
por el cual, lavados en Cristo, llegamos a ser templos de tu Espíritu;
concédenos a nosotros
y a cuantos en esta iglesia celebrarán los divinos misterios llegar a la celestial Jerusalén.
Por Jesucristo nuestro Señor
R/. Amén.

El obispo, acompañado por los diáconos, rocía con agua bendita al pueblo y los muros de la iglesia, pasando por la nave de la misma; de regreso al presbiterio, rocía el altar. Mientras tanto, se canta una de las antífonas siguientes u otro canto adecuado:

CANTO

Después de la aspersión, el obispo regresa a la cátedra y, terminado el canto, dice, de pie, con las manos juntas:

Dios, Padre de misericordia,
esté presente en esta casa de oración
y, con la gracia del Espíritu Santo,
purifique a quienes somos templo vivo para su gloria.

R/. Amén.

Himno y colecta

Luego, se dice el himno Gloria a Dios en el cielo, salvo en los tiempos de Adviento y Cuaresma.

Terminado el himno, el obispo, con las manos juntas, dice:


Oremos.

Todos oran, por unos instantes, en silencio. Luego, el obispo, con las manos extendidas, dice:

Dios todopoderoso y eterno,
derrama tu gracia sobre este lugar de oración
y socorre a cuantos en él invocan tu nombre;
que la fuerza de tu palabra
y la eficacia de tus sacramentos fortalezcan el corazón de los fieles que aquí se congregan.
Por nuestro Señor Jesucristo.

R/. Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA



Conviene celebrar la proclamación de la palabra de Dios de la siguiente manera: Dos lectores, uno de los cuáles lleva el leccionario de la misa, y un salmista se acercan al obispo. El obispo, de pie y con la mitra puesta, toma el leccionario, lo muestra al pueblo y dice:

Resuene siempre en esta casa la palabra de Dios, para que conozcáis el misterio de Cristo y se realice vuestra salvación dentro de la Iglesia.

R/. Amén.


CREDO

ORACIÓN DE DEDICACIÓN Y UNCIONES



Letanías de los santos

Después, el obispo invita al pueblo a orar, con estas u otras palabras parecidas:

Oremos, queridos hermanos, a Dios Padre todopoderoso, quien de los corazones de los fieles ha hecho para sí templos espirituales, y juntemos nuestras voces con la súplica fraterna de los santos.

Entonces, se cantan las letanías de los santos, a las que todos responden. En ellas se añadirán, en sus sitios respectivos, las invocaciones del titular de la iglesia, del patrono del lugar y, si es del caso, de los santos cuyas reliquias se van a colocar. Se pueden añadir también otras peticiones conforme a la naturaleza especial del rito y a la condición de los fieles.

Señor, ten piedad……………………………………...…... ruega por nosotros
Señor ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Santa María, madre de Dios, San Miguel,.. rogad por nosotros
Santos ángeles de Dios,
San Juan Bautista, …………………….....……………. ruega por nosotros
San José,
Santos Pedro y Pablo, San Andrés,…………… rogad por nosotros
San Juan,…………………………………………...........… ruega por nosotros
Santa María Magdalena
San Esteban,
San Ignacio de Antioquía
San Lorenzo,
Santas Perpetua y Felicidad, Santa Inés. .rogad por nosotros
San Gregorio,…………………………………........…… ruega por nosotros
San Agustín,
San Atanasio,
San Basilio,
San Martín,
San Benito,
Santos Francisco y Domingo, ………………… rogad por nosotros
San Francisco Javier, ………………………..……. ruega por nosotros
San Juan María Vianney,
Santa Catalina de Siena,
Santa Teresa de Jesús,
San Pedro de Bethencourt
San Carlos de Foucoult
Beato José de Anchieta
Beatos Mártires de Tazacorte
San Juan de Dios
San Juan Grande
San Juan de Avila
San Pio de Pietralcina
Beata Matilde Téllez
Hermanos Mártires de San Juan de Dios . rogad por nosotros
Santos y santas de Dios, ……………........….. ruega por nosotros
Muéstrate propicio,………………….............….. líbranos, Señor.
De todo mal,
De todo pecado,
De la muerte eterna,
Por tu encarnación,
Por tu muerte y resurrección,
Por el envío del Espíritu Santo,
Nosotros, que somos pecadores,…………... te rogamos, óyenos

Para que gobiernes y conserves a
tu santa Iglesia,
Para que asistas al papa y a todos los miembros del clero en tu servicio santo,
Para que concedas paz y concordia a todos los pueblos de la tierra, Para que nos fortalezcas y asistas
en tu servicio santo,
Para que consagres esta iglesia,
Jesús, Hijo de Dios vivo,
Cristo, óyenos. Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos.

Acabadas las letanías, el obispo (si está arrodillado, se pone de pie), con manos extendidas, dice:

Te pedimos, Señor,
que, por la intercesión de la santa Virgen María y de todos los santos,
aceptes nuestras súplicas,
para que este lugar que va a ser dedicado a tu nombre sea casa de salvación y de gracia,
donde el pueblo cristiano, reunido en la unidad, te adore con espíritu y verdad
y se construya en el amor.
Por Jesucristo nuestro Señor.
R/. Amén.

Colocación de las reliquias

Se van a colocar debajo del altar algunas reliquias de San Juan de Dios, fundador de la Orden Hospitalaria, de San Juan Grande, patrono de la Diócesis de Jerez, de San Pío de Pietralcina, de la Beata Matilde Téllez, fundadora de la Congregación Hijas de María Madre de la Iglesia, que el Sr. Obispo colocará en el altar. Un diá¬cono o un presbítero lleva las reliquias al obispo, quien las coloca en el sepulcro preparado para recibirlas. Mientras tanto, se canta una de las antífonas siguientes, con el salmo 14 (sin Gloria al Padre), u otro canto adecuado:

R/. Santos de Dios, que habéis recibido un lugar bajo el altar, interceded por nosotros ante el Señor Jesucristo.

Oración de dedicación

Hecho lo anterior, el obispo, de pie y sin mitra, junto a la cátedra o junto al altar, dice en voz alta:


Oh Dios, santificador y guía de tu Iglesia,
celebramos tu nombre con alabanzas jubilosas,
porque en este día tu pueblo quiere dedicarte, para siempre, con rito solemne, esta casa de oración,
en la cual te honra con amor,
se instruye con tu palabra
y se alimenta con tus sacramentos.

Este edificio hace vislumbrar el misterio de la Iglesia, a la que Cristo santificó con su sangre,
para presentarla ante sí como Esposa llena de gloria, como Virgen excelsa por la integridad de la fe, y Madre fecunda por el poder del Espíritu.

Es la Iglesia santa, la viña elegida de Dios, cuyos sarmientos llenan el mundo entero, cuyos renuevos, adheridos al tronco,
son atraídos hacia lo alto, al reino de los cielos.

Es la Iglesia feliz, la morada de Dios con los hombres, el templo santo, construido con piedras vivas,
sobre el cimiento de los Apóstoles,
con Cristo Jesús como suprema piedra angular.

Es la Iglesia excelsa,
la Ciudad colocada sobre la cima de la montaña, accesible a todos, y a todos patente,
en la cual brilla perenne la antorcha del Cordero
y resuena agradecido el cántico de los bienaventurados.

Te suplicamos, pues. Padre santo,
que te dignes impregnar con santificación celestial esta iglesia y este altar,
para que sean siempre lugar santo
y una mesa siempre lista para el sacrificio de Cristo.

Que en este lugar el torrente de tu gracia
lave las manchas de los hombres,
para que tus hijos, Padre, muertos al pecado, renazcan a la vida nueva.

Que tus fieles, reunidos junto a este altar, celebren el memorial de la Pascua
y se fortalezcan con la palabra y el cuerpo de Cristo.

Que resuene aquí la alabanza jubilosa
que armoniza las voces de los ángeles y de los hombres, y que suba hasta ti la plegaria por la salvación del mundo.

Que los pobres encuentren aquí misericordia,
los oprimidos alcancen la verdadera libertad,
y todos los hombres sientan la dignidad de ser hijos tuyos, hasta que lleguen, gozosos, a la Jerusalén celestial.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

Unción del altar y de los muros de la Iglesia

El obispo, de pie ante el altar, dice en voz alta:

El Señor santifique con su poder
este altar y esta casa que vamos a ungir, para que expresen con una señal visible el misterio de Cristo y de la Iglesia.

Luego, vierte el crisma en el medio y en los cuatro ángulos del altar, y es acons. jable que unja también toda la mesa.
A continuación, unge los muros de la iglesia, signando con el santo crisma las do o cuatro cruces adecuadamente distribuidas, con la ayuda, si se juzga oportuno, dos o cuatro presbíteros.
Mientras tanto, se canta una de las antífonas siguientes, con el salmo 83 (: Gloria al Padre), u otro canto adecuado:


R/. Ésta es la morada de Dios con los hombres:
acampará entre ellos;
ellos serán su pueblo,
y Dios estará con ellos y será su Dios.

Terminada la unción del altar y de los muros de la iglesia, el obispo regresa a cátedra y se sienta. Los ministros le traen lo necesario para lavarse las mane Luego, se quita el gremial y se pone la casulla. También los presbíteros se lav las manos después de ungir los muros.

Incensación del altar y de la iglesia

Después del rito de la unción, se coloca sobre el altar un brasero para quen incienso o aromas, o, si se prefiere, se hace sobre el altar un montón de incier mezclado con cerillas. El obispo echa incienso en el brasero o con un pequeño c que le entrega el ministro enciende el montón de incienso, diciendo:

Suba, Señor, nuestra oración
como incienso en tu presencia
y, así como esta casa se llena de suave olor, que en tu Iglesia se aspire el aroma de Cristo.

Entonces, el obispo echa incienso en los incensarios e inciensa el altar. Luego vuelve a la cátedra, es incensado y se sienta. Los ministros, pasando por la nave de la iglesia, inciensan al pueblo y los muros.

Mientras tanto un canto


R/ Llegó un ángel con un incensario de oro, y se puso junto al altar.

Iluminación del altar y de la iglesia

Terminada la incensación, algunos ministros secan con toallas la mesa del altar y la tapan, si es necesario, con un lienzo impermeable; luego, cubren el altar con el mantel y lo adornan, según sea oportuno, con flores; colocan adecuadamente los candelabros con los cirios requeridos para la celebración de la misa y también, si es del caso, la cruz.

Después, el diácono se acerca al obispo, el cual, de pie, le entrega un pequeño cirio encendido, diciendo en voz alta:

Brille en la Iglesia la luz de Cristo
para que todos los hombres lleguen a la plenitud de la verdad.

Luego, el obispo se sienta. El diácono va al altar y enciende los cirios para la celebración de la eucaristía.

Entonces, se hace una iluminación festiva: se encienden todos los cirios, las can¬delas colocadas donde se han hecho las unciones y todas las lámparas de la iglesia, en señal de alegría.

CANTO

R/. Llega tu luz, Jerusalén,
y la gloria del Señor amanece sobre ti; caminarán los pueblos a tu luz. Aleluya.


LITURGIA EUCARISTICA

Los diáconos y los ministros preparan el altar como de costumbre. Algunos f
traen el pan, el vino y el agua para la eucaristía. El obispo recibe los dones E
cátedra. Mientras se llevan éstos, conviene cantar la antífona siguiente u otro c adecuado:

CANTO

Cuando todo está preparado, el obispo va al altar, deja la mitra y lo besa.
La misa continúa como de costumbre, pero no se inciensan los dones ni el al Se dice la plegaria eucarística 1 o la 111.
En las plegarias eucarísticas se hace memoria de la dedicación de la iglesia, las fórmulas que se hallan en el formulario de la misa ritual para la dedicació una iglesia
(p. 120).

Inauguración de la capilla del Santísimo Sacramento

Conviene hacer la inauguración de la capilla de la reserva de la santísima eucarist la siguiente manera: Después de la comunión, se deja sobre la mesa del altar el c con el santísimo sacramento. El obispo va a la cátedra y todos oran, por unos insta en silencio. Luego, el obispo dice la oración después de la comunión.
Después, el obispo vuelve al altar e inciensa, de rodillas, el santísimo sacrarr y, tomando el velo humeral, recibe el copón en sus manos, cubiertas con velo. Se ordena la procesión, en la cual, marchando todos detrás del crucifer lleva el santísimo sacramento con cirios e incienso por la nave de la iglesia capilla de la reserva.

CANTO

Cuando la procesión llega a la capilla de la reserva, el obispo coloca el copón el altar, o bien en el sagrario, dejando la puerta abierta, impone incienso e in sa arrodillado el santísimo sacramento. Después de unos momentos de oracic silencio, el diácono pone el copón en el sagrario o bien cierra la puerta del mi Un ministro enciende la lámpara que arderá continuamente delante del sant sacramento.
Si la capilla de la reserva del santísimo sacramento puede ser vista fácilment los fieles, el obispo imparte allí inmediatamente la bendición del fin de la mis caso contrario, la procesión regresa al presbiterio por el camino más corto y el po imparte la bendición desde el altar o desde la cátedra.
Si no se inaugura la capilla del santísimo sacramento, terminada la comunic los fieles, el obispo dice la oración después de la comunión.

Bendición final y despedida

El obispo torna la mitra y dice:

El Señor esté con vosotros.

El pueblo contesta:

Y con tu espíritu.

Luego, el diácono, si se juzga oportuno, invita al pueblo a recibir la bendición, con estas palabras u otras semejantes:

Inclinaos para recibir la bendición.

Entonces, el obispo, con las manos extendidas sobre el pueblo, lo bendice diciendo:


El Dios, Señor del cielo y de la tierra,
que ha querido congregaros hoy
para la dedicación de esta iglesia
os enriquezca con sus bendiciones.

R/. Amén.

El obispo:

Él, que quiso reunir en Cristo a todos los hijos dispersos, haga de vosotros templo suyo y morada del Espíritu Santo.

R/. Amén.

El obispo:

Para que así, purificados de toda mancha,
gocéis de Dios, que viene a vosotros
y en vosotros hace morada,
y alcancéis un día, con todos los santos,
la heredad del reino eterno.

R/. Amén.

El obispo toma el báculo y prosigue:

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo t y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.

R/ Amén.

El diácono:

Podéis ir en paz.

Todos:
Demos gracias a Dios.


Publicado por Desconocido @ 23:49  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios