Lunes, 18 de junio de 2007
Mensaje que ha escrito monse?or Por monse?or Jos? Luis Ch?vez Botello, arzobispo de Antequera-Oaxaca, tras la celebraci?n de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, que tuvo lugar en el Santuario de Aparecida (Brasil) del 13 al 31 de mayo.

Al regresar de la celebraci?n de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, saludo a todos con afecto y les agradezco el apoyo de sus oraciones. Jesucristo, ?Camino, Verdad y Vida? nos convoc? en el Santuario de Aparecida, Brasil, a obispos de todo el continente Americano, de Espa?a y de Portugal; a los obispos colaboradores m?s cercanos del Santo Padre Benedicto XVI; a algunos sacerdotes, religiosas y fieles laicos invitados.

Con alegr?a les comparto esta experiencia fuerte de Iglesia al calor de la oraci?n especialmente de la Eucarist?a, de la reflexi?n sobre nuestra vocaci?n y misi?n de disc?pulos que todo bautizado estamos llamados a realizar, todo esto en un ambiente fraterno. Acompa?ados de la Sant?sima Virgen vivimos un verdadero Pentecost?s, experimentamos la luz y la fuerza del Esp?ritu Santo para hacer frente a los grandes desaf?os tanto de la sociedad en la que estamos inmersos como al interior mismo de la Iglesia.

Asumimos la tarea de dar nuevo impulso y vigor a nuestra misi?n; queremos contribuir a que haya condiciones de vida digna sobre todo para los m?s pobres y marginados; llamamos a todas las fuerzas de la sociedad para cuidar nuestra casa com?n, la tierra, amenazada de destrucci?n; redoblaremos nuestro esfuerzo para aportar en la promoci?n de una cultura de honestidad que sane de ra?z las diversas formas de corrupci?n, de violencia y de enriquecimiento il?cito.

La fidelidad a Jesucristo nos exige combatir los males que da?an o destruyen la vida como el aborto, el narcotr?fico, el secuestro, la explotaci?n sexual, la violencia armada, el terrorismo y las guerras. En una sociedad cada vez m?s plural, queremos ser integradores de fuerzas en la construcci?n de un mundo m?s justo, reconciliado y solidario. Invitamos a todos los dirigentes de nuestras naciones a defender la verdad y a velar por el inviolable derecho a la vida y dignidad de la persona humana, desde su concepci?n hasta su muerte natural.

Ante tantos bautizados sin conciencia de su misi?n, con una identidad d?bil y vulnerable; ante muchos creyentes que no participan en la misa dominical ni reciben con regularidad los sacramentos y no se insertan activamente en la comunidad eclesial nos comprometimos:

1.- A fortalecer la identidad cristiana hasta formar disc?pulos y misioneros de Jesucristo, atendiendo con m?s cuidado el encuentro con Jesucristo Vivo en el Kerigma, implementando la Iniciaci?n Cristiana y la maduraci?n en la fe mediante una formaci?n integral y permanente.

2.- A promover la formaci?n de los laicos para que asuman su vocaci?n espec?fica de ser hombres y mujeres de Iglesia en el coraz?n del mundo y hombres y mujeres del mundo en el coraz?n de la Iglesia. Estimularemos la formaci?n de cristianos en los diferentes sectores de la sociedad para que contribuyan a la construcci?n de una sociedad m?s justa y fraterna seg?n los principios de la Doctrina Social de la Iglesia.

3.- A emprender una nueva etapa declar?ndonos en Misi?n Permanente en nuestro continente, desde nuestras Iglesias Locales.

Queremos as? acompa?ar a los j?venes en su formaci?n y b?squeda de identidad, de su vocaci?n y misi?n; queremos fortalecer con audacia la pastoral de la familia y de la vida; queremos ser una Iglesia fiel y cre?ble viviendo la fe con alegr?a y convicci?n de ser disc?pulos y misioneros de Jesucristo; queremos colaborar en la integraci?n de nuestros pueblos mediante la reconciliaci?n, la justicia y la paz. Queremos que este continente de la esperanza sea tambi?n el continente del amor, de la vida y de la paz.

Esto exige de todos nosotros obispos, sacerdotes, religiosas y fieles laicos una revisi?n profunda de c?mo estamos iniciando y alimentando la vivencia cristiana, una profunda conversi?n personal y pastoral.

La tarea no es f?cil pero nos consuela contar con la fuerza del Se?or: ?En el mundo tendr?n tribulaciones. Pero ??nimo! Yo he vencido al mundo? (Jn 16, 33). Nos alientan tantos hombres y mujeres de buena voluntad. Estamos seguros de contar con la compa??a de Ntra. Madre Sant?sima modelo de Disc?pula y Misionera.

Con mi oraci?n y bendici?n para todos.

+ Jos? Luis Ch?vez Botello
Arzobispo de Antequera-Oaxaca
Publicado por verdenaranja @ 10:06  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios