Martes, 31 de julio de 2007
Mensaje que dirige a los navarros monse?or Francisco P?rez Gonz?lez este martes, en el momento de hacerse p?blico su nombramiento pontificio como arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela (Espa?a) (www.iglesianavarra.org).



Mensaje a los Navarros
Mons. Francisco P?rez Gonz?lez
(Arzobispo electo de Pamplona y Obispo electo de Tudela)


Queridos diocesanos de Navarra:

Nada m?s ser nombrado vuestro Obispo por el Santo Padre Benedicto XVI, quiero dirigirme a todos los navarros manifest?ndoos mi disponibilidad y servicio en nombre de Jesucristo y de su evangelio. No voy a vosotros con pretensiones especiales, sino que voy como un humilde servidor para llevaros el don m?s grande que tenemos los humanos: el Amor de Cristo y de su Iglesia. Falsear?a mi servicio si fuera en mi nombre; voy en nombre de Jesucristo al que quiero amar con toda mi alma y desde quien os podr? acompa?ar, ayudar, animar, alentar, aliviar y, en solidaridad, vivir vuestras preocupaciones y alegr?as. Y voy tambi?n en nombre de la Iglesia a la que quiero con pasi?n, como se quiere a una madre, consciente de que mi misi?n ser? la de llevaros todas las gracias y dones que en ella se contienen. Me siento peque?o y pobre, pero al mismo tiempo rico porque estoy seguro de que Dios nos ama y de que, como buen Padre, est? siempre abierto al perd?n y a la misericordia. En ?l pongo todos nuestros afanes.

Voy a suceder a Mons. Fernando Sebasti?n que, durante catorce a?os, ha desarrollado una labor pastoral important?sima en medio de vosotros. Su testimonio, su celo y su entrega ser?n para m? un est?mulo en la nueva misi?n que Cristo me encomienda en nombre de la Iglesia. Muy agradecidos hemos de estar todos a D. Fernando a quien, cari?osamente, as? llam?is. Quiero decirle que estas tierras de Navarra siempre ser?n brazos abiertos para lo que necesite. Tambi?n quiero recordar a Mons. Jos? Mar?a Cirarda quien, desde su retiro, estoy seguro que reza y pide mucho por todos nosotros.

A todos los fieles cristianos y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que viv?s en esa hermosa tierra de Navarra y que tantos santos ha dado a la Iglesia, os abrazo con todo mi afecto. Voy a vosotros desde otra Iglesia particular y personal a la que he servido y pastoreado durante casi cuatro a?os. Quiero agradecer al ?mbito militar y a los cuerpos de la Seguridad del Estado su entrega en favor de la paz y armon?a social.

Mi misi?n es la de llevaros el amor de Cristo, lo mismo que he intentado realizar en las Di?cesis precedentes. El lema de mi episcopado se fundamenta en la oraci?n de Cristo al Padre: ?Padre que todos sean uno para que el mundo crea?. En la unidad y para la unidad quiero vivir y siempre en comuni?n con el Papa y mis hermanos Obispos. No tengo otra divisa ni otra motivaci?n; ?sta es la ?nica que me atrae y me urge para que Dios sea glorificado, adorado y amado siempre en medio de nosotros.

Ruego a Santa Mar?a la Real de la Catedral de Pamplona, a nuestros patronos San Ferm?n y San Francisco de Javier, a Santa Ana y San Agust?n en Tudela y a todos los santos que vener?is en Navarra que nos protejan del mal, nos ayuden a vivir con pasi?n la santidad, como hicieron ellos, y a gozar de una fraternidad llena de paz y alegr?a.

Con mi bendici?n para todos y cada una de vuestras familias. Vuestro amigo y hermano,

+ Francisco P?rez Gonz?lez
Arzobispo electo de Pamplona y Obispo electo de Tudela

Publicado por verdenaranja @ 23:25  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
- S?bado, 28 de julio de 2007
-

Homil?a del Cardenal Juan Luis Cipriani el 28 de julio del 2007

Catedral de Lima


S?bado, 28 de julio de 2007


?Habitaban tierras de sombras y una luz les brill?
(
1)

1. Como todos los a?os, hoy en el d?a de la independencia del Per?, nos hemos reunido en esta Bas?lica Catedral de Lima para celebrar la Eucarist?a en acci?n de gracias a Dios por la realidad del nacimiento hist?rico de nuestra Patria, en recuerdo de las almas de nuestros antepasados y en petici?n de ayuda para vivir con acierto el momento presente.

En efecto, invocamos a nuestro Padre Dios, con fe y humildad, para que nos ayude a lograr que nuestra Patria sea siempre el lugar acogedor en el que los derechos fundamentales de toda persona sean tutelados, donde los ego?smos y los antagonismos pol?ticos sean superados, donde la integraci?n regional abra sus puertas al desarrollo de la persona humana en todas sus dimensiones, y la familia se vea fortalecida en su estabilidad y unidad. En donde la justicia social llegue a todos los rincones y la paz reine en los corazones de todos los peruanos. En donde el caduco ideal de dominio, peor a?n si viene de cualquier injerencia extranjera en asuntos internos, sea rechazado.
En esta magna fecha y confiando en la ayuda providente de Dios, invito a todos los peruanos a promover la fuerza creadora que surge de esta gran familia que es el Per? donde se privilegie la colaboraci?n, el di?logo y la confianza entre todos. Esta situaci?n s?lo ser? posible con el ejercicio de la honradez personal y colectiva y con el amor a la verdad siempre. Lograremos as? una mayor cohesi?n social en el pa?s como garant?a de un futuro mejor.

Situaci?n nueva

2. En esta oraci?n patri?tica quiero que reflexionemos sobre un principio importante, la solidaridad esta debe ejercerse de manera m?s activa por todos y, especialmente, por el Estado en la actual situaci?n de bonanza econ?mica que es un hecho pocas veces vivido en nuestro pa?s. Por ello, al darle gracias a Dios, debemos mirar esta situaci?n y analizarla con prudencia que no significa inacci?n sino por el contrario exige una acci?n reflexiva y decidida. Hemos perseverado por m?s de tres lustros en una direcci?n que nos ha llevado a un sostenido crecimiento material: Estado, empresarios y trabajadores se han demostrado como agentes productivos complementarios y exitosos siguiendo los postulados de la Doctrina Social de la Iglesia (2). Este esfuerzo de todos los peruanos lo reconocemos y agradecemos a Dios, porque es una se?al de madurez c?vica y de verdadero amor a la Patria. Pero ello no basta, porque el desarrollo material debe ser m?s equitativo e ir de la mano del desarrollo espiritual y moral. .
Por ello, contemplamos una ?situaci?n nueva?, por llamarla as?, que se podr?a resumir diciendo que el Estado -Ministerios, Regiones y Municipalidades- tiene abundantes recursos econ?micos. Esta novedad -?res novae?(3)- exige una ?actitud nueva? por parte de todos, no s?lo del Estado. La vieja lucha de clases, el individualismo mercantilista y la idolatr?a del mercado est?n siendo superados, gracias a Dios. La actitud nueva reclama de todos los peruanos un suplemento de esfuerzo para lograr dar un verdadero salto de calidad de vida -espiritual y material- que llegue a las mayor?as.

La importancia del actual momento debe analizarse en profundidad lo cual no har? en este momento. S?lo deseo recordar que el desarrollo y las mejoras de calidad de vida se expresan correctamente si, desde el primer momento, entendemos que los cambios verdaderos son graduales. No por capricho o negligencia, sino porque ?stos responden a la realidad de la naturaleza de las cosas y de las personas. Todo progreso humano realizado con orden y disciplina requiere de una fase de aprendizaje y una perseverancia en el esfuerzo. Por el contrario, los cambios por ruptura o saltos al vac?o s?lo aturden, prometen futuros de sue?os mejores y someten siempre a los dem?s por la mentira y la violencia. El viejo juego pol?tico, es el pretexto que utilizan esos proyectos mesi?nicos para capturar el poder para luego utilizarlo como una herramienta y convertir al pa?s en una tiran?a, haciendo m?s pobres a los pobres. Debemos hermanos trabajar unidos desterrando todas sonda de violencia de terror y de mentira, est?n frescas en nuestras memorias los oscuros a?os del terrorismo.

Actitud nueva

3. Por ello propongo esta Actitud nueva que ponga en pr?ctica de un nuevo modo los postulados de solidaridad y de subsidiaridad que deben guiar las relaciones entre el Estado, los trabajadores y el empresariado(4). Una nueva actitud que permita a los tres juntos, cada uno en su rol, promover con urgencia una mayor equidad con desarrollo sostenido. El n?cleo de esta novedad est? en la confianza que debe primar en estas relaciones y esta confianza exige una actitud honesta de todas las partes.

Si es as?, la actitud nueva en el Estado debe convertirlo en un impulsor de la inversi?n p?blica de manera urgente, no en un ejecutor de la misma; debe seguir abandonando la mentalidad controlista y seguir eliminando las trabas, al mismo tiempo que se promueve la transparencia en el uso de los recursos. El Estado desconfiado y ?contralor? paraliza el desarrollo del pa?s. Atr?s deben quedar las pr?cticas de un Estado sobredimensionado por el clientelismo pol?tico. M?s rapidez del gasto en inversi?n productiva eficiente y menos en gasto operativo corriente. Comprendo que es un gran desaf?o que requiere el concurso de todos, no solamente del gobierno de turno. Una mejor atenci?n de la salud no debe esperar ni debe someterse a numerosas instancias burocr?ticas; la modernizaci?n de la educaci?n debe continuar con eficiencia y firmeza.
Por otro lado, Los trabajadores, a su vez, deben tambi?n estrenar una nueva actitud y promover su presencia en el sistema productivo. Los sindicatos deben ser celosos defensores de sus gremios pero deben custodiar que ?stos no se conviertan en expresiones de los partidos pol?ticos que luchan por el poder, ni tampoco se reduzcan a sus c?pulas gremiales. La capacitaci?n es un derecho y un deber para el trabajador. En esta nueva mentalidad, la violencia no tiene espacio y la ciudadan?a mayoritariamente la repudia.

El empresariado, con una nueva actitud, debe a?adir a la b?squeda de utilidad econ?mica individual el concepto de utilidad social(5). No en contraposici?n sino en coherencia con la l?gica del mercado. La dimensi?n social no debe agotarse s?lo en el pago de los impuestos, y en la inversi?n de capital que genera puestos de trabajo, que ya hacen. El empresariado debe intervenir, como parte de su responsabilidad social, en el seguimiento y ejecuci?n de algunas pol?ticas sociales y especialmente en el desarrollo de los recursos humanos de la empresa. Este breve an?lisis a la luz de la Doctrina Social solamente es una propuesta para hacer un pa?s m?s unido, m?s alegre, m?s emprendedor, donde haya m?s justicia social..

Medios de Comunicaci?n

4. Por otro lado, al contemplar este panorama alentador, debemos reflexionar sobre la participaci?n generosa y constructiva que pueden desempe?ar los medios de comunicaci?n(6). El escenario mundial nos presenta el enorme protagonismo que ?stos juegan. Este hecho innegable compromete de manera muy especial, no s?lo a los periodistas, sino especialmente a los empresarios, due?os de estos medios, en el recto ejercicio de este poder medi?tico. No basta el mercado de la audiencia, de los ratings, que atraen la publicidad. Tambi?n hay que mirar la utilidad social, la funci?n orientadora, educativa, promotora de los valores que la sociedad espera y agradece de ellos.

El escenario moderno espera de los medios de comunicaci?n una nueva sensibilidad. Es evidente que la ni?ez y juventud dedican much?simas horas al uso de la TV, Internet, Radio y de los medios en general. Por ello es urgente que quienes trabajan en este campo respondan libremente a este nuevo desaf?o que la sociedad les pide en aras a forjar una educaci?n en valores.

Valores

5. Los valores son una necesidad vital para la sociedad peruana(7). Los sistemas que elevan lo econ?mico a la condici?n de factor ?nico y determinante del tejido social est?n condenados por su propio dinamismo interno a volverse contra el hombre. Hace falta una vivencia clara de una escala de valores, pues estos son el sustento de toda verdadera sociedad. El desarrollo material ser? siempre insuficiente si no va acompa?ado de una seria y profunda siembra de valores morales que le de coherencia y consistencia a un verdadero desarrollo humano.

?todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable, todo lo que es virtud o m?rito, t?nganlo en cuenta?(8)

La dignidad de la persona humana y su dimensi?n social deben protegerse siempre de las pr?cticas abusivas en las que es tratada como objeto, sea de consumo, de placer o de explotaci?n. El fortalecimiento de la familia, y la defensa del matrimonio son indispensables para una recta orientaci?n de la sociedad. La vida, desde su concepci?n hasta la muerte natural es intocable y debe protegerse. Estos valores esenciales se deben promover dentro de un conjunto de otros valores que podemos englobar en la llamada ?amistad civil? que hace del di?logo y la confianza el modo habitual de resolver los problemas(9); que exige la honestidad, la veracidad y el derecho a la honra personal.

Aspiramos pues, a ser una familia peruana en la que todos seamos respetados de manera real y en la que la autoestima crezca como fruto de la verificaci?n de una unidad superior a toda discriminaci?n en raz?n de credos, clases sociales, razas o cualquier categor?a social que discrimine o excluya(10).

?Proclama mi alma la grandeza del Se?or, se alegra mi esp?ritu en Dios, mi salvador?(11)

Termino hermanos con esa confianza que nos brinda nuestra madre Santa Mar?a, un 22 de setiembre de 1826 el Congreso Constituyente del Per? declar? a la Virgen Sant?sima bajo la advocaci?n de las Mercedes patrona de las Armas nacionales, hoy, casi dos siglos despu?s, la invocamos bajo la advocaci?n de Nuestra Se?ora de la Evangelizaci?n, a ella le pedimos que gu?e este caminar de nuestra patria por el sendero de paz, progreso, justicia social en esta nueva Evangelizaci?n. As? sea.

Juan Luis Cardenal Cipriani
Arzobispo de Lima y Primado del Per?

(1) Isa?as 9, 1-3.

(2) Cfr. Juan Pablo II, Carta Enc?clica Laboren Exercens, n?, 12.

(3) Cfr. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, nn? 317 y ss.

(4)Cfr. Compendio del Catecismo de la Iglesia Cat?lica, nn? 402-403; 414; 518.

(5) Cfr. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, n? 348.

(6) Cfr. Catecismo de la Iglesia Cat?lica, nn? 2493-2499.
(7) Cfr. Conferencia Episcopal Peruana, Per?, cultiva los valores, reflexi?n sobre la riqueza formativa de los valores cristianos, Lima enero 2003.

(8) Filipenses 4, 4-9.

(9) Cfr. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, n? 390.
(10) Cfr. Constituci?n Pol?tica del Per?, art. 2.

(11) San Lucas 1, 39-47

Publicado por verdenaranja @ 0:18  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 30 de julio de 2007
ZENIT publica la intervenci?n que pronunci? Benedicto XVI a mediod?a del domingo, 29 de julio de 2007, al rezar la oraci?n mariana del ?ngelus en la residencia pontificia de Castel Gandolfo junto a varios miles de peregrinos.

Queridos hermanos y hermanas:

Tras regresar antes de ayer de Lorenzago, me siento feliz de encontrarme nuevamente aqu?, en Castel Gandolfo, en el ambiente familiar de esta bella localidad, en la que pienso permanecer, si Dios quiere, el resto del verano.

Experimento el vivo deseo de dar gracias una vez m?s al Se?or por haber podido pasar d?as serenos entre las monta?as de Cadore, y me siento agradecido a todos los que han organizado eficazmente mi estancia y velado por ella con atenci?n. Con el mismo afecto quisiera saludar y expresaros mi agradecimiento a vosotros, queridos peregrinos, y sobre todo a vosotros, queridos habitantes de Castel Gandolfo, que me hab?is acogido con vuestra t?pica cordialidad y me acompa??is siempre con discreci?n cuando estoy entre vosotros.

El domingo pasado, al recordar la ?Nota? que el 1 de agosto de hace noventa a?os dirigi? el Papa Benedicto XVI a los pa?ses beligerantes en la primera guerra mundial, reflexion? sobre el tema de la paz. Una nueva ocasi?n me invita ahora a reflexionar sobre otro argumento importante, ligado a ese tema. Precisamente hoy, de hecho, se celebra el quincuag?simo aniversario de la entrada en vigor del Estatuto de la Agencia Internacional para la Energ?a At?mica (AIEN), instituida con el mandato de ?promover y aumentar la contribuci?n de la energ?a at?mica a las causas de la paz, de la salud y de la prosperidad en todo el mundo? (art?culo II de su Estatuto).

La Santa Sede, que aprueba plenamente las finalidades de este organismo, es miembro desde su fundaci?n y sigue apoyando su actividad. Los cambios hist?ricos acaecidos en los ?ltimos cincuenta a?os subrayan c?mo, en el dif?cil cruce de caminos en el que se encuentra la humanidad, cada vez es m?s actual y urgente el compromiso por alentar la no proliferaci?n de armas nucleares, promover un progresivo y compartido desarme nuclear y favorecer el uso pac?fico y seguro de la tecnolog?a nuclear a favor de un aut?ntico desarrollo, que respete el ambiente y que est? siempre atento a las poblaciones m?s desfavorecidas.

Deseo, por tanto, que tengan ?xito los esfuerzos de quienes trabajan para perseguir con determinaci?n estos tres objetivos, con el objetivo de que ?los recursos ahorrados de este modo puedan emplearse en proyectos de desarrollo en favor de todos los habitantes y, en primer lugar, de los m?s pobres? (Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2006, n.13).

Es ?til recordar tambi?n en esta ocasi?n que ?es preciso sustituir? ?la carrera de armamentos, por un esfuerzo com?n para movilizar los recursos hacia objetivos de desarrollo moral, cultural y econ?mico redefiniendo las prioridades y las escalas de valores? (Catecismo de la Iglesia Cat?lica, n. 2438).

Encomendemos nuevamente a la intercesi?n de Mar?a Sant?sima nuestra oraci?n por la paz, en particular, para que los conocimientos cient?ficos y t?cnicos se apliquen siempre con sentido de responsabilidad y por el bien com?n, en el pleno respeto del derecho internacional

Recemos para que los hombres vivan en paz, y todos se sientan hermanos, hijos de un ?nico Padre: Dios.

[Despu?s del ?ngelus, el Papa salud? a los peregrinos en varios idiomas. En italiano, comenz? diciendo].

Y ahora hago un llamamiento por los rehenes coreanos en Afganist?n. Se va difundiendo entre grupos armados la pr?ctica de servirse de personas inocentes para sus reivindicaciones partidistas. Se trata de graves violaciones de la dignidad humana, que est?n en oposici?n con las normas m?s elementales de la civilizaci?n y del derecho y que constituyen una grave ofensa a la ley divina. Dirijo mi llamamiento para que los autores de estos actos criminales desistan de hacer el mal y restituyen sanas y salvas a sus v?ctimas.

[A continuaci?n, el Papa salud? en seis idiomas a los peregrinos. En espa?ol, dijo:]

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua espa?ola que hab?is venido hasta Castelgandolfo para rezar el ?ngelus. Que este tiempo de vacaciones sea tambi?n un momento propicio para alabar al Se?or y poner en ?l vuestra confianza. Acudid siempre a ?l, que nos ha dicho: "pedid y se os dar?, buscad y hallar?is, llamad y se os abrir?". ?Feliz domingo!

[Traducci?n del original italiano realizada por Zenit
? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]

Publicado por verdenaranja @ 23:40  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Entrevista publicada en la revista de la Diócesis de Tenerife "Iglesia Nivariense", JULIO 2007, número 76.


Entrevista a José Antonio Pagola

VOLVER A JESUS


Carlos Pérez



El conocido pastoralista José Antonio Pagola realizó, en Tenerife, un curso para los profesores-tutores de Enseñanza Religiosa Escolar. La iniciativa surgió de la Delegación Diocesana de Enseñanza y la Fundación Santa María. El curso llevó el sugerente título de `Volver a Jesús'.

P.- ¿Por qué este título?

R.- En primer lugar porque me parece un tema esencial. En este momento de tanto relativismo, de tanta confusión, de una necesidad de conversión que todos experimentamos y que expresamos de diversas maneras, pienso que volver a Jesús es esencial. Además, histórica-mente vemos que siempre que la Iglesia ha querido renovarse ha tenido que ir sus raíces, al mismo Cristo.

P.- Ha hablado de la alternativa de Jesús, ¿a qué se refiere?

R.- El curso estuvo dividido en cuatro temas. El primero de ellos se tituló "La alternativa de Jesús" que consiste, de manera muy resumida, en exponer los rasgos del mensaje que Jesús quería proponer y que deseaba introducir en el mundo. Por eso, en el curso hemos hablado del reino de Dios, pero con otro lenguaje. Lo que quiero hacer ver es que Jesús quería promover un movimiento. del cual proviene la Iglesia, que posee las siguientes características: compasión, dignidad hacia los últimos, acción sana-dora y perdón como horizonte útil. En mi opinión la Iglesia cambiaría si supiéramos conjugar bien estos tres verbos: acoger mejor, escuchar más y acompañar.

P.- En algunos sectores de nuestra sociedad se palpa una cierta animadversión contra Jesús, en algunos casos se habla hasta de "cristofobia", ¿Es para tanto? ¿Podemos decir que Jesucristo en la actualidad goza de buena prensa?

R.- Estamos viviendo un momento apasionante. Cuando aparentemente todo está en crisis, hoy en día se habla de "omnicrisis", resulta sorprendente que Jesús no lo esté. Hay un interés desde los años 80, un nivel de investigación sobre la figura de Jesús, nunca visto antes, sobre todo en los países anglosajones y en el mismo Israel. El interés por Jesús crece porque es, probablemente, lo mejor que ha dado la humanidad. Desde el momento que la humanidad se aleja de las grandes religiones la pregunta es: "¿quién va a aportar hoy al mundo lo que hasta ahora las grandes religiones han aportado?" Esto es. un horizonte de esperanza, unos criterios éticos, un sentido de la vida, etc. Por ahora vivimos de inercia y no es fácil que las nuevas generaciones vuelvan a la doctrina religiosa y a la moral tal y corno ha sido presentada, pero sí que van a necesitar personas que se conviertan en auténticos referentes. Al respecto, se habla de tres personas en concreto: Jesús, Buda y Sócrates. Pero la figura de Jesús no sólo como fundador de la religión cristiana, sino como referente de vida ante el sufrimiento humano, ejemplo de solidaridad, etc. Estamos ante un estilo de vida que nos puede irritar e interpelar, pero que de ninguna manera puede ser rechazado va que se trata de una manera sana de vivar.

P.- ¿De qué forma cree que las diócesis deben centrar su trabajo pastoral hoy día?

R.- Creo que no podernos olvidar que la única manera para que una comunidad cristiana crezca es en torno al relato de Jesús, es decir, centrando su mensaje en el evangelio y situándose congo discípulos y seguidores de Cristo. A partir de ahí, hay que empezar a dar pasos. No se trata sólo de conservar lo que tenemos, sino de ir descubriendo, juntos, caminos para trabajar de forma más humana en el mundo actual. Lo que pasa es que aquí nos encontramos con un problema, nos daremos cuenta que somos una Iglesia del bienestar, y no es fácil desde el bienestar entender el evangelio.


Publicado por verdenaranja @ 22:55  | Entrevistas
 | Enviar
HIMNO A
LA VIRGEN DE CANCELARIA


Salve, salve,Virgen morenita,
Dulce Madre del Divino Amor,
clara estrella de esperanza nuestra,
luz que irradia del eterno Sol.

De Canarias la Patrona excelsa
nuestras islas con fervor te aclaman,
y admirando tu piadoso influjo,
Madre y Reina con amor te llaman.

Tu candela nos alumbra y guía
por la senda de la fe más alta,
como un faro que señala al mundo
los caminos de la Eterna Patria.

Templo abierto diéronte las cumbres
y de arena bello el ser la playa,
blanco perla tus dosel las nubes
y su arrullo las marina aguas.

Candelaria, pueblo venturoso,
relicario de tu imagen santa,
horno y centro del amor isleño,
cuna y fuente de la fe canaria.



BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DE CANDELARIA
Plaza de la Patrona de Canarias, 2 - 38530 - Candelaria - Tenerife Tel.: 922 500 100 - Fax: 922 502 922
E-mail: [email protected]


Publicado por verdenaranja @ 22:47  | Oraciones
 | Enviar
El Rctor de la Bas?lica de Ntra. Sra. de Candelaria se ha dignado enviar programa de actos religiosos.

FIESTAS EN HONOR A NUESTRA SE?ORA DE CANDELARIA
PATRONA DE CANARIAS (AGOSTO 2007)


ACTOS RELIGIOSOS:

D?a 8 (Mi?rcoles): Festividad Lit?rgica de Santo Domingo de Guzm?n
*08:00 H.: Eucarist?a y Laudes
*20:00 H.: Preg?n en el Sal?n del Ayuntamiento a cargo de D.Antonio Tejera Gaspa

D?a 9 (Jueves):
*08:00 H.: Laudes y Eucarist?a
*18:00 H.: Eucarist?a y V?speras

D?a 10 (Viernes):
*08:00 H.: Eucarist?a y Laudes
* 18:00 H.: Eucarist?a y V?speras

D?a 1 1(S?bado):
*08:00 H.: Laudes y Eucarist?a
* 18:00 H.: Eucarist?a y V?speras (Peregrinaci?n guiada a Candelaria)

D?a 12 (Domingo):
*08:00, 10:00, 12:00 y 18:00 H.: Eucarist?a

D?a 13 (Lunes):
*08:00 H.: Laudes y Eucarist?a
*18:00 H.: Eucarist?a y V?speras
*19:00 H.: Presentaci?n del libro "Candelaria: la evoluci?n de un municipio a lo largo de cinco siglos" (antolog?a de textos descriptivos), del Dr. Octavio Rodr?guez Delgado, en el Sal?n de Plenos del Ayuntamiento

D?a 14 (Martes):
*08:00, 10:00, 12:00 y 15:00 H.: Eucarist?a
* 16:00 H.: Ofrenda a la Virgen
*20:15 H.: Representaci?n del hallazgo de la imagen. Procesi?n.Al regreso: Eucarist?a. Durante la noche se rezar? el Rosario cada hora.

D?a 15 (Mi?rcoles):
*05:00, 06:00, 07:00, 08:00 y 09:00 H.: Misas
*09:30 H.: Recepci?n de la Asociaci?n Cultural "La Guancher?a" de Los Realejos
* 10:00 H.: Llegada de la Marcha Atl?tica
*10:15 H.: Procesi?n c?vica desde el Ayuntamiento
* 10:45 H.: Recepci?n del representante de S.M. El Rey, Excmo. Sr. D. Jos? Luis
Vega AIba,Teniente General Jefe del Mando de Canarias
* 1 1:00 H.: Eucarist?a presidida por el Sr. Obispo D. Bernardo ?lvarez Afonso y Procesi?n
*18:00, 19:00 y 20 H.: Eucarist?a

D?a 19 (Domingo) OCTAVA DE LA VIRGEN:
*08:00, 10:00 H.: Eucarist?a
* 12:00 H.: Funci?n Solemne y Procesi?n. Actuar? el grupo Cultural y Folkl?rico "San Benito" de La Laguna
*18:00 H.: Eucarist?a de acci?n de Gracias por las fiestas de Agosto 2007

Comentarios (0)  | Enviar
El programa de los actos religiosos que se celebrar?n con motivo de las "Fiestas de Agosto 2007 va acompa?ado por escrito del Padre Jes?s Mendoza, o.p., Rector de ls Bas?lica de Ntra. Sra. de Candelaria.

EL REGALO DE UNAFIESTA


Hablar de fiesta es un don que manifiesta la alegr?a de vivir, la cercan?a de los dem?s, el compartir.

Hablar de fiesta es hacer posible que todo tenga un entorno recurrente donde fijarnos, a quien visitar...poder decir algo positivo.

Cuando hablamos de Candelaria, de Agosto, se hace m?s fiesta. Los caminos son los mismos. Hay una palabra que decir y un prop?sito que agradecer, o tal vez una plegaria nueva que rezar.

Hablar de Candelaria, es recordar, hacer el mismo camino todos y es el recurrente de nuestra fe, del itinerario para seguir hasta Cristo. Ella, con su candela en la mano izquierda, con ese ni?o singular a la derecha, nos dice "camino, verdad y vida". Es un estreno permanente para orar, hacer Iglesia, sentir presencia eucar?stica del Dios con nosotros hecho comida y solidaridad.

Esta es nuestra fiesta, la de todos, la m?s com?n.

Ella es pausa en nuestro camino, silencio junto al sonoro mar y sus rabiosas olas gigantes. Ella nos admira con un SI, llamativo y acogedor a la Palabra de Dios.

Eres maravillosa Candelaria. Aires y plegaria son sinfon?a y espacio a la contemplaci?n.

Te damos gracias, Candelaria por esta fiesta de 2007.

Queremos hacer camino, junto a ti, hasta Dios.

Queremos compartir, cantar y re?r junto a los dem?s que dejando muchas cosas, cruzan monta?as, recorren caminos de siempre y con los tenues faroles de su vida, quieren alumbrar albas eternas.

Feliz fiesta de Candelaria a todos. Este Pueblo, esta Casa, les recibe como siempre, con lo mejor que tienen y pueden. El encuentro est? dispuesto y la respuesta la tenemos todos. Mar?a, linda Morena, Hija y Mam?, iluminaci?n serena... Candelaria!

Padre Jes?s Mendoza Gonz?lez O. P.
RECTOR DE LA BAS?LICA

Comentarios (0)  | Enviar
DELEGACION DIOCESANA DE MISIONES
La Laguna - Tenerife



18 de julio de 2007


Querido hermano/a en el Se?or:

Un saludo fraterno en nombre de todos los misioneros con el deseo de que en este tiempo estival se renueven las fuerzas apost?licas que nos impulsen a seguir trabajando por el Reino.

Aunque falta mucho tiempo (tres meses) para la celebraci?n del Domund me ha parecido conveniente recordarte con suficiente antelaci?n la posibilidad de contar con un misionero para que puedas animar dicha campa?a. Durante todo el mes de octubre tendremos una persona disponible para visitar: colegios, parroquias y grupos. Te informamos tan pronto dado que otros a?os se ha dejado la solicitud de este servicio para ?ltima hora con lo cual se han quedado algunos lugares por visitar. Es importante hacerlo en septiembre para confeccionar la correspondiente distribuci?n.

Toda la Iglesia es por naturaleza misionera y en ella cada cristiano, desde el Bautismo, tiene por misi?n anunciar a Jesucristo en todo pueblo, lugar y ambiente; pero para ello hay que educar la fe con todos los medios posibles. Las jornadas misioneras y especialmente el Domund, tan arraigado en muchas comunidades, nos ayudan a no "dormirnos en los laureles" y poder acrecentar el ardor misionero en el coraz?n de los cristianos. La sensibilizaci?n misionera no puede quedarse en la aportaci?n econ?mica y en la colecta (que tambi?n es importante y necesaria pues siempre es poco lo que hacemos cuando est? en juego la calidad de vida de los pobres), la educaci?n misionera de los creyentes pasa por un mejor encuentro con Jesucristo que vino a salvar a todo el hombre y a todos los hombres. Ya s? que nos quejamos de la abundancia de campa?as con diferentes finalidades pero no es menos cierto que, si somos desprendidos y generosos, no nos van a faltar los recursos para nuestras necesidades "ad intra". Si perdemos el horizonte de la misi?n en nuestros planteamientos pastorales nos empobrecemos y no ser?amos la Iglesia de Jes?s. Nuestros hermanos de las iglesias nuevas nos siguen necesitando con urgencia.

Para la oraci?n, personal y comunitaria, y para nuestra formaci?n vale la pena leer la revista ILLUMINARE; es un recurso pastoral bastante bien preparado con informaci?n actualizada.

Sin otro particular te doy las gracias, en nombre de los misioneros y de las personas que se benefician de nuestra solidaridad, y te animo a crear un peque?o grupo que tengan como tarea recordar a la comunidad cristiana el horizonte de la misi?n "ad gentes" (no es dif?cil pues les facilitaremos los materiales oportunos).

Fruto del dinamismo misionero de nuestra di?cesis fue la Profesi?n Religiosa, como Misionero Javeriano, de Jes?s Manuel Calero Perera, natural del municipio de El Paso (La Palma), tuvo lugar el pasado domingo 15 de julio en Ancona (Italia); el nuevo misionero ha sido destinado, a partir de septiembre, al Camer?n-Chad. El pr?ximo 18 de agosto, a las 7 de la tarde, en la Eucarist?a dominical de la Parroquia de Ntra. Sra. de Bonanza en El Paso, se dar? gracias a Dios de manera especial por este regalo a su Iglesia. En este joven palmero se hace vida el lema del Domund : Para este a?o "DICHOSOS LOS QUE CREEN"

Sin otro particular quedo a tu disposici?n.

Juan Manuel Yanes Marrrero

Art?culo distribuido por la Conferencia Episcopal Mexicana de monse?or H?ctor Gonz?lez Mart?nez, arzobispo de Durango, con el t?tulo ?Lo laical?.



La semana pasada, dos personajes hicieron declaraciones a la Prensa sobre el Estado laico y sobre la educaci?n laica. A esas declaraciones a?ado estos comentarios.

Consultando el Diccionario Enciclop?dico Ilustrado, el verbo laicizar es hacer algo independiente de toda influencia religiosa; as?, laicismo es propugnar la independencia del hombre, la sociedad y el Estado de toda influencia religiosa. Laico como adjetivo se aplica tambi?n a la escuela o ense?anza en que se prescinde de la instrucci?n religiosa; aplicaciones aceptables si no se toman como adversas o hasta persecutorias de la religi?n.

Porque, por largo tiempo, en M?xico vivimos un marcado laicismo que quer?a reducir las pr?cticas religiosas al interior de las conciencias o de las sacrist?as. La exclusi?n de las Iglesias del escenario p?blico era una constante; ahora, la participaci?n de los agentes religiosos en la vida p?blica del pa?s resulta congruente con la laicidad y con la democracia. La libertad religiosa es uno de los derechos inalienables e implica necesariamente que los habitantes del pa?s puedan ejercerlo en sus actividades privadas y p?blicas.

El Estado laico moderno valora la religi?n; reconoce y garantiza plenamente el derecho a la libertad religiosa. Aunque, a?n hay jacobinos que opinan que la libertad de expresi?n es v?lida mientras no la ejerza un ministro de culto, ?el verdadero Estado laico no establece una dictadura antirreligiosa; respeta las distintas y plurales convicciones de los ciudadanos? (CEM).

Por ello tambi?n, seg?n el mismo Diccionario, laico como sustantivo y como adjetivo equivale a lego, seglar o que no tiene ordenes clericales; as?, el laicado en la Iglesia Cat?lica, es la condici?n y el conjunto de los fieles simplemente bautizados no cl?rigos.
Despu?s de un largo y dif?cil itinerario en el Concilio Vaticano II, el 18 de noviembre de 1965 el Santo Padre Pablo VI promulg? el Decreto sobre el Apostolado de los seglares. L?stima que a distancia de cuarenta y dos a?os de clausurado el Concilio, las grandes mayor?as de cat?licos no lo hayan le?do; de donde resulta la gran confusi?n sobre lo laical y los laicos.

De los 33 n?meros del Decreto transcribo unos p?rrafos del n?mero siete. Comienza as?: ?el Plan de Dios sobre el mundo es que los hombres instauren con esp?ritu de concordia el orden temporal y lo perfeccionen sin cesar? (7.1).

Y se refiere a: ?bienes de la vida y de la familia, la cultura, la econom?a, las artes y las profesiones, las instituciones de la comunidad pol?tica, las relaciones internacionales y otras realidades semejantes, as? como su evoluci?n y progreso? (7.2).

Sin embargo, ?en el decurso de la historia, el uso de los bienes temporales se ha visto desfigurado por graves aberraciones, porque los hombres, tarados por el pecado original, cayeron en much?simos errores acerca del verdadero Dios, de la naturaleza del hombre y de los principios de la ley moral, de todo lo cual se sigui? la corrupci?n de las Costumbres y de las instituciones humanas y la no rara conculcaci?n de la persona del hombre? (7.3).

Corresponde pues a todos los bautizados pertenecientes a la Iglesia la obligaci?n de ?trabajar para que los hombres se capaciten a fin de establecer rectamente todo el orden temporal y ordenarlo hacia Dios por Jesucristo? (7. 4).
Por su parte es preciso que los laicos ?acepten como obligaci?n propia el instaurar el orden temporal y el actuar directamente y de forma concreta en dicho orden temporal, dirigidos por la luz del Evangelio y la mente de la Iglesia y movidos por la caridad cristiana; el cooperar, como conciudadanos de los dem?s, con su pericia y propia responsabilidad, y el buscar en todas partes y en todo la justicia del Reino de Dios? (7.5).

Frente al laicismo del Estado mexicano y del sistema educativo imperantes: sin conocer la ense?anza de la Iglesia, ?cu?ndo y c?mo los cat?licos querr?n aceptar el compromiso derivado del Bautismo y de estos criterios conciliares, cuando m?s bien aparece resistencia en contrario?

Durango, 22 de julio del 2007

H?ctor Gonz?lez Mart?nez, arzobispo de Durango

Publicado por verdenaranja @ 0:10  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 29 de julio de 2007
29 Julio (ACI).- Este mediod?a el Papa Benedicto XVI rez? el ?ngelus dominical junto a los fieles y peregrinos que se dieron cita en el Palacio Apost?lico de Castelgandolfo y record? que la energ?a at?mica debe favorecer la paz en todo el mundo y respetar al ser humano.

El Santo Padre dedic? sus palabras introductorias al tema de la paz, recordando que ?hoy se celebra el 50? aniversario del Estatuto de la Agencia Internacional para la Energ?a At?mica?, que fue instituida para ?hacer crecer el aporte de la energ?a at?mica a la causa de la paz, de la salud y de la prosperidad en todo el mundo?.

?Cada vez es m?s actual y urgente el compromiso por alentar la no proliferaci?n de armas nucleares, promover un progresivo desarme nuclear y favorecer el uso pac?fico y seguro de la tecnolog?a nuclear para un desarrollo aut?ntico, respetuoso del medio ambiente y siempre atento a las poblaciones con mayores dificultades?, agreg? el Pont?fice.

Asimismo manifest? el deseo que la carrera por las armas sea ?sustituida por un esfuerzo com?n por movilizar los recursos hacia objetivos de desarrollo moral, cultural y econ?mico, redefiniendo las prioridades y las escalas de valores?.

Finalmente, Benedicto XVI confi? a la intercesi?n de Mar?a Sant?sima el que ?los conocimientos y t?cnicas cient?ficos sean siempre aplicados con sentido de responsabilidad y por el bien com?n, en el pleno respeto del derecho internacional?.

ZENIT publica el art?culo escrito por monse?or Eleuterio F. Fortino, subsecretario del Consejo Pontificio para la Promoci?n de la Unidad de los Cristianos, con motivo de la Semana de Oraci?n por la Unidad de los Cristianos 2007 con el t?tulo ?El di?logo teol?gico entre cat?licos y ortodoxos?.



"Estamos decididos a apoyar incesantemente, como en el pasado, el trabajo encomendado a esta Comisi?n (para el di?logo teol?gico) y acompa?amos a sus miembros con nuestras oraciones". Esto lo afirmaron el Papa Benedicto XVI y el Patriarca de Constantinopla Bartolom? I en la Declaraci?n com?n firmada al final de la visita del Santo Padre al Patriarcado ecum?nico (30 de noviembre de 2006: ?L'Osservatore Romano?, edici?n en lengua espa?ola, 8 de diciembre de 2006, p. 6).

Inmediatamente antes hab?an expresado "profunda alegr?a por la reanudaci?n del di?logo teol?gico, despu?s de una interrupci?n de varios a?os" y por el hecho de que la Comisi?n mixta internacional para el di?logo teol?gico entre cat?licos y ortodoxos, en la IX sesi?n plenaria (Belgrado 13-18 de octubre de 2006) "ha podido trabajar nuevamente con esp?ritu de amistad y de cooperaci?n".

As?, el di?logo cat?lico-ortodoxo, a nivel internacional, ha vuelto a reanudarse y, como se afirma en la citada Declaraci?n en El Fanar, "ha emprendido una fase de estudio sobre las consecuencias eclesiol?gicas y can?nicas de la naturaleza sacramental de la Iglesia. Eso permitir? afrontar algunas de las principales cuestiones todav?a controvertidas" (ib.).

Sesi?n plenaria en Belgrado

El encuentro de la Comisi?n mixta para el di?logo teol?gico fue el acontecimiento principal de las relaciones entre cat?licos y ortodoxos del a?o pasado, tanto porque el di?logo, interrumpido despu?s de la sesi?n de Baltimore (a?o 2000), se ha reanudado, como por el esp?ritu positivo con que se han mantenido las conversaciones teol?gicas, a pesar de las dificultades antiguas y nuevas, y por la tem?tica que se comenz? a abordar.

En Belgrado estuvieron presentes todas las Iglesias ortodoxas, excepto el Patriarcado de Bulgaria, por imposibilidad pr?ctica surgida en el ?ltimo momento. La plena participaci?n de los miembros constituy? el primer elemento positivo de la apertura de la nueva fase.

Esta reanudaci?n se prepar? durante largo tiempo, tanto por la parte cat?lica como por la ortodoxa.

Del 11 al 13 de septiembre de 2005, en El Fanar (Estambul), tuvo lugar un encuentro de los representantes ortodoxos en la Comisi?n mixta, por invitaci?n del Patriarca Bartolom? I. El comunicado divulgado al final del encuentro informaba: "Todos los representantes de las Iglesias ortodoxas han concordado en que la necesidad de proseguir el di?logo teol?gico surge del deber de todos de cumplir el mandato del Se?or de promover la unidad".

A continuaci?n, el Comit? mixto de la Comisi?n internacional, recogiendo el nuevo esp?ritu que se estaba creando, fue convocado a Roma (13-15 de diciembre de 2005) para organizar la sesi?n plenaria, sobre todo con el fin de concordar la tem?tica y el planteamiento del estudio que conven?a realizar. El Comit? estableci? que la nueva fase deb?a llevarse a cabo "en continuidad con los documentos ya concordados por la Comisi?n". Adem?s, record? que "el contexto general de su trabajo es la teolog?a de la ?koinon?a?, o comuni?n, y que ese contexto necesita ser reforzado con un estudio ulterior para que se pueda profundizar en el debate".

La Comisi?n est? compuesta por treinta miembros de cada parte y comprende cardenales, metropolitas, obispos, te?logos cl?rigos y laicos, hombres y mujeres. Est? presidida por dos co-presidentes: el cardenal Walter Kasper y el metropolita de P?rgamo S.E. Ioannis Zizioulas, y tiene dos co-secretarios.

Como documento de base para el debate retom? un proyecto preparado en Mosc?, en el a?o 1990, por el Comit? mixto de coordinaci?n. Ese texto se deb?a haber debatido ese mismo a?o en la sesi?n plenaria de Freising (Alemania). El comunicado record? que el texto "no se debati? entonces, ni despu?s, porque algunos acontecimientos que sucedieron en Europa del este obligaron a la Comisi?n a afrontar la cuesti?n del as? llamado "uniatismo" en relaci?n con el di?logo ecum?nico".

Seguidamente, sobre esa problem?tica se concord? un documento com?n titulado "El uniatismo, m?todo de unidad del pasado y la actual b?squeda de la unidad" (Balamand 1993). La continuaci?n de este tema sobre el aspecto espec?fico de las "consecuencias teol?gicas y can?nicas" no llev? a ning?n resultado en la sesi?n de Baltimore (2000). Eso implicaba una situaci?n de estancamiento, que por fin se resolvi? de modo positivo en Belgrado.

El comunicado informaba que "en este encuentro el documento preparado en Mosc? ha sido examinado atentamente con un mismo esp?ritu de genuino compromiso en la b?squeda de la unidad". Ese examen requiri? una atenci?n particular, entre otras razones, a causa de la distancia de tiempo y de los acontecimientos que se produjeron, impidiendo su redacci?n.

El texto estudiado en Belgrado constituye una premisa a la cuesti?n m?s importante del contencioso entre cat?licos y ortodoxos: el papel del Obispo de Roma en la Iglesia de Dios y en la comuni?n entre las Iglesias locales. El tema estudiado se formul? as?: "Consecuencias eclesiol?gicas y can?nicas de la naturaleza sacramental de la Iglesia: conciliaridad y autoridad en la Iglesia". Los dos aspectos ?conciliaridad y autoridad? se consideran entrelazados en tres niveles: local (di?cesis), regional (metr?polis, patriarcado) e Iglesia universal.

En la comuni?n de la Iglesia local ?di?cesis? todos los miembros, en la unidad de la fe y de los sacramentos, est?n al servicio unos de otros. Esta comuni?n exige, seg?n el Evangelio y la Tradici?n, el v?nculo espiritual y can?nico con el obispo, que es el ?protos? (primero) y ?kephale? (cabeza) de la Iglesia local. El obispo es el garante de la unidad en la Iglesia local y v?nculo con las dem?s Iglesias locales. La comuni?n entre las Iglesias se indica en la ordenaci?n misma de los obispos, que, seg?n las disposiciones can?nicas, normalmente es conferida por tres obispos, o al menos por dos.

La Iglesia local no es una isla. Est? abierta a todas las dem?s Iglesias locales y en comuni?n con ellas, ante todo con las cercanas por territorio, cultura, tradiciones y organizaci?n com?n. Est? en la Iglesia universal. M?s a?n, en la Iglesia local est? interiormente presente y operante la Iglesia una, santa, cat?lica y apost?lica.

En un nivel m?s amplio, la tradici?n conoce agrupaciones de Iglesias locales como metropol?as y patriarcados con sus s?nodos; y, en Occidente, con estructuras diversas y particulares, los concilios plenarios regionales y las Conferencias episcopales regionales y nacionales. No s?lo existen estas realidades diferentes entre cat?licos y ortodoxos, sino tambi?n dentro de la misma Iglesia cat?lica, como se puede apreciar en sus dos C?digos: El C?digo de derecho can?nico y el C?digo de c?nones de las Iglesias orientales.

En Belgrado la Comisi?n s?lo logr? realizar un estudio sobre estos primeros dos niveles. En una pr?xima sesi?n se comenzar? a estudiar el tema de la Iglesia universal y sus estructuras de comuni?n. As? se plantear? tambi?n la cuesti?n del ?protos? en la Iglesia. La cuesti?n del primado petrino sigue abierta entre cat?licos y ortodoxos. En la actual fase del di?logo se deber? profundizar esta cuesti?n buscando un acuerdo sobre la base de las sagradas Escrituras y de la Tradici?n, tambi?n a la luz de los desarrollos registrados a lo largo de los siglos.

En concomitancia, durante la sesi?n de Belgrado surgi? una dificultad entre los ortodoxos, suscitada por la delegaci?n rusa, relativa al modo de entender la ?taxis?, el orden tradicional entre las Iglesias ortodoxas, seg?n el cual la sede de Constantinopla goza de un primado de honor. Esa cuesti?n afecta s?lo a la Iglesia ortodoxa y, aunque los cat?licos no puedan intervenir en ella, causa dificultad en el di?logo mismo.

A esta situaci?n aludi? el arzobispo de Atenas y de toda Grecia en una entrevista concedida al concluir su visita a Roma, refiri?ndose a la Comisi?n mixta de di?logo entre la Iglesia cat?lica y la Iglesia ortodoxa en su conjunto: "La Comisi?n (...) act?a con seriedad, paciencia y coherencia en su dif?cil trabajo. Este trabajo se realiza bajo la coordinaci?n de la santa Iglesia primada del Patriarcado ecum?nico de Constantinopla, que nosotros ?como Iglesia de Grecia? sostenemos con gran sentido de responsabilidad ante la historia" (?30 Giorni?, noviembre de 2006, pp. 38-39).

La Comisi?n decidi? tener un nuevo encuentro dentro de este a?o 2007. Ser? la Iglesia cat?lica la que acoger? este encuentro seg?n el m?todo de la alternancia. Se han analizado todas las posibilidades concretas y se ha elegido como sede la hist?rica ciudad de R?vena, rica en tradiciones eclesiales y en espl?ndidos monumentos bizantinos. La sesi?n tendr? lugar del 8 al 15 de octubre.

Relaciones eclesiales

Tambi?n en el ?mbito de las relaciones entre la Iglesia cat?lica y las Iglesias ortodoxas se han producido durante el a?o importantes acontecimientos en varios niveles. Algunos hechos pasan casi desapercibidos, pero son decisivos para el incremento de la comuni?n afectiva, como la carta pascual que el Santo Padre env?a desde hace a?os, de forma regular, a los jefes de las Iglesias ortodoxas; el env?o de los documentos principales de la Iglesia cat?lica; y encuentros del Santo Padre con delegaciones ortodoxas.

Asimismo, hay otros acontecimientos a?n menos notorios, pero que son importantes. Por ejemplo: el Comit? cat?lico para la colaboraci?n cultural del Consejo pontificio para la promoci?n de la unidad de los cristianos garantiza cada a?o m?s de cincuenta becas a j?venes ortodoxos para realizar estudios post-universitarios en facultades teol?gicas cat?licas. La Iglesia de Grecia ofrece treinta becas de verano a estudiantes cat?licos de teolog?a para aprender la lengua griega y para un contacto directo con las estructuras culturales y pastorales de la Iglesia ortodoxa. Tambi?n se realizan encuentros eclesiales, teol?gicos, culturales y pastorales que afianzan la comuni?n entre las Iglesias.

El Consejo pontificio para la promoci?n de la unidad de los cristianos durante el ?ltimo a?o ha tenido muchos contactos con las diversas Iglesias ortodoxas. Se ha mantenido regularmente el intercambio de visitas entre Roma y Constantinopla con ocasi?n de la fiesta de San Pedro y San Pablo en Roma (29 de junio) y de San Andr?s en el Patriarcado ecum?nico (30 de noviembre); una delegaci?n ortodoxa b?lgara vino a Roma para recibir una reliquia de san Jorge; tambi?n vino a Roma una delegaci?n del Patriarcado de Georgia.

El cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo pontificio para la promoci?n de la unidad de los cristianos, realiz? una visita a Georgia (en febrero) y encabez? la delegaci?n cat?lica que particip? en la cumbre de jefes religiosos convocada por el Patriarca Alexis II en Mosc? (en julio). El Consejo pontificio para la cultura organiz? en Viena un encuentro con el Patriarcado de Mosc?. Y no hay que olvidar las crecientes relaciones entre Iglesias locales cat?licas e Iglesias ortodoxas.

El conjunto de estas relaciones y otras formas de contactos contribuyen a consolidar el clima de fraternidad y caridad que afianzan y fortalecen el di?logo teol?gico.

Naturalmente, impresionan m?s los grandes acontecimientos, que tienen de por s? un valor objetivo, como la visita del Santo Padre al Patriarca ecum?nico, Su Santidad Bartolom? I (29-30 de noviembre), la visita al Santo Padre y a la Iglesia de Roma de S.B. Crist?dulos, arzobispo de Atenas y de toda Grecia (13-16 de diciembre).

Se puede decir que ha sido un a?o de acontecimientos significativos para las relaciones entre cat?licos y ortodoxos.

Las dos visitas se concluyeron, respectivamente, con una Declaraci?n com?n. Ambas constatan el camino recorrido y renuevan el compromiso de intensificar las relaciones en el futuro. Metodol?gicamente, la pr?ctica de las declaraciones comunes es el camino real hacia la unidad: es preciso encontrarse, debatir, confrontar, concordar, profesar juntos.

La Declaraci?n firmada por el Papa y el Patriarca Bartolom? I est? abierta al futuro. Se trazan varias l?neas de compromiso para promover la comuni?n plena, como la promoci?n de la paz, la defensa de los derechos de la persona humana creada a imagen de Dios, la salvaguardia de la creaci?n, el testimonio cristiano com?n en la Uni?n europea en formaci?n "valorada positivamente", pero que compromete a cat?licos y ortodoxos "a unir nuestros esfuerzos para preservar las ra?ces, las tradiciones y los valores cristianos, con el fin de garantizar el respeto de la historia".

En particular, los dos signatarios recuerdan el acto eclesial de 1965 que, con dos celebraciones paralelas en Roma y en El Fanar, "releg? al olvido los antiguos anatemas, que durante siglos han influido negativamente en las relaciones entre nuestras Iglesias". Ese acto contiene tambi?n positivamente un compromiso de comuni?n: pasar de la psicolog?a de la divisi?n a la de la comuni?n. El Papa y el Patriarca constatan que "no hemos sacado a?n de este acto todas las consecuencias positivas que se pueden derivar para nuestro camino hacia la unidad plena".

Por tanto, se estimula el di?logo y la Comisi?n mixta, la cual "est? llamada a dar una importante aportaci?n".

Fue significativa tambi?n la primera visita oficial que el arzobispo de Atenas y de toda Grecia, S.B. Crist?dulos realiz? al Santo Padre y a la Iglesia de Roma, cumpliendo as? un deseo que hab?a expresado muchas veces, para devolver la visita que el Papa Juan Pablo II hab?a hecho a Atenas en su peregrinaci?n tras las huellas de san Pablo (a?o 2001).

La visita se desarroll? en un clima afectuoso y cordial. El Arzobispo se encontr? con el Papa en una audiencia privada y visit? los santos lugares de Roma: bas?licas, iglesias hist?ricas y catacumbas. En nombre del Santo Padre se le entreg? una parte de las cadenas que llev? san Pablo en la c?rcel y que se conservan en la bas?lica de San Pablo extramuros. En la ceremonia se cant? una ?Deesis? con plegarias y troparios compuestos para esa ocasi?n por el Arzobispo mismo.

La Pontificia Universidad Lateranense le confiri? un doctorado ?honoris causa? en ciencias jur?dicas. El arzobispo Crist?dulos mantuvo conversaciones con el Consejo pontificio para la promoci?n de la unidad de los cristianos. La visita es signo del cambio positivo que el Arzobispo ha logrado imprimir a las relaciones entre la Iglesia ortodoxa de Grecia y la Iglesia cat?lica.

La visita se concluy? con una Declaraci?n com?n con el Papa Benedicto XVI, en la que se renueva el compromiso de proseguir el di?logo y la colaboraci?n cultural y pastoral.
En particular, los dos signatarios declararon: "Afirmamos un?nimemente la necesidad de perseverar en el camino de un di?logo teol?gico constructivo. En efecto, a pesar de las dificultades que se han constatado, este es uno de los caminos fundamentales de que disponemos para restablecer la unidad tan anhelada del cuerpo eclesial en torno al altar del Se?or, as? como para reforzar la credibilidad del mensaje cristiano en una ?poca de cambios en las sociedades en que vivimos, pero tambi?n de grandes b?squedas espirituales por parte de un gran n?mero de nuestros contempor?neos, que tambi?n est?n preocupados ante la creciente globalizaci?n, que a veces amenaza al hombre incluso en su existencia y en su relaci?n con Dios y con el mundo" (n. 4: ?L'Osservatore Romano?, edici?n en lengua espa?ola, 22 de diciembre de 2006, p. 7).

Observaci?n conclusiva

El di?logo teol?gico es el instrumento indispensable para debatir las cuestiones controvertidas entre las Iglesias a fin de encontrar un acuerdo de fe. Sin embargo, el di?logo no se realiza ?in vitro?. Est? naturalmente insertado y sostenido ?o dificultado? por el conjunto de las relaciones entre las Iglesias. Estas est?n experimentando recientemente, de forma positiva, momentos m?s intensos de contacto y de compromiso, superando las tensiones y las incertidumbres de la d?cada de 1990 y del inicio del siglo XXI.

Por otra parte, la fase actual de di?logo, como ha destacado el Comit? mixto de coordinaci?n, se inserta en el contexto de los resultados alcanzados y expresados en los primeros cuatro documentos comunes publicados por la Comisi?n mixta del di?logo cat?lico-ortodoxo y enmarcados en la perspectiva de la teolog?a de la ?koinon?a?, es decir, de la comuni?n eclesial en la unidad de fe, de vida sacramental y de ministerio.


Mons. Eleuterio F. FORTINO
Subsecretario del Consejo pontificio para la promoci?n de la unidad de los cristianos

Comentarios (0)  | Enviar
Sacado del folleto "La financiaci?n de la Iglesia Cat?lica en Espa?a" de Fernando Gim?nez Barriocanal, EDICE.


Las fuentes de financiaci?n

Una vez conocidas las actividades propias de la Iglesia con repercusi?n econ?mica en la sociedad, podemos analizar cu?les son sus principales fuentes de financiaci?n. En s?ntesis, podr?amos clasificarlas en tres soportes diferentes y concretos:

a) La Colaboraci?n del Estado y del resto de las Administraciones P?blicas.

b) Las aportaciones directas de los fieles: prestaciones, colectas, limosnas y oblaciones.

c) Los rendimientos del patrimonio eclesi?stico pertenecientes a las distintas Instituciones de la Iglesia.

d) Otros: Prestaci?n de servicios concretos como los realizados en los hospitales, editoriales cat?licas, etc.


5.1. La colaboraci?n del Estado11

El art?culo 16 de la Constituci?n Espa?ola de 1978 establece que los poderes p?blicos "mantendr?n las con-siguientes relaciones de cooperaci?n con la Iglesia Cat?lica y las dem?s confesiones". La firma, en enero de 1979, del Acuerdo entre la Santa Sede y el Estado Espa?ol sobre Asuntos Econ?micos obedece a este precepto. Se trata de un Tratado Internacional a todos los efectos, constitucional y refrendado por las Cortes Espa?olas en octubre de 1979 con abrumadora mayor?a (273 votos a favor en el Congreso y ning?n voto en contra en el Senado).

El Acuerdo establece que "el Estado se compromete a colaborar con la Iglesia Cat?lica en la consecuci?n de su adecuado sostenimiento econ?mico, con respeto absoluto del principio de libertad religiosa" (art 11.1). En funci?n de esto, se globaliz? en una ?nica cantidad las distintas ayudas que percib?a la Iglesia para su sostenimiento b?sico y se estableci? un periodo de tres a?os para implantar el sistema de la asignaci?n tributaria. De esta forma, ser?an los contribuyentes los que decidir?an qu? se hace con una peque?a parte de los impuestos que pagan.

...

Merece la pena destacar el paso dado en el a?o 2000 consistente en la separaci?n o compatibilidad entre la asignaci?n a favor de la Iglesia y la asignaci?n a otros fines. Gracias a ello, los contribuyentes pueden optar por marcar ambas opciones, sin que ello suponga una disminuci?n del dinero que asignan a la Iglesia.

Tras un largo proceso negociador, se produce el intercambio de notas entre la Nunciatura Apost?lica y el Ministerio de Asuntos Exteriores de fecha 22 de diciembre de 2006 y que plasma el acuerdo llegado para la reforma del sistema de asignaci?n tributaria y la adaptaci?n del r?gimen de IVA de la Iglesia a los requerimien?tos de la Comisi?n Europea.

La ley de presupuestos de 2007 incluye, en sus disposiciones adicionales, el desarrollo del nuevo sistema. A partir del a?o 2007, se eleva el coeficiente de asignaci?n tributaria al 0,7% y la Iglesia renuncia al car?cter m?nimo de los pagos a cuenta que ven?a recibiendo. A partir de este momento, s?lo recibir? para su sostenimiento b?sico y por esta v?a, el 0,7% de la cuota integra de los contribuyentes que expresamente manifiesten su voluntad marcando la casilla correspondiente. Asimismo, en dicho coeficiente se incluye la compensaci?n econ?mica prevista por la desaparici?n de la exenci?n por I.V.A. en la entrega de bienes inmuebles y la adquisici?n de objetos destinados al culto. Se trata de un modelo equilibrado, en plena sinton?a con el texto del Acuerdo y que da un paso fundamental en el proceso de autosostenimiento de la Iglesia, al desaparecer los complementos presupuestarios.

El dinero procedente de la colaboraci?n del Estado con la Iglesia (12,5 millones de euros al mes) supone una parte peque?a (aunque necesaria) de los recursos que disponen las Di?cesis para su sostenimiento b?sico. Aunque no hay datos exactos, dado que cada Di?cesis mantiene una administraci?n separada, se estima que este sistema puede suponer el 25% del total de los gastos en dinero de mantenimiento de las Di?cesis. El resto proviene, fundamentalmente, de la aportaci?n directa de los fieles. No obstante, la dependencia de la asignaci?n tributaria es muy distinta seg?n el tipo de Di?cesis, aumentando en las zonas rurales m?s desfavorecidas econ?micamente de nuestro pa?s.

Como hemos visto anteriormente, la aportaci?n de la Iglesia a la sociedad es evidente y justifica plenamente la colaboraci?n de los poderes p?blicos.

La demanda de los ciudadanos de servicios religiosos justifica por s? misma, la colaboraci?n del Estado. Adem?s, el sostenimiento b?sico de la Iglesia le permite a sus instituciones desplegar la important?sima labor social a la que ya nos hemos referido.

En resumen, la asignaci?n tributaria constituye un buen instrumento de colaboraci?n y compromiso con la Iglesia tanto para los creyentes, por razones obvias, como para aquellos que no comulgando con la misma, desean mantener una Instituci?n que contribuye al bien com?n.

Al margen del sistema de asignaci?n tributaria, existen otros mecanismos de colaboraci?n directa o indirecta de las Administraciones P?blicas con la Iglesia:

a) R?gimen Fiscal: El Acuerdo sobre Asuntos Econ?micos y sus posteriores desarrollos establec?a un determinado r?gimen fiscal para las instituciones de la Iglesia. No obstante, dicho r?gimen fiscal ha sido ampliamente superado por la entrada en vigor de la llamada "Ley del mecenazgo" (Ley 49/2002). Se trata de un r?gimen fiscal muy ventajoso para gran parte del sector no lucrativo de nuestro pa?s, r?gimen al que pueden acceder las entidades de la Iglesia, seg?n lo previsto en la disposici?n adicional novena de la misma. Al margen de esta norma y una vez desaparecida la exenci?n de IVA, las instituciones de la Iglesia disponen del mismo r?gimen fiscal que cualquier fundaci?n12. En consecuencia, a d?a de hoy, no se puede afirmar que la Iglesia disponga de un r?gimen fiscal privilegiado o diferenciado.

b) Deducciones en donativos: La misma Ley 49/2002 establece un r?gimen de deducciones a los donativos entregados y en consecuencia, tambi?n para las entidades de la Iglesia. Sin duda, las deducciones por donati?vos pueden ser un mecanismo importante de estimulaci?n de las donaciones a la Iglesia, aunque los l?mites de aplicaci?n establecidos en la normativa del Impuesto sobre la Renta limitan el alcance del mismo.

5.2. Las aportaciones directas de los fieles: prestaciones, colectas, limosnas y oblaciones

La principal fuente de financiaci?n de las entidades de la Iglesia la representa las aportaciones directas de los fieles, bajo las distintas f?rmulas existentes.
Entre estas formulas pueden citarse:

a) Colectas ordinarias: Realizadas en el curso de las celebraciones lit?rgicas, son el mecanismo ordinario de captaci?n de recursos de muchas parroquias.

b) Suscripciones peri?dicas: Consiste en la captaci?n de cuotas de car?cter mensual, trimestral y anual, suscritas por los fieles y que permiten a las entidades de la Iglesia disponer de unos recursos de car?cter estable. Es el m?todo m?s moderno de captaci?n de recursos que se est? implantando en la gran mayor?a de las entidades de la Iglesia. No obstante, todav?a existe en Espa?a la cre?encia, en muchos sectores, de que la Iglesia est? financiada por el Estado, raz?n por la que es dif?cil la labor de concienciaci?n.

c) Herencias y Legados: Hist?ricamente, las herencias han representado una importante fuente de financiaci?n para la Iglesia. Muchos de los bienes desamortiza-dos en el siglo XIX ten?an ese origen. Aunque hoy en d?a las herencias no tienen la importancia de anta?o, pueden representar un sistema complementario de financiaci?n.
d) Aranceles: Se trata de las cantidades recabadas por intenciones de misas, expedientes matrimoniales, etc. En algunas Di?cesis existen unas tablas fijas mientras que en otras es de car?cter orientativo.

e) Colectas extraordinarias: Se trata de campa?as extraordinarias destinadas a alguna finalidad concreta (DOMUND, Campa?a contra el hambre, D?a del emigrante, etc.)


5.3. Los rendimientos del patrimonio eclesi?stico

La Iglesia, desde muy temprano, fue constituyendo un patrimonio estable, de cuyos frutos se sustentaban determinadas obras apost?licas. Dichos patrimonios no pueden ser enajenados o convertidos en dinero para atender necesidades diversas, sino que tienen car?cter permanente.

Los administradores de esos bienes tienen la obligaci?n de custodiarlos y, con criterios de prudencia y de conservaci?n del capital, procurar obtener una rentabilidad adecuada que permita acometer las actividades previstas.

En la actualidad, esta realidad da lugar a la presencia de instituciones religiosas en los mercados financieros como inversionistas o, en ocasiones, como propietarios de inmuebles objeto de alquiler. No se trata, por tanto, de remanentes de fondos no empleados, sino de capita-les fundacionales que buscan el cumplimiento de la voluntad de los donantes.

Con todo, el rendimiento del patrimonio de las instituciones de la Iglesia supone una peque??sima parte de sus ingresos, que en ninguna Di?cesis supera el 5%.

11. Tomado y adaptado del art?culo publicado por el autor "La Colaboraci?n del Estado con la Iglesia" en el diario La Raz?n con fecha de 4 de mayo de 2006.

12. ?nicamente y en virtud del Acuerdo y sus desarrollos, las Entidades del art??culo IV (Di?cesis, parroquias, Congregaciones...) est?n exentas de Contri?buciones Especiales y del Impuesto de Constricciones, Instalaciones y
Obras.

Comentarios (0)  | Enviar
Rese?a de una visita realizada hace cinco a?os a Guatemala, publicada en el revista de la Di?cesis de Tenerife "Iglesia Nivariense" JUNIO 2007, N?mero 76.

Cinco a?os ya...

Y Volvemos con pedr a Guatemala

Las cosas que se dijeron antes, en y poco despu?s del a?o 2002. ?C?mo recordarlas todas? El sol que se convirti? en un peculiar arco iris de colores sobre el cielo de Guatemala, justo cuando Pedro acababa de ser proclamado santo. Que se sum? a la fiesta de un nuevo santo, con un fen?meno muy singular. Yo lo vi: como miles de personas. Y recordar? siempre que estuve all?.

Las calles alfombradas y vueltas a alfombrar a lo largo de Kil?metros, para recibir a quien, proclaman los guatemaltecos, es tambi?n santo, el Papa Juan Pablo II. Yo vi recoger tierra de esas alfombras por las que el Papa hab?a pasado. Y explicarme que esa tierra se recog?a y guardaba, porque era reliquia, porque "por ella hab?a pasado un santo". Yo tambi?n lo hice, yo conservo esa tierra.

La boda en la Catedral de Guatemala, presidida por tres j?venes sacerdotes que vienen de la tierra del Hermano Pedro. Y c?mo la gran catedral aplaude la entrada de los sacerdotes tinerfe?os, simplemente porque vienen de la tierra de la que vino el Hermano Pedro. Y c?mo las familias van al final a pedir la bendici?n de los presb?teros que han venido de Tenerife, de donde vino Pedro.

La emisora de radio que interrumpe su programaci?n de madrugada, porque desde una guagua, llaman por m?vil unos tinerfe?os y se da prioridad a esa llamada, para que se escuche en directo.

Los abrazos espont?neos en las calles de Guatemala o Antigua. "Gracias, hermano tinerfe?o por regalarnos al Hermano Pedro". "Gracias, hermano guatemalteco, por regalarnos la fe en el hermanito Pedro".

Y las conversaciones ingenuas entre los peregrinos canarios y los guatemaltecos. Y, ?ahora c?mo le vamos a llamar al que siempre hemos llamado "Hermano Pedro"? ?San Pedro? No. De forma espont?nea surge el nuevo nombre familiar: Santo Hermano Pedro. Para ?l, ning?n nombre m?s entra?able, ni ninguna designaci?n mejor que la de "El Hombre que fue Caridad".

Ahora volveremos a Guatemala. Volveremos a recorrer las calles de Antigua, la Guatemala de Pedro. Volveremos a estremecernos de emoci?n bajo las hojas del ?rbol que Pedro plant?. Volveremos a escuchar la tradici?n de como la propia Virgen gu?a a Pedro, devolvi?ndole a Guatemala porque "le quiere para obrero, aunque ?l intentase ser arqui?tecto". Volveremos a sentir a nuestro Hermano Pedro en el fervor de los guatemaltecos. Para ellos, desde siempre, desde mucho antes de que la Iglesia lo canonizase, "El Santo" fue siempre el hermano Pedro, el humilde pastor tinerfe?o que consagr? su vida a los pobres de entonces, el que nos ense?a a entregarnos hasta el final. El que asume total-mente que "Dios es Amor", y que no hay mayor Amor que el de entregar la vida por los dem?s. El Hermano Pedro. Es el humilde pastor que evangeliza con sencillas pero rotundas coplillas. La Ciudad de Antigua, ya nunca dejar? de escuchar su campanita de madrugada: "Acordaos hermanos que un alma tenemos, que si la perdemos no la recobramos".

Noticia publicada en el revista de la Di?cesis de Tenerife, JUNIO 2007, n?mero 76.

La empresa `V?ctor Rodr?guez e Hijos' ser? la que lleve adelante las obras de Rehabilitaci?n de la Sede del Obispado de S. Crist?bal de La Laguna. El per?odo de ejecuci?n de las mismas ser? de veinte meses y las obras se iniciar?n, con un acto institucional, el 29 de Junio del presente a?o, d?a de los ap?stoles Pedro y Pablo y segundo aniversario del nombramiento de Don Bernardo corno Obispo electo de esta di?cesis.

La obra se adjudica con un presupuesto de seis millones doscientos mil Euros. Tal y corno consta en el Convenio firmado con las instituciones p?blicas, el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife aportar?n, cada uno, un mill?n doscientos mil Euros, el Ayuntamiento de La Laguna seiscientos mil Euros y el resto la Di?cesis Nivariense, a trav?s de los fondos que ha ido recibiendo de empresas, particulares, otras instituciones, organismos eclesiales, etc.

El pasado seis de Junio, en la Sede Provisional del Obispado, se constituy? la Mesa encargada de estudiar y decidir la adjudicaci?n de la realizaci?n de los trabajos de reconstrucci?n de la Sede Episcopal, para abrir los sobres que conten?an las Plicas con las ofertas de tres empresas, ya que una cuarta, que se hab?a presentado al Concurso, se retir? el d?a anterior a la citada reuni?n.

La Mesa de Contrataci?n y Adjudicaci?n estuvo formada por el Obispo, el Ec?nomo y el Vice-Ec?nomo de la Di?cesis, una representante del Consejo de Asuntos Econ?micos y los tres arquitectos responsables de la Obra. Tras un amplio debate y an?lisis de las pro-puestas presentadas se estim?, por unanimidad que, en conjunto, la Oferta contenida en la segunda Plica era la que ofrec?a mayores garant?as. No obstante, se facult? a los T?cnicos presentes para realizar un estudio en profundidad de las ofertas presentadas de cara a tomar una decisi?n definitiva. Al confirmar el informe la opci?n por esta segunda Plica, se comprob? que la misma correspond?a a la empresa V?ctor Rodr?guez e Hijos.

DOMINGO 18 DEL TIEMPO ORDINARIO / C
5 de agosto de 2007


El Se?or est? con vosotros.

Sed bienvenidos, hermanas y hermanos, a celebrar la eucarist?a del domingo. En este mes de agosto, cuando la vida toma un ritmo tan distinto del resto del a?o, nosotros nos seguimos reuniendo para celebrar la Eucarist?a. Todos compartimos la misma fe, y nos sentimos hermanos alrededor de la mesa a la que Jes?s nos convoca. Dispong?monos a vivir con intensidad este encuentro entre nosotros y con el Se?or.

A. penitencial: Comencemos nuestra celebraci?n poni?ndonos ante Dios. Haciendo silencio en nuestro coraz?n, reconozcamos nuestra debilidad y pid?mosle que nos llene con su gracia.

- KYRIE, ELEISON. R/ KYRIE, ELEISON.
- CHRISTE, ELEISON. R/ CHRISTE, ELEISON.
- KYRIE, ELEISON. R/ KYRIE, ELEISON.

1. lectura (Eclesiast?s 1,2;2,21-23): Escuchemos en esta primera lectura la reflexi?n de un sabio del Antiguo Testamento, que se da cuenta de la vanidad de muchas ilusiones humanas. Tantas cosas en las que los hombres ponen esfuerzo, y que al fin y al cabo no sirven para nada.

2. lectura (Colosenses 3,1-5.9-11): San Pablo nos anima en esta segunda lectura a vivir como verdaderos cris?tianos. Si hemos resucitado con Cristo, eso se tiene que notar en nuestra vida, abandonando las cosas de la tierra y mirando un poco m?s las cosas de arriba; haciendo morir el hombre viejo que hay en nosotros, y viviendo como hombres y mujeres nuevos a imagen de Dios.

Oraci?n universal: Presentemos ahora con confianza nuestras intenciones a Dios, nuestro Padre. Oremos diciendo: ESC?CHANOS, PADRE.

1. Por la Iglesia entera, por las comunidades cristianas de todo el mundo, unidas por una misma fe en Cristo resucitado. OREMOS:

2. Por todos los cristianos de los pa?ses pobres, por sus comunidades, por sus responsables. OREMOS:

3. Por los movimientos y grupos de j?venes cristianos.
OREMOS:

4. Por los monasterios de vida contemplativa, y por los monjes y monjas que en ellos viven dedicados a la oraci?n y a la alabanza de Dios. OREMOS:

5. Por nuestros gobernantes, y por todos los que tienen responsabilidades en la vida p?blica. OREMOS:

6. Por nuestros familiares y amigos que han muerto, y por todos los difuntos. OREMOS:

Escucha, Padre, nuestra oraci?n. Jes?s, en el evangelio, nos ha invitado a buscar la felicidad en los valores aut?nticos, y no en la riqueza y el poder. Ens??anos a ser fieles seguidores de tu Hijo, y danos fuerza para trabajar por el bienestar de todos, especialmente de los pobres y necesitados, Por Jesucristo, nuestor Se?or.


Padrenuestro: Unidos a Jes?s, convencidos de que la ?nica riqueza verdadera es el amor de Dios, nos atrevemos a decir:

CPL

Publicado por verdenaranja @ 20:39  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Lecturas Co 5, 1. 6-10
Evanqelio.- Jn 14, 1 ? 6


Los m?s cercanos a N. hab?is vivido intensamente esta despedida. Seguramente que la primera Lectura os ha podido recordar esto: Nuestro cuerpo se va deshaciendo, nuestro interior lleva vida divina. Hab?is vivido de cerca esta realidad. N. ha luchado por seguir viviendo. Y vosotros tambi?n hab?is hecho todo lo posible Sin embargo, como dice San Pablo, nuestro hombre exterior se va deshaciendo.

San Pablo nos habla desde la fe y dice que as? como el edificio exterior se destruye, hay un s?lido edificio construido por Dios. Lo cual quiere decir que la muerte es inevitable. Todos tenemos experiencia de esto. Y siempre nos viene mal. Pero llega un momento en que no est? en nuestras manos, ni en manos de los m?dicos ni en manos de la ciencia que se prolongue.

La muerte es inevitable, pero no seg?n San Pablo insuperable, porque la muerte desde la fe no tiene la ?ltima palabra, pues el destino despu?s de la muerte es vivir la misma vida de Dios. " Si se destruye nuestro tabern?culo terreno, tenemos un s?lido edificio construido por Dios, una casa que no ha sido levantada por mano de hombre y que tiene duraci?n eterna en el Cielo. As? nos lo ha expresado San Pablo en la la lectura.

Escuchando el Evangelio nos hemos encontrado con la misma promesa esta vez hecha por el mismo Jes?s. "Que no tiemble vuestro coraz?n ni se acobarde". Es l?gico que sufr?is, pero desde la fe, que no tiemble vuestro coraz?n". Creed en Dios. En la Casa de mi Padre hay muchas estancias".

Jes?s dice que en el Cielo hay sitio para todo aquel que haya intentado ser fiel en la vida. Que El quiere prepararnos un lugar y as? como hay muchas estancias hay muchos caminos. No hay dos caminos iguales en la vida. No hay dos personas iguales. Cada uno hemos de recorrer nuestro camino.

Hoy celebramos el final del camino de N. Ya ha terminado su caminar por este mundo. Pero desde la fe le vemos en las manos del Dios. En las manos buenas y misericordiosas de Dios. Y creemos que est? en muy buenas manos.

Hemos escuchado fa Palabra de Jes?s que se nos expresaba as?: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mi". Estas palabras nos animan a seguir recorriendo cada uno de nosotros el camino que hemos escogido, la Palabra, el ejemplo de Jes?s, confiando en El y recordando que nadie va al Padre sino por Jes?s. El nos asegura que si intentamos en la vida hacer esto, no vamos a tener ning?n miedo. "Yo os preparar? un sitio y os llevar? conmigo". Son palabras desde la fe muy consoladoras que sin duda pueden dulcificar vuestro dolor.

Esta Eucarist?a la celebramos porque en ella se nos hace presente el misterio de la muerte y de la Resurrecci?n de Jes?s. San Pablo se fijaba en que como el Padre ha resucitado a su Hijo Jes?s, tambi?n nos va a resucitar a los que vivamos con El.

Celebramos la Muerte y Resurrecci?n de Jes?s pero celebramos tambi?n la muerte de nuestro hermano N. y unimos su enfermedad su dolor y su muerte al Sacrificio de Jes?s. Y le pedimos al Se?or que le perdona los fallos que haya podido tener en su vida y que le premie aquello que dec?a El que iba a premiar: Dec?a que un vaso de agua dado, no se quedar?a sin recompensa y un gesto de amor y una se?al de sacrificio, de ayuda lo premiar?a. ?Cu?ntos gestos de estos ha hecho este hermano?
Que el Se?or le premie todo el bien que hizo y que le perdone sus pecados como le pedimos que perdone tambi?n los nuestros.

Publicado por verdenaranja @ 20:30  | Homil?as
Comentarios (0)  | Enviar
Mensaje del Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana con motivo del 186? aniversario de la independencia del Per?


Estimados hermanos y hermanas:

En estos d?as que celebramos el 186? aniversario de la Independencia nacional, quiero compartir con ustedes esta reflexi?n sobre nuestra Patria.

En las ?ltimas semanas el pa?s ha vivido experiencias contrastantes, por un lado, hemos sido testigos de gestos de solidaridad de miles de peruanos frente a la ola de friaje que ha azotado las zonas andinas de nuestra Patria. Igualmente el Per? se ha llenado de orgullo al reconocerse a Machu Picchu como una de las nuevas Maravillas del mundo.

Por otro lado, el pa?s ha vivido manifestaciones, huelgas, paralizaciones, protestas que m?s all? de la justicia, validez o legalidad de ?stas, crearon un ambiente de convulsi?n social e inseguridad, que no es el mejor camino para solucionar los problemas de nuestra Patria.
Lo parad?jico de estas protestas es que en los ?ltimos a?os no hab?amos tenido como ahora un crecimiento econ?mico tan grande y sostenido, las proyecciones econ?micas no hab?an mostrado tan buen derrotero y nunca las regiones de nuestro pa?s hab?an tenido tantos recursos disponibles. Pero el hecho de tener unos ?ndices econ?micos favorables y al mismo tiempo un descontento social nos tiene que hacer reflexionar, por un lado, sobre la raz?n y sentido de estas protestas sociales y, por otro lado, acerca del tipo de ?progreso? y ?desarrollo? que queremos para nuestro pa?s.

Ciertamente, el progreso econ?mico de un pa?s no implica necesariamente un progreso social, pues el hecho que la macroeconom?a del Per? crezca no quiere decir que la econom?a de todos los peruanos est? creciendo, y menos a?n en la misma proporci?n. Una econom?a despersonalizada no llega a la poblaci?n, por eso la econom?a debe tener un rostro humano.

Debemos recordar que la mitad de los peruanos est? bajo la l?nea de pobreza, por ello no debemos minimizarla, porque en la mayor?a de los casos los da?os que causa son irreversibles y tiene consecuencias en t?rminos de pol?ticas p?blicas, constituy?ndose adem?s como un grave problema ?tico.

Mueven esta reflexi?n las palabras de Su Santidad Benedicto XVI en Aparecida, en mayo ?ltimo, que nos recordaba: ?la Iglesia es abogada de la justicia y de los pobres?[1] , por eso desde la perspectiva de la Doctrina Social de la Iglesia, ?no ser?a mejor invertir m?s en promover la paz social, en reducir los ?ndices de violencia ciudadana, en prevenir la delincuencia y en mejorar la calidad de vida? ?Por qu? no invertir en la misma proporci?n en proyectos sociales como se invierte en proyectos ?productivos?? Esto podr?a evitar la paradoja de tener pueblos en la pobreza pero con organismos que disponen de recursos naturales y econ?micos, como es la realidad de muchas regiones del Per?.

Estimados hermanos y hermanas: el desarrollo de un pa?s no s?lo se mide en cuadros y estad?sticas, sobre todo cuando hay hambre y frustraci?n. El desarrollo de un pa?s se logra cuando su gente se desarrolla, sus regiones crecen cuando sus habitantes crecen, progresan.

Es sabido que el mayor tesoro que tiene un pa?s es su Recurso Humano y su desarrollo espiritual ?porque una sociedad en la que Dios est? ausente no encuentra el consenso necesario sobre los valores morales y la fuerza para vivir seg?n la pauta de estos valores?[2], y es esto lo que debemos privilegiar en todo esquema de desarrollo; por eso la inversi?n en educaci?n, en salud, en nutrici?n tiene que ser vista como tal, como ?inversi?n?, y no como gasto. La mejor inversi?n que podemos hacer est? en atender a las madres gestantes, al ni?o por nacer, a la infancia y a la juventud; fortalecer la familia, ?patrimonio de la humanidad?, porque la familia es decisiva para las dimensiones b?sicas de la vida y para el desarrollo integral de los recursos humanos de un pa?s.

Nosotros no somos due?os del futuro de nuestro pa?s y menos a?n de los sue?os de nuestros ni?os y j?venes; pero s? podemos construir aquello que les permita vivir con esperanza e ilusi?n. Debemos desarrollar para ello una conciencia cr?tica y actitudes ?ticas aut?nticas, pues la ?tica es el ?nico mecanismo que puede dar direcci?n a un proceso de desarrollo con rostro humano.

Si no pensamos, actuamos y crecemos como disc?pulos de Jes?s para los creyentes y personas de buena voluntad, todos juntos y equitativamente, jam?s creceremos como pa?s y menos a?n como naci?n. Debemos tener real voluntad de crecer y generar verdaderas oportunidades para los dem?s, especialmente para los m?s desfavorecidos.

Que Dios nuestro Padre, Se?or de la historia, de la vida y de la paz, les otorgue abundantes gracias y bendiciones para alcanzar, como buenos disc?pulos y ciudadanos, el camino del desarrollo con equidad, y del progreso econ?mico con justicia social. Y a todos los compatriotas, que est?n en el Per? y en el extranjero, les hago llegar mi bendici?n, y les deseo en estas fechas FELICES FIESTAS PATRIAS.

+ MIGUEL CABREJOS VIDARTE, OFM
Arzobispo de Trujillo
Presidente de la Conferencia Episcopal del Per? Presidente del Departamento de Misi?n y Espiritualidad del CELAM

Lima, 26 de julio de 2007

[1] Benedicto XVI. Discurso Inaugural, n, 4. V Asamblea del Episcopado Latinoamericano. Aparecida Brasil, mayo 2007.
[2] idem.

Publicado por verdenaranja @ 0:45  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
ZENIT publica el comentario del padre Raniero Cantalamessa, ofmcap, predicador de la Casa Pontificia, a la liturgia del domingo XVII del Tiempo Ordinario, 29 de Julio de 2007.


XVII Domingo del Tiempo Ordinario (C)
G?nesis 18, 20-21.23-32; Colosenses 2, 12-14; Lucas 11, 1-13

Jes?s orando


El evangelio del domingo, XVII del Tiempo Ordinario, empieza con estas palabras: ?Un d?a Jes?s estaba orando en cierto lugar; cuanto termin?, le dijo uno de sus disc?pulos: "Se?or, ens??anos a orar como ense?? Juan a sus disc?pulos". ?l les dijo: "Cuando or?is, decid: Padre, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino"?.

C?mo ser?a el rostro y toda la persona de Jes?s cuando estaba inmerso en oraci?n, lo podemos imaginar por el hecho de que sus disc?pulos, s?lo con verle orar, se enamoran de la oraci?n y piden al Maestro que les ense?e tambi?n a ellos a orar. Y Jes?s les contenta, como hemos o?do, ense??ndoles la oraci?n del Padre Nuestro.

Tambi?n esta vez queremos reflexionar sobre el evangelio inspir?ndonos en el libro del Papa Benedicto XVI sobre Jes?s: ?Sin el arraigo en Dios ?escribe el Papa-, la persona de Jes?s es fugaz, irreal e inexplicable. ?ste es el punto de apoyo sobre el que se basa este libro m?o: considera a Jes?s a partir de su comuni?n con el Padre. ?ste es el verdadero centro de su personalidad?.

Los evangelios justifican ampliamente estas afirmaciones. Por lo tanto nadie puede contestar hist?ricamente que el Jes?s de los evangelios vive y act?a en continua referencia al Padre celestial, que ora y ense?a a orar, que funda todo sobre la fe en Dios. Si se elimina esta dimensi?n del Jes?s de los evangelios no queda de ?l absolutamente nada.

De este dato hist?rico se deriva una consecuencia fundamental, esto es, que no es posible conocer al verdadero Jes?s si se prescinde de la fe, si se realiza un acercamiento a ?l como no creyentes o ateos declarados. No hablo en este momento de la fe en Cristo, en su divinidad (que viene despu?s), sino de fe en Dios, en la acepci?n m?s com?n del t?rmino. Muchos no creyentes escriben hoy sobre Jes?s, convencidos de que son ellos los que conocen al verdadero Jes?s, no la Iglesia, no los creyentes. Lejos de m? (y creo que tambi?n del Papa) la idea de que los no creyentes no tengan derecho a ocuparse de Jes?s. Jes?s es ?patrimonio de la humanidad? y nadie, ni siquiera la Iglesia, tienen el monopolio sobre ?l. El hecho de que tambi?n los no creyentes escriban sobre Jes?s y se apasionen con ?l no puede sino agradarnos.

Lo que desear?a mostrar son las consecuencias que se derivan de un punto de partida tal. Si se niega la fe en Dios o se prescinde de ella, no se elimina s?lo la divinidad, o el llamado Cristo de la fe, sino tambi?n al Jes?s hist?rico tout court; no se salva ni siquiera el hombre Jes?s. Si Dios no existe, Jes?s no es m?s que uno de los muchos ilusos que or?, ador?, habl? con su sombra o con la proyecci?n de su propia presencia, por decirlo al modo de Feuerbach. Pero ?c?mo se explica entonces que la vida de este hombre ?haya cambiado el mundo?? Ser?a como decir que no la verdad y la raz?n han cambiado el mundo, sino la ilusi?n y la irracionalidad. ?C?mo se explica que este hombre siga, a dos mil a?os de distancia, interpelando a los esp?ritus como ning?n otro? ?Puede todo ello ser fruto de un equ?voco, de una ilusi?n?

No hay m?s que una v?a de salida a este dilema, y hay que reconocer la coherencia de los que (especialmente en el ?mbito del californiano ?Jesus Seminar?) la han tomado. Seg?n aquellos, Jes?s no era un creyente hebreo; era en el fondo un fil?sofo al estilo de los c?nicos; no predic? un reino de Dios, ni un pr?ximo final del mundo; s?lo pronunci? m?ximas sapienciales al estilo de un maestro Zen. Su objetivo era despertar en los hombres la conciencia de s?, convencerles de que no ten?an necesidad ni de ?l ni de otro Dios, porque ellos mismos llevaban en s? una chispa divina. Pero ?stas son -mira por d?nde- ?las cosas que lleva d?cadas predicando la Nueva Era!

La mirada del Papa ha sido adecuada: sin el arraigo en Dios, la figura de Jes?s es fugaz, irreal; yo a?adir?a contradictoria. No creo que esto deba entenderse en el sentido de que s?lo quien se adhiere interiormente al cristianismo puede entender algo de ?l, pero ciertamente deber?a alertar respecto a creer que s?lo situ?ndose fuera de ?ste, fuera de los dogmas de la Iglesia, se pueda decir algo objetivo sobre ?l.

[Traducci?n del original italiano realizada por Zenit]

Publicado por verdenaranja @ 0:21  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Entrevista a la Madre María di Anima Christi, Superiora General de las Siervas del Señor y de la Virgen de Matará (SSVM), publicada por Agenzia FIDES en Dossier Fides.

NUEVAS, PEQUEÑAS Y GRANDES REALIDADES DE LA IGLESIA


ENTREVISTA A LA M. MARIA DI ANIMA CHRISTI
SUPERIORA GENERAL DE LAS SIERVAS DEL SEÑOR Y DE LA VIRGEN DE MATARÀ (SSVM)



El fin del Instituto es inculturar el Evangelio, o sea para prolongar la Encarnación en 'todo hombre, todo el hombre, y en todas las manifestaciones del hombre', de acuerdo con las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia ¿cómo se vive esto en la practica?

Cuando decimos “prolongar el Verbo” nos referimos a vivir siempre según el Evangelio a ejemplo de Jesucristo. El Evangelio no es sólo para nosotras religiosas, es para todos y debemos hacerlo conocer, llevarlo al mundo. Allí donde el mundo habla de odio y guerra, Jesucristo habla de perdón y paz.
Hay todavía tanta gente que no conoce Jesucristo y su mensaje, de ahí la urgencia de la misión, de prolongar el Verbo en las culturas del hombre, en todas las manifestaciones del hombre, especialmente en una cultura que prevalentemente es de muerte.
Nosotras somos primero de todo misioneras y podríamos decir que tenemos tres grandes líneas de apostolado, la primera es la proclamación de la Palabra, catequetizar. La segunda, las obras de misericordia, el reconocer a Jesús en el pobre, el anciano, el huérfano, el discapacitado. En el Evangelio está el valor de la vida, el amor por la vida desde su concepción hasta la muerte natural, el amor al prójimo y el amor a Dios. Y la tercera es la contemplación, conquistar gracias por medio de la oración. Nuestras hermanas contemplativas nos recuerdan que Dios es el Único Necesario, nos enseñan a elevar la mirada hacia el Cielo.

Ustedes respiran con los dos pulmones, latino y oriental ¿por qué han realizado esta elección? ¿Cómo se vive esto dentro de la comunidad?

Los dos pulmones están siempre presentes en la Iglesia, y es una expresión que usó Juan Pablo II, al que nos sentimos muy vinculadas por haber nacido bajo su Pontificado y por habernos iluminado con su ejemplo y doctrina.
Nuestro fundador, el Padre Carlos Miguel Buela, ha querido que tengamos en nuestro Instituto una rama oriental para poder ayudar a nuestros hermanos de las Iglesias Orientales ya que forman parte del patrimonio indiviso de la Iglesia Universal.

Los ritos orientales son una gran riqueza, son otras expresiones de una misma fe. Gracias a Dios podemos constatar este gran patrimonio en nuestras comunidades en Egipto, donde además del rito romano tenemos hermanas de rito copto; y en Ucrania con el rito bizantino. En ambos lugares Dios ha suscitado vocaciones llamadas a evangelizar por medio de su propio rito.

¿En qué consiste es su cuarto voto de esclavitud mariana?

Este voto es una consecuencia lógica de la encarnación del Verbo. Jesús se hizo hombre en el seno de la Virgen María. Por medio de María vamos a Él. Es parte de la espiritualidad de S. Luis María Grignon de Montfort escrito en su "Tratado de la Verdadera Devoción a María". La consagración consiste en darse enteramente a la Santísima Virgen para pertenecer por completo a Jesucristo por Ella. Darse enteramente significa darle todo lo que nos pertenece: nuestros bienes interiores y exteriores. Le entregamos nuestros bienes materiales para que ella nos preserve de todo apego a las cosas terrenas y nos inspire hacer el mejor uso de ellas. Le entregamos el cuerpo y nuestros sentidos para que ella los conserve en perfecta pureza; y también, todos los bienes espirituales.
Otro aspecto de la consagración se podría indicar con San Agustín, cuando llama a la Virgen “Forma Dei": molde viviente de Dios. María es el molde maravilloso de Dios, hecho por el Espíritu Santo para formar a la perfección a un Hombre-Dios por la encarnación y para hacer al hombre partícipe de la naturaleza divina mediante la gracia. María es el molde en el cual no falta ni un solo rasgo de la divinidad. Quien se arroje en él y se deje moldear, recibirá allí todos los rasgos de Jesucristo, verdadero Dios.
María es una presencia natural en nuestra vida, por María queremos llegar al corazón de su Hijo. Aparte de la fórmula tradicional de los tres votos (pobreza, castidad, obediencia) tenemos este cuarto voto mariano. Dicen nuestras Constituciones que somos esencialmente misioneras y marianas.

¿En que países están las hermanas y que tipo de trabajo realizan?

Actualmente estamos presentes en 23 Países: Albania, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Ecuador, Egipto, España (Tenerife), Estados Unidos, Guyana, Islandia, Italia, Jordania, Países Bajos, Perú, Palestina (Belén), Papúa Nueva Guinea, Rusia, Tayikistán, Taiwán, Tunes, Ucrania
Durante el próximo mes de agosto abriremos dos nuevas comunidades en Siberia y en Kazajstán.
De acuerdo a nuestro carisma: "La evangelización de la cultura", las hermanas puedan realizar apostolados muy variados. Las Servidoras realizan trabajo parroquial, frecuentemente en unión con los sacerdotes del Instituto del Verbo Encarnado, con quienes compartimos el mismo Padre fundador y las mismas Constituciones. También hay hermanas que enseñan en escuelas, mientras otras realizan un trabajo intelectual por ejemplo, por medio del proyecto cultural Padre Cornelio Fabro, para la edición de la opera omnia de este gran filósofo tomista italiano. Una particular importancia reviste también el diálogo interreligioso y ecuménico, y el trabajo de publicación de diversos artículos afines en los sitios web de la Congregación; también en la reedición de otros libros de apostolado.
Realizamos misiones populares, oratorios para niños y colaboramos en la asistencia y predicación de los Ejercicios Espirituales según San Ignacio de Loyola.
Tenemos hogarcitos con niños abandonados y huérfanos, mamás solteras, ancianos, discapacitados, internados de jóvenes; trabajamos a favor de la vida, de la familia.
Por último, pero de importancia capital, tenemos hermanas de vida contemplativa, quienes según lo escrito en nuestras constituciones, están a la vanguardia de nuestra labor misionera.
Estas son, en grandes rasgos, las principales actividades pastorales de las Servidoras.

- ¿Dónde encuentran más dificultad las hermanas para realizar su apostolado?

Hay lugares dónde es difícil hablar abiertamente de Jesucristo, simplemente porque no se lo conoce, o porque se lo rechaza. En estos lugares el misionero tiene que aprender también a hablar de Dios por medio del testimonio de la propia vida, por medio de la caridad, el ejemplo de la primacía de la oración, y el respeto hacia la persona humana. Por ejemplo, sucedió varias veces a nuestras hermanas en Palestina que, cuidando niños discapacitados (en su mayoría musulmanes), los mismo familiares de los niños les preguntaban porque dejaban su Patria, cultura, idioma propio, renunciaban al matrimonio y a tener propios hijos para ir a ese lugar a cuidar sus niños discapacitados… y quedaban asombrados ante la respuesta de las hermanas: “lo hacemos por amor a Dios”.
De todas maneras, obstáculos para la evangelización existen en todas partes del mundo, pero hay que buscar de superarlos. Además hay una cruz reservado para cada misionero, independiente del lugar donde esté. Cada una de las hermanas tendrá que continuar su lucha mientras avanza por el camino estrecho.
Ciertamente, hay lugares donde se sufre en mayor grado la soledad, la incomprensión, la ignorancia de la Fe en Cristo, como en las misiones más alejadas en el territorio Ruso, en Egipto o en Papua-Nueva Guinea.
Por otro lado, hay ciertos peligros mayores en otros lugares como Tierra Santa o las favelas de Brasil, en la zona del Guasmo en Guayaquil, (Ecuador), o en Brooklyn y Harlem en los Estados Unidos, donde la violencia es un factor común en la vida cotidiana de la gente a las cuales se busca evangelizar.
También es un gran desafío la indiferencia religiosa que se experimenta cada vez más en el continente Europeo. Mucha gente ha apostatado, vive la frialdad y el egoísmo de la cultura de la muerte, como si Dios no existiera. En Holanda, pero también en Tenerife y Italia, chocamos con esta realidad; aunque también hay pequeñas luces al horizonte, que indican que la gente está cansada de vivir abandonada a sus pasiones, apartada de Jesús, quien es "el Único que tiene palabras de vida eterna".

¿Cuales son sus principales desafíos y deseos para la Congregación como superiora general?

La misión es ciertamente un gran desafío, especialmente en los lugares "de frontera", donde nadie quiere ir, donde los frutos serán pocos, la labor ardua y el desgaste del misionero mucho. Lo mismo vale con respecto a la difícil tarea de la re-evangelización de Europa, donde se está viviendo la triste realidad del hombre caído de Dios, también caído de si mismo.
Mi gran deseo para nuestra Congregación es que sus miembros y todas las personas que están en contacto con nosotras, puedan alcanzar la santidad. ¿Qué sentido tienen nuestras obras sin la santidad? No me gusta reducir la vida religiosa meramente a obras exteriores. Tenemos que ser "sal de la tierra y luz del mundo", hacer que aumente la vida de gracia en las personas.

En sus numerosos viajes como superiora general, ¿qué impresión tiene de las nuevas misiones? ¿Podría contarnos algo de las numerosas experiencias vividas en tantas partes del mundo?

Considero una gracia muy grande poder visitar a nuestros misioneros en sus distintos lugares de misión y poder pasar algunos días a su lado y ponerme a servir y a trabajar con ellos. De esta manera puedo encontrarme con muchas personas, y este contacto me ha hecho consciente de lo que dice Santa Teresita, que en todo hombre está "Jesús oculto en el fondo de su alma". El misionero misiona y a su vez es también misionado, porqué "la fe aumenta dándola".

Gracias al contacto con las misiones en países lejanos soy testigo directo de muchas señales de esperanza. "La mies es mucha y los trabajadores son pocos", pero veo que allí donde se inicia una labor misionera auténtica, la gente abre el alma a Dios y hace propio los valores del Evangelio. Esto lo veo en la respuesta generosa de jóvenes a la llamada de la vocación. Asimismo en la respuesta de las familias, laicos comprometidos con Dios, con la iglesia, abiertos a la vida. La bondad de estas personas atrae también a otros hacia Dios.
Nuestra Familia Religiosa cuenta, por iniciativa del P. Carlos Buela, con lo que él llama, "la ciudad de la caridad." En muchas partes donde hemos ido a misionar, de a poco han ido naciendo variadas iniciativas para ayudar a los pobres de Dios, atendiéndolos física y espiritualmente. En esta obra están involucradas muchas personas de buena voluntad, que comparten su tiempo, su profesionalidad, sus bienes materiales, para poner en obras su fe.
Consideramos que es necesario proclamar el Evangelio, para que Cristo pueda reinar en las almas. No solamente debemos vivir nosotros la vida de Cristo buscando en todo a Dios, sino también difundir la vida de Cristo en los demás. (Agencia Fdies 28 julio 2007)


Publicado por verdenaranja @ 0:16  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Entrevista al P. Carlos Buela, fundador del Instituto del Verbo Encarnado, publicada por Agenzia Fides, en Dossier Fides.

NUEVAS, PEQUE?AS Y GRANDES REALIDADES DE LA IGLESIA


ENTREVISTA AL P. CARLOS BUELA
FUNDADOR DEL INSTITUTO DEL VERBO ENCARNADO


?Qu? le movi? a lanzarse a esta gran aventura de fundar un nuevo instituto en la iglesia?

El ?nico motivo fue la gracia de Dios indicando que quer?a que se fundase un nuevo Instituto.

?C?mo fueron los inicios? ?Cuales fueron las principales dificultades?

Los inicios fueron muy hermosos: con mucha alegr?a, mucha pobreza, muchos ?sue?os?, con mucha confianza en la Divina Providencia y muchas dificultades, que fueron, inequ?vocamente, una gran gracia de Dios. Haber tenido muchas vocaciones, un regalo de Dios, ha sido seg?n mi parecer la causa principal de las mayores dificultades externas que afrontamos.

En muy poco tiempo el Instituto del Verbo Encarnado ha alcanzado una gran expansi?n ?A que cree que se debe hecho, precisamente en un momento en el que parece que hay una gran crisis vocacional?
S?, por gracia de Dios es as?. En este momento somos alrededor de 1.500 miembros, (de los cuales m?s de 300 son sacerdotes, con varios doctores y muchos licenciados en las Universidades Pontificias) y la rama femenina (tambi?n, con muchas licenciadas); estamos en 62 Di?cesis con 95 Casas, en 30 pa?ses, tenemos 177 Seminaristas Mayores, 60 Novicios y 90 Seminaristas Menores, con 11 Monasterios contemplativos (5 de varones y 6 de mujeres), con 5 Seminarios Mayores, un Centro de Altos Estudios (que con el tiempo, tal vez sea universidad), atendemos m?s de 75 parroquias, y estamos en los 5 continentes. Las Hermanas tienen un total de 703 miembros (226 Profesas perpetuas y 251 Profesas temporales), est?n en 37 Di?cesis, 22 Pa?ses, 82 es el numero de casas. Al igual que los sacerdotes respiran con dos pulmones: el oriental y el occidental, con diferentes ritos.
Estoy convencido de que ha sido por una especial bendici?n de Dios y por presentar sin rebajas la cruz de nuestro Se?or Jesucristo. Tambi?n, un papel singular tuvo la Virgen de Luj?n.

?Qu? es lo que define propiamente el Instituto del Verbo Encarnado? ?Cual ser?a su carisma espec?fico?

Ser?a ense?orear para Jesucristo todo lo aut?nticamente humano, buscando de evangelizar la cultura por medio de la investigaci?n, la docencia, de la predicaci?n de misiones populares, ejercicios espirituales; atendiendo a parroquias, colegios, familias, ni?os, j?venes, pobres, enfermos? Tenemos m?s de 10 obras de misericordia, con especial dedicaci?n a los discapacitados.

Vds. est?n en muchos pa?ses de misi?n ?cu?les son los principales desaf?os en estos puestos?

Los desaf?os son muy variados. Aqu? en Europa tenemos la dictadura del relativismo y del fundamentalismo laicista, con variantes en Italia, Espa?a, Francia, Holanda, Lituania... En los pa?ses ex-comunistas, como Rusia (San Peterburgo, Kaz?n, Ulyanov, Omsk, pronto en Jabarosk), Albania, Kazajst?n, Ucrania, Tayikist?n? est? el desaf?o del ate?smo que vivieron por tantos a?os. En Tierra Santa las tensiones entre jud?os y palestinos. En los lugares de la ?rbita china y de la polinesia, la concepci?n pagana de la vida. En los pa?ses musulmanes, muchas veces, las leyes anticristianas, como en Pakist?n, Sud?n, o m?s moderados como en Egipto, T?nez, Jordania y Kenia. En USA y Canad? el consumismo galopante. En Am?rica Latina y Guyana la pobreza end?mica. En ?frica el subdesarrollo esclavizante. En Islandia y en Groenlandia los pocos cat?licos; en Brasil y Filipinas la enorme cantidad de cat?licos. Etc. Pero, en ?ltima instancia, ?Todo sucede para bien de los que aman a Dios? (Rom 8,28).

- Est?n tambi?n en pa?ses donde la religi?n cat?lica es minoritaria ?c?mo viven la relaci?n con las otras religiones? ?Cu?l es su apostolado principal en estos lugares?

Tratamos de tener buenas relaciones con todos. De hecho, todos somos hijos de Dios y debemos tratarnos como hermanos. El mundo est? lleno de gente buena, lo que pasa es que los malos hacen mucho m?s ruido. A veces s?lo se puede dar el testimonio silencioso, otras veces es posible alguna palabra de buen vecino y siempre la caridad de Cristo, que nos apremia.

?En que pa?ses tienen mayores dificultades?
En los pa?ses donde no se respeta la libertad religiosa.


Desde la experiencia propia de ver a los miembros del IVE en varios pa?ses de los cinco continentes ?donde cree que hay m?s necesidad de una labor misionera en estos momentos?
Ciertamente que en Asia, sin descuidar demasiado los otros continentes.

Publicado por verdenaranja @ 0:07  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 28 de julio de 2007
Informaci?n sacada de Dossier Fides publicada por Agenzia Fides


INSTITUTO DEL VERBO ENCARNADO


?QU? ES EL INSTITUTO DEL VERBO ENCARNADO?

El Instituto del Verbo Encarnado es una Familia Religiosa, compuesta por varias ramas femeninas y masculinas, que busca transformar ?los modos de pensar, los criterios de juicio y las normas de acci?n? a la luz del Evangelio, desde una espiritualidad profundamente marcada por el misterio de la Encarnaci?n en sus m?ltiples aspectos.
Como todo Instituto de vida consagrada, la familia del Verbo Encarnado tiene un fin universal y com?n, una vocaci?n por la que seguir m?s de cerca a Cristo bajo la acci?n del Esp?ritu Santo, entregados a la edificaci?n de su Iglesia y a la Salvaci?n del mundo, buscando la perfecci?n de la Caridad por medio de la profesi?n de los consejos evang?licos. Tratando as? de unirse de modo especial a la Iglesia y a su misterio.
Como fin espec?fico y singular, se dedican a la evangelizaci?n de la cultura, es decir, a trabajar para transformar con la fuerza del Evangelio, los valores y criterios de juicio, los intereses, las l?neas de pensamiento y los modelos de vida de la humanidad. Para que queden imbuidos de la fuerza del Evangelio todos los modos de pensar, los criterios y las normas de acci?n; pues no podemos olvidar que el Concilio Vaticano II ha se?alado que: ?El divorcio entre la fe y la vida diaria de muchos debe ser considerado como uno de los m?s graves errores de nuestra ?poca? y ello se debe en gran medida a que ?el mundo se ha ido separando y distinguiendo del tronco cristiano de su civilizaci?n?, lo cual ha conducido a la descristianizaci?n de la cultura.

LOS PASOS DADOS

La Familia Religiosa del Verbo Encarnado tuvo sus comienzos en Argentina, en la diocesis de San Rafael, el 25 de marzo de 1984, fundada por el padre Carlos Miguel Buela, ordenado sacerdote el 7 de octubre de 1971.
Desde el comienzo de su sacerdocio se avoc? con ah?nco a la pastoral juvenil, con la convicci?n de que la Iglesia se ocupa de los j?venes por vocaci?n.
En 1984 fund? el ?Instituto del Verbo Encarnado?. El inicio coincidi? con la Fiesta de la Anunciaci?n del Se?or, el 25 de Marzo, d?a en que todos los Obispos del mundo, en uni?n con el Papa, consagraban el mundo entero al Inmaculado Coraz?n de Mar?a. Los primeros cuatro a?os fueron intensamente vividos, con el fervor y entusiasmo propios de una obra nueva del Esp?ritu Santo.
Poco a poco el nuevo Instituto comenzaba a extenderse m?s all? de los l?mites de la di?cesis de San Rafael. El primer lugar donde fueron fue la di?cesis de A?atuya, Provincia de Santiago del Estero.
En 1987, el Instituto del Verbo Encarnado traspasa las fronteras de su pa?s de origen, dando los primeros pasos en su proyecto misionero; en febrero se funda la primera misi?n en el Per?, en la parroquia de Limatambo, Di?cesis de Cuzco.
En diciembre de ese mismo a?o, Fiesta de San Juan Ap?stol, se fundaba oficialmente el Seminario Menor.
En el a?o 1988 se fundaron; el 22 de febrero el Noviciado masculino, con el nombre del primer miembro fallecido de la congregaci?n, el seminarista Marcelo Javier Morsella; la Rama femenina de nuestro Instituto con el nombre de ?Servidoras del Se?or y de la Virgen de Matar? el 19 de Marzo, fiesta de San Jos? y el primer Monasterio de la rama contemplativa masculina, el Monasterio ?Del Verbo Encarnado?, el 25 de Diciembre.
En 1989 la presencia del Instituto se extend?a a Norteam?rica y el 1 de julio entraban los primeros sacerdotes en la di?cesis de Brooklyn, Nueva Cork, en EE.UU
Pocos d?as despu?s de esta fundaci?n pudo concretarse algo que el P. Buela quiso desde el principio para asegurar la formaci?n de sus sacerdotes; una casa en Roma, lo cual permitir?a contar con una comunidad de sacerdotes que pudieran perfeccionar sus estudios en las Universidades Pontificias de la Ciudad Eterna.
Los a?os subsiguientes fueron de gran crecimiento, aunque en medio de algunas incomprensiones y dificultades
Otro acontecimiento important?simo la culminaci?n de la redacci?n de las Constituciones del Verbo Encarnado, en el a?o 1992, las fundaciones en Rusia y Jerusal?n y Taiw?n en el 93 y en Ucrania en el 94.
De los a?os 1995 al 2001 marcaron un tiempo de especial prueba para el Instituto, pues se sucedieron en dicho per?odo tres comisarios pontificios, que tuvieron a cargo el gobierno de todo el Instituto, quedando suspendido el gobierno propio. Los comisarios fueron los sacerdotes Jos? Antonio Rico O.S.B. (1995-1998), Aurelio Londo?o C.M. (1998-1999), y S.E. Monse?or Alfonso Delgado, entonces obispo de Posadas, Argentina (1998-2001).
A?n en medio de las pruebas, al Instituto le fue confiada por parte de la Santa Sede una ?Missio sui iuris? en un pa?s asi?tico, de la ex Uni?n Sovi?tica. Se trataba de Tajikist?n.
Una decisi?n ulterior de la Santa Sede, comunicada por carta con fecha 11 de Abril de 2001, determinaba que la casa general del Instituto deb?a trasladarse a la di?cesis de Velletri-Segni (Italia), y que deb?a formarse un gobierno provisional con la expl?cita misi?n de convocar un capitulo general. El Segundo Cap?tulo General Extraordinario se realiz? en Segni, entre el 21 y el 28 de Mayo de dicho a?o. Y fue reelegido nuevamente el Padre Carlos Buela como Superior General.
Mons Andrea Maria Erba, obispo de Velletri-Segni, donde se encuentra la sede principal de las Servidoras, erigi? este Instituto como Instituto Religioso de derecho diocesano, el d?a 24 de marzo 2004, en las primeras V?speras de la Solemnidad del Verbo Encarnado.
Muchos y nuevos pedidos de fundaciones han llegado desde entonces, de diversas partes del mundo, muchos muy urgentes y tantos que est?n a?n a la espera de contar con sacerdotes suficientes a fin de poder satisfacerlos.
Ambos institutos en formaci?n tienen en la actualidad unos 1400 miembros aproximadamente, repartidos entre la rama masculina y femenina ycuentan adem?s con una tercera orden laical.


EL INSTITUTO DEL VERBO ENCARNADO (IVE):

Es un instituto clerical, lo cual quiere decir que la mayor parte de sus miembros son sacerdotes. Cuenta tambi?n con religiosos no cl?rigos llamados hermanos coadjutores. El Instituto tiene dos ramas, una apost?lica y una de vida contemplativa.
Actualmente el Superior General es el P. Carlos Miguel Buela, su fundador.
El fin que se proponen es doble, por un lado tienen como fin universal, buscar la Gloria de Dios y la salvaci?n de las almas. Por otro lado como fin espec?fico, comprometer todas sus fuerzas para inculturar el Evangelio, para prolongar la Encarnaci?n en todo hombre y en todas las manifestaciones de este, de acuerdo con las ense?anzas del Magisterio de la Iglesia.
En su dimensi?n espiritual los miembros del Instituto del Verbo Encarnado, tratan de encarar la evangelizaci?n de la cultura a trav?s de la santificaci?n de las personas individuales.
La predicaci?n de ejercicios espirituales segun el esp?ritu de San Ignacio de Loyola, es una de sus formas fundamentales para llevar a cabo este apostolado.

Rama contemplativa masculina:

La rama contemplativa masculina forma parte del Instituto del Verbo Encarnado, teniendo el mismo Superior General. Aunque cada monasterio funciona con autonom?a interna participa en el esp?ritu y en el fin propio y espec?fico del Instituto del Verbo Encarnado.
La rama contemplativa masculina se dedica fundamentalmente a la vida de oraci?n, especialmente a la adoraci?n eucar?stica; al apostolado de presencia, especialmente en los lugares de misi?n, y al estudio y a la investigaci?n. Tambi?n se dedican a la atenci?n de fieles en santuarios y mediante la celebraci?n de la Santa Misa y las confesiones. Pueden predicar, cuando sea requerido, ejercicios espirituales, y realizar un apostolado interno, en otras casas de la Congregaci?n.
Actualmente poseen cinco monasterios fundados que son: el Monasterio del Verbo Encarnado, en Los Coroneles, San Rafael (Argentina); el Monasterio del ni?o Dios, en el Santuario Nacional de la Virgen de Chapi, en Arequipa (Per?); el Monasterio Nuestra Se?ora del Socorro, en G??mar, Tenerife (Espa?a); el Monasterio San Abraham, en Anjarah (Jordania); y el Monasterio Madonna del Sorriso, en Trivento (Italia).

EL INSTITUTO SERVIDORAS DEL SE?OR Y DE LA VIRGEN DE MATAR? (SSVM):

Es la rama religiosa femenina de esta Familia. El Instituto est? formado por hermanas tanto de vida apost?lica como de vida contemplativa.
La Superiora General es la Madre Maria de Anima Christi van Eijk. Y junto a los sacerdotes del ?Instituto del Verbo Encarnado?, formamos la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, unidos por el mismo carisma.

Carisma

Por el propio carisma del Instituto, todas las hermanas deben trabajar, en suma docilidad al Esp?ritu Santo y bajo la protecci?n de Mar?a, en las situaciones m?s dif?ciles y en las condiciones m?s adversas. Han recibido el don de llevar a Cristo a las familias, a la educaci?n, a los medios de comunicaci?n, a los hombres de pensamiento y a toda leg?tima manifestaci?n de la vida del hombre. El don de hacer que cada hombre sea, ?como una nueva Encarnaci?n del Verbo?, y todo ello desde su ser de misioneras marianas.
Por eso, su misi?n, recibida del Padre Buela y corroborada por la Iglesia, es llevar a plenitud las consecuencias de la Encarnaci?n del Verbo, en especial al amplio mundo de la cultura, es decir en la ?manifestaci?n del hombre como persona, comunidad, pueblo y naci?n?.

Apostolado

De manera especial, se dedican a la predicaci?n de la Palabra de Dios en todas sus formas. En la realizaci?n de misiones populares, ejercicios espirituales, educaci?n y formaci?n cristiana de ni?os y j?venes, obras de caridad con los m?s necesitados (ni?os abandonados, minusv?lidos, enfermos, ancianos) mediante la fundaci?n y trabajo en ?Hogarcitos?. En el estudio y en la ense?anza de la Sagrada Escritura, la Teolog?a, los Santos Padres, la Liturgia, la Catequesis, el Ecumenismo, el di?logo interreligioso, etc. Tambi?n en la b?squeda y formaci?n de buenos ministros de la Palabra y en la publicaci?n de revistas, tratados, libros, etc.
Segun sus constituciones, las hermanas del Instituto deben formarse en una gran madurez humana y cristiana. Esta preparaci?n requiere la formaci?n de personalidades equilibradas, s?lidas y libres. Por ello plantean la formaci?n intelectual de la religiosa como algo urgente frente a la nueva evangelizaci?n y a los planteamientos modernos.
Otorgan gran importancia en la formaci?n intelectual en el estudio de la filosof?a, dada la situaci?n del todo particular que exalta el subjetivismo como criterio y medida de la verdad, para poder ser verdaderas evangelizadoras de la cultura.

Vida contemplativa femenina

Dentro de la finalidad de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, de evangelizar la cultura, las religiosas dadas ?nicamente a la contemplaci?n, contribuyen con sus oraciones a la labor misional de la Iglesia; ?Los institutos de vida contemplativa tienen importancia m?xima en la conversi?n de las almas con sus oraciones, obras de penitencia y tribulaciones, porque es Dios quien, por la oraci?n, env?a m?s operarios a su mies, despierta la voluntad de los no cristianos para o?r el evangelio y fecunda en sus corazones la palabra de salvaci?n??[3]
Estas monjas consagrar?n su vida a contemplar y a vivir el misterio del Verbo Encarnado en la m?xima expresi?n de su anonadamiento que es la Cruz y que la llevar? a entregarlo todo y a entregarse totalmente, demostrando as? que no hay mayor amor del que da la vida por sus hermanos.
La vida contemplativa no significa una deserci?n ego?sta de los problemas que nos rodean sino m?s bien un ofrecimiento oculto que adem?s del aspecto de sacrificio y de expiaci?n, adquiere la dimensi?n de la acci?n de gracias al Padre, participando de la acci?n de gracias del hijo predilecto. De este modo, lejos de olvidarse de los problemas del mundo actual, la contemplativa se hace solidaria con todo hombre ofreciendo su vida de oraci?n delante de Dios dador de todo bien:
?Las monjas llevan en el coraz?n los sufrimientos y las ansias de cuantos recurren a su ayuda y de todos los hombres y mujeres?.
En la soledad y el silencio, mediante la escucha de la Palabra de Dios, el ejercicio del culto divino, la ascesis personal, la oraci?n, la mortificaci?n y la comuni?n en el amor fraterno orientan toda su vida y actividad a la contemplaci?n de Dios.
Los monasterios de la familia del Verbo Encarnado son la vanguardia de todo el Instituto y fieles guardianes de su esp?ritu, mostrando a todos la primac?a del amor a Dios y el valor de las virtudes mortificativas del silencio, penitencia, obediencia, sacrificio y amor oblativo.
Estos monasterios de vida contemplativa deben ser imanes de la gracia de Dios y pararrayos de su ira.
La vida de las religiosas contemplativas se divide en oraci?n, trabajo, estudio, lectura espiritual y vida comunitaria. Las hermanas cuentan con un d?a al mes en el que se las puede visitar en horarios establecidos, adem?s se puede participar con ellas en la Santa Misa diaria, en la Adoraci?n Eucar?stica, en el canto de las Horas de la Liturgia y dem?s oraciones que marcan el ritmo de la jornada en el monasterio

Los miembros del Instituto y su distribuci?n

Total de miembros del Instituto: 772 (Incluye profesas, novicias, postulantes y aspirantes)
Profesas de votos perpetuos: 286
Profesas temporales: 293
Novicias: 45
Postulantes: 60
Aspirantes: 88

Pa?ses donde est?n presentes: 25

1- Argentina
2- Chile
3- Per?
4- Ecuador
5- Brasil
6- USA
7- Canad?
8- Italia
9-Espa?a (Tenerife)
10- Rusia
11- Islandia
12- Holanda
13- Ucrania
14- Tayikist?n
15-Albania
16- Egipto
17- Palestina
18- Jordania
19- Papua
20-Taiw?n
21- Filipinas
22-Tunez
23- Guyana
24- Siberia
25-Kazajst?n (en agosto 2007)

Casas: 96

1- Argentina: 2 Di?cesis, 12 casas.
2- Chile: 2 Di?cesis, 2 casas.
3- Per?: 3 Di?cesis, 11 casas.
4- Ecuador: 2 Di?cesis, 6 casas.
5- Brasil: 1 Di?cesis, 5 casas.
6- USA: 4 Di?cesis, 9 casas.
7- Canad?: 1 Di?cesis, 1 casa.
8- Italia: 5 Di?cesis, 11 casas.
9- Espa?a (Tenerife): 2 Di?cesis, 3 casas
10- Rusia: 1 Di?cesis, 2 casas.
11- Islandia: 1 Di?cesis, 1 casa.
12- Holanda: 2 Di?cesis, 2 casas.
13-Ucrania: 2 Di?cesis, 4 casas.
14-Tayikist?n: Missio Sui Iuris, 1 casa.
15- Albania: 2 Di?cesis, 2 casas.
16- Egipto: 2 Di?cesis, 9 casas.
17- Palestina: 1 Di?cesis, 1 casa.
18- Jordania: 1 Di?cesis, 1 casa.
19- Papua: 1 Di?cesis, 1 casa.
20- Taiw?n: 1 Di?cesis, 4 casas.
21- Filipinas: 1 Di?cesis, 1 casa.
22-Tunes: 1 Di?cesis, 2 casas.
23- Guyana: 1 Di?cesis, 1 casa.
24- Kazajst?n: 1 Di?cesis, 1 casa (en agosto).
25- Siberia: 1 Di?cesis, 1 casa (en agosto).

LA TERCERA ORDEN SECULAR,

... "Adem?s forma parte de nuestra Familia religiosa una Tercera Orden Secular, cuyos miembros participan en el esp?ritu y misi?n del Instituto y est?n bajo la alta direcci?n de los padres del Instituto del Verbo Encarnado." (Const. 279)
Es la rama laical o asociaci?n de fieles laicos que nace con el fin de dar una respuesta a los diversos caminos espirituales y apost?licos que afectan a cada uno de los fieles laicos, tal como urgen insistentemente la Iglesia y el Papa.
As? el Instituto de vida consagrada incorpora a su familia a todos aquellos laicos que deseen asociarse mediante los distintos niveles de compromisos, para que sean como una nueva Encarnaci?n del Verbo en el ?mbito que les es propio, enriquezcan el tesoro espiritual de las distintas ramas ya fundadas, y para que todos en su medida hagan el bien y produzcan frutos de santidad.
Los niveles se estructuran de acuerdo al grado de uni?n que los miembros poseen hacia el Instituto del Verbo Encarnado. En estos niveles son:

Los laicos consagrados

Asociados en primer grado al Instituto del Verbo Encarnado, aspiran a la perfecci?n evang?lica seg?n el esp?ritu del Instituto, participando de su misi?n, oblig?ndose libremente por medio de votos privados. Son miembros privilegiados y por tanto gozan de derechos y obligaciones particulares, pues son quienes con la consagraci?n de su vida, con sus oraciones y sacrificios, acrecientan en abundancia el tesoro espiritual del Instituto.
Como laicos viven en el mundo, en todas y cada una de las ocupaciones propias de su estado. Pero est?n consagrados en exclusividad a Dios y se unen a El mediante el voto de virginidad voluntario y perpetuo.

Asociaciones de fieles y movimientos laicales

Est?n constituidos por distintos Movimientos laicales y asociaciones de fieles, cada uno con su propia organizaci?n, para que los laicos que quieran puedan asociarse en el apostolado y la misi?n, seg?n las m?ltiples opciones, posibilidades y necesidades pastorales de la Iglesia.
Trata de dar acogida a todos aquellos fieles entusiastas, que impregnados del deseo ardiente del coraz?n de Cristo, deseen asociarse y emprender diferentes actividades con el fin de inculturar el evangelio, mediante obras apost?licas y de caridad, promoviendo el culto divino y la vida cristiana, de acuerdo a la variedad de carismas, situaciones o funciones que Dios quiera suscitar en el laicado cat?lico.
Grupos que de acuerdo a sus estatutos y bajo la gu?a de asesores del Instituto del Verbo Encarnado puedan implantar en todas las culturas la impronta de la Buena Nueva que Cristo vino a traer a la tierra.

La hermandad del Verbo Encarnado

Est? constituida en forma ampl?sima por todos aquellos fieles cristianos laicos o sacerdotes seculares de todo el mundo que siendo amigos, bienhechores, simpatizantes, familiares, etc., quieren compartir el esp?ritu de esta familia religiosa, formando parte de la hermandad del Verbo Encarnado.
Son miembros vivos de la Tercera Orden Seglar, que desde todos los lugares del universo se encuentran unidos por los v?nculos de la oraci?n y la Caridad, en un mismo amor a Dios y a la Congregaci?n.
Su misi?n es manifestar al Verbo Encarnado de forma individual, en el ambiente propio de cada uno, en las propias familias, trabajos, estudios, profesiones, parroquias y en los dem?s ?mbitos seglares que est?n a su alcance.
Para mayor informaci?n
http://www.iveargentina.org/
http://www.servidoras.org/

Comentarios (0)  | Enviar
Entrevista a Luis Fernando Figari, fundador de la familia Sod?lite, publicada por Agenzia FIDES ? 28 julio 2007, en Dossier Fides


NUEVAS, PEQUE?AS Y GRANDES REALIDADES DE LA IGLESIA

ENTREVISTA A LUIS FERNANDO FIGARI, FUNDADOR DE LA FAMILIA SOD?LITE



?Podr?a explicar esta nueva realidad eclesial que se conoce como la Familia Sod?lite?

La Familia Sod?lite surge en torno al Sodalitium Christianae Vitae, instituci?n que tras un proceso de maduraci?n eclesial y de discernimiento de su forma can?nica fue aprobado por el Siervo de Dios Juan Pablo II el 8 de julio de 1997 como Sociedad de Vida Apost?lica de Derecho Pontificio. Desde sus or?genes en 1971, el Sodalitium surge en el cauce del Concilio Vaticano II. Se ve fascinado por la difusi?n conciliar del laico y su misi?n como bautizado. La inspiraci?n de la comunidad cristiana primitiva impulsa a formar comunidades de vida cristiana en el mundo en las que est?n representadas en vital armon?a los diferentes estados de vida y caracter?sticas vocacionales. La idea de la cooperaci?n entre laicos y sacerdotes, apoy?ndose mutuamente al servir a la misi?n de la Iglesia surge como un impulso para comprometerse en la renovaci?n de la vida cristiana y en la transformaci?n del mundo seg?n el Plan de Dios. En torno al Sodalitium, ya desde la d?cada de los a?os ?70, fueron surgiendo varias agrupaciones y asociaciones que aunque tienen su mismo carisma son distintas entre s?. As?, por ejemplo, el Movimiento de Vida Cristiana, que nacido en 1985 desde 1994 cuenta con el reconocimiento pontificio. Hay dos asociaciones de mujeres consagradas que se orientan a ser sociedades de vida apost?lica. Existen otras asociaciones, entidades de servicio solidario y cultural, y millares de personas que a t?tulo personal participan de la espiritualidad sod?lite y se encuentran identificadas con esta familia espiritual. Entre todas ellas la m?s extendida ?alcanza ya los cinco continentes? y tambi?n la m?s numerosa ?cuenta con decenas de millares de adherentes? es el Movimiento de Vida Cristiana. Todas estas realidades eclesiales se incluyen en la Familia Sod?lite.


No es com?n que un laico sea el fundador de un movimiento eclesial que incluye sacerdotes, religiosas y laicos consagrados.

En realidad no es tampoco tan extra?o. Pensemos en San Francisco de As?s, al fundar ?l era laico. Tambi?n podemos pensar en el laico Juan Ciudad Duarte, m?s conocido como San Juan de Dios, fundador de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, integrada por laicos y sacerdotes. Igualmente se puede recordar a Concepci?n Cabrera de Armida, fundadora de los Misioneros del Esp?ritu Santo. No han sido pocos los laicos que el Se?or ha invitado a fundar formas de vida asociada en su Iglesia. Eso se puede ver hasta nuestros d?as en Pierre Goursat, Chiara Lubic, Kiko Arg?ello, Jean Vanier y algunos otros m?s en la l?nea de los movimientos y nuevas asociaciones. Todos ellos son laicos. Pienso que se trata de un carisma, y como tal una merced gratuita que Dios da y que la persona que la recibe, respondiendo desde su libertad, se ve convertida por puro don en el fundador o impulsor de un movimiento eclesial, de una sociedad de vida apost?lica o de una congregaci?n, o de varias juntas.


?Qu? lo impuls? a fundar una sociedad de vida apost?lica, un movimiento eclesial, y dos sociedades de mujeres consagradas?

Adelantemos la respuesta: ?Dios! S?, precisamente ?l es quien suscit? un proceso de b?squeda sobre el sentido de mi propia vida y sobre la consciencia de que era urgent?simo construir una sociedad m?s justa, m?s respetuosa de la dignidad y los derechos humanos, m?s fraterna y pac?fica. Fue un proceso intenso, iluminado por la fe, que fue haci?ndose vida y me fue llevando a la convicci?n de que la clave de todo cambio est? en el ser humano. Y la ?nica fuerza que puede producir ese cambio en la persona es la fe. La gracia de Dios y el auxilio de Santa Mar?a avivan un ardor interior, un fuego vivo que a veces describo como alimentado por el ?leo del Esp?ritu Santo, que me va conduciendo a interiorizar este horizonte y volcarlo a la acci?n. As? fue naciendo la idea de asociar a otras personas para el gran sue?o de vivir la reconciliaci?n tra?da por Jes?s y de hacerse servidores de la Palabra para anunciar a todos que los espejismos y suced?neos que tanto abundan no son la soluci?n, sino que ella s?lo est? en el Se?or Jes?s. As? las circunstancias se fueron presentando como condiciones para vivir una vida cristiana y para irradiar la fe a un mundo en cambios acelerados que parec?a perder el rumbo. M?s que con unos planes claros el Sodalitium Christianae Vitae fue surgiendo y perfil?ndose bajo el soplo del Esp?ritu. Ya desde los primeros a?os, al ver los frutos, quedaba clar?sima la desproporci?n entre ellos y el pobre vaso de barro que se ve?a urgido a emprender tan grande compromiso. Precisamente as? la luz de Dios brillaba con mayor nitidez mostrando que esos frutos y cuanto ocurr?a ven?an de ?l. Desde el inicio la cercan?a y acompa?amiento de varios Sucesores de los Ap?stoles fue motivo de mayor ardor en el compromiso por adherirse a la fe, llevarla al coraz?n y plasmarla en la acci?n cooperando con la amorosa gracia que el Esp?ritu derrama en los corazones, buscando en todo responder al divino Plan. Hoy con inmensa gratitud a Dios el m?nimo Sodalitium est? sirviendo en la misi?n de la Iglesia en numerosos pa?ses.

El Movimiento nace tras una intensa experiencia espiritual tenida en Roma con ocasi?n del Jubileo de los J?venes en 1984. Percib? un impulso interior que me llevaba a la convicci?n de que para encaminar a esa familia que se empezaba a formar en torno al Sodalitium ser?a maravilloso, si as? lo ten?a Dios en su Plan, un movimiento eclesial. Tras un proceso de oraci?n y discernimiento nac?a en 1985 el Movimiento de Vida Cristiana.

Las dos fundaciones de vida consagrada femenina tuvieron que esperar, como todo, los ritmos de Dios. Pues de eso se trata, ya que la iniciativa siempre viene de ?l. El primer ensayo de vida femenina consagrada fue en 1975, pero no dio resultado. Tras sendos procesos de oraci?n y discernimiento, que duraron algunos a?os, naci? la Fraternidad Mariana de la Reconciliaci?n, aprobada arquidiocesanamente en Lima en 1991, y luego, ante nuevos signos, las Siervas del Plan de Dios, aprobadas tambi?n arquidiocesanamente en 1998. Ambas vienen creciendo en forma sostenida, lo que lleva a exclamar desde un coraz?n agradecido: ?Alabado sea Jesucristo!


En poco tiempo ha tenido una gran extensi?n por todo el mundo, sobre todo por Am?rica Latina - ?A qu? atribuye el crecimiento del Movimiento de Vida Cristiana?

Creo que hay un gran hambre de Dios que requiere ser atendido. Hoy vivimos una dolorosa crisis en la identidad de hijos de la Iglesia. El Papa Benedicto XVI hace poco en tierras de Am?rica Latina ha se?alado la existencia de un cierto debilitamiento en la pertenencia a la Iglesia. Una veintena de a?os atr?s en Per?, el Siervo de Dios Juan Pablo II hab?a advertido algo semejante, as? como lo hizo en otros lugares. Son muchos los factores socio culturales que piden una mayor coherencia en el conocimiento de la fe, en la vida de la fe, en la celebraci?n de la fe.

Al mismo tiempo la adhesi?n existencial a Jes?s, a sus ense?anzas y el amor a la Iglesia van parejos con la preocupaci?n de construir una sociedad m?s justa, fraterna y reconciliada, desde la ?nica perspectiva que la podr? hacer posible, la reconciliaci?n con Dios y con uno mismo. S?lo desde esa dimensi?n se producir? un cambio que centrado en el amor y la solidaridad lleve un dinamismo reconciliador que edifique un mundo m?s justo y pac?fico. Esa visi?n y ese compromiso forman parte de la cosmovisi?n y acci?n de los integrantes del Movimiento de Vida Cristiana.

Esa perspectiva dirigida al ser humano total est? enraizada en la vida del Movimiento, pero su crecimiento no creo que se pueda atribuir a ello, ni al m?todo pedag?gico con que se vive el itinerario de fe, ni al sentido de comuni?n y fraternidad, sino tal vez a la invitaci?n a que cada quien tome responsabilidad de la propia libertad, de acuerdo a su dignidad de persona humana. ?Quiz? por all? hay una clave? En corazones as? dispuestos la gracia amorosa que el Esp?ritu derrama encuentra una cooperaci?n efectiva. En ?ltima instancia toda bondad, todo bien viene de Dios.


Hay quienes afirman que el lenguaje de la Iglesia no llega a la juventud. Desde la experiencia Sod?lite, ?c?mo responder?a usted a esta objeci?n?

El Papa Juan Pablo II y ahora el Papa Benedicto XVI han impulsado el proceso de Nueva Evangelizaci?n. ?ste permite que las verdades de la fe de siempre sean presentadas de una manera existencial que ayude a mejor comprenderlas y a abrirse a la gracia para vivirlas d?a a d?a dando gloria a Dios. Quien llama al interior de la persona es el Se?or Jes?s y lo hace desde su misi?n y la fascinaci?n que su misterio produce. Quien realmente se encuentra con ?l experimenta la avasalladora atracci?n de la Verdad. Tal encuentro con ?l mueve tanto a la adhesi?n afectiva como a la de la verdad que su Persona revela. Y es que el Se?or Jes?s apela a la mente con la Verdad, cuya belleza despierta la emoci?n, e invita a recorrer su sendero buscando hacer el bien, ?como ?l pas? haciendo el bien?. En el encuentro sin miedos con Jes?s la raz?n se enciende y los sentimientos se avivan superando las rupturas y las tensiones que agobian a la persona pues ?l, que es el Reconciliador, ofrece al ser humano la respuesta reconciliadora a todas las rupturas, abriendo el camino de la armon?a de la raz?n y el afecto, as? como recuperando el horizonte trascendente de la existencia.

El coraz?n del mensaje de la Iglesia es el Se?or Jes?s, y ?l es ?el mismo ayer, hoy y siempre?. Es a ?l a quien buscan los j?venes, a?n si algunos se ciegan ante su luz, otros tropiezan en las tinieblas del mundo, otros se dejan fascinar por suced?neos. Pero millones de millones le abren su coraz?n. ?Nos hemos acaso olvidado de esos dos millones de j?venes en Tor Vergata? ?O acaso no percibimos la b?squeda interior de la inmensa multitud de j?venes reunidos en la ?ltima Jornada Mundial de la Juventud, en Alemania?

Hay un sentido de aventura y de b?squeda de la verdad, de ansia de infinito, de nostalgia de reconciliaci?n que est? metido en lo profundo del joven. Cuando se tocan esas fibras interiores los j?venes responden ansiando ser y vivir en autenticidad, escuchando lo hondo de su coraz?n. Se requiere intrepidez y dejar de lado el miedo. Por algo desde el Magisterio se viene repitiendo aquel ??no teng?is miedo!?, en vivo eco de Jes?s. Los j?venes que vencen el temor pueden vivir la audacia de la gran aventura del encuentro de amistad con el Se?or Jes?s. ?Y de hecho muchos lo hacen!

?Qu? papel considera que tienen los movimientos eclesiales hoy dentro de la Iglesia?

Ayer como hoy creo que es fundamental. Hist?ricamente los movimientos han sido dones del Esp?ritu Santo en la vida de la Iglesia. Por ejemplo, el Cardenal Joseph Ratzinger al analizar hist?ricamente la realidad de los movimientos se?alaba que ya en el siglo III, en el monacato, se pod?an identificar las caracter?sticas de un movimiento. Dec?a que ?sin ninguna dificultad se puede definir el monaquismo como un ?movimiento??. Estoy convencido que han habido muchas oleadas de ?movimientos? a lo largo de la historia de la Iglesia. Es una de las maneras en que el Esp?ritu vitaliza al Pueblo de Dios. Hoy aparece una nueva floraci?n de ellos. Maravilla el surgimiento de movimientos con caracter?sticas y formas tan diversas, con estilos distintos, respondiendo a diversas necesidades pero vinculados s?lidamente a la comuni?n eclesial. El gran don del Esp?ritu que se expresa en los movimientos eclesiales que nacen en el hoy de nuestra historia, en el cauce del Concilio Vaticano II, ha sido puesto espl?ndidamente de relieve por el Magisterio del Papa Juan Pablo II y del Papa Benedicto XVI. Esas oleadas de expresiones asociativas eclesiales que llamamos movimientos son respuestas del Esp?ritu Santo ante los desaf?os y nuevas situaciones con las cuales se va encontrando la Iglesia en su historia. Hoy, especialmente vinculados a la Sede de Pedro y al mismo tiempo en comuni?n con los obispos locales, los movimientos eclesiales van enriqueciendo la realidad del Pueblo de Dios con los carismas que reciben del Esp?ritu Santo. Se habla mucho de la vitalidad de los movimientos y surge el asombro por el impulso espiritual y la radicalidad evang?lica que aportan a las Iglesias particulares. Ello constituye un don para la misi?n apost?lica y una responsabilidad para los integrantes de los movimientos eclesiales de responder al impulso recibido del Esp?ritu y expresar la fidelidad a la fe de la Iglesia, buscando siempre vivir con coherencia cristiana la vida diaria.


Cu?les son los nuevos desaf?os que aparecen ante la juventud al comenzar el siglo XXI?

Hay numerosas crisis que debilitan la fe, especialmente de aquellos que menos formados est?n en ella. El secularismo, el racionalismo, el agnosticismo funcional, el hedonismo, la desconfianza epistemol?gica, la desvalorizaci?n del intelecto, reduccionismos de todo tipo y otras tendencias e ideolog?as ampliamente difundidas hoy son como un humus negativo cultural en el que la persona se debate sin dejar de aspirar a superar esas trampas para ser aquello que desde su interior aspira a ser. Hay una dimisi?n generalizada de lo humano, de la dignidad de la persona. Este clima adverso podr?a sintetizarse en tres crisis: del pensamiento, de los deseos y de la acci?n. La juventud, en general, las sufre muy fuertemente por ser m?s proclive a caer en el subjetivismo, fomentado por los medios. Por ello el anuncio de la fe debe ser integral y responder a esas tres ?reas cr?ticas.

Frente a toda la problematicidad en torno a la verdad y el subjetivismo, es necesario anunciar con claridad a Aquel que es ?la Verdad?, ayudando a que el conocimiento de Jes?s vaya parejo con sus ense?anzas, la fe que custodia la Iglesia. Ante una confusi?n entre ?me gusta? por tanto es bueno, ?no me gusta? por tanto es malo, ante la crisis de valores y de deseos, ofrecer el Camino del Se?or, de Aquel que pas? haciendo el bien y que asume situaciones duras y que producen sufrimiento por causa de valores aut?nticos y mayores. Hay que ayudar al joven a que comprenda que sus deseos no son la norma, que en ocasiones de hecho desea cosas que son malas. Cuando el Papa Juan Pablo II hablaba del ?pecado como un acto suicida?, implicaba que hay deseos que son mortales. Se trata de presentar el sentido y la importancia del bien en el camino a la felicidad. Hay el peligro de actuar mal, ante el cual es importante presentar el valor del recto actuar. La prudencia y la caridad no son ajenas a un recto ejercicio de la acci?n. Incluso en este mundo en r?pido cambio se puede hablar de una espiritualidad de la acci?n que se exprese en la caridad que es la fuerza capaz de cambiar al hombre y al mundo. No es por nada que se dice que ?s?lo los santos cambiar?n el mundo?. Y hay que recordar que todo bautizado est? llamado a ser santo.


?Cu?l es la respuesta que da el Movimiento de Vida Cristiana frente a los nuevos problemas que se plantean en la sociedad y en la Iglesia?

En verdad contestar a eso llevar?a mucho tiempo. Pero algo se puede decir. Ante todo la convicci?n de que sin Dios ni el hombre ni la sociedad pueden alcanzar sus metas. La respuesta del Movimiento nace de la fe y de la adhesi?n, afectiva y efectiva a la Iglesia. Hoy que tantas cosas son puestas en cuesti?n se tiene la firme convicci?n de que la fe y la activa vida eclesial constituyen la clave para la realizaci?n de la persona humana y para hallar respuestas a las dificultades que se presentan en la vida econ?mica, social, cultural.

Abundan los diagn?sticos sobre la situaci?n. ?Hay cat?logos de distintos diagn?sticos! Lo que no se puede negar es que se est? viviendo en un tiempo en el que impera la cultura de muerte, la dimisi?n de lo humano. Nosotros mismos hemos impulsado reflexiones sobre los desaf?os y soluciones posibles. En marzo de este a?o se realiz? un importante Congreso-Seminario con destacados participantes de diversos pa?ses de Am?rica Latina. El resultado fue de la mayor importancia y serenidad. Se constat? que hay problemas de siempre que deben ser atendidos, y que hay nuevos problemas que igualmente requieren atenci?n. Esto es un hecho, como lo es que la ra?z de todos ellos es la ruptura con Dios, consigo mismo, con los dem?s, con el cosmos introducida por el pecado original y acrecentada por los pecados personales. ?El problema fundamental es espiritual! Los dem?s problemas reales, y que deben ser atendidos, son secuelas de esa problem?tica espiritual. La historia lo prueba fehacientemente. Los fracasos de tantos programas, ideolog?as, gobiernos jalonan tr?gicamente la historia. Son muchos los que por las urgencias descuidan lo esencial y necesario. Es fundamental ir a lo esencial. A partir de esa perspectiva se puede ir ensayando respuestas a los dem?s problemas. Es como tener una br?jula. Con ella se marcan las coordenadas b?sicas y se puede establecer una ruta. Sin ella se dan vueltas en c?rculo. Hoy parece que se dan demasiadas vueltas en c?rculo.

A poco m?s de tres a?os de la fundaci?n del Movimiento, el Papa Juan Pablo II plante? un camino sumamente sugerente: ?Hambre de Dios, s?! pero ?hambre de pan, no! ?Veo que aqu? hay hambre de Dios, hambre que constituye una verdadera riqueza, la riqueza de los pobres que no se debe perder con ning?n programa?. Y a?ad?a: ?Hay aqu? hambre de pan. Por eso el Se?or nos ha ense?ado a rezar: ?El pan nuestro de cada d?a d?nosle hoy?. Hay que hacer todo lo posible para llevar ese pan de cada d?a a los hambrientos?. Son las coordenadas que hablan de un programa integral que va al encuentro de las necesidades del ser humano concreto. ?De eso se trata! El Papa Benedicto en su primer viaje a Am?rica Latina se ha movido dentro de esas coordenadas orientando al Pueblo de Dios de esas tierras ante los problemas que se plantean en la Iglesia y en la sociedad. ?El motivo principal de mi viaje tiene un alcance latinoamericano y un car?cter esencialmente religioso?, dijo desde el principio. Sus ense?anzas son extensas y de sabia prudencia. No se puede intentar resumirlas en una entrevista, pero no deja de llamar la atenci?n su reiterada invitaci?n a implementar una intensa evangelizaci?n que emplee el Catecismo de la Iglesia, y el recurso en la caridad social a la Ense?anza social de la Iglesia. En esa l?nea el Movimiento de Vida Cristiana ha venido desarrollando sus actividades, buscando atender activamente al hambre de Dios, as? como solidaria y fraternamente al hambre de pan, hambre de salud, hambre de techo, hambre de vestido, hambre de convivencia social reconciliada, de estructuras que respondan a la dignidad y derechos del ser humano seg?n el divino Plan. Siendo lo fundamental la evangelizaci?n propiamente tal, el anuncio del Se?or Jes?s y su Reino, ante la descristianizaci?n creciente de nuestros tiempos, tampoco se debe dejar de recordar que el seguimiento de Cristo tiene consecuencias en la vida social que deben ser implementadas.

Publicado por verdenaranja @ 23:48  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Informaci?n sacada del "Dossier Fides" de Agenzia FIDES ? 28 julio 2007


NUEVAS, PEQUE?AS Y GRANDES REALIDADES DE LA IGLESIA

FAMILIA SOD?LITE


?Artesanos de reconciliaci?n en el mundo actual?
S.S. Juan Pablo II a los miembros de la Familia Sod?lite


?QU? ES LA FAMILIA SOD?LITE?

La Familia Sod?lite es el conjunto de personas, instituciones y obras que se adhieren a la espiritualidad del Sodalitium Christianae Vitae, conocida como la espiritualidad sod?lite.
En la tradici?n de la Iglesia de constituir familias espirituales nacidas de un carisma espec?fico, de una base com?n, la espiritualidad sod?lite es para este tiempo una realidad eclesial nueva.
La Familia Sod?lite alcanza a muchos millares de personas, que identificadas con la espiritualidad sod?lite buscan vivir sus existencias como hijos de la Iglesia, recorriendo el camino de amorizaci?n por la piedad filial a Mar?a, aspirando a vivir la santidad y dar gloria a Dios con su vida cotidiana y acci?n.
Junto a la vida interior, y a las relaciones solidarias y fraternas, los integrantes de la Familia Sod?lite, seg?n su estado de vida, buscan un mundo mejor, m?s justo, fraterno y reconciliado, por lo que se encuentran comprometidos con el desarrollo integral del ser humano.
En comuni?n con el Magisterio de la Iglesia, llaman a este objetivo la construcci?n de la Civilizaci?n del Amor.

HUELLAS DE UN PEREGRINAR

El surgimiento de la Familia Sod?lite est? estrechamente ligado a la historia del Sodalitium Christianae Vitae, la que se inscribe dentro de la historia de las fundaciones religiosas de la Iglesia, en este caso la Iglesia del siglo XX. Hacia mediados de 1969 empieza a brotar en Luis Fernando Figari un proceso de b?squeda de respuestas a preguntas esenciales de la existencia. Descubre c?mo detr?s de la gran tem?tica del hombre, detr?s de la problem?tica de la vida social, se encuentra la tem?tica religiosa. As? se fue configurando, con la gracia de Dios y el auxilio de Santa Mar?a, una respuesta.
El Sodalitium Christianae Vitae surge en Lima (Per?) el 8 de diciembre de 1971, Solemnidad de la Inmaculada Concepci?n de Mar?a, como ?un intento de ensayar la verdad?. Bajo el esp?ritu del Concilio Vaticano II, en especial de la Apostolicam Actuositatem, un grupo de j?venes va avanzando en su caminar nutrido del encuentro con Jes?s, el amor a la Inmaculada y a la Iglesia, configur?ndose el denominado grupo fundacional.
Las conferencias de Medell?n, Puebla y posteriormente Santo Domingo, junto al Magisterio Pontificio significaron tambi?n, como ahora, una fuente de aliento y ense?anza, resultando fundamental desde los inicios la Evangelii nuntiandi del Papa Pablo VI.
Tras una experiencia inicial de mujeres que quer?an vivir un aut?ntico compromiso cristiano, Luis Fernando fund?, en 1975, el AMI (Asociaci?n de Mar?a Inmaculada) como asociaci?n de fieles femenina. A?os despu?s, en 1991, surgir?an de esta asociaci?n las primeras integrantes de la Fraternidad Mariana de la Reconciliaci?n, tambi?n fundada por Luis Fernando.
La primera forma asocia?ti??va can?nica del Sodalicio ser?a aprobada en 1977 por el Cardenal Juan Land?zuri Ri?cketts, Arzobispo de Lima y Primado del Per?. Junto a ?l, otros Obispos fueron acompa?ando el caminar del Sodalitium desde sus or?genes.
El Movimiento de Vida Cristiana nace en el a?o 1985 en la ciudad de Lima, Per?. Para entonces se hab?an constituido diversos proyectos, grupos e iniciativas, por lo cual Luis Fernando concibe la idea de reunirlas en un movimiento eclesial, que ver?a su reconocimiento de la Santa Sede como Asociaci?n Internacional de Fieles en 1994.
En 1995 Luis Fernando funda la Hermandad de Nuestra Se?ora de la Reconciliaci?n, en la que sus integrantes buscan honrar a la Madre y dejarse conducir por ella en la advocaci?n de Mar?a de la Reconciliaci?n, la Inmaculada Dolorosa.
Tras ser nombrado Arzobispo de Lima, el Cardenal Augusto Vargas Alzamora erige al Sodalicio como Sociedad de Vida Apost?lica de Derecho Diocesano el 22 de febrero de 1994, fiesta de la C?tedra de San Pedro.
Posteriormente, el Papa Juan Pablo II aprueba al Sodalicio el 8 de julio de 1997, como Sociedad de Vida Apost?lica de Derecho Pontificio.
En 1998, tras un proceso de discernimiento y de oraci?n, fun?d? las Siervas del Plan de Dios, consagradas a Dios al servicio de la evangelizaci?n y de la solidaridad con los desvalidos, los pobres, los necesitados espiritual y materialmente.
Cumplidos m?s de treinta a?os de este peregrinar, numerosas iniciativas han florecido en los campos de la evangelizaci?n de los j?venes, la familia, la cultura, la defensa de la dignidad y la vida del ser humano, as? como en el servicio solidario, buscando construir una sociedad m?s justa, fraterna y reconciliada.
La participaci?n en la Familia Sod?lite se realiza siempre a nivel personal. Pertenecen a ella todos aquellos hijos de la Iglesia, de cualquier edad, que buscan vivir la espiritualidad sod?lite como camino para seguir al Se?or Jes?s, y se sienten vinculados por lazos de caridad e identidad con la familia espiritual.

Entre ellos, se encuentran quienes forman parte de alguna de las instituciones u obras que conforman la Familia Sod?lite. En este sentido pertenecen a la familia espiritual los integrantes de las seis fundaciones asociativas que movido por la gracia de Dios ha ido fundando Luis Fernando Figari a lo largo de los a?os:

? El Sodalitium Christianae Vitae.
? El Movimiento de Vida Cristiana.
? La Fraternidad Mariana de la Reconciliaci?n.
? Las Siervas del Plan de Dios.
? La Hermandad de Nuestra Se?ora de la Reconciliaci?n.
? La Asociaci?n de Mar?a Inmaculada.


EL SODALITIUM CHRISTIANAE VITAE

El Sodalicio de Vida Cristiana es una Sociedad de Vida Apost?lica, aprobada por el Papa Juan Pablo II en julio de 1997. En la actualidad se encuentra en diversos pa?ses de Am?rica y Europa. Sus integrantes se consagran plenamente al apostolado, en especial con la juventud, en numerosas obras solidarias con los pobres y en obras de evangelizaci?n de la cultura y las familias.
Los sod?lites reconocen en sus vidas la vocaci?n a seguir el Plan de Dios, a llevar una vida que d?a a d?a se encamine m?s a la santidad, aspirando a conformarse con el Se?or Jes?s, por el amor filial a la Virgen Mar?a, y procurando estar plenamente disponibles para el anuncio del Evangelio en las realidades humanas.
El apostolado del Sodalicio es universal, ya que los sod?lites se sienten impulsados a anunciar al Se?or Jes?s y su don reconciliador a todos los seres humanos. La espiritualidad sod?lite est? orientada a dar gloria a Dios con la vida, la acci?n y el apostolado.
Los sod?lites, laicos o cl?rigos, llevan vida fraterna en com?n. Cada miembro, seg?n su propia condici?n, coopera en la edificaci?n del Pueblo de Dios, dando testimonio de Cristo con la propia existencia y aspirando a la perfecci?n en la caridad, buscando la santidad en la vida cotidiana.
Tienen un v?nculo especial con el Sodalitium los llamados Adherentes, quienes habiendo sido llamados a constituir un hogar mediante el matrimonio, est?n cercanamente unidos al estilo, espiritualidad y apostolado del SCV.
Asimismo, tienen una relaci?n de especial cercan?a los sacerdotes Afiliados, quienes sin perder las caracter?sticas propias del sacerdocio diocesano, comparten la espiritualidad sod?lite y la viven en las circunstancias cotidianas de su vida.

EL MOVIMIENTO DE VIDA CRISTIANA

El Movimiento de Vida Cristiana (MVC) es un movimiento eclesial con una espiritualidad y un estilo propios dentro de la comuni?n de la Iglesia. Constituye un espacio comunitario de encuentro con el Se?or Jes?s, en el que se busca experimentar una aut?ntica y comprometida vida cristiana. Como porci?n de la comunidad eclesial, se inserta activamente en la misi?n de la Iglesia.
La fundaci?n del Movimiento de Vida Cristiana tuvo lugar en 1985, con la idea de reunir en un movimiento eclesial a diversas personas e iniciativas apost?licas que participaban de la espiritualidad sod?lite. En 1994, el MVC fue reconocido por la Santa Sede como Asociaci?n Internacional de Fieles de Derecho Pontificio.
El Movimiento est? conformado por hombres y mujeres, de diversos estados de vida, que se vinculan en una misi?n apost?lica com?n. Entre las asociaciones que pertenecen al MVC est?n: Silo?, Familia de Nazaret, Betania, Ema?s, Sime?n y Ana, Agrupaciones Marianas, Coordinadora Universitaria, Solidaridad en Mar?cha y otras.

En lo central de la experiencia de fe de los emevecistas se sit?a el anhelo por vivir la santidad, el ardoroso compromiso por el apostolado y la entrega generosa y fraterna en el servicio. Estas tres dimensiones expresan la identidad y la proyecci?n del MVC.
http://www.m-v-c.org/

LA FRATERNIDAD MARIANA DE LA RECONCILIACI?N

La Fraternidad Mariana de la Reconciliaci?n (FMR) es una asociaci?n religiosa femenina cuyas integrantes profesan la plena disponibilidad apost?lica, consagrando sus vidas al anuncio de la Buena Nueva en todo el mundo. Luego de la fundaci?n del Sodalitium, y tras un proceso de oraci?n y discernimiento, Luis Fernando Figari percibi? que el Esp?ritu Santo lo invitaba a fundar una comunidad de mujeres consagradas plenamente al apostolado.
As?, el 25 de de marzo de 1991, en la Solemnidad de la Anunciaci?n?Encarnaci?n del Se?or, fue fundada la Fraternidad Mariana de la Reconciliaci?n. Hoy hay comunidades fraternas en Per?, Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos e Italia.
Las principales tareas a las que se dedica esta asociaci?n religiosa son la evangelizaci?n de la juventud, de la cultura y la solidaridad con los pobres, as? como la promoci?n de la vida y dignidad del ser humano y la promoci?n de la familia.
Sus integrantes aspiran a vivir su vocaci?n de caminar a la santidad y cooperar activamente con las inspiraciones del Esp?ritu Santo, viviendo en fraterna comunidad y entreg?ndose al apostolado.
La Fraternidad comparte con el Sodalicio de Vida Cristiana una espiritualidad semejante, y forma parte de la Familia Sod?lite. Las integrantes de la Fraternidad quieren compartir las inquietudes y esperanzas de sus hermanos y hermanas en el mundo, y dar un testimonio efectivo de que el amor es posible, de que es real, por obra de Aquel que es todo Amor y que nos ha tra?do la reconciliaci?n.
http://www.fraternas.org/

ASOCIACI?N DE MAR?A INMACULADA

La Asociaci?n de Mar?a Inmaculada, fundada el 13 de mayo de 1975, ofrece un espacio de discernimiento para que las nuevas integrantes de esta asociaci?n femenina puedan discernir y descubrir si Dios las llama a la plena disponibilidad apost?lica o a la vida matrimonial.
Para quienes descubren su vocaci?n al matrimonio el AMI se constituye en un ?mbito de vida cristiana y de apostolado. As?, pues, un alto n?mero de las integrantes de la Asociaci?n de Mar?a Inmaculada son esposas y madres de familia.
Las amis tie?nen diversas acti?vidades fraternales de formaci?n en la fe, de ce?le?braci?n de la fe y de apostolado.
http://www.mariainmaculada.org/

SIERVAS DEL PLAN DE DIOS

En 1998 Luis Fernando Figari fund? una nueva asociaci?n religiosa, las Siervas del Plan de Dios, conformada por mujeres consagradas a Dios al servicio de la evangelizaci?n y de la solidaridad con los desvalidos, los pobres, los necesitados espiritual y materialmente.
Las integrantes de las Siervas del Plan de Dios llevan un h?bito que las identifica, aspirando a que en todo momento den testimonio en su vida, su servicio apost?lico y su acci?n caritativa de su adhesi?n a la fe de la Santa Iglesia y a su misi?n evangelizadora.
El apostolado es una dimensi?n caracter?stica de la vida de las Siervas del Plan de Dios. Ven de manera especial una inspiraci?n en Santa Mar?a al ir a servir a su pariente Isabel. La Madre, portadora de la Palabra en su seno virginal, lleva la Buena Nueva a Isabel y al mismo tiempo se pone solidariamente a su servicio para ayudarla en momentos de necesidad.
Dios en su misericordia ha suscitado numerosas vocaciones para las Siervas del Plan de Dios en diversos pa?ses del continente americano. Esta dimensi?n internacional apunta a que el servicio que est?n invitadas a realizar las Siervas se proyecte en dimensi?n americana e internacional.
http://www.siervasdelplandedios.org/


HERMANDAD DE NUESTRA SE?ORA DE LA RECONCILIACI?N

La Hermandad de Nuestra Se?ora de la Reconciliaci?n es una Asociaci?n de Fieles, establecida en la Arquidi?cesis de Lima.
Sus miembros se re?nen para honrar a Santa Mar?a, Madre de Dios y Madre nuestra, en su advocaci?n de Nuestra Se?ora de la Reconciliaci?n, la Inmaculada Dolorosa. Por medio de esto, buscan crecer en la vida cristiana por el camino del amor filial a Mar?a.

La Hermandad inici? su caminar en el a?o 1990, en la Parroquia Nuestra Se?ora de la Reconciliaci?n, en la capital peruana, y fue aprobada por el Cardenal Augusto Vargas Alzamora, entonces Arzobispo de Lima, el 15 de agosto de 1995.
El distintivo de los miembros de la Hermandad es el h?bito de color azul marino y el detente con la imagen de Nuestra Se?ora de la Reconciliaci?n.
http://www.hermandadnsr.org/

PRESENCIA DE LA FAMILIA SOD?LITE

La Familia Sod?lite se encuentra presente en diversos pa?ses de los cinco continentes.
Las obras que sus miembros promueven constituyen espacios propicios para que muchos millares de personas vivan la vida cristiana.
Estamos presentes en las siguientes naciones: Filipinas, Australia, Canad?, USA, M?xico, Cuba, Nicaragua, Costa Rica, Venezuela, Colombia, Ecuador, Per?, Brasil, Bolivia, Paraguay, Chile, Argentina, Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Espa?a, Angola.

Para mayores informaciones: http://www.familiasodalite.org

Publicado por verdenaranja @ 23:38
Comentarios (0)  | Enviar
ENTREVISTA A Patti Gallagher Mansfield



Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - La Agencia Fides ha dirigido algunas preguntas a la señora Patti Gallagher Mansfield, que hace 40 años, junto a un grupo de colegas estudiantes universitarios, participaron en una retiro espiritual que marcó el inicio del movimiento mundial posteriormente denominado Renovación Carismática y al cual hacen hoy referencia 119 millones de católicos en 235 países de todo el mundo.

¿Nos podría contar los inicios de la Renovación Carismática católica?

Hace cuarenta años, del 17 al 19 de febrero de 1967, participamos en un retiro durante un fin de semana con 25 estudiantes de la Duquesne University de Pittsburgh, Pennsylvania, que tenía como tema los Hechos de los Apóstoles. Antes de iniciar cada sesión invocábamos al Espíritu Santo con el antiguo himno Veni Creator Spiritus. Durante el retiro surgió una pregunta: ¿por qué nosotros los católicos no teníamos la experiencia del Espíritu Santo de la misma manera en que la vivieron los apóstoles en Pentecostés? Se nos dijo que si bien habíamos recibido los sacramentos de la iniciación cristiana de niños era importante que de adultos ratificáramos la gracia de esos sacramentos y abandonáramos de manera incondicional nuestras vidas en Dios.
El sábado 18 de febrero un joven, David Mangan, propuso renovar al final del retiro el sacramento de la confirmación con una ceremonia, de la misma manera como cada año renovamos las promesas bautismales en la vigilia de Pascua. David y yo estábamos de acuerdo que aunque ningún otro hubiera querido renovar la propia confirmación nosotros lo habríamos hecho. Antes de que terminara el día tanto David como yo sentimos el impulso de ir a la capilla, cada uno de manera independiente del otro, y allí encontramos al Espíritu Santo de manera palpable.
Mientras me arrodillaba delante de Jesús en el Santísimo Sacramento literalmente temblaba ante la sensación de su majestad y santidad. Superado el miedo pronuncie una oración de completo abandono a él. Inmediatamente después me descubrí postrada e inundada del amor de Dios. David había estado en la misma capilla algunas horas antes y había tenido una experiencia idéntica. Casi la mitad de los estudiantes fueron a la capilla durante esa noche y encontraron al Espíritu Santo entre fervorosas oraciones, alabanzas, alegría, lagrimas y maravilla.
Entonces no me podía imaginar que un retiro, hoy conocido como el “Duquesne Weekend” sería el inicio de un movimiento a nivel mundial en la Iglesia Católica que posteriormente sería llamado Renovación Carismática. Se calcula que actualmente son unos 119 millones de católicos presentes en 235 países en todo el mundo los que han recibido la efusión del Espíritu Santo en el Espíritu Santo y que participan de alguna manera de la Renovación Carismática en la Iglesia.

¿Qué cosa te ha impulsado a buscar vivir en profundidad la experiencia del Espíritu Santo?

Como adolescente tenía el deseo de aprender más sobre mi fe y esto me llevó a frecuentar una universidad católica. Rápidamente me di cuenta que el estudio de la teología no era suficiente. Tenía hambre y sed no simplemente de conocer las cosas de Dios sino de conocer a Dios mismo. Comencé a asistir diariamente a Misa y a participar en un grupo de estudio sobre la Escritura en la Universidad de Duquesne. Fue ese grupo el que programo el retiro que se manifestó tan importante en mi vida personal y en la vida de la Iglesia.


¿Han habido otras personas que han vivido la misma experiencia? ¿También ellas han experimentado el mismo impulso que has sentido tú?

Algunos meses antes del “Duquesne Weekend”, dos de nuestros profesores habían comenzado a rezar pidiendo una experiencia más profunda del Espíritu Santo en su vida. Cotidianamente invocaban al Espíritu con el himno de la secuencia de Pentecostés. Durante esos meses de oración intensa algunos amigos les habían enviado dos libros: The Cross and the Switchblade (La Cruz y el puñal) de David Wilkerson y They Speak with Other Tongues (Ellos hablan en otras lenguas) de John Sherrill. Ambos libros describen la experiencia de recibir la efusión del Espíritu Santo. En enero de 1967 estos profesores frecuentaban un pequeño grupo de oración local compuesto por protestantes de distintas denominaciones que habían sido bautizados en el Espíritu Santo. En ese contexto recibieron el bautismo en el Espíritu Santo e inmediatamente sintieron los efectos de aquella gracia: un nuevo amor por Dios y por el próximo, una oración de pedido y de alabanza más profunda, una compresión inspirada de la Escritura, celo apostólico y acogida de los dones carismáticos. Ellos no contaron su experiencia a los otros miembros del grupo de estudio sobre la Escritura sino que llamaron la atención del grupo sobre la Persona y la obra del Espíritu Santo. Sólo la mitad de las 25 personas que habían participado en el “Duquesne Weekend” fueron bautizadas en el Espíritu. En mi libro As By A New Pentecost (Como un nuevo Pentecostés, Ediciones SERECA) he publicado el testimonio de doce personas que participaron en ese retiro.


A partir de ese momento, ¿cómo se ha desarrollado todo? ¿Qué cosa sucedió?

Puedo dar testimonio personalmente del modo como la noticia del bautismo en el Espíritu se difundió durante los primeros días de la Renovación, mucho tiempo antes de que llegara Internet y el correo electrónico. Uno de los testimonios de la difusión del Espíritu en Duquesne escribió a sus amigos usando copias en papel carbón (¡imagínense!) diciendo simplemente: “tengo una noticia demasiado hermosa para guardarla para mi”. Otro anunció: “no tengo necesidad de creer en Pentecostés, ¡yo lo he vivido!”.
Nació una red de amistades entre las personas de la Duquesne University, de la Michiagan State University y de la University of Notre Dame. Todos eran parte del movimiento de Cursillos o de otras realidades apostólicas juveniles. Pocas semanas después del “Duquesne Weekend”, Ralph Martin y Steve Clark visitaron la Universidad de Duquesne y participaron en una oración para recibir el bautismo en el Espíritu. No los conocía personalmente pero escribí en mi diario estas palabras: “¡Señor cuando te hagas presente en ellos, te harás presente en los Estados Unidos y después en el Mundo!” Estas palabras se demostraron proféticas desde el momento en que esos dos jóvenes, junto con otros como el Dr. Kevin Ranaghan y su mujer Dorothy, utilizaron sus dones para crear los primeros grupos de líderes, organizaciones, conferencias, comunidades y publicaciones carismáticas católicas. “Life in the Spirit Seminar” (La vida en el seminario del Espíritu) fue creada en los primeros años de la Renovación y todavía existe hoy en distintas formas en el mundo. Se trata de un breve curso que contiene el mensaje fundamental del Evangelio y prepara a las personas al bautismo en el Espíritu.
A partir de 1967, la Renovación Carismática (o Movimiento Pentecostal en la Iglesia Católica, como era llamado en los primeros años) se difunde en los campus de las universidades, en las capellanías, en los conventos y parroquias. Se iba propagando la buena noticia que gracias a una simple oración de fe, renovando el bautismo y la confirmación, católicos normales estaban comenzando a vivir una intensa vida en el Espíritu.


¿Se podría decir que vosotros sois los fundadores del Movimiento?

No, los que hemos participado en el Duquesne Weekend no somos fundadores en el sentido usual del término. Somos en primer lugar testigos de la intervención soberana de Dios. Aquellos que siguieron después de nosotros y han desarrollado programas para ayudar a difundir la noticia de la gracia de este “nuevo Pentecostés” han tenido un rol fundante pero ninguno de ellos reivindicaría el rol de fundador. En ese sentido somos distintos a otros movimientos eclesiales. La Renovación Carismática está mucho menos estructurada respecto a otros movimientos. Sustancialmente se basa en la gracia de recibir la efusión del Espíritu y la efusión de los dones carismáticos. Sin embargo siguiendo esa gracia fundamental se expresa de manera distinta en cada ocasión particular.


En tan sólo 40 años, el Movimiento se ha difundido por todo el mundo. ¿Cómo es esto posible?

El Papa Juan XXIII invitaba a la Iglesia entera a la oración: “Renovad hoy vuestros prodigios, como por una nueva Pentecostés”. El Concilio Vaticano II abrió de par en par las ventanas de la Iglesia a un viento nuevo del Espíritu Santo. La Renovación Carismática nació como respuesta a la oración de la Iglesia y a las necesidades de nuestro tiempo. Cuando se le preguntó a Pablo VI cuál era la más grande necesidad de la Iglesia de nuestro tiempo, respondió: “Es necesario decirlo, casi con temblor y en espíritu de oración, ya que, como bien sabéis, éste es el misterio de la vida de la Iglesia: el Espíritu, el Espíritu Santo… la Iglesia necesita de una nueva Pentecostés permanente, necesita tener fuego en el corazón, palabras en los labios, profecía en la mirada…” E Papa Juan Pablo II quería hacer a cada uno “dócil al Espíritu Santo”. Quién podría olvidar el modo en el que gritó, en la vigilia de Pentecostés de 1998: “¡Abríos con docilidad al Espíritu Santo! Aceptad con gratitud y obediencia los carismas que el Espíritu no deja jamás de conceder”. También nuestro Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, ha acogido y alentado a la Renovación Carismática.
El movimiento se ha difundido tan rápidamente porque el Señor quiere mandar delante su Espíritu y renovar la faz de la tierra. Él ve el mundo cada vez más secularizado, así como los grandes desafíos que debemos afrontar en la Iglesia. Él sabe que los laicos comunes necesitan de instrumentos justos para poder vivir el Evangelio en medio de situaciones hostiles. Para poder responder a la llamada universal a la santidad debemos acoger al Espíritu Santo y sus dones santificantes. Para hacer que el Pueblo de Dios esté en grade de tomar nuestro puesto en la misión evangelizadora de la Iglesia, necesitamos del Espíritu Santo y de sus dones carismáticos.
Una persona puede ser bautizada en el Espíritu Santo y experimentar los dones carismáticos (Cf. 1Cor 12,14) sin tomar parte en ninguna estructura específica al interior de la Renovación Carismática. Por esta razón, la gracia del bautismo en el Espíritu ha actuado libremente y rápidamente en todo el mundo.


¿Son momentáneos aquella experiencia y aquella fuerza que haz vivido, o están siempre vivas en ti?

La gracia de haber recibido el bautismo en el Espíritu ha seguido siendo real en el curso de estos cuarenta años. Obviamente, la vida espiritual debe alimentarse con la oración cotidiana, con la lectura de la Sagrada Escritura, con la participación en la vida sacramental de la Iglesia, creciendo en la virtud y en los frutos del Espíritu, muriendo a uno mismo, viviendo para Dios y para los demás. Ha habido tiempos de prueba, aridez y desilusión, como para cualquier persona. Por ejemplo, en el año 2005 perdimos nuestra casa; el huracán Katrina se llevó nuestras oficinas y la casa de retiros, como pasó con muchos residentes en la costa del Golfo de los Estados Unidos. Sin embargo, en medio de estos sufrimientos, el Espíritu Santo ha sido nuestro consuelo y nuestro auxilio. Experimentamos la estupefaciente Providencia del Señor y la comunión espiritual con los hermanos y hermanas en todo el mundo, que rezaron por nosotros y nos enviaron su ayuda. Esforzarse por cumplir con la voluntad del Padre, amar a Jesús y seguirlo, experimentar el poder del Espíritu Santo, fueron una aventura maravillosa. Me sobrepasó un sentimiento de gratitud por el don del amor de Dios. Todo es gracia.


¿Puedes explicarnos brevemente qué hay en el corazón de la Renovación Carismática?

¡El bautismo en el Espíritu Santo! La síntesis del bautismo en el Espíritu se encuentra en Rm 5,5: “… el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado”. Millones de personas conocen hoy al Padre como ‘Abbà’, un padre dulce y cercano. “Jesús es el Señor” no es solamente una frase de la Biblia. Es la vida, ¡una vida siempre más abundante! Conocer a Jesús como Salvador viviente, Maestro, Amigo, Aquel que nos ama, el SEÑOR –todo esto se realiza gracias al bautismo en el Espíritu. El Espíritu Santo no es más la persona olvidada de la Trinidad, sino Aquel a quien invocamos, con un continuo “¡Ven, Espíritu Santo!”, sobre cada aspecto de nuestra vida y nuestro trabajo.
Se puede comprender el bautismo en el Espíritu como una efusión de la gracia del bautismo y de la confirmación que se realiza cuando la persona acepta voluntariamente la señoría de Jesús sobre su vida y permite al Espíritu Santo actuar “como en una nueva Pentecostés”. Se puede también comprender el bautismo en el Espíritu como una nueva venida del Espíritu Santo para poder salir al encuentro de un nuevo momento en la propia vida espiritual. El Papa Juan Pablo II, en una de sus enseñanzas sobre la Santísima Virgen, en Pentecostés, dijo que María no estaba presente en la sala del Cenáculo solamente como maestra y modelo: tenía también Ella necesidad de una nueva venida del Espíritu Santo para salir el encuentro de su nueva misión de maternidad espiritual, cuyo encargo escuchó de los labios mismos de Jesús en la Cruz. La apertura a los dones carismáticos, como la oración en lenguas, la profecía, la curación, tiene también habitualmente parte en ello.
Esta gracia de recibir la efusión del Espíritu Santo es nuestra porque la pedimos. Jesús dijo en Lucas 11,9-13: “Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama, le abrirán. […] Si, pues, vosotros, aun siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!”. Nosotros, en la Renovación Carismática, creemos que el Señor quiere que todos los creyentes reciban la efusión del Espíritu con la experiencia de los dones carismáticos. No es necesario participar en nuestro movimiento para recibir esta gracia.
Cuando el Papa Benedicto XVI reunió a los miembros de todas las nuevas comunidades y movimientos eclesiales para la vigila de Pentecostés del 2006, nos guió hacia una renovación de la confirmación. Pensaba en cuán bello era ver que aquel mismo impulso que había visto nacer a la Renovación Carismática en la Iglesia estaba operando en Plaza San Pedro. ¡Ojalá todos los católicos pudieran renovar su confirmación y abrirse con docilidad al Espíritu Santo y a sus dones carismáticos!

¿Qué otras características tiene la Renovación Carismática como movimiento?

Una relación personal con Jesús como Señor y Salvador, el amor por la Escritura, una intensa vida de oración alimentada por los sacramentos de la Iglesia, el celo apostólico, la atención a los pobres y necesitados, la alegría, la alabanza, el uso de una gran variedad de dones carismáticos para evangelizar y una fe nutrida de esperanza. El Espíritu Santo hace nuevas todas las cosas: para los sacerdotes, los religiosos y las religiosas esto significa con frecuencia un nuevo fervor; para las personas casadas, un nuevo amor por el propio esposo o la propia esposa, una mayor paciencia y capacidad de perdón.
Par aquellos que desean información sobre la Renovación Carismática en su propio país, es posible contactar los servicio de la Renovación Carismática Católica Internacional en Roma (www.iccrs.org).


¿Es difícil encontrar un equilibrio entre tu intensa vida apostólica y la vida de familia, con tu vocación de madre y esposa?

Desde el inicio de mi vida en el Espíritu como joven mujer soltera, estaba convencida de que el matrimonio y la vida de familia eran una auténtica llamada a la santidad. Sentía el deseo de ser esposa y madre, y al mismo tiempo el deseo de difundir el Evangelio. El señor me mandó un marido maravilloso, un hombre de oración, santidad y cultura. Trabaja a tiempo completo para la Renovación Carismática y para la Arquidiócesis de Nueva Orleáns.
Cuando nuestros cuatro hijos eran más pequeños, mi actividad principal era la de ser madre a tiempo completo. Las lecciones aprendidas poniendo en práctica mi vocación a la maternidad han sido contadas en mi libro: Dios en cada cosa (Edición Renovación en el Espíritu Santo). En el curso de los últimos 15-20 años, el Espíritu Santo me ha impulsado a viajar más a nivel internacional, realizar conferencias y retiros para laicos y sacerdotes de todo el mundo. No es siempre fácil encontrar un equilibrio en una vida de este tipo, pero con la oración y la guía sabia de mi esposo y de mi director espiritual, es posible. Algunas veces pienso que la vida es como el signo de la Cruz. Nuestra mente debe estar puesta en el cielo, nuestros pies bien plantados sobre la tierra, un brazo sostiene nuestra familia y el otro el contacto con el mundo. Nuestro corazón de estar lleno del amor de Dios, derramado del Espíritu Santo que se nos ha dado (Cf. Rm 5,5)


¿Cómo te sientes respecto del hecho de haber estado presente desde el inicio y de ver ahora las dimensiones de este movimiento?

Siento que, en mi pequeñez, participo en el misterio de Nuestra Señora. ¡Cuánto puede hacer un simple “sí”! Cuando María dijo su “sí” a Dios, no podía imaginar las repercusiones de dicho consentimiento… aquellos misterios –de gozo, de luz, de dolor, de gloria– que le esperaban. Ese abandonarse de María cambió el curso de la historia humana y ahora todas las generaciones la llaman beata. Lo mismo vale para mi propio “sí” y para el tuyo. Dan vida a una cadena de eventos en la vida de los demás, cuya conversión está ligada a la nuestra. ¡Es verdaderamente misterioso y maravilloso! No puedo decirte cuantas personas en todo el mundo se tienen ligadas a mí simplemente porque pronuncié mi “sí” a Dios en el “Duquesne Weekend”, cuando era una joven de 20 años.
Quién sabe qué sorpresas tiene el Espíritu Santo preparadas para cada uno de nosotros si logramos ser como María y decir nuestro “sí” incondicional a Dios. “A Aquel que tiene poder para realizar todas las cosas incomparablemente mejor de lo que podemos pedir o pensar, conforme al poder que actúa en nosotros, a Él la gloria en la Iglesia y en todos los tiempos. Amén” (Ef 3,20-21)


Publicado por verdenaranja @ 23:24  | Entrevistas
Comentarios (1)  | Enviar
Los obispos de la Provincia Eclesi?stica de Xalapa anunciaron una campa?a de oraci?n durante julio y agosto para pedir que las elecciones locales del 2 de septiembre transcurran en un clima de participaci?n, respeto y paz social.

MENSAJE DE LOS OBISPOS DE VERACRUZ
PROVINCIA ECLESI?STICA DE XALAPA

En torno a los comicios del 2 de Septiembre de 2007
para renovar el Congreso Local y los Ayuntamientos Municipales



1. Ante la inminente jornada electoral del pr?ximo mes de septiembre, los Obispos de la Provincia de Xalapa, saludamos a todos los fieles cat?licos y a todos los actores de la sociedad. Queremos exhortarlos a preparar un proceso democr?tico, limpio y equitativo, del que todos los veracruzanos podamos sentirnos orgullosos, una jornada c?vica ejemplar que deje en todos los municipios de nuestro Estado un clima de respeto, colaboraci?n, armon?a y paz social, que seguramente redundar?n en bien para toda la poblaci?n.

2. Quienes compartimos la fe cat?lica sabemos que no se puede ser un buen cristiano, si no se es un buen ciudadano. Conviene recordar en esta coyuntura la ense?anza del querido Siervo de Dios S.S. Juan Pablo II:

? Los fieles laicos "de ning?n modo pueden abdicar de la participaci?n en la pol?tica, es decir, de la multiforme y variada acci?n econ?mica, social, legislativa, administrativa y cultural, destinada a promover org?nica e institucionalmente el bien com?n" (Christifideles laici, 42). Eso mismo lo subrayaba ya un texto de la Iglesia primitiva refiri?ndose a los cristianos: "El lugar que Dios les ha asignado es tan noble, que no les est? permitido abandonarlo" (Carta a Diogneto, n. 6). Ante Dios, en la oraci?n, el cristiano toma conciencia de su misi?n, discierne las acciones que conviene llevar a cabo y encuentra la fuerza para realizarlas.?

3. En los comicios estamos implicados muy diversos actores y todos debemos participar activamente seg?n nuestra situaci?n. De los candidatos necesitamos plataformas claras y coherentes, as? como un sincero respeto a los contrincantes. De los partidos pol?ticos, la sociedad espera que presenten sus mejores candidatos y eviten campa?as dispendiosas. De los ?rganos electorales, se exige transparencia e imparcialidad. De los medios de comunicaci?n, verdad y equidad. De todos, respeto y colaboraci?n con quienes salgan electos, asumiendo lo positivo que se haya propuesto en la campa?a, sin que importe su procedencia.

4. La sociedad veracruzana merece vivir una democracia m?s aut?ntica y participativa. Anhela tener autoridades que garanticen el respeto irrestricto a los derechos humanos y tengan como prioridad el ejercicio de la justicia social; autoridades que hagan valer el estado de derecho y que se conduzcan siempre en la justicia, superando cualquier intento de corrupci?n; autoridades que sometan la delincuencia dentro de los cauces de la legalidad; pol?ticos que se respeten a s? mismos y ganen la autoridad moral ante el pueblo, no s?lo por haber salido vencedores en el escrutinio final de los votos, sino por ejercer sus funciones buscando primero y, ante todo, el bien com?n.

5. En el caso de la elecci?n de presidentes municipales es importante cuidar que los candidatos y los partidos eviten el juego sucio de los ataques o descalificaciones sin fundamento, que no corresponden a una democracia seria y madura, y que deja adem?s heridas profundas que pasada la contienda dificultan la convivencia social. M?s bien, los candidatos deben distinguirse por propuestas claras, plataformas objetivas y realistas, cuyos compromisos est?n en posibilidad de cumplir. Al final del proceso electoral, todos, candidatos y electores, debemos dejar atr?s los apasionamientos y rivalidades de las campa?as, sum?ndonos constructivamente para conseguir una sociedad m?s justa y solidaria.

6. El voto personal, libre, razonado y secreto es insustituible y es un deber moral de todo ciudadano. Tocar? a los electores discernir entre los candidatos, cu?l re?ne el mejor perfil para el cargo al que es postulado, por ejemplo: su conocimiento de la historia y las reales necesidades del pueblo; la coherencia y honestidad en su trayectoria familiar y pol?tica; su capacidad de di?logo incluyente y capacidad de escuchar a todas las personas sin importar su extracci?n social o partidista; la honestidad y transparencia en el manejo de recursos econ?micos; que sea hombre o mujer promotora de solidaridad y participaci?n; el amor y defensa de los derechos humanos fundamentales, la vida, la libertad de expresi?n y de creencia; la capacidad de involucrar a la sociedad civil, etc.

7. En el caso de los candidatos a las diputaciones del Congreso Local, a quienes tocar? la delicada labor de elaborar leyes m?s justas y actualizadas, ?stos deben dar a conocer con claridad sus convicciones y criterios personales o de partido, en torno a las posibles propuestas legislativas que esperan emprender. En una aut?ntica democracia los legisladores son los representantes de los anhelos, convicciones y valores del pueblo que los elige y a quien deben representar. Ser?a un gran agravio a la democracia representativa, si los ciudadanos fuesen sorprendidos o traicionados por la actuaci?n de sus representantes con leyes contrarias al sentir y a los valores del pueblo. Por ejemplo sobre el derecho fundamental a la vida ? desde su inicio hasta su t?rmino natural -, sobre la familia y el matrimonio, sobre la salud integral de la poblaci?n, especialmente la de los j?venes y ni?os; sobre la impartici?n de la justicia y la protecci?n al estado de derecho, sobre la dignidad de los migrantes?: Todos estos temas y otros m?s son preocupaci?n de los ciudadanos quienes tienen derecho a que se les informe claramente de las convicciones y proyectos de los diferentes candidatos, antes de decidir por qui?n habr?n de votar.

8. Invitamos a los medios de comunicaci?n a dar la informaci?n cierta y oportuna, en torno al proceso y a las diversas opciones de los electores. Invitamos tambi?n a los candidatos de los diversos partidos, a dar a conocer sus propias plataformas a la ciudadan?a y aceptar con generosidad las propuestas de tener di?logos abiertos o debates p?blicos que puedan desarrollarse en un ambiente cordial y respetuoso, con reglas equitativas que ustedes mismos decidan acordar.

9. A nuestros hermanos sacerdotes les recordamos que nuestra mejor aportaci?n a la democracia es haciendo conciencia en nuestros fieles de sus derechos y deberes ciudadanos. Pero, como pastores, estamos llamados a ser factores de unidad y de comuni?n, de reconciliaci?n y de paz, por lo que no es nuestro papel hablar en favor o en contra de ning?n candidato o partido pol?tico en particular; hemos de respetar la libertad de los fieles laicos en sus opciones pol?ticas, dentro de un pluralismo de partidos. De hecho, ning?n partido representa a la Iglesia y los cat?licos pueden militar o dar su voto libremente al partido o al candidato que mejor responda a sus convicciones personales, con tal de que sean compatibles con la ley moral natural y que sirvan sinceramente al bien com?n de la sociedad.

10. Por esta raz?n, como ya lo hemos pedido en otras ocasiones, en las misas y actos propiamente religiosos, as? como en los templos y anexos, se evitar? todo aquello que pudiera ser o aparecer como apoyo a un determinado candidato o partido. Est?n prohibidas, por tanto, celebraciones para pedir el ?xito de una campa?a o dar gracias por el triunfo de un candidato particular. Sin embargo, una vez que las elecciones concluyan y las autoridades queden leg?timamente constituidas, merecen todo nuestro respeto y sabr?n que los cat?licos oraremos por todos ellos en su conjunto, independientemente del partido de origen, para que sean fieles a su compromiso con el pueblo.

11. Por otra parte, debemos fortalecer el voto o sufragio personal, que no se compra ni se vende. El voto no debe ser obtenido mediante sobornos o amenaza de represalias. Todo lo que constituya una forma fraudulenta de obtener el voto, es deshonesto y constituye una falta moral grave, pues se manipula a la persona, hiriendo su dignidad, tanto m?s cuando se especula con la pobreza o la ignorancia de la gente sencilla.

12. Es importante tambi?n respetar y acatar las decisiones del Instituto Electoral de Veracruz (IEV) en su tarea de vigilar para que los procesos electorales sean limpios, transparentes y apegados a la ley, garantizando as? la certeza y credibilidad del resultado de las elecciones. Una vez calificadas las elecciones, esperamos que se sepan superar los sentimientos y pasiones partidistas explicables en el clima de las campa?as, y que se comprenda con madurez que las elecciones son un proceso natural de competencia y selecci?n, donde al final se reconozcan a los ganadores, y nos dispongamos todos a colaborar con las nuevas autoridades para beneficio de la sociedad.
13. Si todos buscamos el bien com?n y cumplimos con nuestro deber personal, todo el pueblo veracruzano habr? resultado ganador.

14. Hermanos y hermanas, los invitamos a orar a Dios, para que nos conceda vivir un proceso transparente y ordenado, con una votaci?n copiosa y madura: que tengamos as? las mejores autoridades para beneficio de nuestra entidad. Que Mar?a de Guadalupe nuestra Madre, y San Rafael Guizar intercedan por nosotros.



--------------------------------------------------------------------------------

1 Siervo de Dios, S.S. Juan Pablo II, Mensaje a la LXXIV Semana Social de Francia, 17 de Nov. de 1999, n? 4.


+ Hip?lito Reyes Larios
Arzobispo de Xalapa

+ Lorenzo C?rdenas Aregull?n
Obispo de Papantla

+ Sergio Obeso Rivera
Arzobispo Em?rito de Xalapa

+ Jos? Guadalupe Padilla Lozano
Obispo Em?rito de Veracruz

+ Guillermo Ranz?huer Gonz?lez
Obispo Em?rito de San Andr?s Tuxtla

+ Luis Felipe Gallardo Mart?n del Campo
Obispo de Veracruz

+ Domingo D?az Mart?nez
Obispo de Tuxpam

+ Rutilo Mu?oz Zamora
Obispo de Coatzacoalcos

+ Eduardo Porfirio Pati?o Leal
Obispo de C?rdoba

+ Jos? Trinidad Zapata Ortiz
Obispo de San Andr?s Tuxtla


FORMULARIO PARA LA ORACI?N


Invitamos a promover en nuestros templos y capillas una CAMPA?A DE ORACION, durante las celebraciones eucar?sticas, horas santas y rosarios comunitarios, durante los meses de Julio y Agosto previos a la elecci?n.

Sugerimos el presente formulario para utilizarse en la oraci?n comunitaria.


OREMOS A DIOS NUESTRO PADRE, DADOR DE TODO BIEN:

? Para que la jornada c?vica del 2 de Septiembre transcurra en un clima de participaci?n, respeto y paz social. Te rogamos, Se?or.

? Para que los ciudadanos cumplamos con nuestra obligaci?n moral de votar.

? Para que en todo Veracruz haya respeto por todos los contendientes y partidos.

? Para que realicemos unas elecciones limpias y apegadas al derecho de todos.

? Para que Dios nos ilumine a los electores y sepamos escoger a los candidatos que mejor garanticen el bien, la justicia y el desarrollo de todos, especialmente de los m?s pobres.

? Para que quienes no salgan favorecidos con el voto mayoritario tengan la madurez de reconocer la victoria de los ganadores y se reintegren constructivamente a las causas del bien com?n.

? Para que todos salgamos ganando, en un mejor desarrollo, unidad y paz.
Te rogamos, Se?or.

SE?OR,

t? que gu?as al universo con sabidur?a y amor, escucha las oraciones que te dirigimos por
nuestro Estado de Veracruz, a fin de que elijamos gobernantes prudentes y honestos, que nos impulsen a la concordia y la justicia, al verdadero progreso y paz para todos.

Por Jesucristo nuestro Se?or. Am?n.

Publicado por verdenaranja @ 0:34  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 27 de julio de 2007
Louis de Wohl

ConoZe.com
Traducci?n: Carmen Sh?d de Caneda




?El cient?fico es el sacerdote de la Edad Moderna?, se oye hoy con mucha frecuencia Se alza la vista hacia ?l, se le mira con profundo respeto, se cree lo que dice (?qu? otro remedio nos queda? ?l ha estudiado su asunto y nosotros no. El sabe...). Su palabra es dogma. Sus ornamentos son blancos. Y numerosos monaguillos le llenan de incienso con cualquier motivo.
Bien, hoy es un hombre considerablemente m?s razonable que hace unos cincuenta a?os. Entonces opinaba: ?Sabemos much?simo; dentro de un par de generaciones lo sabremos todo?. Hoy dice: ??Sabemos muy poco y cuanto m?s sabemos, tanto m?s comprendemos cu?ntas cosas nos quedan por saber y que la mayor?a de las cosas probablemente no las sabremos jam?s!?. Y ?Sabemos cada vez m?s y m?s, de cada vez menos y menos!?.

Eso es humildad. Y la humildad es el verdadero principio de la sabidur?a. La palabra humildad significa sumisi?n, es decir voluntad de servicio.

No hace todav?a cien a?os, el cient?fico sol?a decir: ??S?lo creo lo que veo!?. Hoy sabe que precisamente de lo que ve es de lo que no puede fiarse; pues nuestros sentidos son toscos y poco dignos de confianza. Cuando sumergimos en el agua un palo recto, veremos un ?ngulo que en realidad no existe. El ?s?lido? cuerpo humano es en realidad una masa de c?lulas, y esas c?lulas a su vez son acumulaciones gigantescas de ?tomos que se mueven a velocidad de v?rtigo. Ning?n cient?fico ha conseguido ver un ?tomo, pero sabe que existe, lo mismo que sabe que incluso fuera de la esfera visual del ultramicroscopio existen todav?a virus invisibles.

Y cuando en El ?lamo, en Nuevo M?jico, ascendi? al cielo la espantosa seta venenosa de la primera bomba at?mica, su principal constructor, el Dr. Robert Oppenheirner exclam? consternado: ?Nosotros los f?sicos hemos inventado el pecado?. Decir esto significa un gran paso adelante. Tarde o temprano todos comprender?n que la ciencia no es otra cosa que el intento del hombre por investigar la voluntad de Dios en la naturaleza.


Comentarios (0)  | Enviar
VATICANO - En el encuentro de Papa Benedicto XVI con los sacerdotes de las di?cesis de Belluno-Feltre y Treviso tambi?n se record? el 50? aniversario de la "Fidei donum": "La reciprocidad permanece siempre importante y es justamente la experiencia de que somos Iglesia enviada al mundo, y que todos conocen a todos y aman a todos, es muy necesaria y es tambi?n la fuerza del anuncio"

Auronzo de Cadore (Agencia Fides) - En la ma?ana del martes 24 de julio, el San Padre Benedicto XVI fue a la iglesia de Santa Giustina M?rtir de Auronzo de Cadore, para encontrar al clero de Belluno-Feltre y Treviso, acompa?ado por los respectivos Obispos. Despu?s de la oraci?n, el Santo Padre contest? a diez preguntas puestas por los sacerdotes, que tocaron diversos temas pastorales de urgente actualidad: la formaci?n de las conciencias de las j?venes generaciones, las prioridades en el ministerio sacerdotal, la evangelizaci?n de los inmigrados no cristianos, la situaci?n de las personas divorciadas que se casan o conviven, la ayuda de darles a los j?venes para que aprecien el valor de la vida, como llevar Dios al mundo de hoy, las exigencias pastorales determinadas por la disminuci?n de los sacerdotes, la gran herencia del Concilio Vaticano II.

Uno de los sacerdotes, recordando los 50 a?os de la Enc?clica Fidei donum, dirigi? a Benedicto XVI una pregunta sobre la actualidad de este documento. Referimos seguidamente la pregunta y la respuesta del Santo Padre.

Pregunta: Santidad, yo me llamo Padre Javier y por lo tanto la pregunta versa ciertamente sobre las misiones. Se cumplen 50 a?os este a?o de la Enc?clica Fidei donum. Acogiendo la invitaci?n del Papa, muchos sacerdotes, tambi?n de nuestra di?cesis y yo mismo, han vivido, hemos vivido y est?n viviendo la experiencia de la misi?n ad gentes. Experiencia, esta, sin duda extraordinaria y que, a mi modesto parecer, podr?an vivir muchos sacerdotes en la ?ptica del intercambio entre Iglesias hermanas. Dada sin embargo, la reducci?n num?rica de los sacerdotes en nuestros pueblos, ?c?mo es la indicaci?n de la Enc?clica, es todav?a actual hoy y con cu?l esp?ritu acogerla y vivirla sea por parte de los sacerdotes enviados, sea por la entera di?cesis? Gracias.

Respuesta del Santo Padre: Gracias. Querr?a decir ante todo gracias a todos estos sacerdotes fidei donum y a las di?cesis. Ahora tuve, como ya se?alado, muchas visitas ad Limina sea de los obispos de Asia, que del ?frica y de Am?rica latina y todos me piden: "Tenemos tanta necesidad de sacerdotes fidei donum y estamos agradecidos por el trabajo que hacen, haciendo presente, en situaciones a menudo dif?ciles, la catolicidad de la Iglesia, la visibilidad del hecho que somos una gran comuni?n, universal y hay un amor por el pr?jimo lejano que se hace pr?ximo en la situaci?n del sacerdote fidei donum. Este gran regalo que realmente ha sido hecho en estos 50 a?os, lo he sentido y visto de modo casi palpable en todos mis di?logos con los sacerdotes, que dicen "no piensen que nosotros africanos ahora somos sencillamente autosuficientes; tenemos siempre necesidad de la visibilidad de la gran comuni?n de la Iglesia universal."
Dir?a que todos nosotros necesitamos esta visibilidad del ser cat?licos, de un amor del pr?jimo que llega de lejos y encuentra as? al pr?jimo. Hoy la situaci?n ha cambiado en el sentido que tambi?n nosotros recibimos en Europa a sacerdotes procedentes de ?frica, de la Am?rica latina, de otros partes de Europa misma y esto nos permite ver la belleza de este intercambio de los dones, de este regalo del uno al otro, porque todos necesitamos de todos: es as? que crece el Cuerpo de Cristo.

Para resumir, querr?a decir que este regalo fue y es un gran regalo, percibido como tal en la Iglesia: en muchas situaciones que ahora no puedo describir, en la cual hay problemas sociales, problemas de desarrollo, problemas de anuncio de la fe, problemas de aislamiento, de necesidad de la presencia de otros, estos sacerdotes son un regalo en el que las di?cesis y las Iglesias particulares reconocen la presencia de Cristo que se dona por nosotros y reconocen al mismo tiempo que la Comuni?n eucar?stica no es s?lo comuni?n sobrenatural, sino que se convierte en comuni?n concreta en ?ste donarse de sacerdotes diocesanos, que se hacen presentes en otras di?cesis y que la red de las Iglesias particulares se convierten realmente en una red de amor.

Gracias a todos los que hicieron este regalo. Yo puedo animar solamente a los Obispos y a los sacerdotes a continuar con este regalo. Yo s? que ahora, con la falta de vocaciones, en Europa se vuelve cada vez m?s dif?cil hacer regalo; pero ya tenemos la experiencia que otros continentes como India y ?frica sobre todo, tambi?n nos dan de su parte los sacerdotes. La reciprocidad es siempre importante y justo la experiencia que somos Iglesia enviada al mundo y que todos conocen a todos y aman a todos es muy necesaria y es adem?s la fuerza del anuncio. As? se vuelve visible que la semilla de mostaza produce fruto y se vuelve de nuevo un gran ?rbol en el que los p?jaros del cielo encuentran descanso. Gracias y ?nimo. (S.L.) (Agencia Fides 26/7/2007; L?neas: 58 , palabras: 861 )

Links:
El texto integral de las preguntas y las respuestas del San Padre, en italiano:
http://www.evangelizatio.org/portale/adgentes/pontefici/pontefice.php?id=842

Comentarios (0)  | Enviar
Extracto de la Carta Pastoral del obispo de la Diócesis de Tenerife Monseñor Felipe Fernández García titulada EL PRIMER SANTO CANARIO. EL SANTO HERMANO PEDRO.


EL EJEMPLO DEL SANTO HERMANO PEDRO
LA CARIDAD



Es la nota más conocida del Hermano Pedro. La que más fácilmente entra en todo el mundo. La que nadie discute.

Y es verdad, plenamente verdad, que el Hermano Pedro, el Santo Hermano Pedro es "el hombre que fue caridad". Pero he querido subrayar antes la piedad para que se vea su fuente, para que no se olvide, para que en un santo, como fue el Santo Hermano Pedro, no pensemos que la caridad fue algo así como un mero rasgo psicológico de una peculiar personalidad. Algo así como el rasgo de una solidaridad puramente humana, como nacido de sus propias fuerzas. De hecho, fue más bien un don de Dios, un fruto maduro de su santidad, un testimonio precioso de que vivía entero para Dios y su voluntad.

Imposible, también aquí, recoger todo lo que en este campo habría que anotar. Habría que recorrer de nuevo su vida entera. Desde ese primer momento en el que, todavía niño en Tenerife, se brinda a sus padres para ir de criado, con el señor que les había ganado un pleito, con tal de mantener la subsistencia de su familia, hasta el momento último en que, rodeado de sus Hermanos de Belén, muere pobre en el Hospital, por él promovido, el 25 de abril de 1667, a los cua¬renta y un años de edad en Ciudad Antigua Guatemala.

Toda su vida, ciertamente se puede explicar por la caridad. Una caridad que parecía hacerle omnipresente atendiendo enfermos, llevando comida a los pobres, visitando presos y socorriendo siempre, en definitiva, a los necesitados. La Ciudad Antigua Guatemala ha quedado para siempre marcada por este hombre, lleno de piedad y que fue caridad.

Sin intentar, tampoco aquí, recoger el inmenso servicio que el Hermano Pedro prestó a tantos y tantos necesitados de la Antigua Guatemala, baste aludir a dos obras bien significativas, y que nacieron, no de la noche a la mañana, sino como conclusión segura de sus múltiples pasos anteriores. Me estoy refiriendo, en concreto, a la Primera Escuela de Alfabetización que hubo 'en Guatemala y al Primer Hospital de Convalecientes, Ntra. Señora de Belén.

Quizá lo de la Primera Escuela de Alfabetización que hubo en Guatemala, tanto para niñas y niños como para adultos, en la que abundaron esclavos e indígenas, fundada por él en un pequeño cuartito en el que él mismo residía, sea menos conocido. Y, sin embargo, fue uno de sus primeros pasos en La Antigua Guatemala, cuando simultaneaba esta preocupación por la Escuela con su trabajo en los telares de D. Pedro de Armengol. Años más tarde, cuando puso en marcha su otra iniciativa, el Hospital de Convalecientes, en la casita que fuera de María Esquivel, que había logrado comprar con un préstamo, pronto se preocupó de que, al lado, en un pajar, se adecuara un lugar dedicado a la enseñanza de los niños y niñas, en horarios distintos y por separado, a quienes juntamente con algunos adultos, se procuraba enseñar a leer y escribir al mismo tiempo que se les instruía en los aspectos más fundamentales de la fe cristiana.

En cuanto a la segunda iniciativa, la del Hospital de Convalecientes, Ntra. Señora de Belén, es llamativa la forma en que nació y parece una florecilla viviente sacada del jardín de San Francisco de Asís, santo al que el Hermano Pedro, como buen terciario franciscano, profesaba tanta devoción. Porque fue un negro anciano, a quien él atendía como a tantos otros, el. que, viéndolo un día preocupado, le dijo: "advertid que no os trajo Dios a esta tierra sólo para cuidar del Calvario. Andad y salid de aquí, que hay muchos pobres y necesitados a quienes podéis ser de mucho provecho y en que sirváis a Dios, os aprovechéis a vos mismo y a ellos."

Con este aviso, venido para él del cielo, vio a las puertas del Calvario a un tullido, Marquitos, que, con un enorme esfuerzo, había venido hasta allí por ver al Hermano Pedro. A ese tullido le pidió humildemente consejo, el cual le propuso recorrer santuarios pidiendo la ayuda de lo Alto. Aceptó el consejo el Hermano Pedro y, en el recorrido, entraron a visitar a una anciana enferma, que estaba a punto de morir: Maria Esquivel. En efecto: A los pocos días, murió la buena mujer. Y, sin exponer aquí los detalles todos del caso, baste decir que, una vez muerta María Esquivel, cumplida su voluntad testamentaria, pudo el Hermano Pedro abordar la compra de la casita en que ella había fallecido y pudo situar ahí, por una parte, la escuela que ya venía funcionando y, por otra, las primeras cuatro camas para atender a "enfermos, forasteros y desacomodados..." La primera acogida fue una viejecita negra, antigua esclava. Nacía el Hospital de Ntra. Señora de Belén.

Corría el año 1658. Hacía siete años que Pedro de Betancur había llegado a Guatemala. Desde entonces, cada vez más, vivió el Hermano Pedro para sus niños, sus enfermos, tantos y tantos necesitados a quienes atendía no sólo en el Hospitalito sino en sus propias casas. Valgan, como resumen, las palabras del Papa Juan Pablo II en la homilía de su beatificación:

"... deja su patria y llega a Guatemala, enfermo, sin recursos, solo, desconocido, convirtiéndose en el apóstol de los esclavos negros, de los indios sometidos a trabajos inhumanos, de los emigrantes sin trabajo ni seguridad, de los niños abandonados. El Hermano Pedro animado por la caridad de Cristo, se hizo todo para todos, en particular para los pequeños vagabundos de cualquier raza y color, a favor de los cuales funda una escuela. Para los enfermos pobres, despedidos de los hospitales pero todavía necesitados de ayuda y asistencia, Pedro funda el primer hospital del mundo para convalecientes".

Imposible -hay que decirlo de nuevo- recoger aquí todo el caudal de caridad que, nacido de su piedad, se extendía por tantos y tantos rincones de la ciudad. Caridad, conviene decirlo también, al menos una vez, que no se quedaba en las atenciones corporales sino que abarcaba las necesidades espirituales. Allí quedó para siempre, en Ciudad Antigua Guatemala, la estampa del Hermano Pedro recorriendo las calles de la ciudad, por la noche, sonando y sonando su campanilla con su mano derecha y amonestando a quienes le oían con este original y singular mensaje:

"Acordaos, hermanos,
que un alma tenemos,
y, si la perdemos,
no la recobramos..."



Y es en este marco del Hospital, Escuela y Oratorio, que todo eso era a la vez la antigua casita de María Esquivel, donde hay que situar el origen de la Orden de los Hermanos Bethlemitas, origen que explica muy bien el autor de "Hechos de los apóstoles en América", José María Iraburu, tal y como lo recoge el biógrafo del Santo, Julio Ribot:

"El Hermano Pedro, a medida que crecía el hospital, comprendió pronto la necesidad de una comunidad religiosa que, centrada en la oración, la penitencia y el servicio de los pobres, lo atendiera de modo estable. Por entonces varios hermanos suyos terciarios se habían dedicado al hospital, y él les dio una regla de vida muy sencilla, en la que se prescribía un tiempo de culto al Santísimo, el rezo del rosario en varias horas del día, en lugar del oficio divino, sustitución habitual en los hermanos legos, la lectura de la Imitación de Cristo, y el servicio a los pobres y enfermos. Los franciscanos, especialmente el P. Espinel, apoyaban con cariño la obra del Hermano Pedro, aunque no todos, como el padre Juan de Araujo. Y permitió Dios en su providencia que éste, precisamente, fuera en 1667 nombrado guardián del convento. Una de sus primeras medidas fue poner estorbos y restricciones a los Hermanos Terciarios que servían el Hospital del Hermano Pedro, hasta el punto de que estos se vieron en la necesidad de abandonar el hábito de terciarios franciscanos y, con permiso del Obispo, vistieron uno nuevo. La Orden se le iba formando al Hermano Pedro según aquello del Evangelio: sin que él sepa cómo (Mc 4,27)"

Acabo de aludir al nacimiento de la Orden de los Hermanos de Belén. También nacieron del espíritu del Hermano Pedro la hoy llamadas Religiosas Bethlemitas. No nacieron en los días del Hermano Pedro porque él, para evitar habladurías, no quiso aceptar mujeres al servicio de los pobres en su Hospital. Ahora bien: una vez fallecido el Hermano Pedro, su sucesor, Fray Rodrigo de la Cruz, aceptó el ofrecimiento de algunas buenas mujeres que, acondicionando una casita no muy lejos del Hospital de los Hermanos, comenzaron a acoger mujeres nece¬sitadas en ella y acoger a un número cada vez mayor de otras mujeres que querían vivir según el espíritu del Hermano Pedro.

A través de muchas y complejas vicisitudes, hay que esperar al nacimiento de una niña, Vicenta Rosal Vázquez, en Quetzaltenango, el 26 de Octubre de 1820, quien, más tarde, religiosa bethlemita, con el nombre de Sor María Encarnación del Corazón de Jesús, le daría un gran impulso a las hijas en el espíritu del Hermano Pedro y que actualmente realizan una gran labor allí donde están. La Madre Encarnación ha sido declarada ya Beata por Juan Pablo II en el año 1997.


No debo dejar de aludir aquí tampoco a una Asociación de Laicos Bethlemitas, quienes se proponen encarnar, en medio de las realidades temporales, el espíritu de fe, de humildad, piedad y caridad del Hermano Pedro.

Hora es ya, de todos modos, de concluir aquí este apartado dedicado a recoger el ejemplo que nos dejó el Hermano Pedro, el que pronto será el Santo Hermano Pedro. Podríamos seguir escribiendo. Quedan tantas cosas por decir... Desde aquí recomiendo con toda el alma a todos mis diocesanos un sencillo esfuerzo por conocer mejor al Hermano Pedro leyendo, por ejemplo, alguna biografía de las que se ofrecen en la diócesis. Aunque no creo que venga mal, sino incluso puede ayudar, a la hora de leer cualquier biografía, subrayar estos dos pilares: la piedad y la caridad, sobre los que se construyó la vida del Santo Hermano Pedro y sobre los que puede construirse nuestra vida cristiana.


Publicado por verdenaranja @ 11:36  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Extracto de la Carta pastoral del obispo de la Diócesis de Tenerife monseñor Felipe Fernández García titulada EL PRIMER SANTO CANARIO. EL SANTO HERMANO PEDRO

EL EJEMPLO DEL SANTO HERMANO PEDRO
LA PIEDAD



Es aquí donde cabría extenderse todo cuanto uno quisiera. Es aquí donde podría narrarse su vida entera. Porque toda su vida, de hecho, fue y es un ejemplo para nosotros.

"Lo santos -he leído en no sé ya qué autor francés- sólo tienen que existir. Su existencia es ya una palabra". El Hermano Pedro, el Santo Hermano Pedro, con su sola existencia es ya una palabra -o muchas palabras- para cada uno de nosotros.

No intentaré yo en esta Carta Pastoral hacer competencia alguna a tantos como han escrito, afortunadamente, valiosas biografías del Hermano Pedro. El último escritor, que yo conozca, el actual párroco de Vilaflor, D. Julio Ribot, que ha logrado recrear la figura del Santo en una vida breve, sencilla, pero suficientemente completa, amena y sabrosa como para ser la biografía más recomendada en nuestra diócesis. No intentaré yo, pues, competir con ninguna biografía del Santo.

Pero, puesto a decir algo, y tratando de decirlo resumido y claro, subrayando las lecciones que nos da el Hermano Pedro, me he atrevido a sintetizar su ejemplo en dos palabras que son como dos pilares que sostienen su figura y sobre los que se edificó su vida entera: la piedad y la caridad.

La piedad

Entiendo aquí por piedad aquel don del Espíritu Santo que nos hace sentirnos "hijos de Dios" y vivir como "hijos de Dios" en una relación filial, cercana y amorosa con Dios. En un trato frecuente y amistoso. Fiel. Con plena docilidad a sus caminos y con plena confianza en sus planes. Y entiendo también aquí por piedad los ejercicios piadosos con los que el hombre, "hijo de Dios", alimenta y cultiva su relación con Dios: la oración, la atención a los sacramentos, el trato con la Virgen María y los santos, la práctica de diversos modos populares de mantener contacto con Dios o con los santos como puede ser el vía crucis, el rezo del santo Rosario, la adoración eucarística...

Y si me he atrevido a centrarme en estos dos pilares de la vida del Hermano Pedro no ha sido así porque sí. Es sencillamente porque, si queremos conocer al Hermano Pedro real, al Santo Hermano Pedro, no podemos fijarnos exclusiva-mente en la caridad, en "el hombre que fue caridad", como, con toda razón, se titula una biografía suya. Porque sí es verdad que el Hermano Pedro es "el hombre que fue caridad", y bien lo veremos en estas páginas, pero si así es, y así fue, es porque también, y antes, me atrevo a decir, es el hombre que fue piedad, es decir, que tuvo un trato exquisito, sobresaliente, perseverante con Dios. Un hombre dócil a Dios. Un hombre de Dios y en las manos de Dios.

Quizá venga bien este sencillísimo esquema a la hora de acercarnos al "ejemplo" que nos dejó el Hermano Pedro. Quizá venga bien porque vale perfectamente para él y vale perfectamente para entender una vida cristiana. "Si no hay caridad -he escrito ya en otra ocasión- vivida de diversas formas según la vocación de cada uno en la Iglesia, no será verdadera la piedad. Si no hay piedad, poco durará la aparente caridad o, a lo sumo, quedará reducida a pura filantropía de cortos vuelos". De hecho no habrá verdadera caridad sin verdadera piedad. Porque la verdadera caridad brota de y se alimenta en la verdadera piedad. Y la verdadera piedad se expresa y se traduce en la verdadera caridad. Nos viene, pues, bien este sencillo esquema a la ahora de recoger el ejemplo del Hermano Pedro y a la hora de darlo a conocer.

Fijémonos, ahora, en la piedad...

A la hora de empezar a describir la piedad del Hermano Pedro, hay que volver los ojos, necesariamente, al hogar de Vilaflor, en el que nació. Ese hogar, formado por Amador y Ana, sus padres, y varios hermanos, de los que Pedro era el mayor. En ese hogar, pobre y humilde, pero donde brillaban la honra¬dez, el espíritu de trabajo, el cariño, aprendió Pedro a rezar y aprendió simultáneamente Pedro a vivir la solidaridad, la fraternidad, la alegría. En sus mismos padres, especialmente en su madre, a quienes menciona reiteradamente a lo largo de su vida, contempló, con sus propios ojos, esa gracia de una honda piedad que tenía, afortunadamente, consecuencia en la caridad familiar... "Mi madre fue muy contemplativa de la pasión del Señor", nos dirá más tarde, por citar un ejemplo, el mismo Hermano Pedro.
Sin entretenerme más en este punto, bueno sería sencillamente que cuantos valoramos la figura del Hermano Pedro y queremos al Hermano Pedro no olvidásemos hoy la familia en la que nació como la primera y la más definitiva escuela en la que él aprendió a vivir humana y cristianamente. Nos hace tanta falta hoy reflexionar sobre la familia...

Hay una nueva nota de su vida que tampoco queremos dejar pasar por alto: su vida de oración cuando comenzó a ejercer, niño todavía, el oficio de pastor. La costumbre de orar iba creciendo en él de día en día. Ya no le bastaba orar al comienzo y al final de la jornada, como lo había aprendido de sus padres, ni orar en cualquier momento por el camino. Solía buscar momentos de soledad y lugares apartados, para embeberse por largos ratos dedicados a la sola oración. Ahí comenzó, sin lugar a dudas, la originalidad de la actual "Cueva del Hermano Pedro", que la tradición popular ha mantenido como un lugar adonde él, escondiéndose de los piratas o por motivos de pura piedad, se retiraba a orar. Cueva, por cierto, que hoy es conservada, gracias al sentido popular, como un lugar prácticamente permanente de oración sencilla, espontánea, honda, por parte de la gente.

Puestos a subrayar su vida de piedad, y todavía antes de verlo dejar la isla de Tenerife camino de América, tampoco podemos olvidar ese momento decisivo en el que, en el fondo, se forjó su vocación y se hizo real su compromiso de consagrar-se sólo y del todo a Dios. No es posible entender, sin tener en cuenta su honda vida de piedad, que Pedro, cuyo deseo de ir a América se había despertado con la visita de un misionero a su familia, fuese capaz de poner en manos de Dios la propuesta de un posible y prometedor matrimonio y fuera capaz de acoger el discernimiento de una santa mujer: "El servicio de Dios te espera en Las Indias. Debes salir al encuentro de Dios".

No es posible entender esta decisión sin tener en cuenta un importante nivel de oración. De todo ello podría hablar-nos probablemente no poco la "Cueva del Hermano Pedro" y quizá nos hable todavía. A mí, al menos, bien me gustaría que ni un solo joven de nuestra diócesis decidiese el camino de su vida sin contar con Dios, sin hablar con Dios, sin invocar a Dios, sin escuchar a Dios. Que ninguno se dejase arrastrar por la vida. Que todos pudiésemos descubrir que hemos sido lla¬mados por Dios y que a Él tratásemos de responder antes que nada. En todo caso, en esta decisión del Hermano Pedro, que nace, sin duda, de una fuerte experiencia de Dios y de una honda piedad, está ya, en semilla, el futuro Hermano Pedro, "el hombre que fue caridad".

Si damos ahora un salto importante, como lo dio el Hermano Pedro en su tiempo, a sus 23 años, camino de América, y dejamos atrás su breve etapa en Cuba, en 1651 lo encontra¬mos ya en aquella bendita tierra donde iba a vivir el resto de sus años y donde un día iba a morir: Guatemala. Es aquí, sobre todo aquí, donde a través de los mil caminos misteriosos por los que Dios conduce a quienes se dejan conducir en fe, sobresale, con una fuerza que sorprende, la piedad del Hermano Pedro.

Imposible recorrer aquí con un mínimum de rigor el camino sostenido de su piedad. Baste decir de entrada y de un modo general que cultivó sin cesar y en forma más que extraordinaria, la oración, que cuidó siempre la confesión y la dirección espiritual, que era más que devoto de participar diariamente en la Eucaristía, que sobresalió -exageradamente, quizá, diríamos hoy- en ayunos y penitencias, y que no se con-tentó con practicar la piedad él solo, sino que promovió prácticas de piedad popular como el vía crucis por las calles, el rezo del santo Rosario por las calles, las famosas posadas de Belén, procesiones diversas...
Imposible, repito, recorrer aquí con un mínimum de rigor la vida piadosa del Hermano Pedro en Guatemala desde el mismo momento en que llegó a tan hermosas tierras, lleno de humildad, atribuyendo a sus pecados el terremoto que hubo, a su llegada, en la ciudad, hasta su muerte, el 25 de Abril de 1667.

También en Guatemala le fue ofrecida una interesan-te proposición matrimonial. Nada menos que con la hija del dueño del taller, el alférez Pedro de Armengol, en el que el Hermano Pedro trabajaba. Pero también aquí reafirma Pedro su voluntad de entregarse del todo a Dios.

Sin intentar en esta Carta un recorrido tan amplio como podría hacerse, no quiero prescindir, sin embargo, de algunos retazos que, a pesar del tiempo transcurrido, no dejan de tener su sentido, su gracia, y su interés para nosotros.

Pensemos en su tiernísima devoción, como buen terciario franciscano que fue, al Misterio de Belén y recojamos, al menos, alguna estrofa de un bellísimo villancico que nos dejó como muestra:

"Ay, Niño del alma,
Dios del corazón.
De carne os vestís
por mi redención.
No lloréis mi Niño,
no lloréis mi Bien,
que con esos lloros
nos dais a entender
que del hielo mío
lágrimas vertéis."



Recordemos su filial cariño a la Virgen y, entre otras muchas muestras, valgan unas palabras de su testamento y unos sencillos versos en honor del Misterio de la Purísima Concepción de María.
En su testamento, como fiel reflejo de lo que había sido su práctica personal y su inquietud apostólica, nos dice:

"Celébrense asimismo, en el oratorio de esta casa, las nueve festividades de la Virgen de Nuestra Señora, confesando y comulgando los Hermanos y convalecientes y rezando incesantemente a coros el rosario, y para ello se admiten muchas personas devotas, que concurren haciendo la misma diligencia."

Y en relación con el Misterio de la Purísima Concepción de la Virgen, valgan estos sentidos y expresivos versos:

"Alégrese todo el mundo,
dé gritos la devoción,
pues nos publica la Iglesia
cuán de fe es la Concepción"



Valga también, como gesto de su entrañable devoción a San José, el interés personal que puso porque se añadiese a su nombre el de San José, añadido que autorizó el obispo Fray Payo, con un documento cuya introducción reza así:

"Habiéndome dicho el Hermano Pedro de Betancur, que es muy de su devoción y deseo el mudar apellido, y llamarse Pedro de San José y juntamente que es de su consuelo que sea yo el pri¬mero que lo llame... Fray Payo, Obispo de Guatemala."

De su devoción a Cristo crucificado, especialmente cultivada por el Hermano Pedro en torno a la Ermita del Calvario, habría que escribir muchos libros. Me quedo, sin embargo, pensando en nosotros y en una espiritualidad bien centrada, con esta enseñanza suya, que recojo del libro de D. Julio Ribot:

"Vale más una pequeña cruz, un dolorcito, una pena o congoja o enfermedad que Dios envía, que los ayunos, discipli¬nas, cilicios, penitencias y mortificaciones que nosotros hace¬mos, si se lleva por Dios lo que el Señor concede... Porque en lo que nosotros hacemos y tomamos por nuestra mano, va envuelto nuestro propio querer, pero lo que Dios envía, si lo admitimos como de su mano con resignación y humildad, allí está la voluntad de Dios y, en nuestra conformidad con ella, nuestro logro y ganancia"

Finalmente, no puedo dejar de aludir a su exquisita sensibilidad en relación con el sacramento de la Eucaristía. Por recoger algo que pueda llegar con facilidad al pueblo de nuestra diócesis, valgan estos significativos versos:

"Yo no puedo más
con este misterio.
Ya que pierdo el juicio,
Él me dé remedio."


Séame permitido concluir esta parte de mi Pastoral con unos versos más del humilde, no muy inteligente, probable-mente, en cuestiones de estudios, pero sí muy sabio Hermano Pedro, el Santo Hermano Pedro. Son unos versos que todos podemos convertir en frecuente oración y que a mí, personal-mente, me parecen más que adecuados para que, por encima de cualquier fragilidad, busquemos una vez y otra vez descansar sencillamente en la voluntad de Dios. Dicen así:

"Concededme, Buen Señor,
fe, esperanza y caridad.
Y, pues sois tan poderoso,
una profunda humildad.
Y, antes y después de aquesto,
que haga vuestra voluntad."

Publicado por verdenaranja @ 11:31  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentario al evangelio (Mt 13,18-23) del viernes de la d?cimosexta semana del Tiempo Ordinario, extraido del Libro "Ens??ame tus caminos" de Guillermo Guti?rrez.


Dios no fracasa. La par?bola del sembrador toma sentido en Jes?s. El es la palabra que se acepta o se rechaza, fructifica o se malogra. La palabra es su mensaje identificado con ?l mismo. El supo desde el principio que su palabra iba a correr suerte desigual. Pero sigui? sembrando porque ?ninguna palabra que sale de mi boca volver? a m? vac?a? (Is 55,11). Siempre hay corazones que reciben la semilla como tierra buena. En este campo no pueden expresarse los resultados en porcentajes exactos.

La explicaci?n de la par?bola no se hace en referencia a la calidad de la semilla, que es siempre la misma y buena; se hace por referencia al suelo en que cae. Equivale a decir: Dios es buen sembrador, pero el hombre puede malograr su cosecha. Su mentalidad, disposici?n, generosidad... condicionan la fecundidad de la cosecha y son los frutos el criterio para hacer la valoraci?n sobre la calidad de la tierra.

Una parte cay? junto al camino, fuera de la zona de cultivo, Son los que est?n fuera porque no ?necesitan? estar dentro. Piensan que Dios no es negocio, con ir a misa no se come, la religi?n ata. El analfabeto no suele valorar la cultura, de la misma manera que el arreligioso o agn?stico no siente la necesidad de Dios.

Otra parte cay? en tierra pedregosa. Es el coraz?n de los f?cilmente impresionables, tan prontos al entusiasmo como al abandono. Suelen estar incapacitados para una obra duradera. San Pablo los describe como gente a la caza de la ?ltima novedad y necesitan mirar mucho m?s hacia dentro que hacia fuera, porque dentro est? Dios.

Parte de la semilla cay? entre espinas. Son cualidades ?sin tiempo?, afanes sin compromisos, atenci?n m?s a las cosas que al Se?or de todas las cosas.

A la parcela de la tierra buena pertenecen los entregados con sinceridad, eficaces, sin ruido o con alboroto, pero fieles en cada ocasi?n.

La tierra infecunda puede ser saneada y los desiertos trasformarse en tierra laborable. La semilla que se ahoga entre espinas puede coronarse en espiga eliminando aqu?llas. ?Convertir el SAhara en un jard?n...? ?Es Dios quien siembre y su semilla es buena!

Publicado por verdenaranja @ 9:48  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 26 de julio de 2007
Art?culo semanal del arzobispo de Valencia Don Agust?n Garc?a-Gasco Vicente.

Las vacaciones, hoy


Publicada en ?Paraula-Iglesia en Valencia? el 29 de julio de 2007

El enfoque cristiano de las vacaciones se refleja cuando estamos m?s preocupados por las vacaciones de los dem?s, que cuando estamos inquietos por disfrutarlas nosotros mismos. Tenemos derecho a disponer de vacaciones laborales, pero el cuidado de las personas no admite con tanta facilidad poder disfrutar del ocio y del descanso.
Este es el planteamiento habitual de padres y madres de familia, de personas que cuidan a sus mayores o a sus familiares dependientes, de hijos e hijas que quieren atender discretamente a sus padres o madres cuando les van faltando las fuerzas o las posibilidades de cuidarse en soledad.

Tambi?n es la perspectiva de aquellos que desempe?an trabajos, tareas o responsabilidades en las que las propias vacaciones se ven m?s reducidas, desplazadas en el tiempo o incluso imposibilitadas. Su esfuerzo hace posible que otros puedan disfrutar de d?as de merecido descanso.

Disfrutar de per?odos de vacaciones supone una riqueza humana indudable. Nos recuerdan que el trabajo tiene sentido para el bien de las personas, que los lazos humanos gratuitos hay que cultivarlos, que la vida en el campo o en mayor contacto con la naturaleza nos humaniza y nos equilibra frente a las duras exigencias de la vida en las grandes urbes. En definitiva, nos ponen en mejor disposici?n para pensar que la vida es un don que hay que saber gustar y agradecer a nuestro Creador y Se?or.

Trabajar es un derecho y un deber. Gracias a ?l contribuimos al bien com?n y satisfacemos nuestras necesidades personales y familiares. Pero el trabajo conlleva con frecuencia desgaste, tensi?n, entrega, sufrimiento, tedio, riesgo? La carga negativa de la actividad laboral y profesional nos permite ser generosos y crecer en el sentido de la donaci?n con lo que hacemos. Pero tambi?n nos invita a que reconozcamos nuestros l?mites y as? poder gozar de momentos m?s recreativos para nuestra personalidad.

Las vacaciones son tambi?n una estupenda ocasi?n para renovar lazos y relaciones personales, tanto con nuestra familia nuclear, como con la familia m?s amplia, y con nuestras comunidades de origen. En tiempos de una econom?a m?s rural, la finalizaci?n de las cosechas o de las labores m?s intensas del campo permit?a celebrar fiestas patronales que serv?an de encuentro gratuito y alegre. Estas oportunidades siguen presentes en nuestros d?as y, por eso, en nuestros pueblos, las fiestas patronales son una entra?able ocasi?n para el reencuentro.

Las celebraciones mayores de la Santa Misa, las procesiones, las visitas al cementerio, son citas obligadas en muchas de estas fiestas, en las que la alegr?a de vivir se plenifica haciendo presente a Jesucristo, a su Madre y a San Jos?, as? como a otros innumerables santos que a lo largo de los siglos han seguido las huellas de nuestro Maestro y su secreto: hay m?s alegr?a en dar y en entregarse, que en recibir y enrocarse en uno mismo. Jes?s, nuestro Se?or, quiso vivir con un Coraz?n humano, que lati? nueve meses bajo el Inmaculado Coraz?n de su Madre, que creci? bajo el cuidado amoroso de su Sagrada Familia, y que se hizo as? el Coraz?n de un Dios amigo, cuya delicia es vivir entre los hombres y para quien ninguna alegr?a o pena humana es insignificante o indiferente.

Los d?as vacacionales permiten un di?logo m?s franco y tranquilo entre los matrimonios, para reparar en todos los dones recibidos y para proyectar con ilusi?n y realismo el nuevo curso familiar. Tambi?n permiten la conversaci?n serena entre padres e hijos, el reencuentro con los abuelos y abuelas, y el intercambio generacional.

Con frecuencia las vacaciones nos permiten redescubrir tambi?n el hermoso jard?n que es la Creaci?n, y que Dios ha puesto en manos de nosotros, sus hijos, para que lo protejamos, lo cuidemos y lo disfrutemos con todo cuidado. La educaci?n medioambiental, tan necesaria en nuestros d?as, ha de comenzar de manera eficaz en las familias, cuando los padres y las madres descubren a sus hijos la belleza de la naturaleza como don de Dios y les ayudan a descubrir la responsabilidad que todos tenemos de custodiarla.

Para aliviarnos, Jes?s, en el Evangelio, nos invita a ir a ?l todos los que estamos cansados y agobiados. Junto al Maestro comprendemos que lo que verdaderamente nos descansa es el yugo de su Amor, la carga de su Misericordia, y que lo ?nico que nos alivia es la humildad ante Dios y la mansedumbre con los que tenemos cerca. Las vacaciones son una incomparable ocasi?n para aprender mejor la sabidur?a de la vida que nace del Coraz?n de Jes?s.

Con mi bendici?n y afecto,

Agust?n Garc?a-Gasco Vicente
Arzobispo

Publicado por verdenaranja @ 23:57  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Nota publicada por la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Mexicana con el t?tulo ?Libertad religiosa?.

LIBERTAD RELIGIOSA


?Les est? prohibido a los cl?rigos aceptar aquellos cargos p?blicos,
que llevan consigo una participaci?n en el ejercicio de la potestad civil?
C?digo de Derecho Can?nico



Como sucede con otros temas, la discusi?n sobre la libertad religiosa, derechos humanos, derechos de los ministros de culto, etc. ha contribuido al di?logo y a la formaci?n de una opini?n p?blica. Dialogar es poner los diferentes puntos de vista sobre la mesa, escuchando y proponiendo, esto es parte de la democracia participativa que los mexicanos queremos construir.

Una iniciativa ciudadana propuso reformar la Constituci?n para que en ella se asegure el reconocimiento pleno de los derechos de los mexicanos en materia de libertad religiosa. Las opiniones han sido diversas, pero llama mucho la atenci?n la opini?n de quienes se dicen dem?cratas y sin embargo aseguran que ?Los sacerdotes por su investidura tienen restringidos ciertos derechos?.

Nadie est? pensando que un ministro de culto pueda ejercer un cargo en el Congreso o que se ponga a arengar desde el p?lpito a su feligres?a induciendo por qui?n votar. Ah? las leyes son claras y el mismo Derecho Can?nico es bien expl?cito sobre ello cuando en el n?mero 285 del Cap?tulo III del Libro II dice: ?Abst?nganse los cl?rigos por completo de todo aquello que desdiga de su estado, seg?n las prescripciones del derecho particular (?) Les est? prohibido a los cl?rigos aceptar aquellos cargos p?blicos, que llevan consigo una participaci?n en el ejercicio de la potestad civil?. Lo que no se tolera es que un ministro de culto, fuera de su iglesia, no pueda opinar sobre un tema espec?fico.

En M?xico, cualquier l?der de opini?n, maestro, comunicador, l?der sindical, empresario, deportista, personaje del medio del espect?culo, o cualquier otro ciudadano con liderazgo puede opinar sobre cuestiones p?blicas. Sin embargo, a?n hay grupos ?jacobinos? que piensan que la libertad de expresi?n es buena mientras no sea ejercida por un ministro de culto; esta actitud es claramente antidemocr?tica y excluyente. La restricci?n de ?ciertos derechos? a una minor?a de ciudadanos mexicanos ser? siempre discriminatoria.

Publicado por verdenaranja @ 23:53  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
AMERICA/COSTA RICA - ?Proyecto de vida? es el tema del D?a Nacional de la Juventud el 28 de julio, en el que participar?n diez mil j?venes, como conclusi?n del ?Mes de la Juventud?

San Jos? (Agencia Fides) - La Iglesia de Costa Rica celebrar? el s?bado 28 de julio el D?a Nacional de la Juventud, un evento masivo de la Iglesia Cat?lica que congrega alrededor de 10.000 j?venes en una jornada de convivencia, oraci?n y reflexi?n y este a?o se desarrollar? tambi?n un Festival Art?stico donde se presentar?n de manera simult?nea diversos grupos musicales.
Este D?a Nacional de la Juventud, tiene como objetivo principal promover los valores universales entre los j?venes del pa?s, tales como el respeto, la tolerancia, el rechazo total a la violencia y al consumo de drogas. El tema principal este a?o es "Proyecto de Vida", con el fin de promover e incentivar en la juventud la necesidad de plantearse un proyecto de vida integral que los haga crecer en todos los ?mbitos de su vida. Y el lema "Lev?ntate", que constituye una invitaci?n para que la juventud conserve la esperanza, se ponga en acci?n y se construya a si mismo.
Adem?s durante todo el mes de julio la Iglesia de Costa Rica est? celebrando el Mes de la juventud que quiere ser un espacio para que los j?venes se vayan autodescubriendo como personas, capaces de ser constructores de su propio Proyecto de vida, en el que se descubran como hombres y mujeres con dignidad, que como cristianos tienen una serie de valores y principios propios. La reflexi?n del mes de la juventud ha estado inspirada en el relato de Lucas 7,11 -17 y que propone para la reflexi?n varios momentos: ?La vida! ?Que regalo y que responsabilidad!; ?Qu? estoy haciendo con mi vida?; ?Joven a ti te digo?; ?Lev?ntate! Para ello la Comisi?n Nacional de Pastoral Juvenil de la Conferencia Episcopal ha elaborado un material para los encuentros cuyo objetivo general es Propiciar espacios de reflexi?n y celebraci?n en que los j?venes participantes valoren su vida
como regalo de Dios y la asuman con responsabilidad, para que construyendo su proyecto de vida
desde la Palabra, promuevan la Civilizaci?n del Amor. (RG) (Agencia Fides 25/7/2007 L?neas. 24 Palabras: 364)

Comentarios (0)  | Enviar
26 de Julio

? El Cabildo de La Palma tiene previsto destinar, a lo largo del ejercicio 2007, un presupuesto de 200.000 euros que se invertir? en subvenciones a obras en diversos bienes inmuebles propiedad de la Iglesia Cat?lica en la Isla. Entre las principales actuaciones destaca las andas de la cofrad?a del Sant?simo Cristo de Argual, en Los Llanos de Aridane; la restauraci?n de la cubierta de la iglesia de San Mauro en El Pino, Puntagorda y las mejoras realizadas en la iglesia de Nuestra Se?ora de F?tima, en El Retamar, Los Llanos de Aridane; la pintura de paramentos exteriores en la iglesia de Nuestra Se?ora de Bonanza, en el municipio de El Paso; la rehabilitaci?n de la ermita de Nuestra Se?ora de los Dolores, en Mazo, y la impermeabilizaci?n de paramentos exteriores en Nuestra Se?ora de Montserrat, en la villa norte?a de San Andr?s y Sauces Otras inversiones fueron destinadas a los templos de Nuestra Se?ora de la Inmaculada Concepci?n, ubicada en el barrio de Roque Faro (Garaf?a), y de San Pedro y los Santos M?rtires de Argual (Los Llanos de Aridane).

26 de Julio

(Fuente de la Guancha) La fiesta lit?rgica de Santa Ana nos llev? hasta el encantador municipio de la Isla Baja: Garachico. En su templo parroquial tuvo lugar bajo el signo de la alegr?a la celebraci?n de los padres de la Madre de Jesucristo. El traslado del Pend?n al templo, la presencia de las autoridades civiles, los sacerdotes del arciprestazgo concelebrantes, el coro, la predicaci?n, cofrad?as y numerosos fieles colaboraron a la solemnidad. El sacerdote Don Francisco Hern?ndez Garc?a pronunci? la homil?a en la que llam? la atenci?n sobre la responsabilidad ?tica de ofrecer la necesaria atenci?n integral a los ancianos destacando con n?meros las listas de espera en las residencias de nuestra isla. La procesi?n con las im?genes de San Joaqu?n y Santa Ana bajo los sones de la Banda de M?sica de Garachico por las vetustas calles del Municipio culmin? la ma?ana.


25 de Julio

(Fuente de la Guancha) El barrio de Buen Paso de Icod de los Vinos est? en fiestas. Celebra a sus santos patronos Ntra. Sra. de Buen Paso, al Ap?stol Santiago y a Santa Ana. El d?a principal lo constituye el 25 de Julio en honor de Santiago Ap?stol. En la puerta del vetusto y peque?o templo parroquial se colocaron los santos patronos y se prepar? el altar para la Eucarist?a que tuvo lugar a las ocho de la tarde congregando varias centenas de fieles de la parroquia y de pueblos lim?trofes. La devoci?n a la madre de Dios en la advocaci?n de Buen Paso est? muy arraigada en la comarca.


Art?culo publicado en la Revista de la Di?cesis de Tenerife "Iglesia Nivariense", JUNIO 2007, n?mero 76.

MEMORIA DE C?RITAS


E1 viernes d?a 8 de junio y coincidiendo - como en a?os anteriores - con la celebraci?n del Corpus Christi y D?a de Caridad, C?ritas Diocesana de Tenerife ha presentado su Memoria Institucional, correspondiente al pasado 2006.

El acto. presidido por el Obispo, Bernardo ?lvarez Alonso, acompa?ado por el Director Leonardo Ruiz del Castillo y Subdirector Jos? Mar?a Rivero Vargas, tuvo lugar en las dependencias del Centro de Acogida "Atacaite", para mujeres solas y familias monoparentales. ubicado en el barrio de Ofra de la capital tinerfe?a.

Rivero inici? el evento con unas palabras de agradecimiento a los presentes, y mencion? la posterior presentaci?n de la Campa?a Institucional con motivo del D?a de Caridad, dando paso a la intervenci?n de don Leonardo que present? la memoria del a?o 2006.

C?ritas Diocesana de Tenerife atendi? en la provincia tinerfe?a durante 2006 a 27.734 personas, de las que 23.940 lo fueron en parroquias y arciprestazgos y 3.794 en proyectos espec?ficos. Ruiz del Castillo dijo que, se hab?a producido un incremento del 15% en relaci?n con el a?o 2005. puesto que en ese per?odo el n?mero de personas atendidas fue de 24.146. Igualmente se constata que "el rostro de la pobreza es: mujer (el 64%, frente al 36% de hombres), joven, aumentando la inmigrante, con problemas de salud mental. en pobreza severa, con baja cualificaci?n profesional, con cargas familiares y con problemas de drogodependencias. En algunos casos, es analfabeta. La cualificaci?n profesional dificulta seriamente su inserci?n laboral.

El Director de C?ritas se refiri? a que el 37% de las personas atendidas en el 2006 fueron inmigrantes, habi?ndose experimentado un aumento del 27% frente al 2005. Igualmente destac? el important?simo incremento del n?mero de personas orientadas para su inserci?n laboral, que pasaron de 150 en 2005 a 1.073 en el 2006: lo que representa una ampliaci?n del 715%.

De los recursos invertidos se destacan: mayores y empleo, con los porcentajes del 20 y 18% respectivamente. Igualmente, los datos cualitativos de la memoria arrojan cifras de 396 personas que han accedido al mercado laboral y 231 que se han formado profesional-mente a trav?s de los cursos y talleres impartidos por C?ritas Diocesana.

En el apartado de formaci?n y colaboraciones cabe rese?ar que realizaron las pr?cticas en sus dependencias 49 alumnos de la Universidad de La Laguna y diferentes m?dulos formativos, en los variados campos de trabajo. La colaboraci?n con Instituciones Penitenciarias y la Direcci?n General de Protecci?n al Menor y la Familia . se ha visto apoyada por los "trabajos a la comunidad" impuestos por sentencias judiciales. Han participado 38 personas.

Seguidamente tom? la palabra el Subdirector de C?ritas para referirse al D?a de Caridad en relaci?n a la Campa?a Institucional "los derechos humanos son universales, las oportunidades deber?an serlo".

Clausur? el acto el Obispo Nivariense refiri?ndose, entre otras cosas, a la necesidad de di?logo con los responsables p?blicos que constituyan los diferentes gobiernos, auton?mico y locales, ya que no es de recibo el que C?ritas siga percibiendo subvenciones para sus centros y proyectos.
en igual cuant?a a las de hace tres a?os, sin tener en cuenta siquiera el incremento de salarios, nivel de vida, etc?tera. A la pregunta de tina periodista destac? que hay que ser muy cautos a la hora de hablar de las cifras sobre pobreza, porque hace algunos a?os una persona con 50.000 pesetas al mes viv?a, lo que ahora ser?a estar en pobreza, ya que hoy se debe considerar a alguien bajo el umbral de la pobreza, si no percibe al menos, unas 76.000 pesetas mensuales.

El acto estuvo bastante concurrido de asistentes, entre medios de comunicaci?n y otras personas invitadas al acto por los responsables de C?ritas. Posteriormente se sirvi? un peque?o refrigerio preparado por el personal del Centro.
8

Comentarios (0)  | Enviar
El Barrio de Buen Paso de Icod de los Vinos en Tenerife est? de fiestas celebrando a sus patronos: Ntra. Sra. de Buen Paso,Santa Ana y el Ap?stol Santiago. Reproducimos las palabras el p?rroco que acompa?an al "Programa de Fiestas 2007".

PR?LOGO


Como ya muchos saben, desde el pasado 5 de Septiembre,
formo parte de vuestro barrio. Ya llevamos unos meses en los que nos vamos conociendo y aprendiendo mutuamente.

Es para m? una gran alegr?a compartir con ustedes estos d?as de fiesta. Son d?as intensos para celebrarlos y vivirlos. No es para menos. Llevamos todo el a?o disponi?ndonos para estos d?as. Muchas ilusiones y trabajos sacrificados culminan en la fiesta.

Son tambi?n unos d?as de compartir nuestra vida. Son d?as para hablar con calma los amigos. Son d?as para reunirse la familia. Y es que el ajetreo de la vida muchas veces no permite este tiempo gratuito con los dem?s.

Fundamentalmente son d?as para compartir nuestra fe y devoci?n a nuestra patrona, junto a su madre, Santa Ana y uno de sus "hijos" y un gran disc?pulo suyo, Santiago el Mayor.

Es para nosotros el Modelo de creyente.

Es para nosotros la Mediadora de toda gracia ante Jes?s.

Es para nosotros el Faro que nos ilumina el camino.

Es para nosotros la Virgen que entreg? toda su vida a Dios.

Es para nosotros, simplemente nuestra Madre, la que nos protege, la que vela por nuestras vidas, la que nos escucha y la que nos acoge en nuestros problemas y debilidades. Ella que es Virgen y Madre, est? siempre atenta a nuestra vida.
Que nos valga el testimonio de los tres, siempre atentos a la voz silenciosa y misteriosa de Dios, que nos gu?a en el caminar de nuestra vida. Y ese caminar, no est? re?ido con la fiesta. Fue precisamente Mar?a la que empuj? a comenzar los "signos", a su Hijo Jes?s, en la fiesta de las bodas de Can?.

Que disfrutemos "en cristiano" todos de estos d?as de fiesta y fraternidad.

Jorge Concepci?n Feliciano
P?rroco de Nuestra Se?ora del Buen Paso.

Comentarios (0)  | Enviar
Art?culo semanal del Padre Fernando Lorente, o.h., publicado en EL D?A, el mi?rcoles 25 de Julio de 2005, en la secci?n "Criterios" bajo el ep?grafe "Luz en el camino".

Luz en el Camino Fernando Lorente, o.h. *


Mirar a Europa


ES MIRAR a Espa?a. Y mirar a Espa?a es mirar al Santuario de Santiago de Compostela, donde se venera al santo ap?stol, patr?n de los espa?oles. Hoy es su fiesta. En ella, los espa?oles y toda Europa recordamos y vivimos una de las mayores ra?ces cristianas m?s extendida por todo este continente.

Desde hace largo tiempo se viene diciendo que no existen fundamentos del todo convincentes sobre los cuales sostener la venida en vida de Santiago a Espa?a. Sin embargo, no importa que la ciencia cr?tica nos falle, hay otros modos de venir y visitar los santos, modos que escapan a los sabios, a las cr?nicas y a todo documento escrito. Uno de estos modos y presencias de un santo dentro de un pueblo, de una naci?n o de una raza es aquel que podemos hoy celebrar, cuando voltean las campanas del Obradoiro. Santiago estuvo, est? y estar?, porque el genio espa?ol, ese n?cleo del ser que llamamos genio, porque es grande y bueno, heredado e inmutable, el genio espa?ol denota a las claras una misteriosa proyecci?n del ap?stol, como su imagen, en cuanto un pueblo puede representar y perpetuar los rasgos de un hombre por los siglos.

Santiago Ap?stol es la piedra de Compostela, es el ?ndice occidental de la Cristiandad. Esto no lo olvidemos, y as? sabremos interpretar aquel genio medieval cristiano, como cruzado por tres caminos que explican lo m?s bello y entra?able de su esencia. Camino de romer?a, camino de cruzada, camino de peregrinaci?n. Hoy nos vamos a quedar reflexionando en ese camino de peregrinaci?n de Santiago:

El descubrimiento del sepulcro del ap?stol Santiago a principios del siglo IX en Compostela muy pronto abri? la extensa e intensa devoci?n al santo, que se propag? muy r?pidamente por toda Europa. El camino de Santiago recorr?a cuatro rutas en Francia, que se un?an en Puente la Reina, Navarra, desde donde discurr?a por Castilla y Galicia hasta llegar al P?rtico de la Gloria. Esta y otras rutas europeas son se?ales del aumento progresivo de peregrinos que, desde los reinos hispanos y de toda Europa, caminaban hacia el sepulcro con el esp?ritu del asceta que intentaba poder encontrar a Dios. Estos peregrinos, d?as antes de emprender su peregrinaci?n, hac?an testamento, eran despedidos en sus poblaciones de origen, donde recib?an el sayal, que llevaba un capuch?n, el bord?n o bast?n de marcha y la escarcela, m?s los necesarios salvoconductos con los que atravesaban reinos no siempre amigos. Estos peregrinos, en grupos, hac?an el viaje recorriendo un itinerario establecido, por etapas ya previstas; y, al llegar a la catedral compostelana, cumpl?an una serie de ceremonias, tales como la entrada procesional en el templo, la noche de vela en sus naves, la veneraci?n del sepulcro y la entrega de ofrendas, despu?s de lo cual recib?an el documento llamado "compostellanum", que acreditaba el cumplimiento de la peregrinaci?n. Es de destacar, tambi?n, la construcci?n de caminos y puentes, de hospitales y albergues en los que se atend?a a los peregrinos sin distinci?n de clases o de nacionalidad. Surgi? tambi?n un nuevo estilo de caridad y de santidad, el de aqu?llos que dedicaron su vida al servicio de los peregrinos. Y los primeros, los monjes cluniacenses, que colaboraron activamente en la propagaci?n de esta devoci?n con m?s eficacia que nadie. Ellos levantaron conventos, hospeder?as y hospitales en la ruta que segu?an los peregrinos.

Este largo camino de Santiago, con indiscutibles signos todav?a en pueblos, ciudades y campos de Europa, no fue s?lo un camino religioso, de penitencia y generosidad, sino que, al mismo tiempo, se convirti? en una extraordinaria autopista de cultura, de intercambio de estilos arquitect?nicos y escult?ricos, de formas lit?rgicas, de c?dices, de literatura en general y de escuelas de espiritualidad.

Reconocer esta grandiosa realidad hist?rica es mirar con respeto y admiraci?n a Europa y a Espa?a y estimar una de sus innumerables ra?ces vivas de la Cristiandad: el Camino de Santiago. El cristianismo, no lo olvidemos, se concibe a s? mismo como verdad revelada. Una verdad universal. Es la palabra prescrita por Dios, una gu?a para una vida ordenada en este mundo y una promesa de salvaci?n para la vida futura. Por eso, la Cristiandad es tambi?n una realidad social hecha vida, pero trascendente. Se manifiesta como una comunidad de personas que, ante todo, se consideran y se piensan cristianas, si bien con diferentes grados de compromiso con el cristianismo como norma de vida a la que se abrazan en el correr de la historia; aqu?, avanzando por los caminos de la propia existencia con el mismo esp?ritu vivido en tantos peregrinos todos los 25 de julio.

Terminamos reiterando que Espa?a forma parte de Europa. Y ?sta, si no es cristiana, no es Europa, sino que queda reducida a la condici?n geogr?fica de continente o a un mero espacio para el libre mercado de tantas desviaciones morales y socio-pol?ticas, ya muy arraigadas en sus formas y en sus contenidos.

* Capell?n de la Cl?nica S. Juan de Dios

Publicado por verdenaranja @ 9:35  | Art?culos de inter?s
Comentarios (0)  | Enviar
Carta Pastoral del Arzobispo de Santiago de Compostela Juli?n Barrio Barrio en la Festividad de la Virgen del Carmen

MAR?A EUCAR?STICA

Queridos diocesanos:

Al llegar el mes de julio, como Pastor de esta Iglesia compostelana siento el gozoso deber de comunicarme con vosotros, hombres del mar, y con vuestras familias para transmitiros mi afectuoso saludo y mis deseos de paz y prosperidad en el convencimiento de que se suscitan en vuestra alma sentimientos hondamente religiosos en la cercan?a de la fiesta de vuestra Patrona.

Desde hace alg?n tiempo, se percibe que se han ido relativizando poco a poco temas tan transcendentales como la defensa de la vida, el valor y la naturaleza del matrimonio, y la pureza de las costumbres cristianas, cayendo en un neopaganismo. Sin la visi?n cristiana no se puede entender nuestra cultura. Por eso es necesario redescubrir la profundidad y la belleza de nuestra fe.

Queridas gentes del mar, la celebraci?n de la Virgen del Carmen es una buena ocasi?n para hacer memoria de los contenidos de nuestra fe para iluminar desde ella los muchos recuerdos de vuestra vida gastada en los trabajos del mar. Los que hab?is nacido en los pueblos de la costa, hab?is vivido de manera especial, siendo ya ni?os, esa sentida devoci?n a la Virgen del Carmen en el regazo de vuestras madres; ellas os han ense?ado a descubrirla y amarla.

Las madres han sido nuestras primeras y grandes catequistas. Mientras viven entre nosotros, sentimos a trav?s de ellas, el referente m?s cercano de la Madre del Se?or y Madre nuestra, la Virgen Mar?a. Es oportuno recordar aqu? los versos que el poeta Juan Ram?n Jim?nez escribi? a su madre: ??Madre, nido?siempre c?lido! / Despertar santo? / Madre y hermanos? / Te digo al llegar Madre, / que tu eres como el mar? / que aunque las olas de tus a?os / se cambien y se muden? / siempre es igual tu sitio / al paso de mi alma?/ ?Qu? bien le viene al coraz?n / su primer nido! / ?Con qu? alegre ilusi?n torna siempre volando a ?l!?. Del tierno y siempre c?lido regazo de nuestra madre progenitora pasamos al regazo de Mar?a, y sentimos la ternura y cari?o de ella. ??Cantad, hijos, cantad! Tenemos una Madre que no muere jam?s??, as? lo han transmitido nuestros antepasados.

Mar?a eucar?stica

En la Asamblea Nacional del Apostolado del Mar, celebrada en Las Palmas de Gran Canaria los d?as 19 al 22 de abril pasado, se escogi? como lema para esta fiesta: ?Mar?a Eucar?stica?. No podemos separar a Mar?a del sacramento de la Eucarist?a. Podemos decir que la Virgen Mar?a, es la ?Madre Eucar?stica? de la Iglesia, y as? debe ser venerada, recordando que en el sacramento de la Eucarist?a recibimos el Cuerpo y Sangre de su Hijo. El magisterio de los Papas as? nos lo refleja. En la exhortaci?n apost?lica ?El Sacramento del Amor, el Papa Benedicto XVI, refiri?ndose a la relaci?n entre la Eucarist?a y la Virgen Mar?a, escribe: ?Cada vez que en la liturgia eucar?stica nos acercamos al Cuerpo y Sangre de Cristo, nos dirigimos tambi?n a Ella, que adhiri?ndose plenamente al sacrificio de Cristo, lo ha acogido para toda la Iglesia? . Por su parte el Siervo de Dios Juan Pablo II, quien tanto am? a la Virgen Mar?a desde su juventud y a quien dedic? sus m?s esforzados desvelos a lo largo de su vida, escribi?: ?Si queremos descubrir en toda su riqueza la relaci?n ?ntima que une Iglesia y Eucarist?a, no podemos olvidar a Mar?a, Madre y modelo de la Iglesia? Mar?a puede guiarnos hacia este Sant?simo Sacramento porque tiene una relaci?n profunda con ?l? Puesto que la Eucarist?a es misterio de fe, que supera de tal manera nuestro entendimiento que nos obliga al m?s puro abandono a la palabra de Dios, nadie como Mar?a puede ser apoyo y gu?a en una actitud como ?sta? Con la solicitud materna que muestra en las bodas de Can?, Mar?a parece decirnos: no dud?is, fiaros de la Palabra de mi Hijo. ?l, que fue capaz de transformar el agua en vino, es igualmente capaz de hacer del pan y del vino su cuerpo y su sangre? .

Si amamos a la Virgen debemos amar tambi?n la Eucarist?a y acercarnos con coraz?n humilde y entregado a recibir este Sacramento de nuestra salvaci?n. Los hombres de la mar am?is con amor filial a la Virgen del Carmen. Para vosotros es la Auxiliadora, la Abogada, el Puerto seguro donde todos encontramos abrigo y serenidad en medio de las tempestades de nuestra vida. El Concilio Vaticano II, nos ense?a que ?en la Santa Iglesia, Mar?a ocupa el lugar m?s alto despu?s de Cristo y el m?s cercano a nosotros? . De nuevo acudimos a la belleza de la palabra para vislumbrar el misterio, recurriendo al genio del poeta D?maso Alonso que en esta forma cantaba a la Madre de Dios y Madre nuestra: ?Que dulce sue?o en tu regazo, Madre? / en quien Dios se posa como en el aire del est?o, / en un enorme beso azul / ?Oh T?, primer?sima y extra??sima creaci?n de amor!... Madre? dormir quiero en tus brazos?hasta que en Dios despierte!

Felicitaci?n

Mi m?s sincera felicitaci?n a todos los hombres del mar en el d?a de su querida patrona la Virgen del Carmen. Os encomiendo cordialmente a la Divina Providencia a vosotros y a vuestra familia; que la Virgen del Carmen os proteja y ampare en todos los momentos de vuestra vida y os d? la abundancia de bienes que vuestro abnegado trabajo se merece.

Santa Mar?a, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores? Necesitamos m?s que nunca tu ayuda: que tus ojos misericordiosos velen por nosotros y nos protejan en la tierra y que de tu mano, un d?a, podamos entrar en el puerto seguro del cielo.

Os saluda con todo afecto y bendice en el Se?or,

+Juli?n Barrio Barrio,

Arzobispo de Santiago de Compostela

Publicado por verdenaranja @ 0:25  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
25 Julio (ACI).- El Arzobispo de Santiago de Compostela, Mons. Juli?n Barrio Barrio, exhort? a los feligreses a no perder la memoria y herencia cristiana "por causa de un agnosticismo pr?ctico y de la indiferencia religiosa", sino a defenderla y protegerla.

"La solemnidad del Ap?stol Santiago es una llamada a nuestra conciencia cristiana a veces dormida, en otros momentos acr?tica, que act?a en no pocas ocasiones como la sal que ha perdido su sabor. Como peregrinos con vocaci?n de eternidad, no debemos perder de vista la meta", afirm? el Prelado durante la Misa celebrada en honor al ap?stol.

El Arzobispo record? la riqueza del patrimonio que los primeros cristianos dejaron a los espa?oles; aquellos creyentes que "no se sent?an atemorizados por nadie ni por nada", sino que siempre tuvieron presente "las palabras de Jes?s: ?En el mundo tendr?is atribulaciones, pero ??nimo! Yo he vencido al mundo?".

Asimismo, dijo que "nuestra fe no nos permite ausentarnos de la realidad en que estamos aunque resulte dif?cil testimoniarla" ni tampoco podemos relegarla "al mundo del mito o de la emoci?n". Por su capacidad de transformar a los hombres, el cristianismo debe ser respetado. "Marginar a Dios no hace al hombre m?s consciente de su propia dignidad, ni le ayuda a abrirse a los dem?s", afirm?.

El Prelado indic? que para "acrecentar o mantener la fe en un momento hist?rico en que la increencia parece ser el destino inevitable", es necesario "obedecer a Dios antes que a los hombres"; sin ignorar que es propio de la estructura fundamental del cristianismo distinguir "lo que es del C?sar y lo que es de Dios, esto es, entre Estado e Iglesia, y que la fe es una propuesta, nunca una imposici?n".

Finalmente, el Arzobispo de Santiago de Compostela invit? a acercarse al pr?jimo desde los criterios y valores del Evangelio, comunicando lo que creemos y estando "al servicio de la vida, del amor, de la fraternidad y de la concordia que son m?s fuertes que la muerte" sabiendo que "Cristo es la respuesta verdadera a nuestras expectativas y que s?lo ?l recoge nuestras aspiraciones".

Publicado por verdenaranja @ 0:18  | Noticias Nacionales
Comentarios (0)  | Enviar
Mensaje que Benedicto XVI ha dirigido a los j?venes del mundo con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud 2008 que se celebrar? en julio de ese a?o en Sydney (Australia).

?Recibir?is la fuerza del Esp?ritu Santo,
que vendr? sobre vosotros, y ser?is mis testigos? (Hch 1, 8)



Queridos j?venes:

1. La XXIII Jornada Mundial de la Juventud

Recuerdo siempre con gran alegr?a los diversos momentos transcurridos juntos en Colonia, en el mes de agosto de 2005. Al final de aquella inolvidable manifestaci?n de fe y entusiasmo, que permanece impresa en mi esp?ritu y en mi coraz?n, os di cita para el pr?ximo encuentro que tendr? lugar en Sydney, en 2008. Ser? la XXIII Jornada Mundial de la Juventud y tendr? como tema: ?Recibir?is la fuerza del Esp?ritu Santo, que vendr? sobre vosotros, y ser?is mis testigos? (Hch 1, 8). El hilo conductor de la preparaci?n espiritual para el encuentro en Sydney es el Esp?ritu Santo y la misi?n. En 2006 nos hab?amos detenido a meditar sobre el Esp?ritu Santo como Esp?ritu de verdad, en 2007 quisimos descubrirlo m?s profundamente como Esp?ritu de amor, para encaminarnos despu?s hacia la Jornada Mundial de la Juventud 2008 reflexionando sobre el Esp?ritu de fortaleza y testimonio, que nos da el valor de vivir el Evangelio y la audacia de proclamarlo. Por ello es fundamental que cada uno de vosotros, j?venes, en la propia comunidad y con los educadores, reflexione sobre este Protagonista de la historia de la salvaci?n que es el Esp?ritu Santo o Esp?ritu de Jes?s, para alcanzar estas altas metas: reconocer la verdadera identidad del Esp?ritu, escuchando sobre todo la Palabra de Dios en la Revelaci?n de la Biblia; tomar una l?cida conciencia de su presencia viva y constante en la vida de la Iglesia, redescubrir en particular que el Esp?ritu Santo es como el ?alma?, el respiro vital de la propia vida cristiana gracias a los sacramentos de la iniciaci?n cristiana: Bautismo, Confirmaci?n y Eucarist?a; hacerse capaces as? de ir madurando una comprensi?n de Jes?s cada vez m?s profunda y gozosa y, al mismo tiempo, hacer una aplicaci?n eficaz del Evangelio en el alba del tercer milenio. Con mucho gusto os ofrezco con este mensaje un motivo de meditaci?n ir profundiz?ndolo a lo largo de este a?o de preparaci?n y ante el cual verificar la calidad de vuestra fe en el Esp?ritu Santo, de volver a encontrarla si se ha extraviado, de afianzarla si se ha debilitado, de gustarla como compa??a del Padre y del Hijo Jesucristo, gracias precisamente a la obra indispensable del Esp?ritu Santo. No olvid?is nunca que la Iglesia, m?s a?n la humanidad misma, la que est? en torno a vosotros y que os aguarda en vuestro futuro, espera mucho de vosotros, j?venes, porque ten?is en vosotros el don supremo del Padre, el Esp?ritu de Jes?s.

2. La promesa del Esp?ritu Santo en la Biblia

La escucha atenta de la Palabra de Dios respecto al misterio y a la obra del Esp?ritu Santo nos abre al conocimiento cosas grandes y estimulantes que resumo en los siguientes puntos.
Poco antes de su ascensi?n, Jes?s dijo a los disc?pulos: ?Yo os enviar? lo que mi Padre ha prometido? (Lc 24, 49). Esto se cumpli? el d?a de Pentecost?s, cuando estaban reunidos en oraci?n en el Cen?culo con la Virgen Mar?a. La efusi?n del Esp?ritu Santo sobre la Iglesia naciente fue el cumplimiento de una promesa de Dios m?s antigua a?n, anunciada y preparada en todo el Antiguo Testamento.

En efecto, ya desde las primeras p?ginas, la Biblia evoca el esp?ritu de Dios como un viento que ?aleteaba por encima de las aguas? (cf. Gn 1, 2) y precisa que Dios insufl? en las narices del hombre un aliento de vida, (cf. Gn 2, 7), infundi?ndole as? la vida misma. Despu?s del pecado original, el esp?ritu vivificante de Dios se ha ido manifestando en diversas ocasiones en la historia de los hombres, suscitando profetas para incitar al pueblo elegido a volver a Dios y a observar fielmente los mandamientos. En la c?lebre visi?n del profeta Ezequiel, Dios hace revivir con su esp?ritu al pueblo de Israel, representado en ?huesos secos? (cf. 37, 1-14). Joel profetiza una ?efusi?n del esp?ritu? sobre todo el pueblo, sin excluir a nadie: ?Despu?s de esto ?escribe el Autor sagrado? yo derramar? mi Esp?ritu en toda carne... Hasta en los siervos y las siervas derramar? mi Esp?ritu en aquellos d?as? (3, 1-2).

En la ?plenitud del tiempo? (cf. Ga 4, 4), el ?ngel del Se?or anuncia a la Virgen de Nazaret que el Esp?ritu Santo, ?poder del Alt?simo?, descender? sobre Ella y la cubrir? con su sombra. El que nacer? de Ella ser? santo y ser? llamado Hijo de Dios (cf. Lc 1, 35). Seg?n la expresi?n del profeta Isa?as, sobre el Mes?as se posar? el Esp?ritu del Se?or (cf. 11, 1-2; 42, 1). Jes?s retoma precisamente esta profec?a al inicio de su ministerio p?blico en la sinagoga de Nazaret: ?El Esp?ritu del Se?or est? sobre m? ?dijo ante el asombro de los presentes?, porque ?l me ha ungido. Me ha enviado a dar la Buena Noticia a los pobres. Para anunciar a los cautivos la libertad y, a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; y para anunciar un a?o un a?o de gracia del Se?or? (Lc 4, 18-19; cf. Is 61, 1-2). Dirigi?ndose a los presentes, se atribuye a s? mismo estas palabras prof?ticas afirmando: ?Hoy se cumple esta Escritura que acab?is de o?r ? (Lc 4, 21). Y una vez m?s, antes de su muerte en la cruz, anuncia varias veces a sus disc?pulos la venida del Esp?ritu Santo, el ?Consolador?, cuya misi?n ser? la de dar testimonio de ?l y asistir a los creyentes, ense??ndoles y gui?ndoles hasta la Verdad completa (cf. Jn 14, 16-17.25-26; 15, 26; 16, 13).

3. Pentecost?s, punto de partida de la misi?n de la Iglesia

La tarde del d?a de su resurrecci?n, Jes?s, apareci?ndose a los disc?pulos, ?sopl? sobre ellos y les dijo: ?Recibid el Esp?ritu Santo?? (Jn 20, 22). El Esp?ritu Santo se pos? sobre los Ap?stoles con mayor fuerza a?n el d?a de Pentecost?s: ?De repente un ruido del cielo ?se lee en los Hechos de los Ap?stoles?, como el de un viento recio, reson? en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repart?an, pos?ndose encima de cada uno? (2, 2-3).

El Esp?ritu Santo renov? interiormente a los Ap?stoles, revisti?ndolos de una fuerza que los hizo audaces para anunciar sin miedo: ??Cristo ha muerto y ha resucitado!?. Libres de todo temor comenzaron a hablar con franqueza (cf. Hch 2, 29; 4, 13; 4, 29.31). De pescadores atemorizados se convirtieron en heraldos valientes del Evangelio. Tampoco sus enemigos lograron entender c?mo hombres ?sin instrucci?n ni cultura? (cf. Hch 4, 13) fueran capaces de demostrar tanto valor y de soportar las contrariedades, los sufrimientos y las persecuciones con alegr?a. Nada pod?a detenerlos. A los que intentaban reducirlos al silencio respond?an: ?Nosotros no podemos dejar de contar lo que hemos visto y o?do? (Hch 4, 20). As? naci? la Iglesia, que desde el d?a de Pentecost?s no ha dejado de extender la Buena Noticia ?hasta los confines de la tierra? (Hch 1, 8).

4. El Esp?ritu Santo, alma de la Iglesia y principio de comuni?n

Pero para comprender la misi?n de la Iglesia hemos de regresar al Cen?culo donde los disc?pulos permanec?an juntos (cf. Lc 24, 49), rezando con Mar?a, la ?Madre?, a la espera del Esp?ritu prometido. Toda comunidad cristiana tiene que inspirarse constantemente en este icono de la Iglesia naciente. La fecundidad apost?lica y misionera no es el resultado principalmente de programas y m?todos pastorales sabiamente elaborados y ?eficientes?, sino el fruto de la oraci?n comunitaria incesante (cf. Pablo VI, Exhort. apost. ?Evangelii nuntiandi?, 75). La eficacia de la misi?n presupone, adem?s, que las comunidades est?n unidas, que tengan ?un solo coraz?n y una sola alma? (cf. Hch 4, 32), y que est?n dispuestas a dar testimonio del amor y la alegr?a que el Esp?ritu Santo infunde en los corazones de los creyentes (cf. Hch 2, 42). El Siervo de Dios Juan Pablo II escribi? que antes de ser acci?n, la misi?n de la Iglesia es testimonio e irradiaci?n (cf. Enc. ?Redemptoris missio?, 26). As? suced?a al inicio del cristianismo, cuando, como escribe Tertuliano, los paganos se convert?an viendo el amor que reinaba entre los cristianos: ?Ved ?dicen? c?mo se aman entre ellos? (cf. ?Apolog?tico?, 39, 7).

Concluyendo esta r?pida mirada a la Palabra de Dios en la Biblia, os invito a notar c?mo el Esp?ritu Santo es el don m?s alto de Dios al hombre, el testimonio supremo por tanto de su amor por nosotros, un amor que se expresa concretamente como ?s? a la vida? que Dios quiere para cada una de sus criaturas. Este ?s? a la vida? tiene su forma plena en Jes?s de Nazaret y en su victoria sobre el mal mediante la redenci?n. A este respecto, nunca olvidemos que el Evangelio de Jes?s, precisamente en virtud del Esp?ritu, no se reduce a una mera constataci?n, sino que quiere ser ?Buena Noticia para los pobres, libertad para los oprimidos, vista para los ciegos...?. Es lo que se manifest? con vigor el d?a de Pentecost?s, convirti?ndose en gracia y en tarea de la Iglesia para con el mundo, su misi?n prioritaria.
Nosotros somos los frutos de esta misi?n de la Iglesia por obra del Esp?ritu Santo. Llevamos dentro de nosotros ese sello del amor del Padre en Jesucristo que es el Esp?ritu Santo. No lo olvidemos jam?s, porque el Esp?ritu del Se?or se acuerda siempre de cada uno y quiere, en particular mediante vosotros, j?venes, suscitar en el mundo el viento y el fuego de un nuevo Pentecost?s.

5. El Esp?ritu Santo ?Maestro interior?

Queridos j?venes, el Esp?ritu Santo sigue actuando con poder en la Iglesia tambi?n hoy y sus frutos son abundantes en la medida en que estamos dispuestos a abrirnos a su fuerza renovadora. Para esto es importante que cada uno de nosotros lo conozca, entre en relaci?n con ?l y se deje guiar por ?l. Pero aqu? surge naturalmente una pregunta: ?Qui?n es para m? el Esp?ritu Santo? Para muchos cristianos sigue siendo el ?gran desconocido?. Por eso, como preparaci?n a la pr?xima Jornada Mundial de la Juventud, he querido invitaros a profundizar en el conocimiento personal del Esp?ritu Santo. En nuestra profesi?n de de fe proclamamos: ?Creo en el Esp?ritu Santo, Se?or y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo? (Credo Niceno-Constantinopolitano). S?, el Esp?ritu Santo, Esp?ritu de amor del Padre y del Hijo, es Fuente de vida que nos santifica, ?porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Esp?ritu Santo que se nos ha dado? (Rm 5, 5). Pero no basta conocerlo; es necesario acogerlo como gu?a de nuestras almas, como el ?Maestro interior? que nos introduce en el Misterio trinitario, porque s?lo ?l puede abrirnos a la fe y permitirnos vivirla cada d?a en plenitud. ?l nos impulsa hacia los dem?s, enciende en nosotros el fuego del amor, nos hace misioneros de la caridad de Dios.

S? bien que vosotros, j?venes, llev?is en el coraz?n una gran estima y amor hacia Jes?s, c?mo dese?is encontrarlo y hablar con ?l. Pues bien, recordad que precisamente la presencia del Esp?ritu en nosotros atestigua, constituye y construye nuestra persona sobre la Persona misma de Jes?s crucificado y resucitado. Por tanto, tengamos familiaridad con el Esp?ritu Santo, para tenerla con Jes?s.

6. Los sacramentos de la Confirmaci?n y de la Eucarist?a

Pero ?dir?is? ?C?mo podemos dejarnos renovar por el Esp?ritu Santo y crecer en nuestra vida espiritual? La respuesta ya la sab?is: se puede mediante los Sacramentos, porque la fe nace y se robustece en nosotros gracias a los Sacramentos, sobre todo los de la iniciaci?n cristiana: el Bautismo, la Confirmaci?n y la Eucarist?a, que son complementarios e inseparables (cf. Catecismo de la Iglesia Cat?lica, 1285). Esta verdad sobre los tres Sacramentos que est?n al inicio de nuestro ser cristianos se encuentra quiz?s desatendida en la vida de fe de no pocos cristianos, para los que estos son gestos del pasado, pero sin repercusi?n real en la actualidad, como ra?ces sin savia vital. Resulta que, una vez recibida la Confirmaci?n, muchos j?venes se alejan de la vida de fe. Y tambi?n hay j?venes que ni siquiera reciben este sacramento. Sin embargo, con los sacramentos del Bautismo, de la Confirmaci?n y despu?s, de modo constante, de la Eucarist?a, es como el Esp?ritu Santo nos hace hijos del Padre, hermanos de Jes?s, miembros de su Iglesia, capaces de un verdadero testimonio del Evangelio, beneficiarios de la alegr?a de la fe.

Os invito por tanto a reflexionar sobre lo que aqu? os escribo. Hoy es especialmente importante redescubrir el sacramento de la Confirmaci?n y reencontrar su valor para nuestro crecimiento espiritual. Quien ha recibido los sacramentos del Bautismo y de la Confirmaci?n, recuerde que se ha convertido en ?templo del Esp?ritu?: Dios habita en ?l. Que sea siempre consciente de ello y haga que el tesoro que lleva dentro produzca frutos de santidad. Quien est? bautizado, pero no ha recibido a?n el sacramento de la Confirmaci?n, que se prepare para recibirlo sabiendo que as? se convertir? en un cristiano ?pleno?, porque la Confirmaci?n perfecciona la gracia bautismal (cf. Ib?d., 1302-1304).

La Confirmaci?n nos da una fuerza especial para testimoniar y glorificar a Dios con toda nuestra vida (cf. Rm 12, 1); nos hace ?ntimamente conscientes de nuestra pertenencia a la Iglesia, ?Cuerpo de Cristo?, del cual todos somos miembros vivos, solidarios los unos con los otros (cf. 1 Co 12, 12-25). Todo bautizado, dej?ndose guiar por el Esp?ritu, puede dar su propia aportaci?n a la edificaci?n de la Iglesia gracias a los carismas que ?l nos da, porque ?en cada uno se manifiesta el Esp?ritu para el bien com?n? (1 Co 12, 7). Y cuando el Esp?ritu act?a produce en el alma sus frutos que son ?amor, alegr?a, paz, paciencia, benevolencia, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de s?? (Ga 5, 22). A cuantos, j?venes como vosotros, no han recibido la Confirmaci?n, les invito cordialmente a prepararse a recibir este sacramento, pidiendo la ayuda de sus sacerdotes. Es una especial ocasi?n de gracia que el Se?or os ofrece: ?no la dej?is escapar!

Quisiera a?adir aqu? una palabra sobre la Eucarist?a. Para crecer en la vida cristiana es necesario alimentarse del Cuerpo y de la Sangre de Cristo. En efecto, hemos sido bautizados y confirmados con vistas a la Eucarist?a (cf. Catecismo de la Iglesia Cat?lica, 1322; Exhort. apost. ?Sacramentum caritatis?, 17). Como ?fuente y culmen? de la vida eclesial, la Eucarist?a es un ?Pentecost?s perpetuo?, porque cada vez que celebramos la Santa Misa recibimos el Esp?ritu Santo que nos une m?s profundamente a Cristo y nos transforma en ?l. Queridos j?venes, si particip?is frecuentemente en la Celebraci?n eucar?stica, si consagr?is un poco de vuestro tiempo a la adoraci?n del Sant?simo Sacramento, a la Fuente del amor, que es la Eucarist?a, os llegar? esa gozosa determinaci?n de dedicar la vida a seguir las pautas del Evangelio. Al mismo tiempo, experimentar?is que donde no llegan nuestras fuerzas, el Esp?ritu Santo nos transforma, nos colma de su fuerza y nos hace testigos plenos del ardor misionero de Cristo resucitado.

7. La necesidad y la urgencia de la misi?n

Muchos j?venes miran su vida con aprensi?n y se plantean tantos interrogantes sobre su futuro. Ellos se preguntan preocupados: ?C?mo insertarse en un mundo marcado por numerosas y graves injusticias y sufrimientos? ?C?mo reaccionar ante el ego?smo y la violencia que a veces parecen prevalecer? ?C?mo dar sentido pleno a la vida? ?C?mo contribuir para que los frutos del Esp?ritu que hemos recordado precedentemente, ?amor, alegr?a, paz, paciencia, benevolencia, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de s?? (n. 6), inunden este mundo herido y fr?gil, el mundo de los j?venes sobre todo? ?En qu? condiciones el Esp?ritu vivificante de la primera creaci?n, y sobre todo de la segunda creaci?n o redenci?n, puede convertirse en el alma nueva de la humanidad? No olvidemos que cuanto m?s grande es el don de Dios ?y el del Esp?ritu de Jes?s es el m?ximo? tanto m?s lo es la necesidad del mundo de recibirlo y, en consecuencia, m?s grande y apasionante es la misi?n de la Iglesia de dar un testimonio cre?ble de ?l. Y vosotros, j?venes, con la Jornada Mundial de la Juventud, dais en cierto modo testimonio de querer participar en dicha misi?n. A este prop?sito, queridos amigos, me apremia recordaros aqu? algunas verdades cruciales sobre las cuales meditar. Una vez m?s os repito que s?lo Cristo puede colmar las aspiraciones m?s ?ntimas del coraz?n del hombre; s?lo ?l es capaz de humanizar la humanidad y conducirla a su ?divinizaci?n?. Con la fuerza de su Esp?ritu, ?l infunde en nosotros la caridad divina, que nos hace capaces de amar al pr?jimo y prontos para a ponernos a su servicio. El Esp?ritu Santo ilumina, revelando a Cristo crucificado y resucitado, y nos indica el camino para asemejarnos m?s a ?l, para ser precisamente ?expresi?n e instrumento del amor que de ?l emana? (Enc. ?Deus caritas est?, 33). Y quien se deja guiar por el Esp?ritu comprende que ponerse al servicio del Evangelio no es una opci?n facultativa, porque advierte la urgencia de transmitir a los dem?s esta Buena Noticia. Sin embargo, es necesario recordarlo una vez m?s, s?lo podemos ser testigos de Cristo si nos dejamos guiar por el Esp?ritu Santo, que es ?el agente principal de la evangelizaci?n? (cf. ?Evangelii nuntiandi?, 75) y ?el protagonista de la misi?n? (cf. ?Redemptoris missio?, 21). Queridos j?venes, como han reiterado tantas veces mis venerados Predecesores Pablo VI y Juan Pablo II, anunciar el Evangelio y testimoniar la fe es hoy m?s necesario que nunca (cf. ?Redemptoris missio?, 1). Alguno puede pensar que presentar el tesoro precioso de la fe a las personas que no la comparten significa ser intolerantes con ellos, pero no es as?, porque proponer a Cristo no significa imponerlo (cf. ?Evangelii nuntiandi?, 80). Adem?s, doce Ap?stoles, hace ya dos mil a?os, han dado la vida para que Cristo fuese conocido y amado. Desde entonces, el Evangelio sigue difundi?ndose a trav?s de los tiempos gracias a hombres y mujeres animados por el mismo fervor misionero. Por lo tanto, tambi?n hoy se necesitan disc?pulos de Cristo que no escatimen tiempo ni energ?a para servir al Evangelio. Se necesitan j?venes que dejen arder dentro de s? el amor de Dios y respondan generosamente a su llamamiento apremiante, como lo han hecho tantos j?venes beatos y santos del pasado y tambi?n de tiempos cercanos al nuestro. En particular, os aseguro que el Esp?ritu de Jes?s os invita hoy a vosotros, j?venes, a ser portadores de la buena noticia de Jes?s a vuestros coet?neos. La indudable dificultad de los adultos de tratar de manera comprensible y convincente con el ?mbito juvenil puede ser un signo con el cual el Esp?ritu quiere impulsaros a vosotros, j?venes, a que os hag?is cargo de ello. Vosotros conoc?is el idealismo, el lenguaje y tambi?n las heridas, las expectativas y, al mismo tiempo, el deseo de bienestar de vuestros coet?neos. Ten?is ante vosotros el vasto mundo de los afectos, del trabajo, de la formaci?n, de la expectativa, del sufrimiento juvenil... Que cada uno de vosotros tenga la valent?a de prometer al Esp?ritu Santo llevar a un joven a Jesucristo, como mejor lo considere, sabiendo ?dar raz?n de vuestra esperanza, pero con mansedumbre ? (cf. 1 P 3, 15).

Pero para lograr este objetivo, queridos amigos, sed santos, sed misioneros, porque nunca se puede separar la santidad de la misi?n (cf. ?Redemptoris missio?, 90). Non teng?is miedo de convertiros en santos misioneros como San Francisco Javier, que recorri? el Extremo Oriente anunciando la Buena Noticia hasta el l?mite de sus fuerzas, o como Santa Teresa del Ni?o Jes?s, que fue misionera a?n sin haber dejado el Carmelo: tanto el uno como la otra son ?Patronos de las Misiones?. Estad listos a poner en juego vuestra vida para iluminar el mundo con la verdad de Cristo; para responder con amor al odio y al desprecio de la vida; para proclamar la esperanza de Cristo resucitado en cada rinc?n de la tierra.

8. Invocar un ?nuevo Pentecost?s? sobre el mundo

Queridos j?venes, os espero en gran n?mero en julio de 2008 en Sydney. Ser? una ocasi?n providencial para experimentar plenamente el poder del Esp?ritu Santo. Venid muchos, para ser signo de esperanza y sustento precioso para las comunidades de la Iglesia en Australia que se preparan para acogeros. Para los j?venes del pa?s que nos hospedar? ser? una ocasi?n excepcional de anunciar la belleza y el gozo del Evangelio a una sociedad secularizada de muchas maneras. Australia, como toda Ocean?a, tiene necesidad de redescubrir sus ra?ces cristianas. En la Exhortaci?n postsinodal ?Ecclesia in Oceania? Juan Pablo II escrib?a: ?Con la fuerza del Esp?ritu Santo, la Iglesia en Ocean?a se est? preparando para una nueva evangelizaci?n de pueblos que hoy tienen hambre de Cristo... La nueva evangelizaci?n es una prioridad para la Iglesia en Ocean?a? (n. 18).

Os invito a dedicar tiempo a la oraci?n y a vuestra formaci?n espiritual en este ?ltimo tramo del camino que nos conduce a la XXIII Jornada Mundial de la Juventud, para que en Sydney pod?is renovar las promesas de vuestro Bautismo y de vuestra Confirmaci?n. Juntos invocaremos al Esp?ritu Santo, pidiendo con confianza a Dios el don de un nuevo Pentecost?s para la Iglesia y para la humanidad del tercer milenio.

Mar?a, unida en oraci?n a los Ap?stoles en el Cen?culo, os acompa?e durante estos meses y obtenga para todos los j?venes cristianos una nueva efusi?n del Esp?ritu Santo que inflame los corazones. Recordad: ?la Iglesia conf?a en vosotros! Nosotros, los Pastores, en particular, oramos para que am?is y hag?is amar siempre m?s a Jes?s y lo sig?is fielmente. Con estos sentimientos os bendigo a todos con gran afecto.

En Lorenzago, 20 de julio de 2007

Benedicto XVI

[Traducci?n distribuida por la Santa Sede
? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]

Publicado por verdenaranja @ 0:10  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Queridos lectores:

Concluido el registro de los donativos que hemos recibido, podemos comunicarles el resultado final de la campa?a 2007.

Sumando las seis ediciones de ZENIT (espa?ol, ingl?s, franc?s, alem?n, portugu?s, italiano), gracias a los donativos de 18.016 de ustedes hemos recibido 870.000 euros.

En concreto, los lectores de la edici?n de ZENIT en espa?ol han ayudado con 168.000 euros.

Deseamos expresar nuestra m?s profunda gratitud por este extraordinario resultado.

Hace unos meses, cuando iniciamos la campa?a de donativos 2007, el camino para alcanzar las metas que nos hab?amos fijado era largo y la "caja" de ZENIT estaba pr?cticamente vac?a. Constatar ahora estos resultados es algo que, verdaderamente, como cada a?o, nos sorprende y nos da un gran impulso para el futuro.

Junto al aumento de la actividad informativa de ZENIT, obviamente aumentan tambi?n los costes que debemos afrontar.

Sin embargo, durante ocho a?os consecutivos se ha repetido este "milagro" de la gran generosidad y participaci?n de los lectores, y tambi?n este a?o podemos decir con alegr?a que ZENIT ha recibido los recursos para seguir adelante, gracias a todos ustedes.

?Gracias de todo coraz?n!

Nuestra gratitud m?s profunda se dirige en especial a cuantos nos han apoyado: quienes han orado y siguen orando por ZENIT y quienes contribuyen a su sostenimiento econ?mico.

A quienes les ha sido imposible participar en la campa?a 2007 les pedimos su apoyo durante el a?o. La campa?a ha finalizado, pero siempre es posible enviar un donativo o decidirse, por ejemplo, por una aportaci?n mensual que -aunque sea peque?a- representa sin duda una gran ayuda.

La "Familia de ZENIT" es cada d?a m?s fuerte y estable. Todo el apoyo que hemos recibido en la campa?a de donativos nos hace siempre conscientes de la responsabilidad de nuestro trabajo.

Les aseguramos, queridos lectores, que haremos todo lo posible por mantener y mejorar la calidad que cada uno de ustedes espera de ZENIT.

Con nuestro m?s sincero agradecimiento,

Carmen Lago
ZENIT

Publicado por verdenaranja @ 0:04  | Noticias de religi?n
Comentarios (0)  | Enviar
EUROPA/ESPA?A - Educaci?n para la ciudadan?a: ?Oponerse a la asignatura es una obligaci?n para toda familia responsable. Es cuesti?n de libertad, de defensa del derecho fundamental y preferente a educar a nuestros hijos seg?n nuestros principios

Madrid (Agencia Fides) - El pr?ximo curso escolar que comenzar? en septiembre, se introducir? la asignatura de ?Educaci?n para la ciudadan?a? en todos los centros escolares. La materia que es obligatoria, tiene como objetivo, establecido por el Ministerio de Educaci?n la formaci?n de la conciencia moral de los alumnos, afirma la Asociaci?n espa?ola ?Profesionales por la ?tica?. En Andaluc?a dicha Asociaci?n ha podido acceder a un borrador del contenido de dicha materia, destacando algunos puntos y conceptos que entran de lleno en la formaci?n moral de los alumnos como son: distintas realidades familiares, superaci?n de los prejuicios hom?fobos, rechazo de discriminaciones en funci?n de la preferencia sexual, dimensi?n moral de los serse humanos, el pluralismo moral y el rechazo de la intolerancia ?tica, proceso de socializaci?n del g?nero. Pero independiente de los contenidos definitivos, Profesionales por la ?tica denuncia que la pol?mica sobre la asignatura ?se fundamenta en que es, por si misma, moralizante y adoctrinadora. Por ese motivo numeroso padres han presentado formulario de objeci?n de conciencia para que sus hijos no asistan a clases de esta asignatura?.
Luis Carbonel, Presidente de Concapa (Confederaci?n Cat?lica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos) ha afirmado que ?oponerse a la asignatura es una obligaci?n para toda familia responsable. Es cuesti?n de libertad, de defensa del derecho fundamental y preferente a educar a nuestros hijos seg?n nuestros principios?. Y ha denunciado que ?el gobierno utiliza la asignatura para usurpar el papel de los padres y educar las conciencias de nuestros hijos como si fueran suyos?. Por ello ?cada vez m?s familias se oponen a la arrogancia de un Gobierno que pretende colonizar el alma de nuestros hijos, que se resiste al dialogo, que solo busca imponer su modelo de ciudadano, ajeno al valor de la libertad y dignidad que merece toda persona?. Concapa ha pedido al Ministerio que suspenda el ejercicio de esta asignatura y abra el dialogo con los representantes de los padres para consensuar sus contenidos y establecer su car?cter voluntario, dando de plazo este mes de julio. De no realizarse ?ser? inevitable otra gran manifestaci?n para exigir libertad de ense?anza y e fin del fracaso escolar? ha dicho.
Benigno Blanco, Presidente del Foro Espa?ol de la Familia, ha envido una Carta al Parlamento Europeo en la que explica que ?en Espa?a existe un conflicto entre el Gobierno y las familias; no entre el Gobierno y la Iglesia, pues esta se han limitado solamente a apoyar las iniciativas civiles puestas en marcha por los padres para defender su libertad?. Y al mismo tiempo afirma que las familias espa?olas no se oponen a la existencia de esta asignatura, sino a unos contenidos que son ?incompatibles con el ejercicio en libertad de las responsabilidades formativas que corresponden a los padres?. (RG) (Agencia Fides 24/7/2007 L?neas: 36 Palabras: 495)

Publicado por verdenaranja @ 0:00  | Noticias de religi?n
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 25 de julio de 2007
Art?culo publicado en la revista de la Di?cesis de tenerife "Iglesia Nivariense", JUNIO 2007, n?mero 76.

EL CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE
Y LA RESPONSABILIDAD
Y AUSTERIDAD EN EL CONSUMO


Carmen Luisa
Gonz?lez Exp?sito


Corno cada a?o, el pasado 5 de junio se celebr? el D?a Mundial del Medio Ambiente. Dada la problem?tica ecol?gica que estamos padeciendo a nivel mundial, no podemos reducir nuestra preocupaci?n, en este sentido, a un d?a en el a?o. Por otro lado, corremos el riesgo de acostumbrarnos a las noticias alarmantes que nos lleguen en este sentido, como si nada tuviera que ver con nuestro estilo de vida y nuestro consumo.

Esta celebraci?n es una oportunidad para avivar la conciencia de nuestra responsabilidad personal y colectiva, como personas y como cristianos cada d?a del a?o. Estamos llamados a cuidar la creaci?n que Dios ha puesto en nuestras manos, no como due?os sino corno meros administradores, y a favorecer el que todos los hombres y mujeres tengan la oportunidad de disfrutar de ella en igualdad y en justicia. Los graves problemas ecol?gicos que estamos padeciendo nos exigen: un cambio de mentalidad, la adopci?n de un estilo de vida m?s austero y solidario y el compromiso con un desarrollo sostenible.

Vivimos en una sociedad que favorece el consumismo como sin?nimo de felicidad. La publicidad nos bombardea con anuncios y reclamos cuyo objetivo real no es nuestro bienestar, sino hacernos engranajes de un sistema que reduce a la personas al papel de meros consumidores sumisos. Nos hemos convertido en la generaci?n de "usar y tirar". Este modelo econ?mico de producci?n y consumo, en el que vivimos, hace que un grupo muy peque?o de la poblaci?n mundial sea muy rica si se compara con el resto de la humanidad y tiende a su agotamiento, lo que genera el empobrecimiento de grandes colectivos y pueblos en el mundo. Seg?n las leyes del sistema econ?mico injusto actual, es preciso consumir para que la econom?a funcione. Quien no consume est? fuera del mismo.

Por otro lado, se levantan voces afirmando que esta forma de consumo es insostenible y que de seguir as?, el planeta est? gravemente amenazado, porque nuestro actual sistema es depredador con el medio ambiente. En muchos ?mbitos ya se plantean que la actual situaci?n de explotaci?n indiscriminada de los recursos supone un grave problema por el deterioro del planeta que, entre otras consecuencias, producen la destrucci?n de la capa de ozono; el efecto invernadero; el cambio clim?tico; la contaminaci?n de los mares: las deforestaciones masivas, la desertizaci?n; la escasez de agua potable; las hambrunas,??

Lo que llamamos "desarrollo", no se produce de una forma equilibrada. Mientras que m?s del 80% de la poblaci?n mundial no dispone de casi nada, menos del 20% de la poblaci?n total consume la mayor?a de los recursos. Pero el dato m?s escandaloso es que la mayor?a de estos recursos proceden precisamente de los pa?ses empobrecidos, que han de vender los productos al precio que establecen las multinacionales e importar maquinaria y tecnolog?a al precio que imponen los pa?ses ricos, entrando en una espiral de deuda y de pobreza insalvables en las que viven mas de mil doscientos millones de personas.

La responsabilidad respecto al medio ambiente ha de tener una traducci?n en el ?mbito jur?dico, y el desarrollo econ?mico debe respetar la integridad y los ritmos de la naturaleza, por el bien de toda la humanidad. Una econom?a que respete el medio ambiente no buscar? ?nicamente el objetivo del beneficio econ?mico, ya que la orientaci?n ambiental no se puede asegurar en base al c?lculo financiero de gastos y beneficios. Especial cuidado debe prestarse a la explotaci?n de los "recursos energ?ticos" no renovables, que han de ser puestos al servicio de toda la humanidad con equidad y solidaridad internacional.

Los pa?ses empobrecidos est?n sufriendo una mayor influencia negativa por la sobreexplotaci?n de la naturaleza. Los derechos de estos pueblos con su tierra y sus recursos han de ser tutelados adecuadamente.

Si todos los pa?ses consumieran en la proporci?n que lo hacemos los pa?ses ricos ser?an necesarios los recursos de 10 planetas, y solo tenernos uno. Para que los pa?ses empobrecidos puedan crecer en su desarrollo necesitan incrementar el consumo de energ?as y por ser estas limitadas nosotros, los pa?ses desarrollados, tenemos que reducir el consumo que hacemos de las mismas. Es necesario concienciarnos el uso racional de los recursos: las energ?as, el papel, el agua, y hacer cada vez un mayor uso del comercio justo.

La Tierra est? al l?mite de sus posibilidades, por lo q u e estamos embargando el futuro de las generaciones venideras. Las generaciones que nos sucedan tienen derecho a recibir un mundo habitable y no un planeta con el aire contaminado, con las aguas envenenadas y sus recursos naturales agotados. Adem?s, las pr?ximas generaciones han de encontrar un mundo m?s justo y humano, fruto de una civilizaci?n de amor, en donde los recursos se cuiden y se compartan entre todas las personas y todos los pueblos.

El Dios de la vida encomend? al ser humano su obra creadora para que la "cultivara y guardara" (Gen 2,15). Jes?s conoc?a bien la preocupaci?n del Padre por la criaturas que El alimenta y embellece (cf Luc 12,24).

La Doctrina Social de la Iglesia subraya la responsabilidad que tenemos todos en preservar un medio ambiente ?ntegro y sano para todos. Hace una llamada a que todos y todas vayamos creciendo en esta responsabilidad, afrontando las necesidades global y solidariamente, siendo conscientes que todos lo seres humanos dependemos unos de otros. (Cf Compendio DSI n 466-470). El mundo aparece ante nuestra mirada como huella de Dios (Compendio DS1 n? 472-487).

Ya es importante que tomemos conciencia de esta realidad, pero no podemos, no debemos, quedarnos en la toma de consciencia. Aunque este primer paso es importante, es necesario que vayamos dando pasos hacia una vida m?s austera y responsable en relaci?n con el consumo y el cuidado de la naturaleza, sin dejar que prevalezca en nuestra vida el "poder" y el "tener", sobre el "ser".

Comentarios (0)  | Enviar
Art?culo publicado en la revista de la Di?cesis de Tenerife, JUNIO 2007, n?mero 76, como complemento al art?culo "La Tumba perdida de Jes?s".

EL OSARIO DE SANTIAGO, una mentira de largo recorrido


En el a?o 2002 sali? a la luz un osario con la inscripci?n: "Jacob [Santiago], hijo de Jos?, hermano de Jes?s". En ese a?o Jacobovici, subdirector de La tumba perdida de Jes?s, p?blicamente apoy? la supuesta autenticidad.

Discovery Channel, la BBC y otros le dieron credibilidad como si fuera algo ya cient?ficamente comprobado. Algunos dijeron que este hallazgo pon?a en duda la doctrina cat?lica sobre la virginidad de Mar?a.

Pero el presunto osario de Santiago result? ser un fraude. Los 15 miembros de la Autoridad de Antig?edades de Israel demos?traron por encima de toda duda que el osario descubierto era en realidad una falsificaci?n moderna. As? lo determin? el director de Antig?edades de Israel, Shuka Dorfrnan, quien anunci? en junio de 2003: "El osario es real. Pero la inscripci?n es falsa. Lo que significa que alguien cogi? una caja real y labr? la escritura en ella, probablemente para darle una importancia religiosa". Lamenta?blemente los medios de comunicaci?n que tan ampliamente propagaron el enga?o, no hicieron casi nada por rectificarlo. Tampoco Jacohivici se ha retractado nunca de su apoyo a aquel fraude.

Comentarios (0)  | Enviar
Art?culo publicado en la revista de la Di?cesis de Tenerife "Iglesia Nivariense" JUNIO 2007, n?mero 76

LA TUMBA PERDIDA DE JES?S


Carmelo P?rez


La pol?mica, una vez m?s, est? servida. Aunque no tanto. La emisi?n del documental La tumba perdida de Jes?s. a pesar de la intensa campa?a de publicidad puesta en marcha por Antena 3 TV, ni siquiera consigui? superar en audiencia a los telespectadores de Los Serrano.

Con todo, la cadena privada consigui? hacerse con un honroso 15% de cuota de pantalla, aproximadamente dos millones y medio de personas en ese momento. Incluso la emisi?n de Ilouse cop? un mayor n?mero de tele-videntes, superando en m?s de un punto al reportaje que originalmente emiti? Discovery Channel para sus suscriptores sobre el presunto descubrimiento de la tumba en que Jes?s, su mujer y su familia hab?an sido enterrados.

B?sicamente, el mencionado documental apuesta por la hip?tesis de que el descubrimiento de una serie de tumbas bimilenarias, dotadas de inscripciones con diversos nombres b?blicos, avala la teor?a de que la moderna arqueolog?a ha conseguido dar con el verdadero lugar del enterramiento de Jes?s. Y a?n hay m?s: del hallazgo se deduce que es m?s que viable la hip?tesis de que Jes?s tuvo un hijo llamado Judas y fue enterrado junto a ?l, Mar?a Magdalena y su madre. Las consecuencias para la fe en el caso de demostrarse tales hip?tesis resultan evidentes.

Cifras de audiencia aparte, a pocos extra?a ya que de forma c?clica los medios de comunicaci?n y la literatura m?s asequible apuesten de tanto en tanto por nuevas y escandalosas revelaciones sobre la vida de Cristo y sus ?ltimos d?as. Muy presente est? a?n el efecto Da Vinci, con cifras de v?rtigo en lo que a ingresos editoriales y publicitarios se refiere.

Adem?s, en esta ocasi?n el morbo estaba garantizado a?n m?s si cabe. El prestigio cinematogr?fico del director de La tumba perdida de Jes?s, James Cameron, hac?a presagiar una puesta en escena digna de sus m?s conocidas realizaciones, entre ellas la galardonada Titanie.

Y as? fue. Cameron demostr?, una vez m?s, que convierte en oro todo lo que toca. El documental es capaz de mantener en tensi?n al espectador durante todo su metraje, m?s de una hora. La vivacidad del relato, los recursos para mantener el inter?s, la inclusi?n de testimonios. Todo estuvo a la altura de un gran director de Hollywood. Todo... excepto el contenido.

Incluso antes de que el trabajo de Cameron viera la luz, prestigiosas universidades de todo el mundo se hab?a pronunciado ya contra la veracidad de las conclusiones a las que llega el director canadiense. Consultado al respecto, el sacerdote diocesano Jos? Francisco Concepci?n Checa licenciado en Sagrada Escritura en el Pontificio Instituto B?blico de Roma y con estudios realizados en L'Ecole Biblique et Arqueologiquc Francaise de Jerusal?n, resume algunas de estas objeciones recordando que "el arque?logo que estudi? el sepulcro, Amos Kloner, hace ya 27 a?os, afirma que el documental falsea los datos y que no tiene base cient?fica, aunque se presente como tal". Es de destacar el hecho de que, adem?s, Amos Kloner es jud?o, por lo que, ni siquiera en el peor de los casos, resultar?a l?gico que un cient?fico de tan reconocida val?a mintiese para salvar a la Iglesia.

Esa misma postura viene reforzada, seg?n Concepci?n Checa, por otro dato: "Joe Zias, arque?logo de la Universidad Rockefeller de Jerusal?n, ataca duramente la credibilidad de Simcha Jacovici, subdirector del documental. Seg?n Zias, Jacovici carece de credibilidad hasta que se retracte de un documental publicado en el 2002 sobre una pretendida inscripci?n ("Santiago, Hijo de Jos?"), que demostrar?a que Jes?s tuvo hermanos Jacovici no se ha excusado tras demostrarse que el documental se basaba en la falsificaci?n moderna de la inscripci?n".

?Estamos, pues, ante una mentira malintencionada?, cabe preguntarse. "Prefiero quedarme con la parte positiva, si es que tiene alguna. Y es que afirmar que ?ste era el acontecimiento arqueol?gico m?s revelador de la Historia supone, indirectamente, poner de relieve la significaci?n que el personaje Jes?s de Nazaret tiene para la Historia misma", reflexiona el sacerdote.

En el mismo sentido, aunque con mayor contundencia, se manifiesta el prestigioso Studium Franciscanum Biblicum de Jerusal?n: "El anunciado descubrimiento de la tumba de Jes?s es un fen?meno entre arqueolog?a inventada, publicidad y ventas". El centro de investigaci?n, tras confirmar en un comunicado el parecer de todos los arque?logos israel?es que se han pronunciado contra este supuesto hallazgo, concluye: "Esperamos con ansia saber cu?ndo tendr? lugar la venta de las precios?simas reliquias y en qu? casa de subastas".


El anuncio del descubrimiento de la supuesta tumba de Jes?s no s?lo es contradicho por la arqueolog?a, sino tambi?n por la historia, considera uno de los te?logos cat?licos de mayor prestigio actual-mente en vida, el cardenal Bruno Forte, miembro de la Comisi?n Teo?l?gica Internacional. Extractamos en nuestra publicaci?n algunas de sus afirmaciones vertidas en una entrevista concedida a la Agencia Internacional de Noticias ZENIT.

"El dato de hecho es que se habla de tumbas antiguas, algunas del siglo 1 [...]. Pero tumbas como ?sas hay muchas en el territorio de Tierra Santa. Por tanto, no hay nada nuevo en esta revelaci?n. [...] ?Por qu?, entonces, tanto ruido?, se pregunta. Y responde: "Porque Hollywood ha querido lanzar una exclusiva. Dado el ?xito de operaciones como El C?digo da Vinci, se ha tratado de provocar otro ?xito an?logo, jugando con la aut?ntica cuesti?n en juego, es decir, si Jes?s verdaderamente ha resucitado [...]. De hecho, la tesis lanzada es que si all? est? sepultado Jes?s con su familia, entonces la resurrecci?n no ser?a m?s que una invenci?n de sus disc?pulos", reconoce.

"Ahora bien, dejando a un lado la inconsistencia de [a prueba arqueol?gica, que ha sido totalmente contestada por arque?logos israel?es, el dato de hecho de la resurrecci?n de Jes?s es documentado rigurosamente en el Nuevo Testamento por las cinco narraciones de las apariciones: cuatro de los Evangelios y [a de san Pablo".

Seg?n Forte, "hay un vac?o entre el Viernes Santo, cuando los disc?pulos abandonaron a Jes?s, y el Domingo de Pascua, cuando se convirtieron en testigos de El, resucitado, con un empuje y una valent?a tales que llevaron ese anuncio a todos los confines de la tierra, hasta dar la vida por ?l".

"?Que sucedi??" se pregunta el arzobispo. "El historiador profano no se lo explica. Los Evangelios nos lo dan a entender. Se dio un encuen?tro que cambi? su vida. [...]. Y este encuentro, narrado en los pasajes de las apariciones, se caracteriza por un dato fundamental: la iniciativa no es de los disc?pulos, sino de ?l, el que esta vivo, como dice el libro de los Hechos de los Ap?stoles (1, 3). [...] Esto significa que no es algo que sucede en los disc?pulos sino algo que les sucede. A partir de este hecho, a lo largo de la Historia, Cristo ha sido anunciado con un empuje que ha involucrado a genios del pensamiento, no visionarios, desde Agust?n de I-lipona y Tom?s de Aquino, hasta Teresa de Calcuta, por poner tres ejemplos".

El prelado, por ?ltimo, se pregunta: "?Por qu? tienen tanto inter?s los medios de comunicaci?n por poner en su punto de mira a Jes?s? Evidentemente porque Jes?s, en lo profundo de la cultura de Occidente y no s?lo de occidente, constituye un punto de referencia tan decisivo e importante que todo lo que le afecta nos afecta".

Comentarios (0)  | Enviar
24 Julio (ACI).- Tras haber sostenido esta ma?ana un bell?simo encuentro con unos 400 sacerdotes de las di?cesis de Belluno y Treviso, regi?n alpina en la que se encuentra de vacaciones, el Papa Benedicto XVI revel? que hablaron sobre Dios, la humanidad de hoy y del hecho que la ?Iglesia somos nosotros mismos?.

?Hemos hablado de Dios, de la Iglesia, de la humanidad de hoy y, sobre todo, del hecho que la Iglesia somos nosotros mismos y que en este camino debemos colaborar todos?, se?al? el Santo Padre respecto a los temas abordados en la reuni?n con el clero local en la iglesia de Santa Justina m?rtir, en la peque?a localidad de Auronzo, cerca de Cadore.

El encuentro, que se inici? con el rezo de la Hora Sexta de la Liturgia de las Horas y concluy? hacia la una de la tarde, consisti? en un intercambio de diez preguntas y respuestas entre los sacerdotes y el Papa, algunas sobre las m?s grandes prioridades pastorales del momento actual.

Por su parte, el Padre Federico Lombardi, Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede y de Radio Vaticano, se?al? a esta emisora que entre los temas abordados estuvieron ?el problema de formaci?n de los j?venes y su conciencia moral, los problemas de la vida sacerdotal, la prioridad del ministerio en la situaci?n actual de la pastoral en Italia y en la evoluci?n de la situaci?n hist?rica actual?.

Tambi?n trataron, revel? el vocero vaticano, algunos temas de actual importancia como la evangelizaci?n y el di?logo. ?El di?logo respetuoso con las otras religiones, en un contexto de fuerte inmigraci?n, pero tambi?n la cuesti?n ?siempre delicada y que ata?e tambi?n a muchas personas y a tantos sacerdotes? de los divorciados vueltos a casar y los convivientes y, entonces, c?mo conciliar misericordia y verdad?.

?Adem?s, el tema del Concilio y la fidelidad al Concilio y a su esp?ritu. Argumentos, por lo tanto, muy amplios y muy variados que el Papa ya hab?a abordado tambi?n otras veces en sus intervenciones y en sus documentos y que han sido tratados de manera muy viva?.

Finalizada la reuni?n, a la salida del templo, el Pont?fice salud? a las miles de personas que ya le hab?an recibido a su llegada con grandes muestras de acogida y afecto. Con palabras improvisadas, el Papa afirm? que despu?s de este ?bell?simo encuentro? con los sacerdotes, ?quiero saludar a todos vosotros de todo coraz?n y con gran alegr?a, en esta bell?sima tierra de los dolomitas?.

?Aqu? puedo descansar no solo el cuerpo, sino tambi?n el alma?. Puedo ?respirar no solo este aire fresco del Creador, sino tambi?n el aire de la amistad y la cordialidad, de la que me siento muy agradecido?, agreg? Benedicto XVI antes de regresar a Lorenzago, donde permanecer? hasta el pr?ximo viernes.

Martes, 24 de julio de 2007
Carta enviada por Benedicto XVI en el VII centenario del nacimiento de santa Isabel de Hungr?a al cardenal P?ter Erdo, arzobispo de Esztergom-Budapest.



Al venerado hermano cardenal
P?TER ERDO
Arzobispo de Esztergom-Budapest
Primado de Hungr?a
Presidente del Consejo de las Conferencias episcopales de Europa

Me ha complacido mucho saber que se est?n preparando celebraciones especiales con motivo del VIII centenario del nacimiento de santa Isabel de Hungr?a o de Turingia, que tiene lugar este a?o. Le pido que en esa feliz circunstancia se haga int?rprete, ante los fieles de Hungr?a y de toda Europa, de mi participaci?n espiritual en las celebraciones previstas: ser?n ocasi?n propicia para proponer a todo el pueblo de Dios y especialmente a Europa el espl?ndido testimonio de esta santa, cuya fama ha cruzado los confines de su patria, implicando a much?simas personas, incluso no cristianas, en todo el continente.

Isabel, santa "europea", naci? en un contexto social de reciente evangelizaci?n. Andr?s y Gertrudis, padres de esa aut?ntica joya de la nueva Hungr?a cristiana, se preocuparon de formarla en la conciencia de su dignidad de hija adoptiva de Dios. Isabel hizo suyo el programa de Jesucristo, Hijo de Dios, que, al hacerse hombre, "se despoj? de su rango y tom? la condici?n de esclavo" (Flp 2, 7). Gracias a la ayuda de ?ptimos maestros, sigui? las huellas de san Francisco de As?s, proponi?ndose como objetivo personal y ?ltimo configurar su existencia con la de Cristo, ?nico Redentor del hombre.

Llamada a ser esposa del Landgrave de Turingia, no dej? de dedicarse al cuidado de los pobres, en los que reconoc?a los rasgos del Maestro divino. Fue esposa y madre ejemplar, practicando las virtudes evang?licas, aprendidas en la escuela del santo de As?s; y aut?ntica hija de la Iglesia, dando un testimonio concreto, visible y significativo de la caridad de Cristo.

Innumerables personas, a lo largo de los siglos, han seguido su ejemplo, mir?ndola como un modelo de excelsas virtudes cristianas, vividas de modo radical en el matrimonio, en la familia y tambi?n en la viudez. En ella se han inspirado incluso personalidades pol?ticas, que se han sentido impulsadas a trabajar por la reconciliaci?n entre los pueblos.

El a?o internacional isabelino, iniciado en Roma el d?a 17 de noviembre del a?o pasado, est? estimulando a comprender cada vez m?s la espiritualidad de esta hija de Panonia, que recuerda tambi?n hoy a sus compatriotas y a los habitantes del continente europeo la importancia de los valores imperecederos del Evangelio.

Se?or cardenal, deseo ardientemente que un conocimiento m?s profundo de la personalidad y de la obra de Isabel de Turingia ayude a redescubrir cada vez con mayor claridad las ra?ces cristianas de Hungr?a y de la misma Europa, impulsando a los responsables a promover de modo armonioso y respetuoso el di?logo entre la Iglesia y las sociedades civiles, para construir un mundo realmente libre y solidario.

Ojal? que el a?o internacional isabelino constituya para los h?ngaros, para los alemanes y para todos los europeos una ocasi?n muy propicia para poner de manifiesto la herencia cristiana recibida de los padres, a fin de seguir sacando de esas ra?ces la savia necesaria para que se produzca una abundante cosecha de frutos en el nuevo milenio reci?n iniciado.

A la vez que invoco sobre todos la constate protecci?n de Mar?a, Magna Domina Hungarorum, de san Esteban y de santa Isabel, le imparto a usted, se?or cardenal, a los obispos, a los sacerdotes, a los religiosos y a todos los fieles, una bendici?n apost?lica especial, prenda de abundantes favores celestiales.

Vaticano, 27 de mayo de 2007

[Traducci?n distribuida por la Santa Sede
? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]

Publicado por verdenaranja @ 23:47  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
POR EL BIEN DE LA FAMILIA SALVADORE?A
Y EL DESARROLLO DEL PAIS
Comunicado de la Conferencia Episcopal de El Salvador



Muy queridos hermanos y hermanas:

1. El 3 de mayo del presente a?o los obispos de El Salvador nos pronunciamos sobre el problema de las minas de metales preciosos. Agradecemos la amable acogida que recibi? nuestro mensaje. En esta ocasi?n deseamos referirnos a otro asunto que es tambi?n de inter?s nacional: el proyecto de construcci?n de represas para producir energ?a el?ctrica.

2. Reconocemos la importancia que tiene para El Salvador contar con las necesarias fuentes de energ?a para seguir avanzando en el camino del progreso. Sin embargo, no podemos ignorar el drama humano que tal iniciativa est? produciendo, es decir, la suerte de las comunidades cuyas tierras ser?an inundadas, las dificultades propias de la reubicaci?n de las familias que se ver?an obligadas a abandonar sus actuales lugares de residencia, el dolor del desarraigo, la incertidumbre de contar con una justa compensaci?n por sus propiedades, la p?rdida de tierras f?rtiles, etc.

3. Nuestra perspectiva es eminentemente pastoral: nos interesa ante todo el bienestar integral de las personas, las cuales tienen derecho a un aut?ntico desarrollo humano; nos interesa asimismo el verdadero progreso del pa?s en una visi?n de futuro. El Santo Padre Benedicto XVI, en su discurso a los delegados de C?ritas Internationalis, afirmaba recientemente: ?Los grandes desaf?os a los que se enfrenta el mundo actual, como la globalizaci?n, los abusos contra los derechos humanos o las estructuras injustas, no pueden ser afrontados y superados a menos que la atenci?n se dirija hacia las necesidades m?s profundas de la persona: la promoci?n de la dignidad humana, de su bienestar y, en ?ltimo t?rmino, la salvaci?n eterna? (08.06.07).

4. Si el proyecto de construir las represas se mantiene, deben evitarse los errores cometidos en el pasado. Esto implica, en primer lugar, garantizar a las personas que resultar?an afectadas, una justa retribuci?n por sus propiedades y una adecuada reubicaci?n de las familias. Pero no basta con que se les proporcione un lugar donde habitar, sino que es deseable ofrecerles tierras para cultivar.

5. Una cuesti?n de fondo que merece profunda reflexi?n es la b?squeda de fuentes alternativas de energ?a, tales como la solar, la e?lica y una explotaci?n m?s amplia de la energ?a geot?rmica, teniendo en cuenta el cuidado de la creaci?n, que es la casa de todos, de acuerdo al proyecto de Dios. ?Queremos favorecer un desarrollo humano y sostenible basado en la justa distribuci?n de las riquezas y la comuni?n de los bienes entre todos los pueblos? (Mensaje de la Conferencia de Aparecida a los pueblos de Am?rica Latina y el Caribe, 4).

6. Por nuestra parte, renovamos el compromiso de seguir acompa?ando pastoralmente al pueblo de Dios, iluminando su camino con la palabra del Evangelio y la doctrina social de la Iglesia.

Les saludamos en nombre del Dios de la Vida y de la Paz.

San Salvador, 18 de julio de 2007.
Los Obispos de El Salvador

Publicado por verdenaranja @ 23:40  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
CAMINO DE BEATIFICACI?N DE CEFERINO


Los Obispos de la Regi?n de Patagonia-Comahue han escrito una Carta a todos los hombres y mujeres de Argentina con motivo de la pr?xima beatificaci?n de Ceferino Namuncur?, que tendr? lugar en la localidad de Chimpay (R?o Negro - Patagonia Argentina), cuna de Ceferino, el pr?ximo domingo 11 de noviembre, seg?n ha anunciado el Santo Padre, Benedicto XVI, quien ha firmado el decreto de Beatificaci?n el 6 de julio del 2007.

Con inmenso j?bilo hemos recibido el anuncio que el Papa Benedicto XVI aprob? el dictamen de la Congregaci?n de la Causa de los Santos declarando la aceptaci?n del milagro obtenido por la intercesi?n del Venerable CEFERINO NAMUNCUR?, dejando as? abierto el camino para su Beatificaci?n. La solemne celebraci?n de la Beatificaci?n se llevar? a cabo en la localidad de Chimpay (R?o Negro - Patagonia Argentina), cuna de Ceferino, el pr?ximo domingo 11 de noviembre, a las 11,00 horas, en la Misa presidida por el Legado del Papa Benedicto XVI, acompa?ado por numerosos Obispos, Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y por todos los que desean sumarse para festejar, desde la fe, este trascendente acontecimiento para todo el pueblo de nuestra Patria.

1. Motivo de esta carta

Con ocasi?n del Centenario de la muerte de Ceferino (11 de mayo del 2005) escribimos una Carta a los habitantes de la Regi?n Patagonia-Comahue, cuyos principales conceptos queremos ahora volver a compartir, en el deseo que este acontecimiento renueve nuestro compromiso por seguir el camino de santidad que recorri? Ceferino y nos ayude a conocer m?s el paso de Dios por nuestra historia.
Creemos, con mucha humildad, que nos sentimos particularmente queridos por nuestro Padre Dios. En esta tierra patag?nica, pobre de poblaci?n y de estructuras, en una tierra que, en el decir popular, muchas veces fue llamada maldita, Dios quiso suscitar frutos de santidad. En estos pocos a?os de evangelizaci?n, la Iglesia ha declarado beatos a Laura Vicu?a; adolescente que vivi? y muri? en Jun?n de los Andes hace poco m?s de cien a?os, a Art?mides Zatti, salesiano enfermero que vivi? y muri? en Viedma; y ahora a Ceferino Namuncur?.
Es nuestro m?s ferviente deseo que esta beatificaci?n renueve en nuestra Patria la adhesi?n al don de la fe cristiana, tomando en serio el Evangelio, como lo hizo Ceferino. Que, particularmente los cristianos, renovemos el compromiso por una santidad que asuma con realismo la causa de la unidad entre los argentinos, prestando atenci?n especialmente a todos y cada uno de los pobres y excluidos, que deben ser los primeros en formar parte de la Argentina que queremos.

2. En el camino de la Evangelizaci?n

El nacimiento de la Iglesia en la Patagonia est? ligada a la actividad incansable y a la abnegaci?n de aquellos misioneros que, dejando su patria, vinieron a predicar el Evangelio y a dar vida a numerosas obras de educaci?n, de asistencia social, de promoci?n humana y cristiana, sumando esfuerzos con otros cristianos y personas de buena voluntad.
Desde el inicio la acci?n de los misioneros busc? educar y promover. Porque sab?an que el aut?ntico disc?pulo de Jesucristo se siente solidario con el hermano que sufre, trataron de aliviar sus penas; se comprometieron y lucharon para que fuera respetada la dignidad de la persona humana. En este proceso de evangelizaci?n y promoci?n surgi? y floreci? la santidad en la tierra patag?nica. En los centros misioneros fueron creando las escuelas, los talleres, y hospitales para dar respuesta a las necesidades de la poblaci?n patag?nica. Se abrieron canales de riego para convertir en valle f?rtil las tierras asoladas por el viento. Se trazaron caminos, se construyeron iglesias. La evangelizaci?n de esta tierra patag?nica es una verdadera epopeya de creaci?n y de crecimiento de las comunidades cristianas. Evangelizaci?n no exenta de dificultades y errores. Acci?n misionera que m?s all? de sus l?mites busc? aprender a caminar con los pobres y con el pueblo mapuche, como lo atestigua la historia de tantos varones y mujeres que a lo largo y ancho de nuestro vasto territorio han trabajado y entregado su vida silenciosamente. Evangelizaci?n que quiere tambi?n hoy asumir el pedido de Juan Pablo II en su visita a nuestra tierra: ?Que nadie se sienta tranquilo mientras haya en vuestra patria un hombre, una mujer, un ni?o, un anciano, un enfermo, ?un hijo de Dios! cuya dignidad humana y cristiana no sea respetada y amada? (Viedma 1987).

3. La tierra y su gente

La tierra de Ceferino es la Patagonia, vasta planicie surcada por anchos y caudalosos r?os. Tierra demasiado ancha y extensa para ser considerada como un todo indiferenciado.
La Patagonia, nuestra tierra, que es la tierra de Ceferino Namuncur?, sigue siendo, tambi?n hoy, ?mbito de contradicciones, donde la luz debe disipar a las tinieblas, porque el coraz?n del hombre no sabe muchas veces qu? partido tomar.
Toda la vida de Ceferino estuvo marcada por su origen. Pertenec?a a uno de los pueblos originarios de nuestra Am?rica Latina. Era miembro de los que se reconocen como ?mapuches?, ?gente de la tierra?, de los que tienen la tierra como madre, una madre que no se puede manipular en perjuicio de algunos de sus hijos, sino que hay que respetar y cuidar amorosamente. Este es el suelo que nutri? sus ra?ces y en el que se fue fraguando su fuerte personalidad.
Pero ?sta es tambi?n la tierra que con avidez los ?blancos? hemos dividido, vendido y queremos seguir dominando, sin escr?pulos. La tierra que est? surcada por millares de kil?metros de alambrados, la tierra que est? perforada para extraer la riqueza del gas y del petr?leo o corre el riesgo de ser contaminada para sacar los minerales.
De los once a?os y medio que vivi? Ceferino en esta misma Patagonia, en la que vivimos nosotros, muchas cosas han cambiado ciertamente, pero todav?a quedan muchas de sus bellezas, de su silencio, de sus vientos, de la posibilidad de vivir una relaci?n verdadera y efectiva con la naturaleza y con las personas que viven aqu?.

4. Ceferino: Mapuche y cristiano

Como hijo de esta tierra aprendi? en su familia y en su ambiente a descubrir la fuerza de ?Nguenech?n?, Dios omnipotente y creador de todo. Particip? indudablemente de las rogativas para agradecer y pedir fecundidad y buen tiempo para sus animales. Conoci? as? el significado profundo de cada ceremonia y sinti? a Dios como alguien muy presente en cada instante de su vida cotidiana.
Ceferino nunca reneg? de su origen y en los once a?os y medio que vivi? en Chimpay pudo profundizar el universo cultural de su pueblo, con sus diversos valores humanos, su riqueza espiritual y sus ritos sagrados. Fueron los a?os en que se form? su capacidad reflexiva, su voluntad tenaz, su fortaleza frente a las dificultades en que viv?a, su firme decisi?n de ser ?til a su gente. Sin ninguna duda, Ceferino se identific? con su pueblo y su tribu.
Pero no es s?lo la religiosidad de su pueblo lo que marca la vida de Ceferino. A los dos a?os su familia celebr? su bautismo en la Iglesia Cat?lica. Lo bautiz? el misionero salesiano Domingo Milanesio, muy amigo de su padre Manuel Namuncur?. Es hermoso leer en las cartas de Ceferino c?mo valora y recuerda esta nueva realidad. De buen grado manifest? siempre su felicidad por haber recibido el bautismo.
En su coraz?n, lleno del profundo sentido de Dios propio de su gente, la fe seguir? creciendo y madurando en la preparaci?n a la primera comuni?n. El Esp?ritu del Se?or Jes?s obraba en su ungido con la cruz de Cristo. Y as? Ceferino ir? creciendo como disc?pulo misionero del Se?or Jes?s.
En los a?os que vivi? en los Colegios Salesianos de Buenos Aires, Viedma y Frascati (Roma) Ceferino comprendi? la Buena Noticia de la Salvaci?n de Jes?s, la hizo suya, la acept? y madur? en su deseo de ser misionero de su gente. Por el don del bautismo Ceferino logr? unificar su coraz?n de mapuche y cristiano. En esta profunda experiencia de fe, comenz? a so?ar con el proyecto de ser sacerdote para anunciar a su pueblo el Evangelio de Cristo, a quien amaba y segu?a. Desde all? encontr? la fuerza y la sabidur?a para superar no pocas dificultades en su camino. Por su bautismo Ceferino se convirti? en modelo y, como Cristo, en ?signo de contradicci?n? para sus hermanos y para los cristianos.

La fe de Ceferino, podemos calificarla de ?fe pascual?, una fe marcada por el sufrimiento, el servicio y la esperanza. No le fue f?cil a Ceferino no renegar de su origen, vivi? plenamente el que se ha llamado ?el sufrimiento de su raza?. Uno de sus hermanos testimoni? que Ceferino ?lagrimeaba al ver la mis?rrima condici?n de los suyos...? Padeci? el mal trato de sus compa?eros, el sentirse llamar ?indio?, como si fuera el peor de los insultos. Vivi? en silencio la dilatada espera para comenzar a concretar el sue?o de convertirse en misionero de su gente. En su ?ltima enfermedad, particularmente, sufri? la lejan?a de los suyos y de sus afectos. Muri? solo en un hospital en Roma el 11 de mayo de 1905.
Es por todo esto que podemos decir que fue y es todav?a un ?signo de contradicci?n?: en una sociedad donde se proclama la supremac?a de la raza blanca ?l afirma la igualdad de todas las razas; en una sociedad donde se aprecia el valor de la violencia y de la fuerza f?sica, ?l manifiesta el valor del amor y del perd?n.

5. Ceferino: Misionero

Cuando dej? Chimpay para ir a Buenos Aires su opci?n fue clara y program?tica: ?Pap?, me duelen los infortunios de nuestra gente, quiero hacer algo. Quiero estudiar para ser ?til a mi gente?. Motivaci?n que se ir? convirtiendo en clara opci?n vocacional y en fuerte impulso de crecimiento y perfeccionamiento espiritual. Manifest? la grandeza de su coraz?n a trav?s de su profunda sensibilidad, compasi?n frente al dolor y la miseria de los suyos. Esa gente que de se?ores de las pampas se hab?a vuelto pobre, enferma, sin tierra ni vivienda. Ceferino sufri? en carne propia la humillaci?n de ver a su padre ir a mendigar unas pocas leguas de tierra y, aunque era el hijo del cacique, tuvo que salir a buscar le?a, para que su madre la pudiera cambiar por los ?vicios? necesarios para comer. ?l descubri? y manifest? su vocaci?n en su inter?s, esfuerzo y buen resultado en el estudio.
Esa fue la primera motivaci?n que lo llev? a partir. Sin duda que el Esp?ritu de Dios recibido en el bautismo le abri? los ojos, y creciendo en el conocimiento de Cristo fue descubriendo en ?l una llamada m?s profunda: ?ser sacerdote y misionero de su pueblo?. Un deseo que se hizo siempre m?s fuerte en su coraz?n, un proyecto de vida m?s amplio que lo llev? a mantenerse siempre firme en el seguimiento de Jes?s. Por esto no se cans? de pedir una y otra vez su certificado de bautismo, or? y llor? por su vocaci?n. Este sue?o le dio la fuerza y sentido al tener que irse lejos de los suyos, estudiar otra cultura, aprender italiano y lat?n. Hasta los ?ltimos momentos de su vida en el hospital, fue capaz de estar atento al otro. Y nunca dej? de ser misionero; tampoco ahora, porque desde que Jes?s lo llam? a compartir su herencia en el cielo, sigue estando atento a las necesidades del pueblo.

6. El Mensaje de Ceferino

Muchos testimonios dicen que Ceferino sab?a sonre?r; que sonre?a con sus ojos grandes, ingenuos, y limpios. Esta alegr?a reflejaba su alma enamorada de Dios, de la Virgen Mar?a. Respiraba gratitud en sus gestos, en sus cartas, siempre agradec?a a todos. La gratitud es signo de las almas nobles, de los humildes de coraz?n, los amigos de Dios.
Su vida es un mensaje de santidad, vivida en el compromiso serio frente a la realidad de su gente y es manifestaci?n de que asumi? el Evangelio como proyecto de vida. Lo vivi? con mucha sencillez y humildad. Su mensaje es el testimonio de quien se juega, no mira desde afuera. Es un verdadero mapuche y cristiano. La fortaleza de su raza la uni? a la fuerza de la gracia bautismal. Una santidad enraizada en el Evangelio y en la realidad de su pueblo. Se entreg? a Dios y nos invita a nosotros a seguir su ejemplo. Ceferino abre un camino para que nos animemos a seguir sus pasos.
Nos ense?a a amar nuestra tierra, nuestra gente. Su ejemplo nos anima a ponernos en camino para ser ??tiles? servidores de los hermanos, siendo as? de verdad disc?pulos misioneros del Se?or. Su vocaci?n misionera se manifiesta en tantas expresiones de religiosidad popular que hacen que est? presente su imagen en muchos hogares, como as? tambi?n se hayan levantado ermitas y monumentos a la vera de las rutas y caminos de nuestra Patria y que tantos peregrinos, a?o tras a?o, visiten Chimpay, dando su testimonio de que vuelven a Dios movidos por el ejemplo de Ceferino.

En tiempos violentos y de crisis, como los que lamentablemente nos toca vivir hoy, su ejemplo nos ense?a a ser fuertes, a tener un coraz?n y una mirada capaz de descubrir lo esencial, para superar tanta discriminaci?n y violencia. Su entereza y la firmeza en sus opciones nos estimula a no dejarnos llevar por los intereses mezquinos, sino a buscar el bien de todos.
Ceferino es un joven de esta tierra que tiene mucha poblaci?n juvenil. Su joven e inquieto coraz?n se jug? por la verdad, fue libre para realizar su ideal. Supo volar asumiendo los riesgos y las renuncias de su opci?n. Tiene entonces un mensaje para todo joven que busca la verdadera vida.
Celebrar este acontecimiento con motivo de su Beatificaci?n, nos ayuda a hacer memoria, pero tambi?n nos ayuda a renovar la dimensi?n prof?tica de nuestra fe. Su ideal de servicio y entrega, no exento de dificultades, nos ense?a a no ?achicarnos? en el seguimiento de Jesucristo. Ceferino y su mensaje nos estimulan a no callar por miedo o cobard?a la buena noticia del Evangelio. Nos desaf?an a ser hoy signos prof?ticos del Reino, frente a la ambici?n de poder, al consumismo aplastante, a la indiferencia frente al dolor del hermano. Ser profetas que no se creen due?os de la verdad, sino sus servidores.

7. Conclusi?n

Queridos hombres y mujeres de nuestra Patria, es especialmente a ustedes que hemos querido presentar el testimonio de este joven aborigen, disc?pulo y misionero.
Es para nosotros, en este tercer milenio que hemos comenzado, un modelo para todos los que viven aqu?, en esta tierra de esperanza. Modelo de amor por su familia, su pueblo y su tierra. Modelo de fe que ha cultivado y desarrollado a?n en medio de dificultades y cruces.
Modelo juvenil por el proyecto de vida que fue forjando. Hoy nuestra Patria necesita j?venes que quieran ser ?tiles a su pueblo, que quieran ser misioneros en su pueblo.
Ceferino gaucho y amigo de todos nos conceda la fuerza para entregar la propia vida al servicio del bien com?n, de la justicia y la verdad que nos hace libres. Que nos ayude, como Iglesia en la Argentina, a ser hoy disc?pulos y misioneros trabajando en comuni?n fraterna para que todos se encuentren con Dios y su Palabra, y en ?l tengan Vida.
Ceferino, siguiendo a Jes?s, presenta una alternativa a nuestra sociedad consumista y que excluye a muchos. En una sociedad que despreciaba a los abor?genes, que hab?a hecho de la ?Campa?a del desierto? una epopeya de la civilizaci?n contra la barbarie, se presenta este joven sin poder, sin dinero, sin t?tulos, sin odio. Es un ?indio? que ha perdido todo, pero que mantiene su cultura, sus valores, su esp?ritu de comuni?n con los dem?s y su f?rrea voluntad. Es pobre de medios materiales, pero es rico de virtudes y de actitudes que hacen de ?l un modelo nuevo y distinto, ejemplo para todos.
Por eso Ceferino es un llamado de atenci?n en nuestro mundo: es un joven ind?gena, que nos indica el camino de una vida digna y que vale la pena vivir.
Que Ceferino, hoy y siempre misionero, nos obtenga las bendiciones m?s abundantes para todos y en particular para su pueblo.
? Con la bendici?n de Dios, que nos ama y acompa?a sus hermanos Obispos de la Patagonia, tierra de Santos.

Viedma, julio de 2007

Mons. N?stor H. Navarro, obispo de Alto Valle del R?o Negro
Mons. Fernando C. Maletti, obispo de San Carlos de Bariloche
Mons. Esteban M. Laxague, obispo de Viedma
Mons. Marcelo A. Melani, obispo de Neuqu?n
Mons. Virginio D. Bressanelli, obispo de Comodoro Rivadavia
Mons. Juan Carlos Roman?n, obispo de R?o Gallegos
Mons. Alejandro Buccolini, obispo em?rito de R?o Gallegos
Mons. Miguel Esteban Hesayne, obispo em?rito de Viedma
Mons. Jos? Pedro Pozzi, obispo em?rito de Alto Valle
Mons. Pedro Ronchino, obispo em?rito de Comodoro Rivadavia

Publicado por verdenaranja @ 21:59  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
AFRICA/MARRUECOS - La Iglesia, los pueblos y las naciones: Marruecos

Roma (Agencia Fides) - Marruecos se extiende en una superficie de 458.730 km y una poblaci?n de alrededor de 33 millones de habitantes, de los cuales casi 28 millones viven en el territorio de la Arquidi?cesis de Rabat. Actualmente el 44% de la poblaci?n vive en zonas rurales. Hasta hace 30 a?os atr?s el porcentaje de la poblaci?n que viv?a en el campo era del 70%. El 30% de los marroqu?es tiene menos de 15 a?os y el 60% menos de 30 a?os. M?s de 2 millones son inmigrantes, especialmente en Europa, por motivos de trabajo. Los grupos ?tnicos son 4: bereber (divididos en diversos grupos), ?rabes, hebreos y negros.

Marruecos es una monarqu?a constitucional, democr?tica y social de tipo teocr?tico. Existe un parlamento bicameral: la C?mara de Diputados y la C?mara de Consejeros. El Primer Ministro es elegido por el partido de la mayor?a
El Rey Mohammed VI, tiene el t?tulo de "Emiro de los Creyentes" en el sentido de "defensor del Islam?. El Soberano tiene el poder civil y religioso, controla las mezquitas y la ense?anza de los ?Oulema?. Desde que subi? al trono, el 30 de julio de 1999, el Rey Mohammed VI realiz? gestos de gran apertura: amnist?a, concesi?n de la libertad e expresi?n, particularmente de la prensa.

Desde el punto de vista econ?mico, es importante evidenciar que la fuerte componente rural y agr?cola del Reino lo hace particularmente sensible a las fluctuaciones clim?ticas. La continua deforestaci?n constituye una preocupaci?n. Sin embargo se iniciaron grandes trabajos, especialmente en el campo del turismo. Se trabaja para asegurar la presencia de m?s de 10 millones de turistas antes del 2010.
La situaci?n social no es favorable: la tasa de desocupaci?n es muy alta, los sueldos son insuficientes y crece la pobreza. Tambi?n la estructura sanitaria se encuentra en dificultad y no todos pueden acceder a las curas m?dicas. Sin embargo, un signo de esperanza surge de una clase media que, de a poco, est? asumiendo sus responsabilidades.

La situaci?n religiosa

El Islam es un factor de cohesi?n de la poblaci?n marroqu?. La oraci?n y la ense?anza del Cor?n son obligatorios en las escuelas. Se observan fielmente el Ramadam y las fiestas musulmanas. Hasta el d?a de hoy el car?cter tolerante de los marroqu?es y el riguroso control del poder impidieron la extensi?n del integrismo musulm?n, que predomina en Pa?ses en los cuales el laicismo y el secularismo remplazaron la religi?n.

A pesar que el Pa?s existe una considerable tolerancia religiosa, no se puede pasar del Islam a otra religi?n, es decir, un cristiano no puede casarse con una musulmana sin convertirse en musulm?n y es por esta raz?n que algunos cristianos se convierten en musulmanes. Una cristiana, en cambio, puede casarse con un musulm?n sin cambiar de religi?n, pero si los hijos se educan seg?n los preceptos de la religi?n isl?mica.

Las corrientes ideol?gicas se manifiestan a trav?s de los partidos pol?ticos: el ?Istiqla? propugna el reformismo ortodoxo, mientras que la Uni?n Socialista de las Fuerzas Populares se inspira al humanismo socialista y laico de tipo franc?s; el Partido para el Progreso y el Socialismo, es considerado un partido comunista, pero se limita a hablar de ?socialismo cient?fico?.

Las Mezquitas son numerosas. Las escuelas de Cor?n est?n declinando, pero el joven soberano declar? un centenar de Mezquitas como lugares de instrucci?n isl?mica.
Los cristianos no cat?licos son una peque?a minor?a, extranjeros, y mantienen buenas relaciones con los cat?licos: existen comunidades evang?licas y anglicanas y de la Iglesia ortodoxa rusa y ortodoxa griega. Los hebreos son alrededor de 200 mil.

El Cristianismo entra en Marruecos ya en el siglo II. En 1121 se completa el proceso de islamizaci?n. En 1220 algunos Franciscanos son asesinados.
En 1985 el Siervo de Dios, el Papa Juan Pablo II, en visita a Marruecos, recibe todos los honores reservados a un Jefe de Estado.
En Marruecos la Iglesia, contrariamente a otros pa?ses musulmanes, goza de un estatuto especial concedido por el "Dahir Royal" del Rey Hassan II, en 1983 que le permite ejercitar p?blica y libremente sus propias actividades, en particular las relativas al culto, al magisterio, a la jurisdicci?n interna, a la beneficencia y a la ense?anza religiosa de sus miembros. Por lo tanto se reconoci? la libertad de culto, pero no aquella de conciencia y religi?n; por esto es un crimen catequizar o, acoger en la comunidad cristiana un musulm?n.

La Iglesia cat?lica en Marruecos, es un peque?o reba?o. El contexto socio-cultural y pol?tico de Marruecos crea un condicionamiento distinto de otros pa?ses del Maghreb. La presencia de la Iglesia es activa en las escuelas cat?licas y en los hospitales de la Iglesia. Sin embargo, hay religiosas que trabajan en los hospitales del Estado.

No existe una estructura a nivel nacional del Episcopado cat?lico. La Conferencia Episcopal Regional del Norte de ?frica (CERNA) que agrupa Algeria, T?nez, Libia y Marruecos, act?a como una Conferencia Nacional.
La CERNA., que tiene su sede en Algeria, depende de la Congregaci?n para los Obispos, mientras que las dos di?cesis de Marruecos y la Prefectura Apost?lica de Sahara Occidental dependen de la Congregaci?n para la Evangelizaci?n de los Pueblos.
La Jerarqu?a est? formada por dos Arzobispos. El Arzobispo de T?nger, Su Exc. Mons. Santiago A. Mart?nez, es religioso (OFM) y espa?ol, mientras que el de Rabat, Su Exc. Mons. Vincent Landel, tambi?n ?l religioso (SCI) es franc?s.

La situaci?n de la Iglesia

En Marruecos, desde siempre, la Iglesia goza de simpat?a gracias a la bondad de los franciscanos y a su trabajo de abnegaci?n de las religiones. La prudente conducta de la Iglesia durante la independencia, la visita del Santo Padre y la actitud de la Santa Sede durante la crisis del Golfo, favorecieron que se confirmarse esta simpat?a. Si bien las diversidades culturales de los fieles en Marruecos es una dificultad, es asimismo una ventaja porque permite testimoniar la catolicidad de la Iglesia que une sin ser totalitaria, respetando la identidad cultural de cada persona. En Marruecos hay s?lo dos Arquidi?cesis inmediatamente sujetas a la Santa Sede: Rabat y T?nger.
La Arquidi?cesis de Rabat fue erigida en 1955. Tiene una superficie de 400 mil Km. y una poblaci?n de m?s de 28 millones de habitantes. Desde el 2001 es Ordinario Su Exc. Mons. Vincent Landel, SCI, de origen franc?s. Nacido en Marruecos en 1941, ordenado sacerdote en 1969, Obispo Coadjutor en el 2000, asume el Arzobispado el 5 de mayo de 2001. Los cat?licos son alrededor de 25 mil, todos subsaharianos. Los estudiantes cat?licos son m?s de 1.000. La mayor parte de los fieles quedan en el Pa?s seg?n cu?nto dura su contrato de trabajo.

La Arquidi?cesis, para facilitar el trabajo pastoral, est? dividida en 4 regiones. En la Arquidi?cesis hay 3 Conventos de vida contemplativa, uno masculino (Trapenses) en F?s, en donde se busca de reconstruir la comunidad trapense de Nuestra Se?ora del Atlas (que es el seguimiento de Tibhirine), y dos femeninas (Clarisas y Melquitas de rito oriental). Entre los Fidei Donum, en su mayor?a franceses, hay sacerdotes de Ben?n y Camer?n.

En estos ?ltimos a?os dos Congregaciones religiosas femeninas dejaron el Pa?s. De todos modos lleg? la Congregaci?n de las Hijas del Coraz?n Inmaculado de Mar?a de Mali y est? por llegar otra Congregaci?n del ?frica Subsahariana. Las religiosas desempe?an su apostolado entre los m?s pobres y las madres solteras en T?nger y Casablanca. Est?n congregadas en un ?Consejo de las Religiosas?.
En una Iglesia como la de Marruecos en donde los cristianos son pocos y extranjeros, la presencia de las religiosas es muy importante: ayudan a los cristianos a valorizar con la oraci?n y la reflexi?n sus encuentros, sostienen o crean lugares de encuentro y de di?logo en los barrios pobres y en el campo.
Desde el punto de vista pastoral se realiz? un esfuerzo para dar un sost?n espiritual y apost?lico a los fieles practicantes. La pastoral diocesana implica a todos los fieles, no s?lo a los sacerdotes y religiosos. Es principalmente una pastoral de presencia, que se articula en 8 puntos: acompa?amiento a la comunidad cristiana, presencia en el di?logo interreligioso, presencia en medio de los estudiantes subsaharianos, inmigrantes, parejas isl?mico-cristianas, en el mundo del turismo y relaciones con las otras Iglesias y Confesiones. La Pastoral se desenvuelve a trav?s de la instrucci?n catequ?stica, la vida lit?rgica, la profundizaci?n de la propia fe y la toma de conciencia de la realidad ?rabe-musulmana.

Una particular atenci?n se da a los estudiantes subsaharianos, de los cuales alrededor de un millar frecuenta la Iglesia cat?lica. Viven en 19 ciudades universitarias y muchos viven en situaciones precarias desde el punto de vista material y afectivo. Un encuentro sobre el problema de los estudiantes se organiz? en 2002 en Rabat con la participaci?n de las Iglesias del Norte y del Sur de Sahara. El encuentro fue bastante fructuoso.
Por falta de personal se abandonaron obras educativas y asistenciales que actualmente se entregaron a los musulmanes. Los desaf?os son tres: el desaf?o de la vida de comuni?n, de tener confianza en el futuro y de ser puente entre ?frica y Europa.
La Arquidi?cesis de T?nger fue erigida en 1956, tiene una superficie de 30 mil km y una poblaci?n de 4.500.000 habitantes. Desde el 2007 es Ordinario, Su Ecc. Mons. Santiago Agrelo Martinez, OFM, espa?ol, 64 a?os, nacido el 20 de junio de 1942. A?n no ha sido consagrado. Em?rito es Su Ecc. Mons. Jos? Antonio Peteiro Freire, OFM, nacido en Espa?a en 1936, ordenado Obispo en 1983, que por motivos de salud renunci? al gobierno pastoral en 2004. Mientras tanto se nombr? como Administrador Apost?lico el Rev. P. Jos? Seijas Torres.
La Arquidi?cesis de T?nger presenta las mismas caracter?sticas de aquella de Rabat. El Ecumenismo es una de las preocupaciones de la di?cesis, especialmente en la ciudad de T?nger, en donde existen las comunidades anglicanas, evang?lica y batista, con las que la Iglesia cat?lica tiene buenas relaciones.
Despu?s de la visita del Santo Padre a Casablanca, se inici? una nueva etapa en las relaciones de la Iglesia diocesana con los musulmanes: por parte de los cristianos: por ejemplo actualmente hay una visi?n m?s objetiva de la realidad, un esfuerzo para superar prejuicios y resentimientos y obtener un mayor conocimiento entre las dos religiones.
La principal forma de di?logo isl?mico-cristiano se basa en relaciones de amistad y colaboraci?n, tambi?n a trav?s de la colaboraci?n con distintas ONG de Marruecos. Desde 1996 hasta 1998 se realiz? el S?nodo Diocesano con dos Asambleas generales. Existe tambi?n un proyecto de reconstrucci?n de un centro oncol?gico por parte de la Asociaci?n Nacional de Socorro para los Misioneros Italianos (ANSMI).
El n?mero de cat?licos disminuye como tambi?n aquel del personal religioso, mientras que aumentan los musulmanes. Se advierte una cierta ?euforia isl?mica?, aumentan las construcciones de mezquitas, y se nota un regreso a las pr?cticas y costumbres antiguas, adem?s de una falta de confianza hacia todo lo que es europeo y occidental. (L.M.) (Agencia Fides 23/7/2007 L?neas: 138 Palabras: 1820)

Comentarios (0)  | Enviar
VATICANO - El Mensaje del Papa Benedicto XVI para la XXIII Jornada Mundial de la Juventud: ?Sed santos, sed misioneros, porque no se puede separar la santidad de la misi?n... Estad dispuestos a poner en juego vuestra vida para iluminar el mundo con la verdad de Cristo resucitado en todos los rincones de la tierra?

Lorenzago (Agencia Fides) - En preparaci?n a la XXIII Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrar? en Sydney (Australia) del 15 al 20 de julio de 2008 sobre el lema: ?Recibir?is la fuerza del Esp?ritu Santo que descender? sobre vosotros, y ser?is mis testigo? (Hch 1,8), el Santo Padre Benedicto XVI ha enviado su Mensaje a los j?venes del mundo, en el cual recuerda que ?el hilo conductor de la preparaci?n espiritual a la cita de Sydney es el Esp?ritu Santo y la misi?n?.

Articulado en ocho p?rrafos, firmado en Lorenzago el 20 de julio de 2007, el Mensaje recuerda sobre todo el camino de preparaci?n hacia Sydney, llamando a los j?venes a reflexionar durante este a?o ?sobre el Esp?ritu de fuerza y testimonio, que nos da la valent?a de vivir el Evangelio y la audacia de proclamarlo?. Benedicto XVI exhorta a los j?venes con esas palabras: ?No olvid?is nunca que la Iglesia, es m?s, la misma humanidad, la que os rodea y espera en vuestro futuro, espera mucho de vosotros, j?venes, pues llev?is en vosotros el don supremo del Padre, el Esp?ritu de Jes?s?.
De este modo el Papa resumi? los puntos sobresalientes de la ?promesa del Esp?ritu Santo en la Biblia? ?La efusi?n del Esp?ritu Santo sobre la Iglesia naciente es el ?pice de una promesa de Dios mucho m?s antigua, anunciada y preparada en todo el Antiguo Testamento?. Pentecost?s representa el ?punto de partida de la misi?n de la Iglesia?: renov? interiormente a los Ap?stoles y, ?de pescadores atemorizados? se convirtieron en ?heraldos valientes del Evangelio?. ?Nada pod?a detenerlos? As? nace la Iglesia, que desde el d?a de Pentecost?s no ha cesado de irradiar la Buena Noticia ?hasta los extremos confines de la tierra?.

Para comprender la misi?n de la Iglesia, el Santo Padre invita a volver al Cen?culo, en donde los disc?pulos perseveraban en la oraci?n con Mar?a, la ?Madre?, esperando el Esp?ritu Santo prometido. ?En este icono de la Iglesia naciente, debe inspirarse toda comunidad cristiana - aconseja Benedicto XVI-. La fecundidad apost?lica y misionera no es principalmente el resultado de programas y m?todos pastorales sabiamente elaborados y ?eficientes?, sino es el fruto de la incesante oraci?n comunitaria.

La eficacia de la misi?n presupone, adem?s, que las comunidades est?n unidas, es decir, que tengan ?un s?lo coraz?n y una sola alma?, y est?n disponibles para testimoniar el amor y la alegr?a que el Esp?ritu Santo infunde en el coraz?n de los fieles?. En fin, el Papa subraya ?como el Esp?ritu Santo es el don m?s alto de Dios para el hombre, y por esto, el testimonio supremo de su amor para nosotros, un amor que se expresa concretamente como un ?s? a la vida? que Dios quiere para cada criatura. Este ?s? a la vida? tiene su forma completa en Jes?s de Nazaret y en su victoria sobre el mal mediante la redenci?n?. El Evangelio de Jes?s, justamente por la fuerza del Esp?ritu, ?no se reduce a una pura constataci?n, sino que es ?buena noticia para los pobres, liberaci?n para los prisioneros, vista para los ciegos... Es lo que se manifest? con fuerza el d?a de Pentecost?s, convirti?ndose en gracia y tarea para la Iglesia, su misi?n prioritaria?. El Papa exhorta: ?llevemos dentro de nosotros el sello del amor del Padre a Cristo Jes?s que es el Esp?ritu Santo. No lo olvidemos nunca, porque el Esp?ritu del Se?or siempre se acuerda de cada uno y quiere, particularmente a trav?s de vosotros, j?venes, suscitar en el mundo el viento y el fuego de un nuevo Pentecost?s?.

En el p?rrafo dedicado al Esp?ritu Santo como ?Maestro interior?, Benedicto XVI recuerda que tambi?n hoy el Esp?ritu Santo contin?a actuando en la Iglesia ?y sus frutos son abundantes en la medida en la que estamos disponibles a abrirnos a su fuerza renovadora?. Es natural preguntarse ??qui?n es el Esp?ritu Santo? Efectivamente no son pocos los cristianos para los cuales ?l contin?a siendo el ?gran desconocido?. Por esto, prepar?ndonos para la pr?xima Jornada Mundial de la Juventud, he querido invitaros a profundizar en el conocimiento personal del Esp?ritu Santo ... Sin embargo, no basta conocerlo; es necesario acogerlo como gu?a de nuestras almas, como el ?Maestro interior? que nos introduce en el Misterio Trinitario, porque s?lo ?l puede enriquecernos en la fe y permitir que la vivamos con plenitud cada d?a. ?l nos empuja hacia los otros, enciende en nosotros el fuego del amor, nos hace misioneros de la caridad de Dios?.

Nuestra renovaci?n interior y el crecimiento de la vida espiritual se da a trav?s de los Sacramentos, sobre todo aquellos de la iniciaci?n cristiana: el Bautismo, la Confirmaci?n y la Eucarist?a, a trav?s de los cuales ?el Esp?ritu Santo nos hace hijos del Padre, hermanos de Jes?s, miembros de su Iglesia, capaces de dar un verdadero testimonio del Evangelio, viviendo la alegr?a de la fe?. En particular Benedicto XVI exhorta a ?redescubrir el sacramento de la Confirmaci?n, encontrando su valor para nuestro crecimiento espiritual?. Este sacramento ?nos da una fuerza especial para testimoniar y glorificar a Dios con toda nuestra vida; nos hace ?ntimamente conscientes de nuestra pertenencia a la Iglesia. ?Cuerpo de Cristo?, del cual todos somos miembros, solidarios unos con los otros?. De todos modos, para crecer en la vida cristiana, es necesario alimentarse del Cuerpo y de la Sangre de Cristo. ?Fuente y Culmen? de la vida eclesial, la Eucarist?a es un ?Pentecost?s perpetuo?, porque ?cada vez que celebramos la Santa Misa recibimos el Esp?ritu Santo que nos une m?s profundamente a Cristo y en ?l nos transforma... all? donde no llegan nuestras fuerzas, es el Esp?ritu Santo quien nos transforma, nos colma de su fuerza y nos hace testimonios plenos del ardor misionero de Cristo resucitado?.

En el s?ptimo p?rrafo del Mensaje, el Papa se detiene sobre la ?necesidad y urgencia de la misi?n?. Frente a las inquietudes a causa de las vicisitudes del mundo y a las preguntas que los j?venes se hacen respecto a su futuro, Benedicto XVI recuerda que ?s?lo Cristo puede colmar las aspiraciones m?s ?ntimas del coraz?n del hombre... Con la fuerza del Esp?ritu Santo ? infunde en nosotros la caridad divina, nos hace capaces de amar al pr?jimo y disponibles para estar a su servicio... Y quien se deja guiar por el Esp?ritu Santo comprende que estar al servicio del Evangelio no es una opci?n facultativa, porque advierte cu?n urgente es transmitir a los otros esta Buena Noticia?.

Asimismo, Benedicto XVI, en la misma l?nea de sus inmediatos predecesores, insiste que ?anunciar el Evangelio y testimoniar la fe es hoy m?s que nunca necesario. Hay quien piensa que presentar el precioso tesoro de la fe a las personas que no la comparten significa ser intolerantes con ellos, pero no es as?, porque proponer a Cristo no significa imponerlo... tambi?n hoy se necesitan disc?pulos de Jes?s que no ahorren tiempo y energ?as por servir al Evangelio... En particular, os aseguro que el Esp?ritu de Jes?s os invita hoy a vosotros, j?venes, a ser portadores de la Buena Nueva de Jes?s a vuestros coet?neos... Tened todos la valent?a de prometer al Esp?ritu Santo el llevar un joven a Jesucristo, en el modo que considere mejor, sabiendo ?dar razones de la esperanza que est? en ?l, con dulzura?... Pero para alcanzar este objetivo, queridos amigos, sed santos, sed misioneros, porque no se puede separar la santidad de la misi?n. No teng?is miedo de convertiros en misioneros santos como san Francisco Javier, o como santa Teresita del Ni?o Jes?s, que fue misionera a?n sin nunca dejar el Carmelo: ambos son ?Patronos de las Misiones?. Estad preparados a poner en juego vuestra vida para iluminar el mundo con la verdad de Cristo; para responder con amor al odio y al desprecio por la vida; para proclamar la esperanza de Cristo resucitado en todos los ?ngulos de la tierra?.

El Papa Benedicto XVI concluye su Mensaje invitando a los j?venes a participar en gran n?mero en la XXIII Jornada Mundial de la Juventud en Sydney 2008, ?ser? una ocasi?n providencial para experimentar plenamente la potencia del Esp?ritu Santo?, y para dedicar tiempo a la oraci?n y a la formaci?n espiritual en este ?ltimo per?odo de camino de preparaci?n, ?para que en Sydney pod?is renovar las promesas de vuestro Bautismo y Confirmaci?n. Juntos invocaremos al Esp?ritu Santo, pidiendo con mucha fe en Dios el don de una renovada Pentecost?s para la Iglesia y para la humanidad del tercer milenio?. (S.L.) (Agencia Fides 23/7/2007; L?neas: 97 Palabras: 1497)

Links:
Texto completo del Mensaje del Santo Padre, en italiano
http://www.evangelizatio.org/portale/adgentes/pontefici/pontefice.php?id=840

Comentarios (0)  | Enviar
90 A?os Despu?s de las Apariciones
D?jenos celebrar la Piedad de Dios


Tarc?sio Bertone presidir? las celebraciones de final de 90 a?os de las Apariciones, hasta el 13 de octubre

Tarc?sio Bertone es un especialista en F?tima: fue ?l que prepar? la publicaci?n de la tercera parte del secreto y ?l habl? varias veces con la Hermana Lucia. ?l fue tambi?n el mensajero del Papa en el entierro de Luc?a.

El Mensaje de Fatima es una invitaci?n y una escuela de salvaci?n. Fue iniciado por el ?ngel de Paz (1916) y completado por Nuestra Se?ora (1917).

El Mensaje de Fatima, que es el del Evangelio, enfatiza los puntos siguientes:

1 - conversi?n permanente,

2 - rezo, y a saber el Rosario,

3 - el sentido de responsabilidad colectiva y la pr?ctica de reparaci?n.

La aceptaci?n del Mensaje trae con ello la Consagraci?n al Coraz?n Inmaculado de Mary, que es un s?mbolo de compromiso de la fidelidad y del apostolado.

Los rezos ense?ados en Fatima por el ?ngel y por Nuestra Se?ora nos ayudan a vivir el Mensaje que, cuando el Papa Juan Pablo II dijo, conversi?n de medios y viviendo en la gracia de Dios. (Fatima 1982).

Comentarios (0)  | Enviar
Caritas Diocesana de Tenerife nos env?a comunicaci?n de apuesta por el comercio justo a trav?s de la su organizaci?n EL SURCO

?Qu? es el COMERCIO JUSTO?

Es un movimiento social internacional integrado por productores, comerciantes y consumidores que trabajamos por un modelo m?s justo de intercambio comercial.

?Cu?les son los criterios?

- condiciones laborales, salario digno y justo para los productores
- se invierte parte de los beneficios en el desarrollo de las comunidades
- relaciones comerciales a largo plazo y prefinanciaci?n de los productores
- no hay explotaci?n infantil
- funcionamiento democr?tico de las organizaciones productoras
- igualdad entre hombres y mujeres
- producci?n de calidad respetuosa con el medio ambiente y su cultura

?De d?nde vienen los productos?

De las zonas m?s pobres de Am?rica Latina, ?frica y Asia.

?Qui?n los produce?

Los productores son peque?as cooperativas, grupos de mujeres, talleres de minusv?lidos, grupos de poblaci?n de exclusi?n social...

Para m?s informaci?n en: http://comerciojustoelsurco.blogspot.com

CARITAS DIOCESANA DE TENERIFE promueve una nueva apusta bajo el nombre de "EL SURCO", que tiene como finalidad promover la difusi?n y comunicaci?n del comercio justo en Tenerife.

OS PRESENTAMOS LA NUEVA APUESTA DE "EL SURCO" Y DE C?RITAS TENERIFE
EN LA DIFUSI?N Y
COMUNICACI?N DEL COMERCIO JUSTO EN TENERIFE



?El Surco? es una tienda de Comercio Justo y una apuesta real y decisiva de C?ritas Diocesana de Tenerife, para promover unas relaciones comerciales m?s justas y hacer realidad los criterios de Comercio Justo.

?Qu? es el COMERCIO JUSTO?

Es un movimiento social internacional integrado por productores, comerciantes y consumidores que trabajamos por un modelo m?s justo de intercambio comercial.


?Cu?les son los criterios?

. condiciones laborales, salario digno y justo para los productores
. se invierte parte de los beneficios en el desarrollo de las comunidades
. relaciones comerciales a largo plazo y prefinanciaci?n de los productores
. no hay explotaci?n infantil
. funcionamiento democr?tico de las organizaciones productoras
. igualdad entre hombres y mujeres
. producci?n de calidad respetuosa con el medio ambiente y su cultura

?De d?nde vienen los productos?

De las zonas m?s pobres de Am?rica Latina, ?frica y Asia.

?Qui?n los produce?

Los productores son peque?as cooperativas, grupos de mujeres, talleres de minusv?lidos, grupos de poblaci?n de exclusi?n social...

Inofrmaci?n de: http://comerciojustoelsurco.blogspot.com

Lunes, 23 de julio de 2007
TRABAJAR POR LA PAZ Y EL DESARROLLO

COMUNICADO DE LOS OBISPOS DE LA
PROVINCIA ECLESI?STICA DE EL BAJ?O.

Con motivo de los recientes hechos de violencia
en los estados de Guanajuato y Quer?taro

20 DE JULIO 2007



?El desarrollo es el nuevo nombre de la paz? dec?a el Papa Paulo VI (?Populorum Progressio?, 76-77). Esta afirmaci?n tiene muchas implicaciones. Una de las m?s importantes consiste en descubrir que el desarrollo disminuye las violencias, y que la paz, a su vez, facilita el desarrollo.

Los obispos latinoamericanos hemos dicho recientemente que ?la paz es un bien preciado pero precario que debemos cuidar, educar y promover todos en nuestro continente. Como sabemos, la paz no se reduce a la ausencia de guerras ni a la exclusi?n de armas (?) sino a la generaci?n de una ?cultura de paz? que sea fruto de un desarrollo sustentable, equitativo y respetuoso de la creaci?n? (Aparecida, 542).

Por ello, convencidos de que Cristo mismo nos ha anunciado que la violencia no es la que tiene la ?ltima palabra sino la paz que brota de la justicia y del amor, los obispos de la Provincia eclesi?stica de El Baj?o deseamos expresar nuestro mayor pesar por los lamentables y arteros actos de violencia que se han realizado en diversas instalaciones de PEMEX, y que han lastimado no solo a esta importante empresa paraestatal sino a muchas mujeres y hombres que laboran en diversas industrias que han sido vulneradas por falta de suministros necesarios para su adecuado desempe?o. Afectar a trav?s de la violencia a familias trabajadoras en sus empleos, en sus ingresos, en sus leg?timas expectativas de mejora, es un grave pecado que clama al cielo.

Los mexicanos somos concientes de las m?ltiples inequidades que existen en nuestra sociedad. Sin embargo, nuestro pueblo ama la paz, la verdad y detesta la promoci?n de la divisi?n, del encono o de la violencia como m?todos para la resoluci?n de conflictos. Esta actitud se debe a que de manera gradual, pero sostenida, nuestra naci?n, a lo largo de su dif?cil historia, ha asimilado valores que brotan del aprecio y respeto a la dignidad humana, en especial, de quienes son pobres y marginados.

Sin necesidad de grandes discursos los mexicanos sabemos que la violencia es un camino perverso que termina lastimando a todos, y particularmente a quienes de manera falsa pretende reivindicar. En este sentido, exhortamos a nuestras autoridades civiles a que no claudiquen en su deber de informar con veracidad y oportunidad a la poblaci?n cuando se suscitan situaciones como las referidas. Una alianza positiva entre Gobierno y sociedad a favor de la paz y de un Estado de Derecho solo se puede edificar a partir del compromiso oportuno y radical con la verdad, con el bien y con la justicia.

El Papa Benedicto XVI nos recuerda: ?no hay duda de que las condiciones para establecer una paz verdadera son la restauraci?n de la justicia, la reconciliaci?n y el perd?n. De esta toma de conciencia, nace la voluntad de transformar tambi?n las estructuras injustas para establecer respeto de la dignidad del hombre creado a imagen y semejanza de Dios? Como he tenido ocasi?n de afirmar, la Iglesia no tiene como tarea propia emprender una batalla pol?tica, sin embargo, tampoco puede ni debe quedarse al margen de la lucha por la justicia? (?Sacramentum Caritatis?, 89). Por ello, los disc?pulos de Jesucristo no podemos ser indiferentes a estos hechos. La conciencia cristiana mira con atenci?n la realidad y los acontecimientos que vivimos para proponer desde esa situaci?n una verdad m?s grande que cualquier diferencia, herida o tensi?n: la necesidad de trabajar por amor y con amor por el desarrollo de todos, la urgencia de mostrar que existen siempre v?as pac?ficas para construir el bien com?n.

1. A los responsables de informar a la ciudadan?a con veracidad les pedimos que hagan llegar con prontitud la informaci?n que ayude a tranquilizar a la opini?n p?blica. La claridad en la informaci?n es uno de los pilares fundamentales en la relaci?n confiada entre gobierno y sociedad.

2. A los ciudadanos les pedimos que no se dejen influir por noticias interesadas en causar espectacularidad, pero que en el fondo favorecen indirectamente la violencia. Como hemos se?alad en este comunicad, quienes hayan sido los autores intelectuales y materiales de estos atentados no buscan en verdad la reivindicaci?n de las clases populares; su m?todo es favorecer el p?nico. Si leemos con detenimiento la situaci?n caeremos en la cuenta que solo buscan intereses ajenos a la superaci?n de la pobreza.

3. A las familias que han sido afectadas de manera directa o indirecta a causa de la violencia, y en general, a todos aquellos que sufren por no gozar de oportunidades de desarrollo acordes a su dignidad, los obispos de la Provincia Eclesi?stica de El Baj?o les expresamos nuestra solidaridad m?s sincera y oramos para que el Se?or los bendiga y los guarde en estos momentos de zozobra y de carencia.

4. Finalmente, invitamos a todos a contribuir a la construcci?n de una paz aut?ntica basada en la verdad, en la justicia, en el compromiso por el desarrollo y en el respeto irrestricto a los derechos de cada ser humano sin excepci?n. Solo cuando todos como sociedad trabajamos por la paz y el desarrollo aseguramos que nuestra naci?n se consolide sobre cimientos verdaderos, capaces de resistir las pruebas, y de crear caminos de verdadera reconciliaci?n y liberaci?n como Cristo nos ense?a: ?Bienaventurados los constructores de la paz, porque ellos ser?n llamados hijos de Dios?

Con nuestro saludo y bendici?n.


+ Jos? G. Mart?n R?bago
Arzobispo de Le?n


+ Mario De Gasper?n Gasper?n
Obispo de Quer?taro

+ L?zaro P?rez Jim?nez
Obispo de Celaya

+ Jos? de Jes?s Mart?nez Zepeda
Obispo de Irapuato

Publicado por verdenaranja @ 23:04  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
ZENIT publica la homil?a que pronunci? Benedicto XVI durante la celebraci?n de las primeras v?speras de la solemnidad de San Pedro y San Pablo en la bas?lica papal de San Pablo Extramuros el 28 de junio de 2007.


Se?ores cardenales;
venerados hermanos en el episcopado y en el sacerdocio;
queridos hermanos y hermanas:

En estas primeras V?speras de la solemnidad de San Pedro y San Pablo recordamos con gratitud a estos dos Ap?stoles, cuya sangre, junto con la de tantos otros testigos del Evangelio, ha fecundado la Iglesia de Roma. En su recuerdo, me alegra saludaros a todos vosotros, queridos hermanos y hermanas: al se?or cardenal arcipreste y a los dem?s cardenales y obispos presentes, al padre abad y a la comunidad benedictina a la que est? encomendada esta bas?lica, a los eclesi?sticos, a las religiosas, a los religiosos y a los fieles laicos aqu? reunidos.

Dirijo un saludo particular a la delegaci?n del Patriarcado ecum?nico de Constantinopla, que devuelve la visita de la delegaci?n de la Santa Sede a Estambul, con ocasi?n de la fiesta de San Andr?s. Como dije hace unos d?as, estos encuentros e iniciativas no constituyen s?lo un intercambio de cortes?a entre Iglesias, sino que quieren expresar el compromiso com?n de hacer todo lo posible para apresurar el tiempo de la plena comuni?n entre el Oriente y el Occidente cristianos.

Con estos sentimientos, saludo con deferencia a los metropolitas Emmanuel y Gennadios, enviados por el querido hermano Bartolom? I, al que dirijo un saludo agradecido y cordial. Esta bas?lica, donde han tenido lugar acontecimientos de profundo significado ecum?nico, nos recuerda cu?n importante es orar juntos para implorar el don de la unidad, la unidad por la que san Pedro y san Pablo entregaron su vida hasta el supremo sacrificio de su sangre.

Una antiqu?sima tradici?n, que se remonta a los tiempos apost?licos, narra que precisamente a poca distancia de este lugar tuvo lugar su ?ltimo encuentro antes del martirio: los dos se habr?an abrazado, bendici?ndose rec?procamente. Y en el portal mayor de esta bas?lica est?n representados juntos, con las escenas del martirio de ambos. Por tanto, desde el inicio, la tradici?n cristiana ha considerado a san Pedro y san Pablo inseparables uno del otro, aunque cada uno tuvo una misi?n diversa que cumplir: san Pedro fue el primero en confesar la fe en Cristo; san Pablo obtuvo el don de poder profundizar su riqueza. San Pedro fund? la primera comunidad de cristianos provenientes del pueblo elegido; san Pablo se convirti? en el ap?stol de los gentiles. Con carismas diversos trabajaron por una ?nica causa: la construcci?n de la Iglesia de Cristo.

En el Oficio divino, la liturgia ofrece a nuestra meditaci?n este conocido texto de san Agust?n: "En un solo d?a se celebra la fiesta de dos ap?stoles. Pero tambi?n ellos eran uno. Aunque fueron martirizados en d?as diversos, eran uno. San Pedro fue el primero; lo sigui? san Pablo. (...) Por eso, celebramos este d?a de fiesta, consagrado para nosotros por la sangre de los Ap?stoles" (Disc. 295, 7. 8). Y san Le?n Magno comenta: "Con respecto a sus m?ritos y sus virtudes, mayores de lo que se pueda decir, nada debemos pensar que los oponga, nada que los divida, porque la elecci?n los hizo similares, la prueba semejantes y la muerte iguales" (In natali apostol., 69, 6-7).

En Roma, desde los primeros siglos, el v?nculo que une a san Pedro y san Pablo en la misi?n asumi? un significado muy espec?fico. Como la m?tica pareja de hermanos R?mulo y Remo, a los que se remontaba el nacimiento de Roma, as? san Pedro y san Pablo fueron considerados los fundadores de la Iglesia de Roma. A este prop?sito, dirigi?ndose a la ciudad, san Le?n Magno dice: "Estos son tus santos padres, tus verdaderos pastores, que para hacerte digna del reino de los cielos, edificaron mucho mejor y m?s felizmente que los que pusieron los primeros cimientos de tus murallas" (Homil?as 82, 7).

Por tanto, aunque humanamente eran diversos, y aunque la relaci?n entre ellos no estuviera exenta de tensiones, san Pedro y san Pablo aparecen como los iniciadores de una nueva ciudad, como concreci?n de un modo nuevo y aut?ntico de ser hermanos, hecho posible por el Evangelio de Jesucristo. Por eso, se podr?a decir que hoy la Iglesia de Roma celebra el d?a de su nacimiento, ya que los dos Ap?stoles pusieron sus cimientos. Y, adem?s, Roma comprende hoy con mayor claridad cu?l es su misi?n y su grandeza. San Juan Cris?stomo escribe: "El cielo no es tan espl?ndido cuando el sol difunde sus rayos como la ciudad de Roma, que irradia el esplendor de aquellas antorchas ardientes (san Pedro y san Pablo) por todo el mundo... Este es el motivo por el que amamos a esta ciudad... por estas dos columnas de la Iglesia" (Comm. a Rm 32).

Al ap?stol san Pedro lo recordaremos particularmente ma?ana, celebrando el divino sacrificio en la bas?lica vaticana, edificada en el lugar donde sufri? el martirio. Esta tarde nuestra mirada se dirige a san Pablo, cuyas reliquias se custodian con gran veneraci?n en esta bas?lica. Al inicio de la carta a los Romanos, como acabamos de escuchar, saluda a la comunidad de Roma present?ndose como "siervo de Cristo Jes?s, ap?stol por vocaci?n" (Rm 1, 1). Utiliza el t?rmino siervo, en griego doulos, que indica una relaci?n de pertenencia total e incondicional a Jes?s, el Se?or, y que traduce el hebreo 'ebed, aludiendo as? a los grandes siervos que Dios eligi? y llam? para una misi?n importante y espec?fica.

San Pablo tiene conciencia de que es "ap?stol por vocaci?n", es decir, no por auto-candidatura ni por encargo humano, sino solamente por llamada y elecci?n divina. En su epistolario, el Ap?stol de los gentiles repite muchas veces que todo en su vida es fruto de la iniciativa gratuita y misericordiosa de Dios (cf. 1 Co 15, 9-10; 2 Co 4, 1; Ga 1, 15). Fue escogido "para anunciar el Evangelio de Dios" (Rm 1, 1), para propagar el anuncio de la gracia divina que reconcilia en Cristo al hombre con Dios, consigo mismo y con los dem?s.

Por sus cartas sabemos que san Pablo no sab?a hablar muy bien; m?s a?n, compart?a con Mois?s y Jerem?as la falta de talento oratorio. "Su presencia f?sica es pobre y su palabra despreciable" (2 Co 10, 10), dec?an de ?l sus adversarios. Por tanto, los extraordinarios resultados apost?licos que pudo conseguir no se deben atribuir a una brillante ret?rica o a refinadas estrategias apolog?ticas y misioneras. El ?xito de su apostolado depende, sobre todo, de su compromiso personal al anunciar el Evangelio con total entrega a Cristo; entrega que no tem?a peligros, dificultades ni persecuciones: "Ni la muerte ni la vida ?escribi? a los Romanos? ni los ?ngeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podr? separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jes?s Se?or nuestro" (Rm 8, 38-39).

De aqu? podemos sacar una lecci?n muy importante para todos los cristianos. La acci?n de la Iglesia s?lo es cre?ble y eficaz en la medida en que quienes forman parte de ella est?n dispuestos a pagar personalmente su fidelidad a Cristo, en cualquier circunstancia. Donde falta esta disponibilidad, falta el argumento decisivo de la verdad, del que la Iglesia misma depende.

Queridos hermanos y hermanas, como en los inicios, tambi?n hoy Cristo necesita ap?stoles dispuestos a sacrificarse. Necesita testigos y m?rtires como san Pablo: un tiempo perseguidor violento de los cristianos, cuando en el camino de Damasco cay? en tierra, cegado por la luz divina, se pas? sin vacilaciones al Crucificado y lo sigui? sin volverse atr?s. Vivi? y trabaj? por Cristo; por ?l sufri? y muri?. ?Qu? actual es su ejemplo!

Precisamente por eso, me alegra anunciar oficialmente que al ap?stol san Pablo dedicaremos un a?o jubilar especial, del 28 de junio de 2008 al 29 de junio de 2009, con ocasi?n del bimilenario de su nacimiento, que los historiadores sit?an entre los a?os 7 y 10 d.C. Este "A?o paulino" podr? celebrarse de modo privilegiado en Roma, donde desde hace veinte siglos se conserva bajo el altar papal de esta bas?lica el sarc?fago que, seg?n el parecer concorde de los expertos y seg?n una incontrovertible tradici?n, conserva los restos del ap?stol san Pablo.

Por consiguiente, en la bas?lica papal y en la hom?nima abad?a benedictina contigua podr?n tener lugar una serie de acontecimientos lit?rgicos, culturales y ecum?nicos, as? como varias iniciativas pastorales y sociales, todas inspiradas en la espiritualidad paulina. Adem?s, se podr? dedicar atenci?n especial a las peregrinaciones que, desde varias partes, quieran acudir de forma penitencial a la tumba del Ap?stol para encontrar beneficio espiritual.

Asimismo, se promover?n congresos de estudio y publicaciones especiales sobre textos paulinos, para dar a conocer cada vez mejor la inmensa riqueza de la ense?anza contenida en ellos, verdadero patrimonio de la humanidad redimida por Cristo. Adem?s, en todas las partes del mundo se podr?n realizar iniciativas an?logas en las di?cesis, en los santuarios y en los lugares de culto, por obra de instituciones religiosas, de estudio o de ayuda que llevan el nombre de san Pablo o que se inspiran en su figura y en su ense?anza.

Por ?ltimo, durante la celebraci?n de los diversos momentos del bimilenario paulino, se deber? cuidar con singular atenci?n otro aspecto particular: me refiero a la dimensi?n ecum?nica. El Ap?stol de los gentiles, que se dedic? particularmente a llevar la buena nueva a todos los pueblos, se comprometi? con todas sus fuerzas por la unidad y la concordia de todos los cristianos. Que ?l nos gu?e y nos proteja en esta celebraci?n bimilenaria, ayud?ndonos a progresar en la b?squeda humilde y sincera de la plena unidad de todos los miembros del Cuerpo m?stico de Cristo. Am?n.

[Traducci?n distribuida por la Santa Sede
? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]

Publicado por verdenaranja @ 23:00  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Punto sacado del folleto "La financiaci?n de la Iglesia Cat?lica en Espa?a" de Fernanado Gim?nez, EDICE - Madrid 2007


El Asunto del Patrimonio

La Iglesia Cat?lica en Espa?a es depositaria de un importante patrimonio cultural. Dichos bienes han ido surgiendo en el seno de la Iglesia a lo largo de los veinte siglos de presencia de la Iglesia Cat?lica en nuestro pa?s.
Se trata de bienes creados o recibidos por distintas Instituciones de la Iglesia, que han conservado y siguen en parte utilizando para el culto, la evangelizaci?n y la difusi?n de la cultura. Es decir, este patrimonio cultural no se plantea nunca como una riqueza en s? misma, sino destinada al cumplimiento de los fines propios de la Iglesia, al culto y a la evangelizaci?n. Las fachadas de las catedrales, los retablos, las im?genes, han representado durante siglos un magn?fico instrumento e transmisi?n de la fe, y a?n siguen si?ndolo.

Dicho Patrimonio, lejos de constituir un tesoro econ?mico o fuente de negocio, como algunos piensan, se ha planteado siempre como un servicio a los dem?s, es un tesoro cultural para todos, pero en ning?n caso un tesoro "econ?micamente rentable"9. M?s bien todo lo contrario.
La Iglesia, como depositaria de ese patrimonio, debe hacer frente a importantes gastos de rehabilitaci?n y de mantenimiento ordinario, que no puede obviarse. Es cierto que existen importantes programas nacionales y auton?micos que colaboran en planes de rehabilitaci?n, pero el peso del mantenimiento y de la puesta en disposici?n del uso de dichos bienes recae fundamentalmente en la Iglesia.
Adem?s, hay que tener en cuenta que al margen de los fines religiosos propios de dichos bienes, es incues?tionable el valor o inter?s cultural de los mismos. Para hacerse una idea de lo que estamos hablando, basta con enumerar las clases en que puede ser distinguido el patrimonio cultural de la Iglesia10:

1) Patrimonio Monumental. Se tratar?a de:

? Patrimonio Inmueble: Catedrales, Iglesias, ermitas, etc.

? Patrimonio Mueble: En el que destaca, de manera especial, las im?genes, esculturas, pinturas, objetos lit?rgicos, ornamentos, etc. Gran parte de este patrimonio est? catalogado en Museos Diocesanos o se expone peri?dicamente en eventos como las "Edades del Hombre", etc.

2) Patrimonio Documental. Se trata de documentos de todo tipo, reunidos en archivos.

3) Patrimonio Bibliogr?fico. Constituido por las Bibliotecas, algunas de ellas de una gran importancia.

4) Patrimonio Arqueol?gico. Conformado por todos aquellos bienes, muebles e inmuebles, susceptibles de ser analizados y estudiados con m?todos arqueol?gicos.

5) Patrimonio Etnol?gico. Se trata de aquellos bienes muebles e inmuebles, as? como los conocimientos y actividades que han sido y son, de hecho, una expresi?n de la cultura tradicional en sus aspectos materiales, sociales o espirituales (tradiciones, romer?as, fiestas, escenificaciones, etc.).

Realizar una valoraci?n de lo que supone para la sociedad el mantenimiento y conservaci?n de todo este patrimonio es tarea imposible, pero es evidente que no se puede concebir nuestro pa?s sin este patrimonio cultural.

Desde el punto de vista econ?mico el citado patrimonio cultural es, en muchos casos, una fuente importante de ingresos para la sociedad. Pensemos, por ejemplo, en todos los ingresos indirectos que genera el patrimonio monumental en ciudades como Toledo, Burgos, Le?n, etc. El beneficiario econ?mico final de los mismos son las empresas del ?mbito tur?stico, restauraci?n, tiendas, etc., circunstancia de importancia vital en algunas localidades. Es toda la sociedad la que se beneficia del esfuerzo de mantenimiento de todo el patrimonio cultural que obra en manos de la Iglesia.



8. M.A. SANCHO, "El Patrimonio Cultural de la Iglesia". P?g. 16. Eds. Munilla-Leria. Trabajo incluido en el master de Restauraci?n y rehabilitaci?n del Patrimonio de la Universidad de Alcal?.

9. D. IGUALEN BORAE, Mons. Dami?n. "La Iglesia y su patrimonio cultural". Editorial EDICE. Madrid 1984. P?g. 23.

10. C. CORRAL e L ALDANONDO, "C?digo del Patrimonio Cultural de la Iglesia". Editorial EDICE. Madrid 2001. P?g. 24 y ss.

Comentarios (0)  | Enviar
DOMINGO 17 DEL TIEMPO ORDINARIO / C
29 de julio de 2009


El Se?or est? con vosotros.

- Porque nos sentimos Iglesia, miembros del Pueblo de Dios, nos reunimos como cada domingo para celebrar a Jes?s resucitado.
- Todos sabemos cu?n importante es rezar, y c?mo agrada al Se?or la oraci?n comunitaria. Sintamos hoy, una vez m?s, la alegr?a de estar en su presencia y en la compa??a de los dem?s fieles, conocidos o desconocidos. Todos hemos venido para escuchar la Palabra de Dios y para alimentarnos del Pan de la comuni?n.

A. penitencial: Jes?s nos ense?? a decir: "Perdona nuestras ofensas, como tambi?n nosotros perdonamos a los que nos ofenden". As? lo hacemos ahora, en un momento de silencio.
T?, que siempre nos escuchas. SE?OR, TEN PIEDAD.
T?, que nos infinitamente. Cristo, ten piedad
T?, que est?s siempre dispuesto a pewrdonzar. Se?or, ten piedad

1. lectura (G?nesis 18,20-32): Escuchamos ahora una historia llena de humanidad y delicadeza. Dios ha decidido castigar el pecado de los habitantes de Sodoma y Gomorra. Pero Abrah?n, el hombre de la fe y la confianza, el amigo de Dios, intercede ante ?l para que tenga piedad y retire su amenaza.

2. lectura (Colosenses 2,12-14): Escucharemos a continuaci?n un gozoso anuncio de salvaci?n. Porque nuestra vida ha sido renovada gracias a Jesucristo.

Oraci?n universal: Las lecturas nos han hablado hoy del valor de la intercesi?n ante Dios. Con la insis?tencia de Abrah?n, siguiendo la ense?anza y el ejemplo de Jes?s, oremos diciendo: ESC?CHANOS, PADRE.

1. Por todos los que creemos en Jesucristo, tanto por los que formamos la Iglesia cat?lica como por los miembros de las dem?s confesiones cristianas. OREMOS JUNTOS:

2. Por los responsables de nuestras comunidades, especialmente por el papa Benedicto, y por nuestro obispo?????OREMOS JUNTOS:

3. Por las actividades que las parroquias y comunidades organizan durante el verano, especialmente para ni?os y j?venes. OREMOS JUNTOS:

4. Por los extranjeros que en estos d?as nos visitan. OREMOS JUNTOS:

5. Por nosotros, y por nuestros familiares y amigos.
OREMOS JUNTOS:

Escucha, Padre, nuestras peticiones y derrama tu amor sobre el mundo entero. Por ...


Prefacio: En torno a la mesa de la Eucarist?a, levan taremos ahora nuestros corazones en acci?n dE gracias al Padre. Hemos escuchado su palabra y ahora nos uniremos en la comuni?n del mismo alimento, Jesucristo, nuestro Se?or. (Prefacio dominical X).

Padrenuestro: Tal como Jes?s ense?? a sus ap?stoles, tal como lo aprendimos de nuestros padres 3 catequistas, nos atrevemos a decir:

Despu?s de la comuni?n (cuando ya se ha distribuido se inicia el silencio): Como de costumbre, ahora, a terminar de comulgar, haremos unos momentos dE silencio. Silencio que a veces nos puede pasar poi alto, podemos quedar distra?dos. Y en cambio el importante que lo sepamos aprovechar. Oremos desde el fondo del coraz?n como Abrah?n, como Jes?s, unidos todos en la misma fe.

CPL

Publicado por verdenaranja @ 21:47  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
SANTIAGO AP?STOL
25 de julio de 2007


El Se?or Jesucristo, que los ap?stoles anunciaron con su palabra y su martirio, est? con todos vosotros.
Celebramos hoy la fiesta del ap?stol Santiago. ?l sigui? a Jes?s por los caminos de Palestina, vivi? la angustia de su muerte, experiment? la profunda alegr?a de su resurrecci?n. Y, como los dem?s ap?stoles, se dedic? luego con todas sus fuerzas a anunciar la vida nueva de Jes?s, hasta morir ejecutado por voluntad del rey Herodes.
La tradici?n celebra al ap?stol Santiago como evangelizador de las tierras de Espa?a. Por eso hoy, al reunirnos para su fiesta, sentimos el gozo de la fe y de la esperanza que nos llegan de Jes?s y que los ap?stoles anunciaron.

A. penitencial: En silencio, prepar?monos para celebrar la Eucarist?a.

- T?, que haces de tus disc?pulos la sal de la tierra y la luz del mundo. SE?OR, TEN PIEDAD.
T?, que por medio de los ap?stoles nos anuncias la gran noticia de la salvaci?n. CRISTO, TEN PIEDAD.
T?, que resucitado de entre los muertos eres vida para todos los que te siguen. SE?OR, TEN PIEDAD.

1. lectura (Hechos 4,33; 5,12.27-33; 12,2): Vamos a escuchar ahora la Palabra de Dios, en esta fiesta del ap?stol Santiago. La primera lectura nos har? revivir los inicios de la vida de la Iglesia. Escucharemos c?mo los ap?stoles anuncian la Buena Noticia de Jes?s, y la persecuci?n que por fidelidad a ese anuncio deben afrontar.

2. lectura (2 Corintios 4,7-15): Los ap?stoles eran per?sonas d?biles como nosotros. Pero encontraron la fuerza en Jes?s, y esa fuerza les hizo dedicar su vida entera al anuncio de la Buena Noticia. Escuchemos en esta segunda lectura a san Pablo que nos cuenta su experiencia.
Profesi?n de fe: Un?monos ahora en la proclamaci?n de nuestra fe. Es la fe que anunciaron los ap?sto?les, es la fe que nos da vida y esperanza. Procla?m?mosla en la f?rmula breve que conocemos con el nombre de S?mbolo de los Ap?stoles. (Credo breve, si parece oportuno cantado o alternando con una ant?fona).

Oraci?n universal: Unidos en la misma fe, presentemos al Padre nuestras plegarias, por nosotros y por el mundo entero. Oremos diciendo: ESC?CHANOS, PADRE.

1. Por la Iglesia entera, extendida de Oriente a Occidente y cimentada sobre la roca firme de los ap?stoles; que d? siempre ante el mundo un testimonio fiel del amor universal del Se?or. OREMOS:

2. Por los gobernantes de nuestro pa?s y de todos los pa?ses; que realicen su tarea con dedicaci?n y esp?ritu de servicio, para el progreso y el bienestar de todos los ciudadanos. OREMOS:

3. Por los pueblos de Espa?a: que el testimonio del ap?stol Santiago nos estimule a construir un pa?s en paz, en buena convivencia, donde toda persona pueda vivir con dignidad. OREMOS:

4. (En Galicia) Por esta tierra de Galicia, en este gran d?a de fiesta; que el Se?or nos bendiga con la abundancia de sus dones, y todos sintamos el gozo de pertenecer a este pueblo. OREMOS:

5. Por nuestra comunidad cristiana; que demos siempre un buen testimonio del Evangelio que nos han trans?mitido los ap?stoles, y continuemos avanzando en el camino de la fe. OREMOS:

Padre, escucha la oraci?n que te hemos presen?tado en la fiesta del ap?stol Santiago, y derrama sobre nosotros los dones de tu bondad. Por ...

Padrenuestro: Unidos en la fe de los ap?stoles, y siguiendo la ense?anza de Jesucristo, nos atre?vemos a decir:


CPL

Publicado por verdenaranja @ 21:42  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Art?culo publicado en la revista de la Di?cesis de Tenerife "Iglesia Nivariense" JUNIO 2007, n?mero 76 sobre el pr?ximo Plan Diocesano de Pastoral 2007-2011.


"Haz memoria
de Jesucristo Resucitado"
(Cf. 2 Tm 2,8)


Los Consejos presbiteral y de Pastoral han estudiado y valorado positivamente, de modo global, el proyecto de nuevo Plan Diocesano Pastoral elaborado por la Vicar?a General, teniendo en cuenta las propuestas realizadas por las distintas realidades presentes en nuestra iglesia particular. La propuesta de PPD lleva por t?tulo aquella afirmaci?n de Pablo a Timoteo: `Haz memoria de Jesucristo Resucitado'. Ahora, mientras el ya nuevo PDP est? en imprenta, tras ser aprobado por el Obispo, hemos de prepararnos para acogerlo y ponerlo por obra, al tiempo que para concretado en los distintos ?mbitos y sectores pastorales.

Un Plan Diocesano de Pastoral es un instrumento de la di?cesis para convocar a todos los cristianos y a todas las comunidades, asociaciones, grupos, etc. y promover la comuni?n y la participaci?n de todos en la tarea evangelizadora y la confluencia de criterios y l?neas de acci?n. Incluye, por tanto todas las acciones, todas las personas bautizadas, y todos los organismos e instituciones.

Somos requeridos, dice el documento, `a un trabajo cordial y entusiasta de renovaci?n de lo que hemos heredado y ha perdido su vigor o ha desvirtuado su fundamento, al mismo tiempo, que a la edificaci?n de obra nueva a la propuesta de cara al futuro.

Por consiguiente, consideramos que la voluntad decidida por una pastoral misionera, con todas las consecuencias que esto conlleva. se constituye en la tarea prioritaria de nuestra Iglesia diocesana. Optar por una m?s incisiva evangelizaci?n nos pide, por una parte, prestar atenci?n al ser humano de hoy, mirarlo con los ojos de Dios, es decir, con amor. acoger su cultura, lo que vive, siente y piensa Y nos reclama, por otra parte, tener siempre activada nuestra vivencia de Jesucristo y de su Evangelio, de manera que aflore f?cilmente a nuestros labios, y que en todo momento estemos siempre a punto ofrecer una respuesta a quien nos pida dar raz?n de nuestra esperanza.

Nuestra Planificaci?n Pastoral, prosigue el documento, quiere propiciar en toda la di?cesis un esfuerzo ?humilde, paciente y perseverante? para ?conocer con mayor profundidad el misterio de Cristo? y ?para dar testimonio de ?l?. Por ello su mismo nombre. Jesucristo, aparece tanto en el Objetivo General que fija la gran direcci?n de marcha, como en los tres objetivos espec?ficos, que en realidad son dimensiones de un mismo objetivo, a saber: Creer, Celebrar y Anunciar.

Conscientes del momento en que vivimos, debemos centrarnos en lo fundamental del cristianismo en los contenidos esencia-les de la fe. Encaminar todo el Plan Pastoral y, consecuentemente, orientar toda la acci?n de la iglesia diocesana en orden a suscitar, cuidar y ayudar a madurar la experiencia de la fe es nuestro gran reto.

En los pr?ximos meses nuestros esfuerzos y trabajos han de dirigirse para que todos los agentes de pastoral conozcan y acojan calurosa y corresponsablemente el Plan y, a partir de ?l, programar, siendo concretos, la acci?n pastoral de los servicios diocesanos. arciprestales, parroquiales, los grupos, movimientos, etc

Comentarios (0)  | Enviar
Posible homil?a en la muerte de un vecino de la parroquia.

Se?or, aum?ntanos la fe


Hay sucesos que no por esperados dejan de producirnos pena. Es el caso de N. que contaba X. La muerte es un hecho que se registra una sola vez y es algo que alcanza a todo ser viviente. Este es el hecho.
Y ante este hecho lo primero que quiero es daros la condolencia m?s entra?able, m?s familiar y m?s cristiana a vosotros los familiares de N. de parte de todos y cada uno de los que est?n aqu? acompa??ndoos. Compartimos con vosotros vuestro pesar.
En la vida hay de todo: luces y sombras, algunos momentos tristes y muchos alegres. Hoy nos solidarizamos con vosotros. Todos los que os hab?is reunido aqu?, est?is demostrando vuestra calidad de personas, acudiendo a donde se ha de ir en actitud de cari?o, ayuda y comprensi?n.
Expresamos tambi?n nuestra Esperanza. A los cristianos nos sostiene esta virtud. El Ap?stol Pablo nos dice que "la Esperanza nunca defrauda". A El no le defraud?, a nosotros tampoco. Estoy seguro de que a N. tampoco, porque ahora recoge toda la cosecha de bondad almacenada a lo largo de sus X a?os de aqu?.
En la la Lectura que hemos le?do San Pablo le dice a su disc?pulo Timoteo (que est? en la c?rcel por anunciar a Jesucristo), lleno de miedo: "Dios nos ha dado un esp?ritu de energ?a y buen juicio. Vive con fe y amor cristiano". Son palabras que se han cumplido en N. porque el ( ella) ha sido una persona en?rgica y de buen criterio. Ha vivido con fe en Jes?s y con amor a Dios. La fe ha sido su mejor adorno, su mayor tesoro. Y como ha vivido con Jesucristo, ahora sigue viviendo con El.
Hizo mucha oraci?n, le pidi? muchas veces perd?n, le trat? amistosamente aqu? en la Parroquia y ?ltimamente en casa ( ?cu?ntas comuniones se lleva N.! ), le ofreci? sus trabajos, le sirvi? en los dem?s, a los que siempre trat? con dulzura, con una delicadeza exquisita, con una sonrisa siempre a flor de labios, siempre con buen talante, con amabilidad.
N. ha sido de esas personas que dan paz, para las que todo est? bien, que se conforman con muy poco. Ahora, ?l pertenece a esa comunidad de los Bien-aventurados. Desde all? seguir? intercediendo por todos nosotros.
No me extra?a que ante un hombre tan bueno, os hay?is volcado en atenciones hacia ?l. Le hab?is tratado con ternura, le hab?is hecho compartir vuestras nutridas reuniones de familia. Qu? bien ha recogido ?l lo que sembr? en su vida. Ojal? hagan con vosotros vuestros hijos lo mismo que hab?is hecho con ella. Hay un adagio que se puede aplicar en este caso: "Cu?ntos sean los pimpollos de tu rosal, tantas ser?n las rosas de tu corona"
A una vida sencilla como la suya, siempre de fr?gil salud, no le hacen falta pedestales. Se impone por s? misma, como se impone la luz indirecta, que todo lo llena sin que se sepa d?nde est? o como se percibe el perfume de una violeta escondida entre los arbustos.
La Palabra de Dios nos dice algo que se aplica a estela hermano/a: " Dichosos los que mueren en el Se?or. Que descansen de sus trabajos". La vida es esfuerzo, lucha, trabajo, superaci?n de problemas, servicio, fatiga.
Tengo entendido que N. fue una persona muy trabajadora. Al final, aunque su cuerpo se fue desmoronando por dentro, en su interior, se manten?a lozano, porque estaba plantado junto a la acequia del amor de Dios.

Seguramente cuando se haya presentado ante el Se?or le habr? ido mostrando su sencillez, sus sacrificios; todas esas atenciones que almacenan las personas sencillas y buenas que van pasando por este mundo calladamente, pero haciendo el bien a manos llenas.
En una larga vida pasan muchas cosas. Queda lo fundamental: el amor a Dios, a Jesucristo, a la Virgen Mar?a, el amor puesto en circulaci?n esparcido en mil detalles. Todo eso que sembr? lo recoge ahora y se lo presenta al Se?or como si se tratara de un ramillete.
Demos gracias a Dios por la obra que realiz? en N.: llam?ndolo a la vida, llam?ndolo a la fe y porque ahora le concede una vida sin limitaciones y para siempre. Qu? cierto es que Dios se manifiesta a los humildes y sencillos. Los sabios y orgullosos se quedan con su ciencia y no llegan a descubrirlo.
Para todos nosotros pidamos al Se?or c?mo los ap?stoles a Jes?s, que escuch?bamos hoy en el Evangelio: "Se?or, aum?ntanos la fe". En la fe se crece, como crece una plata o un ?rbol. Pero para crecer en la fe, hay que alimentarla. Y ?c?mo se alimenta? Pues con la escucha de la Palabra de Dios, con la Eucarist?a de cada Domingo, con la oraci?n, dejando buen rastro por donde pasamos. Fi?ndonos de Jesucristo. ?Qui?n te quiere m?s que Jesucristo? Y t? ?ya le quieres a El? ?Ya te f?as de El?

EJEMPLO.- Un barco en altar mar estaba a punto de naufragar. Hab?a all? una ni?a que jugaba tan tranquila mientras toda la gente gritaba espantada. Un pasajero se acerc? a la ni?a y le dijo: ?Es que t? no tienes miedo de que se hunda el barco? Y la ni?a le contest? tan tranquila. Es imposible, si yo voy en el. Mi padre es el capit?n, y me quiere much?simo". Aquella ni?a era modelo de fe en el amor de su padre. Le daba seguridad y confianza.

Que esta Eucarist?a aumente en todos nosotros el deseo de vivir la vida con sentido de fe. Y que a nuestro hermano N. le conceda el Se?or disfrutar de la claridad de su rostro, de su descanso y de su paz.

Publicado por verdenaranja @ 11:46  | Homil?as
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 22 de julio de 2007
Art?culo publicado en la revista de la Di?cesis de Tenerife "Iglesia Nivariense" JUNIO 2007, n?mero 76

Aurelio Feliciano Sosa
Dr de C?ritas


LEER ES VIVIR


Es como la salud: la valoramos cuando la perdemos. Nos damos cuenta de lo que significa leer cuando alguien no es capaz de descifrar los signos que tiene delante o no podemos leer por cualquier problema en la vista. Y, sin embargo, hay millones de personas en el mundo que no pueden disfrutar la suerte que tiene usted de leer un peri?dico, una revista, un libro.

C?ritas, en esta campa?a puesta en marcha alrededor de la fiesta de Corpus, ha querido poner de relieve este derecho a una educaci?n digna. Desde C?ritas creemos que si "los derechos humanos son universales; las oportunidades deber?an serlo".

Y es que el derecho a la educaci?n es un derecho fundamental para el desarrollo de la persona. Es un derecho al acceso y a la permanencia en un sistema educativo que ha de asegurar el pleno desarrollo de la personalidad y el respeto a los derechos humanos. Y, sin embargo, los pa?ses ricos rara vez dedican m?s del 4% del PIB a la ense?anza p?blica. Tampoco parece una prioridad este tema para muchos de los pa?ses empobrecidos.

La educaci?n ha de ser un factor de reducci?n de desigualdades y de ayuda para conseguir la equidad social. Llama la atenci?n c?mo ha crecido la riqueza en el mundo y c?mo ha crecido paralelamente la brecha de la desigualdad. Desigualdad entre personas dentro de los pa?ses y des-igualdad entre pa?ses y territorios: el 20% m?s rico de la poblaci?n mundial disfruta de las tres cuartas partes del ingreso mundial y el 40% m?s pobre tiene que conformarse con obtener s?lo el 5% del ingreso mundial.
Esta desigual realidad est? denunciando un importante d?ficit de oportunidades educacionales en el mundo. En una econom?a globalizada, en la que cada vez es m?s importante el conocimiento, toda-v?a se niega la m?s b?sica educaci?n primaria a unos 115 millones de ni?os.

La mayor?a de los ni?os no matriculados en la escuela viven en Africa subsahariana y Asia meridional. Si, seg?n la UNESCO, se considera necesario haber cursado entre cinco y seis a?os para logar aprender las habilidades b?sicas de lectura y escritura, comprensi?n y resolu?ci?n de problemas. es sangrante que un ni?o nacido, por ejemplo, en Mozambi?que tenga un promedio de asistencia a la escuela de cuatro a?os, mientras que el promedio de otro nacido en Francia sea de quince a?os.

En Espa?a una cuarta parte de los estudiantes que llegan al final de su educaci?n obligatoria no obtiene el t?tulo de graduado en Secundaria. Y en Canarias somos conscientes de cu?ntos de nuestros escolares no alcanzan el nivel m?nimo que se exige en una educaci?n b?sica.

En la mayor parte de los pa?ses, la desigualdad en la educaci?n es una de las causas generadoras de la desigualdad en materia de ingresos, salud y oportunidades de desarrollo y de participaci?n en la sociedad civil.

La educaci?n tiene el potencial de actuar equiparando oportunidades y de aportar una mayor eficiencia econ?mica y cohesi?n en la sociedad. Pero tal potencial s?lo se puede desplegar con la ayuda de pol?ticas p?blicas que eliminen sistem?ticamente los obst?culos sociales, econ?micos y culturales que han de afrontar los grupos m?s desfavorecidos.

Nos preocupa saber que las desigualades sociales de hoy se convertir?n en las desigualdades sociales y econ?micas globales del futuro. El derecho a una educaci?n de calidad para todos y, en especial, para los m?s vulnerables y desfavorecidos, nos lleva a denunciar y a exigir:

Considerar el derecho a la educaci?n como un factor fundamental del desarrollo.

Concienciar a nuestra sociedad de las desigualdades educativas que afectan especialmente a las personas, colectivos y pa?ses con menos ingresos.

Reclamar el cumplimiento del Objetivo del Desarrollo del Milenio en cuanto a lograr la ense?anza primaria universal para el a?o 2015 (objetivo 3, meta 4).

Mejorar la calidad del proceso de ense?anza/aprendizaje que se establece en la interacci?n entre el alumnado y el profesorado.

Apoyar las iniciativas que instan a los gobiernos de los pa?ses empobrecidos a que elaboren y pongan en marcha estrategias nacionales de educaci?n destinadas a garantizar la universalidad y gratuidad de una ense?anza de calidad para todos los ciudadanos.

Frente a los numerosos desaf?os del porvenir, la educaci?n constituye un instrumento indispensable para que la Humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social.

Como ciudadanos que tenemos la suerte de poder leer, esta campa?a es una llamada a la responsabilidad. Los cristianos, que decimos creer en un Dios Padre-Madre de todos, sentimos la urgencia de seguir luchando por este derecho de nuestros hermanos a una educaci?n digna. Precisamente, la fiesta del Corpus, en la que celebramos la entrega de Jes?s como pan partido, repartido y comido y como vino generoso derramado, es una llamada no s?lo a alimentarnos con ese pan de vida, sino a alimentar tambi?n a los hambrientos de cultura, a hacernos pan y luz para los dem?s.

Comentarios (0)  | Enviar
22 de Julio

(Fuente de la Guancha) En la tarde del domingo 22 de Julio tuvo lugar en el templo parroquial de San Jos? de San Juan de la Rambla la Misa corpore insepulto del sacerdote Don Juan Cl?maco Luis P?rez, fallecido a los noventa a?os de edad. Fue presidida por el Obispo Diocesano Don Bernardo ?lvarez Afonso y concelebrada por una treintena de sacerdotes entre los que se encontraba Don Jes?s Luis, hermano del difunto. Don Juan, que resid?a en el Hogar Santa Rita al que fue destinado como capell?n hace diecisiete a?os, era natural de nuestra parroquia de San Jos? y aqu? viven la mayor?a de sus familiares m?s directos.
Ha sido un sacerdote ejemplar y piadoso y muy cercano a las gentes. En su larga vida sacerdotal ejerci? su ministerio en muchas parroquias de nuestra geograf?a diocesana dejando en todas ellas gratos recuerdos, tanto en Agulo de la isla de la Gomera y Frontera en la isla del Hierro como en Tenerife en los pueblos de Santiago del Teide, Buenavista, Tegueste, Alcal?, el Tablero y Punta del Hidalgo.


El 19 de julio el Consejo Nacional de Laicos de Venezuela emiti? un comunicado en el que se pronuncian sobre las criticas que en los ?ltimos d?as se han hecho a los obispos de la Conferencia Episcopal Venezolana.

COMUNICADO CONSEJO NACIONAL DE LAICOS (CNL)



1.- El Consejo Nacional de Laicos de Venezuela, en nombre de los Movimientos eclesiales y asociaciones laicales que lo integran, y de la multitud de laicos cat?licos del pa?s, se siente en el deber de pronunciarse ante la opini?n p?blica, y expresar su rechazo ante las continuas e injustas agresiones hacia la Iglesia y en especial hacia los Se?ores Obispos, intensificadas a ra?z de los recientes pronunciamientos que hicieran ante la preocupante situaci?n de Venezuela.

2.- Expresamos, ante todo el total respaldo y la sincera gratitud a la entera Conferencia Episcopal y a cada uno de los Obispos en particular, por la Exhortaci?n Apost?lica "Urge el Di?logo y la Reconciliaci?n en Venezuela" emanada a la conclusi?n de su reciente Asamblea Ordinaria, el pasado 7 de julio. Reconocemos con ellos que el "...pronunciamiento sobre los problemas sociales no es una injerencia indebida en la vida pol?tica, sino el cumplimiento de nuestra obligaci?n de iluminar la vida personal y social de los fieles desde la perspectiva del Evangelio, con criterios estrictamente pastorales" (Exh. N. 4).

3.- Cuantos se han expresado con menosprecio e incluso tratando de ridiculizar con un lenguaje descalificador a los Se?ores Obispos por este deber que han ejercido, parecen ignorar el verdadero significado de la dimensi?n socio-pol?tica de toda persona humana y de la dimensi?n social del Cristianismo y de la Iglesia. El pronunciarse a favor de la verdad, de la justicia y de la paz va mucho m?s all? de una mera actuaci?n de partido pol?tico y al hacerlo, nuestros Pastores est?n expresando el sentir de todos los que, como Pueblo de Dios, integramos la Iglesia.

4.- Ello responde a cuanto se?alaba recientemente Su Santidad Benedicto XVI en Aparecida: "La Iglesia es abogada de la justicia y de los pobres, precisamente al no identificarse con los pol?ticos ni con los intereses de partido. S?lo siendo independiente puede ense?ar los grandes criterios y los valores inderogables, orientar las conciencias y ofrecer una opci?n de vida que va m?s all? del ?mbito pol?tico. Formar las conciencias, ser abogada de la justicia y de la verdad, educar en las virtudes individuales y pol?ticas es la vocaci?n de la Iglesia en este sector" (Discurso Inaugural, N.4).

5.- Reafirmamos, como hici?ramos en anteriores ocasiones, que la Democracia es el sistema pol?tico m?s acorde con el pensamiento cristiano. Si es verdadera Democracia, respeta la dignidad humana, da cabida a las diversidades, respeta los valores morales que se refieren a la vida personal y social, promueve el desarrollo integral de la persona y de sus derechos fundamentales y la b?squeda del bien com?n (cf. Comunicado C.N.L. 5.02.07).

6.- Por ello, a la honda preocupaci?n que sentimos por la persistencia y el incremento de graves problemas sociales en nuestro Pa?s, se une la de todo aquello que atenta e hiere nuestros valores democr?ticos incluso desconociendo y desacatando la Constituci?n: el proceso de ideologizaci?n del pueblo, sin respeto de la pluralidad de pensamiento; la pretensi?n de monopolizar la educaci?n; los atropellos contra la libertad de expresi?n; las consignas que exaltan el odio y la violencia y, sobre todo, el proyecto de una Reforma Constitucional hecha secretamente a espaldas de la sociedad venezolana y orientada al establecimiento de un sistema socialista fundado en la teor?a y la praxis del marxismo-leninismo ( Exh. N. 6-11), contrarias a los principios cristianos.

7.- Solicitamos al Gobierno como administrador del Estado que ejerza responsablemente su deber de garantizar las condiciones b?sicas que permitan a la totalidad de los venezolanos, y no s?lo a un sector de ellos, una convivencia justa, respetuosa de la diversidad, que promueva el bien com?n y que salvaguarde los principios fundamentales de la persona humana y de la sociedad.

8.- Con toda la Iglesia en Venezuela, los laicos cat?licos reafirmamos nuestra presencia para responder al llamado de paz, de justicia, de perd?n y de reconciliaci?n que nos exige el Evangelio de Jesucristo. Sin una cultura del respeto, la tolerancia, la inclusi?n y la aceptaci?n del otro no se puede entablar una reflexi?n y di?logo nacional (N. 16). La reconciliaci?n, la paz y la solidaridad no anulan el derecho a disentir, lo cual incluso puede conducir a la protesta leg?tima, pero ?sta debe hacerse siempre en t?rminos pac?ficos? la "no violencia activa" la cual no implica la indiferencia ante los problemas sociales (N. 17).

9.- Reconocemos con satisfacci?n el movimiento estudiantil que se ha manifestado con valent?a en favor de la libertad y de la reconciliaci?n. Alentamos a los j?venes estudiantes, principales constructores de la sociedad que anhelamos, a proseguir en su lucha pac?fica por el respeto a los valores democr?ticos, especialmente la libertad, don inherente a la dignidad humana. A ellos ofrecemos nuestro total apoyo.

10.- Convencidos de que la Doctrina Social de la Iglesia (D.S.I.) tiene la respuesta a las exigencias m?s profundas de verdad y de bien para la sociedad y que es a la luz de esta, como sabremos conciliar nuestra fe con nuestra actuaci?n socio-pol?tica, exhortamos a todos los laicos a conocerla y actuarla. "La D.S.I. quiere servir a la formaci?n de las conciencias en la pol?tica y contribuir a que crezca la percepci?n de las verdaderas exigencias de la justicia y, al mismo tiempo, la disponibilidad para actuar conforme a ella, aun cuando esto estuviera en contraste con situaciones de intereses personales" (Benedicto XVI. Deus Caritas est, N.28)

11.- Por ello, y alentados por los lineamientos del Concilio Plenario de Venezuela y de la V Conferencia de Aparecida, ratificamos nuestro compromiso de incrementar las actividades encaminadas a la educaci?n de j?venes y adultos en los valores y virtudes del Evangelio y en los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, para que, maduros en la fe puedan ejercer su protagonismo laical cristiano en la construcci?n de una verdadera sociedad fraterna, plural y democr?tica (cf. "El laico cat?lico, fermento del Reino de Dios en Venezuela" N. 122).

12.- Hacemos un llamado a los laicos cat?licos del pa?s para que est?n atentos a los acontecimientos venideros y se mantengan cercanos a las directrices de la voz de la Iglesia a fin de poder discernir a la luz de la fe y bajo la gu?a del Magisterio, los planteamientos que han de anteceder a las propias decisiones.

13.- Conscientes de la necesidad profunda de conversi?n de los corazones al amor y al perd?n, acogemos el llamado de nuestros Obispos a intensificar la oraci?n por la Solidaridad y la Reconciliaci?n en Venezuela. Adem?s del compromiso ineludible personal y comunitario, de implorar la ayuda de Dios, el Consejo Nacional de Laicos, propone, junto a otras instancias eclesiales, la celebraci?n de un "D?a Nacional de Oraci?n", de la cual estaremos informando oportunamente.

Comentarios (0)  | Enviar
ZENIT publica las palabras que pronunci? Benedicto XVI el domingo, 22 de julio de 2007, al rezar la oraci?n mariana del ?ngelus en Lorenzago de Cadore, la localidad de los Dolomitas italianos en la que transcurre las vacaciones de verano.


Queridos hermanos y hermanas:

En estos d?as de descanso que, gracias a Dios, estoy disfrutando aqu?, en Cadore, experimento a?n m?s intensamente el impacto de las noticias que me llegan sobre enfrentamientos sangrientos y episodios de violencia que se verifican en muchas partes del mundo. Esto me lleva a reflexionar una vez m?s sobre el drama de la libertad humana en el mundo. La belleza de la naturaleza nos recuerda que Dios nos ha puesto para ?cultivar y custodiar? este ?jard?n?, la Tierra (Cf. G?nesis 2, 8-17). Si los hombres vivieran en paz con Dios y entre s?, la Tierra se parecer?a verdaderamente a un ?para?so?. El pecado, por desgracia, ha arruinado este proyecto divino, engendrando divisiones y haciendo que entre la muerte en el mundo. De este modo, los hombres ceden a las tentaciones del Maligno y se hacen la guerra mutuamente. La consecuencia es que, en este estupendo ?jard?n?, que es el mundo, se abren espacios de ?infierno?.

La guerra, con su estela de luto y destrucci?n, es considerada siempre y con raz?n una calamidad que atenta contra el proyecto de Dios, quien lo cre? todo para que exista y que, en particular, quiere hacer del g?nero humano una familia.

En este momento, no puedo dejar de recordar una fecha significativa: el 1 de agosto de 1917 --hace 90 a?os-- mi venerado predecesor, el Papa Benedicto XVI, public? su famosa ?Nota a las potencias beligerantes?, pidiendo que acabaran con la primera guerra mundial (Cf. AAS 9 [1917], 417-420). Cuando arreciaba aquel enorme conflicto, el Papa tuvo el valor de afirmar que se trataba de una ?matanza in?til?. Esta expresi?n suya se ha grabado en la historia. Estaba justificada por la situaci?n concreta de aquel verano de 1917, especialmente en este frente v?neto. Pero aquellas palabras, ?matanza in?til?, tienen tambi?n un valor m?s amplio, prof?tico, y se pueden aplicar a otros muchos conflictos que han desgajado innumerables vidas humanas.

Precisamente estas tierras en las que nos encontramos, que de por s? hablan de paz y de armon?a, fueron escenario de la primera guerra mundial, como siguen evocando muchos testimonios y algunos conmovedores cantos de los alpinos. ?Son hechos que no hay que olvidar! Es necesario aprender de las experiencias negativas que por desgracia sufrieron nuestros padres para no repetirlas.

La ?Nota? del Papa Benedicto XVI no se limitaba a condenar la guerra; indicaba, a nivel jur?dico, los caminos para construir una paz justa y duradera: la fuerza moral del derecho, el desarme balanceado y controlado, el arbitraje en las controversias, la libertad de los mares, la condonaci?n rec?proca de los gastos b?licos, la restituci?n de los territorios ocupados y negociaciones justas para dirimir las cuestiones.

La propuesta de la Santa Sede estaba orientada al futuro de Europa y del mundo, seg?n un proyecto de inspiraci?n cristiana, pero que puede ser compartido por todos, pues se fundamenta en el derecho de gentes.

Este es el mismo planteamiento que siguieron los siervos de Dios Pablo VI y Juan Pablo II en sus memorables discursos ante la Asamblea de las Naciones Unidas, repitiendo en nombre de la Iglesia: ??Nunca m?s la guerra!?.

Desde este lugar de paz, en el que se experimentan m?s a?n como inaceptables los horrores de las ?matanzas in?tiles?, renuevo el llamamiento a seguir con tenacidad el camino del derecho, a rechazar con determinaci?n la carrera de armamentos, a oponerse m?s en general a la tentaci?n de afrontar nuevas situaciones con viejos sistemas.

Con estos pensamientos y auspicios en el coraz?n, elevemos ahora una oraci?n especial por la paz en el mundo, encomend?ndola a Mar?a sant?sima, reina de la paz.

[Traducci?n del original italiano realizada por Zenit.
? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]

Publicado por verdenaranja @ 21:36  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
22 Julio (ACI).- Al dirigir este mediod?a el ?ngelus dominical, el Papa Benedicto XVI hizo un en?rgico llamado a la paz y conden? la guerra, ?una calamidad que contrasta con el proyecto de Dios, el cual ha creado todo para la existencia y, en particular, quiere hacer del g?nero humano una familia?.

Antes de dirigir la oraci?n mariana ante unas diez mil personas reunidas en la Plaza Calvi de Lorenzago de Cadore, el Santo Padre dijo que estos d?as de descanso que pasa en la sierra alpina de los Dolomitas, siente ?a?n m?s intensamente? el ?impacto doloroso? de las noticias que le llegan sobre los ?enfrentamientos sangrientos y los episodios de violencia que actualmente sacuden el mundo?.

Reflexionando en el ?drama de la libertad humana en el mundo?, el Pont?fice afirm? que la tierra es un jard?n que Dios entreg? a los hombres para que lo ?custodiaran y cultivaran? y que ?si los hombres vivieran en paz con Dios y entre ellos la tierra asemejar?a verdaderamente a un ?para?so??.

?Por desgracia, el pecado ha arruinado ese proyecto divino, generando divisiones y haciendo entrar en el mundo la muerte. Los hombres ceden a la tentaci?n del Maligno y se hacen la guerra los unos a los otros. La consecuencia es que, en este estupendo ?jard?n? que es el mundo, se abre un espacio de infierno?, asegur?.

El Papa record? la I Guerra Mundial, hace 90 a?os, trayendo a la memoria especialmente las palabras de su antecesor Benedicto XV, en las que calific? la guerra de ?matanza in?til?, expresi?n que ?contiene a?n un amplio valor, prof?tico, y puede aplicarse a tantos otros conflictos que han truncado innumerables vidas humanas?.

Al respecto record? que Benedicto XV no se limit? a condenar la guerra sino que tambi?n habl? de la fuerza moral del derecho, del desarme balanceado y controlado, el arbitraje de las controversias, la libertad de los mares, la devoluci?n de los territorios ocupados y las tratativas para dirimir los problemas.

Los Siervos de Dios Pablo VI y Juan Pablo II, prosigui? el Santo Padre, siguieron esta misma l?nea. La frase ??Nunca m?s la guerra!? que pronunciaron en nombre de la Iglesia en sus respectivos discursos ante la Asamblea de las Naciones Unidas tiene plena vigencia.

?Desde este lugar de paz, donde tambi?n m?s vivamente se advierten como inaceptables los horrores de la ?in?til matanza?, renuevo el llamado a proseguir con tenacidad la v?a del derecho, a rechazar con determinaci?n la carrera de armamentos, y a rechazar la tentaci?n de afrontar las nuevas situaciones con viejos sistemas?, dijo el Pont?fice.

Finalmente, pidi? elevar una oraci?n especial por la paz en el mundo, confi?ndola a Mar?a, la Reina de la Paz.

Finalizado el ?ngelus, el Papa salud? a las autoridades civiles y eclesiales presentes, entre ellas el Obispo de Hong Kong, Cardenal Joseph Zen Ze-Kiun, que acudi? con 60 feligreses chinos; el Patriarca de Venecia, Cardenal Angelo Scola, y el Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el Arzobispo Angelo Bagnasco. Asimismo salud? entre los presentes a Edoardo Luciani, hermano del Siervo de Dios Juan Pablo I.

S?bado, 21 de julio de 2007
107? Aniversario Coronaci?n Virgen de Itat?: Homil?a Mons. Castagna

107? Aniversario de la Coronaci?n Pontificia
de la Imagen de la Virgen de Itat?



La Coronaci?n de una Imagen Sagrada de la Virgen es el reconocimiento p?blico, por parte de la Iglesia, de la devoci?n divinamente inspirada del pueblo cristiano a una determinada advocaci?n de la Sant?sima Virgen, Madre de Dios. Itat?, despu?s de tres siglos de conmovedora presencia de la Imagen venerada, recibe del Papa Le?n XIII ese solemne reconocimiento. Mar?a ha escogido a Corrientes como morada de su materna solicitud. El pueblo creyente la constituye en eco de su fe cristiana. De esa manera ajusta su comportamiento a la fe y a la concentraci?n piadosa en este sagrado lugar. En virtud de ello recibe el calificativo honroso de pueblo cristiano y mariano. Incluye un estilo de vida profundamente articulado por el Evangelio y su principal portadora: la Iglesia Cat?lica. Este pueblo cristiano es cat?lico y mariano. Es la verdad de su identificaci?n religiosa entre otras respetables expresiones, cristianas y no cristianas, de la religiosidad que anima a la sociedad argentina. Mar?a abraza a quienes la aman y veneran conduci?ndolos delicadamente al encuentro con su Hijo Jesucristo. Pretende para sus devotos hijos la Verdad - que es su divino Hijo - e inexorablemente el movimiento devocional que suscita concluye en el encuentro con Cristo. La Palabra que compartimos y la Eucarist?a que celebramos constituyen ese encuentro, logro final de su intenci?n materna. Es comprensible que los peregrinos pidan confesi?n y se agolpen para recibir la comuni?n eucar?stica. Quieren lo que la Madre quiere para ellos.

Su solicitud materna se refiere a quienes componemos esta sociedad, exponente de contradictorias actitudes y de anhelos que oscilan entre ego?stas despilfarros y encomiables servicios a los m?s pobres. La Iglesia, ante el espect?culo bochornoso de la exclusi?n y la inequidad, procura exponer el mensaje inalterable del Evangelio. No parece bastar. La palabra necesita la contundencia del compromiso y del socorro generoso hacia quienes est?n inmersos en esas inocultables franjas de pobreza y exclusi?n. Maria lo muestra en su presurosa visita a Isabel, embarazada del Precursor del Se?or, y lo seguir? haciendo con los seguidores de su Hijo y con la Iglesia primitiva. Pero la misi?n que le corresponde adquiere su definici?n cuando se concreta la perfecta comuni?n entre ella y su divino Hijo Resucitado. Ahora se ocupa de los m?s pobres y desheredados. Manifiesta una verdadera predilecci?n por los humildes que asocia a su materna solicitud por los excluidos en el injusto y deplorable intento actual de construir un mundo para algunos. ?Qu? desaf?o el suyo! Atrae a todos, muchos de ellos desahuciados, a causa del estado irregular de sus vidas, no obstante presentados a la Iglesia como desaf?o a la creatividad pastoral. Sabr? salvar lo importante, en su relaci?n con ellos, lo ?nico verdaderamente necesario. Me refiero al encuentro con Jes?s. Mar?a sabe que el mundo - este mundo - necesita el anuncio del Reino y la posibilidad de acceder a ?l. Jesucristo lo anuncia mediante la actividad de quienes se empe?an en edificarlo desde aqu?.

Nuestra Iglesia Particular de Corrientes se prepara a celebrar el Centenario de su creaci?n. Cuando iniciamos el trienio preparatorio (Navidad del 2006) nos propusimos, como bien lo indica la oraci?n propia: ?Que su historia inspire, desde nuestro presente, un futuro m?s fecundo en la fe, m?s osado en la esperanza y m?s comprometido en la caridad?. Mar?a de Itat?, como lo ha hecho desde sus or?genes, responder? al anhelo de nuestra humilde plegaria. Deseo reconocer ante ustedes que la Iglesia Arquidiocesana de Corrientes, por la gracia de Dios y la maternal presencia de Nuestra Se?ora de Itat?, es fuerte, s?lida y fiel a Jesucristo. La prueba m?s tangible es el constante flujo de las vocaciones al ministerio sacerdotal, diaconal y a la Vida Consagrada. En menos de trece a?os ha m?s que duplicado su presbiterio y ha recibido el beneficio inapreciable de treinta y tres di?cono permanentes. No se debe al m?rito de nadie sino a la misteriosa benevolencia del Padre y al cuidado exquisito de Mar?a. La celebraci?n de su primer Centenario es una ocasi?n providencial para crecer a?n m?s y renovarse.

En los Santuarios marianos se produce un movimiento de vida cristiana de enorme amplitud. Cada uno de ellos constituye un Nazaret donde Mar?a - Ama de casa - se mueve silenciosa y dulcemente entre Jes?s y Jos?. Entre el Salvador y el hombre alcanzado por la Salvaci?n. Celebramos a Jes?s tanto cuando recibimos el perd?n de nuestros pecados como cuando participamos y nos alimentamos de la Eucarist?a. Mar?a est? all?, como en Nazaret, cumpliendo su tarea de Ama de la casa familiar de los hijos de Dios. Lo hace a su manera, pero, con una eficacia insuperable. No todos los peregrinos y concurrentes a este amado Santuario comprenden qu? es lo que los atrae irresistiblemente. No es Mar?a, es el Hijo de Dios que se hace hombre en su seno materno y virginal. Cuando visit? a su prima, ya ambas embarazadas, Santa Isabel experiment? una profunda conmoci?n: ?el ni?o (Juan) salt? de j?bilo en su seno?. La presencia del Salvador, oculto y activo - como en la Eucarist?a - llen? de j?bilo al hijo de Isabel. Mar?a sigue visit?ndonos, con Cristo oculto en el Misterio de la Iglesia - los sacramentos y la Eucarist?a - para causar en cada uno de nosotros el j?bilo del encuentro con Dios y de la reconciliaci?n. La Virgen Madre nos atrae para ofrecernos, de parte del Padre, a Jes?s ?nico Salvador y causa de nuestra alegr?a.

El rostro tierno de la Pur?sima, en la imagen multisecular de Nuestra Se?ora de Itat?, adquiere una peculiar luminosidad cada a?o. Responde a las actuales necesidades y esperanzas; a la fe que crece gratuitamente para aceptar los inevitables desaf?os de la hora. Junto a Mar?a, en su humilde y espaciosa casa, podemos reavivar nuestro entusiasmo cristiano y disponernos a la fidelidad a Dios que nos llama incansablemente a ser testigos de su misericordia

Publicado por verdenaranja @ 23:48  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Carmen Posadas
XLSemanal, 24-30 de junio de 2007



Quienes vamos teniendo ya una edad, y yo tengo cincuenta y tres a?os, sabemos lo que es el peso de la culpa, o el de la censura. Incluso los que no recibimos una educaci?n religiosa, como es mi caso, hemos sufrido los efectos de tan eficaces cors?s de anta?o.
Vinieron despu?s la democracia, la apertura, el destape y la posibilidad de abrir las ventanas y ventilar el desv?n tan lleno de telara?as. Fue as? que palabras como 'censura', 'culpa' e incluso 'responsabilidad' pasaron a ser feas o retr?gradas y, por tanto, pod?an ser ridiculizadas. Pero da la casualidad de que las palabras no son bellas o feas, malas ni buenas. Son, si uno quiere, como un vaso: su contenido unas veces puede resultar benigno y otras, malvado.

Hablemos primero de la m?s fea de todas, 'censura'. De tanto luchar contra ella durante el franquismo tendemos ahora a creer que es algo que hay que combatir. Pero censurar quiere decir literalmente "juzgar el valor de una cosa, sus m?ritos y faltas", nada m?s. Sin embargo, como se considera una palabra del pasado y, por tanto, fea, hoy en d?a nada resulta censurable. Ni lo moralmente reprobable ni lo ?ticamente perverso; todo vale porque lo que no vale es censurar, que eso es de antiguos y de fachas.

Otra palabra trasnochada es 'responsabilidad'. Antes, la repet?an mucho los padres, los maestros, los educadores: "Ni?os, ten?is que ser responsables, ten?is que comportaros como adultos". Ashora, en cambio, se dice que los ni?os deben ser ni?os el mayor tiempo posible. "Dejadlos, pobrecillos -dicen los modernos-, ya tendr?n tiempo de ser adultos y responsables", sin darse cuenta de que crecer no es ninguna desgracia y ser responsable es algo bastante ?til en la vida. Sin advertir, tampoco, que la responsabilidad o se aprende muy pronto, en la infancia, o no se aprende nunca.

Y comienzan los problemas Y me queda por fin la m?s fea de las feas, la palabra 'culpa'. Es cierto que en tiempos pret?ritos, dicho t?rmino lleg? a ser muy cruel. Se fomentaba sin sonrojo la culpa para que nadie sacase nunca los pies del tiesto. De este modo, por ejemplo, si uno faltaba al octavo mandamiento (no mentir) o al cuarto (honrar a los padres) y no digamos nada si pecaba contra el sexto, se sent?a fatal: se sent?a culpable. Ahora, si ustedes se fijan, hemos descubierto un truco perfecto para librarnos de tan inc?moda losa: la culpa de todo lo que nos pasa siempre la tiene otro. La tiene la sociedad, que es muy mala, o el Gobierno, que es un desastre, o el calentamiento global o el lucero del alba. En este mundo buen???simo en el que vivimos, hasta para las faltas m?s graves se encuentra siempre una raz?n eximente. Cu?ntas veces hemos o?do decir que si fulano es un violador es porque tuvo una infancia muy desdichada. O que si mengano es un asesino se debe a que viene de una familia disfuncional. Y eso est? muy bien y es muy guay, pero la autocomplacencia tiene un lado perverso: si la culpa de todo lo que nos pasa la tiene otro, nunca vamos a hacer nada por mejorar nuestra situaci?n. Porque culpar al mundo cruel es muy c?modo, pero tambi?n muy est?pido.

S? que lo que acabo de decir va en contra de esta realidad Walt Disney que nos hemos inventado en la que "to er mundo ? g?eno" y los pajaritos cantan y la Luna se levanta. S? tambi?n que es l?gico que las palabras que antes se usaron de modo autoritario, cuando no cruel, sufran su purgatorio y sean revisadas. Pero una cosa es revisar un concepto y otra muy distinta es prescindir de ?l. Como dec?a antes, las palabras no son feas ni hermosas. Incluso las m?s bellas, como `libertad?, `amor? o `amistad? tienen su lado amargo, cuando no perverso. El secreto, creo yo, est? en usar cada palabra con sabidur?a. Eso al menos es lo que hace un adulto. Lo malo es que ?ltimamente y para algunos papanatas, 'adulto', 'crecer' y 'madurar' tambi?n son palabras feas. Vaya por Dios.


Comentarios (0)  | Enviar
EUROPA/ESPA?A - Considerable empe?o de Espa?a para el desarrollo y promoci?n del pueblo africano: 2.300 misioneros espa?oles trabajando en ?frica, subvencionados m?s de 460 proyectos

Burgos (Agencia Fides) - Conscientes de su responsabilidad misionera, los Obispos espa?oles, tanto en su tanto en su Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal, como los miembros de la Comisi?n Episcopal de Misiones han llamado la atenci?n sobre la necesidad de atender con prioridad los continentes de Asia y de ?frica. As? en el Plan de Acci?n de la Comisi?n Episcopal de Misiones se propone como Acci?n importante el ?estudio y difusi?n de la situaci?n de la actividad misionera y sus necesidades en Asia y ?frica, para fomentar la cooperaci?n personal, espiritual y econ?mica con estos continentes?, seg?n ha explicado D. Anastasio Gil Garc?a, Director del Secretariado de la Comisi?n Episcopal de Misiones y Subdirector Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Espa?a, durante la celebraci?n de la 60 semana de Misionolog?a celebrada del 9 al 13 de julio con el tema ??frica, una provocaci?n para el mundo y la iglesia? (ver Fides 4/7/2007). Para valorar c?mo se est? ejecutando esta acci?n desde la Comisi?n Episcopal, D. Anastasio realiz? un resumen de las aportaciones econ?micas y personales que las Instituciones eclesiales han hecho llegar al Continente africano durante el a?o 2006, ?sin tener en cuenta la cooperaci?n que ha partido de las iniciativas privadas, como es el caso de las aportaciones de las Congregaciones religiosas para sus respectivas misiones y las aportaciones que est?n surgiendo de las comunidades cristianas particulares bajo el t?tulo de ?hermanamientos??.
En cuanto a la cooperaci?n econ?mica, ?la Iglesia en Espa?a - ha continuado D. Anastasio - a trav?s de algunas de sus instituciones, ha colaborado generosamente con las necesidades de desarrollo y promoci?n del pueblo africano y con las necesidades de la actividad misionera y pastoral?. A continuaci?n ha presentado un elenco de las ayudas m?s importantes de las instituciones m?s vinculadas a la Iglesia y con car?cter confesional son, sin incluir tantas otras dependientes de Congregaciones religiosas. La ONG Manos Unidas, ha subvencionado, durante el a?o 2006, 337 proyectos de promoci?n y desarrollo por un valor de 16.006.397,67? que han llegado a 16.866.695 beneficiarios. Las aportaciones de las Obras Misionales Pontificias han sido esencialmente pastorales, para colaborar con la actividad del anuncio del Evangelio y la celebraci?n de la fe. La aportaci?n durante el a?o 2006 ha sido a trav?s de la: Obra Pontificia de propagaci?n de la Fe con 12 proyectos por un valor de 7.508229,74?), la Obra Pontificia Infancia Misionera con 34 proyectos por un valor de 1.934.425,28? y la Obra Pontificia San pedro Ap?stol con 3 proyectos por un valor de 789.472,79?. A esto se a?aden las ayudas para la formaci?n de sacerdotes de estos pueblos que est?n en Roma por un valor de 4.000.000?. C?ritas Espa?a ha subvencionado durante el 2006 42 proyectos aprobados por un valor de 6.579.161,49?. Y por ultimo, el Fondo de Nueva Evangelizaci?n ha subvencionado 38 proyectos pastorales por un valor de 448.000?.
Pero sin duda, se?ala D. Anastasio, ?la mejor cooperaci?n de la Iglesia en Espa?a con ?frica es el env?o de misioneros?. A modo indicativo, pues no es posible hacer una informaci?n completa y exacta del numero de misioneros, en ?frica hay en la actualidad 2.300 misioneros y misioneras espa?oles que constituyen el 12% de los misioneros espa?oles. Estos est?n presentes en 44 pa?ses de los 54 que integran este continente y pertenecen a 101 Congregaciones femeninas, 34 Congregaciones masculinas y a 15 Asociaciones o grupos sacerdotales y de laicos. En la actualidad hay 13 obispos espa?oles sirviendo a las Iglesias locales de ?frica, de los cuales 6 son religiosos al servicio episcopal en Vicariatos Apost?licos, 3 como Nuncios Apost?licos, 3 integrados en el IEME y 1 como Fidei Donum. En cuanto a los laicos, integrados en la Coordinadora de Asociaciones de Laicos Misioneros actualmente trabajan como misioneros en ?frica 6 laicos de Ekumene en R.D. Congo, 3 de las Juventudes Marianas Vicencianas en Mozambique, 3 de Combonianos en Rep. Centroafricana y 2 de OCASHA en Angola.
La Iglesia en Espa?a plantea adem?s desde esta realidad, algunas propuestas de acci?n como son: Afianzar las relaciones mutuas entre las comunidades cristianas de ?frica y Espa?a dando protagonismo a los misioneros; Volver la mirada al S?nodo de los obispos para ?frica (1994) como punto de referencia; Impulsar un mejor conocimiento de la Doctrina Social de la Iglesia y evangelizar las estructuras pol?ticas; Favorecer el intercambio de personas, sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos, que trabajan para la misi?n en nuestros dos continentes. (RG) (Agencia Fides 18/7/2007 L?neas: 54 Palabras: 756)

Comentarios (0)  | Enviar
ZENIT publica el comentario del padre Raniero Cantalamessa, ofmcap. -predicador de la Casa Pontificia- a la liturgia del domingo, 22 de Julio de 2007.



XVI Domingo del Tiempo Ordinario (C)
G?nesis 18, 1-10a; Colosenses 1, 24-28; Lucas 10, 38-42


Los amigos de Jes?s



?En aquel tiempo, Jes?s entro en un pueblo, y una mujer, llamada Marta, le recibi? en su casa. Ten?a ella una hermana llamada Mar?a, que, sentada a los pies del Se?or, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres?. La aldea es Betania y la casa es la de L?zaro y sus dos hermanas. En ella a Jes?s le gustaba detenerse y descansar cuando desarrollaba su ministerio cerca de Jerusal?n.

A Mar?a le parec?a incre?ble tener al Maestro, por una vez, todo para ella, poder escuchar en silencio las palabras de vida eterna que ?l dec?a hasta en los momentos de descanso. As? que ella se acurrucaba a sus pies para escucharle, como se acostumbra todav?a en Oriente. No es dif?cil imaginar el tono, entre resentido y bromista, con el que Marta, pasando ante los dos, le dice a Jes?s (?pero tambi?n para que lo oiga su hermana!: ?Se?or, ?no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude?.

Fue en este momento cuando Jes?s pronunci? una palabra que por s? sola constituye un peque?o evangelio: ?Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. Mar?a ha elegido la mejor parte, que no le ser? arrebatada?.

La tradici?n ha visto en las dos hermanas el s?mbolo, respectivamente, de la vida activa y de la vida contemplativa; la liturgia, con la elecci?n de la primera lectura (Abraham, que acoge a los tres ?ngeles en la encina de Mambr?), muestra que ve en el episodio un ejemplo de hospitalidad. Considero, sin embargo, que el tema m?s evidente es el de la amistad: ?Jes?s amaba a Marta, a su hermana y a L?zaro? se lee en el Evangelio (Jn 11,5); cuando le dan la noticia de la muerte de L?zaro, dice a los disc?pulos: ?Nuestro amigo L?zaro duerme; pero voy a despertarle? (Jn 11,11). Ante el dolor de las dos hermanas, rompe a llorar ?l tambi?n, tanto que los presentes exclaman: ??Mirad c?mo le amaba!? (Jn 11,36). Es muy bello y consolador saber que Jes?s ha conocido y cultivado ese sentimiento tan precioso para los hombres que es la amistad.

De la amistad se debe decir lo que San Agust?n afirmaba del tiempo: ?S? qu? es el tiempo, pero si alguien me pide que se lo explique, ya no lo s?. En otras palabras, es m?s f?cil intuir qu? es la amistad que explicarlo con palabras. Es una atracci?n rec?proca y un entendimiento profundo entre dos personas, pero no basada en el sexo, como lo es el amor conyugal. Es la uni?n de dos almas, no de dos cuerpos. En este sentido, los antiguos dec?an que la amistad es tener ?una sola alma en dos cuerpos?. Puede constituir un v?nculo m?s fuerte que el parentesco. ?ste consiste en tener la misma sangre en las venas; la amistad en tener los mismos gustos, ideales, intereses.

Es esencial para la amistad que se funde en una b?squeda com?n de lo bueno y de lo honesto. Lo que existe entre personas que se unen para hacer el mal no es amistad, sino complicidad, es ?asociarse para delinquir?, como se dice judicialmente.

La amistad es diferente tambi?n del amor al pr?jimo. ?ste debe abrazar a todos, incluso a quien no te quiere, tambi?n al enemigo, mientras que la amistad exige reciprocidad, esto es, que el otro corresponda a tu amor.

La amistad se alimenta de confianza, o sea, del hecho de que yo conf?o a otro aquello que es m?s ?ntimo y personal en mis pensamientos y experiencias. A veces digo a los j?venes: ?quer?is descubrir qui?nes son vuestros verdaderos amigos y hacer una graduaci?n entre ellos? Intentad recordar cu?les son las experiencias m?s secretas de vuestra vida, positivas o negativas; observad a qui?nes las hab?is confiado: esos son vuestros verdaderos amigos. Y si hay algo de vuestra vida tan ?ntimo que lo hab?is revelado a una sola persona, esa es vuestro mayor amigo o amiga.

La Biblia est? llena de elogios a la amistad: ?El amigo fiel es seguro refugio; el que le encuentra, ha encontrado un tesoro? (Si 6, 14 ss). La prueba de la verdadera amistad es la fidelidad. ?Se acabaron los dineros, se acabaron los amigos?, dice un popular refr?n. No es aut?ntica amistad la que decae a la primera dificultad del amigo. El verdadero amigo se ve en la prueba. La historia est? llena de casos de grandes amistades inmortalizadas por la literatura; y tambi?n la historia de la santidad conoce ejemplos de amistades famosas.

Un problema delicado acerca de la amistad es si ?sta es posible tambi?n una vez que se est? casado. No est? dicho que se deba cortar tajantemente con todas las amistades cultivadas antes del matrimonio, pero ciertamente se requiere una reorganizaci?n, so pena de dificultades y crisis en la pareja.

Las amistades m?s seguras son las que se cultivan juntos, como pareja. Entre las amistades cultivada separadamente, aquellas con personas del propio sexo crear?n menos problemas que las de sexo distinto. Frecuentemente en estos casos es castigada la presunci?n, el hecho de creerse por encima de toda sospecha y de todo peligro. Pel?culas con t?tulos del tipo: ?La mujer de mi mejor amigo? hablan del tema... Pero aparte de este hecho extremo, se crean problemas pr?cticos serios. El amigo no puede tener m?s importancia que el c?nyuge. No se puede salir todas las noches con los amigos dejando al otro (?con mayor frecuencia a la otra, a la esposa!) solo en casa.

Tambi?n para las personas consagradas las amistades m?s seguras son las compartidas con el resto de la comunidad. Hablando de L?zaro, Jes?s no dice ?mi amigo L?zaro?, sino ?nuestro amigo L?zaro?. L?zaro y sus hermanas se hab?an hecho amigos tambi?n de los ap?stoles, seg?n el c?lebre principio ?los amigos de mis amigos son mis amigos?. As? eran las grandes amistades entre algunos santos, por ejemplo, entre Francisco de As?s y Clara. Francisco es hermano y padre de todas las religiosas; Clara es la hermana y la madre de todos los frailes.

[Traducci?n del original italiano realizada por Zenit]

Publicado por verdenaranja @ 23:25  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Mensaje que han publicado los obispos de Bolivia sobre la Asamblea Constituyente, en el que convocan adem?s una Jornada de Oraci?n para el pr?ximo 27 de julio .


?CREEMOS Y ESPERAMOS!


?Brille igualmente la luz de ustedes ante los hombres? (Mt. 5,16)



Amados hermanos y hermanas:

Entre las im?genes m?s profundas y desafiantes usadas por Jes?s para definirse y manifestar su misi?n encomendada por el Padre, es la de ser luz. ?Yo soy la luz del mundo, quien me siga no caminar? en tinieblas, sino que tendr? la luz de la vida? (Jn. 8,12). En este momento particular de la historia boliviana, de b?squedas y de nuevos horizontes par el Estado y la sociedad, los pastores de la Iglesia Cat?lica hacemos un llamado a todo el Pueblo de Dios a participar del mandato del Se?or: ? Ustedes son la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad construida sobre un monte. No se enciende una l?mpara para meterla en un caj?n, sino que se pone en el candelero para que alumbre a toda la casa. Brille igualmente la luz de ustedes ante los hombres? (Mt. 5,14-16).

Los nuevos signos de los tiempos que irrumpen el presente y futuro de Bolivia necesitan la luz de Jesucristo para ver con claridad las angustias y esperanzas del pueblo y para que las decisiones que tomemos todos, en la libertad y responsabilidad que nos corresponde, lleven a nuestro pueblo a tener, en Jesucristo, vida y vida en plenitud. Por eso la dignidad humana debe ser la fuente de inspiraci?n para la definici?n de los derechos y deberes fundamentales, el bien com?n y el destino universal de los bienes, los principios de la organizaci?n econ?mica, la subsidiaridad y la participaci?n de los criterios del sistema pol?tico, la solidaridad y la solidez moral de la sociedad, en la que todos seamos verdaderamente responsables de todos. Estos principios los hemos desarrollado en nuestro mensaje ?Construyamos una Bolivia para todos? de marzo de 2006.

Pensando en el bien pastoral de nuestro pueblo y recogiendo los elementos que se?al?bamos en el ?Mensaje de la Conferencia Episcopal Boliviana? de mayo de 2006 con actitud abierta y pluralista presentamos propuestas a la Asamblea Constituyente para que la nueva Constituci?n reconozca:

1. La realidad religiosa del pueblo boliviano,
2. el derecho a la libertad religiosa,
3. el derecho de la educaci?n como bien p?blico,
4. el derecho de los padres a elegir la educaci?n de sus hijos,
5. la educaci?n p?blica, de convenio y privada,
6. la educaci?n religiosa como parte de la educaci?n integral,
7. a la Iglesia Cat?lica como persona colectiva de derecho p?blico,
8. el deber estatal de protecci?n del matrimonio, la familia y la maternidad,
9. el matrimonio fundado en la uni?n de var?n y mujer,
10. el derecho a la vida desde la concepci?n hasta la muerte natural.

Con estas propuestas estamos pidiendo para todas las creencias e iglesias el respeto y reconocimiento de valores, principios y derechos universalmente aceptados y compartidos por la mayor?a de nuestro pueblo boliviano.

Para dar a conocer nuestras propuestas hemos recurrido y recurriremos siempre a la fuerza del di?logo y la oraci?n. Impulsados por nuestra fe y no por motivaciones meramente humanas y menos por razones pol?ticas, y convencidos del valor del di?logo nos hemos hecho presente en las Comisiones correspondientes en la Asamblea Constituyente para exponer los art?culos y los fundamentos de nuestra propuesta.

Pero tambi?n se hace necesario recurrir a la fuerza de la oraci?n como nos ense?a Jes?s: ?Pidan y se les dar?, busquen y encontrar?n, llamen y se les abrir? (Mt. 7,7-8). Es oportuno en este momento tener presentes las palabras que nos dec?a nuestro Cardenal Julio Terrazas: ?Queremos pedir a Dios la luz para quienes est?n trabajando en la elaboraci?n de la Carta Magna, luz que abra horizontes; luz que permite que nos encontremos con el otro y podamos tambi?n aceptar su punto de vista? (30-6-07).

Por eso, nuevamente volvemos a convocar a la ?Jornada de Oraci?n? que tendr? lugar el viernes 27 de julio. Ese d?a nuestras capillas, parroquias, templos, colegios, centros y otros lugares ser?n espacios de encuentro de cristianos que oran, reflexionan e imploran al Dios de la Vida, para luego, a partir de las 19:00 dirigirse a los atrios de las catedrales u otros lugares que cada Iglesia vea conveniente para proclamar la Palabra de Dios y celebrar nuestra fe como signo de comuni?n eclesial.

Como cristianos estamos llamados a dar testimonio de la luz de Cristo, superando la pasividad y la indiferencia. Los Pastores esperamos de cada uno:

? Conciencia de sus valores cristianos y su identidad eclesial,
? Conciencia de su derecho y deber de participar en la construcci?n de una sociedad basada en los valores y derechos humanos y cristianos universalmente aceptados,
? Conciencia para discernir cr?ticamente las propuestas y decisiones de la Asamblea Constituyente a la luz del Evangelio,
? Conciencia para recurrir siempre al di?logo y la oraci?n para hacerse escuchar evitando la tentaci?n de la confrontaci?n, somos hombres y mujeres de paz,
? Conciencia para defender la dignidad humana, la libertad, la justicia social para hacer de Bolivia ?una patria donde no haya a amos ni explotadores? (Juan Pablo II visita 1988).

En el esp?ritu de la V Conferencia de Aparecida queremos ser disc?pulos y misioneros de la Patria nueva, porque ?Creemos y Esperamos? que la luz de Cristo alumbrar? nuestro caminar. No tengamos miedo, el Se?or marcha con nosotros, ?l es el ?Camino, la Verdad y la Vida? (Jn. 14,6).

Los obispos de Bolivia

Publicado por verdenaranja @ 0:21  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
El ITEPAL-CELAM, anuncia la realizaci?n de un Seminario-Taller sobre Aparecida, del 10 al 21 de septiembre, con obispos y te?logos que participaron en la V Conferencia, con la finalidad de reflexionar sobre la incidencia del Acontecimiento Aparecida en la vida pastoral de Am?rica Latina y El Caribe, mediante el estudio del Documento Conclusivo, para impulsar con criterios renovados la animaci?n de la nueva evangelizaci?n y la misi?n en el continente. Ha sido dise?ado para Obispos y Vicarios de Pastoral, Superioras y Superiores de Congregaciones y Ordenes Religiosas, L?deres de movimientos laicales y formadores de Misioneros de Am?rica Latina y El Caribe.

Aparecida, una renovaci?n de la misi?n evangelizadora de la Iglesia en
America Latina
10-21 septiembre, 2007.


OBJETIVO


Reflexionar sobre la incidencia del acontecimiento Aparecida en la vida pastoral de Am?rica Latina y El Caribe, mediante el estudio del Documento Conclusivo, para impulsar con criterios renovados la animaci?n de la nueva evangelizaci?n y de la misi?n en el continente.

DESTINATARIOS


El seminario-taller sobre Aparecida ha sido dise?ado para Obispos y Vicarios de Pastoral, Superioras y Superiores de Congregaciones y Ordenes Religiosas, L?deres de movimientos laicales y formadores de Misioneros de Am?rica Latina y El Caribe

PROGRAMA


? Lunes 10 Introducci?n
Presentar informaci?n general sobre Aparecida de tal modo que se adquiera una visi?n global del evento en su contexto, preparaci?n y celebraci?n, con el fin de motivar a los participantes y suscitar inter?s en la participaci?n del Seminario-Taller

? Martes 11 Contexto socio-cultural .
Plantear la situaci?n que vive el Continente en su dimensi?n pol?tica, econ?mica, social y cultural, en el amplio marco del cambio de ?poca y de mundializaci?n para discernir los nuevos signos de los tiempos que est?n desafiando la misi?n de la Iglesia

? Mi?rcoles 12 Dimensi?n b?blica
Descubrir las grandes l?neas de teolog?a b?blica que presenta el Documento de Aparecida para impulsar una animaci?n b?blica de la acci?n pastoral de la Iglesia en Am?rica Latina y El Caribe

? Jueves 13-viernes 14 Dimensi?n teol?gica
Explorar las diversas corrientes teol?gicas subyacentes en Aparecida, acentuando la cristolog?a y la eclesiolog?a para promover el seguimiento y la misionariedad en las comunidades cristianas del Continente

? Lunes 17- Martes 18 Dimensi?n misionera
Presentar la teolog?a de la misi?n que ofrece el Documento de Aparecida para apoyar la pastoral misionera y la Misi?n Continental.

? Mi?rcoles 19- jueves 20 Dimensi?n pastoral
Elaborar, en el marco de la Planeaci?n Pastoral Participativa, procesos de formaci?n de los disc?pulos-misioneros para asumir e implementar las opciones pastorales de Aparecida.

? Viernes 21 Conclusi?n
Compartir sugerencia y dise?ar estrategias posibles que favorezcan la difusi?n y experiencia del acontecimiento Aparecida para formar disc?pulos misioneros e impulsar la misi?n continental

Publicado por verdenaranja @ 0:07  | Noticias de religi?n
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 20 de julio de 2007
Discurso que Benedicto XVI pronunci? el 25 de junio al visitar la Biblioteca Apost?lica Vaticana y el Archivo Secreto Vaticano.



Se?ores cardenales;
venerados hermanos en el episcopado y en el sacerdocio;
queridos hermanos y hermanas:

He aceptado con alegr?a la invitaci?n que me dirigi? el se?or cardenal Jean-Louis Tauran, archivero y bibliotecario de la santa Iglesia romana, a visitar la Biblioteca apost?lica vaticana y el Archivo secreto vaticano. Ambas instituciones, por el importante servicio que prestan a la Sede apost?lica y al mundo de la cultura, merecen una atenci?n particular por parte del Papa.

Por tanto, de buen grado he venido a encontrarme con vosotros y, a la vez que os agradezco la cordial acogida, os dirijo a todos mi saludo cordial. Saludo en primer lugar al se?or cardenal Jean-Louis Tauran, agradeci?ndole las palabras que me ha dirigido y los sentimientos que ha expresado en vuestro nombre. Con igual afecto saludo al obispo mons. Raffaele Farina, y al prefecto del Archivo secreto vaticano, padre Sergio Pagano, as? como a vosotros, aqu? presentes, y a todos los que, con funciones diversas, prestan su colaboraci?n en la Biblioteca y en el Archivo.

Queridos amigos, vuestra actividad no es s?lo un trabajo, sino, como acabo de decir, un singular servicio que prest?is a la Iglesia y, de modo especial, al Papa.

Por lo dem?s, ya es sabido que la Biblioteca vaticana, la cual ?como anunci? el cardenal Tauran? se dispone a llevar a cabo ingentes trabajos de restauraci?n, lleva el nombre de "apost?lica", porque es una instituci?n que desde su fundaci?n se considera la "Biblioteca del Papa", la que le pertenece directamente.

Tambi?n en tiempos recientes el siervo de Dios Juan Pablo II quiso recordar este v?nculo que une a la Biblioteca apost?lica con el Sucesor de Pedro, v?nculo que pone de manifiesto su misi?n peculiar, ya subrayada por el Papa Sixto IV: "Ad decorem militantis Ecclesiae et fidei augmentum", "Para decoro de la Iglesia militante y para la difusi?n de la fe". Algo an?logo dijo otro de mis predecesores, el Papa Nicol?s V, indicando su finalidad con las palabras: "Pro communi doctorum virorum commodo", "Para la utilidad y el inter?s com?n de los hombres de ciencia".

A lo largo de los siglos, la Biblioteca vaticana ha asimilado y afinado esta misi?n con una caracterizaci?n inconfundible, hasta llegar a ser hoy una casa acogedora de ciencia, de cultura y de humanidad, que abre sus puertas a estudiosos procedentes de todas las partes del mundo, sin distinci?n de origen, religi?n y cultura.

Vosotros, queridos amigos que trabaj?is aqu? todos los d?as, ten?is la misi?n de custodiar la s?ntesis entre cultura y fe que transpira de los valiosos documentos y de los tesoros que conserv?is, de las paredes que os rodean, de los Museos que ten?is muy cerca y de la espl?ndida bas?lica que aparece luminosa en vuestras ventanas.

Tambi?n conozco muy bien el trabajo que se realiza a diario, con empe?o humilde y casi oculto, en el Archivo secreto, meta de numerosos investigadores procedentes del mundo entero: en los manuscritos, menos solemnes que los ricos c?dices de la Biblioteca apost?lica, pero no menos importantes por su inter?s hist?rico, los investigadores buscan las ra?ces de muchas instituciones eclesi?sticas y civiles, estudian la historia de los tiempos lejanos y de los m?s recientes, pueden esbozar los perfiles de figuras ilustres de la Iglesia y de las civilizaciones, y dar a conocer mejor la obra multiforme de los Romanos Pont?fices y de numerosos Pastores.

El Archivo vaticano, abierto a la consulta de los estudiosos por la sabia clarividencia de Le?n XIII en el a?o 1881, ha sido punto de referencia de enteras generaciones de historiadores, m?s a?n, de las mismas naciones europeas, que, para favorecer las investigaciones en un scrinium tan antiguo y rico de la Iglesia de Roma, han fundado en la ciudad eterna instituciones culturales espec?ficas.

Hoy no s?lo se acude al Archivo secreto para investigaciones eruditas, ciertamente ?tiles y dign?simas, sobre per?odos lejanos de los nuestros, sino tambi?n para intereses que ata?en a ?pocas y tiempos cercanos a los nuestros, incluso muy recientes. Lo demuestran los primeros frutos que ha producido hasta hoy la reciente apertura del pontificado de P?o XI a los estudiosos, que decid? en junio de 2006. A veces, las investigaciones, los estudios y las publicaciones, adem?s de despertar un inter?s principalmente hist?rico, pueden suscitar tambi?n algunas pol?micas.

A este respecto, no puedo por menos de alabar la actitud de servicio desinteresado y ecu?nime que ha prestado el Archivo secreto vaticano, manteni?ndose alejado de est?riles y a menudo tambi?n d?biles visiones hist?ricas partidistas y ofreciendo a los investigadores, sin barreras o prejuicios, el material documental que posee, ordenado con seriedad y competencia.

Desde muchas partes llegan al Archivo secreto, al igual que a la Biblioteca apost?lica, muestras de aprecio y de estima de parte de instituciones culturales y de estudiosos particulares de diversas naciones. Esto me parece el mejor reconocimiento al que pueden aspirar las dos instituciones. Y quisiera asegurar a ambas, a sus superiores y a todo el personal, en los diversos grados de sus plantillas, mi gratitud y mi cercan?a.

Confieso que, cuando cumpl? setenta a?os, deseaba ardientemente que el amado Juan Pablo II me concediera poder dedicarme al estudio y a la investigaci?n de interesantes documentos y hallazgos que vosotros custodi?is con esmero, aut?nticas obras de arte que nos ayudan a repasar la historia de la humanidad y del cristianismo.

En sus designios providenciales, el Se?or ha establecido otros programas para m? y por eso hoy no me encuentro en medio de vosotros como apasionado estudioso de textos antiguos, sino como Pastor llamado a animar a todos los fieles a cooperar en la salvaci?n del mundo, cumpliendo cada uno la voluntad de Dios donde ?l nos pone a trabajar.

Para vosotros, queridos amigos, se trata de realizar vuestra vocaci?n cristiana en contacto con valiosos testimonios de cultura, ciencia y espiritualidad, dedicando vuestras jornadas, y en definitiva buena parte de vuestra vida, al estudio, a las publicaciones, a servir al p?blico y en particular a los organismos de la Curia romana. Para esta m?ltiple actividad os serv?s de las t?cnicas m?s avanzadas en la inform?tica, en la catalogaci?n, en la restauraci?n, en la fotograf?a y, en general, en todo lo que ata?e a la conservaci?n y al aprovechamiento del riqu?simo patrimonio que custodi?is.

A la vez que os alabo por vuestro compromiso, os exhorto a que consider?is siempre vuestro trabajo como una verdadera misi?n que deb?is cumplir con pasi?n y paciencia, amabilidad y esp?ritu de fe. Esforzaos por ofrecer siempre una imagen acogedora de la Sede apost?lica, conscientes de que el mensaje evang?lico pasa tambi?n por vuestro coherente testimonio cristiano.

Ahora, al concluir este encuentro, me complace anunciar el nombramiento del se?or cardenal Jean-Louis Tauran como presidente del Consejo pontificio para el di?logo interreligioso. En su lugar, como archivero y bibliotecario de la santa Iglesia romana, he nombrado a mons. Raffaele Farina, elev?ndolo al mismo tiempo a la dignidad de arzobispo. Para desempe?ar el cargo de prefecto de la Biblioteca apost?lica vaticana he llamado a mons. Cesare Pasini, hasta ahora vice-prefecto de la venerable Biblioteca Ambrosiana. A cada uno de ellos le deseo ya desde ahora un fecundo cumplimiento de sus nuevas misiones.

Os doy una vez m?s las gracias a todos por el valioso servicio que prest?is en la Biblioteca apost?lica y en el Archivo vaticano, y, a la vez que os aseguro mi recuerdo en la oraci?n, con especial afecto imparto de coraz?n a cada uno mi bendici?n, que de buen grado extiendo a sus respectivas familias y a sus seres queridos.

[Traducci?n distribuida por la Santa Sede
? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]

Publicado por verdenaranja @ 23:50  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
17 de Junio

En el circuito de tres d?as a las islas de Fuerteventura y Lanzarote, el grupo parroquial ?Guancha-San Jos? dedic? d?a y medio a la isla de Lanzarote quedando admirados c?mo los lanzarote?os han sabido conservar las maravillas ?nicas de su Isla que indican el hist?rico cuidado puesto por la poblaci?n en su relaci?n con el entorno: playas, zonas rurales, paisajes casi "lunares", jameos, gastronom?a. Nombres para el recuerdo son: Yaiza con el parque nacional de Timanfaya, Har?a con la Cueva de Los Verdes y los Jameos del Agua, Teguise con el Jard?n de Cactus y su Costa, T?as con Puerto del Carmen, Arrecife con el Charco de San Gin?s e Iglesia del mismo nombre y su hermosa playa.

Pero sin duda alguna lo que m?s impact? al grupo ?PARROQUIA GUANCHA-SAN JOS? en su recorrido por la isla de Lanzarote fue la visita al Parque Nacional de Timanfaya.

A continuaci?n colocamos su descripci?n tal como aparece en hojas de difusi?n publicadas por el Cabildo de Lanzarote:

PARQUE NACIONAL DE TIMANFAYA
MONTA?AS DEL FUEGO


Entre los a?os 1730 y 1736, en un paraje de tierras f?rtiles situado en la zona centrooccidental de Lanzarote, se produjo una de las erupciones m?s importantes de la historia de la volcanolog?a. Durante esos a?os, las tierras de cultivo se convirtieron en extensos campos de lava: m?s de veinte pueblos y caser?os quedaron sepultados por la furia de los cr?teres, seg?n anot? con especial precisi?n el cura-p?rroco de Yaiza en aquellos tiempos, Andr?s Lorenzo Curbelo. En el a?o 1824, tuvo lugar la ?ltima erupci?n de estas caracter?sticas en Lanzarote. La brutal acci?n de la naturaleza configur? esta impresionante zona donde nos encontramos declarada Parque Nacional en 1974.

Son un total de 51 kil?metros cuadrados de superficie los que constituyen el ?rea del Parque Nacional de Timanfaya, en cuyo interior se alza una cadena de volcanes que produjeron las m?s importantes erupciones y que se denominan de forma general Monta?as del Fuego. En esta extensi?n de terreno que llega hasta el mar, y a pesar de su apariencia hostil a cualquier forma de vida, existen especies animales como el lagarto de Har?a. los cuervos, las gaviotas o las pardelas, y tambi?n gran cantidad y variedad de l?quenes (m?s de 300 especies distintas), as? como aulagas juncos, topos, lenguas de vaca y otros ejemplares de flora end?mica. Numerosos expertos en bot?nica, zoolog?a y geolog?a utilizan el Parque Nacional de Timanfaya como base para diferentes estudios y experimentos.

En las proximidades del parque se encuentra el Centro de Visitantes e Interpretaci?n de Mancha Blanca, perteneciente al Ministerio de Medio Ambiente, un lugar donde podemos encontrar amplia informaci?n sobre las caracter?sticas de Timanfaya. Aqu? existe una exposici?n permanente con paneles interpretativos y simulaci?n volc?nica, un servicio de gu?as-int?rpretes y un programa audiovisual multimedia, todo ello dentro de un edificio de gran calidad arquitect?nica integrado en el mar de lava donde se asienta.

Una vez que accedemos al interior de las Monta?as del Fuego, tenemos la sensaci?n de hallarnos en un paraje sobrecogedor e irrepetible. El primer punto que visitamos es el llamado Islote de Hilario, un lugar donde el subsuelo presenta una temperatura de 140 grados cent?grados a s?lo io cent?metros de profundidad y de 400 grados cent?grados si la excavaci?n llega a los 6 metros. En este enclave podemos participar de distintos experimentos geot?rmicos, como prender la aulaga con el calor del volc?n o comprobar las emanaciones calor?ficas de la superficie. Tambi?n podemos ver los g?iseres artificiales que producen unos tubos introducidos en el suelo cuando se arroja agua fr?a a las entra?as de la tierra.

En el Islote de Hilarlo presentimos la mano crea-dora de C?sar Manrique. El artista ide? aqu? un nuevo Centro de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo Insular de Lanzarote y dise?? el Restaurante El Diablo, un recinto circular que destaca, junto a las construcciones adyacentes (el horno, la tienda), por su perfecta utilizaci?n de la piedra volc?nica y por su integraci?n en el medio que lo rodea. Es muy interesante la presencia de un horno natural perforado en la monta?a que parece descender a las profundidades del volc?n y donde se cocina gran parte de los platos que se ofrecen en el restaurante.
El Islote de Hilarlo es el punto de partida hacia la Ruta de Los Volcanes. Se trata de un recorrido muy peculiar donde tenemos la oportunidad de contemplar los lugares e mayor inter?s de todo el Parque.

En unas guaguas especialmente acondicionadas y sonorizadas para la visita nos adentramos en un recorrido de 14 kil?metros de longitud mimetizado con el entorno y. atravesamos todas las zonas volc?nicas de mayor inter?s geol?gico y paisaj?stico, guiados por una grabaci?n donde se recogen descripciones inspiradas en el manuscrito del cura de Yaiza, Andr?s Lorenzo Curbelo, principal testigo de la tr?gica acci?n de la naturaleza en las erupciones del siglo XVIII. Durante la visita debemos fijar nuestra atenci?n en las numerosas alineaciones de volcanes, las lenguas de lava, los hornitos y los tubos volc?nicos existentes en estos lugares. La Ruta de Los Volcanes fue dise?ada por el artista lanzaroteno Jes?s Soto, y constituye un itinerario inolvidable para el visitante porque nos introduce en los parajes m?s rec?nditos y fascinantes de Timanfaya.

(Estamos construyendo un templo)

Carta a mi querido Te?filo del Padre Antonio Mar?a Hern?ndez, publicada en la Revista "Como las Abejas" de la Fundaci?n Santa Rita, Mayo - Junio 2007.

Mi querido amigo Te?filo, he recibido con todo el respeto esta carta, bastante complicada. Ciertamente te afecta no s?lo un problema sino un mont?n. Claro que t?, aparentemente, pareces una persona sin problemas. Siempre te veo sonriente y hasta echando bromas; pero uno no puede ver lo que pasa dentro de cada persona. Ciertamente en tu subconsciente est? ese mont?n de casos horribles que te ha tocado vivir y much?simos m?s que no has dicho y que, a lo mejor, t? ni te acuerdas: pero todo cuanto entra dentro de nuestro subconsciente, queda registrado en lo m?s profundo de nuestro ser.

Influyen todos los acontecimientos vividos en directo, como los casos que me comentas; pero tambi?n influyen las noticias de la tele, las pel?culas, la comunicaci?n de tantos suicidios y maltratos y torturas que nos toca o?r y ver a trav?s de la pantalla desde tu misma casa. Y no digamos cuando vemos estos reportajes o nos cuentan casos fat?dicos, precisamente cuando uno tiene problemas y est? de capa ca?da.

Por supuesto que, influyen emocionalmente las circunstancias de tener pocos amigos. o descubres que no te quieren a ti, sino a tus cosas. ?Cu?ntos suicidios se han cometido por contagio! A veces la gente dice que el que lo anuncia no lo hace, y esto es falso, conozco personalmente muchos casos, que lo han dicho y lo han hecho, aunque hay otros casos. que te sorprenden porque no te cab?an en la cabeza.

T? me dices que, es muy f?cil aconsejar, que hab?a que estar en t? pellejo. Yo tambi?n soy un ser humano normal, mi querido Te?filo, con dudas, con incertidumbres, con problemas de soledad, de sentirme despreciado, calumniado rechazado, fracasado. Yo no soy un "superm?n" sino simplemente un "man", como t? y como todos. Tampoco me sobra fe. He sentido la incomprensi?n y s? que no es nada f?cil. He de afirmarte, mi viejo amigo Te?filo, que todo el mundo tiene problemas, de que nadie lo tiene tan simple, aunque a ti te parezca lo contrario y creas que eres t? el peor que lo est? pasando.

Lejos de m? juzgarte. S?lo quiero que te acuerdes, amigo m?o y te lo digo convencido. que no es la soluci?n el optar por quitarse la vida. Te hablo de fe, porque entiendo que no hay otro camino y te garantizo que Dios no ser?a Dios, si no tuvi?ramos ninguna otra alternativa y nos vi?ramos avocados irremediablemente al fracaso. Aunque no lo entiendas, ponte en las manos de Dios y a la larga te dar?s cuenta de una verdad: que Dios existe, aunque t? ahora mismo est?s vac?o, abatido, sin ganas de querer vivir y con deseos de tirar de una vez la toalla.

?Cu?ntos con problemas, m?s serios y m?s complicados, que los tuyos y los m?os, est?n luchando en la vida y echan para adelante! Me has contado, en breve, algo para m?, impresionante, cuando me relatas lo del hospital. ?Qu? curioso! ?El que est? para que le aconsejen, est? aconsejando y bien! ?T? te das cuenta, amigo Te?filo, del bien que puedes hacer a otras personas, aquejadas de horribles problemas, vali?ndote a?n de tu propia experiencia y de tu ejemplo? ?No te das cuenta, buen Te?filo, de la cantidad de personas que t? puedes salvar? ?Cu?nta felicidad puedes dar! Pensando en los problemas de los dem?s, los tuyos quedan de momento aparcados. Y es clar?simo que la felicidad personal se consigue, haciendo felices a los dem?s.

Has aprendido hoy que, tus sufrimientos pueden ayudarte a ser comprensivo con los dem?s y te dar?s cuenta que, por este mundo, hay mucha gente que sufre y que lo pasa a?n peor que t?. ?No comprendes, mi amigo Te?filo, de que si t? pones punto y final a tu vida, podr?a ocurrir que otros muchos cometan un disparate, por no estar t? all?, ech?ndoles una mano, porque ya no existes?

Ojal? vendieran una receta en la farmacia que quite los problemas. Las drogas, los sedantes, los calmantes, los somn?feros, s?lo aplazan el problema. No lo quitan. Al contrario, se empeora tu situaci?n, porque puede crearse una situaci?n de necesidad y dependencia, de sentirte m?s hundido en el gran teatro de la vida.

Es mejor luchar de frente, con la herida destapada, para que pueda desinfectarse m?s f?cilmente. No es cuesti?n de ocultar el efecto, hemos de ir a la causa, a la raz?n y cuando te digo que Dios existe y te quiere, te lo digo porque es verdad. Lo comprender?s m?s tarde si te f?as de ese Dios un tanto lejano y desconocido, ahora mismo.

Esa era la terrible lucha de todo un sabio de la antig?edad: el famoso San Agust?n: "Que te conozca, Se?or, repet?a miles y miles de veces, en las largas noches. Que te conozca, para m?s amarte. ?Qu? tarde te conoc?, Se?or, que tarde comenc? a amarte! ?Que l?stima el no haberte conocido antes, para comenzar a amarte antes!".

P?dele la fe al Se?or, p?desela insistentemente. No te me canses, ni te me desanimes, hasta que salgas por la otra parte de ese t?nel tan largo y tan penoso y descubrir?s la luz y un paisaje extraordinario. Ten paciencia y ver?s que hablar?s de Dios y de la fe mucho m?s que yo.

Sigue amando, mi buen Te?filo, aunque t? est?s lleno de miedo. ?Cu?nto bien puedes hacer! ?Vale la pena! Cuenta con mi amistad y piensa que en m? hay total transparencia y no pretendo nada que no sea tu felicidad y que seas una persona con talante apacible, sonriente, portador de un mensaje de vida y de esperanza. Luego, desde que salgas de esta horrorosa pesadilla, saldr?s m?s reforzado, m?s optimista y con unas decididas ganas de vivir.

Ya seguiremos conversando otro d?a.
Hasta siempre, buen amigo.

Antonio Mar?a Hern?ndez Hern?ndez

Publicado por verdenaranja @ 13:24  | Cartas a Te?filo
Comentarios (0)  | Enviar
Motu Proprio ?Summorum Pontificum?
Disposiciones de Benedicto XVI sobre el uso de la liturgia romana anterior a la reforma de 1970


CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 8 julio 2007



"Los sumos pont?fices hasta nuestros d?as se preocuparon constantemente porque la Iglesia de Cristo ofreciese a la Divina Majestad un culto digno de "alabanza y gloria de Su nombre" y "del bien de toda su Santa Iglesia".

"Desde tiempo inmemorable, como tambi?n para el futuro, es necesario mantener el principio seg?n el cual, "cada Iglesia particular debe concordar con la Iglesia universal, no solo en cuanto a la doctrina de la fe y a los signos sacramentales, sino tambi?n respecto a los usos universalmente aceptados de la ininterrumpida tradici?n apost?lica, que deben observarse no solo para evitar errores, sino tambi?n para transmitir la integridad de la fe, para que la ley de la oraci?n de la Iglesia corresponda a su ley de fe". (1)

"Entre los pont?fices que tuvieron esa preocupaci?n resalta el nombre de San Gregorio Magno, que hizo todo lo posible para que a los nuevos pueblos de Europa se transmitiera tanto la fe cat?lica como los tesoros del culto y de la cultura acumulados por los romanos en los siglos precedentes. Orden? que fuera definida y conservada la forma de la sagrada Liturgia, relativa tanto al Sacrificio de la Misa como al Oficio Divino, en el modo en que se celebraba en la Urbe. Promovi? con la m?xima atenci?n la difusi?n de los monjes y monjas que, actuando seg?n la regla de San Benito, siempre junto al anuncio del Evangelio ejemplificaron con su vida la saludable m?xima de la Regla: "Nada se anticipe a la obra de Dios" (cap.43). De esa forma la Sagrada Liturgia, celebrada seg?n el uso romano, enriqueci? no solamente la fe y la piedad, sino tambi?n la cultura de muchas poblaciones. Consta efectivamente que la liturgia latina de la Iglesia en sus varias formas, en todos los siglos de la era cristiana, ha impulsado en la vida espiritual a numerosos santos y ha reforzado a tantos pueblos en la virtud de la religi?n y ha fecundado su piedad".

"Muchos otros pont?fices romanos, en el transcurso de los siglos, mostraron particular solicitud porque la sacra Liturgia manifestase de la forma m?s eficaz esta tarea: entre ellos destaca San P?o V, que sostenido de gran celo pastoral, tras la exhortaci?n de Concilio de Trento, renov? todo el culto de la Iglesia, revis? la edici?n de los libros lit?rgicos enmendados y "renovados seg?n la norma de los Padres" y los dio en uso a la Iglesia Latina" .

"Entre los libros lit?rgicos del Rito romano resalta el Misal Romano, que se desarroll? en la ciudad de Roma, y que, poco a poco, con el transcurso de los siglos, tom? formas que tienen gran semejanza con las vigentes en tiempos m?s recientes".

"Fue ?ste el objetivo que persiguieron los Pont?fices Romanos en el curso de los siguientes siglos, asegurando la actualizaci?n o definiendo los ritos y libros lit?rgicos, y despu?s, al inicio de este siglo, emprendiendo una reforma general"(2). As? actuaron nuestros predecesores Clemente VIII, Urbano VIII, san P?o X (3), Benedicto XV, P?o XII y el beato Juan XXIII.

"En tiempos recientes, el Concilio Vaticano II expres? el deseo de que la debida y respetuosa reverencia respecto al culto divino, se renovase de nuevo y se adaptase a las necesidades de nuestra ?poca. Movido de este deseo, nuestro predecesor, el Sumo Pont?fice Pablo VI, aprob? en 1970 para la Iglesia latina los libros lit?rgicos reformados, y en parte, renovados. ?stos, traducidos a las diversas lenguas del mundo, fueron acogidos de buen grado por los obispos, sacerdotes y fieles. Juan Pablo II revis? la tercera edici?n t?pica del Misal Romano. As? los Pont?fices Romanos han actuado "para que esta especie de edificio lit?rgico (...) apareciese nuevamente esplendoroso por dignidad y armon?a" (4).

"En algunas regiones, sin embargo, no pocos fieles adhirieron y siguen adhiriendo con mucho amor y afecto a las anteriores formas lit?rgicas, que hab?an embebido tan profundamente su cultura y su esp?ritu, que el Sumo Pont?fice Juan Pablo II, movido por la preocupaci?n pastoral respecto a estos fieles, en el a?o 1984, con el indulto especial "Quattuor abhinc annos", emitido por la Congregaci?n para el Culto Divino, concedi? la facultad de usar el Misal Romano editado por el beato Juan XXIII en el a?o 1962; m?s tarde, en el a?o 1988, con la Carta Apost?lica "Ecclesia Dei", dada en forma de Motu proprio, Juan Pablo II exhort? a los obispos a utilizar amplia y generosamente esta facultad a favor de todos los fieles que lo solicitasen".

"Despu?s de la consideraci?n por parte de nuestro predecesor Juan Pablo II de las insistentes peticiones de estos fieles, despu?s de haber escuchado a los Padres Cardenales en el consistorio del 22 de marzo de 2006, tras haber reflexionado profundamente sobre cada uno de los aspectos de la cuesti?n, invocado al Esp?ritu Santo y contando con la ayuda de Dios, con las presentes Cartas Apost?licas establecemos lo siguiente:

Art. 1.- El Misal Romano promulgado por Pablo VI es la expresi?n ordinaria de la "Lex orandi" ("Ley de la oraci?n"), de la Iglesia cat?lica de rito latino. No obstante el Misal Romano promulgado por San P?o V y nuevamente por el beato Juan XXIII debe considerarse como expresi?n extraordinaria de la misma "Lex orandi" y gozar del respeto debido por su uso venerable y antiguo. Estas dos expresiones de la "Lex orandi" de la Iglesia no llevar?n
de forma alguna a una divisi?n de la "Lex credendi" ("Ley de la fe") de la Iglesia; son, de hecho, dos usos del ?nico rito romano.

Por eso es l?cito celebrar el Sacrificio de la Misa seg?n la edici?n t?pica del Misal Romano promulgado por el beato Juan XXIII en 1962, que no se ha abrogado nunca, como forma extraordinaria de la Liturgia de la Iglesia. Las condiciones para el uso de este misal establecidas en los documentos anteriores "Quattuor abhinc annis" y "Ecclesia Dei", se sustituir?n como se establece a continuaci?n:

Art. 2.- En las Misas celebradas sin el pueblo, todo sacerdote cat?lico de rito latino, tanto secular como religioso, puede utilizar sea el Misal Romano editado por el beato Papa Juan XXIII en 1962 que el Misal Romano promulgado por el Papa Pablo VI en 1970, en cualquier d?a, exceptuado el Triduo Sacro. Para dicha celebraci?n siguiendo uno u otro misal, el sacerdote no necesita ning?n permiso, ni de la Sede Apost?lica ni de su Ordinario.

Art. 3.- Las comunidades de los institutos de vida consagrada y de las Sociedades de vida apost?lica, de derecho tanto pontificio como diocesano, que deseen celebrar la Santa Misa seg?n la edici?n del Misal Romano promulgado en 1962 en la celebraci?n conventual o "comunitaria" en sus oratorios propios, pueden hacerlo. Si una sola comunidad o un entero Instituto o Sociedad quiere llevar a cabo dichas celebraciones a menudo o habitualmente o permanentemente, la decisi?n compete a los Superiores mayores seg?n las normas del derecho y seg?n las reglas y los estatutos particulares.


Art 4.- A la celebraci?n de la Santa Misa, a la que se refiere el art?culo 2, tambi?n pueden ser admitidos -observadas las normas del derecho- los fieles que lo pidan voluntariamente.

Art.5. ?1.- En las parroquias, donde haya un grupo estable de fieles adherentes a la precedente tradici?n lit?rgica, el p?rroco acoger? de buen grado su petici?n de celebrar la Santa Misa seg?n el rito del Misal Romano editado en 1962. Debe procurar que el bien de estos fieles se armonice con la atenci?n pastoral ordinaria de la parroquia, bajo la gu?a del obispo como establece el can. 392 evitando la discordia y favoreciendo la unidad de toda la Iglesia.

? 2.-La celebraci?n seg?n el Misal del beato Juan XXIII puede tener lugar en d?a ferial; los domingos y las festividades puede haber tambi?n una celebraci?n de ese tipo.

? 3.- El p?rroco permita tambi?n a los fieles y sacerdotes que lo soliciten la celebraci?n en esta forma extraordinaria en circunstancias particulares, como matrimonios, exequias o celebraciones ocasionales, como por ejemplo las peregrinaciones.

? 4.- Los sacerdotes que utilicen el Misal del beato Juan XXIII deben ser id?neos y no tener ning?n impedimento jur?dico.

? 5.- En las iglesias que no son parroquiales ni conventuales, es competencia del Rector conceder la licencia m?s arriba citada.

Art.6. En las misas celebradas con el pueblo seg?n el Misal del Beato Juan XXIII, las lecturas pueden ser proclamadas tambi?n en la lengua vern?cula, usando ediciones reconocidas por la Sede Apost?lica.

Art.7. Si un grupo de fieles laicos, como los citados en el art. 5, ?1, no ha obtenido satisfacci?n a sus peticiones por parte del p?rroco, informe al obispo diocesano. Se invita vivamente al obispo a satisfacer su deseo. Si no puede proveer a esta celebraci?n, el asunto se remita a la Pontificia Comisi?n "Ecclesia Dei".

Art. 8. El obispo, que desea responder a estas peticiones de los fieles laicos, pero que por diferentes causas no puede hacerlo, puede indicarlo a la Comisi?n "Ecclesia Dei" para que le aconseje y le ayude.

Art. 9. ?1. El p?rroco, tras haber considerado todo atentamente, puede conceder la licencia para usar el ritual precedente en la administraci?n de los sacramentos del Bautismo, del Matrimonio, de la Penitencia y de la Unci?n de Enfermos, si lo requiere el bien de las almas.
?2. A los ordinarios se concede la facultad de celebrar el sacramento de la Confirmaci?n usando el precedente Pontifical Romano, siempre que lo requiera el bien de las almas.
?3. A los cl?rigos constituidos "in sacris" es l?cito usar el Breviario Romano promulgado por el Beato Juan XXIII en 1962.

Art. 10. El ordinario del lugar, si lo considera oportuno, puede erigir una parroquia personal seg?n la norma del canon 518 para las celebraciones con la forma antigua del rito romano, o nombrar un capell?n, observadas las normas del derecho.

Art. 11. La Pontificia Comisi?n "Ecclesia Dei", erigida por Juan Pablo II en 1988, sigue ejercitando su misi?n. Esta Comisi?n debe tener la forma, y cumplir las tareas y las normas que el Romano Pont?fice quiera atribuirle.

Art. 12. La misma Comisi?n, adem?s de las facultades de las que ya goza, ejercitar? la autoridad de la Santa Sede vigilando sobre la observancia y aplicaci?n de estas disposiciones.

Todo cuanto hemos establecido con estas Cartas Apost?licas en forma de Motu Proprio, ordenamos que se Considere "establecido y decretado" y que se observe desde el 14 de septiembre de este a?o, fiesta de la Exaltaci?n de la Santa Cruz, pese a lo que pueda haber en contrario.

Dado en Roma, en San Pedro, el 7 de julio de 2007, tercer a?o de mi Pontificado.


NOTAS
(1) Ordinamento generale del Messale Romano 3? ed. 2002, n.937
(2) JUAN PABLO II, Lett. ap. Vicesimus quintus annus, 4 dicembre 1988, 3: AAS 81 (1989), 899
(3) Ibid. JUAN PABLO II, Lett. ap. Vicesimus quintus annus, 4 dicembre 1988, 3: AAS 81 (1989), 899
(4) S. PIO X, Lett. ap. Motu propio data, Abhinc duos annos, 23 ottobre 1913: AAS 5 (1913), 449-450; cfr JUAN PABLO II lett. ap. Vicesimus quintus annus, n. 3: AAS 81 (1989), 899
(5) Cfr IOANNES PAULUS II, Lett. ap. Motu proprio data Ecclesia Dei, 2 luglio 1988, 6: AAS 80 (1988), 1498


Publicado por verdenaranja @ 9:20  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 19 de julio de 2007
(ZENIT.org).- El ?Observatorio Internacional cardenal Van Thu?n sobre Doctrina Social de la Iglesia? est? promoviendo una reflexi?n org?nica sobre la laicidad. Ha querido sintetizar en diez puntos sus reflexiones sobre la laicidad, que publicamos a continuaci?n.

10 PUNTOS SOBRE LA LAICIDAD



1. La laicidad se entiende hoy como ?mbito p?blico de la raz?n neutra de absolutos



Hoy se tiende a concebir la laicidad como el ?mbito de la sola raz?n, o sea, de la raz?n que considera la fe religiosa como irracional y por lo tanto no digna de entrar en el debate p?blico. La consecuencia es la reducci?n de la religi?n a secta y una tolerancia que equipara entre s? a todos los dioses. La laicidad como neutralidad de los absolutos acepta la religi?n s?lo seg?n tres modalidades: como hecho privado, como secta en el mercado de los sentimientos religiosos, como vaga y gen?rica m?stica. Las tres modalidades niegan a la religi?n una dimensi?n p?blica.


2. Esta laicidad neutra de los absolutos es a su vez un absoluto



Esta concepci?n de la realidad rigurosamente racional tiene su propia absolutidad, la absolutidad del conocimiento racional, la tesis de la exclusiva validez del conocimiento cient?fico y, como consecuencia, se convierte en contestaci?n de la absolutidad religiosa. La laicidad que pretende ser neutra de los absolutos es a su vez una opci?n absoluta, un dogma.


3. Pero una raz?n absoluta es imposible



La raz?n que quiera permanecer fiel a s? misma, o sea, aut?ntica raz?n, no puede renunciar a la propia relaci?n con la fe. Si la raz?n no se abre a la fe, absolutiz?ndose as? ella misma, no es por motivos racionales, sino o por una forma de fide?smo de la raz?n o por una forma de racionalismo de la fe, esto es, una raz?n que se convierte en religi?n laica y una religi?n que se convierte ?nicamente en gris ?tica social.


4. El rechazo pol?tico del cristianismo es tambi?n rechazo de la raz?n



Rechazando el cristianismo, el Estado occidental rechaza tambi?n la raz?n que el cristianismo llevaba consigo y se entrega as? a los dioses.

El cristianismo no se remite a las divinidades del mito, sino al Dios como ?nico ser y verdad del Logos griego. El Dios cristiano no es, sin embargo, s?lo verdad; es tambi?n amor. Pero el hecho de que sea amor no suprime su ser verdad. ?Subsiste una primordial identidad entre verdad y amor?. De este modo el cristianismo unifica la verdad y la vida. No puede prescindir de la verdad, y en esto asume las exigencias racionales, pero no acepta la separaci?n entre verdad y vida que la raz?n, sola, querr?a proponer.

5. La ?autolimitaci?n? de la raz?n absoluta



La laicidad como raz?n p?blica que quiere eliminar la propia relaci?n con la fe se somete a un inevitable proceso. Tiende a ser absoluta, pero para ser absoluta debe limitar el sentido y el ?mbito de la propia verdad. Si se mantuviera abierta a lo trascendente, no podr?a decirse absoluta. Para hacerlo debe reducir su propia pretensi?n de verdad, a fin de poderse jactar en s? misma de un saber absoluto. La conclusi?n es la reducci?n de la verdad a los m?nimos t?rminos de cuanto se puede probar con los experimentos.


6. De la raz?n absoluta a la ?dictadura del relativismo?



He aqu? la transici?n de una raz?n absoluta, as? entendida, a la ?dictadura del relativismo?. De cualquier verdad que no sea fruto de c?lculo o experimento, la laicidad positivista asume una actitud de duda dogm?tica. Su ?nica certeza es la duda; duda de todo, excepto de la propia dubitaci?n. De este modo proclama el relativismo, pero lo proclama dogm?ticamente, como el ?ltimo dogma que queda tras la desconstrucci?n de la verdad, por lo tanto como ?ltima y definitiva verdad.

El hombre ya no admite instancia moral alguna fuera de sus c?lculos y as? los deseos se transforman en derechos.

7. La ?auto-autorizaci?n? del actuar humano, o sea, el nihilismo de la t?cnica



Si la medida del hombre es su capacidad estamos en el nihilismo de la t?cnica y el hombre puede ?auto-autorizarse? a hacer todo lo que sea capaz de hacer. La constataci?n de que la dictadura del relativismo lleva al nihilismo de la t?cnica decreta la insostenibilidad de una laicidad desgajada de la trascendencia. Se dice que la verdadera laicidad es la que no s?lo admite o tolera la trascendencia, sino que tambi?n siente su necesidad y la promueve. En el plano de la praxis pol?tica concreta, la verdadera laicidad asume dos actitudes fundamentales: a) no pide a los creyentes que se despojen de su fe cuando participan en el debate p?blico para asumir las ?nicas vestiduras de la raz?n; b) no concede liberad de palabra s?lo a los individuos creyentes, sino tambi?n a las comunidades religiosas como tales. Esto, desde el punto de vista de la pol?tica, significa reconocer a la comunidad religiosa el derecho de ser sujeto de cultura social y pol?tica.

8. La laicidad tiene necesidad de trascendencia



Si s?lo una laicidad que no excluya la trascendencia puede ser verdaderamente laica, entonces, al menos, la laicidad debe razonar ?como si Dios existiera?.


9. No todas las religiones garantizan por igual la apertura a la trascendencia



No todas las religiones son adecuadas por igual para garantizar a la pol?tica la necesaria trascendencia. Una religi?n como el budismo, por ejemplo, que propone la disoluci?n de la persona en el uno-todo, es menos capaz de garantizar en sentido trascendente los derechos de la persona que una religi?n como la cristiana, para la cual el encuentro con Dios ser? un encuentro personal. Es inter?s de la laicidad no caer en el ?lo mismo da? [en el ?mbito religioso].


10. La laicidad, el cristianismo y Occidente



El concepto de laicidad existe s?lo en Occidente. Pero precisamente aqu?, en Occidente, la laicidad ha asumido los caracteres de la dictadura del relativismo. S?lo aqu? en Occidente, por lo tanto, puede ocurrir que la laicidad supere los rasgos de la dictadura del relativismo y se reabra a la trascendencia. Dado que, sin embargo, no todas las religiones son capaces de permitir a Occidente realizar esto en armon?a con sus mejores conquistas, sino s?lo el cristianismo, es evidente que Occidente no puede permitirse cortar los puentes con el cristianismo. La laicidad no es posible sin el cristianismo. Ciertamente el cristianismo no coincide con Occidente, pero si Occidente corta sus v?nculos con el cristianismo, se pierde tambi?n de vista a s? mismo. Abri?ndose indiscriminadamente a todo cuanto es externo, ya sin confianza en s? mismo y sin contar con el v?nculo con el cristianismo, Occidente ya no logra integrar nada, tampoco en s? mismo.

[Traducci?n del italiano por Zenit]

Comentarios (0)  | Enviar
Declaraci?n del Presidente de la Conferencia Epicopal Chilena, monse?or Alejandro Goic Karmelic, y del secretario general, monse?or Cristi?n Contreras Villarroel, del Comit? Permanente del Episcopado.


Autor: Mons. Alejandro Goic Karmelic y Mons. Cristi?n Contreras Villarroel
Fecha: 18/07/2007
Pa?s: Chile
Ciudad: Santiago
Ref. Cech: 222 / 2007

Desaf?os de fondo en los recientes conflictos laborales>


?Cambian las formas hist?ricas en las que se expresa el trabajo humano, pero no deben cambiar sus exigencias permanentes, que se resumen en el respeto de los derechos inalienables del hombre que trabaja? (Compendio Doctrina Social de la Iglesia, N? 319).

1. La subcontrataci?n es una realidad muy extendida en el mundo, sobre todo en las grandes empresas. Progresivamente se ha ido convirtiendo en un mecanismo para disminuir los costos laborales, pudiendo afectar las condiciones de trabajo y la equidad en la remuneraci?n, para elevar la productividad de las empresas. Desgraciadamente, en este r?gimen muchas veces el trabajo no se realiza en condiciones dignas y justas.

2. La ley que recientemente modific? en Chile las normas sobre el r?gimen de subcontrataci?n ha constituido un avance significativo que corrige en parte esta grave injusticia, ya que avanza en equiparar las condiciones de trabajo de quienes realizan una misma labor para una misma empresa.

3. Sin embargo, el cambio de una realidad asentada durante largo tiempo suele generar tensiones y presionar hacia situaciones extremas, como hemos visto en diversos movimientos laborales, algunos lamentablemente acompa?ados de violencia. En este caso, como en otros, la violencia es el s?ntoma de una situaci?n de inequidad evidente que no ha sido resuelta por nuestra sociedad. Los trabajadores tienen el leg?timo derecho de movilizarse a trav?s de sus organizaciones representativas para reclamar lo que la ley les confiere y en justicia les pertenece. Pero nada justifica la violencia ni el atropello a los derechos de otras personas.

4. Se requiere avanzar en el tema de la negociaci?n colectiva en r?gimen de subcontrataci?n, en el ?mbito de la empresa. Los recientes episodios son una muestra de la insuficiente legislaci?n en esta materia. El derecho a la negociaci?n colectiva en t?rminos efectivos, es un derecho b?sico que el concierto internacional y la propia Iglesia reconocen a los trabajadores. Este reconocimiento no es completo si por una formalidad se impide al trabajador entenderse con quienes m?s directamente se benefician con el fruto de su esfuerzo.

5. Hacemos un llamado a empresarios y trabajadores, a las autoridades de gobierno y a los legisladores, para que aborden estas situaciones con esp?ritu de concordia, procurando buscar el bienestar de quienes carecen de lo necesario para vivir. San Alberto Hurtado nos dec?a: ?Habr? justicia social cuando sea el bien com?n y no el inter?s particular el que regule la distribuci?n de los bienes? (?C?mo remediar la desarticulaci?n de la vida moderna?, 1939). Es preciso avanzar con rapidez y decisi?n hacia una dignidad del trabajo y el pleno respeto a los derechos b?sicos de los trabajadores.

6. Instamos a dignificar la pol?tica, que es una noble actividad humana, basada en el respeto a todo ser humano. Necesitamos escucharnos y abrirnos a buscar soluciones que integren los distintos puntos de vista, para resolver los dram?ticos problemas de pobreza y trabajo precario que angustian a alrededor de un mill?n de chilenos. Esto sigue constituyendo un esc?ndalo en un pa?s que ha crecido tanto en los ?ltimos a?os, que est? siendo capaz de disminuir la pobreza, y que cuenta con recursos para construir una sociedad m?s justa y equitativa.

7. Nos aprestamos a iniciar el Mes de la Solidaridad, en que recordamos la palabra y la acci?n de san Alberto Hurtado. ?l nos ense?? que s?lo una s?ntesis plenamente humana nos permite encontrar el verdadero sentido al trabajo. Que su palabra visionaria de hace varias d?cadas nos ilumine en los importantes desaf?os de hoy.

Por el Comit? Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile

? Alejandro Goic Karmelic
Obispo de Rancagua
Presidente

? Cristi?n Contreras Villarroel
Obispo Auxiliar de Santiago
Secretario General



Santiago de Chile, 18 de julio de 2007

Publicado por verdenaranja @ 23:11  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Rosario (Agencia Fides) - El Arzobispo de Rosario (Argentina) Mons. Jos? Luis Mollaghna, ha expresado por medio de una Carta Pastoral, su preocupaci?n por el cambio cultural que se ha ido produciendo y que ha llevado a ?un cambio inexplicable en el respeto a la vida?

UNA RED POR LA VIDA


Carta pastoral del Arzobispado de Rosario a los sacerdotes, di?conos, religiosos, religiosas y laicos
(Rosario, 25 de junio de 2007)

1. Amamos profundamente la vida

La encarnaci?n del Verbo de Dios(1) y el nacimiento del Salvador ponen de manifiesto el sentido profundo de todo nacimiento humano. Amamos profundamente la vida, y toda acci?n que vaya contra la vida del hombre repercute en nuestro coraz?n, y toca una parte central de nuestra fe.
El Concilio Vaticano II llam? nuestra atenci?n sobre las m?ltiples formas en que se puede menospreciar y atentar contra la vida humana. Y al respecto dec?a Juan Pablo II: ?Por desgracia, este alarmante panorama, en vez de disminuir, se va m?s bien agrandando?(2).
Se ha ido produciendo un cambio cultural, con aspectos que anteriormente no se imaginaban. Nos encontramos con quienes justifican un cambio inexplicable en el respeto a la vida, ya enraizado en el coraz?n del ser humano; as? como algunas acciones netamente en contra de la misma. Hay opciones, que antes eran rechazadas de manera un?nime por la ?tica y el sentido moral y, que hoy poco a poco han llegado a ser socialmente aceptables, como si cada vez nos costara m?s percibir la distinci?n entre lo que es bueno y lo que no lo es, en particular, en relaci?n al valor de la vida(3).
Como en un c?rculo, estas conductas influyen negativamente y se manifiestan en las legislaciones, ?el derecho originario e inalienable a la vida se pone en discusi?n o incluso se niega sobre la base de un voto parlamentario, o por la manifestaci?n plebiscitaria de una parte, aunque sea mayor, de la poblaci?n?(4); y a su vez las leyes, las normativas y ordenanzas tambi?n influyen, a veces en forma paulatina, a veces en forma repentina, en nuestras conductas.
No obstante, si las leyes positivas y las normas ya no resultan pedagogas para proteger toda vida humana, y los argumentos comunes a la raz?n no se reflejan en sus contenidos, no vamos a desalentarnos ni dejar de promover el valor de la vida.
Para afianzar con perseverancia y claridad nuestra convicci?n profunda sobre ?el sentido del hombre, de sus deberes y derechos?(5); contamos con los fundamentos de la naturaleza y de la ?tica; y al mismo tiempo nos ilumina la Palabra de Dios y la ense?anza de la Iglesia, sobre el valor sagrado e intangible de la vida; y su defensa permanente desde el seno materno hasta la muerte natural.
De este modo, lo hacemos con la luz de la raz?n, en nuestra condici?n de hombres y mujeres, y tambi?n como cristianos, guiados y fortificados por el Evangelio de la vida. As?, todos los condicionamientos y los esfuerzos por imponer el silencio no van a acallar la voz del Se?or que resuena en la conciencia de cada uno de nosotros(6).

2. No olvidemos la vida del ni?o por nacer.

Las normativas que tienen como finalidad facilitar inmediatamente y por igual la interrupci?n del embarazo para casos de aborto no punible, y los dict?menes sobre el proyecto de ley orientado a reglamentar los casos existentes actualmente en el C?digo Penal, quieren evitar cualquier posibilidad dilatoria o pedido de autorizaci?n judicial o administrativa.
Sin embargo, no se dice nada sobre qui?n va a considerar y atender los derechos del ni?o por nacer, sabiendo que ?el derecho a la vida es el primer derecho natural de la persona humana, preexistente a toda legislaci?n positiva, y que resulta garantizado por la Constituci?n Nacional?(7).
La facilidad y celeridad para considerar los casos propuestos, m?s all? de otras cuestiones jur?dicas y de su interpretaci?n, nos obligan a hacernos la pregunta inevitable, - que me mueven a escribirles -, sobre la vida del ni?o por nacer; acerca de la que no se dice absolutamente nada, como si esta vida no existiera, o el ni?o por nacer fuera un injusto agresor.

Esta pregunta, no est? centrada en un prejuicio religioso, de un sector de la poblaci?n, como se ha dicho; ni tampoco quiere menospreciar los derechos de la mujer; sino que busca una respuesta, y reclama nuestra atenci?n en favor de la vida del ni?o, cuando esta se pretende eliminar.
Sobre todo, cuando sabemos que la vida humana comienza con la fecundaci?n, y que este es un hecho cient?fico con demostraci?n experimental; y que no se trata de un argumento supuestamente metaf?sico, ni de una hip?tesis teol?gica, y mucho menos de la creencia de algunos, c?mo no vamos a buscar una respuesta a las siguientes preguntas.
?C?mo no preguntarnos, qui?n le advertir? suficientemente a la madre que en su seno hay desde el primer instante de la concepci?n una nueva vida, que debe ser protegida; y le ayudar? a valorar la grandeza de la maternidad?
?Qui?n ser? el responsable de hacerle ver que en su vientre no lleva un conjunto inorg?nico de c?lulas o, una especie de malformaci?n que puede ser extra?da, como se ha dicho repetidamente?
?C?mo no advertirle tambi?n a ella sobre el tiempo y las semanas de vida del ni?o por nacer transcurridas en su seno materno, sabiendo que ?ste tiene derecho a nacer, a vivir y morir dignamente?.
?C?mo no pensar en ofrecer a la futura madre otros caminos alternativos, y brindarle a ella la protecci?n y la leg?tima ayuda despu?s del nacimiento, o el camino de la adopci?n, que respetando la vida, le permita al ni?o crecer y vivir en una familia?
?Deben ser los m?dicos y los agentes de la salud, fieles a sus principios ?ticos y profesionales, quienes deban ocuparse de estas advertencias; y ser discriminados anticipadamente, si quieren velar no s?lo por la salud de la madre sino tambi?n por la vida del ni?o por nacer?
Se puede sostener, sin que esto implique querer dejar de atender a la mujer, ni descuidar nunca su salud f?sica y ps?quica, sino todo lo contrario; que la norma que intenta reforzar la pr?ctica del aborto en estos casos, sin considerar la vida del ni?o por nacer, y sin prevenci?n ni referencia al mismo, implica abandonar y olvidarse de una vida humana.
Asimismo, sin atender en estos casos la vida en el seno materno, de la que no se habla; y sin la conciencia de los da?os de todo orden, que no dependen de una creencia o prejuicio confesional, a los que se exponen a la madre y al ni?o por nacer, con la pronta inducci?n de un aborto; se orienta pr?cticamente a facilitar su aceptaci?n sin l?mite alguno.
La calidad de atenci?n que necesita recibir cada mujer y la futura madre, tambi?n exige la protecci?n del ni?o por nacer.


3. Solidaridad y red por la vida

Con esta grave inquietud pude reunirme y conversar durante estos d?as con los dirigentes de los Movimientos y Asociaciones de la familia, con los responsables de los Equipos en favor de la vida, y con m?dicos e integrantes de la pastoral de la salud, que trabajan en la Arquidi?cesis, los que manifestaron su profunda preocupaci?n por estos procedimientos que no tienen en cuenta la vida del ni?o por nacer y que renovaron su empe?o por defender la vida.
Sabemos que ha habido mujeres embarazadas con problemas de verdadera complejidad social y familiar, inclusive con riesgo de la propia salud, que recibiendo la debida atenci?n y valorizaci?n personal, y confiando tambi?n en la providencia de Dios, a?n cuando pensaron en alg?n momento en no tener a su beb?, pudieron continuar adelante con su embarazo. De este modo, alcanzaron un cuidado responsable de sus propias vidas y la de sus futuros hijos, y llegaron a ser mam?s.
Por ello, es m?s que necesario que todos nos impliquemos activamente para que ninguna mujer embarazada se vea en una situaci?n de soledad, falta de apoyo y carencia de ayuda solidaria; de tal manera que para ella el aborto nunca se presente como una salida o una soluci?n.

Por nuestra parte, el Hogar de Madres, el Secretariado de la Familia y los Movimientos y Asociaciones que lo integran, Gr?vida, el Equipo de adopci?n del Movimiento Familiar Cristiano, Caritas, y otras instituciones e iniciativas en favor de los ni?os por nacer y ya nacidos, unidos a otros cristianos y personas de buena voluntad, quiere formar y ofrecer una red en favor de la vida, para valorarla decididamente, as? como para alentar a las futuras madres en situaciones particulares a querer recibir a sus hijos, y proteger a los ya nacidos.
En este empe?o de todos, conf?o que est?n particularmente unidos los sacerdotes, que a trav?s de la predicaci?n y de la Catequesis de Iniciaci?n y de preparaci?n a los sacramentos, del trabajo con los matrimonios y las familias en nuestras parroquias y comunidades, pueden ense?ar, valorar y difundir el Evangelio de la vida.
Deseo que todos podamos estar unidos y renovar un fuerte compromiso por la vida, lo cual tambi?n implica una conciencia solidaria hacia los ni?os ya nacidos, y hacia sus madres, especialmente si sufren la pobreza y cualquier otra necesidad. Todos podemos estar unidos en esta misi?n, los cristianos, y los que pertenecen a otras religiones; sabiendo al mismo tiempo que el compromiso por la vida no es solo para los creyentes, sino para todos.
Como dice el Santo Padre Benedicto XVI ?En este mundo, donde el hombre debe aprender cada vez m?s a reconocer y respetar a su hermano, la Iglesia quiere dar su contribuci?n al servicio de la comunidad humana, iluminando siempre profundamente la relaci?n que une a cada hombre con el Creador de toda vida y que funda la dignidad inalienable de todo ser humano, desde su concepci?n hasta su muerte natural?(8).
Encomiendo estas intenciones a Nuestra Se?ora del Rosario, Patrona de la Ciudad que lleva su nombre y de la Arquidi?cesis, a la vez que los saludo fraternalmente en el Se?or.

Notas
(1) cf. Jn 1,14
(2) Juan Pablo II, Evangelium vitae, n? 4
(3) cfr. ibidem
(4) ibidem, n? 20
(5) ibidem, n? 11
(6) cfr. ibidem, n? 24
(7) CEA, Com. Ejec. 5.VI.2007
(8) Benedicto XVI, Carta al Cardenal. Jean L. Taur?n, 24 de mayo de 2005.


Mons. Jos? Luis Mollaghan, Arzobispo de Rosario

Publicado por verdenaranja @ 22:58  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
AMERICA/PERU - Per? se prepara para la Consagraci?n de la naci?n a la Sant?sima Virgen Mar?a: ?un profundo acto de fe y oraci?n que significa el compromiso a vivir la consagraci?n bautismal en todo momento? y marca el inicio de la Gran Misi?n Continental

Chimbote (Agencia Fides) - Los Obispos de Per? en sesi?n plenaria en enero del 2006 decidieron un?nimemente consagrar la naci?n a la Sant?sima Virgen Mar?a. Esta consagraci?n se realizar? solemnemente a finales de agosto de este a?o durante la celebraci?n del Congreso Eucar?stico Nacional en Chimbote, pues los Obispos esperan que el acontecimiento no sea un mero acto de devoci?n m?s, sino un verdadero hito para la Iglesia en Per?. En la Carta enviada por los Obispos a todos los fieles afirman que ?se trata de un profundo acto de fe y oraci?n que significa al mismo tiempo un serio compromiso, de parte de las personas y las familias, a vivir su consagraci?n bautismal en todo momento de sus vidas?.
Para conseguir este objetivo y guiar el proceso espiritual se ha publicado un ?Plan de Consagraci?n del Per? a la Virgen?. Para ello durante todo este a?o se est? realizando una gran campa?a en todas las jurisdicciones eclesi?sticas del pa?s y un enfoque hacia la Consagraci?n de las Familias de la pastoral para todas las di?cesis, movimientos, colegios y otras instituciones. Adem?s con esta campa?a los Obispos buscan tambi?n iniciar en Per? la Misi?n Continental propuesta durante la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe.
La Campa?a ha contado con una etapa de preparaci?n que comenz? en octubre del 2006 hasta mayo del 2007, durante la cual se present? el Plan de Consagraci?n y se prepar? la campa?a en los medios de comunicaci?n. A partir de junio comenz? propiamente la Campa?a con tres meses de intensa preparaci?n. Durante el mes de junio ha tenido lugar la primera etapa que ha sido fundamentalmente de oraci?n, durante la cual todos los sacerdotes del pa?s han ofrecido numerosas misas y Horas Santas por el ?xito de la Consagraci?n y se ha promovido especialmente el rezo del Rosario en las parroquias. La segunda etapa, etapa de predicaci?n y formaci?n, abarca desde finales de junio y se extender? durante todo el mes de agosto. Durante este momento se est?n llevando a cabo una labor de predicaci?n y catequesis en las parroquias y centros educativos. Se pide adem?s realizar misiones en los barrios, yendo puerta por puerta durante el mes de agosto. La ultima etapa ser? propiamente la etapa de Consagraci?n nacional durante el Congreso Eucar?stico del 25 al 30 de agosto. Adem?s algunos d?as m?s tarde un acto en todas las catedrales presidido por los correspondientes Obispos y en todas las parroquias del pa?s. (RG) (Agencia Fides 18/7/2007 L?neas: 31 Palabras: 453)

Links:
Para mayor informaci?n
http://www.rosarioenfamilia.org.pe/consagracion/

Comentarios (0)  | Enviar
EUROPA/ESPA?A - Considerable empe?o de Espa?a para el desarrollo y promoci?n del pueblo africano: 2.300 misioneros espa?oles trabajando en ?frica, subvencionados m?s de 460 proyectos

Burgos (Agencia Fides) - Conscientes de su responsabilidad misionera, los Obispos espa?oles, tanto en su tanto en su Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal, como los miembros de la Comisi?n Episcopal de Misiones han llamado la atenci?n sobre la necesidad de atender con prioridad los continentes de Asia y de ?frica. As? en el Plan de Acci?n de la Comisi?n Episcopal de Misiones se propone como Acci?n importante el ?estudio y difusi?n de la situaci?n de la actividad misionera y sus necesidades en Asia y ?frica, para fomentar la cooperaci?n personal, espiritual y econ?mica con estos continentes?, seg?n ha explicado D. Anastasio Gil Garc?a, Director del Secretariado de la Comisi?n Episcopal de Misiones y Subdirector Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Espa?a, durante la celebraci?n de la 60 semana de Misionolog?a celebrada del 9 al 13 de julio con el tema ??frica, una provocaci?n para el mundo y la iglesia? (ver Fides 4/7/2007). Para valorar c?mo se est? ejecutando esta acci?n desde la Comisi?n Episcopal, D. Anastasio realiz? un resumen de las aportaciones econ?micas y personales que las Instituciones eclesiales han hecho llegar al Continente africano durante el a?o 2006, ?sin tener en cuenta la cooperaci?n que ha partido de las iniciativas privadas, como es el caso de las aportaciones de las Congregaciones religiosas para sus respectivas misiones y las aportaciones que est?n surgiendo de las comunidades cristianas particulares bajo el t?tulo de ?hermanamientos??.
En cuanto a la cooperaci?n econ?mica, ?la Iglesia en Espa?a - ha continuado D. Anastasio - a trav?s de algunas de sus instituciones, ha colaborado generosamente con las necesidades de desarrollo y promoci?n del pueblo africano y con las necesidades de la actividad misionera y pastoral?. A continuaci?n ha presentado un elenco de las ayudas m?s importantes de las instituciones m?s vinculadas a la Iglesia y con car?cter confesional son, sin incluir tantas otras dependientes de Congregaciones religiosas. La ONG Manos Unidas, ha subvencionado, durante el a?o 2006, 337 proyectos de promoci?n y desarrollo por un valor de 16.006.397,67? que han llegado a 16.866.695 beneficiarios. Las aportaciones de las Obras Misionales Pontificias han sido esencialmente pastorales, para colaborar con la actividad del anuncio del Evangelio y la celebraci?n de la fe. La aportaci?n durante el a?o 2006 ha sido a trav?s de la: Obra Pontificia de propagaci?n de la Fe con 12 proyectos por un valor de 7.508229,74?), la Obra Pontificia Infancia Misionera con 34 proyectos por un valor de 1.934.425,28? y la Obra Pontificia San pedro Ap?stol con 3 proyectos por un valor de 789.472,79?. A esto se a?aden las ayudas para la formaci?n de sacerdotes de estos pueblos que est?n en Roma por un valor de 4.000.000?. C?ritas Espa?a ha subvencionado durante el 2006 42 proyectos aprobados por un valor de 6.579.161,49?. Y por ultimo, el Fondo de Nueva Evangelizaci?n ha subvencionado 38 proyectos pastorales por un valor de 448.000?.
Pero sin duda, se?ala D. Anastasio, ?la mejor cooperaci?n de la Iglesia en Espa?a con ?frica es el env?o de misioneros?. A modo indicativo, pues no es posible hacer una informaci?n completa y exacta del numero de misioneros, en ?frica hay en la actualidad 2.300 misioneros y misioneras espa?oles que constituyen el 12% de los misioneros espa?oles. Estos est?n presentes en 44 pa?ses de los 54 que integran este continente y pertenecen a 101 Congregaciones femeninas, 34 Congregaciones masculinas y a 15 Asociaciones o grupos sacerdotales y de laicos. En la actualidad hay 13 obispos espa?oles sirviendo a las Iglesias locales de ?frica, de los cuales 6 son religiosos al servicio episcopal en Vicariatos Apost?licos, 3 como Nuncios Apost?licos, 3 integrados en el IEME y 1 como Fidei Donum. En cuanto a los laicos, integrados en la Coordinadora de Asociaciones de Laicos Misioneros actualmente trabajan como misioneros en ?frica 6 laicos de Ekumene en R.D. Congo, 3 de las Juventudes Marianas Vicencianas en Mozambique, 3 de Combonianos en Rep. Centroafricana y 2 de OCASHA en Angola.
La Iglesia en Espa?a plantea adem?s desde esta realidad, algunas propuestas de acci?n como son: Afianzar las relaciones mutuas entre las comunidades cristianas de ?frica y Espa?a dando protagonismo a los misioneros; Volver la mirada al S?nodo de los obispos para ?frica (1994) como punto de referencia; Impulsar un mejor conocimiento de la Doctrina Social de la Iglesia y evangelizar las estructuras pol?ticas; Favorecer el intercambio de personas, sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos, que trabajan para la misi?n en nuestros dos continentes. (RG) (Agencia Fides 18/7/2007 L?neas: 54 Palabras: 756)

Comentarios (0)  | Enviar
10 de Julio

El grupo ?Parroquia de La Guancha? en el circuito Eslovenia ? Croacia del mes de Julio de 2007, dejando atr?s Zagreb hizo noche en Trieste. La tarde fue dedicada a la visita de la ciudad qued?ndose con la nostalgia de no haber dedicado m?s tiempo a ella.

Guiados por una excelente y culta maestra en historia, comenzamos en la colina de San Justo, que fue el lugar en el que se edificaron muchos edificios en la ?poca romana.

Desde este lugar, entre la catedral, el castillo medieval y las ruinas de la bas?lica disfrutamos de una espectacular vista de la ciudad.

Entramos en la iglesia que surgi? de la uni?n de dos bas?licas paleo-cristianas. Tiene una fachada asim?trica dominada por un roset?n g?tico y una torre para la que se utilizaron piedras de edificios romanos. El interior es algo oscuro, Tiene unas paredes sin ventanas por el lado de los fuertes vientos y se destacan los bellos mosaicos bizantinos.


Luego pasamos por la parte m?s antigua de la ciudad con el Museo de historia del Arte, el Monasterio Benedictino de San Cipriano y la Bas?lica Romana de San Silvestre. Nos encontramos con calles silenciosas y estrechas. Nos caus? admiraci?n la grandiosa plaza abierta al mar en la que se encuentran los edificios oficiales.

Pero quedamos impresionados en la visita del Castillo de Miramar. Est? localizado en una maravillosa posici?n panor?mica y rodeado por un jard?n de estilo italiano.
Lujos?simo con habitaciones de diferentes etilos. Tuvimos la oportunidad de escuchar muchos detalles y an?cdotas de la vida de Maximiliano y su familia y de Carlota y de contemplar cuadros significativos de sus personas. La pasi?n de Maximiliano por el mar le inspir? a decorar el castillo con temas n?uticos.


9 de Julio

Dentro del programa del Circuito Eslovenia y Croacia no pod?a faltar Varazdin la m?s barroca de todas las ciudades de Croacia.
El grupo ?Parroquia de La Guancha? desde muy temprano se traslad?, siempre acompa?ado por Irene la joven gu?a, desde Zagreb hacia la antigua capital de Croacia.


He aqu? algunos apuntes:

Varazdin, es una ciudad verde. Aqu? se pueden admirar parques completamente arreglados y c?lebres monumentos de la arquitectura de jardines.

Varazdin aparece para sus visitantes como una rara joya urbana: una ciudad de armon?a y familiaridad, una ciudad que exhibe su espec?fica identidad urbana no solo a trav?s de la belleza perpetua de su arquitectura barroca, sino tambi?n a trav?s del calor de sus atractivas plazas, calles y parques, y sobre todo por la riqueza de las colecciones de sus conservados museos y la diversidad de su cocina.

Varazdin ha conservado hasta el d?a de hoy algunas de sus caracter?sticas esenciales de la Croacia ?Peque?a Viena?, como una ciudad de la m?sica, del Barroco y de las flores.

En el coraz?n del centro de su vieja ciudad se puede experimentar el esp?ritu de centurias pasadas y la belleza del vivir.

Los numerosos testimonios culturales e hist?ricos de hoy d?a son un testimonio de su rica historia.

Dos importantes festivales se organizan en septiembre: el Festival de m?sica barroca y el suntuoso Spanzierfest que es el festival de los paseantes callejeros.

Su cementerio ha sido decorado utilizando arbustos que sirven de separadores y de arcadas; todo esto tomando como modelo el palacio franc?s de Versailles.

Hoy d?a vive y trabaja en Varazdin Vladimir Proskrnjak, uno de los m?s perfectos constructores europeos de instrumentos musicales. Cientos de violines, violas y guitarras han sido confeccionados en el taller de este ?Estradivario de Varazdin?

Vara?din es conocida por su famoso castillo Trako?ćan transformado en museo y por sus monumentos geol?gico ? paleontol?gicos con tres cavernas las cuales testimonian los miles de a?os de vida humana en estos espacios.

En resumen Varazdin es un atractivo y casi inolvidable destino tur?stico.


Mi?rcoles, 18 de julio de 2007
ZENIT publica el mensaje que Benedicto XVI ha dirigido a los participantes en el Cap?tulo general de la Orden Franciscana de los Frailes Menores Conventuales y a la Comunidad del Sacro Convento reunidos en la Bas?lica Superior de San Francisco.

El texto fue entregado por el mismo Papa al visitar el 17 de junio la ciudad de As?s. Posteriormente la Santa Sede ha distribuido la traducci?n al espa?ol que a continuaci?n publicamos.



Al reverend?simo Padre
MARCO TASCA
Ministro general de la Orden de
Frailes Menores Conventuales

Con gran alegr?a lo saludo a usted, reverend?simo padre, y a todos los Frailes Menores Conventuales, reunidos en As?s para el 199? cap?tulo general. Me alegra hacerlo en esta bas?lica papal, en la que espl?ndidas obras de arte narran las maravillas de gracia que el Se?or realiz? en san Francisco.

Considero providencial que este encuentro tenga lugar en el contexto del VIII centenario de la conversi?n de san Francisco. Con esta visita he querido poner de relieve el significado de ese acontecimiento, al que es preciso volver siempre, para comprender a san Francisco y su mensaje. ?l mismo, sintetizando en una sola palabra toda su vivencia interior, no encontr? un concepto m?s denso que el de "penitencia": "El Se?or me concedi? a m?, fray Francisco, comenzar a hacer penitencia as?" (Testamento, 1: FF 110). Por tanto, se sinti? esencialmente como un "penitente", por decirlo as?, en estado de conversi?n permanente. Abandon?ndose a la acci?n del Esp?ritu, san Francisco se convirti? cada vez m?s a Cristo, transform?ndose en imagen viva de ?l, por el camino de la pobreza, la caridad y la misi?n.

As?, vosotros ten?is la misi?n de testimoniar con celo y coherencia su mensaje. Est?is llamados a hacerlo con la sinton?a eclesial que caracteriz? a san Francisco en su relaci?n con el Vicario de Cristo y con todos los pastores de la Iglesia. A este respecto, os agradezco la obediencia pronta con que, juntamente con los Frailes Menores, correspondiendo al especial v?nculo de afecto que os une desde siempre a la Sede apost?lica, hab?is acogido las disposiciones del motu proprio Totius orbis sobre las nuevas relaciones de las dos bas?licas papales de San Francisco y de Santa Mar?a de los ?ngeles con esta Iglesia particular, en la que naci? el Poverello y que tuvo tanta importancia en su vida.

Un saludo especial le dirijo a usted, fray Marco Tasca, a quien la confianza de sus hermanos ha llamado a la ardua tarea de ministro general. Es de buen auspicio la coincidencia con la celebraci?n del 750? aniversario de la elecci?n de san Buenaventura como ministro de la Orden. Le deseo que, a ejemplo de san Francisco y de san Buenaventura, juntamente con los definidores elegidos, gu?e con sabia prudencia la gran familia de la Orden en la fidelidad a las ra?ces de la experiencia franciscana, prestando atenci?n a los "signos de los tiempos".

En el cap?tulo general se han reunido frailes procedentes de muchos pa?ses y culturas diversas, para escucharse y hablarse mutuamente con el ?nico lenguaje del Esp?ritu, reviviendo as? el recuerdo de la santidad de san Francisco. Esta es una ocasi?n realmente extraordinaria para compartir las "maravillas" que Dios sigue realizando tambi?n hoy a trav?s de los hijos del Poverello esparcidos por el mundo.

Por tanto, deseo que los religiosos capitulares, adem?s de dar gracias a Dios por el desarrollo de la Orden sobre todo en los pa?ses de misi?n, aprovechen esta ocasi?n para interrogarse sobre lo que el Esp?ritu les pide para seguir anunciando con pasi?n, tras las huellas del Ser?fico Padre, el reino de Dios en este tramo inicial del tercer milenio cristiano.

Me ha complacido saber que, como tema central de reflexi?n durante los d?as de la asamblea capitular, se ha elegido la formaci?n para la misi?n, subrayando que esa formaci?n no se da de una vez para siempre, sino que se debe considerar m?s bien como un camino permanente. En efecto, se trata de un itinerario con m?ltiples dimensiones, pero centrado en la capacidad de dejarse modelar por el Esp?ritu, a fin de estar dispuestos a ir a cualquier lugar a donde ?l llame. En la base no puede por menos de estar la escucha de la Palabra en un clima de intensa y continua oraci?n. S?lo con esta condici?n se pueden captar las verdaderas necesidades de los hombres y mujeres de nuestro tiempo, d?ndoles respuestas basadas en la sabidur?a de Dios y anunciando lo que se ha experimentado profundamente en la propia vida.

Es necesario que la gran familia de los Frailes Menores Conventuales se deje impulsar por las palabras que el Crucifijo de San Dami?n dirigi? a san Francisco: "Ve y repara mi casa" (2 Cel I, 6, 10: FF 593). Por tanto, cada fraile ha de ser un aut?ntico contemplativo, con la mirada fija en los ojos de Cristo. Cada uno ha de ser capaz de ver, como san Francisco en el leproso, el rostro de Cristo en los hermanos que sufren, llevando a todos el anuncio de la paz. Con este fin, deber? hacer suyo el camino de configuraci?n con el Se?or Jes?s que san Francisco vivi? en los diversos lugares-s?mbolo de su itinerario de santidad: desde San Dami?n hasta Rivotorto, desde Santa Mar?a de los ?ngeles hasta la Verna.

Por consiguiente, cada hijo de san Francisco ha de tener como principio firme el que el Poverello expres? con las sencillas palabras: "la Regla y vida de los frailes menores es observar el santo Evangelio de nuestro Se?or Jesucristo" (Rb I, 1: FF 75). A este prop?sito, me alegra saber que tambi?n los Frailes Menores Conventuales, juntamente con toda la gran familia franciscana, est?n comprometidos a revivir las etapas que llevaron a san Francisco a formular el "propositum vitae" confirmado por Inocencio III alrededor del a?o 1209.

El Poverello, llamado a vivir "seg?n la forma del santo Evangelio" (Testamento, 14: FF 116), se comprendi? a s? mismo a la luz del Evangelio. Precisamente de aqu? nace la perenne actualidad de su testimonio. Su "profec?a" ense?a a hacer del Evangelio el criterio para afrontar los desaf?os de todos los tiempos, incluido el nuestro, resistiendo a la enga?osa fascinaci?n de modas pasajeras, para arraigarse en el plan de Dios y discernir as? las aut?nticas necesidades de los hombres. Mi deseo es que los frailes sepan acoger con renovado impulso y con valent?a este "programa", confiando en la fuerza que viene de lo alto.

A los Frailes Menores Conventuales se les pide, ante todo, que anuncien a Cristo: que se acerquen a todos con mansedumbre y confianza, con una actitud de di?logo, pero dando siempre un testimonio ardiente del ?nico Salvador. Que sean testigos de la "belleza" de Dios, que san Francisco supo cantar contemplando las maravillas de la creaci?n: entre los estupendos ciclos pict?ricos que adornan esta bas?lica y en todos los dem?s lugares del maravilloso templo que es la naturaleza, se debe elevar de sus labios la oraci?n que san Francisco pronunci? despu?s del ?xtasis m?stico de la Verna, y que le hizo exclamar dos veces: "T? eres la belleza" (Alabanzas a Dios alt?simo, 4. 6: FF 261).

S?, san Francisco es un gran maestro de la "via pulchritudinis". Los frailes deben imitarlo irradiando la belleza que salva; y lo deben hacer de modo especial en esta estupenda bas?lica, no s?lo con el gozo de los tesoros de arte que se conservan en ella, sino tambi?n y sobre todo con la intensidad y el decoro de la liturgia, y con el ferviente anuncio del misterio cristiano.

A los religiosos capitulares les deseo que vuelvan a sus respectivas comunidades llevando la lozan?a y la actualidad del mensaje franciscano. A todos digo: llevad a vuestros hermanos la experiencia de fraternidad de estos d?as como luz y fuerza, capaz de iluminar el horizonte, no siempre exento de nubes, de la vida diaria; llevad a cada persona la paz recibida y donada.

Con el pensamiento dirigido a la Virgen Inmaculada, la "Tota pulchra", e implorando la intercesi?n de san Francisco y de santa Clara, a los que encomiendo el ?xito de los trabajos de este cap?tulo general, le imparto a usted, reverend?simo padre, a los religiosos capitulares y a todos los miembros de la Orden, como prenda de especial afecto, la bendici?n apost?lica.

As?s, 17 de junio de 2007

Publicado por verdenaranja @ 23:18  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Unas 25.000 personas se congregaron ayer en torno al muelle pesquero para presenciar la procesi?n-mar?timo terrestre de la Virgen del Carmen y San Telmo, en lo que constituye la culminaci?n m?s solemne y popular de las Fiestas de Julio de la ciudad tur?stica.


(EL D?A, 18 - VII, Puerto de la Cruz) El embarque de la Virgen del Carmen y de San Telmo en el Puerto de la Cruz super? ayer las expectativas de afluencia de p?blico en torno al muelle pesquero. Unas 25.000 personas provenientes de todos los rincones de las Islas y de otras latitudes, especialmente, turistas nacionales y extranjeros, disfrutaron del d?a grande de las Fiestas de Julio y compartieron mo- mentos de alegr?a y fervor religioso. La procesi?n mar?timo terrestre de las veneradas im?genes discurri? desde la parroquia de Nuestra Se?ora de la Pe?a de Francia hasta llegar al muelle pesquero, recorriendo las calles Quintana y Santo Domingo, en una primera etapa. En la iglesia matriz tuvo lugar, previamente, la solemne celebraci?n de la Santa Misa. En la funci?n religiosa estaban presentes las cofrad?as, hermandades y representaciones del clero y autoridades, encabezadas por la alcaldesa socialista, Dolores Padr?n; la primera teniente de alcalde, Eva Navarro; el l?der de la oposici?n, Marcos Brito Guti?rrez, y la reina de las Fiestas, Patricia Gonz?lez.

Los cargadores de las im?genes luc?an trajes de marinos y cuidaron con todo detalle el paso procesional. En todo su trayecto se pudo apreciar la emoci?n, incluso l?grimas de los devotos. Viejas y nuevas melod?as amenizaron, en todo momento, la procesi?n.

Al llegar las veneradas im?genes de la Virgen del Carmen y San Telmo a las inmediaciones del muelle, se hizo una pausa en la capilla. Chago Meli?n interpret? su magistral Ave Mar?a, precedido del cantante Tony Acedo, que cant? unas coplas.

El entorno hist?rico del muelle pesquero no cab?a en s?, mientras que los m?s j?venes y no tanto se zambull?an en la playa entre c?nticos alusivos a la Reina de los Mares y San Telmo, en una tarde realmente espl?ndida y calurosa.

El pacto de Lola.- La alcaldesa del Puerto de la Cruz, Lola Padr?n, entreg? el bast?n de mando a la Patrona, y la acompa?? junto con miembros de la Corporaci?n, en la barca La Marina, en su traves?a por la costa portuense, rodeada de decenas de embarcaciones. En declaraciones a EL D?A-Azul Televisi?n, respondi? a la pregunta so- bre la marcha del pacto de gobierno, que "hoy (ayer) mi pacto es con la Virgen del Carmen".

Como curiosidad, el arcipreste del Valle de La Orotava, el padre Antonio Hern?ndez Hern?ndez, acompa?? a la Virgen del Carmen en su traves?a mar?tima. A su regreso, la procesi?n continu? por el trayecto habitual comprendido por la zona de La Ranilla, Mequ?nez, El Lomo y San Felipe, para regresar al templo.

En el martes festivo por excelencia del Puerto de la Cruz no pueden faltar los chapuzones y los incidentes de las ca?das accidentales o provocadas al agua, que obligan a la intervenci?n de los servicios sanitarios para atender a los heridos.

La imagen que se venera en la iglesia matriz de Nuestra Se?ora de la Pe?a de Francia, es obra del artista portuense ?ngel Acosta, que realiz? en el taller de Tortosa, y fue entronizada en marzo 1954.

Antiguamente, se le rend?a culto en la parroquia de Nuestra Se?ora de la Pe?a de Francia a una imagen de la Virgen del Carmen, de media talla, cuyo autor era el escultor orotavense Fernando Est?vez de Sacramento (finales del siglo XVIII y comienzos del XIX), disc?pulo del maestro Jos? Luj?n P?rez. M?s tarde, seg?n un destacado estudio de la profesora Clementita Calero, y al colocarse la imagen actual, ?sta pas? a la ermita de San Telmo y se cree que luego fue trasladada al convento de San Francisco en esta ciudad.

Despliegue medi?tico.- Las emisoras de radio y televisiones dieron amplia cobertura al d?a grande de julio, como es el caso de Azul Televisi?n del Grupo EL D?A, que retransmiti? en directo la procesi?n y embarque de la Virgen del Carmen y San Telmo, y ofreci? en una tertulia moderada por Sandro P?rgola comentarios sobre aspectos religiosos, culturales y an?cdotas relacionados con este acontecimiento anual.

Durante toda la jornada se sucedieron actividades l?dicas, recreativas y culturales, desde la diana florada de las siete de la ma?ana, la chocolatada en el muelle pesquero, organizada por el ayuntamiento, el torneo Virgen del Carmen de domin?, el campeonato de barajas, concurso infantil de pesca, exhibici?n folcl?rica y gran cuca?a.

Los cuerpos y fuerzas de la Seguridad del Estado, Polic?as Nacional y Local velaron por la seguridad de los festejos, mientras que Protecci?n Civil y Cruz Roja hicieron lo propio para garantizar el bienestar del p?blico.

Comentarios (0)  | Enviar
Carta semanal del Arzobispo de Valencia Don Agust?n Garc?a-Gasco Vicente.

Porque creemos en la educaci?n


Publicada en ?Paraula-Iglesia en Valencia? el 15 de julio de 2007



El derecho y el deber de los padres a la educaci?n de sus hijos y los propios derechos de los ni?os y de los j?venes a ser educados, han de renovar continuamente el sentido y el significado de la concepci?n educativa de la Iglesia. Esto tiene que reflejarse de modo directo en una de las instituciones m?s genuinamente cristianas, como es la escuela cat?lica.

Con el documento ?La escuela cat?lica. Oferta de la Iglesia en Espa?a para la educaci?n en el siglo XXI?, los obispos espa?oles hemos querido lanzar un mensaje de confianza y apoyo hacia la escuela cat?lica y su labor. En tiempos en que muchos experimentan la tentaci?n de huir de su deber de educar, la Iglesia apuesta decididamente por el compromiso con la educaci?n, por el car?cter imprescindible de esta tarea y por el entusiasmo que debe suscitar la vocaci?n de educador y de maestro.

La apertura de la escuela cat?lica ?como de toda escuela? a las situaciones y problemas de nuestra sociedad, debe ser entendida como una condici?n para poder realizar mejor su misi?n, nunca como una ocasi?n para la duda o el desaliento. La escuela cat?lica se entiende con plenitud cuando su cometido social se interpreta desde la realidad m?s profunda que le da sentido: la misi?n misma de la Iglesia, que anima un proyecto educativo en el que se funden arm?nicamente fe, cultura y vida.

Por medio de la escuela cat?lica, la Iglesia local evangeliza, educa y colabora en la formaci?n de un ambiente moralmente sano y firme en el pueblo. Cristo es el fundamento de su proyecto educativo. ?l revela y promueve el sentido nuevo de la existencia y la transforma, y as? capacita al hombre para vivir de manera m?s humana y m?s de Dios, para pensar, querer y actuar seg?n el Evangelio, haciendo de las Bienaventuranzas su norma de vida.

Para mantener vivo y creativo el proyecto de la escuela cat?lica hay que ser consciente de que el Evangelio, con su fuerza y vitalidad, responde a los problemas fundamentales del hombre y contribuye a la articulaci?n de la personalidad en su proceso de maduraci?n. La adhesi?n libre y consciente a Cristo y a su Evangelio permite abrazar diariamente el reto de educar sin desfallecer ante las dificultades.

Los educadores hemos de saber dar respuesta para que los aspectos menos positivos o ambivalentes de nuestra cultura puedan ser adecuadamente interpretados. Las visiones reductivas del progreso, la sobrevaloraci?n de los instrumentos y de la eficacia productiva, la crisis moral que contrapone la libertad a la verdad, o los conflictos que a veces derivan del pluralismo cultural no son impedimentos absolutos de la tarea de educar, sino retos que debemos acometer con una inequ?voca confianza en la fuerza del amor al pr?jimo que nos infunde el Evangelio para desarrollar lo mejor de las personas y de los pueblos.

Padres, madre, maestros y maestras est?n llamados a colaborar estrechamente, a fortalecer su misi?n con la mutua ayuda. Las crisis y los problemas de las familias pueden encontrar una ayuda en las escuelas cat?licas a trav?s de programas formativos o de Escuelas de Padres. Del mismo modo, los maestros y maestras pueden encontrar en la implicaci?n de los padres en la escuela una ayuda esencial para personalizar mejor la educaci?n de sus alumnos.

La comunidad educativa de las escuelas cat?licas tiene que ser mod?lica en la creaci?n de estos estilos de colaboraci?n entre padres y maestros. Tiene que convocar, en el n?mero m?s amplio posible, a personas entusiasmadas por la tarea de educar en el amor, seg?n Cristo, nuestro ?nico Maestro. As?, sin duda, estar? en condiciones de contrarrestar todo aquello que dificulta el verdadero desarrollo de la formaci?n integral, conforme la concibe el humanismo cristiano.

Contribuir al desarrollo de la escuela cat?lica favorece decisivamente al bien com?n, porque hace posible una efectiva libertad de ense?anza, que s?lo es posible cuando concurren distintos proyectos educativos que posibilitan que los padres ejerzan el derecho a la formaci?n religiosa y moral de sus hijos, seg?n sus convicciones.

Ser?a un grave error falsificar el fundamento de la escuela cat?lica o confundirla con una simple actividad laboral. Una escuela o un centro universitario que s?lo sea cat?lico bajo su apariencia nominal supondr?a un fraude en las expectativas de los padres que han confiado la educaci?n de sus hijos, y un fraude a la propia Iglesia cuyo nombre est? utilizando. Una vez m?s, la par?bola evang?lica de los frutos y los talentos que se multiplican nos dan criterios v?lidos para la mejor educaci?n.

Con mi bendici?n y afecto,
Agust?n Garc?a-Gasco Vicente
Arzobispo

Publicado por verdenaranja @ 22:56  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
EUROPA/FRANCIA - En 50 a?os 1.300 sacerdotes franceses ?Fidei Donum?: las iniciativas por el 50? de la enc?clica culminar?n con el Encuentro nacional del 1? de octubre en Lisieux

Par?s (Agencia Fides) - ?La llamada de los Fidei Donum: un camino de 50 a?os? es el t?tulo que caracteriza las iniciativas promovidas por la Conferencia Episcopal Francesa y por las Obras Pontificias Nacionales de Francia para la celebraci?n del 50? aniversario de la publicaci?n de la Enc?clica del Papa P?o XII que se celebra este a?o (21 abril 1957). ?Cincuenta a?os de compromiso en las parroquias, de las di?cesis, de las comunidades, por las Misiones, la cooperaci?n norte/sur: ?esto se festeja!?, subraya el comunicado de las Obras Misionales Pontificias de Francia enviado a la Agencia Fides. El entonces, P?o XII lanz? la alarma en la Iglesia por la falta de sacerdotes y voluntarios laicos en ?frica. Desde entonces 1.300 sacerdotes franceses partieron, 182 congregaciones religiosas francesas se han hecho internacionales. Hoy la cooperaci?n en la Iglesia es rec?proca, del sur hacia el norte y, sobre todo, del sur hacia el sur. Actualmente 1.060 sacerdotes extranjeros ejercitan un servicio pastoral en Francia. Cada Iglesia particular o local es un estado de misi?n. La misi?n est? ya en todos lados.
Para celebrar el 50? de la publicaci?n de la Enc?clica Fidei Donum se han promovido diversas iniciativas. Sobre todo durante este verano numerosos sacerdotes y laicos Fidei Donum franceses estar?n en Francia y participar?n, en sus respectivas di?cesis, en Jornadas Inter-eclesiales con la Delegaci?n Cat?lica para la Cooperaci?n ((D?l?gation Catholique pour la Coop?ration-DCC).
El Lunes 1? de octubre, fiesta de Santa Teresita del Ni?o Jes?s, Patrona de las Misiones, en Lisieux tendr? lugar el Encuentro nacional de los Fidei Donum: m?s de 300 representantes de todas las familias eclesiales de la Misi?n se encontrar?n para una jornada de estudio, di?logo y celebraci?n. Los participantes ser?n acogidos por el Card. Jean-Pierre Ricard, Presidente de la Conferencia Episcopal Francesa. Se propondr?n dos temas sobre la experiencia Fidei Donum ayer y hoy. Por la tarde los sacerdotes Fidei Donum franceses dialogar?n con los sacerdotes Fidei Donum llegados a Francia por algunos a?os. Al final de la jornada est? prevista la Concelebraci?n Eucar?stica presidida por el Card. Ivan Dias, Prefecto de la Congregaci?n para la Evangelizaci?n de los Pueblos. En la jornada participar?n asimismo Su Ecx. Mons. Pierre Pican, Obispo de Bayeux y Lisieux, y Su Ecx. Mons. Olivier de Berranger, Obispo de Saint Denis, Presidente de la Comisi?n Episcopal para las Misiones.
Durante la Semana Misionera Mundial, del 14 al 21 de octubre, se llevar?n los temas de la misi?n a las di?cesis y parroquias por cuantos est?n comprometidos en la misi?n en ?frica, Asia y Am?rica Latina, que testimoniar?n sobre su trabajo de evangelizaci?n. (S.L.) (Agencia Fides 17/7/2007; L?neas: 33 Palabras: 457)

Links:
Para ulteriores informaciones
http://mission.cef.fr

Comentarios (0)  | Enviar
9 de Julio

Despu?s de la visita en la ma?ana de la encantadora ciudad de Varazdin, por la tarde nos trasladamos hasta el castillo de Trakoscan ubicado en el centro de un jard?n en una colina que se levanta sobre un lago artificial.

He aqu? la referencia hist?rica que se nos dio antes de la entrada:

BREVE REFERENCIA HIST?RICA SOBRE
EL CASTILLO DE TRAKOSCAN


Trakoscan est? situado en la parte noroccidental de la cordillera de Zagorje Croata, entre las monta?as Macelj, Ravna Gora y Strahincica. Se encuentra un poco alejado de centros urbanos. Se trata de un representativo monumento cultural e hist?rico, ubicado en un ambiente natural y pintoresco muy especial.

El parque de Trakoscan es uno de los m?s bellos de Croacia. Su frondosa vegetaci?n, sus bellezas naturales y sus espl?ndidas vistas, unidas a diferentes ofertas tur?sticas, hacen de Trakoscan un destino encantador.

El castillo se encuentra ubicado en el centro de un jard?n muy rom?ntico, en una colina que se levanta sobre un lago artificial. Trakoscan fue construido en la segunda mitad del s. XIII como una atalaya dentro del sistema defensivo del Condado de Zagorje. En sus primeros siglos, Trakoscan, al igual que toda la regi?n, pertenec?a a una ilustre familia desconocida. Los primeros propietarios conocidos fueron los condes Celjski, quienes tambi?n pose?an todo el Condado de Zagorje.

A mediados del siglo XV esta familia se extingue y Trakoscan comparte el destino de las restantes ciudades y posesiones, que fueron divididas y repartidas entre diversos due?os. En este reparto, Trakoscan, como propiedad ?nica junto con la ciudad y Feria de Kamenica, pasa primero a ser propiedad del jefe de ej?rcito Jan Vitovec y despu?s a Ivanis Korvin, quien, a su vez, lo dona a su subalterno Ivan Gyulay: Dicha familia conserva el castillo durante tres generaciones hasta que se extingue en el a?o 1566 y el Estado asume su propiedad.

Por los servicios prestados, el rey Maximiliano cede el castillo en usufructo, primero a Juraj Draskovic, ban y cardenal croata, extendi?ndose m?s tarde esta concesi?n tambi?n a sus herederos. Finalmente, el a?o 1584 Trakoscan pasa a manos de la familia Draskovic, que lo conservar? bajo su posesi?n y con una breve interrupci?n hasta la Segunda Guerra Mundial.

Se sabe poco sobre el dise?o arquitect?nico original. Apenas en los gruesos muros surorientales se presupone el palacio original y, sin lugar a dudas, la torre central pertenece a la etapa m?s temprana. Tambi?n la familia Gyulay ampl?a el castillo y ya la segunda generaci?n de los Draskovic lleva a cabo significativas ampliaciones, incluyendo la torre occidental.

Esta torre de artiller?a circular proporciona al castillo una defensa activa con armas de fuego. El escudo y la inscripci?n atestiguan que los hermanos Ivan y Petar Draskovic la construyeron el a?o 1592. En aquella ?poca, Trakoscan ya pose?a sus trazos arquitect?nicos b?sicos que mantiene hasta el d?a de hoy, de lo que se conservan pruebas que remontan al a?o 1667.

Debido a las contiendas entre Gaspar hijo y su yerno Nicol?s Zrinski, a mediados del siglo XVII, el castillo fue da?ado y por ello la familia Draskovic prefiri? vivir en la contigua propiedad de Klenovnik, ya renovada y ampliada. A pesar de ello, en su t?tulo nobiliario conservan el nombre de Trakoscan y siguen renovando y fortificando el castillo, ahora ya con la finalidad de hospedar al ejercito.

A lo largo del siglo XVIII, el castillo, en general, se abandona y parece que la familia Draskovic ya no habita all?. Apenas en la primera mitad del siglo XIX, dicha familia vuelve a interesarse por su castillo titular, ahora con un esp?ritu distinto, como un rom?ntico retorno a la naturaleza y a las tradiciones familiares. Con este esp?ritu, Juraj V Draskovi? restaura el castillo y lo transforma en palacio residencial, tomando corno modelo los rom?nticos palacios residenciales alemanes. Al mismo tiempo se arreglan tambi?n los parques y alrededores con un lago artificial, as? como el correspondiente inventario neocl?sico.

Despu?s de su renovaci?n, llevada a cabo entre los a?os 1840 y 1862, en el castillo habitan distintas generaciones de propietarios, que lo siguen ampliando y modificando. En ese per?odo se construye la torre norte situada encima de la entrada y la terraza cubierta suroccidental.

La colecci?n del museo se realiza por etapas, desde 1952 en adelante y hasta hoy no se ha terminado por completo. En su interior destacan especialmente el Sal?n de los Cazadores, la Sala de M?sica, el Estudio de la pintora Julijana Erdoedy Draskovic, as? como las colecciones distribuidas por el resto de las habitaciones. Cabe destacar la Colecci?n de Armas, con muestras de los siglos XV al XIX.

Tambi?n se puede ver all? una colecci?n de retratos en la que destacan, por su excelente conservaci?n, los de la familia Draskovic v sus familiares, lo que representa una muestra ?nica de retratos de la nobleza a lo largo de tres siglos y medio. Entre ellos sobresale un gran n?mero de retratos infantiles y la obra casi completa de Juliana Erdoedy Drakovic, probablemente una de las primeras mujeres croatas en recibir el t?tulo de pintora acad?mica.

Adem?s, en la colecci?n de cuadros hay que resaltar la interesante colecci?n de oficiales del ej?rcito de Draskovic durante la Guerra de los Siete A?os, muestra de la pintura popular del siglo XVIII, as? como el ciclo aleg?rico Los Cuatro Continentes, del m?s famoso pintor bidermayer de estas regiones, Mihael Stroj.

Entre el mobiliario conservado, el m?s valioso es el del siglo XIX, manufacturado especialmente para el castillo ya renovado, donde algunas piezas lucen el escudo familiar. No hay que menospreciar los muebles del siglo XVII, la cama y los armarios de la misma ?poca y algunos sof?s y sillones de calidad, del per?odo rococ?.

El castillo, tal y corno es hoy, representa un complejo ?ntegro donde se ha conservado la armon?a entre la rom?ntica arquitectura de los parques y la arquitectura residencial, destacando por su val?a los conservados interiores originales.

Versi?n espa?ola: prof. Mar?a Delage


8 de Julio

Desde muy temprano partió desde Zagreb el grupo “Parroquia de La Guancha” hacia el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice que es el más conocido de los parques nacionales croatas.

Nos quedamos maravillados y casi sin palabras ante un paraje donde se alternan lagos, cascadas y manantiales de espectacular belleza. Realizamos la visita a pie a través de senderos y puentes de madera, uno de los lagos lo recorrimos en una silenciosa barca.

El parque tiene una superficie cercana a las 30.000 hectáreas, 22.000 de ellas cubiertas de bosques. La zona que se puede visitar se encuentra en el centro del parque, son 8 km² de valle poblado de bosques, donde la hidrografía ha conformado un paisaje formado por 16 lagos de diferente altitud comunicada por 92 cataratas y cascada. La vegetación se compone en un 90% de hayas.

He aquí unos datos extraídos de hoja oficial informativa:

El parque Nacional 'Los Lagos de Plitvice' por su extensión ( 294.82 km2), es el más grande entre ocho parques nacionales que tiene Croacia. La región de 'Los lagos de Plitvice' fue proclamado parque nacional en el año 1949; de este modo es el parque nacional más antiguo de Croacia. En el año 1979 el parque nacional 'Lagos de Plitvice' fue inscrito en la lista de patrimonio natural mundial de la UNESCO y el parque representa el fenómeno de hidrografía calcárea.

Los lagos se conocen por sus cascadas tobáceas y por el proceso biodinámico constante del crecimiento de la toba, en condiciones hidrológicas específicas. La toba calcárea es una roca caliza porosa formada por sedimentación del carbonato de calcio del agua, la cual forma barreras, umbrales y otras figuras en los ríos y manantiales de regiones calizas. El proceso de la formación de la toba predomina especialmente en las cascadas de los Lagos de Plitvice. Realizándose sin cesar incluso mientras los visitantes disfrutan de su paseo en el parque. Con el crecimiento de la toba aparecen magníficas innumerables cascadas. Con el tiempo, el agua cambia su curso dejando algunas de las barreras secas pero estimula el crecimiento de la toba en otros lugares. Este fenómeno causa una sensación de que los Lagos de Plitvice nunca son los mismos.

Un amplio área del parque Nacional esta cubierto por los ricos bosques y prados, habitat de una diversidad y numerosas especies de plantas y animales. La mayor parte del conjunto de bosque abarcan el conjunto de hayas y abetos. Particularmente, cave mencionar los bosques inexplorados de hayas y abetos de “Corkova ovala”, uno de los más hermosos de Europa. Hablando de su rica flora, hasta ahora se conoce 1267 especies de plantas, de las cuales 75 son endémicas e incluso 55 variedades de especies de orquídeas.

Hasta el momento las investigaciones en el área del parque han encontrado 321 especies de mariposas, 161 especies de aves y 21 especies de murciélagos la cual sólo demuestra la riqueza del mundo animal. Entre los más grandes depredadores, el habitante más atractivo de los bosques e Plitvice es el oso pardo (Ursus arctos).

Uno de los primeros investigadores de este fenómeno natural, el académico lvo Pevalek ya hace tiempo en el año 1937 dijo: 'aguas, lagos, cascadas y bosques hay en otros lugares, pero 'Los lagos de Plitvice' son únicos. "¡tiene que verlos!"

Posibles actividades en el parque: caminata, alpinismo, excursiones en barco eléctrico y tren, tomar fotos, montar en bicicletas, esquí y remo.


7 al 9 de Julio

Tres d?as permaneci? en Zagreb, capital de Croacia, el grupo ?Parroquia de La Guancha? en el circuito programado para los primeros d?as del mes de Julio de 2007.

La joven se?orita Irene fue la que como gu?a nos acompa?? y nos habl? con entusiasmo vivencial de Zagreb y de Croacia.

He aqu? algunos apuntes:

La ciudad se ubica a 120ms, entre los pies del monte Medvednica y el costado norte del r?o Sava. La ciudad se encuentra localizada en la llanura de Panonia que se extiende hasta encontrarse con los Alpes din?ricos, lo que la convierte en un enclave estrat?gico entre Europa central y el mar Adri?tico.

La superficie total de la ciudad es de 641,355 km?.

Zagreb es la ciudad m?s poblada de Croacia, en su ?rea metropolitana, es la ?nica en superar el mill?n de habitantes.
En el ?ltimo censo, realizado en 2005, la ciudad de Zagreb englobaba una poblaci?n de 973.667 habitantes, y el ?rea metropolitana que comprende las localidades de Samobor, Velika Gorica y Zapre?ić, reun?a 1.200.000 personas.
Zagreb es un destino tur?stico adem?s de ser un corredor para los tur?stas de Europa central y occidental que van en direcci?n del mar Adri?tico. La ciudad cuenta con numerosos museos, galer?as, monumentos y parques, que la hacen atractiva. Zagreb es un importante centro de tr?fico, con importantes conexiones ferroviarias, rutieras y a?reas con las grandes ciudades europeas y los balnearios croatas.
La parte hist?rica de la ciudad, la parte alta y Kapol, constituyen la atracci?n principal, constituida por edificios hist?ricos, iglesias, instituciones, restaurantes, caf?s, etc. El acceso a las calles y las plazas puede hacerse a pie a partir de la plaza Ban Josip Jelačić, o por medio del funicular que sale de la calle Tomićeva.

Destacamos:

. Iglesia de San Marcos, con su famoso y colorido techo, se encuentra en reconstrucci?n debido a los da?os que todav?a sufre desde la guerra de los Balcanes. Impresiona el colorido del tejado que est? formado por azulejos tra?dos desde varias regiones de Croacia. Digna de admirar la torre del campanario de la Iglesia.

. Iglesia de Santa Catalina, construida sobre los restos de una antigua iglesia dominica.

. Catedral neo-g?tica de San Esteban, su exterior en plena rehabilitaci?n. En el interior, la esbeltez de las columnas, la impresionante obra del siglo XIV, de nombre Crucifixi?n, realizada por Giovanni da Udine, frescos que datan del siglo XII, criptas de obispos e importantes personalidades de la historia croata, destac?ndose la del cardenal Alojzije Stepinac, que ?sta detr?s del altar mayor.


. El Portal de Piedra que es un peque?o pasadizo entre las calles la ciudad antigua, que contiene una min?scula capilla, donde dicen se apareci? la Virgen. Muchos croatas acuden con devoci?n a rezar, dejar ofrendas y agradecer los favores concedidos. El lugar se encuentra rodeado de infinidad de placas con la palabra 'Hvala' (gracias).


. El cementerio Mirogoj con su entrada principal. En el cementerio se pueden encontrar varios pabellones con tumbas cuidadosamente y art?sticamente elaboradas.

. La Plaza Jelacica, que constituye el aut?ntico centro comercial de Zagreb.

. Los tranv?as circulan por el centro de la ciudad.

Result? muy agradable recorrer a pie algunas de las calles del barrio m?s antiguo de Zagreb.


Art?culo publicado en el Bolet?n "Misioneros Javerianos" JUNIO-JULIO 2007, n?mero 434


ENTRE NOSOTROS
compartiendo una ilusi?n
EL OBISPO GUIDO MAR?A CONFORTI


El Instituto Javeriano, que hab?a nacido el 3 de diciembre de 1895, estaba dando sus primeros pasos con logros y dificultades. Conforti hab?a tenido la alegr?a de enviar los dos primeros misioneros a China, alegr?a que se transforma en tristeza cuando uno muere al poco tiempo y el otro regresa a Italia y luego deja la Congregaci?n. Por otra parte, el n?mero de aspirantes va creciendo, se comienza la construcci?n de la nueva casa javeriana en Parma ?la que hoy es la Casa Madre? y se van produciendo las primeras ordena?ciones, una cada a?o, y los siguientes env?os de javerianos a China. Muchas eran las preocupaciones y los desvelos de Conforti, su presencia era funda-mental, en estos primeros a?os, en la familia misionera naciente. A esto hay que sumar que segu?a siendo Vicario General de la di?cesis de Parma.

La actividad de Conforti es m?ltiple, la dedicaci?n al naciente Instituto Javeriano intensa y necesaria, por ello le cae como un jarro de agua fr?a la propuesta que le hace el Papa Le?n XIII: nombrar-le arzobispo de R?vena.

El Papa Le?n XIII

Hac?a tiempo que el Papa deseaba mandar a Conforti como pastor de alguna di?cesis italiana, pero la oposici?n de Mons. Magani, obispo de Pasma, del cual Conforti era Vicario General, hab?a hecho al Papa desistir del empe?o. Finalmente, el Papa Le?n XIII llama a Conforti a Roma y le comunica su decisi?n de nombrarle arzobispo de R?vena. Conforti se siente abrumado por tal propuesta, para la cual no se siente a la altura, y preocupado por la suerte de su Familia Javeriana que est? en los primeros y trabajosos a?os de vida. En todo caso como hombre de fe y obediente al Papa acepta; ser? consagrado obispo el 11 de junio de 1902, en la Bas?lica de San Pablo extra muros de Roma.

R?vena y Parma

Mons. Conforti es arzobispo de R?vena durante algo m?s de dos a?os. Las dificultades encontradas en esta di?cesis, su incondicional dedicaci?n al trabajo y su delicada salud, hacen que presente su renuncia al estimar que no puede dedicarse a esta di?cesis con la plenitud de sus fuerzas; el Papa acepta esa renuncia en octubre de 1904.

Es un duro golpe para Conforti tener que renunciar a un encargo que el Papa le ha encomendado, le consuela la posibilidad de regresar a su familia Javeriana, de poder seguir y acompa?ar su crecimiento.

No dur? mucho su estancia en la casa-comunidad javeriana de Parma. Su salud hab?a mejorado y el Papa P?o X le nombra obispo coadjutor con derecho a sucesi?n del obispo de Parma Mons. Magani, era el 24 de septiembre de 1907. Inesperadamente, el Obispo
Magani muere en diciembre del mismo a?o, con lo cual Conforti pasa a ser obispo de Parma, servicio en el que permaneci? 25 a?os, hasta su muerte el 5 de noviembre de 1931, ten?a 66 a?os.

Actividad pastoral

Durante su largo episcopado en Parma, el obispo Conforti se preocup?, particularmente, por la pureza de la doctrina cristiana, de ello hizo su principal empe?o pastoral. Promovi? la formaci?n de clero y del pueblo cristiano, instituy? es-cuelas de doctrina cristiana en todas las parroquias preparando catequistas para este servicio. Fue el primer obispo italiano que organiz? una semana diocesana de estudio sobre la catequesis.

Realiz? cinco visitas pastorales en la di?cesis, visitando todas las parroquias, cuando estaba por terminar la quinta le sorprendi? la muerte. Celebr? dos s?nodos diocesanos e instituy? y promovi? la Acci?n Cat?lica, sobre todo para j?venes. Prest? particular atenci?n a la formaci?n del clero y al seminario diocesano.

Pasi?n apost?lica

Su gran pasi?n apost?lica y pastoral le hizo estar cercano a todo g?nero de personas, de todas las condiciones y edades, y a toda clase de instituciones. Nada, de lo referente a la vida religiosa de sus fieles, escap? a su atenci?n y a su dedicaci?n pastoral: la restauraci?n y construcci?n de templos parroquiales, la cultura y la piedad del clero, las asociaciones, la prensa cat?lica, las misiones populares, los Congresos Eucar?sticos y Marianos, los Congresos de la Acci?n Cat?lica.

En sus discursos de toma de posesi?n, tanto en R?vena como en Parma, dir?a expresamente ?que las personas m?s queridas para ?l en su trabajo pastoral eran las que no estaban en la iglesia, las que no ten?an el privilegio de conocer y amar a Jes?s, a todos ellos quer?a anunciar a Jes?s y su Evangelio?. Pas? en medio de la gente beneficiando a todos, prestando atenci?n y cuidados a todos, socorriendo en momentos de necesidad, esparciendo sobre todos las bendiciones de Dios.

El obispo Conforti, en medio de su pueblo, anunci? a Cristo y su Evangelio, fue maestro y modelo para iluminar, sanar y conducir a Dios a sus diocesanos, corno obispo, y a la humanidad como padre de misioneros.

P. Luis P?rez Hern?ndez s.x.

Publicado por verdenaranja @ 0:53  | Art?culos de inter?s
Comentarios (0)  | Enviar
Art?culo publicado en el Bolet?n "Misioneros Javerianos" JUNIO-JULIO 2007, n?mero 434.
Para ver primera parte AQUI
Para ver segunda parte AQU?


LA INCULTURACI?N EN EUROPA (III)


P. Carlos Collantes


En el ?ltimo n?mero escrib?amos que somos al mismo tiempo herederos y creadores de cultura, dejando abierta una cuesti?n: ?C?mo crear cultura ?en cuanto cristianos? en nuestra Europa actual tan pluralista y fragmentada, tan llena de posibilidades y de contradicciones, tan capaz de generar y ofrecer altos niveles de bienestar a millones de ciudadanos y de crear al mismo tiempo esclavitudes sutiles o manifiestas?

Dos rasgos claves definen nuestra cultura desde hace siglos: el valor de la persona y el sentido de la libertad. Ambos rasgos tienen un trasfondo b?blico. Los relatos de la creaci?n colocan al ser humano en la cima de la acci?n creadora de Dios, creado a imagen de un Dios Creador y misterio de comuni?n, creado con capacidad de dialogar y responder a Dios, creado libre y responsable. Dotado de una dignidad inviolable, sagrada. A partir del Renacimiento, se inicia una ?revoluci?n? en la manera de pensar ?en las ciencias, en la filosof?a, en la moral? al ser humano que se convierte en el centro y en la medida de todas las cosas. Es la emergencia del individuo

Sin ataduras

Desde entonces la valoraci?n del, individuo es una de las conquistas m?s importantes de nuestra cultura moderna. El individuo libre y protagonista de su propio destino y desarrollo ir? ocupando el centro del pensamiento en Occidente. Cada ser humano es ?nico e irrepetible,

no es un n?mero ni una pieza de un conjunto familiar o de un engranaje social. Los derechos humanos conquistados len-ta y progresivamente tiene ah? su punto de partida: la dignidad del ser humano. Y as? lo reconocen las diferentes declaraciones de derechos humanos. Esta convicci?n, presente hoy en el esp?ritu de las personas, ha favorecido la libertad y el progreso humano y social.

Siglos han transcurrido, y de la justa valoraci?n del individuo hemos pasado a la exaltaci?n del individuo, y de ah? a un individualismo exacerbado. Nuestra cultura favorece la creaci?n de individuos liberados de toda autoridad ?autoridad de la tradici?n y de la comunidad?, favorece la emergencia de individuos que quieren vivir sin ?ataduras?, sin ?v?nculos?, sin dependencias, queriendo disfrutar de una libertad sin frenos. Respiramos a veces un hiperindividualismo miope. En el fondo, el individualista no se siente vinculado de verdad a nada ni a nadie. Ni a tradiciones ni a colectividades humanas. Busca relaciones que refuerzan su satisfacci?n o su autoestima, relaciones pro-fundamente interesadas.

El ?yo? que aparece en tantos reclamos y anuncios publicitarios es un yo narcisista, obsesivamente colocado en el centro, un yo encerrado en s? mismo, prisionero de objetos y de sensaciones ef?meras, lleno de s?, vac?o en el fondo. Anuncios lisonjeros que construyen un yo profundamente inmaduro, obsesionado por su propio bienestar. ?Estar bien consigo mismo? se ha convertido en el supremo ideal de vida para muchos.

?Qu? libertad?

Hemos sido creados libres y responsable, y ambas: libertad y responsabilidad van unidas. Nuestro modelo m?s logrado y perfecto es Jes?s, paradigma de hombre libre, y para ?l la libertad es servicio, don de s? mismo hasta la entrega de la propia vida. Frente a esta libertad solidaria, ?exigente?, entendida y vivida como un ser-vicio y una entrega, se exalta otra libertad entendida ?nicamente como disfrute individual, expresi?n ?a veces? del m?s puro ego?smo. Una libertad marcada por el ambiente hedonista de fr?vola superficialidad, de miopes horizontes, libertad que termina en el vac?o de un yo sin ra?ces, un ser fragmentado cuya conciencia parece reducirse a un conjunto yuxtapuesto de flash.

Y en lugar de la libertad solidaria, en otros ?mbitos se difunde e inocula esa otra concepci?n ?liberal? de una libertad ego?sta, falaz donde predomina la b?squeda del propio inter?s, del beneficio, de la m?xima rentabilidad. Una libertad sin frenos aplicada al orden econ?mico, y defendida por el liberalismo econ?mico ?ultraliberalismo agresivo en nuestros d?as? que s?lo beneficia a los m?s poderosos, libertad del pez grande para comerse al chico. En nombre de la libertad de unos pocos privilegiados una gran mayor?a es privada, excluida del derecho a la justicia. Nos ofrecen migajas de libertad, libertad para escoger diferentes marcas del mismo o parecido producto en el supermercado del barrio pero no el tipo de sociedad que queremos. Hace unos meses pod?amos o?r y ver en la televisi?n un anuncio descarado. Un banco, claro. El anuncio manipulaba el c?lebre: ?libertad, igualdad, fraternidad?, traduci?ndolo por ?libertad, igual-dad y rentabilidad?. ?Desfachatez? ?cinismo? o simplemente ?realismo? ?La fraternidad es cosa de ingenuos, de est?pidos o de idealistas! y lo que se lleva es el negocio, el beneficio, la rentabilidad; libertad para enriquecerse y para generar desigualdades. iQu? lejos estamos de la fraternidad universal, de la b?squeda de condiciones de vida dignas para todos! Si ser persona consiste en ser libre y al mismo tiempo, en estar ligado, ?es posible la libertad sin interdependencia, sin fraternidad, sin ?ataduras? de amor?

Influjo social

Compartir los bienes es una exigencia de la justicia. El mundo, su progreso ha sido confiado por Dios al ser humano, y si queremos de verdad que el desarrollo sea humano es preciso que los bienes y recursos lleguen a todos hasta alcanzar una distribuci?n justa, solidaria, sin olvidar las generaciones futuras. Los bienes de la creaci?n est?n destinados a todos los seres humanos. Una propiedad privada que no sea solidaria, que no respete el destino universal de los bienes de la tierra se convierte en fuente de divisi?n, de explotaci?n, de conflictos.

Nuestra sociedad-cultura ejerce un enorme influjo sobre nosotros y sobre nuestras comunidades cristianas, nos es necesaria y saludable una actitud de vigilancia evang?lica sobre nues?tra escala de valores, nuestros criterios de juicio, o sobre nuestras actitudes m?s o menos ?espont?neas?.

?C?mo conjugar y armonizar independencia individual y mutua dependencia? ?Qu? visi?n del ser humano podemos aportar los cristianos a nuestra sociedad? Por ah? puede ir una de nuestras aportaciones m?s v?lidas a nuestra cultura. Un tipo de persona solidaria, comunitaria, entregada, servicial, responsable de los dem?s, de la sociedad, de la historia, animada por el gozo y la esperanza del Resucitado, opuesta a ese individuo aislado, egoc?ntrico, preocupado de manera obsesiva e inmadura por su bienestar, su imagen, su exclusivo inter?s.


?En la medida en que la niebla del individualismo envuelve e impregna a las personas, la conciencia sentida de estar ligados a Dios, vinculados a una comunidad, interiormente orientados a ser fieles y solidarios, invitados con apremio a amar, se vuelve m?s ?contracultural?, m?s extra?a. ?Quien no ama no conoce a Dios?. El individualismo puede inducir a lo sumo a formas de religiosidad que pretenden sobre todo el bienestar psicol?gico del individuo. Algunos ?nuevos movimientos religiosos? parecen responder a esta necesidad. No es, pues, sorprendente, la apat?a de tantos conciudadanos a aceptar la doctrina y la vida cristiana propuestas por la Iglesia?. (Carta pastoral de los obispos de Pamplona, Bilbao, San Sebasti?n y Vitoria, 2005)

?Hay un tipo de hombre que est? presidido por los productos ?light?, un hombre superficial que tiene cuatro ingredientes: hedonismo ?placer y m?s placer?, consumismo ?tanto tienes tanto vales?, permisividad ?haz lo que quieras? y relativismo ?nada tie?ne importancia?. Es un tipo de hombre brutal, devastador.? (Enrique Rojas, psiquiatra)

Publicado por verdenaranja @ 0:26  | Art?culos de inter?s
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 17 de julio de 2007
16 de Julio

La Hermandad de Ntra. Sra. del Carmen fue fundada el 20 de Noviembre de 1925 y pervivi? en la parroquia de La Guancha hasta la d?cada de los a?os sesenta del siglo XX. Actualmente ha desaparecido. No obstante la devoci?n a Mar?a en esta advocaci?n del Monte Carmelo subsiste a?n en muchos de nuestros fieles como signo de un arraigado pasado. Por eso todos los a?os al llegar el 16 de Julio se celebra el d?a en honor a la Patrona del Mar con solemnidad: Repiques de campanas, adornos florales en torno a la imagen, Eucarist?a con homil?a y cantos. Un grupo numeroso de vecinos acudieron al templo.
La imagen del Carmen se adquiri? en el a?o 1922 y se coloc? en una hornacina dentro del Cuadro de las ?nimas en el 1923, donde permaneci? hasta 1992.

ZENIT publica una reflexi?n del doctor Renzo Puccetti, especialista en Medicina Interna y secretario del comit? Ciencia & Vida (Scienza & Vita) de Pisa-Livorno, sobre los factores que empujan a la petici?n de la eutanasia.



Entre los argumentos m?s recurrentes para respaldar la eutanasia como derecho de la persona existe el que se apoya en el principio de autonom?a, seg?n el cual, etimol?gicamente, cada uno deber?a ser aut?s-n?mos, ley de s? mismo. M?s all? de la cuesti?n central de un principio de autonom?a tan dilatado como para poder superar cualquier otra consideraci?n, asume relevancia no omisible verificar cu?nta autonom?a existe en la decisi?n del paciente que realiza una petici?n de eutanasia. Para ayudarnos a dar alg?n paso m?s en un campo verdaderamente complejo y delicado, puede ser ?til resumir la panor?mica de la literatura m?dico-cient?fica ofrecida por la doctora Maria Cristina Del Poggetto, especialista en psiquiatr?a y en psicoterapia sist?mico-relacional, en el curso del congreso sobre cuidados al final de la vida, que ha tenido lugar en la Facultad de Medicina de Pisa en las pasadas semanas, organizado por la Asociaci?n Ciencia & Vita (Associazione Scienza & Vita) de Pisa y Livorno.

Las dimensiones del fen?meno son bastante contenidas, pero no despreciables; seg?n las diversas casu?sticas el porcentaje de pacientes afectados por una enfermedad que ha llegado a la fase terminal y que en un momento dado est? dispuesto a pedir la anticipaci?n de la muerte gira entre el 1% y el 5%. Es adecuado evidenciar la clara diferencia que existe entre actitud, deseo y petici?n de eutanasia, dado que los deseos son fluctuantes, ambivalentes y subordinados a condiciones hipot?ticas. En la base de la petici?n eutan?sica se encuentran tanto factores ligados a la condici?n del paciente como factores externos a ?l.

Entre los primeros, el elemento que empez? a llamar la atenci?n de los investigadores fue verificar si en la base de la petici?n de eutanasia pod?a haber una condici?n de depresi?n. Tras una serie de se?alaciones no un?vocas, en 2000 el psiquiatra William Breitbart public? en la prestigiosa revista m?dica JAMA un estudio en el que, entre los pacientes afectados por tumores en fase terminal con deseo de muerte, la depresi?n ten?a una incidencia del cu?druple. Datos confirmados por un estudio sucesivo de 2002 por parte del m?dico [especialista en cuidados paliativos] Eoin Tiernan. Sin embargo, a pesar de estas evidencias, un grupo de investigadores holandeses, en cuyo pa?s la eutanasia es legal, hipotiz? que los pacientes holandeses que reiteradamente planteaban la ponderada petici?n de eutanasia eran los no deprimidos. Pero los resultados del estudio holand?s hicieron cambiar de opini?n a los propios investigadores: entre los pacientes que ped?an la eutanasia la incidencia de depresi?n result? superior al cu?druple. Con todo, a pesar de estas evidencias, los autores holandeses incre?blemente no recomendar?an la consulta psiqui?trica todas las veces que existe una petici?n de eutanasia por el hecho de que s?lo en el 9% de los casos ello har?a cambiar de idea al m?dico de cabecera. Todos los estudios son adem?s concordes en mostrar una clara infrautilizaci?n y un retraso en la administraci?n de f?rmacos antidepresivos en estos pacientes; como si la depresi?n en estas personas fuera algo normal y no una patolog?a que se a?ade a otra patolog?a, cuya falta de atenci?n desemboca en una injustificada e inaceptable discriminaci?n.

Se debe en especial a otro investigador, el psiquiatra canadiense Harvey Max Chochinov, el reconocimiento de la importancia de otro elemento, diferente a la depresi?n, en la g?nesis de la idea suicida de los pacientes llegados a la fase terminal de su enfermedad: la hopelessness (desesperaci?n). El mismo autor elabor? un prometedor modelo psicoter?pico, conocido como dignity therapy, a trav?s del cual, entre otras cosas, se busca ayudar a la persona a no identificarse con la propia enfermedad. La literatura m?dico-cient?fica est? adem?s de acuerdo en subrayar la importancia de la condici?n espiritual del paciente; un elevado nivel de espiritualidad se opone a la desesperaci?n y reduce la ideaci?n suicida.

Otro elemento a?adido, sospechoso de contribuir a la petici?n de eutanasia, es el ?s?ndrome por desmoralizaci?n?, identificado en 2001 por David Kissane, al frente del Departamento de Psiquiatr?a del Memorial Sloane-Kettering Cancer Center. Se trata de una condici?n caracterizada por desesperaci?n, p?rdida del sentido de la vida y estr?s existencial que el paciente limita sin embargo s?lo al futuro. Adem?s de estas variables que expresan el estado psicol?gico del paciente, se han identificado ya numerosos factores capaces de empujar a la persona gravemente enferma a pedir la eutanasia. Entre estos, la impresi?n de haberse convertido en una carga para los dem?s, la menor cohesi?n familiar, pero tambi?n el menor adiestramiento psicoter?pico del m?dico de cabecera y la voluntad de estos de anticipar la muerte del paciente, condici?n asociada a una mayor tasa del s?ndrome de burn-out, que lleva al desapego emocional del especialista respecto al asistido.

Frente a la complejidad del cuadro reci?n trazado, adquiere un peso no f?cilmente eludible la postura de aquellos que consideran la petici?n de la eutanasia del paciente como un desaf?o no s?lo humano y ?tico, sino tambi?n m?dico en el sentido m?s tradicional, en las vertientes diagn?stica y terap?utica. ?Es necesario intentar entender cu?l es el problema?, declar? la pionera de los cuidados paliativos, la doctora Elisabeth Kubler-Ross. Frente a la petici?n de eutanasia las respuestas sugeridas por los m?dicos [especialistas en cuidados paliativos] australianos en el n?mero de septiembre de la revista Palliative Medicine van en la direcci?n de la escucha del paciente para poder comprender, ayudar y atender; ante tal petici?n, responder sencillamente ?s?? es inapropiado y casi siempre ilegal; responder ?no? deja al paciente en un estado de abandono. Buscar hablar con el paciente para entender qu? le empuja a pedir morir es el camino indicado por los m?dicos en el art?culo.

Al m?dico esc?ptico que en un foro on line afirmaba la normalidad de la depresi?n si se tiene ?un c?ncer terminal e irreversible?, la se?ora Stefania respondi? as?: ? [...] ha dicho bien, ?qui?n no estar?a deprimido con un c?ncer terminal! Mire: quien le escribe es una madre que ha perdido a una hija hace s?lo cuatro meses, una hija maravillosa de 23 a?os. En cuanto le diagnosticaron la enfermedad luch? con todas sus fuerzas; despu?s, con los primeros fracasos terap?uticos, especialmente tras gran sufrimiento, comenz? a dejarse ir, alej? a su novio, dej? los estudios y empez? a desear la muerte. Afortunadamente encontr? a una buena psiquiatra que con s?lo una pastilla de antidepresivo y alguna sesi?n terap?utica devolvi? a mi hija la fuerza para luchar; retom? los estudios universitarios, consigui? el carnet de conducir, prepar? la tesis de licenciatura, recomenz? su vida de joven "normal", a?n sufriendo. Todo esto ocurr?a entre sesi?n y sesi?n de quimio, una intervenci?n de apendicectom?a, una embolia pulmonar, un infarto pulmonar, una micosis pulmonar, un trasplante de c?lulas estaminales, etc?tera. Sosten?a que eran accidentes del camino... Cuanto peor estaba, m?s se aferraba a la vida. Todos en la familia constatamos que el deseo inicial de "muerte" se deb?a a una fuerte depresi?n. No le niego que mi hija fue ayudada tambi?n por un buen padre espiritual que estuvo cerca de ella hasta la muerte; una muerte que le lleg? estando alerta, serena y rodeada de m?dicos preparad?simos de la secci?n de hematolog?a de Santa ?rsula de Bolonia?.

?S?! M?dicos, m?dicos hasta el final.


-----------------------------------------------------
Bibliograf?a:

-- Johansen S et al. Palliat Med 2005, 19: 454-60.
-- Breitbart W et al. JAMA Dec 2000 13;284(22):2907-11.
-- Tiernan E et al. J R Soc Med 2002;95:386-390.
-- Van der Lee ML et al. J Clin Oncol 2005, 23: 6607-12.
-- Chochinov HM et al. Psychosomatics. 1998 Jul-Aug;39(4):366-70.
-- McClain-Jacobson C et al. Gen Hosp Psychiatry. 2004 Nov-Dec;26(6):484-6.
-- Kelly B et al. Psychosomatics 2004; 45: 311-8.
-- Hudson PL et al. Palliative Medicine 2006; 20: 693-701.
-- Grassi L. et al. J Pain Symptom Manage. 1999 Mar;17(3):188-96.
-- Hudson PL et al. Palliative Medicine 2006; 20: 693-701

Comentarios (0)  | Enviar
AMERICA/MEXICO - ?J?venes de Jesucristo, disc?pulos y misioneros? lema del 9? Congreso Nacional Juvenil Misionero que ver? reunidos a 12.000 j?venes para ?que Cristo llegue a todos los rincones de la tierra?

Guadalajara (Agencia Fides) - Del 26 al 29 de Julio pr?ximo se llevar? a cabo en la ciudad de Guadalajara, el 9? Congreso Nacional Juvenil Misionero (CONAJUM), bajo el lema ?J?venes de Jesucristo, disc?pulos y misioneros?, organizado por las Obras Misionales Pontificias de M?xico junto con la Comisi?n Episcopal de Misiones de la Conferencia Episcopal. Los Congresos juveniles misioneros se realizan cada tres a?os en el pa?s. Se espera la participaci?n de unos 12.000 j?venes de todas las di?cesis de M?xico junto con Obispos, religiosos y religiosas involucrados en el servicio de la juventud misionera de la Iglesia.
Ser? un encuentro de reflexi?n, oraci?n, celebraci?n, animaci?n y convivencia. Se trata de una verdadera fiesta juvenil misionera llena de alegr?a, en la que los j?venes presentes, adem?s de expresar p?blicamente su fe y su convicci?n de creyentes, podr?n participar en diferentes eventos, como conferencias, Eucarist?as, conciertos, y escucha e intercambio de experiencias en tierras de misi?n. Durante todo el mes de junio la Arquidi?cesis de Guadalajara ha venido preparando este Congreso con Precongresos juveniles misioneros en nueve de sus catorce vicarias, para animar a los j?venes que participar?n en el CONAJUM.
El Congreso comenzar? el jueves 26 con un festival misionero. A continuaci?n Su Em. el Cardenal Juan Sandoval I?iguez, Arzobispo de Guadalajara, inaugurar? una Exposici?n Misionera. Tendr? lugar despu?s la ceremonia de apertura con la participaci?n del Cardenal I?iguez, del P. Guillermo Alberto Morales, Director Nacional de las OMP de M?xico y del P. Carlos Navarrete, encargado de la Liga Misional Juvenil y asesor de la Propagaci?n de la Fe. La jornada concluir? con la Eucar?stica presidida por Su Exc. Mons. Christophe Pierre Nuncio Apost?lico en M?xico. La ceremonia de clausura iniciar? con una magna peregrinaci?n con la Imagen de Nuestra Se?ora de Zapopan, que partir? de su bas?lica el domingo 29 de julio, a las 8 de la ma?ana, y concluir? en el Auditorio Benito Ju?rez, con una celebraci?n Eucar?stica, presidida por el Cardenal. Durante la misma tendr? lugar el env?o misionero y el compromiso de la Juventud Misionera.
Entre los temas que se tratar?n durante el Congreso est?n: ?Al inicio del Tercer Milenio?, ?Vivimos nuestra Fe con gratitud?, ?Disc?pulos y Misioneros de Jesucristo?, ?Para que nuestros pueblos en El tengan vida?, ?J?venes de Jesucristo, disc?pulos y misioneros?.
La Conferencia Episcopal Mexicana ha envidado una carta a los seminaristas del pa?s invit?ndoles a participar en este evento misionero: ?Esperamos su asistencia - se lee en la carta - pues unidas todas las fuerzas eclesiales del pa?s, es como ser? posible nuestra tarea de animaci?n misionera a la juventud mexicana y tambi?n el entusiasmarnos juntos como Iglesia misionera para que Cristo llegue a todos los rincones de la tierra, con la contribuci?n de quienes el Se?or Jes?s, nos tiene encomendada esta tarea?. (RG) (Agencia Fides 17/7/2007 L?neas: 37 Palabras: 492)

Links:
Para mayor informaci?n
http://www.conajum.org

Comentarios (0)  | Enviar
6 de Julio

En el circuito programado para este a?o de 2007 en el mes de Julio el grupo ?Parroquia de La Guancha? dedic? un d?a a la visita de la interesante ciudad de Ljubljana que, aunque no dispone de atracciones de renombre mundial, tiene historia, tradici?n, estilo, arte y cultura, y una atm?sfera centroeuropea y mediterr?nea. Est? situada cerca de lo mayores lugares de inter?s de Eslovenia lo que la constituye en el punto de partida para descubrir la diversidad de los paisajes del pa?s. Es una de las m?s peque?as y encantadoras capitales de Europa: la ciudad cuyo nombre significa "amada".

Un joven gu?a local nos fue conduciendo por los distintos lugares, al mismo tiempo que nos describ?a su situaci?n geogr?fica, historia, lugares emblem?ticos, an?cdotas.

A continuaci?n unas anotaciones:


ALGO SOBRE SU GEOGRAF?A Y CLIMA

Ljubljana est? situada en una cuenca entre el Karst y las regiones alpinas, a 298 metros por encima del nivel del mar. Es lo suficientemente grande como para contener todo lo que una capital deber?a tener, y lo bastante peque?a como para preservar la individualidad de sus habitantes. Es una ciudad con alma, caracterizada por un casco antiguo barroco asentado en la falda de la colina del castillo, por unas mansiones del estilo Art Nouveau, y por las obras maestras del arquitecto mundialmente conocido Joze Plecnik.

Tiene un clima continental influido por el c?lido mar Adri?tico y la fr?a cordillera alpina. El mes m?s fr?o es enero, con una temperatura media de -2 ?C y el mes m?s caluroso es julio, cuya temperatura media est? alrededor de los 20?C."

EL R?O, EL CASTILLO Y EL DRAG?N

El r?o, el castillo y el drag?n son siempre puntos de referencia en el caminar por Ljubljana. Nadie se pierde.

EL R?O

El r?o Liublianica (tambi?n llamado "El r?o de los siete nombres"), cuyo nacimiento est? localizado en la regi?n del Karst, fluye a lo largo de la ciudad entre las colinas del castillo y de Roznik. Desemboca en el r?o Sava, a diez kil?metros al noreste del centro de la ciudad. El canal de Gr?ber fue construido en 1780 entre las colinas del castillo y de Golovec para aliviar las inundaciones del Liublianica. El r?o, que serpea pac?ficamente por L?ubliana y en donde ya ha sido construida una presa, tuvo una influencia estimulante sobre la ciudad en el pasado, determinando su latido durante muchos siglos. Plecnik otorg? un nuevo aspecto a las orillas de Liublianica. Reforz? los lados, dise?? caminos para pasear y tambi?n renov? los numerosos puentes, incluyendo el Puente de Trnovo, el Puente de los Zapateros y los c?ntricos Tres puentes que dan a la ciudad un encanto especial.

EL CASTILLO DE LIUBLIANA

Tanto Grad (la colina del castillo) como su fortaleza, el Castillo de Liubliana, son un legado natural. Estas dos caracter?sticas se funden en el s?mbolo y en la marca distinguida de la ciudad de Liubliana. As? Liubliana es una de las ciudades europeas cuyo origen medieval se reconoce por un castillo que se halla sobre una colina, y por una ciudad amurallada abajo.

La investigaci?n arqueol?gica ha comprobado la presencia continuada del hombre en Grad desde 1200 a.c.

El castillo actual es posterior a aqu?l que fue sede del dominio feudal de los duques carintianos Spanheim. Ellos fundaron la ciudad entre 1220 y 1246 en la falda de la colina donde se situaba el Castillo. En 1335 el castillo, que fue el centro de la provincia de Carniola durante muchos a?os, pas? a ser propiedad hereditaria de los Habsburgo. El castillo actual, m?s grande que los anteriores, fue construido por orden del Duque y m?s tarde del Emperador Federico III. Tuvo su origen en un plan deliberado durante la segunda mitad del siglo XV para construir una fortaleza con un espacioso patio dentro de un fuerte con un per?metro circular amurallado, que comprendiera las torres de las esquinas y las dos torres de la entrada. Aparte de la capilla g?tica del castillo que fue consagrada en 1489, todo el interior de los actuales edificios del castillo tuvieron su origen en los siglos XVI y XVII, cuando se formaron las estructuras principales y las siluetas caracter?sticas del castillo. Esa fue la ?poca de oro del Castillo de Liubliana. Hasta 1848 no apareci? el mirador, elemento caracter?stico del complejo del castillo, como se puede ver en las ilustraciones del historiador Valvasor.

Hasta 1814 el castillo estaba en tan mal estado que lo utilizaron de c?rcel durante cierto tiempo. En 1905 las autoridades de la ciudad de Liubliana se lo compraron al Estado ya que exist?an serias intenciones de restaurarlo. El arquitecto Joze Plecnik lo consideraba la corona de la ciudad y la acr?polis cultural eslovena, pero sus ambiciosos planes nunca se realizaron.

En 1962-63 los ?ltimos residentes del castillo obtuvieron alojamiento en la ciudad, empezando de esta manera la primera investigaci?n y restauraci?n sistem?tica del castillo. Este proyecto ha estado en proceso desde mediados de 1980 y en la actualidad est? acerc?ndose a su finalizaci?n.

En 1990 fue inaugurada la torre pentagonal de la entrada y en 1992, en el d?a de San Jorge fue consagrada la capilla de San Jorge (el patr?n de Liubliana). La capilla est? decorada con pintorescos escudos de armas de los gobernadores provinciales de Carniola (1747).

El moderno dise?o del castillo como un monumento con nuevas funciones est? relacionado con la vida de la ciudad con el fin de conjugar al mismo tiempo arte y cultura, adem?s de facilitar el abastecimiento e instalaciones tur?sticas.

El sal?n de bodas de la ciudad est? localizado en una de las secciones de los pisos de arriba. La planta baja ahora es un espacio de recepci?n que consta de un caf? que ya se ha convertido en un popular lugar de encuentro tanto para los residentes de Liubliana como para los visitantes. El mirador ha estado abierto al p?blico durante muchos a?os y ahora lo complementa un Museo Virtual que ofrece un panorama interesante de la historia de la ciudad. El patio ahora est? transformado en un escenario muy agradable para presentar eventos culturales y funciones sociales durante los meses de verano.

EL DRAG?N

Seg?n la leyenda, el fundador de Liubliana fue el pr?ncipe griego Jas?n junto a sus compa?eros, los Argonautas. Seg?n la leyenda Jas?n y los Argonautas, huyendo del rey Aites, a quien hab?an robado el Tois?n de Oro, navegaron del Mar Negro por el r?o Danubio, del r?o Danubio al r?o Sava, y del r?o Sava al r?o Liublianica. Aqu? fue donde Jas?n encontr? a un monstruo terrible con quien combati? y a quien mat?. Este monstruo fue el drag?n de Liubliana que ahora reside encima de la torre del Castillo de Liubliana, representado en el escudo de armas."

LIUBLIANA EN EL PASADO
Y HOY EN D?A


La posici?n geogr?fica de Liubliana ha determinado su pintoresco pasado. El flujo migratorio de las diferentes naciones discurri? a trav?s de la Puerta de Liubliana, parte de la entrada natural desde Europa Central hacia el Mediterr?neo, los Balcanes y la Europa del Este. As? que no es sorprendente que las colonias de los poblados lacustres, y luego de los ilirios y de los celtas se asentaran en esta regi?n hace ya m?s de s000 a?os.

En el tiempo de la hegemon?a romana, del siglo I a.C. hasta el siglo V d.C. el asentamiento en el lugar de la Liubliana actual se llamaba Emona.

Posteriormente Emona fue frecuentemente invadida por los b?rbaros, y en el 452 d.C. fue finalmente destruida por los hunos bajo Atila. Los eslavos empezaron a colonizar este territorio en el siglo VI d.C. Se sabe poco de la colonizaci?n primera de Ios eslavos, pero antiguas tumbas eslavas, localizadas en partes diferentes de Liubliana, confirman el desarrollo gradual de su poblaci?n. La primera autoridad feudal fue establecida en la regi?n de Liubliana alrededor del a?o 1000 d.C, siendo Liubliana su centro.

Se menciona por primera vez el nombre de Liubliana en testimonios escritos entre los a?os 1112 y 1125. Su resurgir hist?rico comienza en el siglo XIII cuando pas? a ser la capital de la provincia de Carniola. Ya en 1335 se encontrar?a bajo la autoridad de los Habsburgos.

Desde el final de los tiempos medievales Liubliana asumi? gradualmente el papel de la capital cultural eslovena. El protestantismo esloveno, el movimiento social m?s fuerte del siglo XVI, influy? decisivamente en esto. Fue entonces cuando Liubliana se mostraba como un lugar de encuentro del sentimiento nacionalista. Aqu? trabajo Primoz Trubar, que entreg? a los eslovenos su primer libro impreso en 1550, y muchos a?os despu?s France Preseren e Ivan Cankar, dos importantes personajes de la lucha por la libertad cultural y pol?tica de la naci?n eslovena, producir?an aqu? tambi?n su obra literaria.

En 1693 fue fundada la academia cient?fica: la Academia operosorum Labacensis. Fue establecida seg?n el modelo de las academias cient?ficas italianas y entre otras cosas incentiv? la construcci?n de la primera biblioteca p?blica. La Academia operosorum, que asociaba a los te?logos, abogados, m?dicos y fil?sofos, se uni? a la Academia incoltorum (de las bellas artes) y a la Academia philharmonicorum en 1701. Con el establecimiento de estas tres academias, Liubliana se transform? en un importante centro cultural y cient?fico con conexiones en Italia y en Europa Central. La Academia philharmonicorum foment? la m?sica italiana, llegando a fundar incluso una de las primeras orquestas fuera de Italia.

Haydn, Beethoven, Paganini y Brahms fueron todos ellos miembros honorarios de la Sociedad Filarm?nica que, hacia finales del siglo XVIII, enraizaron con las tradiciones de esta orquesta. Tiempo despu?s, la orquesta fue tambi?n dirigida por Mahler.

Liubliana tuvo un importante papel en los tiempos de Napole?n cuando, entre 1809 y 1813, se convirti? en la capital de toda la provincia de Iliria, cuyo territorio llegaba incluso hasta Dubrovnik.

La construcci?n del ferrocarril Viena - Trieste (1849- 1857), que un?a Liubliana con el resto del mundo, fue decisivo para el posterior desarrollo y organizaci?n de la ciudad.

Liubliana ha presenciado dos terremotos: el primero en 1511 y el segundo en 1895, cuando la ciudad fue destruida casi por completo por esta cat?strofe natural. Su reconstrucci?n posterior dio a Liubliana su imagen actual, y las obras de arte de Art Nouveau complementaron su arquitectura barroca.

La 1? Guerra Mundial trajo consigo la ruptura de la dinast?a de los Habsburgo. El imperio Austro-H?ngaro se desintegr? y Eslovenia y su capital quedaron unidas a un nuevo estado: el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos.

Despu?s de la 2? Guerra Mundial, Liubliana se convirti? en la capital de Eslovenia, una de la seis rep?blicas de la Rep?blica Socialista Federal de Yugoslavia.

En el refer?ndum nacional llevado a cabo el 23 de diciembre de 1990, el pueblo de Eslovenia vot? a favor de su independencia y soberan?a, y el 25 de junio de 1991 la Rep?blica de Eslovenia proclam? su independencia. Con esto, Liubliana se transform? en la capital de un nuevo estado, el coraz?n de la vida pol?tica, econ?mica, cultural y cient?fica de la naci?n de Eslovenia.
La adhesi?n de Eslovenia a la Uni?n Europea el 1 de mayo de 2004 marc? otro hito importante para la ciudad de Liubliana, como tambi?n la introducci?n del euro en enero de 2007.

Liubliana, con s?lo unos 276.000 habitantes, combina la densidad de una peque?a ciudad con las facilidades de una metr?polis y, comparada con otras capitales europeas, es a una "ciudad a escala humana".

EN RESUMEN

Ljubljana es:

una ciudad con s?lo unos 276.000 habitantes ;
una ciudad moderna con un rico patrimonio y de dimensiones humanas;
una ciudad que combina perfectamente las ventajas y la eficiencia de una metr?poli y el ambiente relajado de una ciudad peque?a;
una mezcla armoniosa de barroco, art nouveau y nuevos estilos arquitecturales;
una ciudad que refleja el genio de un arquitecto genial, el maestro Joze Plecnik;
una ciudad coronada por un castillo medieval, protegida por un poderoso drag?n y que cruza un r?o de siete nombres;
una ciudad din?mica y joven con 50.000 estudiantes universitarios;
la ciudad "del vino y de la vid" que ofrece toda una serie de experiencias culinarias nacionales e internacionales;
una ciudad que ama y respeta las superficies verdes - los parques y los bosques se extienden hasta el centro urbano.

(Datos extra?dos de folleto ??D?NDE? Gu?a Tur?stica de Liubliana. CENTRO DE INFORMACI?N TUR?STICA DE LIUBLIANA)


Palabras del p?rroco Don Juan manuel Batista N??ez que acompa?an al programa de ACTOS RELIGIOSOS - JULIO 2007.


Hace mucho tiempo, en un pueblo insignificante llamado Nazaret tuvo lugar el acontecimiento m?s grande de toda la historia. Una mujer recibi? el mayor mensaje jam?s o?do en la tierra, un mensaje y una petici?n en contra de toda l?gica. y raz?n. Dlla qued? llena de la alegr?a del Esp?ritu, se fi? de Dios, y dijo SI, porque para El no hay nada imposible.
Su respuesta no debi? ser tan f?cil como parece a simple vista. Sin embargo, Mar?a se f?a de Dios y responde: "H?gase en m? seg?n tu Palabra". ?l le pidi? su consentimiento para venir a nosotros y Ella se lo dio con sencillez, humildad y alegr?a.
Sentirse elegido, llamado, mirado por Dios, provoca gozo, alegr?a inmensa, porque es sentirse "Amado por Dios". Cada vez que una persona dice SI a Dios, se actualiza el evangelio de la "Anunciaci?n". Todo ocurre en silencio, en oraci?n...Mar?a es sor-prendida por el. ?ngel del Se?or
...Hoy tambi?n el Se?or sigue enviando su ?ngel para llamar, mirar, enamorar...hay un mundo que espera nuestro SI. Desde la pobreza personal, desde la desproporci?n con lo que nos pide Dios, respondamos como la Joven de Nazaret: "H?gase en mi se?g?n tu palabra". Se valiente, repite en silencio, durante unos minutos, corno Ella, "H?gase en mi seg?n tu Palabra" y notar?s una profunda alegr?a...


Juan Manuel Batista N??ez P?rroco de Ntra. Sra. del Carmen


ACTOS RELIGIOSOS - JULIO 2007


S?bado 30 de Junio
A las 19:00 horas. Celebraci?n de la Eucarist?a, a su t?rmino bajada de Ntra. Sra. del Carmen desde su Camar?n.

SOLEMNE TRIDUO


Viernes 13 de Julio
A las 19:00 horas. Rezo del Santo Rosario. Ejercicio de Triduo. Celebraci?n de la Eucarist?a con predicaci?n mariana a cargo del Rvdo. Sr. Don ?ngel Jes?s Gonz?lez Yanes, p?rroco de San Antonio Mar?a Claret de La Orotava.

S?bado l4 de Julio
A las 19:00 horas. Rezo del Santo Rosario. Ejercicio del Triduo. Celebraci?n de la Eucarist?a con predicaci?n mariana a cargo del Iltmo. Sr. Rvdo. Don. Jos? D?az Ruiz, can?nico em?rito de la Santa Iglesia Catedral.

Domingo 15 de Julio
A las 12:00 horas. Rezo del Santo Rosario. Ejercicio del Triduo. Celebraci?n de la Eucarist?a con predicaci?n mariana a cargo del Rvdo. Sr. Don ?ngel Jes?s Gonz?lez Yanes, p?rroco de San Antonio Mar?a Claret de La Orotava.

Lunes 16 de Julio
A las 09:00, 13:00 y 17:00 horas. Rezo del Santo Rosario, administraci?n del Sacramento de la Penitencia y Celebraci?n de la Eucarist?a con homil?a por los sacerdotes hijos del municipio de Los Realejos.

A las 19:30 horas. Solemne concelebraci?n eucar?stica por los sacerdotes hijos de este municipio, con homil?a a cargo del Iltmo. Sr. Don Jos? Gonz?lez Luis, can?nico de la Santa Iglesia Catedral y p?rroco del Sant?simo Redentor, Las Chumberas, La Laguna. Cantar? la misa el Coro de "San Andr?s y Sta. M?nica".
Durante la Santa Misa, se proceder? a la bendici?n e imposici?n de las Medallas y Escapularios a los nuevos Hermanos-Cofrades. A continuaci?n procesi?n de la Venerada Imagen de Ntra. Sra. del Carmen hasta la Parroquia Matriz de Ntra. Sra. de la Concepci?n y regreso hasta su templo parroquial, pasando por La Cascabela, acompa?ada por el Clero Parroquial, Venerable Hermandad-Cofrad?a de Ntra. Sra. del Carmen y Banda de M?sica "La Filarm?nica" de Los Realejos.

Mi?rcoles 18 de Julio
XXV ANIVERSARIO DE LA CORONACI?N CAN?NICA
A las 09:00 horas. Santa Misa e Imposici?n del Santo Escapulario.
A las 19:00 horas. Rezo del Santo Rosario. Celebraci?n de la eucarist?a con predicaci?n mariana por el hijo de este pueblo, Iltmo. Rvdo. Sr. Don Jos? Siverio P?rez, can?nico em?rito de la Santa Iglesia Catedral de La Laguna. La parte coral correr? a cargo del Coro "San Andr?s y Sta. M?nica".

D?a 22 de Julio
A las 12:00 horas. Celebraci?n de la Eucarist?a.
A las 19:00 horas. Rezo del Santo Rosario. A continuaci?n procesi?n de la Sagrada Imagen de Ntra. Sra. del Carmen acompa?ada por el Clero parroquial, venerable Hermandad-Cofrad?a de Ntra. Sra. del Carmen y banda de M?sica "La Filarm?nica" hasta la Capilla de La Santa Cruz de La Carrera. A su llegada celebraci?n de la Eucarist?a de acci?n de gracias por los vecinos difuntos, predicando el Rvdo. Sr. ?ngel Jes?s Gonz?lez Yanes, p?rroco de San Antonio Mar?a Claret de La Orotava. La parte musical estar? a cargo de la Agrupaci?n Ca?averal. A su t?rmino, procesi?n de regreso hasta su templo parroquial.

D?a 23 de tulio
A las 19:00 horas. Rezo del Santo Rosario y celebraci?n de la eucarist?a. D?a dedicado a los vecinos de San Vicente.

D?a 24 de Julio
A las 19:00 horas. Rezo del Santo Rosario y celebraci?n de la eucarist?a. D?a dedicado a los vecinos de Tigaiga.

D?a 25 de Julio
A las 09:00 horas Rezo del Santo Rosario. "Misa del Carmen" e Imposici?n del Santo Escapulario. D?a dedicado a los vecinos de San Agust?n.
A las 19:00 horas. Rezo del Santo Rosario y celebraci?n de la eucarist?a. D?a dedicado a los vecinos de Barroso, La Azadilla, Lomito Baso y Camino Nuevo.

D?a 26 de Julio
A las 19:00 horas. Rezo del Santo Rosario. Celebraci?n de la eucarist?a por los vecinos del Jard?n, Los Barros y La Carrera. Terminada la misma, SABATINA PO?TICA a cargo de la Asociaci?n de Poetas UNI?VERSO.

D?a 29 de Julio
A las 12:00 horas. Solemne Celebraci?n Eucar?stica con predicaci?n mariana a cargo del Rvdo. Sr. Don Agust?n Sanabria Hern?ndez, Vicearcipreste y p?rroco de Santa Ursula M?rtir de Adeje. La parte coral correr? a cargo del Coro "San Andr?s y Sta. M?nica".
A las 20:00 horas. Celebraci?n de la Eucarist?a con predicaci?n mariana a cargo del Rvdo. Sr. Don Jos? Emiliano Rodr?guez Garc?a, p?rroco de la Santa Cruz, Los Realejos. La parte coral estar? a cargo del coro "Ntra. Sra. del Carmen".
A su t?rmino tradicional Procesi?n de los Marinos del Puerto, acompa?ada del clero Parroquial, Venerable Hermandad-Cofrad?a de Ntra. Sra. del Carmen, Banda de M?sica "La Filarm?nica" y fieles devotos. En el transcurso de la misma exhibici?n pirot?cnica a cargo de los Hermanos Toste de Los Realejos.

D?a 30 de Julio LUNES DEL CARMEN
A las 11:00 horas. Concelebraci?n Eucar?stica en honor de Ntra. Sra. del Carmen, Alcaldesa Honoraria y Perp?tua de la Hist?rica Villa de Los Realejos, por los sacerdotes del Arciprestazgo de La Orotava, e hijos del pueblo. El paneg?rico mariano estar? a cargo del Ilmo. Sr. Rvdo. Don Carlos Gonz?lez Quintero. Vicario Episcopal de la Vicar?a Territorial "Norte de Tenerife". Cantar? la Santa misa el coro "Ntra. Sra. del Carmen".
A continuaci?n procesi?n de la Sant?sima Virgen del Carmen por el trayecto de costumbre. Al llegar a la Cruz de Las Toscas, paneg?rico mariano a cargo de Don Jos? Luis Garc?a Hern?ndez, p?rroco de San Fernando Rey de Santiago del Teide e hijo de este pueblo. Acompa?ado por el Clero Arciprestal, Venerable Hermandad-Cofrad?a de Ntra. Sra. del Carmen, Excma. e arma. Corporaci?n Municipal de esta Villa, autoridades, representaci?n de Hermandades y Cofrad?as y Banda de M?sica "La Filarm?nica" de Los Realejos.

Mi?rcoles 1 de Aqosto
A las 08:45 horas. Rezo del Santo Rosario y Celebraci?n de la eucarist?a en acci?n de gracias y por el eterno descanso de los hermanos cofrades difuntos de la Hermandad-Cofrad?a, en el transcurso de la misma se har? la imposici?n del Santo Escapulario. La parte coral estar? a cargo del Coro "San Andr?s y Sta. M?nica".
Al t?rmino de la misma y mientras se entona el canto ala Virgen del Carmen, la Venerada imagen ser? subida al camar?n.

Comentarios (0)  | Enviar
Maldonado (Agencia Fides) - El Obispo de Maldonado, Mons. Rodolfo Wirz, ha presentado su 42? Carta Pastoral en la que invita a sus comunidades a ?empezar cada d?a de nuevo y en casa a aprender a ser disc?pulos y misioneros

CARTA PASTORAL Nr. 42


A TODA LA COMUNIDAD DIOCESANA
EN MALDONADO Y ROCHA
?DISCIPULOS Y MISIONEROS
EMPEZANDO POR CASA?


HERMANOS Y HERMANAS:

Semanas atr?s ( CARTA PASTORAL Nr.41 del 6 de mayo ) los hab?a invitado a acompa?ar la V Conferencia de los Obispos Latinoamericanos en Aparecida con nuestra oraci?n intensa y perseverante. Ahora queremos disponer el ?nimo para la recepci?n del esp?ritu y de la letra del Documento final, que se publicitar? en breve tiempo. Tambi?n los motivaba a implementar iniciativas en pro de la familia tan necesitada de apoyo, a partir de la prioridad diocesana de este a?o de ?Evangelizar desde la familia?.
En este contexto, al inicio de esta segunda mitad del a?o, tras el acontecimiento eclesial de Aparecida , me dirijo a Uds. para recordarles el fundamento y la motivaci?n de esa realidad que llamamos ?disc?pulos? y ?misioneros? y c?mo concretarlo en peque?as cosas ?empezando por casa?, para que las ?cosas importantes?, iluminadas por las grandes pautas a nivel latinoamericano, puedan tener ra?ces en nuestra vida concreta y hacernos crecer en la fidelidad al Evangelio.
Entre estas ?cosas importantes? llamo la atenci?n sobre nuestro ?Mensaje de los Obispos en defensa de la vida humana? del pasado 6 de julio. No trato aqu? esta realidad que toca a la misma existencia de nuestra gente, por haberlo ya explicitado una vez m?s con toda claridad y firmeza en dicho Mensaje. Es un tema que no es negociable, porque se trata ni m?s ni menos que del derecho a la vida de todo ser humano, vida que defendemos, adem?s de una motivaci?n religiosa, con toda la ciudadan?a creyente, agn?stica o atea con sensibilidad humanista. Si no defendemos la vida de todo ser humano por ser tal, no hay ninguna garant?a para todos los dem?s derechos.

A) ? DISCIPULOS Y MISIONEROS

Antes, durante y despu?s de la V Conferencia de Aparecida suenan estas palabras con una fuerza nueva, como las dos caras de una moneda, pero ?cu?l es la ra?z y la actualidad que las unifican, de modo que no nos dispersemos en una dualidad de roles ? En el libro reciente ?Jes?s de Nazaret?, al inicio del cap?tulo sexto, el Papa Benedicto XVI ( ? no es com?n que un Papa nos haga ese regalo de publicitar un libro largamente preparado ! ), al analizar el texto evang?lico del llamado de los primeros disc?pulos, as? como lo relata Lucas ( 6,12-13), hace un comentario muy esclarecedor. Recordemos el pasaje: ? En aquellos d?as se fue a orar a un cerro y pas? toda la noche en oraci?n con Dios. Al llegar el d?a llam? a sus disc?pulos y eligi? a doce de ellos, a los que llam? ap?stoles?.
Y el Papa comenta que ???el llamado de los disc?pulos es un acontecimiento de oraci?n; son engendrados en la oraci?n, en el trato con el Padre?.. Su vocaci?n proviene del di?logo del Hijo con el Padre y est? enraizada all?.? As? todo discipulado es iniciativa de ?L, en su identidad de voluntad con el Padre, quien elige y de quien hay que rogar este don . Nadie se puede elegir y convocar a si mismo para este llamado, sino es fruto de la oraci?n. No s?lo los 12 ( representando a las 12 tribus de Israel ) ap?stoles son enviados, sino que se habla de 70, y en otro texto de 72, ( n?mero que tiene una significaci?n b?blica simb?lica por su referencia a los 70 miembros de la casa de Jacob que emigraron a Egipto y que representan a toda la humanidad ) disc?pulos. Hay disc?pulas que se mencionan, porque se nos habla de ?muchas otras que los atend?an con lo que ten?an? (Lc.8,3) y cuya presencia nos cuestiona a fondo, en el momento de verlas perseverar bajo la cruz del primer Viernes Santo y dar testimonio de la Pascua de Resurrecci?n.
Para purificar nuestros sentimientos y profundizar nuestras motivaciones, se nos invita a una oraci?n perseverante e intensa. S?lo as? podemos discernir la voluntad del Padre que siempre busca lo mejor para cada uno. En esa oraci?n descubrimos junto al llamado de la Iglesia el env?o que al mismo tiempo nos hace misioneros.
La misi?n as? nunca ser? una mera estrategia novedosa para ?captar? adeptos, sino nace de la oraci?n y la conversi?n, se discierne e identifica en la comunidad cristiana y nos motiva a un compromiso esperanzador, creativo, eclesial, solidario y permanente al servicio del plan de Dios. Es inseparable de nuestra ?nica vocaci?n cristiana que siempre ser? a la vez discipulado y misi?n.

B) EMPEZANDO POR CASA?

Consciente de la complejidad de la vida actual, me permito sugerirles de todo coraz?n algunos consejos pr?cticos, para que la reflexi?n anterior que parece te?rica aterrice en nuestras familias. No son ?recetas? que pretendan asegurar nuestra perseverancia, pero s? consejos de importancia variada y que nacen de mi experiencia de sacerdote antes y obispo ahora. Como ?nica finalidad buscan hacer posible el ser disc?pulos y misioneros.
Por supuesto que no se trata de un elenco exhaustivo ni sustituye todo lo referente al compromiso cristiano m?s p?blico en el campo laboral, pol?tico, cultural y eclesial. S?lo hago referencia a algunos aspectos de la realidad familiar, sabiendo muy bien que por m?ltiples motivos la situaci?n en casa se ha complicado.

1) Empecemos por lo elemental: les recomiendo tener en casa alg?n objeto religioso a la vista: crucifijo, imagen de Cristo o de la V?rgen, etc.. En nuestra sociedad tan secularizada necesitamos recordar en casa la dimensi?n religiosa, porque sino se ?borra? de nuestra percepci?n cotidiana. Claro que se trata de algo m?s que de adorno, tradici?n, recuerdo o rutina.

2) Si el Domingo de Ramos, al inicio de la Semana Santa, hemos tra?do un ramito bendito, es recomendable colocarlo junto a ese crucifijo o imagen, para recordarnos cada d?a que no queremos ser cristianos de ocasi?n, como aquellos que vitorearon a Cristo y luego lo traicionaron, sino serle fieles siempre, con la ayuda de su Gracia. Tal vez tambi?n alguna vez una flor junto al cuadro o imagen es un peque?o gesto que necesitamos.

3) Veamos si tenemos alguna Biblia, aunque sea el Nuevo Testamento, a mano y a la vista, sino tratamos de conseguirla en nuestra comunidad parroquial. No nos asustemos de que parezca un libro dif?cil de manejar, de otros tiempos por la larga historia que tiene o poco pr?ctico frente a la aceleraci?n y complicaci?n de la vida.

4) La Palabra de Dios no s?lo la tendremos a la mano y a la vista, sino nos iremos acostumbrando a usarla y no ?tenerle miedo?, tal vez empezando una vez a la semana, sino es todos los d?as, a leer unas frases o un pasaje.

5) Una guia b?blica con las citas de los textos que se leen en la Misa diaria puede ser muy ?til, para tener un pauta por d?nde empezar. La finalidad de esta praxis es tener a mano una Palabra autorizada que ampl?e nuestros criterios, frente al bombardeo constante de datos, informaciones y opiniones sobre todos los temas y para todos los gustos.

6) Ser?a positivo, si el ambiente nos ayuda, tomar la iniciativa en el momento de la comida, de una breve oraci?n improvisada o elaborada. ? Qu? bueno si la mesa familiar nos re?na no s?lo para compartir el alimento necesario y la charla que conforta sino tambi?n para la acci?n de gracias, s?plica y pedido de perd?n, ante Aqu?l que nos lo ha dado todo!

7) Si otro es el momento m?s adecuado, por la situaci?n ?pluralista? que se vive en casa, trataremos de vivir esta oraci?n, aunque sea en lo personal. Tambi?n los aniversarios como lo ?gris? de cada d?a, el ?mes de Mar?a? como el ?repaso? de la catequesis, son nuevas oportunidades para unirnos en la oraci?n de casa. El rezo del Rosario sigue siendo por varios motivos de actualidad: aunque sea una parte ( llamado ?misterio?) puede ser muy ?til en los altibajos de la vida.

8) Junto a la gente mayor y enferma, es una bella obra de caridad interesarnos por su salud espiritual: acompa?arlos con alguna oraci?n, hacer posible que puedan celebrar los sacramentos , etc. Mi experiencia me confirma que enfermos y gente grande agradece much?simo y no se ?asusta? ante la visita del ministro de la Iglesia, m?s bien pueden ser los familiares quienes se sientan inseguros por una fe titubeante.

El sacerdote en su ministerio de la reconciliaci?n sacramental y de la Santa Unci?n y los ministros de la Comuni?n complementan y coronan el ambiente de fe que la familia va preparando. Pero sin esa preparaci?n en casa es muy limitada la acci?n pastoral.

9) Trataremos de ver ya el s?bado al mediod?a el tiempo de la Eucarist?a del fin de semana en que vamos a participar, no sea que despu?s no vayamos a ninguna por falta de previsi?n. El llegar con tiempo para ambientarnos antes de la celebraci?n nos ayuda a una participaci?n fruct?fera, momentos que de acuerdo a cada caso puede ser oportuno tambi?n para una reconciliaci?n sacramental. No me refiero a esos fines de semana realmente complicados. Estoy pensando en los que por la distancia y la salud pueden trasladarse, m?s todav?a si tienen en los centros urbanos alternativas de lugares y horarios de celebraci?n. Una visita al Sant?simo Sacramento, en la iglesia abierta a nuestro alcance, nos puede animar en las peripecias de la jornada diaria.

10) Estamos en una situaci?n privilegiada, ya que muchos tienen un lugar donde la comunidad se re?ne para celebrar la Eucarist?a o en su defecto la Palabra con la Santa Comuni?n. Si bien vivimos en una sociedad radicalmente secularizada, podemos reunirnos en el nombre del Se?or, a diferencia de aquellos que tambi?n en nuestro siglo XXI, por reunirse como Iglesia en la oraci?n o celebraci?n, son perseguidos, juzgados y enviados a la c?rcel. Invitar a otros que se acerquen, para no resignarnos en casa a lo que tal vez pueda ser una rutina de los que participan y los que no, es un gesto necesario para ?despertar conciencias dormidas?. ? Ojal? la campana, si est? al alcance de nuestra percepci?n, nos recuerde compromisos elementales !

Maldonado, el 15 de julio 2007
Domingo XV del Tiempo Ordinario
V?spera de la Fiesta de la Virgen del Carmen
Co-patrona de la Catedral de San Fernando de Maldonado
En el mes del Centenario de Punta del Este

+RODOLFO WIRZ
Obispo de Maldonado ?Rocha

NOTA: La fecha y la estampa de la Virgen del Carmen que nos acompa?a tiene un valor de memoria hist?rica, porque desde fines del siglo XIX (25 de octubre de 1896) est? presente en el altar mayor de la Iglesia de San Fernando, hoy Catedral. All? lleg? tambi?n por la gesti?n del Cura P?rroco de entonces, Pbro. Pedro Podest?, primer sacerdote fernandino, sepultado en el mismo templo ya hace 100 a?os (20 de julio de 1907), a quien debemos adem?s de la llegada de la fraternidad capuchina, la finalizaci?n de la construcci?n del templo y la colocaci?n del mencionado altar. Al pie de la estampa vemos el bergant?n ?Ciudad del Santander? que ten?a la imagen en su capilla. Un naufragio junto a la Isla de Lobos (25 de mayo de 1895) motiv? a una promesa de los n?ufragos en donar la imagen a la parroquia m?s cercana, en el caso de salvarse. As? lleg? a instalarse entre nosotros siendo motivo de peregrinaci?n en a?os posteriores, de modo que (12 de octubre de 1954) incluso el templo fuera declarado Santuario Arquidiocesano de la Virgen del Carmen del Santander, cuando nuestra actual di?cesis a?n era parte de Montevideo. Al evocar en este mes (5 de julio) el centenario de la creaci?n del Pueblo de Punta del Este, queremos as? recordar con esta imagen un cap?tulo de nuestra propia historia que la Iglesia escribi? entre nosotros.

EN SINTESIS: Nos hemos encontrado con el Se?or ( ? porque ?l ya estaba cerca, hace tiempo ! ), en alg?n momento de la vida. ? Qu? bueno facilitar para otros este Encuentro que cambia nuestras vidas ! El lenguaje y los tiempos para tocar nuevas puertas, nuevas mentes y nuevos corazones son parte de nuestra vida cristiana. Muchas veces ?empezar por casa? se hace dif?cil, porque nos conocemos demasiado, pero tal vez la forma de tomarnos m?s en serio es intentar que esta dimensi?n religiosa, dentro de nuestras posibilidades, no se quede corta.
Queremos empezar cada d?a de nuevo y en casa a aprender a ser disc?pulos y misioneros, para que as? la Iglesia toda en nuestra patria y en el continente brinde el mejor servicio que es su fidelidad al Evangelio. En definitiva, es el Se?or en su providencia quien dar? fecundidad a nuestras inquietudes, en la forma y el tiempo s?lo por ?l conocidos.
Y una vez m?s, como lo hemos rezado en estas semanas ( ? bella oraci?n para la familia en casa ! ), oramos:

?DISCIPULOS Y MISIONEROS TUYOS,
QUEREMOS REMAR MAR ADENTRO, PARA QUE NUESTROS PUEBLOS
TENGAN EN TI VIDA ABUNDANTE, Y CON SOLIDARIDAD CONSTRUYAN
LA FRATERNIDAD Y LA PAZ.
SE?OR JESUS , ?VEN Y ENVIANOS!
MARIA , MADRE DE LA IGLESIA, RUEGA POR NOSOTROS. AMEN?

Publicado por verdenaranja @ 0:08  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 16 de julio de 2007
Homil?a pronunciada el viernes, 13 de julio de 2007, por el cardenal Jaime Ortega Alamino, arzobispo de La Habana, en la Misa de Clausura de la XXXI Asamblea ordinaria del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano).


S.M.I. Catedral de La Habana, 13 de julio de 2007


Queridos hermanos y hermanas:

Conclu?a la V Asamblea General del Episcopado Latinoamericano en Brasil el pasado 31 de mayo a los pies de Ntra. Sra. Aparecida, en la imponente Bas?lica que guarda su imagen bendita. Era la Festividad de la Visitaci?n de la Virgen Mar?a a Isabel, a la cual llega gr?vida de Dios para proclamar que el Poderoso ha hecho obras grandes en Ella.

En verdad la Encarnaci?n del Hijo de Dios en Mar?a es la acci?n culminante de la Historia de nuestra Salvaci?n. Mar?a, que por obra del Esp?ritu Santo llevaba en su seno a Jes?s, el Salvador, no pod?a dejar de comunicar su gozo, quer?a anunciarlo para que otros participaran de su felicidad; se puso en camino y subi? a la monta?a al encuentro de su pariente Isabel. Mar?a es figura de la Iglesia, es decir, la Iglesia se ve reflejada en Mar?a y debe llegar a ser como Ella: portadora de Cristo, que se pone en camino y sube la cuesta de la historia proclamando el gozo de Jesucristo que vive en nosotros y que nos env?a ?l mismo a anunciarlo al mundo entero, hasta los confines de la tierra. De esto tom? honda conciencia la Iglesia de Am?rica Latina y el Caribe reunida en Aparecida. La Lectio continua nos presenta justamente hoy a un hombre convocado y enviado por Dios con una misi?n, desconocida en sus contornos, misteriosa en su realizaci?n final.


Nos narra el libro del G?nesis la puesta en marcha de Jacob, a quien Dios le indica que no tema partir de Cana?n para ir a Egipto. Los antecedentes de esta historia se encuentran en otra partida, cuando Dios dijo a Abraham, el abuelo de Jacob, que dejara el pa?s de sus padres y fuera a buscar otras tierras que ser?an pobladas por su descendencia. Abraham, viejo y sin hijos, fiado en la promesa de Dios, parti? con sus familiares y sus ganados, y se asent? en Cana?n. All? se cumple la promesa del Se?or y tiene un hijo, Isaac, que fue el padre de Jacob.

Pero he aqu? que Jacob, ya viejo, en medio de una hambruna que devastaba la regi?n, es invitado por su hijo Jos?, que est? en Egipto, a que vaya con sus hermanos a establecerse a esa tierra. De nuevo interviene Dios para asegurarle a Jacob: "No temas... yo bajar? contigo a Egipto..." Se le presenta como "el Dios de tu padre" y le hace una promesa: "yo har? de ti un gran pueblo". Todo se hace ahora m?s confuso, pues Jacob se hallaba viviendo ya en la tierra de Cana?n, la que Dios hab?a prometido a sus antepasados, y debe dejarla para ir a un sitio donde, seg?n palabras de Dios, su hijo Jos? le cerrar?a los ojos, ?C?mo llegar?an a constituir sus descendientes un gran pueblo si su viaje no ten?a marcha atr?s? Mas, fiado de nuevo en la promesa de Dios, Jacob parti?. Entronca as? la historia de Jacob con el andar impreciso de Abraham. Si recorremos la historia de la Salvaci?n y la trayectoria b?blica de sus personajes, hallaremos siempre un continuo partir, un desinstalarse para ir m?s adelante, fi?ndose s?lo en la promesa de Dios, en su Palabra.

La iniciativa desconcertante de Dios, la desinstalaci?n y m?s tarde la dispersi?n jalonar?n tambi?n la marcha del nuevo pueblo de Dios que es la Iglesia, comenzando por Mar?a que, siendo Virgen, fi?ndose en la promesa de Dios, concibi? en su seno, por obra del Esp?ritu Santo, al Salvador del mundo. Hemos visto como tambi?n Mar?a, feliz por las maravillas que Dios obraba en Ella se puso en camino para proclamar el gozo de la Buena Noticia. La Iglesia comparte as? la herencia de convocaciones, promesas y marchas del Pueblo de Dios en el Antiguo Testamento. Ella tambi?n se apoya en una Palabra dirigida a sus disc?pulos por Jesucristo el Se?or, que es promesa y env?o: "Yo estar? con ustedes siempre... vayan al mundo entero y anuncien la Buena Noticia". En esto halla la Iglesia su realizaci?n plena y feliz.

Viene aqu? a mi memoria el recuerdo reciente del testimonio que, en la sesi?n conclusiva de la Reuni?n de Aparecida, dio un sacerdote sobre nuestra ?ltima Conferencia General. Se expres? as? el presb?tero: "en la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y Caribe?o la Iglesia de Am?rica Latina y el Caribe se ha reencontrado". Esto ha sido efectiva y afectivamente cierto en cuanto a la colegialidad episcopal, pero adem?s teol?gicamente exacto, porque la Iglesia se re encuentra cuando vuelve a sus or?genes y fundamentos. All? halla su ser profundo. Y en frase de Pablo VI, tantas veces repetida por Juan Pablo II, se expresa escueta y claramente que "la Iglesia es misi?n", etimol?gicamente misi?n, que significa env?o, hist?ricamente misi?n, porque en el largo camino de dos milenios, en repetidas ocasiones, la Iglesia se ha vuelto sobre s? misma y sobre su ser y fijando su mirada en Jesucristo, ha acogido su mandato evangelizador y se ha puesto en marcha de nuevo, escrutando los signos de los tiempos, a fin de comenzar una y otra vez y comenzar siempre a partir de Jesucristo, que la env?a y a quien tenemos que anunciar. Esto nos lo hemos propuesto decididamente en Aparecida los Pastores de Am?rica Latina y el Caribe.

Con cu?nta precisi?n de situaciones y circunstancias dif?ciles env?a el Se?or a sus disc?pulos a la misi?n en la lectura evang?lica de San Mateo que hemos escuchado hoy; ?l les dise?a incluso una simple estrategia: cuando los persigan en una ciudad, v?yanse a otra. Hay tambi?n una invitaci?n de Jes?s a la perseverancia en medio de las pruebas.

En el momento en que Mateo pone por escrito estas palabras de Jes?s, ya mucho de lo que el Se?or hab?a anunciado est? produci?ndose, se dan persecuciones y acciones violentas contra la Iglesia que llegan hasta el martirio. De hecho los disc?pulos son enviados a correr un riesgo, ir?n como corderos en medio de lobos, pero se apoyar?n como Jacob y los antiguos patriarcas y profetas en una promesa del Se?or. Cuando se vean cercados y hostigados Dios mismo pondr? sus palabras en sus labios y podr?n resistir al mal sostenidos por el Esp?ritu Santo.

Esta fue, ha sido y ser? la condici?n del seguidor aut?ntico de Cristo. La conflictividad, a veces violenta, manifiesta el estatuto del disc?pulo de Jes?s, que no es m?s que compartir el destino hist?rico de su Se?or. La Cruz marca la vida del evangelizador. La misi?n y el anonadamiento del misionero se reclaman mutuamente.

En esta etapa evangelizadora que inaugura ahora la Iglesia en Am?rica Latina y el Caribe, fruto de la Conferencia de Aparecida, en que todos, obispos, sacerdotes, di?conos, personas consagradas y laicos queremos ser, sabemos y sentimos disc?pulos de Cristo, debemos aceptar el C?digo riesgoso del discipulado. No podemos volver la vista atr?s ni mirar hacia otros sitios, las situaciones de cristiandad, de Iglesia instalada, aceptada y escuchada con reverencia no existen ya en ning?n lugar. Es el momento de dejar falsas seguridades para partir en misi?n. No nos reunimos en Aparecida para hacer declaraciones contundentes, para condenar a unos o a otros, para acopiar fuerzas y mostrar al Continente alg?n poder religioso, social o pol?tico. Nos reunimos con el prop?sito de reconocemos disc?pulos de Jesucristo, enviados por ?l para que nuestros pueblos tengan vida en ?l. Es as? como la Iglesia reencuentra su ser profundo, su misi?n.

En nuestra V Conferencia la Iglesia que est? en Am?rica Latina y el Caribe analiz? situaciones realmente dif?ciles que pueden hallar los disc?pulos de Cristo al desplegar su misi?n. Los lobos rapaces a que se refiere Jes?s, cercan siempre el reba?o del Se?or y pueden cambiar su pelaje seg?n las ?pocas, pero permanecen esencialmente los mismos.

Con persecuciones, violencias o dificultades de estilo tradicional o moderno la Iglesia deber? lidiar siempre. No se trata en todas partes de eliminaci?n f?sica de cristianos, aunque la cuota de m?rtires sigue presente en varios lugares del mundo. Como regla general no se da tanto hoy una lucha frontal contra la Iglesia en s? misma, sino m?s bien un intento incisivo de horadar la cultura cristiana y las tradiciones de los pueblos que se sustentan en la fe cat?lica: se pretende as? sustituir una concepci?n del mundo y del hombre basada en la ley natural por un extra?o c?digo de derechos que contiene parad?jicamente la manipulaci?n de la vida humana con fines supuestamente cient?ficos, la eliminaci?n de la vida que hace eclosi?n en el seno materno, seg?n una llamada "libertad para elegir" y, siguiendo esta l?gica, se puede llegar a decidir tambi?n sobre la vida de los "in?tiles", ancianos, enfermos terminales, discapacitados, etc. La familia, n?cleo fundante de la sociedad, resulta amenazada en su misma esencia cuando se deja de definir el matrimonio como la uni?n de un hombre y una mujer, y as? podr?amos enunciar un rosario interminable de desprop?sitos.

Toda esta orquestaci?n organizada supranacionalmente, siguiendo al parecer una ideolog?a difusa, tiene una evidente direcci?n general que no da a menudo la cara y usa como ejecutores a organismos internacionales, organizaciones privadas de ayuda, compa??as transnacionales, etc., asociados todos de manera efectiva para influir en parlamentos y centros de decisi?n nacionales e internacionales, utilizando ampliamente los medios de comunicaci?n, de modo que las leyes y ordenamientos jur?dicos sean cambiados a favor de esa encubierta ideolog?a, no ciertamente a favor del hombre.

La situaci?n dif?cil u hostil que Jes?s describi? a sus disc?pulos para la realizaci?n de su misi?n presenta hoy este rostro. Pero es tambi?n v?lida para estos tiempos la recomendaci?n pastoral que hac?a Jes?s a sus enviados: act?en con la cautela de la serpiente y con la mansedumbre de las palomas.

Todo ese entramado adicional de corte subjetivista y relativista, recomendado o impulsado por ciertos centros de poder, viene a superponerse en nuestros pa?ses a los problemas propios y no resueltos de nuestros pueblos. Cito estos ?ltimos con palabras del Papa Benedicto XVI: "desigualdades, creciente pobreza, explotaci?n de la tierra y de sus recursos, hambre, enfermedades, choques de culturas". Pretende tal vez esa sobrea?adidura que olvidemos nuestros problemas reales, cuya soluci?n reclama la solidaridad y el empe?o de todos, tambi?n de los poderosos.

Dejando este juicio a los analistas de situaci?n, cito las palabras certeras del Papa Benedicto XVI sobre el porqu? de esos reclamos de falsos derechos contrarios a la naturaleza humana. Lo expres? el Cardenal Ratzinger en un discurso pronunciado [poco antes] de ser elegido al solio pontificio, ante los Benedictinos de Subiaco en ocasi?n de recibir un "Premio a la Promoci?n de la Familia y de la vida en Europa".

Dice as? el Santo Padre: "Todo esto demuestra que no corresponde al crecimiento de nuestras posibilidades un igual desarrollo de nuestra energ?a moral. La mentalidad t?cnica confina a la moral a un ?mbito subjetivo, mientras que lo que de verdad necesitamos es una moral p?blica que sepa hacer frente a las amenazas que se ciernen sobre las vidas de todos nosotros. El peligro m?s verdadero y m?s grave est?, precisamente en este momento, en el desequilibrio entre posibilidades t?cnicas y energ?a moral... Si ?sta falta, o escasea, el poder que el hombre tiene se transforma cada vez m?s en poder de destrucci?n".

Por esto, frente al mutismo ?tico del pensamiento actual, la Iglesia Cat?lica emerge como voz que clama en el desierto, porque tiene el deber insoslayable de seguir alertando y despertando la conciencia del hombre de hoy para que se afiance la certeza, que afortunadamente parece ya abrirse paso, aunque de modo titubeante a?n, de que el futuro del mundo depende cada vez m?s de las decisiones ?ticas del hombre. Si el laicismo a ultranza saca a Dios de la escena del mundo, las decisiones humanas pueden quedar a la deriva, sin referencia ?tica, pues la ?tica se debilita al perder su sustentaci?n trascendente cuando se excluye a Dios. Proclamar la primac?a de Dios, tal y corno Jesucristo nos lo presenta, es misi?n propia de la Iglesia para que los pueblos todos tengan vida plena. Esto vale para el continente americano y para el mundo entero.

De esto se ocup? nuestra reuni?n continental de Aparecida y por ello se preocup? ante todo de poner activamente a Dios en la escena del mundo, en la trama de la vida familiar y social de los hombres y mujeres de esta parte del planeta. S?, es cierto que miramos realidades desafiantes de nuestro tiempo, pero lo hemos hecho con ojos de Pastores, con mirada de fe que no se detiene en los obst?culos ni planifica a partir de ellos, como quien prepara un programa de respuesta a opositores o impugnadores. En Aparecida hemos reflexionado y proyectado a partir del llamado que nos hace Jesucristo a ser verdaderos disc?pulos que, prendados de su persona, acogiendo su Palabra y profundamente unidos a El, cumplimos su deseo y su mandato de ir "al mundo entero a proclamar el Evangelio". Y esto lo hacemos apoyados en la promesa del Se?or: "Yo estar? con ustedes siempre hasta el fin del mundo".

En Aparecida hemos elaborado un documento para plasmar en ?l nuestra fe en Cristo y nuestra decisi?n de servirlo, llevando a nuestros pueblos, sedientos de vida espiritual, la belleza de nuestra fe cristiana y proponi?ndoles la vida en plenitud que s?lo Cristo puede dar, capaz de transformar y engrandecer la realidad personal y social de los hombres y mujeres de nuestros pueblos. Es un bello documento el de Aparecida, que pone en pie de misi?n a la Iglesia toda: obispos, sacerdotes, di?conos, personas consagradas y fieles laicos. Si los males del mundo son muchos, si al mundo le falta Dios, si los disc?pulos de Jesucristo debemos ser los misioneros que anuncien a nuestros pueblos al Dios que Cristo en su persona nos muestra, debemos partir corno Abraham, dejando seguridades, hay que ponerse en marcha corno Jacob, desinstal?ndonos, para darles a los pueblos de Am?rica Latina y el Caribe lo que les falta: esa vida abundante que Cristo Resucitado alcanz? para nosotros con su muerte de Cruz. Nadie puede reemplazamos en esta tarea, y realiz?ndola, sentamos las bases para una humanidad mejor y m?s feliz en nuestras tierras latinoamericanas y caribe?as. Nuestra misi?n no consiste en imponer, sino en proponer, no es la de arrastrar seguidores, sino la de invitar a los hombres y mujeres de nuestros pueblos a ser disc?pulos de Jesucristo.

Que la Virgen Mar?a de Guadalupe, la primera disc?pula y misionera de Jesucristo en tierras de Am?rica, inspire nuestros empe?os por anunciar a Cristo, camino, verdad y vida, a todos los hombres y mujeres latinoamericanos y caribe?os y ayude y sostenga a la nueva directiva del CELAM en la preparaci?n y coordinaci?n de la Gran Misi?n Continental que iniciar? esta nueva etapa evangelizadora de la Iglesia Cat?lica en Am?rica Latina y el Caribe.
As? sea.

(Homil?a distribuida por el CELAM)

Publicado por verdenaranja @ 23:48  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
13 de Julio

(Fuente de la Guancha) El viernes 13 de Julio contrajeron matrimonio cazn?nico los j?venes Luis Ignacio Presumido Darias, natural de Santa Cruz, y Miriam Gonz?lez Beltr?n, natural y vecina de nuestra parroquia. Fueron sus padrinos Jes?s presumido Darias, hermano del novio, y Mar?a del Carmen Gonz?lez Beltr?n, hermana de la novia.


14 de Julio

(Fuente de la Guancha)El s?bado, despu?s de la misa de la tarde, los j?venes Ancor Aguiar Le?n y Mar?a Lorena Lorenzo Santana manifestaron p?blicamente ante el ministro de la Iglesia y la comunidad parroquial su consentimiento matrimonial y recibieron la bendici?n del sacerdote. Fueron sus padrinos Lukas Hebeler y Diana Alonso Gonz?lez.



4 al 11 de Julio

(Fuente de la Guancha) El grupo ?Parroquia de la Guancha? compuesto este a?o por treinta y ocho personas realiz? conforme a programa un circuito de ocho d?as por Eslovenia y Croacia comenz?ndolo en Venecia y terminando en Trieste. Recorri? y visit? las ciudades Kranj, Ljubljana, Zagreb, y Varazd?n. Realmente impresionante en Croacia result? el recorrido a pie por el sendero tur?stico del parque nacional ?Los Lagos de Plitvice? inscrito en la lista de patrimonio natural mundial de la UNESCO. Sin duda alguna afirmamos con el acad?mico Ivo Pevalek que en 1937 escribi?: ?aguas, lagos, cascadas y bosques hay en otros lugares, pero Los Lagos de Plitvice son ?nicos ?Tiene que verlos!? Los vimos y adem?s con una temperatura primaveral disfrutamos de un peque?o crucero en un barco que se deslizaba por las tranquilas aguas de uno de los lagos en un silencio espectacular.


D. 16 DEL TIEMPO ORDINARIO / C
22 de julio de 2007

La gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y de
Jesucristo, el Se?or, est?n con todos vosotros.


Un domingo m?s nos reunimos como comunidad de disc?pulos del Se?or. Jes?s nos invita a un rato tranquilo de encuentro entre nosotros y con ?l. Para escuchar su palabra, para alimentarnos en su mesa, para compartir y fortalecer nuestra fe con la fuerza de su Esp?ritu, para contemplar y rezar juntos.

A. penitencial: Dispongamos nuestro coraz?n para celebrar el don del amor de Dios hacia nosotros, haciendo un momento de silencio y pidiendo perd?n (Silencio).

- T? que eres el camino que conduce al Padre. SE?OR, TEN PIEDAD.
- T? que eres la verdad que ilumina los pueblos. CRISTO, TEN PIEDAD.
- T? que eres la vida que renueva el mundo. SE?OR, TEN PIEDAD.

1. lectura (G?nesis 18,1-10a): Escuchemos en esta lectura un texto muy sugerente del G?nesis. En un d?a muy caluroso, Dios se presenta, en forma de tres hombres que van de camino, ante la tienda donde resid?a Abrah?n, cerca de la encina de Mambr?. Y Abrah?n les acoge con gran hospitalidad, ofreci?ndoles reposo, bebida y alimento para restablecer las fuerzas. Escuchando esta lectura nos preparamos para otro gesto de amable hospitalidad que se nos proclamar? en el evangelio.

2. lectura (Colosenses 1,24-28): San Pablo, en la lectura que ahora escucharemos, se siente contento, a pesar de los sufrimientos, porque puede llevar a cabo la misi?n evangelizadora que Dios le ha confiado: anunciar a Cristo a todos.

Plegaria universal: Despu?s de escuchar la Palabra de Dios, y antes de participar de la mesa de la Eucarist?a, presentemos con confianza nuestras peticiones al Padre. Respondamos diciendo: ESC?CHANOS, PADRE.

1. Por la Iglesia, por todos los cristianos. Que escuchemos y profundicemos la Palabra de Dios como fuente de nuestro seguimiento de Jes?s. OREMOS:

2. Por las comunidades cristianas. Que todos nuestros compromisos y tareas pastorales encuentren su vigor en la fuerza y la luz que vienen de la oraci?n y la contemplaci?n. OREMOS:

3. Para que sepamos ser acogedores y hospitalarios, como Abrah?n, como Marta y Mar?a, especialmente hacia los m?s necesitados. OREMOS:

4. Por todas las actividades pastorales que se llevan a cabo durante el verano: colonias, campamentos, encuentros... Que sean espacios donde vivir los valores humanos y cristianos. OREMOS:

5. Por los que, en cualquier lugar del mundo, son sometidos a la pr?ctica inhumana de la tortura. Que los torturadores y los que ordenan las torturas, se conviertan y descubran la dignidad de toda persona. OREMOS:

6. Por todos nosotros. Que el tiempo de verano nos ofrezca posibilidades de vivir y profundizar nuestra fe en Jes?s. OREMOS:

Escucha, Padre, nuestras oraciones, y derrama tu amor sobre nosotros y sobre todos los hombres y mujeres. Por Jesucristo, nuestro Se?or.

Padrenuestro: Sinti?ndonos disc?pulos de Jes?s, y muy unidos a ?l, dirij?monos al Dios del cielo, llam?ndole Padre, tal como ?l nos ense??:


CPL

Publicado por verdenaranja @ 9:05  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Homil?a del Obispo Em?rito de Viedma, Mons. Miguel Hesayne, en el Domingo D?cimo Cuarto del Teimpo Ordinario - C, 8 de Julio de 2007.

HOMILIA DE MONS. MIGUEL HESAYNE
D?cimo Cuarto Domingo - 8 de Julio


Es corriente escuchar ?que la Iglesia no se meta en pol?tica?. Hace poco se dijo que ?los obispos y sacerdotes vayan a rezar y dejen que los pol?ticos arreglen la pol?tica?. Pienso que con las Homil?as anteriores queda suficientemente claro el concepto de ?Iglesia? y su ?Misi?n?. Sin embargo, hay que insistir que la Iglesia de Jes?s es la comunidad de los creyentes en Jes?s muerto y resucitado. En consecuencia, todos sus miembros- en sus diversos ministerios y servicios, tienen la misma Fe y la misma Misi?n: anunciar a Jes?s y su Evangelio para la salvaci?n liberadora de todos los hombres y de todo el hombre. Vale decir todos los miembros de la Iglesia, hacen lo mismo; pero no de la misma manera porque es una comunidad organizada. Lo destaca el Concilio Vat. II, en forma detallada y profusa, en el Documento de la Iglesia en el Mundo actual, con expl?cita y exigentes afirmaciones como: ?Los cristianos deben tomar conciencia de la vocaci?n particular y propia que tienen en la comunidad pol?tica?? refiri?ndose al bautizado y por el mismo hecho del bautismo. Y dirigi?ndose ya a una posible dirigencia pol?tica: ?Quienes son, o pueden llegar a ser capaces de ejercer ese arte tan dif?cil y tan noble que es la pol?tica, prep?rense para ella y procuren ejercitarla con olvido del propio inter?s y de toda ganancia venal. Luchen con integridad moral y con prudencia contra la injusticia y la opresi?n, contra la intolerancia y el absolutismo de un solo hombre o de un partido pol?tico; cons?grense con sinceridad y rectitud, m?s a?n, con caridad y fortaleza pol?tica, al servicio de todos? .Paulo VI en el marco del mismo Concilio, explicitando que ?La Misi?n es de la Iglesia entera? si bien, en forma diversificada, cuando toca la misi?n del laicado, expresa textualmente: ?Su tarea primera e inmediata no es la instituci?n y el desarrollo de la comunidad eclesial -esa es funci?n espec?fica de los Pastores- sino el poner en pr?ctica todas las posibilidades cristianas y evang?licas, escondidas, pero ya, a su vez, presentes en las cosas del mundo. El campo propio de su actividad evangelizadora, es el mundo vasto y complejo de la pol?tica, de lo social, de la econom?a? de los medios de comunicaci?n de masas?etc.? y s?, para formar un laicado al servicio del mundo concreto y real ?a?ade- que los Pastores en la misi?n de formar un laicado evangelizador de la realidad temporal - han de llamar a otras/os laicas/os al servicio de formadores de un laicado-sutura entre Iglesia y Mundo.[1]

?Esta es la mentalidad que reina en la Argentina dentro y fuera de la Iglesia Instituci?n? Dentro de la Iglesia en general, se piensa en el compromiso laical o seglar con el lastre de la definici?n de laicado ?brazo largo de la Jerarqu?a?. As? se comprende la confusi?n reinante en el mundo fuera de la Iglesia, pretendi?ndola encerrar en los templos. El C.Vat. II en su dinamismo de volver a los or?genes cristianos, felizmente, establece al seglar o laico en su vocaci?n espec?fica y protag?nica en una forma singular y propia de evangelizar, colocado en el coraz?n del mundo (E.N.)

Y la verdad es que la Iglesia debe ?meterse en pol?tica?. La iglesia-pueblo-comunidad organizada. No hay que extra?arse que desde una homil?a o desde una c?tedra, el pastor anuncie el evangelio proyectado al mundo familiar-social-pol?tico, cultural y t?cnico. Por el contrario, el laicado debe reclamar de sus pastores ?ese evangelio? para celebrarlo en su propia tarea laical de su propio mundo y en el caso de la pol?tica: en las urnas para saber elegir y exigir a los elegidos el cumplimiento de sus promesas electorales y en el caso de ejercer gobierno ser capaz de servir al pueblo.

Un miembro de la Iglesia no puede abstenerse del compromiso pol?tico si quiere ser fiel al mandato de Jes?s de ser levadura, sal, luz para la sociedad que se vive. Mt. 5,13


[1] Paulo VI -La Evangelizaci?n del Mundo Contempor?neo. N? 70 y 73-

Publicado por verdenaranja @ 8:56  | Homil?as
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 15 de julio de 2007
Jos? Mar?a Garc?a Hoz

ABC 26 de junio 2007



EL nuevo premio Pr?ncipe de Asturias de Investigaci?n, doctor Gin?s Morata, ha declarado en una entrevista que no ve con malos ojos la posibilidad de manipular la inteligencia ?si con ello conseguimos que las personas poseamos mejores sentimientos y anulemos los genes que nos conducen a actos de violencia (...) Si podemos modificar una mosca, ?por qu? no vamos a poder manipular a una persona??.
Lector habitual de prensa, por afici?n y por obligaci?n, no me escandalizan las exageraciones o las tonter?as que se pueden leer en un diario. Pero me resulta dif?cil recordar la ?ltima vez que le? una afirmaci?n tan terrible como la del flamante premio Pr?ncipe de Asturias, cuyo precedente m?s cercano es el del cient?fico pirado, protagonista de mil pel?culas en las que pretende dominar el mundo mediante un invento estramb?tico; en la vida real el antecedente es peor: el cient?fico favorito de Hitler, el doctor Josef Mengele, que experimentaba con jud?os para mejorar la raza aria.
La posmodernidad ha arrasado con el fundamento de la era moderna, en virtud del cual la ciencia y la raz?n ser?an capaces de encontrar la soluci?n de cualquier problema humano. Accidentes como el de Bupal o Seveso, que hace cuarenta a?os produjeron la muerte de miles de personas en la India e Italia, se convirtieron en el icono de lo peligroso que puede resultar el progreso cient?fico; detr?s de cada hallazgo se esconde un nuevo riesgo. De la raz?n, ?para qu? hablar? Nada m?s razonable que la utop?a comunista impuesta por Stalin y sucesores, o el intento de salvar a Vietnam de esa tiran?a comunista a golpe de bombas de napalm.

Es realmente peligroso que la ciencia, los cient?ficos, se constituyan en los ?rbitros de la conciencia humana. Dice el doctor Morata que estamos a un cuarto de hora de poder manipular la inteligencia del hombre para as? conseguir que tenga mejores sentimientos. Lo que no dice, y ning?n cient?fico podr? imponer por muy sabio que sea, es qu? sentimientos son mejores que otros. Alegrarse por una victoria del Bar?a y por la derrota del Madrid. ?Es un sentimiento bueno o malo? ?Indiferente? ?Y d?nde est? la l?nea que delimita los sentimientos indiferentes de los malos?

Seg?n creo, una adecuada combinaci?n de la ?ltima versi?n de gas mostaza con la fisi?n de unas cuantas bombas de hidr?geno podr?a dejar el planeta sin vida en apenas unos minutos. Un adelanto cient?fico, sin duda, pues hace apenas un siglo s?lo ?ramos capaces de fabricar bombas que mataban de cien en cien. Ahora ya podemos manipular una mosca (?tendr? la mosca sentimientos malos?), pero dentro de nada tambi?n podremos manipular la inteligencia humana (que sin duda los tiene). La comparaci?n del doctor Morata resultar?a rid?cula si no fuera tr?gica.

Deducir que, dada la similitud de los genomas, el hombre y la mosca merecen el mismo tratamiento resulta un escabroso disparate, a partir del cual s?lo se puede temer lo peor: primero se establecen los par?metros del hombre perfecto, despu?s se somete a la poblaci?n a un proceso de manipulaci?n masiva que lleve a la conformaci?n de todos al modelo preestablecido y, por ?ltimo, cuando se advierta que este proceso resulta insoportable para las finanzas p?blicas, se adapta un modelo sostenible: a partir de la manipulaci?n gen?tica se proceder? a fabricar hombres con cero defectos y buenos sentimientos desde el principio. ?Qu? feliz ser?a el doctor Mengele si levantara la cabeza!

No es nada personal. No tengo el gusto de conocer al doctor Morata y seguramente una entrevista period?stica (Expansi?n, 21 de junio) no es el marco m?s adecuado para reflexionar sobre la manipulaci?n de la inteligencia humana. Pero mis eventuales exageraciones o desenfoques no invalidan la cuesti?n de fondo que hoy est? planteada: la visi?n unidimensional del hombre, valorado s?lo desde un punto de vista cient?fico, es, desde luego, un disparate, pero corremos el peligro serio de que nos sea impuesto.

Si el coraz?n tiene razones que la raz?n no comprende, la conciencia del hombre tiene preguntas que la ciencia nunca podr? responder. Y manipular la inteligencia y la conciencia del hombre es como cortar la lengua al ni?o impertinente para que deje de hacer preguntas, y as? evitarnos la molestia de responderlas.


Comentarios (0)  | Enviar
Carta semanal del Arzobispo de Valencia Don Agust?n Garc?a-Gasco Vicente

La sociedad, frente al Estado


Publicada en ?Paraula-Iglesia en Valencia? el 8 de julio de 2007



La educaci?n ayuda y favorece el crecimiento integral de las personas. Son los padres y las madres, las familias, a quienes la naturaleza otorga el encargo primero de dar a sus hijos lo mejor para que crezcan hacia la plenitud humana.

El Estado, organizaci?n jur?dica del poder pol?tico de la sociedad, no puede presentarse como un se?or feudal que pretende intervenir en la vida de sus s?bditos a su antojo. Nos encontramos en el siglo XXI, en una sociedad que aspira a ser una democracia avanzada, en la que los derechos no son s?lo bonitas declaraciones sino derechos efectivos ante los Tribunales y ante la sociedad, y recogen cuestiones como el derecho a la objeci?n de conciencia, que algunos grupos pol?ticos y formadores de opini?n pretenden abolir cuando son ejercidos por los cristianos.

La vida en sociedad es un cap?tulo esencial de la verdadera educaci?n. Los padres y las madres, los matrimonios y las familias, introducen a sus hijos en un sentido activo de la convivencia y del respeto a los dem?s. La colaboraci?n de la escuela con los padres es muy importante, para que los ni?os se abran a la colaboraci?n con sus compa?eros y para que reconozcan en sus maestros y educadores modelos de convivencia justa y respetuosa, cuyas palabras y ejemplos contribuyen al compromiso por hacer la vida social m?s humana. Ninguna reforma educativa lograr? su prop?sito si se hace de espaldas a los padres.

La educaci?n de los ni?os, y de toda persona, avanza cuando crecen las convicciones que dan sentido a su vida. No cabe un falso neutralismo en educaci?n. Descubrir los verdaderos valores de la vida, cultivar las virtudes aut?nticas, es una tarea demasiado importante como para dejar al margen de ella a Dios, la propia fe, la luz de la Revelaci?n, la inspiraci?n de la Palabra de Dios, o la oraci?n. Los padres y las madres, primeros educadores, ejercen una imprescindible libertad religiosa que jam?s han de someter a las prioridades de gobierno pol?tico alguno. De las urnas salen modos de gobierno democr?ticos, pero ellas no otorgan derechos absolutos e inobjetables sobre la conciencia de los padres y de todos los ciudadanos.

Lo planteado como asignatura de educaci?n para la ciudadan?a suscita numerosas cuestiones sobre su concepci?n y sobre su verdadero desarrollo. La intenci?n de promover una asignatura para conseguir una ciudadan?a af?n a las premisas ideol?gicas de un Gobierno, no se sostiene en un Estado de Derecho, por lo que resulta rechazable de plano.

No resulta sencillo adaptar esta asignatura y hacerla aceptable para la moral cat?lica. El silenciamiento de la relaci?n de la persona con Dios y la aportaci?n del cristianismo a la historia y a la sociedad son claros signos de un laicismo radical. Problem?tica ser? la pretensi?n de presentarla como una asignatura que plantea valores comunes, cuando expresamente ignora o rechaza la ley natural del obrar humano presente en todas las grandes civilizaciones.

Un gran riesgo de autocensura existir? para no incomodar, recordando aspectos innegociables de la doctrina cristiana, que hoy son conculcados por la legislaci?n espa?ola: el derecho a la vida y a la dignidad de los embriones y de los ni?os y ni?as antes del nacimiento, el valor del matrimonio entre el var?n y la mujer; el primordial papel de los padres como educadores; la dimensi?n trascendente del ser humano frente a cualquier reduccionismo laicista o materialista.

Hay que recordar que la gran mayor?a de legislaciones europeas y del mundo s?lo aceptan como leg?timo el matrimonio entre hombre y mujer y el Tribunal Constitucional espa?ol ha admitido a tr?mite la posible inconstitucionalidad sobre la pol?mica ley. No pueden presentarse como valores universales para la ciudadan?a europea aqu?llos que no s?lo no est?n admitidos en la gran mayor?a de pa?ses, sino que tambi?n se cuestionan en el nuestro.

La labor de la Iglesia es recordar que el hombre y la mujer est?n hechos a imagen de Dios y que son superiores a las cosas. El materialismo relativista supone una degradaci?n de la dignidad humana, y la responsabilidad de los padres en la educaci?n de sus hijos puede llevarles a negarse a aceptar una asignatura que puede presentarse como recomendable, pero cuyas ?ltimas intenciones no son tan claras como se pretende.

Con mi bendici?n y afecto

Don Agust?n Garc?a-Gasco Vicente
Arzobispo

Publicado por verdenaranja @ 23:44  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
ZENITPublicamos las palabras que pronunci? Benedicto XVI el domingo, 15 de Julio de 200 a mediod?a, antes y despu?s de rezar la oraci?n mariana del ?ngelus.

El encuentro de oraci?n, con un marcado car?cter festivo, junto a numeros?simos fieles y peregrinos, tuvo lugar en Castello di Mirabello, pr?ximo a la villa donde reside el Papa en Lorenzago di Cadore ?en los Dolomitas de Belluno- durante este per?odo de descanso, hasta el 27 de julio.

Queridos hermanos y hermanas:

Doy gracias al Se?or que tambi?n este a?o me ofrece la posibilidad de pasar algunos d?as de descanso en la monta?a, y estoy agradecido a cuantos me han acogido aqu?, en Lorenzago, en este encantador panorama cuyo fondo son las cimas del Cadore y donde vino varias veces tambi?n mi amado predecesor Juan Pablo II. Dirijo un agradecimiento especial al obispo de Treviso y al de Belluno-Feltre, y a todos los que, de varias formas, contribuyen a asegurarme una estancia serena y provechosa. Ante este espect?culo de prados, de bosques, de cumbres tendidas el cielo, brota espont?neo en el alma el deseo de alabar a Dios por las maravillas de sus obras, y nuestra admiraci?n por estas bellezas naturales se transforma f?cilmente en oraci?n.

Todo buen cristiano sabe que las vacaciones son tiempo oportuno para reposar el f?sico y tambi?n para alimentar el esp?ritu a trav?s de espacios m?s amplios de oraci?n y de meditaci?n, para crecer en la relaci?n personal con Cristo y conformarse cada vez m?s a sus ense?anzas. Hoy, por ejemplo, la liturgia nos invita a reflexionar sobre la c?lebre par?bola del buen samaritano (v. Lc 10,25-37), que introduce en el coraz?n del mensaje evang?lico: el amor a Dios y el amor al pr?jimo. ?Pero qui?n es mi pr?jimo? ?pregunta el interlocutor a Jes?s. Y el Se?or responde dando un vuelco al interrogante, mostrando, con el relato del buen samaritano, que cada uno de nosotros debe hacerse pr?jimo de cada persona que encuentra: ??Ve y haz t? lo mismo!? (Lc 10,37). Amar, dice Jes?s, es comportarse como el buen samaritano. Nosotros sabemos, por lo dem?s, que Buen Samaritano por excelencia es precisamente ?l: a?n siendo Dios, no dud? en abajarse hasta hacerse hombre y dar la vida por nosotros.

El amor es por lo tanto el ?coraz?n? de la vida cristiana; de hecho, s?lo el amor, suscitado en nosotros por el Esp?ritu Santo, nos hace testigos de Cristo. He querido volver a proponer esta importante verdad espiritual en el Mensaje para la XXIII Jornada Mundial de la Juventud, que se har? p?blico el pr?ximo viernes, 20 de julio: ?Recibir?is la fuerza del Esp?ritu Santo, que descender? sobre vosotros, y ser?is mis testigos? (Hechos 1, 8). ?ste es el tema sobre el cual, queridos j?venes, os invito a reflexionar en los pr?ximos meses, para prepararos a la gran cita que tendr? lugar en Sydney, en Australia, dentro de un a?o, justamente en estos d?as de julio. Las comunidades cristianas de esa amada naci?n est?n trabajando activamente para acogeros y les estoy agradecido por los esfuerzos organizativos que est?n realizando. Confiemos a Mar?a, a quien ma?ana invocaremos como Virgen del Monte Carmelo, el camino de preparaci?n y el desarrollo del pr?ximo encuentro de la juventud del mundo entero, al que os invito, queridos amigos de cada Continente, a participar numerosamente.

[Tras rezar el ?ngelus, el Papa salud? a los peregrinos. En italiano dijo:]

Me alegra saludar uno a uno a los obispos presentes: monse?or Andrich, obispo de Belluno-Feltre, monse?or Mazzocato, obispo de Treviso, monse?or Magnani, obispo em?rito de Treviso, y monse?or Pasqualotto, obispo auxiliar de Manaus, en Brasil, originario de Treviso. Aseguro una especial oraci?n para ellos y para el camino pastoral de las respectivas comunidades diocesanas.

Saludo a los presidentes de la regi?n de Veneto y de la provincia de Treviso, y a los responsables de importantes instituciones locales.

Dirijo mi pensamiento a los sacerdotes y a los di?conos permanentes; a los educadores y a los seminaristas del Seminario de Treviso, junto a sus familiares; a los representantes de los Institutos de vida consagrada y de las diversas agregaciones laicales, entre ellas Acci?n Cat?lica, los Scout y los Movimientos eclesiales; a los diversos colaboradores de organismos diocesanos y de las escuelas cat?licas. Con gran afecto saludo finalmente a los ni?os y j?venes que est?n viviendo su ?campamento-escuela? aqu?, en Cadore.

[Despu?s de reiterar su saludo, dijo en alem?n:]

Que el tiempo libre de las vacaciones nos ayude a profundizar en el v?nculo con Dios y con las personas que tenemos cerca. No dejemos escapar esta oportunidad. Os deseo felices vacaciones y os imparto mi bendici?n de todo coraz?n.

?Gracias de nuevo por haber venido! ?Feliz domingo a todos!

[Traducci?n del original pluriling?e realizada por Zenit.
? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]

Publicado por verdenaranja @ 23:39  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
An?lisis que ha escrito monse?or Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Crist?bal de Las Casas, ante las propuestas de actualizaci?n de las reformas a la Constituci?n mexicana de 1992, que llevaron al reconocimiento jur?dico de la Iglesia cat?lica y otras iglesias y confesiones religiosas.

San Crist?bal de las Casas, Chis. a 11 de julio de 2007


LIBERTAD RELIGIOSA, NO PRIVILEGIOS



Ver


Se ha estado ventilando en los medios de comunicaci?n que representantes jer?rquicos de la Iglesia Cat?lica estamos proponiendo una actualizaci?n de las reformas constitucionales aprobadas en 1992, en relaci?n con los temas que tienen que ver con la religi?n y su pr?ctica p?blica, para que, como se tiene en la mayor?a de pa?ses democr?ticos, todos los mexicanos disfrutemos de mayor libertad religiosa, la que no se reduce a libertad de conciencia y de cultos.

De inmediato se han escuchado voces en contra, como si los obispos pretendi?ramos reconquistar poderes de otros tiempos, o como si quisi?ramos terminar con el Estado laico que nos rige. Se imaginan que anhelamos imponer el catolicismo a todo el pa?s. El Coordinador de la fracci?n del PRD en la C?mara de Diputados califica esto como ?un retroceso muy grave?. Olvida que su partido, en otros periodos, era el que ped?a que a los sacerdotes se les concediera el voto pasivo, el poder ser elegidos para cargos pol?ticos, porque necesitaba votos y de esta forma quer?a congraciarse con nosotros.

El presidente de CONFRATERNICE, una asociaci?n de denominaciones protestantes, se atreve a afirmar que, ?en el fondo, se pretende vulnerar la laicidad del Estado?, como si busc?ramos tener ?una religi?n de Estado?, una religi?n oficial?. Olvida que fuimos los obispos cat?licos quienes promovimos las reformas de 1992, con las que ellos mismos se beneficiaron. Esperamos que, si prospera nuestra actual iniciativa, tambi?n ellos avanzar?n.

En contraste, una escuela p?blica de esta ciudad, llamada ?Presidente Benito Ju?rez?, me solicit? una Misa de acci?n de gracias por el fin de curso de quienes concluyeron la educaci?n primaria. La celebramos sin ning?n inconveniente. Participaron los alumnos que decidieron y no se vulner? el laicismo del art?culo 3? constitucional. Esto pasa cada a?o y en todas partes. Si los alumnos solicitan una celebraci?n religiosa fuera de la escuela, ser?a una injusticia limitarles este derecho. A quienes son de otra religi?n, no se les impone.

Juzgar

Para la Iglesia Cat?lica, la palabra de Dios es definitoria del camino a seguir. Jesucristo es muy claro cuando afirma: ?Al C?sar lo que es del C?sar; a Dios lo que es de Dios? (Mt 22,21). Esto significa que Dios respeta las decisiones leg?timas de las autoridades civiles, y no quiere imponerse a todos. Pero los c?sares no han de pretender ser dioses, absolutos e impositivos, sino que han de reconocer los derechos de Dios y de sus creyentes. Es lo que nos mueve: luchar por un orden justo en la sociedad, que incluye el respeto a la plena libertad religiosa. Si no lo hici?ramos, ser?amos c?mplices de una injusticia social.

Al respecto, el Papa Benedicto XVI ha expresado: ?El orden justo de la sociedad y del Estado es una tarea principal de la pol?tica. Un Estado que no se rigiera seg?n la justicia se reducir?a a una gran banda de ladrones? Es propio de la estructura fundamental del cristianismo la distinci?n entre lo que es del C?sar y lo que es de Dios; esto es, entre Estado e Iglesia o, como dice el Concilio Vaticano II, el reconocimiento de la autonom?a de las realidades temporales. El Estado no puede imponer la religi?n, pero tiene que garantizar su libertad y la paz entre los seguidores de las diversas religiones? (Enc?clica Deus caritas est, 28).

Y para aquellos que temen un monopolio cat?lico, les dice: ?La doctrina social cat?lica no pretende otorgar a la Iglesia un poder sobre el Estado. Tampoco quiere imponer a los que no comparten la fe sus propias perspectivas y modos de comportamiento. Desea simplemente contribuir a la purificaci?n de la raz?n y aportar su propia ayuda para que lo que es justo, aqu? y ahora, pueda ser reconocido y despu?s puesto tambi?n en pr?ctica? Quiere servir a la formaci?n de las conciencias en la pol?tica y contribuir a que crezca la percepci?n de las verdaderas exigencias de la justicia? (Ib). En el fondo, es lo mismo que ped?a Ju?rez: respeto al derecho ajeno, como pilar para vivir en paz.

Al proponer reformas a la Constituci?n para que todos los mexicanos, de cualquier credo, o sin ?l, puedan disfrutar de una mayor libertad religiosa, s?lo pedimos que se respeten los derechos de los ciudadanos en esta materia. Por ejemplo, es una injusticia y un abuso de poder el negar a los padres de familia el derecho a decidir, en la escuela p?blica, qu? tipo de educaci?n quieren para sus hijos, si es con o sin religi?n. El Estado no puede ni debe suplantar a los padres de familia, como se reconoce en la misma Declaraci?n Universal de los Derechos Humanos, ratificada por M?xico. Por otra parte, pedir que se respete la objeci?n de conciencia, es un derecho fundamental de todo ser humano, y no s?lo de los cat?licos. Que haya espacios en los medios electr?nicos para difundir la propia creencia, es un derecho que beneficia a todas las denominaciones religiosas. Nosotros no queremos aspirar a puestos de gobierno o a liderazgos pol?ticos, porque hemos decidido libremente renunciar a este derecho, pero el Estado no debe coartarlo; es una interferencia en cuestiones religiosas. Ante el Estado, somos ciudadanos con todos los derechos, como cualquier otro. Es como si, por haber renunciado al matrimonio, nos prohibiera casarnos?

ACTUAR

No teman, pues, quienes se oponen a las propuestas que estamos haciendo para una reforma constitucional en materia religiosa. No queremos ser diputados, senadores, presidentes, l?deres pol?ticos. S?lo deseamos que M?xico sea un pa?s m?s justo y democr?tico, en todos los ?rdenes, y tambi?n en lo que se refiere a libertad religiosa; y esto para todos los mexicanos y para todos los credos.

Estos cambios jur?dicos no los podemos hacer los obispos. Eso compete a los legisladores; por ello, les pedimos apertura de mente y de coraz?n para escucharnos y analizar sin apasionamientos viscerales lo que les proponemos. Como dice el Papa: ?La Iglesia no puede ni debe emprender por cuenta propia la empresa pol?tica de realizar la sociedad m?s justa posible. No puede ni debe sustituir al Estado. Pero tampoco puede ni debe quedarse al margen de la lucha por la justicia. Debe insertarse en ella a trav?s de la argumentaci?n racional y debe despertar las fuerzas espirituales, sin las cuales la justicia, que siempre exige tambi?n renuncias, no puede afirmarse ni prosperar. La sociedad justa no puede ser obra de la Iglesia, sino de la pol?tica. No obstante, le interesa sobremanera trabajar por la justicia esforz?ndose por abrir la inteligencia y la voluntad a las exigencias del bien com?n? (Ib). Es lo que buscamos: justicia religiosa, no privilegios.

Publicado por verdenaranja @ 20:56  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
ZENIT publica el informe preparado por monse?or Juan Usma G?mez, del Consejo Pontificio para la Promoci?n de la Unidad de los Cristianos, sobre ?La curaci?n para pentecostales y cat?licos?.


El lema de la Semana de oraci?n por la unidad de los cristianos de este a?o: "Hace o?r a los sordos y hablar a los mudos" (Mc 7, 31-37) nos remite a uno de los temas aparentemente m?s controvertidos en las relaciones entre cat?licos y pentecostales: la curaci?n. En efecto, juntamente con el hablar en lenguas, la insistencia ?llena de expectativas? que se pone en las curaciones milagrosas constituye uno de los "modos pentecostales" que suscitan sorpresa y perplejidad acerca de su legitimidad y su sentido propiamente cristiano.

Casi en todas partes del mundo, la promesa de curaci?n se ha convertido en un leitmotiv con el que las comunidades pentecostales y carism?ticas atraen a nuevos miembros (este hecho se ha constatado tambi?n durante los cuatro seminarios sobre el ecumenismo organizados por el Consejo Pontificio para la Promoci?n de la Unidad de los Cristianos en Brasil, Kenia, Senegal y Corea).

Aun admitiendo que esa visi?n es parcial, debemos reconocer que la promesa o anuncio de curaciones realizadas constituye uno de los recursos m?s "eficaces" para atraer a la gente en nuestros d?as. Ser curados o ser testigos de una curaci?n realizada en la comunidad de pertenencia resulta cada vez m?s importante.

Si tomamos la Sagrada Escritura, vemos inmediatamente que los evangelios recogen muchos relatos de curaciones. Indudablemente, la compasi?n de Cristo con los enfermos y sus numerosas curaciones de enfermos de todo tipo son un signo claro de que "Dios ha visitado a su pueblo" (Lc 7, 16) y de que "el reino de Dios est? cerca" (Mt 10, 7; Lc 10, 9). Ciertamente, el ministerio de Jes?s se realizaba a trav?s de palabras autorizadas y obras poderosas. Las curaciones que llevaba a cabo no eran simples obras taumat?rgicas; sin excepci?n, estaban vinculadas a la fe del enfermo y se transformaban en experiencias mesi?nicas (cf. Mt 8, 6-10; 9, 21-22, 27-30; Mc 2, 4-5; 10, 50-52, Lc 17, 17-22; Jn 9, 1), aunque no siempre las reconoc?an como obras buenas los que rodeaban a los enfermos (cf. Mc 2, 4-9; Jn 9, 13-40).

Sin embargo, en las narraciones del Nuevo Testamento Jes?s no es el ?nico que cura. Jes?s mismo da a los Ap?stoles el poder de curar. Los Ap?stoles y otros, en el cumplimiento de su misi?n y como parte de ella, obran curaciones en nombre de Jes?s; nunca como manifestaci?n de su poder personal o para sus fines propios (cf. Hch 8, 13; 9, 36-43; 14, 8-11). Adem?s, san Pablo, en su carta a los Corintios, habla de un carisma especial de curaci?n que el Esp?ritu Santo da a algunos creyentes para que se manifieste la fuerza de la gracia que proviene del Resucitado (cf. 1 Co 12, 9. 28. 30).

Hasta aqu? todo parece claro. Pedir la salud del cuerpo y del alma es una pr?ctica conocida desde siempre en la Iglesia. M?s a?n, repasando las p?ginas del Catecismo de la Iglesia cat?lica, leemos que: "El Se?or Jesucristo, m?dico de nuestras almas y de nuestros cuerpos, que perdon? los pecados al paral?tico y le devolvi? la salud del cuerpo, quiso que su Iglesia continuase, con la fuerza del Esp?ritu Santo, su obra de curaci?n y de salvaci?n, incluso en sus propios miembros" (n. 1421). Los pentecostales comparten plenamente esa afirmaci?n; con todo, conviene notar que en el Catecismo con ella se introduce el cap?tulo dedicado a "los sacramentos de curaci?n", es decir, el sacramento de la Penitencia y de la Reconciliaci?n, y el de la Unci?n de los enfermos.

Para un cat?lico pedir la curaci?n es leg?timo. En efecto, la Iglesia en varios momentos y con ritos diversos reza plegarias lit?rgicas con esta intenci?n. Son bien conocidos los santos taumaturgos y los diversos lugares de oraci?n donde se dan innumerables testimonios de curaciones milagrosas. Por consiguiente, pedir la gracia de la curaci?n no es ajeno a la praxis cat?lica. Sin embargo, esto no debe llevar al cristiano a olvidar que no hay mayor mal que el pecado y que nada tiene peores consecuencias para los pecadores mismos, para la Iglesia y para el mundo entero (cf. ib., n. 1488). La recuperaci?n de la salud es importante si ayuda a la salvaci?n espiritual (cf. Mt 9, 5-8). La curaci?n es una gracia, pero la enfermedad no es necesariamente ausencia de ella: la uni?n del enfermo a la pasi?n de Cristo es fundamental para su bien y para el bien de la Iglesia (cf. Col 1, 24).

Los evang?licos y pentecostales tienen una visi?n diferente. Se habla a veces de diversas teolog?as de la curaci?n, que en general vinculan la curaci?n a la expiaci?n de Cristo. Aunque se suele estimular de alguna manera la expectativa de curaci?n y aunque el ministerio de curaci?n se considera un elemento leg?timo del evangelismo, con frecuencia algunos l?deres pentecostales ponen en guardia a los fieles y protestan contra ciertas pr?cticas ileg?timas que, ocult?ndose tras promesas de curaci?n, miran a proyectos personales que est?n muy lejos del Evangelio. "La mayor amenaza para el movimiento pentecostal carism?tico en los ?ltimos veinte a?os de este siglo (el siglo XX) ser? el ?xito y la ruina de los "reinos personales", pues cuando se desplomen, como suceder? inevitablemente, se desplomar? con ellos la fe de aquellos cuya mirada no est? puesta en Jes?s" (W. MacDonald, The Cross versus Personal Kingdom, Pneuma 3/2, Fall 1982, en: W. Hollenweger, Pentecostalism: Originis and Developments Worldwide, Peabody 1997, p. 230).

La aparici?n de curanderos, hombres y mujeres, cuyas actuaciones resultan a?n m?s notorias gracias a los medios de comunicaci?n social y a la realizaci?n de grandes reuniones, ha suscitado problemas doctrinales y pastorales muy urgentes para todos los cristianos.

Los curanderos modernos, definidos como pertenecientes sobre todo a la tercera ola del pentecostalismo ("third wavers"), se remiten a diversas tradiciones cristianas. Pero algunos de estos "tele-evangelistas" act?an m?s bien como tele-vendedores de productos religiosos, con un consiguiente beneficio econ?mico, y a menudo en sus promesas de curaciones se percibe el enga?o y el intento de explotar la buena fe de las personas necesitadas. En esta l?gica es muy elevado el riesgo de una moderna "simon?a" (cf. Hch 8, 18-25).

Suscitan perplejidad el uso caprichoso del presunto "carisma de curaci?n" y las revelaciones personales que a menudo indican la curaci?n realizada o la dificultad puesta por algunos de los presentes que impide que se produzca la liberaci?n del maligno. Refiri?ndose a los pasajes del Nuevo Testamento, los curanderos se definen con frecuencia como exorcistas; por tanto, la curaci?n, m?s que restablecimiento de la salud, es ante todo liberaci?n del maligno.

Aun admitiendo la buena intenci?n de las personas que ponen en ellos su confianza, pueden surgir algunas dudas sobre la gratuidad y la solidez de la fe de esas personas, que m?s que depender de Jesucristo parece depender de milagros, curaciones y actuaciones de l?deres. As? el Evangelio pasa a un segundo plano.

Tambi?n en la Iglesia cat?lica, bajo el influjo del movimiento carism?tico, las oraciones de curaci?n rezadas en grupo son bastante comunes. La Congregaci?n para la Doctrina de la Fe public?, el 14 de septiembre del a?o 2000, la "Instrucci?n sobre las oraciones para obtener de Dios la curaci?n", destinada a los obispos con el fin de orientar a los fieles en esta materia; pretende favorecer lo que hay de bueno y corregir lo que conviene evitar. La instrucci?n comprende una parte doctrinal sobre las gracias de curaci?n y las oraciones para obtenerla, y presenta al final disposiciones disciplinarias al respecto (cf. L'Osservatore Romano, edici?n en lengua espa?ola, 1 de diciembre de 2000, pp. 17-19).

Sobre la curaci?n en la Iglesia, el di?logo internacional cat?lico-pentecostal, en su segunda fase, expres? algunas reflexiones que siguen siendo v?lidas, aunque el tema requiere una ulterior profundizaci?n com?n con el fin de evitar juicios injustos. Por lo que concierne a la curaci?n, cat?licos y pentecostales concuerdan (cf. Di?logo internacional cat?lico-pentecostal, Relaci?n final 1997-1982, nn. 31-40; original en: Consejo Pontificio para la Promoci?n de la Unidad de los Cristianos, Information Service 55, 1984, II-III) en: la necesidad de la cruz (la b?squeda de la curaci?n no es una simple b?squeda de bienestar); la curaci?n es un signo del Reino; implica a la persona en su totalidad; la espera confiada de recibir la gracia de una curaci?n no es contraria a la vida cristiana; Cristo es quien cura. Sin embargo, no hay acuerdo ni convergencia en cuanto al aspecto sacramental y, en consecuencia, sobre la importancia del ministro ordenado por lo que ata?e a los sacramentos de curaci?n y en particular al sacramento de la Unci?n de los enfermos.

Tambi?n hoy Cristo hace o?r a los sordos y hablar a los mudos. Tambi?n hoy se concede a algunos creyentes el carisma de la curaci?n. Pero, aun reconociendo la posibilidad de la curaci?n, pues estamos convencidos de que para Dios nada hay imposible, no podemos considerar los milagros de curaci?n como condici?n necesaria para nuestra fe cristiana: no es necesario ver para creer (cf. Jn 20, 24-29).

Por tanto, el discernimiento espiritual es a?n m?s necesario para descubrir cu?l es el ministerio aut?ntico. "A causa de la fragilidad humana, de la presi?n de grupo y de otros factores, es posible que el creyente sea inducido a error en su conciencia acerca de la intenci?n y la influencia del Esp?ritu en sus acciones. Por este motivo, es fundamental establecer los criterios para confirmar y convalidar la actuaci?n aut?ntica del "Esp?ritu de verdad" (cf. 1 Jn 4, 1-6)" (Di?logo internacional cat?lico-pentecostal, Relaci?n final 1972-1976, n. 40; original en Information Service 55, 1976/III).

En nuestros tiempos, los carismas y los dones del Esp?ritu Santo resultan cada vez m?s visibles; a veces incluso podr?amos decir que excesivamente. Esta situaci?n requiere una orientaci?n a fin de que la gente aprenda a identificar adecuadamente los carismas y de que estos sean realmente ejercitados para el bien de toda la Iglesia (cf. 1 Co 12-14). Proporcionar elementos de discernimiento espiritual deber?a contribuir a detectar la autenticidad de una experiencia espiritual y su conformidad con la doctrina de la Iglesia, evitando as? desviaciones e iluminando las "experiencias espirituales" de los creyentes.

Termino esta reflexi?n haciendo una invitaci?n a leer, estudiar y analizar la relaci?n final de la quinta fase del Di?logo cat?lico-pentecostal, que se publicar? pr?ximamente. El texto ofrecer? la posibilidad de recorrer, sobre la base de fuentes b?blicas y patr?sticas, el camino de fe, conversi?n, discipulado, experiencia comunitaria, y percibir la acci?n del Esp?ritu Santo (de modo especial con respecto al bautismo en el Esp?ritu). Los miembros del Di?logo presentan reflexiones comunes sobre cada uno de estos aspectos en la situaci?n actual, tratando de destacar no s?lo la belleza de la vida cristiana, sino tambi?n su dinamismo desde los or?genes. El documento est? articulado en tres puntos: c?mo se llega a ser cristiano seg?n la Biblia; qu? sucedi? durante el per?odo patr?stico; y cu?les son los enfoques pastorales actuales de ambas comunidades.

Comentarios (0)  | Enviar
15 Julio (ACI).- En su primera aparici?n p?blica desde que iniciara el 9 de julio pasado un periodo vacacional, el Papa Benedicto XVI dirigi? hoy el ?ngelus en el Castillo de Mirabello, en Lorenzago de Cadore, desde donde tras destacar que ?el amor es el ?coraz?n? de la vida cristiana?, exhort? a los j?venes a prepararse intensamente para la pr?xima Jornada Mundial de la Juventud a realizarse en Sydney en julio de 2008.

?El amor es el 'coraz?n' de la vida cristiana; en efecto solo el amor, suscitado en nosotros por el Esp?ritu Santo, nos hace testigos de Cristo?, dijo el Santo Padre, se?alando que ha ?querido proponer de nuevo esta importante verdad espiritual, en el Mensaje para la 23? Jornada Mundial de la Juventud, que se har? p?blico el viernes pr?ximo, 20 de julio: ?Recibir?is la fuerza del Esp?ritu Santo, que descender? sobre vosotros, y ser?is mis testigos??(Hch 1,8).

?Este es el tema sobre el que, queridos j?venes, os invito a reflexionar en los pr?ximos meses, para prepararos al gran encuentro que tendr? lugar en Sidney, Australia, dentro de un a?o, precisamente en estos d?as de julio?, dijo el Pont?fice ante unas mil 500 personas reunidas en el castillo del siglo XIX.

Al respecto, record? a los j?venes que ?las comunidades cristianas de aquella amada Naci?n est?n trabajando activamente para acogeros? y agradeci? ?los esfuerzos organizativos que est?n realizando?.

Finalmente, el Papa confi? a Mar?a, ?que ma?ana invocaremos como Virgen del Monte Carmelo, el camino de la preparaci?n y el desarrollo del pr?ximo encuentro de la juventud del mundo entero, al que he invitado, de todos los Continentes a participar de manera numerosa?.

Estuvieron presentes en el encuentro especialmente los fieles de la di?cesis de Treviso, guiados por su Obispo, Mons. Andrea Bruno Mazzocato. La comunidad de Lorenzago y de la di?cesis de Belluno-Feltre participar?n en el ?ngelus que dirigir? el Papa el pr?ximo Domingo 22 de julio.

Carta semanal del arzobispo de Valencia Don Agust?n Garc?a-Gasco Vicente.

El amor de Dios,
ra?z de las virtudes ciudadanas


Publicada en ?Paraula-Iglesia en Valencia? el 1 de julio de 2007


Dios es amor. Este es el gran fundamento y, al tiempo, la gran aportaci?n del cristiano a la humanidad. La fe cat?lica nos permite reconocer el amor de Dios y apoyarnos en ?l para vivir con los dem?s ese mismo amor, para desear y hacer el bien al pr?jimo.
En la sociedad actual, algunos contempor?neos que viven de forma superficial y banal se encuentran desenga?ados del amor, y de su propia vida que acaban encontrando vac?a. Los profundos v?nculos de amor generan profundos motivos para vivir, mientras que una concepci?n banal de las relaciones acaba banalizando la propia vida.

Adorar a un Dios que se nos ha manifestado como Amor nos permite y nos obliga a reconocer que el amor es el fondo de la realidad y que el amor es la norma de nuestra libertad. La pr?ctica del amor como norma universal de vida es esencial para cada cristiano y para la Iglesia entera. El amor, vivido y practicado con generosidad y eficacia, muestra el rostro trinitario de Dios, su verdad, su bondad y su belleza. Cuando vivimos alimentados del amor que Dios nos tiene, somos al mismo tiempo capaces de amar y de servir a nuestros hermanos necesitados con alegr?a y sencillez.

Hoy, en Espa?a, necesitan este compromiso del amor, tanto los inmigrantes que requieren acogida, como los que no tienen trabajo, los que est?n solos, los j?venes amenazados por las redes de quienes explotan con la prostituci?n, las mujeres humilladas y atemorizadas por la violencia dom?stica, los que no tienen casa, los que han ca?do bajo el enga?o de las adicciones, los que encuentran dificultades para fundar una familia, para abrirse a la vida y aceptarla incondicionalmente, as? como muchos seres humanos que en la fase inicial de su vida se ven desprotegidos por las leyes.

Cuando va a cumplirse un a?o del V Encuentro Mundial de las Familias celebrado en Valencia con el Papa Benedicto XVI, debemos recordar que el catecismo nos subraya la verdad de que la familia es la primera c?lula de la sociedad humana. Los cat?licos hemos de ser ejemplo del papel celular e indivisible del n?cleo familiar, que no puede renunciar a su funci?n educadora. Hoy m?s que nunca el compromiso de los cat?licos con la familia conlleva la responsabilidad de educar d?a a d?a a los hijos, en cuestiones que afectan al comportamiento y a la moral, a lo que est? bien y a lo que est? mal. La educaci?n t?cnica, cient?fica o art?stica que necesariamente debe impartirse en las escuelas p?blicas y privadas no pueden ser una coartada para que el Estado llegue a invadir parcelas que corresponden a la moral personal, en contra de las creencias de los propios padres, pues as? est? garantizado en el gran pacto que supuso la Constituci?n de 1978, y cuya vigencia y aplicaci?n de forma reiterada he defendido.

Existen motivos de fondo que generan incertidumbres sobre la asignatura de educaci?n para la ciudadan?a, empezando por ser una cuesti?n que no nace del consenso, tan ?til y eficaz en cuestiones que afectan a la verdadera educaci?n. Por otra parte, existen signos claros en nuestro pa?s de un movimiento de laicismo radical, que pretende silenciar todas las manifestaciones religiosas, negando no s?lo la libertad de expresi?n en cuestiones sociales, sino tambi?n en la dimensi?n moral y de promoci?n de los valores humanos. El laicismo radical acaba desembocando en una pseudo-religi?n, que necesita fabricar su propia moralidad y un sistema de creencias sin Dios. Se trata de una religi?n atea.

No nos dejemos enga?ar por maniobras que se presenten con buenas palabras y argumentos enga?osos. El Estado no puede ser el primer educador, porque la captaci?n del bien humano es propia de las personas, de cada persona, de cada coraz?n, no atributo de las leyes ni de la funci?n burocr?tica. La responsabilidad de amar en primera persona es un don indelegable de Dios a sus hijos e hijas, por humildes y peque?os que puedan parecer al aparato del Estado. Por ello, reitero que las familias cristianas deben ser un ejemplo en la transmisi?n de los valores y en la educaci?n, de la que no pueden hacer dejaci?n.

Con mi bendici?n y afecto,

Don Agust?n Garc?a-Gasco Vicente
Arzobispo

Publicado por verdenaranja @ 0:11  | Art?culos de inter?s
Comentarios (0)  | Enviar
ASIA/FILIPINAS - Declaraci?n de la Inter-Faith Council of Leaders (IFCL) de Zamboanga: "invocamos las ense?anzas de nuestros Libros Sagrados, el Cor?n y la Biblia, y pedimos a los que retienen al P. Bossi que no hagan correr peligros y lo liberen inmediatamente?

Zamboanga (Agencia Fides) - Los miembros de la Inter-Faith Council of Leaders (IFCL) de Zamboanga, realidad promovida por el movimiento para el di?logo Silsilah, han publicado la siguiente declaraci?n respecto al secuestro del P. Bossi.

"Nosotros, miembros de la Inter-Faith Council of Leaders (IFCL) de Zamboanga, estamos intensamente doloridos por el secuestro ocurrido hace un mes del P. Giancarlo Bossi, PIME. Estamos preocupados por su seguridad y su salud, considerando las circunstancias que lo circundan.

El P. Bossi no es un combatiente en el actual conflicto en Mindanao. El P. Bossi es un sacerdote misionero, lejos de su casa en Abbiategrasso, Italia, que est? poniendo su vida al servicio de la gente de Payao, Zamboanga Sibugay.

Nosotros, como grupo de l?deres Musulmanes y Cristianos de diferentes sectores de la sociedad, que son seguidores del esp?ritu de Silsilah para alcanzar la paz a trav?s del di?logo, estamos comprometidos a mantener el respeto del valor de la vida humana, sin distinci?n de religi?n, cultura y etnia, como nos ense?an nuestras correspondientes religiones.

Invocamos las ense?anzas de nuestros Libros Sagrados, el Cor?n y la Biblia, y pedimos a quienes tienen secuestrado al P. Bossi que no le hagan correr peligros y lo liberen inmediatamente. Pedimos a quienes tienen noticias sobre el P. Bossi que cooperen con las autoridades que est?n trabajando para encontrar al P. Bossi y conseguir su liberaci?n.

Consideramos este triste episodio como un nuevo desaf?o a la reflexi?n y a la acci?n, para invitar a todos los Musulmanes, Cristianos y a las poblaciones ind?genas de Mindanao a estar unidos por el bien com?n de nuestro pueblo.

Somos solidarios, en el dolor y en la oraci?n, con la familia, los amigos, la comunidad del p. Bossi, el pueblo italiano y todas las personas con el coraz?n sincero que trabajan por un mundo mejor y en paz.

Creemos que cu?ntos hacen el bien en el nombre de Al? o de Dios, ser?n agradables a sus ojos y ser?n recompensados". (S.L.) (Agencia Fides 12/7/2007; L?neas: 29 Palabras: 370)

Links:
El texto original de la declaraci?n, en ingl?s
http://www.evangelizatio.org/portale/adgentes/chieselocali/chieselocali.php?id=477

Publicado por verdenaranja @ 0:06  | Noticias de religi?n
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 14 de julio de 2007
Se ha recibido del Vivario Genral la siguiente comunicaci?n con motivo del d?a de Santiago.

Nos, Don BERNARDO ?LVAREZ AFONSO, por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apost?lica, Obispo de San Crist?bal de La Laguna, Tenerife,

HACEMOS SABER QUE:

Celebr?ndose la Solemnidad del Ap?stol Santiago, el pr?ximo mi?rcoles veinticinco de Julio, teniendo en cuenta las dificultades que para muchos fieles supondr?a el cumplimiento del mismo, tenemos a bien disponer y disponemos:
1. En virtud de nuestras facultades (c. 87) dispensamos del precepto de ese d?a, por este a?o, a los fieles de nuestra Di?cesis.
2. Los sacerdotes con cura pastoral habilitar?n horarios de misas apropiadas, para que los fieles puedan participar en las celebraciones de ese d?a.
3. Dada la singular figura del Ap?stol Santiago y la profunda devoci?n de que goza en el pueblo cristiano, recomendamos a nuestros fieles que participen, ese d?a, en la celebraci?n de la Eucarist?a si pudieran hacerlo.
4. Y, en todo caso, honrar su memoria con alg?n otro acto.

San Crist?bal de La Laguna, a 14 Julio de dos mil siete.


? Bernardo ?lvarez Afonso
Obispo Nivariense

Por mandato de Su Excia. Rvdma.

Norberto-Vicente Garc?a D?az
Canciller

ZENIT publica el comentario del padre Raniero Cantalamessa, ofmcap. -predicador de la Casa Pontificia- a la liturgia del domingo, 15 Julio de 2007.


XV Domingo del Tiempo Ordinario (C)
Deuteronomio 30, 10-14; Colosenses 1, 15-20; Lucas 10, 25-37


El buen samaritano


Nos hemos propuesto, dec?a, comentar algunos evangelios dominicales inspir?ndonos en el libro de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI sobre Jes?s de Nazaret. A la par?bola del buen samaritano se dedican varias p?ginas del libro. La par?bola no se comprende si no se tiene en cuenta la pregunta a la que, con aquella, Jes?s intentaba responder: ??Qui?n es mi pr?jimo??.

A este interrogante de un doctor de la ley, Jes?s responde narrando una par?bola. En la m?sica y en la literatura mundial, hay comienzos que se han hecho c?lebres. Cuatro notas, en determinada secuencia, y cualquier entendido exclama inmediatamente, por ejemplo: ?Quinta sinfon?a de Beethoven: ?el destino llama a la puerta!?. Muchas par?bolas de Jes?s comparten esta caracter?stica: ?Bajaba un hombre de Jerusal?n a Jeric?...?, y todos entienden inmediatamente: ?la par?bola del buen samaritano!

En el ambiente judaico de aquel tiempo se discut?a sobre qui?n deb?a ser considerado, para un israelita, el propio pr?jimo. Se llegaba en general a comprender, en la categor?a de pr?jimo, a todos los compatriotas y a los pros?litos, esto es, a los gentiles que se hab?an adherido al juda?smo. Con la elecci?n de los personajes (?un samaritano que socorre a un jud?o!) Jes?s viene a decir que la categor?a de pr?jimo es universal, no particular. Tiene como horizonte el hombre, no el c?rculo familiar, ?tnico o religioso. ?Pr?jimo es tambi?n el enemigo! Se sabe que de hecho los jud?os ?no ten?an buenas relaciones con los samaritanos? (cfr. Jn 4, 9).

La par?bola ense?a que el amor al pr?jimo debe ser no s?lo universal, sino tambi?n concreto y activo. ?C?mo se comporta el samaritano de la par?bola? Si el samaritano se hubiera contentado con acercarse y decir a ese desdichado que yac?a en su propia sangre: ??Pobrecito! ?Cu?nto lo siento! ?Qu? ha pasado? ??nimo!?, o palabras as?, y despu?s se hubiera marchado, ?no habr?a sido todo ello una iron?a y un insulto? Hizo otra cosa: ?Acerc?ndosele, vend? sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y mont?ndole sobre su propia cabalgadura, le llev? a una posada y cuid? de ?l. A d?a siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: ?Cuida de ?l y, si gastas algo m?s, te lo pagar? cuando vuelva??.

Pero lo verdaderamente nuevo, en la par?bola del buen samaritano, no es que en ella Jes?s exija un amor universal y concreto. La aut?ntica novedad, observa el Papa en su libro, est? en otro punto. Despu?s de narrar la par?bola, Jes?s pregunta al doctor de la ley que le hab?a interrogado: ??Qui?n de estos tres [el levita, el sacerdote, el samaritano] te parece que fue pr?jimo del que cay? en manos de los salteadores??.

Jes?s opera una inversi?n inesperada respecto al concepto tradicional de pr?jimo. Pr?jimo es el samaritano, no el herido, como nos habr?amos esperado. Esto significa que no hay que esperar pasivamente a que el pr?jimo se cruce en nuestro camino, tal vez con luces de emergencia y alarmas. Nos toca a nosotros estar dispuestos a percibir qui?n es, a descubrirle. ?Pr?jimo es aquello a lo que cada uno de nosotros est? llamado a convertirse! El problema del doctor de la ley aparece derribado; de problema abstracto y acad?mico, se hace problema concreto y operativo. La cuesti?n que hay que plantearse no es: ??Qui?n es mi pr?jimo??, sino: ??De qui?n me puedo hacer pr?jimo, ahora, aqu???.

En su libro, el Papa realiza una aplicaci?n actual de la par?bola del buen samaritano. Ve a todo el continente africano simbolizado en el desventurado que ha sido despojado, herido y dejado medio muerto en la cuneta, y ve en nosotros, los de los pa?ses ricos del hemisferio norte, a los dos personajes que pasan de largo, si no incluso a los salteadores que le han dejado en esas condiciones.

Desear?a apuntar otra posible actualizaci?n de la par?bola. Estoy convencido de que si Jes?s viviera hoy en Israel, y un doctor de la ley le preguntara de nuevo: ??Qui?n es mi pr?jimo??, cambiar?a ligeramente la par?bola, ?y en el lugar de un samaritano pondr?a a un palestino! Si despu?s le interrogara un palestino, ?en el lugar del samaritano encontrar?amos a un jud?o!

Pero es muy c?modo limitar el tema a ?frica o a Oriente Medio. Si fu?ramos uno de nosotros el que le preguntara a Jes?s: ??qui?n es mi pr?jimo??, ?qu? responder?a? Nos recordar?a ciertamente que nuestro pr?jimo no es s?lo el compatriota, sino tambi?n el extracomunitario; no s?lo el cristiano, sino tambi?n el musulm?n; no s?lo el cat?lico, sino tambi?n el protestante. Pero a?adir?a enseguida que no es esto lo m?s importante; lo m?s importante no es saber qui?n es mi pr?jimo, sino ver de qui?n me puedo hacer yo pr?jimo, ahora, aqu?; para qui?n puedo ser yo el buen samaritano.

[Traducci?n del original italiano realizada por Zenit]

Publicado por verdenaranja @ 23:53  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Art?culo semanal del padre Fernando Lorente, o.h., publicado en EL D?A en la secci?n de "Criterios" el mi?rcoles 11 de Julio de 2007

Luz en el Camino Fernando Lorente, o.h.*


Vacaciones y silencio


NOS ENCONTRAMOS en pleno comienzo de las vacaciones veraniegas. Las vacaciones, en general, son momentos muy privilegiados para reconstruir esa paz interior a veces tan maltrecha. Me refiero a esta paz a la que Cristo encomend? a sus disc?pulos cuando los env?o de dos en dos a los pueblos. De las diversas notas que tengo la costumbre de recopilar, transcribo algunas para quienes quieran dedicar sus vacaciones a un descanso satisfactoriamente reparador por su ambiente silencioso:

a) Saber experimentar positivamente el silencio. Es recomendable olvidarse un poco, o por unos d?as, de la TV y la radio y tantos otros medios de comunicaci?n que, sin reparo alguno, nos invaden el tiempo. Nuestro esp?ritu siempre lo agradecer?. Y, todav?a mejor, si procuramos y sabemos encontrar alg?n rinc?n tranquilo -la sombra de un bosque, a la orilla de un r?o, la sombra de un casta?o, de un roble de una higuera, en el ambiente de una ermita de un monasterio-, donde dediquemos tranquilamente un tiempo a estar en silencio, sin prisas. El silencio, as? vivido, nos revelar? muchas cosas. Descubriremos nuestra agitaci?n interior y nuestras tensiones. Sentiremos tambi?n la necesidad que tenemos de vivir de otra manera. Todo silencio relajado es siempre fuerza transformadora y fuente inagotable de paz.

b) Sentir lo que es nuestro cuerpo y su destino. En los tiempos actuales de "progreso", la mayor parte del tiempo lo vivimos "en nuestra cabeza", nos mantenemos olvidados absolutamente de nuestro cuerpo, crispado y tenso por las miles preocupaciones de cada d?a. Dediquemos las vacaciones, al menos las de este a?o, a hacer una experiencia nueva durante unos d?as: sentir nuestro cuerpo, respirar conscientemente y con calma, tomar conciencia de las diversas sensaciones, anim?monos a sentarnos de manera relajada, a pasear sintiendo nuestro caminar, y as? descubriremos con m?s fuerza la alegr?a de sentirnos plenamente vivos para nosotros mismos y para los dem?s.

c) Aprender a caminar y a mirar. Casi siempre corremos por el mundo sin captar apenas la vida que llena el cosmos y sin abrirnos al misterio que nos envuelve. ?Qu? bueno y cu?nto satisface en el cuerpo y en el esp?ritu el tomarse tiempo para aprender a mirar el entorno m?s despacio y con m?s hondura! Aqu? no se trata de afinar los sentidos, sino de captar la vida que palpita dentro de las personas, de los seres y las cosas, y de escuchar su eco en nosotros.

d) Vivir plenamente el momento presente. Es un verdadero arte en lo humano y en lo divino, aqu? y ahora. El creyente lo aprende desde la fe: el pasado pertenece a la misericordia de Dios; el futuro queda confiado a su bondad.

Cu?nto importa saber reconocer y vivir que, de hecho, Dios es tan necesario para el ser humano que no lo puede suprimir sin sustituirlo. Donde no hay Dios hay dioses. Donde falta la religi?n cristiana pululan las supersticiones. El que no adora a Dios, adora a sus ?dolos supletorios. Y por eso, si Dios es la suma Verdad, no hay mayor ni peor ignorancia y sus consecuencias que la ignorancia de Dios en las personas, en las familias, en las sociedades y en los gobiernos.

*Capell?n de la cl?nica S. Juan de Dios

Comentarios (0)  | Enviar
Los Obispos de R?o Negro (Di?cesis de Alto Valle del R?o Negro, San Carlos de Bariloche, Viedma) han publicado un Mensaje sobre la dignidad de la vida humana, ante el proyecto de ley que se est? tramitando en la regi?n dos Proyectos de Ley a favor de ?la muerte digna?.


Mensaje de los obispos de R?o Negro sobre la Dignidad de la Vida Humana
(11 de julio de 2007)

Dice Dios: ?Yo doy la vida y la muerte? (Dt 32,39)



Como es de p?blico conocimiento, en la Legislatura rionegrina est?n en tratamiento dos proyectos de ley presentados como a favor de ?la muerte digna?.
Una vez m?s, como Pastores de la Iglesia Cat?lica que peregrina en R?o Negro, con toda la cercan?a, el amor y el respeto que nos merecen los enfermos y sus familias, ofrecemos estas consideraciones, tanto a los fieles cat?licos, como a todos los varones y mujeres de buena voluntad.
Es nuestra intenci?n y misi?n poner luz sobre esta realidad, siendo adem?s conscientes de lo dif?cil y doloroso que implica atravesar la enfermedad terminal, tanto para el que la padece como para los familiares que acompa?an al enfermo. Creemos que ello merece ser tratado desde la verdad cient?fica y la objetividad ?tica dentro de un di?logo verdadero, inclusive con todos los sectores sociales, culturales y religiosos. Por otra parte, rechazamos que nuestra fe en Dios nos quite el criterio y nos deje miope para discernir y declarar lo que opinamos respecto de la dignidad de la persona y los derechos humanos, como parece desprenderse de un pasaje del fundamento de la ley de ?Manifestaci?n de voluntad, previa informaci?n?.
En general, podr?amos decir que estos proyectos se refieren m?s a decidir y producir el adelantamiento de la muerte en pacientes terminales, que a cuidar y acompa?ar sus ?ltimos momentos de vida biol?gica, con total cercan?a y respeto por la vida.

Respecto al proyecto de Ley de ?Manifestaci?n de voluntad previa informaci?n?
La Iglesia, reiteradamente, ha manifestado que se opone a las intervenciones m?dicas ya no adecuadas a la situaci?n real del enfermo, por ser desproporcionadas a los resultados esperados, o bien por ser demasiado gravosas para ?l o su familia (lo que la ciencia llama hoy ?encarnizamiento terap?utico?): ?Ante la inminencia de una muerte inevitable, a pesar de los medios empleados, es l?cito en conciencia tomar la decisi?n de renunciar a unos tratamientos que procurar?an ?nicamente una prolongaci?n precaria y penosa de la existencia, sin interrumpir sin embargo las curas normales debidas al enfermo en casos similares.? (?Declaraci?n sobre la Eutanasia?, 5-5-1980). Las curas ?normales? de las que habla la Declaraci?n, hace referencia, entre otras, a la hidrataci?n y alimentaci?n. Por eso se debe ser muy cuidadosos en distinguir las curas normales de los m?todos considerados desproporcionados o ya no adecuados al bien del paciente.
Es bueno tener presente que ??la administraci?n de agua y alimento, aunque se lleve a cabo por v?as artificiales, representa siempre un medio natural de conservaci?n de la vida, no un acto m?dico. Por lo tanto, su uso se debe considerar, en principio, ordinario y proporcionado, y como tal moralmente obligatorio, en la medida y hasta que demuestre alcanzar su finalidad propia?? (Juan Pablo II, 20/03/2004). Por lo tanto, dejar de hidratar y alimentar a un paciente es, simplemente, condenarlo a muerte por inanici?n, deshidrataci?n y/o desnutrici?n.
Esta verdad no se ve respetada en estos proyectos de leyes provinciales.

Respecto al proyecto de Ley que propone la creaci?n de un ?Registro de Voluntades Anticipadas.
Este proyecto propone la creaci?n de un ?Registro de Voluntades Anticipadas?, donde quedar? constancia de la ?Declaraci?n de Voluntad Anticipada?. Consideramos que el tema de las ?Voluntades Anticipadas? necesita de un gran debate social y bio?tico; mucha clarificaci?n tanto en el orden jur?dico (?qu? alcance tiene y cu?nta duraci?n tiene? ?cada cu?nto hay que actualizarlo? ?qui?n es la autoridad competente para hacerlo v?lido y eficaz? ?c?mo se podr? tenerlo disponible en el momento oportuno, sin violar la confidencialidad y la privacidad?), como a nivel sanitario, administrativo y de conocimiento de toda la poblaci?n. Se sabe bien de las dificultades pr?cticas que a?n se tienen con el llamado ?Consentimiento Informado?.
Este ?consentimiento informado? ya est? requerido por la Ley provincial 3076 sobre los ?Derechos del Paciente? que en su art?culo 2? Inc. h, dice lo siguiente: ?...previamente a la aplicaci?n de cualquier procedimiento o tratamiento se le informe (al paciente) sobre el mismo, los riesgos m?dicos significativos asociados, probable duraci?n de la discapacidad, etc., para obtener su consentimiento informado o su rechazo, con excepci?n de los casos de urgencia?.

Ante estos proyectos de ley nos preguntamos: ?qu? significa ?Muerte digna? o ?Morir con dignidad?
Afirmamos la preocupaci?n por dar al enfermo, sobre todo al enfermo terminal, una verdadera calidad de vida. Y esto es lo que inspir? el desarrollo de los ?Cuidados Paliativos? (los que est?n destinados a hacer m?s soportables el sufrimiento en la fase final de la enfermedad y, al mismo tiempo, asegurar al paciente un acompa?amiento humano adecuado).
De all? que toda b?squeda de ?muerte digna? debe ser la b?squeda de la supresi?n del dolor, el reencuentro en familia, la relaci?n del enfermo con quienes lo rodean, su apoyo en Dios si es creyente, y todo aquello que hace m?s llevadero los ?ltimos momentos de quien est? por finalizar su vida biol?gica.
Si consideramos a la persona integralmente, descubriremos la parad?jica riqueza de esta etapa donde se expresan el respeto y el amor con gestos de cuidado y atenci?n que van m?s all? de las palabras, se dan oportunidades de reconciliaci?n, se vence una cierta concepci?n vitalista que pone el valor de la persona en referencia a su utilidad y eficiencia.
No s?lo es bueno garantizar, a nivel p?blico y privado, la administraci?n de los Cuidados Paliativos, tal como el proyecto de Ley prev? en su art. 10, sino que requiere un trabajo de capacitaci?n del equipo de salud y de difusi?n, para que todos puedan solicitarlos para s? o para sus familiares.

Ante este panorama reafirmamos:
? El valor fundamental de toda vida humana
? La dignidad que brota de ser imagen y semejanza del Creador, dignidad que nada ni nadie nos puede quitar. Dignidad humana que, por otra parte, ha sido reconocida e incluida en la ?Declaraci?n Universal de Bio?tica y Derechos Humanos de la UNESCO? (19/10/2005).
? La importancia de la administraci?n de los cuidados debidos a toda persona humana como indica el saber y entender de la ciencia m?s moderna y humanista, la asistencia sanitaria b?sica: alimentacion, hidrataci?n, higiene, calefacci?n, prevenci?n de complicaciones por el hecho de estar en cama, monitorizaci?n de los signos cl?nicos, etc.
? El valor de los Cuidados Paliativos, como respuesta cient?fica y humana que se contrapone al ensa?amiento terap?utico y aleja la posibilidad de la eutanasia.

Acciones propuestas
Como pastores preocupados por nuestros hermanos enfermos, proponemos algunas iniciativas y acciones positivas que ayuden a las personas en estado grave o terminal y tambi?n a sus familias y amigos, que deber?an estar incluidas en una ley justa y respetuosa del valor de la vida humana, desde su concepci?n hasta su muerte:
? Sostener a las familias de los pacientes: no dejarlas solas con su carga humana, psicol?gica y econ?mica.
? Crear y sostener redes de animaci?n, con programas espec?ficos.
? Proveer apoyo econ?mico y asistencia a domicilio.
? Disponer de centros de acogida para familias incapaces de afrontar el problema y para ofrecer per?odos de ?pausa? asistencial.
? Propiciar din?micas que ayuden a comprender que el equipo de salud es su aliado y lucha con ellos.

Conclusi?n

Les pedimos a nuestros sacerdotes, religiosos y laicos, una especial atenci?n a la misi?n evangelizadora con los enfermos, llev?ndoles el consuelo y fortalece de la fe y esperanza cristianas, mediante un encuentro humano, sencillo, directo y personal, que la m?s simple de las visitas hace posible. As? cumpliremos la consigna que nos dej? el Se?or Jes?s: ?Estuve enfermo y me visitaron? Cada vez que lo hicieron con el m?s peque?o de mis hermanos, lo hicieron conmigo? (Mt. 25,36.40).
Renovando nuestro compromiso por la vida, desde su concepci?n hasta su fin natural, saludamos a todos con afecto fraterno y les dejamos la bendici?n del Dios ?que ama la vida? (Sab. 11,26).


General Roca, 11 de julio de 2007.

Mons. N?stor H. Navarro, obispo de del Alto Valle del R?o Negro
Mons. Fernando Carlos Maletti, obispo de San Carlos de Bariloche
Mons. Esteban M. Laxague, obispo de Viedma
Mons. Miguel Esteban Hesayne, obispo em?rito de Viedma
Mons. Jos? Pedro Pozzi, obispo em?rito del Alto Valle del R?o Negro
Los obispos de R?o Negro, Argentina (2007-07-13)

Publicado por verdenaranja @ 2:43  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
EUROPA/ESPA?A - ?Ha sido una vuelta a lo esencial, a la frescura de la fe, a la novedad de Dios que no se trata tanto de hacer cosas nuevas sino de hacer nuevas las cosas que ya hacemos?: una valoraci?n final de la Misi?n Joven celebrada en Madrid, Getafe y Alcal? de Henares

Madrid (Agencia Fides) - La Misi?n Joven que han venido desarrollando las Arquidi?cesis de Madrid y las dos di?cesis sufrag?neas G?tafe y Alcal? de Henares, llega a su fin. El proyecto tienen previsto culminar con una visita a Roma para hacer una confesi?n de la fe ante los ap?stoles Pedro y Pablo y donde ser?n recibidos en audiencia por el Santo Padre, Benedicto XVI el 9 de agosto. La Agencia Fides ha entrevistado a D. Gonzalo P?rez- Boccherini Stampa, Delegado diocesano de Juventud de la di?cesis de Getafe.

?C?mo y por qu? surgi? la idea de organizar esta Misi?n?

Las tres di?cesis de Madrid (Madrid, G?tale, Alcal? de Henares) tienen una gran herencia religiosa y una gran religiosidad popular, pero en los tiempos actuales es necesario que los j?venes profundicen ellos mismos en su fe y sienten la necesidad de transmitirla personalmente. De otro modo esta se ir? perdiendo. Esta es la raz?n por la que los tres Obispos vieron la conveniencia de hacer una gran misi?n juvenil diocesana como un gran momento de comuni?n de todas las instituciones de tal manera que fuera una fuerza de vanguardia con un nuevo estilo. Se ha mostrado adem?s muy providencial precisamente en este a?o de gran agresividad laicista en Espa?a. Y ha sido una actividad sin precedentes en Madrid por su gran movilizaci?n y elevada participaci?n.

?Cu?les han sido las actividades principales que se han desarrollado durante este a?o de misi?n?

El primer momento importante fue la apertura en la Plaza de Oriente el 11-12 de noviembre, acto durante el cual tuvo lugar la adoraci?n Eucar?stica en la Catedral castrense por la noche y una Eucarist?a el domingo por la ma?ana. La clausura ser? dentro de pocas semanas con un encuentro con el Santo Padre Benedicto XVI donde podremos juntos entregar ese credo que hemos proclamado durante este a?o, acto en el que participaran algunos de los j?venes que se han beneficiado de este anuncio pastoral. Para ello las tres di?cesis han organizado una gran peregrinaci?n a Roma y los j?venes ser?n recibidos en audiencia especial por el Papa.
Ha habido un segundo nivel que es el diocesano en el que cada di?cesis ha organizado sus propias actividades. En Getafe cabe destacar las grandes peregrinaciones misioneras a Guadalupe para poner ante la Virgen los frutos de la misi?n y a Javier, primer misionero. Tuvimos una jornada diocesana de j?venes con m?s de 700 participantes donde reconocimos el Coraz?n de Jes?s como la fuente y meta de toda acci?n misionera. Un congreso con distintas personalidades de la vida diocesana y nacional para que la pastoral juvenil tenga tambi?n una fundamentaci?n formativa y dogm?tica grande. Se han llevado a cabo adem?s actividades publicas como conciertos en las plazas, eucarist?as en las calles, visitas a las casas, colegios, manifestaciones publicas... sobre todo en los lugares donde est?n los j?venes. Ya que muchos no se acercan a la Iglesia, la Iglesia se ha acercado donde est?n ellos

?C?mo ha sido la respuesta de los j?venes?

En general ha sido muy buena. Muchos j?venes est?n deseando entregarse pero no saben como ni la manera y cuando se les ha propuesto una actividad tan grande como esta, tan arriesgada y elevada se han entusiasmado y lo han vivido con esperanza y siendo conscientes de que eran protagonistas de esta gran acci?n misionera. Hemos visto en muchas comunidades, que muchos j?venes se han despertado en su vocaci?n sabiendo que depend?a de ellos la evangelizaci?n de sus contempor?neos. En cuanto a los que han recibido el anuncio la respuesta ha sido diversa. El fruto no depende de nosotros y nos sabemos como ser? y lo que podr? ser con el tiempo. Pero se pueden contar testimonios de j?venes que lo han recibido como algo que estaban en cierto modo deseando.

?Por qu? terminar la misi?n en Roma?

Teniendo en cuenta que la misi?n ha tenido tres partes. La pre-mision que fue un largo a?o de consultas y de preparativos para llevarla a cabo. Luego un segundo a?o de misi?n que va a terminar en Roma y luego empieza el a?o de la post-misi?n que se tratar? de profundizar en lo sucedido y pasar de ese anuncio general a una integraci?n de todo lo vivido, Roma ser? pues como una etapa de transici?n. Adem?s venimos aqu? para a ser confirmados en la fe de Pedro, en la fe de la Iglesia, encontr?ndonos con el sucesor de Pedro que nos ayudara a renovar nuestra fe. Adem?s en Roma se da el encuentro con la Iglesia universal aspecto que es muy importante. Por ?ltimo, supone un encuentro con la historia de la iglesia, hoy que muchas veces perdemos las ra?ces y vivimos en un mundo moderno que ha perdido sus or?genes historia, pasado.

Podr?a hacernos una valoraci?n global de la misi?n
En primer lugar dir?a que hemos vuelto a reconocer que la evangelizaci?n depende en gran medida de la comuni?n y esto no solo es una exigencia del ser de la iglesia y del mandato de Jesucristo sino que se pone m?s de manifiesto en el mundo globalizado. En segundo lugar la experiencia de este a?o ha sido que aunque el anuncio misionero es uno, el anuncio de Cristo, la variedad es m?ltiple seg?n los carismas y estilos. Hemos valorado lo que nos une y nos hemos completado en aquello que nos separa pero no nos opone.
Por ultimo creo que tambi?n nos ha ayudado a reconocer el principal problema en este nuestro mundo es la falta de amor, la falta de Cristo y por tanto, nos ha ayudado a darnos cuenta que no podemos estar m?s pendientes de las peque?eces que tenemos dentro de la Iglesia y que nos hacen perder tiempo y fuerzas teniendo un mundo que se desangra porque carece de Dios, que se desangra en la pobreza y muere de tristeza por la falta de Dios. Yo dir?a pues que ha sido una vuelta a lo esencial, a la frescura de la fe, a la novedad de Dios que no se trata tanto de hacer cosas nuevas sino de hacer nuevas las cosas que ya hacemos y las actividades que vivimos. Ha sido pues una llamada a la unidad y sentirnos orgullosos de pertenecer a la iglesia cat?lica. (RG) (Agencia Fides 12/7/2007 L?neas: 78 Palabras: 1.091)

Publicado por verdenaranja @ 2:37  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
VATICANO - AVE MARIA de don Luciano Alimandi - "?Cristo me basta!?

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - "?La realidad por el contrario es Cristo!" (Col 2, 17). Esta extraordinaria afirmaci?n de San Pablo, engarzada como piedra preciosa en la gran teolog?a paulina, reconoce al Se?or Jes?s la total supremac?a sobre la creaci?n, sobre la historia y sobre todas las criaturas. Cristo es el Se?or del universo y sin ?l no habr?a nada de lo que existe. Vivir la fe cristiana significa abrir la mente, el coraz?n y entregar toda nuestra vida a esta Verdad, Luz para nosotros cristianos y polo central de nuestra fe.
El Santo Padre Benedicto XVI, con el reciente anuncio de un a?o dedicado a San Pablo, nos ayuda tambi?n a encontrar y profundizar, d?a tras d?a, en la amistad con el Se?or Jes?s que deriva de esta fe sincera y fuerte en su omnipotencia de amor. La presencia de Cristo es tan penetrante que San Pablo llega a decir, en la citada carta a los Colosenses, "donde no hay griego y jud?o; circuncisi?n e incircuncisi?n; b?rbaro, escita, esclavo, libre, sino que Cristo es todo y en todos? (Col 3, 11). Si queremos tener la mirada de Pablo sobre la realidad sobrenatural debemos poner a funcionar otros ojos, los del esp?ritu, que muchas veces tenemos cerrados porque los de la carne son prepotentes y quieren imponer su visi?n, tan mezquina, de las cosas que nos circundan. El mundo, por su parte, nos susurra continuamente: ?lo que cuenta es lo que se ve, no lo que es invisible!
Cu?ntas veces esta insidiosa idea, lanzada por los medios de comunicaci?n social por todas partes, quiere introducirse en el coraz?n de los hombres. Son una peque??sima minor?a los que se esfuerzan en mirar m?s all? de las apariencias y que pueden repetir con Pablo "cuantos no ponemos nuestros ojos en las cosas visibles, sino en las invisibles; pues las cosas visibles son pasajeras, mas las invisibles son eternas" (2 Cor 4, 18). Los verdaderos creyentes en Cristo saben que ?l es la verdadera realidad de las cosas y que tras el velo de los acontecimientos terrenales siempre se esconde un mensaje suyo, una signo particular que nos recuerda al Cielo, la eternidad.
Cu?nto necesitamos la mirada pura de Maria Sant?sima que ve?a m?s all? de lo visible y siempre llegaba, con su fe indefectible, a descubrir, tras los peque?os y los grandes acontecimientos, el inmenso amor de Dios por sus criaturas. Su continuo contacto con Dios, gracias a su oraci?n incesante que alimentaba su vida interior, le daba una mirada pur?sima; las palabras de su Hijo, ?velad y orad en todo momento" (Lc 21, 36) la Virgen las encarn? con su vida.
Sin la oraci?n, no se abren los ojos del esp?ritu y nosotros quedamos esclavos de la mirada concupiscente de nuestra naturaleza herida por el pecado. La Madre Teresa de Calcuta, a prop?sito de la oraci?n, que hace el coraz?n puro, dec?a: "la oraci?n alimenta el alma: ella es para el alma como la sangre para el cuerpo, y nos lleva a estar m?s cerca de Dios. Adem?s nos da un coraz?n l?mpido y puro. Un coraz?n l?mpido puede ver a Dios, puede hablarle a Dios y puede ver el amor de Dios en los otros. Cuando tienes un coraz?n l?mpido, quiere decir que eres abierto y honesto con Dios, que no le escondes nada, y esto es lo que le permite a El tomar de ti lo que quiere".
No olvidemos estas palabras que nos permitir?n vivir nuestra fe en la radicalidad evang?lica: ?teniendo a Jes?s presente entre nosotros, d?a tras d?a, hora tras ahora! Si le perdemos precisamente a El de vista ?d?nde dirigir?amos nuestros pasos, hacia que fin tender?amos, nosotros que no podemos hacer nada sin El?
?Cu?nta necesidad tenemos de una mirada sendilla y pura, nosotros que tantas veces nos vemos tentados de fijar la mirada sobre las cosas visibles olvidando las invisibles! Pidamos esta gracia a la Mediadora de todas las gracias, especialmente rezando el Rosario. En efecto, "cuando la comunidad cristiana reza el Rosario, se sintoniza con el recuerdo y con la mirada de Maria"! (Juan Pablo II, Carta Apost?lico "Rosarium Virginis Mariae" del 16 de octubre de 2002, n. 11) (Agencia Fides 11/7/2007; L?neas: 45 Palabras: 709)

Publicado por verdenaranja @ 2:31  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 13 de julio de 2007
El domingo 15 de Julio de 2007 se conmemora la Memoria de los Beatos M?rtires de Tazacorte, Ignacio Azevedo y compa?eros. Una Eucarist?a ?especial? se celebrar? a las siete y media de la tarde de ese d?a, 15 de Julio, en el templo de S. Miguel Arc?ngel de Tazacorte., seguida de procesi?n.
A continuaci?n extracto de rese?a hist?rica.


Padre Ignacio Azebedo y compa?eros
M?rtires de Tazacorte


Extracto de Rese?a Bibli?grafica de "Los Martires e Tazacorte" (Padre Ignacio Azevedo y compa?eros), preparada por el Padre Juli?n Escribano Garrido, S. J. y editada por la Parroquia de San Miguel Arc?ngel de Tazacorte. LA PALMA, A?O 1992.

(...) Conocidas las necesidades espirituales de aquella dilatad?sima regi?n, San Francisco de Borja nombr? al P. Azevedo provincial del Brasil, y le autoriz? para reclutar en Portugal un gran grupo de misioneros y llevar, adem?s, consigo a cinco sujetos de cada una de las Provincias de Espa?a por donde pasase camino de Portugal.

El Padre General quiso que el P. Ignacio se presentase por ?ltima vez al Papa e implorase su bendici?n para aquella floreciente misi?n. El Padre Azevedo solicit? del Papa una gracia muy singular: llevar consigo, como amparo y esfuerzo, una copia de la imagen de Nuestra Se?ora, que la tradici?n atribu?a a San Lucas y se venera en Santa Mar?a la Mayor. Y aunque no se recordaba que se hubiese concedido semejante favor, el Santo Padre no supo negarlo al santo misionero. Se sacaron, pues, dos copias, una de regular tama?o para la Misi?n y otra peque?a para el P. Ignacio.
De regreso a Espa?a, en Zaragoza, le dieron por compa?ero al Herma?no Coadjutor Juan de Mayorga, navarro, de treinta y ocho a?os de edad, h?bil pintor, para que con su diestro pincel adornara con sagradas im?genes los nuevos templos de las reducciones.

En el noviciado de Medina del Campo se le agreg?, entre otros novicios, el Hermano Francisco P?rez Godoy, pariente cercano de Santa Teresa de Jes?s. Tambi?n se le agregaron j?venes jesuitas del Colegio de Plasencia.

La mayor parte la reclut? en Portugal hasta cumplir el n?mero de setenta voluntarios. Unos meses antes de embarcarse, se retir? el P. Ignacio Azevedo con sus compa?eros a una finca propiedad del Colegio de San Anto?nio, llamada Valle de Rosal, distante una legua del puerto de Cacilhas, entre Azeitao y Caparica, muy a prop?sito para los Ejercicios Espirituales. All? se dedicaron muy particularmente a la oraci?n, a los ejercicios de caridad y estudio, durante unos cinco meses.

El P. Azevedo hab?a tratado con el armador de un barco mercante, llamado "Santiago", y hab?a aceptado poner a su disposici?n una parte del nav?o para transportar a los misioneros. Como todos no cab?an en ?l, acept? el ofrecimiento de don Luis de Vasconcellos, nuevo gobernador del Brasil, que llevar?a en su flota al resto de los jesuitas. El "Santiago" ir?a escoltado por seis barcos de guerra.

As?, pues, en el "Santiago" se acomodaron el P. Ignacio con cuarenta y cuatro misioneros; el P. D?az, con otros veinte, en el nav?o almirante de la escuadra; y el P. Francisco Castro, con los restantes, en el nav?o "Os Orfaos".

Zarparon de Lisboa el 5 de junio de 1570. Ocho d?as despu?s arribaron a la Isla de Madeira los siete barcos.

A primeros de junio de 1570 sal?a el jefe religioso Jacques de Sor?s con sus nav?os de la Rochela, por entonces, importante baluarte de los hugonotes, enemigos jurados de los jesuitas. Esta flota de Sor?s pasa husmeando las costas espa?olas y portuguesas a la b?squeda de alguna importante presa. Al no dar con ella pone rumbo a la isla de Madeira. Intenta acercarse al puerto de Funchal, estando todav?a en ?l la flota de don Lu?s Vasconcellos, quien trata de defenderse con la artiller?a de sus barcos y la de la fortaleza de San Loren?zo, que domina ampliamente el puerto. El pirata desiste de su empe?o y procura alejarse de la costa. Este hecho inesperado retras? la salida de la flota de Vasconcellos.

Como el tiempo apremiaba, los comerciantes de Oporto que iban en la nave "Santiago", contrariados por la demora, consiguieron del gobernador, a fuerza de ruegos, navegar a la isla de La Palma para desocupar buena parte de sus mercanc?as y tomar otras, ofreciendo regresar a tiempo para reintegrarse al grueso de la flota. As? se determin? la partida para el 30 de junio.
Antes de hacerse a la mar, el P. Azevedo invit? a confesar a todos los marineros de la nave "Santiago" y les dio la Comuni?n, en la fiesta de San Pedro. Convocando tambi?n a todos sus compa?eros, los exhort? a que se dispusiesen para sacrificar sus vidas en defensa de la fe, si Dios se lo ped?a; pero si alguno no se consideraba con ?nimos pod?a quedarse tranquilamente en Madeira. Cuatro novicios, en efecto, desistieron de aquel viaje, con lo que marcharon el Padre Ignacio Azevedo y treinta y nueve compa?eros.

El d?a 7 de Julio de 1570 sal?a del puerto de Funchal el gale?n "Santiago" aprovechando la desaparici?n del pirata franc?s.
El viaje transcurri? felizmente; el mar estaba en calma hasta que, cuando ya se encontraban en las proximidades de La Palma, a una dos leguas y media de la ciudad, un fuerte viento, los lanz? lejos de la costa y les oblig? a dar un rodeo a la isla hasta que encontraron refugio en el puerto de Tazacorte, en el poniente de la isla.

Los habitantes de Tazacorte les recibieron con generosa hospitalidad y les ofrecieron frutos de la tierra para reponer sus fuerzas.

Cuando bajaron a tierra el P. Ignacio y parte de la tripulaci?n para saludar personalmente a tan amables personas, el P. Ignacio se encontr? con la grata sorpresa de que el due?o de aquella hacienda era don Melchor de Monteverde y Pruss. Los dos hab?an sido grandes amigos en Oporto, donde realizaron sus estudios, y tambi?n existi? la m?s entra?able amistad entre sus padres. D. Melchor le invit? a hospedarse en su casa y, como recuerdo de aquella presencia amistosa y feliz, ha quedado la "reliquia" conocida hasta hoy como ?casa de los m?rtires?.

Durante los cinco d?as que permanecieron el P. Ignacio Azevedo y sus compa?eros en Tazacorte, visitaron las iglesias y ermitas del contorno como la iglesia de San Miguel y la ermita de Las Angustias. La belleza paisaj?stica del Valle de Aridane, lleno de impresionante majestad, invitaba a la oraci?n.

En sus conversaciones, don Melchor Monteverde aconsej? al Padre Ignacio regresar por tierra a Santa Cruz de La Palma para tomar all? el barco.

El 13 de julio el P. Ignacio Azevedo celebr? su ?ltima Misa en tierra, seg?n algunos autores, en la iglesia de San Miguel de Tazacorte. Despu?s de la celebraci?n de la eucarist?a contaron testigos presenciales que, en el momento de beber del c?liz, tuvo
el P. Ignacio la revelaci?n de su pr?ximo martirio. Tan fuerte fue la impresi?n recibida que con los dientes produjo en el borde del c?liz una suave mella.

Desde ese momento, la decisi?n estaba tomada, navegar?an en el "Santiago" desde Tazacorte, a pesar de los consejos en contra; y como muestra de agradecimiento o para prevenir cualquier profanaci?n, entreg? a don Melchor las reliquias que le entregara en Roma el Papa San P?o V.

El gale?n "Santiago", en la madrugada del 14 e julio, se hizo a la mar, rumbo a Santa Cruz de la Palma, por la parte sur de la isla. El mar, por este lado de poniente, se hallaba ese d?a en calma. Esta circunstancia oblig? al gale?n a avanzar costeando la isla para aprovechar mejor la ligera bri?sa que le llegaba de tierra.

Mientras tanto, Jacques Sor?s segu?a al acecho de su posible presa. Al amanecer del d?a 15 de julio el gale?n "Santiago" se alejaba de Tazacorte hacia el sur. Fue entonces cuando el corsario franc?s, aprovechado los vientos favorables que le ven?an del mar, por la parte del naciente, trat? de interceptarlo con su nav?o de guerra "Le Prince", haci?ndole unos disparos de intimidaci?n.

Lograda la aproximaci?n de los dos barcos, los hugonotes franceses hacen tres intentonas de abordaje que fueron repelidas por la tripulaci?n portuguesa. Mientras tanto se hab?an ido acercando al gale?n "Santiago" los otros cuatro nav?os del pirata franc?s.

Cuando Sor?s juzg? llegado el momento, dio la orden de abordaje. Numerosos grupos de hombres, saltando precipitadamente de los cinco nav?os franceses, se lanzaron impetuosamente sobre el gale?n portugu?s. En en?cuentro result? feroz y sangriento. Los tripulantes lusitanos defend?an cada palmo del barco con bravura y coraje. Ante la superioridad num?rica de los atacantes, los lusitanos iban sucumbiendo heroicamente.

El Padre Ignacio de Azevedo iba de una parte a otra alentando a sus compatriotas a dar su vida por la fe. Herido en la cabeza por la espada de un capit?n calvinista continu? exhortando a los suyos a perdonar a sus enemigos, mientras abrazaba con fuerza el peque?o cuadro de Nuestra Se?ora que le hab?a entregado el Papa P?o V. Herido su cuerpo de muerte por tres golpes de lanza, cay? al suelo sin vida.

Como la situaci?n se hac?a ya insostenible por momentos, la tripulaci?n portuguesa opt? por rendirse. Hecho el recuento de los tripulantes y pasajeros quedaron los misioneros jesuitas como ?nico blanco de los ataques de los hugonotes. Cayeron sobre sus mansas v?ctimas con ferocidad inigualable apu?alando a unos, acribillando a disparos de arcabuz a otros. Luego se dedicaron a arrojar por la borda los cuerpos moribundos de sus v?ctimas. Y desde lo alto del gale?n "Santiago" se deleitaban en la contemplaci?n de sus inocentes v?ctimas, hasta verlas hundirse en el mar.

De los m?rtires, ocho eran espa?oles y el resto portugueses.

Los calvinistas profanaron las reliquias y objetos religiosos que llevaban los misioneros. S?lo algunas pudieron ser recogidas por un marinero franc?s. Cuenta la tradici?n que, pasada la terrible tempestad del martirio, se ve?a flotar sobre las aguas al P. Ignacio de Azevedo abrazado al cuadro de Nuestra Se?ora. S?lo se salv? del martirio el hermano cocinero Joao S?nchez, al que el pirata quiso conservar para aprovecharse de sus servicios. En su lugar muri? un joven, que era sobrino del capit?n del gale?n "Santiago", el cual al ver el hero?smo de aquellos religiosos se visti? con la sotana de uno de ellos y se present? ante los verdugos diciendo que tambi?n ?l era cat?lico.

Despu?s del martirio de los misioneros jesuitas, Jacques de Sor?s, se dirigi? a La Gomera en son de paz. El Conde de la Gomera, don Diego de Ayala y Rojas, logr? que el pirata le entregase los 28 miembros de la tripulaci?n y pasajeros lusitanos que hab?a hecho prisioneros.

Una vez llegados estos hombres a la isla de Madeira relataron minuciosamente al jesuita P. Pedro D?as lo ocurrido a bordo de la nave "Santiago".

El mismo d?a del martirio, a muchos kil?metros de distancia, en una visi?n, vio Santa Teresa de Jes?s subir al cielo a los cuarenta m?rtires muy gloriosos, y adornados con coronas y hermos?simas aureolas y conoci? en aquella celestial procesi?n al H. Francisco P?res Godoy su pariente cercano, quedando as? consolada.

En 1632 el Cabildo de La Palma pidi? al Santo Padre que fueran Beatificados y nombrados patronos de la Isla. Despu?s de esta fecha, una y otra vez, volvi? a elevarse a la Santa Sede el mismo deseo y petici?n.

El Papa Benedicto XIV, en septiembre de 1742, reconoci? que eran aut?nticos m?rtires por la fe; y P?o IX, en 1862, los beatific?.
El c?liz que mordi? el P. Ignacio de Azevedo, seg?n una tradici?n constante y sin oposici?n, se conserv? en la iglesia de San Miguel de Tazacorte, junto a otras reliquias.

En Mayo de 1745 visit? la iglesia de San Miguel el Obispo de la Di?cesis, don Juan Francisco Guil?n, y tom? el c?liz para regalarlo a los jesuitas del Colegio de Las Palmas de Gran Canaria, como reconocimiento a la ayuda prestada por el jesuita P. Valero en la visita a la di?cesis. Despu?s de muchas vicisitudes en diversos lugares de la pen?nsula, se encuentra -de nuevo- actualmente en el Colegio de Las Palmas de Gran Canarias.

Los m?rtires suelen llevar la denominaci?n del lugar donde triunfaron en la fe y desde donde volaron al cielo; por eso, con toda raz?n se han de llamar "M?rtires de Tazacorte" y no "M?rtires del Brasil", como algunos autores les denominan. Ellos son patrimonio espiritual de la isla de La Palma y una de sus glorias. La isla de la Palma les acogi? en la tempestad y les acompa??, como testigo, en su ascensi?n a la gloria de Dios.

Publicado por verdenaranja @ 8:44  | Art?culos de inter?s
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 12 de julio de 2007
Los Obispos cat?licos uruguayos hicieron p?blica su exhortaci?n a los legisladores del pa?s para que no se apruebe la legalizaci?n del aborto, prevista en el proyecto de ley sobre Salud Sexual y Reproductiva, que est? en curso de debate en el Parlamento.

MENSAJE DE LOS OBISPOS
EN DEFENSA DE LA VIDA HUMANA


En muchas oportunidades hemos manifestado nuestra posici?n delante de proyectos de Ley sobre la vida humana en consideraci?n en el Parlamento Nacional. Ante una nueva instancia de discusi?n parlamentaria, reiteramos lo expresado por la Conferencia Episcopal del Uruguay el 10 de noviembre de 2002, al culminar la Peregrinaci?n Nacional al Santuario de la Virgen de los ?33? en Florida:


?Los Obispos del Uruguay reunidos en Asamblea, suman sus voces a la de tantos uruguayos que piden a sus Representantes, que nuestras leyes respeten y tutelen el valor supremo de la vida de todos los seres humanos, en todas sus etapas. Sobre este fundamento ?tico se construye la dignidad y la esperanza de cada familia y de nuestra sociedad.

Este valor, que no es s?lo un imperativo de la moral religiosa, nos ha llevado en m?ltiples ocasiones a elevar nuestra voz de Pastores en defensa de la vida, en particular cuando se ve amenazada por ideolog?as contrarias, como el caso del aborto, al que el Papa Juan Pablo llama `homicidio? y `delito abominable?(Evangelio de la Vida, 57-58).

Reafirmamos hoy: `Es inadmisible pretender que el fruto de la gestaci?n pasa por dos etapas durante el embarazado: la primera de ellas, vida sin dignidad ni libertad propias, simple prolongaci?n del organismo materno, y una segunda etapa en que la vida se humaniza?. (Declaraci?n CEU, 18/1/1978)

El bien de la vida de todo ser humano, es un valor constitutivo del orden social; de ah? que la legalizaci?n del aborto hay que ubicarla, en primer lugar, en el terreno de la ?tica de la conducta humana, que nos permite distinguir lo bueno y lo malo, motivando y educando hacia estos valores. El orden jur?dico, basado en la naturaleza humana, no es arbitrario y antojadizo, ni puede quedar sujeto a mayor?as circunstanciales.

Las situaciones originadas por embarazos no deseados no se pueden solucionar eliminando vidas humanas, especialmente, la de los seres m?s indefensos.

Apelamos a la sensatez de los que asumen la responsabilidad de legislar sobre derechos humanos, que son el fundamento de una sociedad justa y solidaria".

Por la Conferencia Episcopal

+ Carlos Collazzi

Obispo de Mercedes

Presidente
+ Ra?l Scarrone
Obispo de Florida
Vicepresidente


Montevideo, 6 de julio de 2007

Mensaje de los Obispos en defensa de la VIDA Humana - Florida, 10 de noviembre de 2002

Publicado por verdenaranja @ 23:50  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
El Santo Padre Benedicto XVI, ha autorizado la difusi?n del Documento Final de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe celebrada en Aparecida (Brasil) del 13 al 31 de mayo, con una carta dirigida a ?los hermanos en el Episcopado de Am?rica Latina y del Caribe?.


A los hermanos en el Episcopado
de Am?rica Latina y del Caribe

El 13 de mayo pasado, a los pies de la Sant?sima Virgen Nuestra Se?ora Aparecida, en Brasil, he inaugurado con gran gozo la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe.
Conservo vivo el grato recuerdo de dicho encuentro, en el que he estado unido con vosotros en el mismo afecto por vuestros queridos pueblos y en la misma solicitud por ayudarles a ser disc?pulos y misioneros de Jesucristo, para que en ?l tengan vida.
Al mismo tiempo que expreso mi reconocimiento por el amor a Cristo y a la Iglesia, y por el esp?ritu de comuni?n que ha caracterizado dicha Conferencia General, autorizo la publicaci?n del Documento Conclusivo, pidiendo al Se?or que, en comuni?n con la Santa Sede y con el debido respeto por la responsabilidad de cada Obispo en su propia Iglesia particular, sea luz y aliento para una fecunda labor pastoral y evangelizadora en los a?os venideros.
En este Documento hay numerosas y oportunas indicaciones pastorales, motivadas con ricas reflexiones a la luz de la fe y del contexto social actual. Entre otras, he le?do con particular aprecio las palabras que exhortan a dar prioridad a la Eucarist?a y a la santificaci?n del D?a del Se?or en los programas pastorales (cf. nn. 251-252), as? como las que expresan el anhelo de reforzar la formaci?n cristiana de los fieles en general y de los agentes de pastoral en particular. En este sentido, ha sido para m? motivo de alegr?a conocer el deseo de realizar una "Misi?n Continental" que las Conferencias Episcopales y cada di?cesis est?n llamadas a estudiar y llevar a cabo, convocando para ello a todas las fuerzas vivas, de modo que caminando desde Cristo se busque su rostro (cf. Novo millennio ineunte, 29).
A la vez que invoco la protecci?n de la Sant?sima Virgen en su advocaci?n de Aparecida, Patrona del Brasil, y tambi?n en su advocaci?n de Nuestra Se?ora de Guadalupe, Patrona de Am?rica y Estrella de la Evangelizaci?n, os imparto con afecto la Bendici?n Apost?lica.

Vaticano, 29 de junio de 2007, solemnidad de los santos Ap?stoles Pedro y Pablo.

BENEDICTUS PP. XVI
(2007-07-11)

Publicado por verdenaranja @ 23:39  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Documento de la Congregaci?n para la Doctrina de la Fe con el t?tulo de: ?Respuestas a algunas preguntas acerca de ciertos aspectos de la doctrina sobre la Iglesia? que tiene como fecha el 29 de junio del 2007.

CONGREGACI?N PARA LA DOCTRINA DE LA FE


RESPUESTAS A ALGUNAS PREGUNTAS
ACERCA DE CIERTOS ASPECTOS
DE LA DOCTRINA SOBRE LA IGLESIA



Introducci?n

El Concilio Vaticano II, con la Constituci?n dogm?tica Lumen gentium y con los Decretos sobre el Ecumenismo (Unitatis redintegratio) y sobre las Iglesias orientales (Orientalium Ecclesiarum), ha contribuido de manera determinante a una comprensi?n m?s profunda de la eclesiolog?a cat?lica. Tambi?n los Sumos Pont?fices han profundizado en este campo y han dado orientaciones pr?cticas: Pablo VI en la Carta Enc?clica Ecclesiam suam (1964) y Juan Pablo II en la Carta Enc?clica Ut unum sint (1995).

El sucesivo empe?o de los te?logos, orientado a ilustrar mejor los diferentes aspectos de la eclesiolog?a, ha dado lugar al florecimiento de una amplia literatura sobre la materia. La tem?tica, en efecto, se ha mostrado muy fecunda, pero tambi?n ha necesitado a veces de puntualizaciones y llamadas de atenci?n, como la Declaraci?n Mysterium Ecclesi? (1973), la Carta Communionis notio (1992) y la Declaraci?n Dominus Iesus (2000), publicadas todas por la Congregaci?n para la Doctrina de la Fe.

La vastedad del argumento y la novedad de muchos temas siguen provocando la reflexi?n teol?gica, la cual ofrece nuevas contribuciones no siempre exentas de interpretaciones erradas, que suscitan perplejidades y dudas, algunas de las cuales han sido sometidas a la atenci?n de la Congregaci?n para la Doctrina de la Fe. ?sta, presuponiendo la ense?anza global de la doctrina cat?lica sobre la Iglesia, quiere responder precisando el significado aut?ntico de algunas expresiones eclesiol?gicas magisteriales que corren el peligro de ser tergiversadas en la discusi?n teol?gica.

RESPUESTAS A LAS PREGUNTAS

Primera pregunta: ?El Concilio Ecum?nico Vaticano II ha cambiado la precedente doctrina sobre la Iglesia?

Respuesta: El Concilio Ecum?nico Vaticano II ni ha querido cambiar la doctrina sobre la Iglesia ni de hecho la ha cambiado, sino que la ha desarrollado, profundizado y expuesto m?s ampliamente.

Esto fue precisamente lo que afirm? con extrema claridad Juan XXIII al comienzo del Concilio.1 Pablo VI lo reafirmo,2 expres?ndose con estas palabras en el acto de promulgaci?n de la Constituci?n Lumen gentium: ?Creemos que el mejor comentario que puede hacerse es decir que esta promulgaci?n verdaderamente no cambia en nada la doctrina tradicional. Lo que Cristo quiere, lo queremos nosotros tambi?n. Lo que hab?a, permanece. Lo que la Iglesia ha ense?ado a lo largo de los siglos, nosotros lo seguiremos ense?ando. Solamente ahora se ha expresado lo que simplemente se viv?a; se ha esclarecido lo que estaba incierto; ahora consigue una serena formulaci?n lo que se meditaba, discut?a y en parte era controvertido?.3 Los Obispos repetidamente manifestaron y quisieron actuar esta intenci?n.4

Segunda pregunta: ?C?mo se debe entender a afirmaci?n seg?n la cual Iglesia de Cristo subsiste en la Iglesia cat?lica?

Respuesta: Cristo ?ha constituido en la tierra? una sola Iglesia y la ha instituido desde su origen como ?comunidad visible y espiritual?5. Ella continuar? existiendo en el curso de la historia y solamente en ella han permanecido y permanecer?n todos los elementos instituidos por Cristo mismo.6 ?Esta es la ?nica Iglesia de Cristo, que en el S?mbolo confesamos una, santa, cat?lica y apost?lica [?]. Esta Iglesia, constituida y ordenada en este mundo como una sociedad, subsiste en la Iglesia cat?lica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los Obispos en comuni?n con ?l?.7

En la Constituci?n dogm?tica Lumen gentium 8 la subsistencia es esta perenne continuidad hist?rica y la permanencia de todos los elementos instituidos por Cristo en la Iglesia cat?lica,8 en la cual, concretamente, se encuentra la Iglesia de Cristo en esta tierra.

Aunque se puede afirmar rectamente, seg?n la doctrina cat?lica, que la Iglesia de Cristo est? presente y operante en las Iglesias y en las Comunidades eclesiales que a?n no est?n en plena comuni?n con la Iglesia cat?lica, gracias a los elementos de santificaci?n y verdad presentes en ellas,9 el t?rmino "subsiste" es atribuido exclusivamente a la Iglesia cat?lica, ya que se refiere precisamente a la nota de la unidad profesada en los s?mbolos de la fe (Creo en la Iglesia "una"); y esta Iglesia "una" subsiste en la Iglesia cat?lica.10

Tercera pregunta: ?Por qu? se usa la expresi?n "subsiste en ella" y no sencillamente la forma verbal "es"?

Respuesta: El uso de esta expresi?n, que indica la plena identidad entre la Iglesia de Cristo y la Iglesia cat?lica, no cambia la doctrina sobre la Iglesia. La verdadera raz?n por la cual ha sido usada es que expresa m?s claramente el hecho de que fuera de la Iglesia se encuentran "muchos elementos de santificaci?n y de verdad que, como dones propios de la Iglesia de Cristo, inducen hacia la unidad cat?lica?.11

?Por consiguiente, aunque creamos que las Iglesias y comunidades separadas tienen sus defectos, no est?n desprovistas de sentido y de valor en el misterio de la salvaci?n, porque el Esp?ritu de Cristo no ha rehusado servirse de ellas como medios de salvaci?n, cuya virtud deriva de la misma plenitud de la gracia y de la verdad que se confi? a la Iglesia?.12

Cuarta pregunta: ?Por qu? el Concilio Ecum?nico Vaticano II atribuye el nombre de "Iglesias" a las Iglesias Orientales separadas de la plena comuni?n con la Iglesia cat?lica?

Respuesta: El Concilio ha querido aceptar el uso tradicional del t?rmino. "Puesto que estas Iglesias, aunque separadas, tienen verdaderos sacramentos y, sobre todo, en virtud de la sucesi?n apost?lica, el sacerdocio y la Eucarist?a, por los que se unen a nosotros con v?nculos estrech?simos",13 merecen el t?tulo de ?Iglesias particulares o locales?14, y son llamadas Iglesias hermanas de las Iglesias particulares cat?licas.15

"Consiguientemente, por la celebraci?n de la Eucarist?a del Se?or en cada una de estas Iglesias, se edifica y crece la Iglesia de Dios"16. Sin embargo, dado que la comuni?n con la Iglesia universal, cuya cabeza visible es el Obispo de Roma y Sucesor de Pedro, no es un simple complemento externo de la Iglesia particular, sino uno de sus principios constitutivos internos, aquellas venerables Comunidades cristianas sufren en realidad una carencia objetiva en su misma condici?n de Iglesia particular17.

Por otra parte, la universalidad propia de la Iglesia, gobernada por el Sucesor de Pedro y por los Obispos en comuni?n con ?l, halla precisamente en la divisi?n entre los cristianos un obst?culo para su plena realizaci?n en la historia18.

Quinta pregunta: ?Por qu? los textos del Concilio y el Magisterio sucesivo no atribuyen el t?tulo de "Iglesia" a las Comunidades cristianas nacidas de la Reforma del siglo XVI?

Respuesta: Porque, seg?n la doctrina cat?lica, estas Comunidades no tienen la sucesi?n apost?lica mediante el sacramento del Orden y, por tanto, est?n privadas de un elemento constitutivo esencial de la Iglesia. Estas Comunidades eclesiales que, especialmente a causa de la falta del sacerdocio sacramental, no han conservado la aut?ntica e ?ntegra sustancia del Misterio eucar?stico,19 seg?n la doctrina cat?lica, no pueden ser llamadas "Iglesias" en sentido propio20.

El Sumo Pont?fice Benedicto XVI, en la audiencia concedida al suscrito Cardenal Prefecto de la Congregaci?n para la Doctrina de la Fe, ha aprobado y confirmado estas Respuestas, decididas en la Sesi?n Ordinaria de esta Congregaci?n, y ha ordenado que sean publicadas.

Dado en Roma, en la sede de la Congregaci?n para la Doctrina de la Fe, el 29 de junio de 2007, solemnidad de los Stos. Ap?stoles Pedro y Pablo.

William Cardenal Levada
Prefecto

+ Angelo Amato, S.D.B.
Arzobispo titular de Sila
Secretario
_______________________

1 JUAN XXIII, Discurso del 11 de octubre de 1962: ?? el Concilio? quiere transmitir pura e ?ntegra la doctrina cat?lica, sin atenuaciones o alteraciones? Sin embargo, en las circunstancias actuales, es nuestro deber que la doctrina cristiana sea por todos acogida en su totalidad, con renovada, serena y tranquila adhesi?n?; es necesario que el esp?ritu cristiano, cat?lico y apost?lico del mundo entero d? un paso adelante, que la misma doctrina sea conocida de modo m?s amplio y profundo?; esta doctrina cierta e inmutable, a la cual se le debe un fiel obsequio, tiene que ser explorada y expuesta en el modo que lo exige nuestra ?poca. Una cosa es la sustancia del "depositum f?dei", es decir, de las verdades que contiene nuestra venerada doctrina, y otra la manera como se expresa, siempre, sin embargo, con el mismo sentido y significado?: AAS 54 [1962] 791; 792.

2 Cf. PABLO VI, Discurso del 29 de septiembre de 1963: AAS 55 [1963] 791; 792.

3 PABLO VI, Discurso del 21 de noviembre de 1964: AAS 56 [1964] 847-851.

4 El Concilio ha querido expresar la identidad de la Iglesia de Cristo con la Iglesia cat?lica. Esto se encuentra en las discusiones sobre el Decreto Unitatis redintegratio. El Esquema del Decreto fue propuesto en aula el 23/09/1964 con una Relatio (Act. Syn. III/II 296-344). A los modos enviados por los obispos en los meses siguientes el Secretariado para la Unidad de los Cristianos responde el 10/11/1964 (Act. Syn. III/VII 11-49). De esta Expensio modorum se citan cuatro textos concernientes a la primera respuesta:

A) [In Nr. 1 (Prooemium) Schema Decreti: Act Syn III/II 296, 3-6]
?Pag. 5, lin. 3 - 6: Videtur etiam Ecclesiam Catholicam inter illas Communiones comprehendi, quod falsum esset.
R(espondetur): Hic tantum factum, prout ab omnibus conspicitur, describendum est. Postea clare affirmatur solam Ecclesiam catholicam esse veram Ecclesiam Christi? (Act. Syn. III/VII 12).

B) [In Caput I in genere: Act. Syn. III/II 297-301]
?4 - Expressius dicatur unam solam esse veram Ecclesiam Christi; hanc esse Catholicam Apostolicam Romanam; omnes debere inquirere, ut eam cognoscant et ingrediantur ad salutem obtinendam...
R(espondetur): In toto textu sufficienter effertur, quod postulatur. Ex altera parte non est tacendum etiam in alliis communitatibus christianis inveniri veritates revelatas et elementa ecclesialia? (Act. Syn. III/VII 15). Cf. tambi?n ibidem punto 5.

C) [In Caput I in genere: Act. Syn. III/II 296s]
?5 - Clarius dicendum esset veram Ecclesiam esse solam Ecclesiam catholicam romanam...
R(espondetur): Textus supponit doctrinam in constitutione ?De Ecclesia? expositam, ut pag. 5, lin, 24 - 25 affirmatur" (Act. Syn. III/VII 15). Por lo tanto, la comisi?n que deb?a evaluar las enmiendas al Decreto Unitatis redintegratio expresa con claridad la identidad entre la Iglesia de Cristo y la Iglesia cat?lica, y su unicidad, y fundada esta doctrina en la Constituci?n dogm?tica Lumen gentium.

D) [In Nr. 2 Schema Decreti: Act. Syn. III/II 297s]
?Pag. 6, lin, 1 ? 24 Clarius exprimatur unicitas Ecclesi?. Non sufficit inculcare, ut in textu fit, unitatem Ecclesi?.
R(espondetur): a) Ex toto textu clare apparet identificatio Ecclesi? Christi cum Ecclesia catholica, quamvis, ut oportet, efferantur elementa ecclesialia aliarum communitatum?.
?Pag. 7, lin.5 Ecclesia a successoribus Apostolorum cum Petri successore capite gubernata (cf. novum textum ad pag. 6. lin.33-34) explicite dicitur ?unicus Dei grex? et lin. 13 ?una et unica Dei Ecclesia?? (Act. Syn. III/VII).
Las dos expresiones citadas son las de Unitatis redintegratio 2.5 e 3.1.

5 Cf. CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, Constituci?n dogm?tica Lumen gentium, 8.1.

6 Cf. CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, Decreto Unitatis redintegratio, 3.2; 3.4; 3.5; 4.6.

7 CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, Constituci?n dogm?tica Lumen gentium, 8.2

8 Cf. CONGREGACI?N PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Declaraci?n Mysterium Ecclesi?, 1.1: AAS 65 [1973] 397; Declaraci?n Dominus Iesus, 16.3: AAS 92 [2000-II] 757-758; Notificaci?n sobre el volumen ?Iglesia: Carisma y poder?, del P. Leonardo Boff, O.F.M. : AAS 77 [1985] 758-759.

9 Cf. JUAN PABLO II, Carta Enc?clica Ut unum sint, 11.3: AAS 87 [1995-II] 928.

10 Cf. CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, Constituci?n dogm?tica Lumen gentium, 8.2.

11 CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, Constituci?n dogm?tica Lumen gentium, 8.2.

12 CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, Decreto Unitatis redintegratio, 3.4.

13 CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, DECRETO UNITATIS REDINTEGRATIO, 15.3; CF. CONGREGACI?N para la Doctrina de la Fe, Carta Communionis notio, 17.2: AAS 85 [1993-II] 848.

14 CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, Decreto Unitatis redintegratio, 14.1.

15 Cf. CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, Decreto Unitatis redintegratio, 14. 1; JUAN PABLO II, Carta Enc?clica Ut unum sint, 56 s: AAS 87 [1995-II] 954 s.

16 CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, Decreto Unitatis redintegratio, 15.1.

17 CONGREGACI?N PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Carta Communionis notio, 17.3: AAS 85 [1993-II] 849.

18 Cf. Ibidem.

19 Cf. CONCILIO ECUM?NICO VATICANO II, Decreto Unitatis redintegratio, 22.3.

20 Cf. CONGREGACI?N PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Declaraci?n Dominus Iesus, 17.2: AAS 92 [2000-II] 758.

Inauguraci?n XXXI Asamblea Ordinaria del CELAM - Saludo del Cardenal Francisco Javier Err?zuriz

La Habana, Julio 10: Agradezco de coraz?n, a nombre de todos los miembros del Consejo Episcopal, las cordiales palabras de bienvenida que acaba de dirigirnos el Presidente de la Conferencia Episcopal de Cuba, Monse?or Juan Garc?a, Arzobispo de Cacahu?, como tambi?n la excelente acogida que nos brinda en esta casa el Sr. Arzobispo de La Habana , Cardenal don Jaime Lucas Ortega y Alamino. Asimismo agradezco sus palabras al Sr. Nuncio Apost?lico de Su Santidad, Mons. Luigi Bonazzi, que ha presidido nuestra Eucarist?a inicial y ha iluminado nuestra labor con su generosa homil?a.

Doy la m?s cordial bienvenida con fraternal estima a Monse?or Octavio Ruiz, Arzobispo de Villavicencio, que ha sido recientemente nombrado Vicepresidente de la Pontificia Comisi?n para Am?rica Latina. Saludo muy cordialmente a todos los Presidentes de las Conferencias Episcopales de Am?rica Latina y de El Caribe y a quienes representan a los Presidentes que estuvieron impedidos de venir, como tambi?n a los delegados de las mismas Conferencias.



Saludo con afecto fraterno a los miembros de la Presidencia del CELAM, a los Presidentes de los Departamentos y de los Centros, y a los responsables de las Secciones que nos acompa?an. Les doy la bienvenida con gratitud a los estimados representantes de los organismos eclesiales de ayuda que est?n con nosotros. Saludo cordialmente a los secretarios ejecutivos y a los dem?s colaboradores que han venido a facilitar nuestro trabajo.

Han transcurrido tan s?lo cinco semanas desde que nos despedimos en Aparecida. Lo sentimos como si hubiese sido reci?n ayer. Nos acompa?an recuerdos muy hermosos, y un proyecto pastoral de gran envergadura, que elaboramos con el ?nimo de colaborar mejor con Dios, Se?or de la Historia y Padre nuestro, con Jesucristo su Hijo, Sumo Sacerdote, Maestro y Pastor, y con el Esp?ritu Santo, que une, enriquece con ministerios y carismas, santifica con sus dones y env?a a la Iglesia misionera, experta en humanidad. Lo elaboramos como disc?pulos de Jesucristo, siguiendo las huellas de Mar?a Sant?sima y de nuestros hermanos los santos.

El pasado 11 de junio la Presidencia de la Conferencia de Aparecida fue recibidos por el Santo Padre. En la audiencia dejamos en sus manos el documento conclusivo. Con alegr?a se refiri? a su peregrinaci?n al santuario de Aparecida y a nuestra V Conferencia General. Nos expres? asimismo que la autorizaci?n que dar?a a la publicaci?n del documento final ser?a un signo de su aprecio a nuestro magisterio episcopal. Deseoso de facilitar el trabajo de esta Asamblea Ordinaria, despu?s de pedir su parecer a los Dicasterios que colaboran con ?l en la Santa Sede , nos ha enviado el texto definitivo del documento conclusivo, cuya publicaci?n ha autorizado. Nos esperan ahora jornadas decisivas para la puesta en marcha de las conclusiones de la V Conferencia General de nuestro Episcopado.
Tomaremos en nuestras manos este instrumento providencial que Dios nos ha regalado para estrechar nuestro afecto colegial y nuestra colaboraci?n pastoral: el Consejo episcopal para Am?rica Latina y de El Caribe, que tiene la misi?n de servir a nuestras Conferencias Episcopales.

Despu?s de recibir el informe que da cuenta de las labores en el cuatrienio que concluye, y de evaluarlo en vista de su aprobaci?n, dotaremos al Consejo episcopal de una nueva Presidencia, y elegiremos a los Obispos que presidir?n los Departamentos y a los que ser?n responsables de las Secciones. Seguramente tendremos presente a los obispos que m?s sobresalieron en nuestra reciente Asamblea en Brasil, y elegiremos a los que mejor garanticen la expansi?n del esp?ritu de Aparecida, e impulsen la implementaci?n de las orientaciones pastorales de la V Conferencia General.

Otra tarea de gran importancia nos espera. Esta vez no aprobaremos un Plan para el cuatrienio previamente elaborado. Reflexionaremos sobre los encargos y las directrices que le confiaremos a la pr?xima Presidencia y a los obispos que escojamos, para que sean ellos los que elaboren los programas con que los cumplir?n, en base a las prioridades que les entreguemos. La responsabilidad por la conducci?n del CELAM estar?, en estos d?as y en cada Asamblea, enteramente en las manos de todos ustedes, especialmente de los representantes de las Conferencias Episcopales.
Un lugar privilegiado en nuestras reflexiones lo ocupar? la Misi?n Continental. Tendremos un intercambio sobre sus caracter?sticas, aprobaremos algunos elementos comunes, y algunas tareas se las confiaremos al CELAM para que la Misi?n sea muy fecunda y abarque a toda Latinoam?rica y El Caribe.

Antes de dar t?rmino a estas palabras iniciales, quisiera agradecerles de coraz?n, a nombre de los miembros de la Presidencia y de todos nuestros colaboradores -obispos, sacerdotes y laicos- la oportunidad que nos dieron de prestar este hermoso servicio de comuni?n, y el encargo de preparar la Conferencia de Aparecida. Es cierto, ?ramos limitados y muy pocos los responsables de tan magno evento, pero con gusto nos consagramos a su realizaci?n, invirtiendo en ella nuestro tiempo, nuestras reflexiones, oraciones, energ?as y esperanzas. Hemos sido muy bendecidos como testigos privilegiados de la bendici?n y la conducci?n de Dios, y del esp?ritu evang?lico que anima a nuestro episcopado. De coraz?n les agradecemos esta maravillosa experiencia.
Concluyo, invit?ndolos a poner toda nuestra confianza y nuestros proyectos en las manos de Dios, y a confiar nuestro trabajo a la Sma. Virgen. Los invito por eso a iniciar nuestra Asamblea, rezando la oraci?n de la Conferencia de Nuestra Se?ora Aparecida.

Publicado por verdenaranja @ 23:11  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
La Conferencia Episcopal Ecuatoriana recuerda, por medio de un comunicado, algunas de las caracter?sticas que consideran deber?a tener el representante a la Asamblea Constituyente elegido por el pueblo.

Quito, 8 de julio de 2007


COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA, ANTE LAS PR?XIMAS ELECCIONES DE REPRESENTANTES PARA LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE


El 15 de abril del presente a?o, los ecuatorianos nos pronunciamos por la convocatoria a una Asamblea Constituyente cuyo objetivo ser? establecer un marco jur?dico del Estado que ponga fin a las irregularidades que se han venido sucediendo y encauzar las reformas que el Ecuador necesita para su recuperaci?n ?tica, social, jur?dica, pol?tica y econ?mica. En cumplimiento de este mandato popular debemos elegir pr?ximamente a los miembros que integrar?n la Asamblea Constituyente.

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana considera un deber se?alar algunos puntos para consideraci?n de la ciudadan?a ante las pr?ximas elecciones.

Todo ecuatoriano tiene el derecho de ser elegido para Representante en la Asamblea Constituyente. Sin embargo, la naturaleza misma de esta representaci?n exige del candidato competencia y honorabilidad. En este sentido, y sin pretender decirlo todo, pensamos que el Representante a la Constituyente debe ser:

1- Ciudadana/o consciente de que el Ecuador es un pa?s pluri?tnico y pluricultural, con cuatro regiones geogr?ficas que necesitan integrarse y complementarse.

2- Ciudadana/o con probada honradez, que hubiere demostrado capacidad para colaborar con generosidad y desinter?s por el bien com?n de todos los ecuatorianos, con visi?n de futuro, que no se deja encerrar en condicionamientos pasajeros del momento o de particular conveniencia.

3- Ciudadana/o que defienda la igualdad de derechos y obligaciones de todos los ecuatorianos, pero que sea consciente de que quienes m?s se benefician de los bienes del pa?s deben tener mayores obligaciones.

4- Ciudadana/o que defienda el inviolable y sagrado derecho a la vida y la dignidad de la persona humana, desde su concepci?n hasta su muerte natural; y los grandes y permanentes valores de la familia ecuatoriana.

5- Ciudadana/o convencida/o de que en el pa?s hace falta educaci?n de calidad para todos; y que defienda la libertad y la pluralidad en la educaci?n, dentro de un marco nacional com?n.

6- Ciudadana/o que promueva un sistema econ?mico-social, con iguales oportunidades para todos, en el que se pueda producir m?s y, sobre todo, distribuir mejor.

7- Ciudadana/o que defienda la libertad religiosa, el respeto a la conciencia y al pensamiento de los dem?s, y una moderna concepci?n de laicismo.

Ciudadanas y ciudadanos con este perfil podr?n establecer el nuevo estado de derecho que, desde tiempo atr?s, todos anhelamos y buscamos; un estado de derecho que garantice la moral p?blica y privada, la transparencia en el manejo de la ley, la justicia y la confianza en las diversas instancias de las funciones del estado.

Pedimos a Dios y a la Virgen Mar?a que los ecuatorianos podamos conformar una Asamblea Constituyente capaz de dar al Ecuador una Constituci?n que, finalmente, perdure como garant?a de unidad, libertad, justicia y equidad para todos.

Secretar?a General de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana

Publicado por verdenaranja @ 23:07  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
VATICANO - Carta Apost?lica del Santo Padre Benedicto XVI, en forma de Motu Propio, ?Summorum Pontificum? sobre el uso de la Liturgia Romana anterior a la Reforma efectuada en 1970

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Se public? en fecha de 7 de julio del 2007 la Carta Apost?lica en forma de ?Motu Propio? del Santo Padre Benedicto XVI con el t?tulo ?Summorum Pontificum?, sobre el uso de la Liturgia Romana anterior a la Reforma efectuada en 1970.
En el texto, en lat?n, se recuerda que todos los Sumos Pont?fices siempre tuvieron sumo cuidado que la Iglesia de Cristo ofreciera a su Divina Majestad un culto digno, ?para alabanza y gloria de Su nombre? y ?para la utilidad de toda su Santa Iglesia?. Particularmente se recuerda a San Gregorio Magno ?que hizo todo lo posible para que a los nuevos pueblos de Europa se transmitiera tanto la fe cat?lica como los tesoros del culto y de la cultura acumulados por los romanos en los siglos precedentes?. Sobresale tambi?n la figura de San P?o V que, que sostenido de gran celo pastoral, tras la exhortaci?n de Concilio de Trento, ?renov? todo el culto de la Iglesia, revis? la edici?n de los libros lit?rgicos enmendados y "renovados seg?n la norma de los Padres" y los dio en uso a la Iglesia Latina" . Un particular compromiso en el campo de la liturgia se atribuye a Clemente VIII, Urbano VIII, San P?o X, Benedicto XV, P?o XII y el Beato Juan XXIII. Sobre el empuje de la renovaci?n y la necesidad de adaptar los ritos a la necesidad de la ?poca contempor?nea generada por el Concilio Vaticano II, el Papa Pablo VI, en 1970 aprob? para la Iglesia latina los libros lit?rgicos reformados y en parte renovados. Juan Pablo II revis? la tercera edici?n t?pica del Misal Romano.
El Motu Propio contin?a subrayando que ?en algunas regiones, sin embargo, no pocos fieles adhirieron y siguen adhiriendo con mucho amor y afecto a las anteriores formas lit?rgicas, que hab?an embebido tan profundamente su cultura y su esp?ritu, que el Sumo Pont?fice Juan Pablo II, movido por la preocupaci?n pastoral respecto a estos fieles, en el a?o 1984, con el indulto especial "Quattuor abhinc annos", emitido por la Congregaci?n para el Culto Divino, concedi? la facultad de usar el Misal Romano editado por el beato Juan XXIII en el a?o 1962; m?s tarde, en el a?o 1988, con la Carta Apost?lica "Ecclesia Dei", dada en forma de Motu Propio, Juan Pablo II exhort? a los obispos a utilizar amplia y generosamente esta facultad a favor de todos los fieles que lo solicitasen". De este modo, Papa Benedicto XVI "despu?s de la consideraci?n por parte de Juan Pablo II, de las insistentes peticiones de estos fieles, despu?s de haber escuchado a los Padres Cardenales en el consistorio del 22 de marzo de 2006, tras haber reflexionado profundamente sobre cada uno de los aspectos de la cuesti?n, invocado al Esp?ritu Santo y contando con la ayuda de Dios, con las presentes Cartas Apost?licas, decidi? publicar el Motu Propio ?Summorum Pontificum? que contiene una serie de disposiciones.
En el primero de los 12 art?culos, se afirma: El Misal Romano promulgado por Pablo VI es la expresi?n ordinaria de la "Lex orandi" ("Ley de la oraci?n"), de la Iglesia cat?lica de rito latino. No obstante el Misal Romano promulgado por San P?o V y nuevamente por el beato Juan XXIII debe considerarse como expresi?n extraordinaria de la misma "Lex orandi" y gozar del respeto debido por su uso venerable y antiguo. Estas dos expresiones de la "Lex orandi" de la Iglesia no llevar?n de forma alguna a una divisi?n de la "Lex credendi" ("Ley de la fe") de la Iglesia; son, de hecho, dos usos del ?nico rito romano.
En las Misas celebradas sin el pueblo, todo sacerdote cat?lico de rito latino, tanto secular como religioso, puede utilizar sea el Misal Romano editado por el beato Papa Juan XXIII en 1962 que el Misal Romano promulgado por el Papa Pablo VI en 1970, en cualquier d?a, exceptuado el Triduo Sacro. Para dicha celebraci?n siguiendo uno u otro misal, el sacerdote no necesita ning?n permiso, ni de la Sede Apost?lica ni de su Ordinario. A la celebraci?n de la Santa Misa, a la que se refiere el art?culo 2, tambi?n pueden ser admitidos -observadas las normas del derecho- los fieles que lo pidan voluntariamente.
Las comunidades de los institutos de vida consagrada y de las Sociedades de vida apost?lica, de derecho tanto pontificio como diocesano, que deseen celebrar la Santa Misa seg?n la edici?n del Misal Romano promulgado en 1962 en la celebraci?n conventual o "comunitaria" en sus oratorios propios, pueden hacerlo.
En las parroquias, donde haya un grupo estable de fieles adherentes a la precedente tradici?n lit?rgica, el p?rroco acoger? de buen grado su petici?n de celebrar la Santa Misa seg?n el rito del Misal Romano editado en 1962. Debe procurar que el bien de estos fieles se armonice con la atenci?n pastoral ordinaria de la parroquia, bajo la gu?a del obispo como establece el can. 392 evitando la discordia y favoreciendo la unidad de toda la Iglesia?.
En las misas celebradas con el pueblo seg?n el Misal del Beato Juan XXIII, las lecturas pueden ser proclamadas tambi?n en la lengua vern?cula, usando ediciones reconocidas por la Sede Apost?lica.
El p?rroco, tras haber considerado todo atentamente, puede conceder la licencia para usar el ritual precedente en la administraci?n de los sacramentos del Bautismo, del Matrimonio, de la Penitencia y de la Unci?n de Enfermos, si lo requiere el bien de las almas. ?2. A los ordinarios se concede la facultad de celebrar el sacramento de la Confirmaci?n usando el precedente Pontifical Romano, siempre que lo requiera el bien de las almas. ?3. A los cl?rigos constituidos "in sacris" es l?cito usar el Breviario Romano promulgado por el Beato Juan XXIII en 1962.
Entre las otras disposiciones contenidas en el Motu Propio se subraya que si un grupo de fieles laicos, como los citados en el art. 5?1, no ha obtenido satisfacci?n a sus peticiones por parte del p?rroco, informe al obispo diocesano. Se invita vivamente al obispo a satisfacer su deseo. Si no puede proveer a esta celebraci?n, el asunto se remita a la Pontificia Comisi?n "Ecclesia Dei", erigida por Juan Pablo II en 1988, la cual llama a ofrecer consejo y ayuda y a vigilar sobre la observancia y sobre las aplicaciones de estas disposiciones.(S.L.) (Agencia Fides 9/7/2007: L?neas: 73 Palabras: 1075)

Links:
El texto integral del Motu Proprio, en lat?n
http://www.evangelizatio.org/portale/adgentes/pontefici/pontefice.php?id=837

Se nos participa de la Carta de agradecimiento a los Hermanos y Hermanas de Vida Mon?stica y Contemplativa por acompa?amiento con la Oraci?n en la V Conferencia.


Bogot?, 3 de julio de 2007


A los Hermanos y Hermanas de Vida Mon?stica y Contemplativa

Hace poco m?s de un a?o les escrib?amos a Ustedes, queridas hermanas y hermanos de todas las comunidades mon?sticas y contemplativas del Continente, en esp?ritu de comuni?n y fraternidad, para invitarles a rezar por la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe.

Como Ustedes saben, el 13 de mayo de 2007, el Santo Padre Benedicto XVI inaugur? la V Conferencia General, que celebramos junto al Santuario Nacional de Nuestra Se?ora Aparecida, en Brasil. Seguramente muchos de Ustedes han podido acompa?ar el acto de apertura y luego el desarrollo de los trabajos, a trav?s de los diversos medios que trasmit?an d?a a d?a las noticias acerca de lo que suced?a en Aparecida. La Asamblea concluy? con una solemne Eucarist?a el 31 de mayo, tambi?n en ese maravilloso e imponente Santuario de la Virgen.

Ahora, por medio de estas l?neas, quisi?ramos agradecerles a Ustedes por habernos acompa?ado con la oraci?n. No dudamos que las gracias derramadas en las mentes y en los corazones de los participantes en Aparecida, fueron tan copiosas por la oraci?n de cada uno y de cada una de Ustedes. Hemos podido percibir vivamente la presencia y acci?n del Esp?ritu Santo durante la Asamblea. Algunos participantes se animaron a decir que han experimentado el acontecimiento de Aparecida como un verdadero Pentecost?s, por el clima de fe que reinaba en la Asamblea y la amistad episcopal que se ha vivido. En los momentos de reflexi?n y estudio se sinti? entre los participantes la comuni?n, la fraternidad, el di?logo, la escucha mutua y el vivo deseo de estar abiertos a la voluntad de Dios. El ambiente de trabajo se distingui? por una alegr?a serena y mutua confianza. Este don que Dios ha preparado para nuestras Iglesias, deber? convertirse ahora en apasionada misi?n en todo el Continente. ?se es el principal desaf?o que nos ha dejado Aparecida.

Por ello, junto con nuestro sincero agradecimiento por habernos acompa?ado con su oraci?n hasta aqu?, les pedimos que en sus plegarias comunitarias y en sus encuentros personales de intimidad con el Se?or, tengan especialmente presente la intenci?n por la Misi?n, cuya acci?n deseamos intensamente que se extienda por todo el Continente.

El Santo Padre Benedicto XVI, en su Discurso Inaugural al dar inicio a las deliberaciones de la V Conferencia, dijo que "la sociedad latinoamericana y caribe?a tiene necesidad de vuestro testimonio. En un mundo que tantas veces busca, sobre todo, el bienestar, la riqueza y el placer como finalidades de la vida, y exalta la libertad prescindiendo de la verdad del hombre creado por Dios, ustedes son testigos de que existe otra forma de vivir con sentido. Recuerden a sus hermanos y hermanas que el Reino de Dios lleg?, que la justicia y la verdad son posibles si nos abrimos a la presencia amorosa de Dios nuestro Padre, de Cristo nuestro hermano y Se?or, del Esp?ritu nuestro Consolador".

Ay?dennos, queridas hermanas y hermanos, con la fuerza de sus oraciones y con la confianza puesta en la poderosa acci?n del Esp?ritu Santo, para que toda la Iglesia que peregrina en Am?rica Latina y El Caribe se sienta fuertemente conmocionada por el llamado a la misi?n. Esperamos, como dec?amos en Aparecida, un nuevo Pentecost?s que nos libre de la fatiga, la desilusi?n, la acomodaci?n al ambiente.


Anhelamos una venida del Esp?ritu que renueve nuestra alegr?a y nuestra esperanza. Detenemos la mirada en Mar?a y reconocemos en ella la imagen perfecta de la disc?pula misionera. Ella nos exhorta a hacer lo que Jes?s nos diga, para que en ?l nuestros pueblos latinoamericanos y caribe?os tengan vida, y la tengan en abundancia.

En el misterio de comuni?n que se realiza en la Iglesia, reiteramos nuestro agradecimiento por la vida contemplativa y mon?stica presente hoy en nuestro Continente, y mientras encomendamos la Misi?n a la oraci?n de todos sus miembros, suplicamos, por intercesi?n de Mar?a Sant?sima, la bendici?n de Dios para todas sus comunidades.

En nombre de la Presidencia del CELAM

+Francisco Javier Err?zuriz Ossa
Cardenal Arzobispo de Santiago
Presidente del CELAM

+ Andr?s Stanovnik OFM Cap
Obispo de Reconquista
Secretario General del CELAM

Publicado por verdenaranja @ 22:48  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Texto de la Exhortaci?n Pastoral de la 88? Asamblea Ordinaria Planaria del Episcopado de Venezuela.documento de la Conferencia Episcopal de Venezuela.

EXHORTACI?N PASTORAL
LXXXVIII ASAMBLEA ORDINARIA PLENARIA


Introducci?n



1. Los Arzobispos y Obispos de Venezuela reunidos en la 88a Asamblea saludamos en el Se?or, al Pueblo de Dios y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad de nuestra patria, proclamando que Jes?s es ?el Camino la Verdad y la Vida? (Jn 14,6.)

2. Queremos responder a los desaf?os que la realidad de nuestro tiempo plantea a la Iglesia en Venezuela, siguiendo los lineamientos de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe reunida del 13 al 31 de mayo de 2007, en Aparecida, Brasil, donde los obispos nos han animado a ser disc?pulos misioneros de Jesucristo para construir un continente de la vida, del amor y de la paz.

3. Adem?s, con el Concilio Plenario de Venezuela, reafirmamos nuestra invitaci?n a ?todos, creyentes y no creyentes, a asumir la tarea de ser hombres y mujeres nuevos, impregnando la sociedad de valores que dignifiquen a la persona humana y hagan posible en nuestro pa?s la novedad de la vida (cf. Rm 6,4) y se logre as? la transformaci?n de nuestro pueblo con el brillo del esplendor de la verdad, la justicia y la paz, y se experimente la fuerza del amor fraterno.?(Mensaje Final CPV, n. 9).


La realidad del pa?s que nos interpela



4. Nuestro pronunciamiento sobre los problemas sociales no es una injerencia indebida en la vida pol?tica, sino el cumplimiento de nuestra obligaci?n de iluminar la vida personal y social de nuestros fieles desde la perspectiva del Evangelio y con criterios estrictamente pastorales. El Papa nos lo ha recordado hace poco: ?La Iglesia es abogada de la justicia y de los pobres, precisamente al no identificarse con los pol?ticos ni con los intereses de partido. S?lo siendo independiente puede ense?ar los grandes criterios y los valores inderogables, orientar las conciencias y ofrecer una opci?n de vida que va m?s all? del ?mbito pol?tico. Formar las conciencias, ser abogada de la justicia y de la verdad, educar en las virtudes individuales y pol?ticas, es la vocaci?n fundamental de la Iglesia en este sector. Y los laicos cat?licos deben ser conscientes de su responsabilidad en la vida p?blica; deben estar presentes en la formaci?n de los consensos necesarios y en la oposici?n contra las injusticias? (Discurso inaugural de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe).

5. Actualmente nuestra patria vive uno de los momentos m?s cruciales de su historia. Despu?s de las elecciones de diciembre de 2006, el Ejecutivo Nacional anunci? la reforma de la Constituci?n de 1999, con el objetivo de introducir cambios de gran magnitud que conllevan la instauraci?n de un modelo pol?tico y social bajo el signo ideol?gico del as? llamado ?socialismo del siglo XXI?, para lo cual constituy? una comisi?n presidencial encargada de elaborar el proyecto.

6. Los obispos de Venezuela nos referimos a este asunto con ocasi?n de la 87? asamblea ordinaria en enero de este a?o, y all? manifestamos la esperanza de que la reforma en cuesti?n contribuyera a la consolidaci?n de la vida democr?tica y estuviera en consonancia con el pluralismo pol?tico y el respeto a los derechos humanos (Cf. Exhortaci?n ?Tiempo de di?logo para construir juntos?, enero 2007, n. 7). Sin embargo, los temas ventilados por la opini?n p?blica como contenidos de los cambios constitucionales y, sobre todo, la forma misma del proceso de su elaboraci?n, que no acoge suficientemente el esp?ritu de participaci?n exigido por la Constituci?n, arrojan serias dudas sobre el talante democr?tico de la reforma constitucional. Diferentes decisiones oficiales, como el lema impuesto ?Patria, socialismo o muerte? y declaraciones del Presidente y de voceros del gobierno hacen suponer que esta reforma se dirige hacia el establecimiento de un sistema socialista fundado en la teor?a y la praxis del marxismo-leninismo.

7. La pobreza, el desempleo, la falta de vivienda, la carencia en los hospitales, los deficientes servicios p?blicos, ni?os de la calle, ancianos sin atenci?n, contin?an siendo verdaderos problemas sociales. Otro problema es la violencia, que en nuestro pa?s ha crecido exageradamente: los delitos contra la vida y la propiedad, el sicariato o asesinato por encargo, los secuestros, la extorsi?n conforman un cuadro de inseguridad, que especialmente en las grandes ciudades y en la frontera con Colombia, ha alcanzado niveles alarmantes. Uno de los factores que ha contribuido al aumento de esta violencia lo constituye el narcotr?fico y el lavado de dinero, que lamentablemente ahora est? presente en casi todo el territorio nacional.

8. Recientemente el pa?s ha sido sacudido por una ola de protestas ante la negativa del gobierno de renovar la concesi?n a uno de los m?s importantes canales de televisi?n del pa?s. La presidencia de la Conferencia Episcopal en su momento fij? una posici?n contraria a tal decisi?n. M?s all? de la defensa de un determinado medio, ante el cual el Episcopado ha expresado en el pasado cuestionamientos, se trata de denunciar un atentado a la libertad de expresi?n, que reduce los espacios de libre comunicaci?n y favorece una hegemon?a indebida del gobierno en materia de comunicaci?n social, lo cual es evidentemente antidemocr?tico.

9. A ra?z de este ?ltimo acontecimiento, los venezolanos hemos sido testigos del surgimiento de un movimiento estudiantil que, con creatividad y coraje, bajo las consignas de la libertad y la reconciliaci?n, ha salido a las calles a manifestar por el derecho a la libertad de expresi?n, de opini?n, de informaci?n y en defensa de la autonom?a universitaria. Valoramos positivamente el que los j?venes estudiantes hayan optado por el recurso a la no violencia activa para manifestar su descontento con decisiones que atentan contra las libertades. Los estudiantes denuncian un ejercicio poco democr?tico del poder y reclaman una Venezuela para todos, pregonando la reconciliaci?n.

10. Igualmente, manifestamos nuestra preocupaci?n por el nuevo proyecto de Ley de Educaci?n, en segunda discusi?n en la Asamblea Nacional. Si bien contiene elementos positivos, ofrece graves omisiones en asuntos importantes, como la finalidad de la educaci?n, los derechos de los docentes, los subsidios mediante convenios a instituciones educativas que atienden sectores populares, la evaluaci?n y el derecho de los padres a decidir sobre la educaci?n religiosa de sus hijos, entre otros. Y, lo m?s importante, existe preocupaci?n sobre la pretensi?n de impartir una educaci?n con una ?nica y determinada orientaci?n pol?tica e ideol?gica, que afectar?a gravemente derechos y deberes de los educandos y de los padres de familia. El di?logo institucional sobre el proyecto de ley, que mantuvimos con la presidencia de la Comisi?n de Educaci?n de la Asamblea Nacional y con el Ministro de Educaci?n y Deporte, a lo largo de una buena parte del a?o pasado, no ha sido retomado por las nuevas autoridades, a pesar de nuestra disposici?n y petici?n de hacerlo.

11. Nos inquieta adem?s que se pretenda solucionar los problemas sociales que nos aquejan con medidas populistas en lugar de utilizar los abundantes ingresos petroleros para soluciones estructurales a nuestras graves deficiencias. Ahora, al igual que en la segunda mitad del siglo XX, los altos ingresos por el petr?leo se han visto acompa?ados por el aumento de la corrupci?n y el clientelismo pol?tico. Cada d?a nuestro pa?s se hace mas rentista y pierde la oportunidad de convertirse en un pa?s productivo.


Un camino de di?logo y reconciliaci?n



12. Jesucristo, Camino, Verdad y Vida (Jn. 14,6), es fuente inagotable de paz, de reconciliaci?n y de amor. Los Obispos de Venezuela, ante los problemas que agobian al pa?s, proponemos el camino que indica el Se?or: el camino fundamental hacia la paz, que todos anhelamos, es la reconciliaci?n y la solidaridad. Por eso no podemos aceptar que se pretenda dividir a los venezolanos en dos bandos irreconciliables. La diversidad de posturas ideol?gicas, propias y convenientes en toda democracia, no debe convertirse en beligerancia e intolerancia. Se impone el di?logo que busque el consenso, sobre el que debe asentarse la vida pol?tica y social de cualquier sociedad que se considere democr?tica.

13. La soluci?n a los problemas pol?ticos y sociales de Venezuela debe ir m?s all? del populismo que no va al fondo de los mismos y del militarismo que cede el protagonismo de la sociedad al estamento militar, al cual no le corresponde dicho papel. Para resolver nuestros males sociales tampoco son v?lidos los caminos propuestos por el neoliberalismo, pues aunque supongan un aparente progreso de la sociedad, llevan inherentes la marginaci?n de amplias masas del pueblo y el ahondamiento de la injusticia y exclusi?n.

14. Benedicto XVI acaba de recordar ?en el discurso de inauguraci?n de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Aparecida- que ?la econom?a liberal de algunos pa?ses latinoamericanos ha de tener presente la equidad, pues siguen aumentando los sectores sociales que se ven probados cada vez m?s por una enorme pobreza o incluso expoliados de los propios bienes naturales?; pero el Papa nos recuerda tambi?n otro camino equivocado para solucionar nuestros problemas: ?las formas de gobierno autoritarias o sujetas a ciertas ideolog?as que se cre?an superadas, y que no se corresponden con la visi?n cristiana del hombre y de la sociedad, como nos ense?a la Doctrina social de la Iglesia?.

15. Una de esas ideolog?as ya superadas es el socialismo estatista que impide la primac?a de la persona y de la solidaridad, suplant?ndolas por la hegemon?a del Estado. As?, pues, ni el capitalismo salvaje ni el socialismo marxista son los caminos que conducen a la construcci?n de una sociedad m?s justa.

16. Por eso, los pastores de la Iglesia en Venezuela, fieles a nuestra vocaci?n de ser voz de los que no tienen voz, alentados por el seguimiento de Jes?s, Camino, Verdad y Vida, por el magisterio del Papa y por el Concilio Plenario, reafirmamos nuestra presencia, la de los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos en todos los lugares de nuestra patria, llevando el Evangelio de Jesucristo y sanando las heridas de los m?s abandonados, de los enfermos y de todo aquel que necesite de nuestro aliento; caminando con ellos hacia la justicia, la paz y la reconciliaci?n. Sin una cultura del respeto, la tolerancia, la inclusi?n y la aceptaci?n del otro no se puede entablar una reflexi?n y di?logo nacional.

17. Se debe renunciar a la intolerancia, al enfrentamiento permanente, a la discriminaci?n en el trabajo por razones pol?ticas, que muchos venezolanos sufren a trav?s de listas de excluidos o de exigencias ideol?gicas. Igualmente debe rechazarse el lenguaje descalificador, ofensivo e irrespetuoso. Nadie, y mucho menos el Presidente de la Rep?blica, tiene derecho a insultar o agredir a personas o instituciones que disientan de sus opiniones o proyectos. La reconciliaci?n, la paz y la solidaridad no anulan el derecho a disentir, lo cual incluso puede conducir a la protesta leg?tima; pero ?sta debe hacerse siempre en t?rminos pac?ficos, la llamada no violencia activa, la cual no implica la indiferencia ante los problemas sociales. Las instituciones p?blicas tienen la grave obligaci?n de permitir y respetar ese derecho a disentir consagrado en nuestra Constituci?n.

18. Se impone un gran acuerdo nacional en defensa de la vida, desde el momento de la concepci?n hasta su fin natural; esto implica oponerse a todo tipo de violencia e impunidad; e igualmente a las consignas que tienen a la muerte como objetivo o alternativa, pues no son ni humanas ni cristianas. El hombre siempre apuesta por la vida, nunca por la muerte. Esas consignas fomentan la violencia, el odio y la venganza. Adem?s se debe afrontar el problema de las c?rceles, velar por la apropiada actuaci?n de las instituciones policiales y, sobre todo, garantizar la independencia y rectitud del sistema judicial.

19. Un elemento b?sico en la consecuci?n de la justicia, la paz y la reconciliaci?n es una educaci?n para todos y de calidad: tenemos que partir de los logros conseguidos en materia educacional en los ?ltimos a?os, sobre todo en la extensi?n de la educaci?n a sectores excluidos. Sin embargo, hay que evitar la tendencia a ideologizar la educaci?n y luchar por mejorar la calidad de la misma, que todav?a es muy deficiente, sobre todo para los sectores m?s populares. El manifiesto ?La educaci?n que Venezuela necesita?, realizado por diferentes organizaciones educativas de la Iglesia, puede servir de base para este objetivo. El rol de la familia en la educaci?n es imprescindible. El Estado debe reconocer que la familia es la principal responsable de la educaci?n de sus hijos. La educaci?n religiosa escolar debe permanecer en el horario escolar tal como se encuentra en la vigente Ley de Educaci?n.

20. Venezuela necesita bendiciones, no improperios. Venezuela necesita que se aplique la Constituci?n vigente, no una nueva. Con ella basta para construir entre todos una democracia social, humanista, trascendente, inclusiva y solidaria. Venezuela quiere y reclama a gritos, por boca de sus ni?os y j?venes, que se termine con los odios, los insultos y las descalificaciones y que sus hijos e hijas se reconcilien, se respeten y vivan en paz. Los venezolanos y venezolanas queremos una educaci?n donde todos sus leg?timos sujetos, padres de familia, estudiantes, maestros, profesores, comunidad y sociedad, con la alta direcci?n del Estado, puedan actuar en libertad y transmitir los principios, valores y virtudes fundamentales para alcanzar juntos la plenitud de la condici?n humana.


Conclusi?n



21. Nuestra fuerza est? en el auxilio del Se?or. Por eso, pedimos que en todas las Parroquias, Vicar?as, Movimientos y Comunidades se intensifique la oraci?n por la Solidaridad y la Reconciliaci?n en Venezuela, en Latinoam?rica y en todo el mundo, especialmente por medio de la Eucarist?a. Tal como nos lo ha recordado el Papa Benedicto XVI en su Exhortaci?n ?El Sacramento del Amor?: ?El misterio de la Eucarist?a nos capacita e impulsa a un trabajo audaz en las estructuras de este mundo para llevarles aquel tipo de relaciones nuevas, que tiene su fuente inagotable en el amor de Dios? (n. 91).

22. Que Nuestra Se?ora de Coromoto, Patrona de Venezuela, nos siga guiando y acompa?ando en este peregrinar hacia un futuro siempre mejor y nos aliente en el compromiso de hacer realidad las aspiraciones de una Venezuela m?s humana y m?s cristiana, para que Jesucristo sea para todos ?el Camino, la Verdad y la Vida? (Jn 14, 6).

Con nuestra bendici?n,

Los Arzobispos y Obispos de Venezuela

Caracas, 7 de julio de 2007

Publicado por verdenaranja @ 22:41  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Mensaje emitido por los Obispos de Colombia al termino de su Asamblea Plenaria celebrada del 2 al 6 de julio, en la que han reflexionado junto a un grupo representativo de superiores de los Institutos Religiosos.

Mensaje de la LXXXIII Asamblea plenaria
del Episcopado
a la vida Religiosa Colombiana



1. Los Obispos de Colombia, reunidos en la LXXXIII Asamblea Plenaria Ordinaria, en uni?n con un grupo representativo de superiores de los Institutos Religiosos que trabajan en las jurisdicciones eclesi?sticas del pa?s, hemos reflexionado sobre la Vida Religiosa como don de Dios a la Iglesia.

Hemos reflexionado juntos en ?ntima relaci?n con la reci?n concluida V Asamblea General del Episcopado Latino Americano, en Aparecida que tuvo como tema ?Disc?pulos y misioneros de Jesucristo para que en ?l nuestros pueblos tengan vida?.

Nos hemos sentido hijos e hijas de un mismo Padre, hermanos y hermanas de Jesucristo y disc?pulos y misioneros por el Esp?ritu.

Hemos orado juntos, de manera especial en la celebraci?n Eucar?stica y en un clima de familia, respeto y cercan?a hemos analizado las luces y las sombras de nuestras mutuas relaciones, de nuestras Iglesias particulares y de la Vida Religiosa. Nos hemos preguntado con franqueza y sencillez ?Qu? quiere el Se?or hoy de nosotros? ?Qu? nos pide? ?C?mo vamos a responder conjuntamente?.

Queremos que la experiencia vivida estos d?as, en la Conferencia Episcopal, se convierta en modelo de nuestras relaciones en las di?cesis, en general y, en las parroquias en particular.

2. Agradecemos a Dios el don dado a su Iglesia en Am?rica Latina y de manera particular en Colombia por una presencia viva y centenaria de la Vida Religiosa.

La implantaci?n de la Iglesia en nuestras tierras, tiene en los religiosos a sus primeros agentes. Las comunidades religiosas en el tiempo de la conquista y la colonizaci?n, se esmeraron para que a tierras americanas vinieran los mejores exponentes por su forma de vida evang?lica, en contraste con los colonizadores que casi nunca fueron lo m?s selecto.

3. A la Vida Religiosa, Colombia debe los primeros pasos de enraizamiento del Evangelio y adem?s muchos de los procesos que a trav?s de cinco siglos permiten presentar una Iglesia que, caminando constantemente hacia la plena madurez, ya ofrece signos de santidad y conversi?n dignos de las mejores p?ginas que recogen la vida de la Iglesia universal.

4. La historia de la Iglesia en Colombia nos muestra c?mo los religiosos en nuestra patria han buscado trabajar por la ?nica Iglesia, teniendo conciencia de que la unidad es un signo fundamental para que los hombres y mujeres de todos los tiempos, puedan llegar a acoger la persona de Jes?s como el enviado por el Padre para que el mundo crea (cfr. Jn. 17, 21).

5. Al orar y reflexionar juntos , en estos d?as, tanto los Obispos como los miembros de la Vida Religiosa, hemos sido llamados a demostrar de forma radical con nuestra vida la manera de vivir propia de quienes hemos experimentado un encuentro con la persona de Jesucristo, que nos lleva a una opci?n por la santidad. La santidad no se identifica con un quehacer sino con una manera de ser que se fundamenta en la presencia del Esp?ritu Santo en el coraz?n de cada uno. Esta presencia ha de ser acogida personalmente para que se haga viva en una experiencia comunitaria, que llama tambi?n a los otros a la santidad. Quien es santo termina dando la vida de m?ltiples maneras para que todo necesitado tenga vida.

6. La Iglesia que ha recibido de Dios el don de los religiosos afirma que la Vida Religiosa se fundamenta en el seguimiento de Jes?s, tal como lo propone el Evangelio. Tal seguimiento tiene en el prop?sito de los fundadores una experiencia de particularidad que exige fidelidad al carisma que el mismo Dios ha dado a su Iglesia a trav?s de los fundadores. El don de Dios dado a su Iglesia y que como todo ?don y vocaci?n de Dios son irrevocables? (cfr. Rm. 11, 29) ha sido concedido para que los religiosos participen en la vida y misi?n de la Iglesia, adapt?ndose a las nuevas situaciones de los tiempos y lugares.

7. La unidad de la Iglesia pide de todos los miembros que la conforman buscar caminos significativos para lograrla y evitar toda v?a que lleve a la divisi?n. Discipulado, y misi?n ser?n siempre la base de una acci?n evangelizadora integral donde obispos y religiosos encontraremos un campo para fortalecer la unidad en su plena dimensi?n.

8. La Iglesia particular es el lugar donde la diversidad de los carismas de los religiosos encuentran la unidad. La diversidad se da en las formas de vida diferentes que se unifican en la misma fe, que se ocupa en la edificaci?n de la Iglesia de Jes?s, que es una, santa, cat?lica y apost?lica. Tal unidad no significa uniformidad que empobrece a la Iglesia, arrebat?ndole la riqueza de la m?ltiple diversidad de la Vida Religiosa.

9. Todo instituto religioso con su propia forma de vida enriquece a la Iglesia mientras tenga en su esp?ritu la lucha constante por la unidad. En esta lucha por la unidad se fundamenta la fecundidad de las vocaciones y de la vida apost?lica en todas las formas de Vida Consagrada.

10. No podemos pasar por alto las normales dificultades que se presentan d?a a d?a en el anuncio del Reino de Dios. Buscar en el di?logo la soluci?n es una tarea com?n de religiosos y obispos desde una opci?n evang?lica, siguiendo los religiosos las inspiraciones fundacionales de amor a la Iglesia y nosotros, los llamados por el Se?or a presidir en la caridad las Iglesias particulares a nosotros confiadas.
11. Estamos llamados a colaborarnos mutuamente afirmando nuestra igualdad fundamental como bautizados y reconociendo la diferencia en las funciones por el servicio que prestamos para que el Evangelio sea anunciado a todos los hombres y mujeres.

12. La Iglesia somos todos los hermanos bautizados con vocaciones espec?ficas diversas, llenas de riqueza. Caminemos todos juntos por el mismo sendero. Nos necesitamos como cuerpo; si nos falta un miembro sufrimos todos. Obispos y religiosos unidos como Iglesia tenemos un compromiso ineludible, ser testigos de la misericordia de Dios. Desunirnos es arruinar la vocaci?n de disc?pulos y misioneros de Jesucristo.

La Iglesia es joven y lleva en s? misma una respuesta para nuestra Colombia sufriente si avanzamos unidos; de lo contrario nuestro antitestimonio de desuni?n, antagonismo o paralelismo, destruir? a la misma Iglesia y Colombia se sumir? a?n m?s en su dolor de Patria.

13. Los Obispos queremos expresar a los queridos religiosos y religiosas que trabajan en nuestras di?cesis nuestra paternal y fraternal acogida. Un agradecimiento sincero por su entrega y generosidad evang?lica, que aporta significativamente para la edificaci?n de nuestras comunidades diocesanas, adem?s de una eficaz labor apost?lica, un vivo testimonio de vida como disc?pulos y misioneros en comunidad, que es realmente signo visible escatol?gico de la vida plena en la Trinidad.

De manera particular queremos agradecer a las comunidades religiosas que trabajan en los lugares de conflicto y con nuestros hermanos m?s vulnerables y los exhortamos a seguir trabajando en plena comuni?n con las Iglesias particulares, educando para la paz.

Una mirada especial nos merecen nuestros hermanos que en los monasterios se dedican de manera particular a la contemplaci?n. Miramos la vida de estos hombres y mujeres como un testimonio plenamente evang?lico que nos permiten seguir afirmando con toda la tradici?n de la Iglesia que ?s?lo Dios basta!.

14. Celebramos con satisfacci?n y alegr?a en el Se?or la Asamblea que acabamos de realizar, convirti?ndose en un signo claro de comuni?n eclesial, en donde obispos y religiosos hemos caminado juntos como disc?pulos y misioneros tras el maestro Jesucristo , para la construcci?n de la Iglesia en Colombia.

Con afecto de pastores agradecemos a Dios el don de su existencia y valoramos su misi?n que es la de Cristo, para la gloria del Padre con la fuerza del Esp?ritu Santo.

Bogot?, D.C., 6 de julio de 2007

+ Luis Augusto Castro Quiroga
Arzobispo de Tunja
Presidente de la Conferencia Episcopal
+ Luis Augusto Castro Quiroga, Presidente de la Co (2007-07-09)

Publicado por verdenaranja @ 22:33  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Los Obispos espa?oles ?conscientes de la importancia de la educaci?n y de las dificultades por las que atraviesa en el momento presente?, han publicado un documento titulado ?La escuela cat?lica. Oferta de la Iglesia en Espa?a para la educaci?n en el siglo XXI?, cuyo texto fue aprobado durante la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Espa?ola (CEE), en su LXXXIX reuni?n, celebrada la semana del lunes 23 al viernes 27 de abril de 2007


La escuela cat?lica.
Oferta de la Iglesia en Espa?a
para la educaci?n en el siglo XXI


Madrid, 27 de abril de 2007



?NDICE

I.- Introducci?n

II.- Retos que debe afrontar la escuela cat?lica


Una sociedad en cambio
Una sociedad pluralista
Unas familias cuyos comportamientos no siempre est?n sinton?a con la educaci?n que se imparte en la escuela
Cierto desencanto de la comunidad educativa
El derecho de los padres ante determinadas pol?ticas educativas
El descenso progresivo del n?mero de religiosos y sacerdotes en los colegios
El reto b?sico de educar

III.- La identidad de la escuela cat?lica

Su especificidad de escuela cat?lica, como servicio a la formaci?n integral
Un proyecto en el que la fe cat?lica se presenta en di?logo con la cultura
Un proyecto educativo en el que Dios es su fundamento primero y ?ltimo
Un proyecto educativo en el que se implica toda la comunidad educativa
Una acci?n educativa de la Iglesia Cat?lica

IV.- Prioridades y urgencias

Renovar y fortalecer la propia identidad
Implicar a las familias en el ejercicio de su derecho
Actualizar el compromiso con los m?s necesitados
Promover la unidad de la comunidad eclesial a favor de sus centros y de su identidad

V.- Propuesta de actuaciones futuras

VI.- Conclusi?n


--------------------------------------------------------------------------------


I. INTRODUCCI?N

1. Los obispos de la Conferencia Episcopal Espa?ola, conscientes de la importancia de la educaci?n y de las dificultades por las que atraviesa en el momento presente, pretendemos recordar y afianzar el sentido y significado de la concepci?n educativa de la Iglesia y su realizaci?n pr?ctica mediante una de las instituciones educativas m?s genuinamente cristianas como es la escuela cat?lica.

Al mismo tiempo, nuestra solicitud como pastores del Pueblo de Dios nos invita a ofrecer un servicio cualificado a la educaci?n de ni?os y j?venes, cuyos padres demandan esta acci?n de la Iglesia en el ejercicio de su derecho a que sus hijos reciban la formaci?n que responda a sus convicciones educativas, especialmente por lo que se refiere a la formaci?n religiosa y moral, amparados por la Constituci?n espa?ola y los tratados internacionales ratificados por el Estado espa?ol.

En el comienzo de este nuevo siglo la escuela cat?lica est? llamada a examinarse a s? misma y a responder a los nuevos retos planteados a la acci?n educativa cristiana. A su vez, la misi?n pastoral y evangelizadora de la Iglesia le insta a una permanente valoraci?n que nuestro tiempo reclama con particular apremio, cuando se trata de educar a ni?os y j?venes: ?La Iglesia es siempre una Iglesia del tiempo presente. No mira a su herencia como a un tesoro de un pasado caduco, sino como a una poderosa inspiraci?n para avanzar en la peregrinaci?n de la fe por caminos siempre nuevos?.[1]

Es un momento oportuno para que la Iglesia espa?ola promueva la renovaci?n de la propia escuela cat?lica y clarifique, a su vez, el servicio educativo que con ello aporta a la sociedad. El trabajo que en este aspecto se est? realizando en la escuela cat?lica es grande y son muchas las esperanzas que la sociedad deposita siempre en la acci?n educativa de la Iglesia.

II. RETOS QUE DEBE AFRONTAR LA ESCUELA CAT?LICA

2. La escuela cat?lica, al igual que toda instituci?n educativa se ve hoy afectada por las situaciones y problemas de la misma sociedad a la que sirve. No es la escuela un ?mbito aislado. En ella confluyen los problemas culturales y sociales, la r?pida trasformaci?n de la misma sociedad, los problemas de la familia, especialmente reflejados en los alumnos, adem?s de los frecuentes cambios del sistema educativo.

La estructura de esta sociedad en continua transformaci?n obliga a la escuela cat?lica a centrar su atenci?n sobre su naturaleza y sus caracter?sticas propias desde las cuales afrontar una adecuada renovaci?n y revisi?n de sus propuestas educativas en orden a mejorar la calidad de la ense?anza. A su vez, en la educaci?n confluyen tantos agentes, instituciones, ?mbitos de influencia, corrientes de pensamiento? que propician y demandan una acci?n conjunta de la Entidad titular, padres, profesores, personal no docente y alumnos uniendo sus fuerzas, cada cual seg?n sus responsabilidades, a favor de una aut?ntica educaci?n, expresi?n de los valores del Evangelio.

Partimos de una constataci?n fundamental: ?La escuela cat?lica encuentra su verdadera justificaci?n en la misi?n misma de la Iglesia; se basa en un proyecto educativo en el que se funden arm?nicamente fe, cultura y vida. Por su medio la Iglesia local evangeliza, educa y colabora en la formaci?n de un ambiente moralmente sano y firme en el pueblo?.[2] ?En el proyecto educativo de la escuela cat?lica Cristo es el fundamento: ?l revela y promueve el sentido nuevo de la existencia y la transforma, capacitando al hombre a vivir de manera divina, es decir, a pensar, querer y actuar seg?n el Evangelio, haciendo de las bienaventuranzas la norma de su vida?.[3]

El Evangelio con su fuerza y vitalidad responde a los problemas fundamentales del hombre y contribuye a la articulaci?n de la personalidad en su proceso de maduraci?n.

Con su acci?n evangelizadora la escuela cat?lica est? contribuyendo a la formaci?n del alumno desde sus ra?ces hasta sus m?s altas aspiraciones: ?Realmente el misterio del hombre s?lo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado? Cristo, el nuevo Ad?n, en la misma revelaci?n del misterio del Padre y de su amor manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocaci?n?.[4] Es en la verdad de Jesucristo donde se proporciona al alumno la posibilidad del crecimiento hacia la verdad plena.

Para el logro de este objetivo hay que responder a una serie de retos que est?n determinando, de alguna manera, nuestro compromiso de servir a la educaci?n de los hijos que hoy se nos encomienda.

a) Una sociedad en cambio

3. La escuela est? inserta en una sociedad en continua evoluci?n en la que desaparecen algunos elementos b?sicos de nuestra cultura y emergen otros nuevos que la van conformando.

En efecto, en la cultura occidental se impone como principio de progreso y de vida la creatividad artificial, la eficacia en la producci?n y, en consecuencia, la valoraci?n y utilizaci?n de la ciencia al servicio del progreso t?cnico donde priman los resultados. Estas primac?as solapan todo intento de conocer la esencia de las cosas, su significado ?ltimo[5]. Su repercusi?n en la educaci?n conlleva una determinada concepci?n de la vida en la que los objetivos y fines de car?cter puramente instrumental, soslayan el valor trascendente de la persona que hace posible dar una respuesta a las grandes preguntas sobre el sentido de la existencia, o sobre el mismo valor de la persona ante las manipulaciones a las que est? expuesto.[6]

4. Una de las manifestaciones de la cultura, que tambi?n est? presente en la educaci?n, es la crisis moral con ra?ces claramente culturales; se caracteriza, entre otras cosas, por la exaltaci?n de la libertad y de la conciencia individual como fuente de valores, independientemente de la verdad del hombre y de Dios. ?La fuerza salv?fica de la verdad es contestada y se conf?a s?lo a la libertad, desarraigada de toda objetividad, la tarea de decidir aut?nomamente lo que es bueno y lo que es malo. Este relativismo se traduce, en el campo teol?gico, en desconfianza en la sabidur?a de Dios, que gu?a al hombre con la ley moral.?[7] Con ello se pierden los puntos b?sicos de referencia ?tica e incluso el sentido de responsabilidad.

5. Esta situaci?n ha provocado en las nuevas generaciones la presencia de personalidades desestructuradas, sin ra?ces donde sustentarse, ni finalidades transcendentes hacia las que caminar. Muchas veces sin posibilidades de respuesta a las preguntas sobre el sentido de la existencia, o sobre el mismo valor de la persona ante las manipulaciones t?cnicas o econ?micas a las que est? expuesta. En esta situaci?n es f?cil sucumbir al desencanto y a la evasi?n a toda costa. La sensaci?n de soledad y de vac?o interior es una de sus expresiones m?s constatables.

En la ra?z de todo ello ?est? el intento de hacer prevalecer una antropolog?a sin Dios y sin Cristo. Esta forma de pensar ha llegado a considerar al hombre como el centro absoluto de la realidad haci?ndolo ocupar as? falsamente el lugar de Dios y olvidando que no es el hombre el que hace a Dios, sino que es Dios quien hace al hombre?.[8]

Todo ello est? interpelando a la Iglesia y, sobre todo, est? condicionando la forma en que la escuela cat?lica puede llevar a cabo sus propios fines y objetivos. Las Entidades titulares de escuelas cat?licas han realizado a lo largo de los a?os un encomiable esfuerzo de reflexi?n a fin de responder a los cambios de la sociedad; fruto del mismo es la actualizaci?n de sus propuestas educativas en orden a mejorar y hacer m?s eficaz su acci?n evangelizadora.

b) Una sociedad pluralista

6. En todo tiempo y, concretamente, en los ?ltimos decenios alumnos procedentes de diversas culturas han accedido a la escuela estatal y, proporcionalmente, a la escuela cat?lica.

Este alumnado aporta diferentes actitudes ante la educaci?n, con valores, creencias, moral y pr?cticas religiosas distintas, que chocan, a veces, con el universo cultural que se transmite en la escuela. Se trata de un fen?meno complejo en cuanto a las convicciones y sus formas de expresi?n en la sociedad. ?Tiene efectos positivos, como la posibilidad de encuentro entre pueblos y culturas, pero tambi?n negativos, que corren el riesgo de producir ulteriores desigualdades, injusticias y marginaciones.?[9]

7. Por otra parte, la cohabitaci?n de culturas que necesariamente demandan un lugar y respeto a sus peculiaridades, pueden generar conflictos. Es posible que estos hechos creen actitudes de rechazo, o bien, de desconfianza y oscurecimiento de la propia cultura y de la propia fe en el deseo de evitar posibles confrontaciones.

Son desaf?os nuevos para la educaci?n y especialmente para la escuela cat?lica cuyo proyecto educativo est? anclado en el Evangelio y conformado por valores objetivos y universales que orientan y dan sentido a la vida. El ideario de las escuelas cat?licas, que tiene como n?cleo los valores del Evangelio, ofrece para alumnos y padres, una realidad llena de posibilidades para el encuentro intercultural. Esto nos obliga a todos a discernir a la luz de la fe los signos de este tiempo y a afrontar con lucidez los fen?menos culturales nuevos. Las Entidades titulares de la escuela cat?lica han venido realizando a lo largo de los a?os un esfuerzo de reflexi?n sobre su identidad cat?lica; fruto del mismo son las propuestas de actualizaci?n del ideario y su empe?o por mejorar el clima educativo de las escuelas, expresi?n clara de su responsabilidad evangelizadora.

c) Unas familias cuyos comportamientos, no siempre, est?n en sinton?a con la educaci?n que se imparte en la escuela

8. Algunas familias que acceden a la escuela cat?lica no comparten las grandes l?neas y principios educativos propios del Ideario de la escuela cat?lica ni est?n en total sinton?a con los valores y proyectos de vida de la misma.

La situaci?n de la familia presenta aspectos positivos y aspectos negativos con influencia en la educaci?n. Por una parte existe, entre otras, ?una mayor atenci?n a la calidad de las relaciones interpersonales en el matrimonio... a la educaci?n de los hijos... a la necesidad de desarrollar relaciones entre las familias... al conocimiento de la misi?n eclesial propia de la familia?.[10] Es necesario constatar que la familia cristiana est? siendo cada vez m?s consciente de su identidad y de su responsabilidad educativa para con sus hijos. Los movimientos asociativos en defensa de la familia son cada vez m?s demandados y secundados.

9. Por otra parte, las nuevas tecnolog?as y su influencia medi?tica en la educaci?n de ni?os y j?venes ha creado en una gran parte de las familias la convicci?n de incapacidad o impotencia para educar adecuadamente a sus hijos y dotarles de aquellos principios, valores y actitudes que posibiliten su normal desarrollo. Los padres se sienten desasistidos ante el poder de las influencias extraescolares que inculcan principios y actitudes contrarias a sus propias convicciones.

A ello hay que unir el grave fen?meno de las crisis familiares y el deterioro del concepto mismo de la familia[11]. ?Las rupturas matrimoniales y la consiguiente desestructuraci?n familiar inutilizan las posibilidades reales de educar a los hijos, cuando no la misma capacidad educativa de los padres. La absorci?n exhaustiva de la vida del padre y de la madre por el ejercicio de la profesi?n con la secuela inevitable de su alejamiento no s?lo f?sico, sino tambi?n ps?quico, afectivo y espiritual de los hijos, les impide ejercer todo compromiso educativo serio?[12].

El hecho es que no pocas familias van dejando de participar en las responsabilidades educativas de sus hijos, al menos, en lo que ata?e a la formaci?n que se lleva a cabo en los colegios. Los ?ltimos estudios realizados al respecto denuncian que el seguimiento que los padres hacen de la formaci?n de sus hijos desciende paulatinamente. ?Las familias mismas deben de ser cada vez m?s conscientes de la atenci?n debida a los hijos y hacerse promotores de una eficaz presencia eclesial y social para tutelar sus derechos.?[13]

Ante este fen?meno, las escuelas con ideario cat?lico han desarrollado programas para la mayor implicaci?n de los padres en el proceso educativo de sus hijos, e incluso planes de formaci?n dirigidos directamente a ellos, como son las Escuelas de Padres. El reto est? en vincularles a?n m?s y en aumentar el n?mero de padres que se implican en estos procesos.

En todo caso, creemos muy necesaria una acci?n coordinada de la comunidad educativa con la familia y la parroquia. De lo contrario, la educaci?n cristiana quedar?a fragmentada e incluso con serias dificultades para llevar a cabo su propio proyecto educativo.

d) Cierto desencanto de la comunidad educativa

9. Pese a la entrega y continua donaci?n de los educadores por trasmitir una educaci?n de calidad a sus alumnos, cierto desencanto est? aflorando al no ver realizados los proyectos formativos que con tanto esfuerzo pusieron en pr?ctica. Los profesores encuentran importantes dificultades para ayudar a los alumnos conflictivos o con lastres acad?micos o disciplinarios. El maestro tiene que limitar precisamente su rol a facilitar el acceso a la informaci?n, en muchos casos, y, en consecuencia, queda debilitada la dimensi?n formativa de su acci?n.

Factores culturales, sociales y de estructura acad?mica est?n influyendo negativamente en aquellos alumnos desmotivados para el trabajo y el esfuerzo, a sabiendas de que al final de curso pasar?n f?cilmente al siguiente, sin mucho sacrificio. Ello contribuye al deterioro disciplinar de la escuela, al fracaso escolar y a la infravaloraci?n de la autoridad acad?mica y moral del profesor. Los reclamos que la cultura predominante propone a los alumnos sobre el sentido de la vida conformado por la diversi?n y el ocio suponen un continuo reto a la escuela en su propuesta educativa.

En medio de esta situaci?n muchas comunidades educativas han logrado generar un ambiente de trabajo positivo, donde toda la comunidad se implica en su propio proyecto educativo, no exento de dificultades. Son comunidades educativas que han asumido su propio proyecto educativo a la luz de su ideario y lo han llevado a la pr?ctica en la vida diaria de su colegio. Ala vez, nuevas experiencias educativas se est?n plasmando en la creaci?n de colegios, de inspiraci?n cristiana y proyecto educativo cat?lico, que est?n generando expectativas positivas para la educaci?n cat?lica. Son realidades y signos de responsabilidad y de esperanza.

e) El derecho de los padres ante determinadas pol?ticas educativas

10. Esper?bamos que la nueva Ley Org?nica de Educaci?n afrontase, entre otros, algunos de los problemas m?s acuciantes que conciernen tanto a la escuela estatal como a las dem?s escuelas de iniciativa social. Lamentablemente la regulaci?n de los derechos y libertades que fundamentan el conjunto de nuestro sistema educativo se ha vuelto a producir sin obtener el consenso social y pol?tico imprescindible para mejorar la calidad y la equidad en el conjunto de las escuelas. Por otro lado, la nueva Ley Org?nica de Educaci?n presenta ambig?edades que no nos pueden dejar de preocupar en materia de derechos y libertades y que, sin duda, generar?n situaciones conflictivas en su desarrollo, en particular en lo que afecta a la elecci?n por los padres del tipo de formaci?n religiosa y moral que responda a sus convicciones.

11. No pocas familias tienen dificultades al comienzo de cada curso para ejercer su derecho de elegir el tipo de ense?anza que deseen de acuerdo con sus convicciones. En concreto, son muchos los alumnos que cada curso quedan fuera de la escuela cat?lica por las trabas que suponen las condiciones establecidas por la Administraci?n educativa para su admisi?n y las dificultades a?adidas para aumentar el n?mero de puestos escolares necesarios para cubrir la demanda de este tipo de ense?anza.

f) El descenso progresivo del n?mero de religiosos y sacerdotes en los colegios

12. A todo ello hay que a?adir algunos retos propios de laescuela cat?lica. La escuela cat?lica es mayoritariamente una escuela de titularidad de Institutos religiosos. La disminuci?n del n?mero de religiosos es un hecho que obliga a renovar las iniciativas de las Entidades titulares para asegurar la continuidad de las escuelas cat?licas como una plataforma fundamental de evangelizaci?n. Esta y otras dificultades demandan de todos quienes tienen responsabilidades educativas, poner en com?n aquellos medios que puedan dar estabilidad a los colegios en crisis.

13. La progresiva extensi?n de la corresponsabilidad en la misi?n, ha tenido como efecto que actualmente la responsabilidad de direcci?n de las escuelas cat?licas y de la educaci?n directa de los alumnos la tengan los profesores laicos en la mayor?a de los colegios. Es esperanzador y ya una realidad constatable la eficacia con que est?n asumiendo los profesores laicos el proyecto educativo de la escuela cat?lica. Se han hecho muchos esfuerzos por formar, proporcionando medios para que el profesorado laico asuma el carisma o el ideario de la instituci?n religiosa correspondiente, como agentes responsables de su proyecto educativo. Las Entidades titulares y las organizaciones que las agrupan han de continuar e incrementar los esfuerzos respecto a la formaci?n en la propia identidad de todos los agentes educativos de los centros.

Con todo, es digno de reconocimiento el esfuerzo material, espiritual y personal que los religiosos y religiosas est?n realizando a favor de la educaci?n cat?lica. Esta encomiable tarea sacrificada es una alabanza a Dios que asiste a su Iglesia.

g) El reto b?sico de educar

14. El reto m?s importante de la escuela cat?lica es educar y formar a sus alumnos conforme al proyecto educativo cristiano. Es muy dif?cil sustraerse a las influencias que van determinando el tipo de educaci?n en la escuela espa?ola. Por ello, tambi?n la escuela cat?lica, inmersa en este mundo, ha de contrarrestar aquellos condicionantes que dificultan el aut?ntico desarrollo de la formaci?n integral conforme la concibe el humanismo cristiano.

Entre otros, tiene especial influencia el c?mulo de informaci?n que proporcionan las nuevas tecnolog?as. La facilidad de acceso a los datos por estos medios contrasta con la dificultad para aprender lo que se recibe, pues el verdadero aprendizaje, la aprehensi?n, asimilaci?n y posesi?n del saber exige esfuerzo, ordenaci?n y sentido[14]. En general, la informaci?n como elemento b?sico del saber est? propiciando, en cierto modo, el aprender a conocer y hacer, soslayando el aprender a ser que demandan las instituciones educativas de rango internacional.[15]

Por otra parte, es muy determinante para la educaci?n el hecho de que los alumnos progresivamente no reconozcan la autoridad del profesor para corregir o motivar el ejercicio de los valores m?s b?sicos en la construcci?n de la convivencia y en el progreso arm?nico de la personalidad. Algunas doctrinas pedag?gicas que formulan el no direccionismo y el libre desarrollo de la naturaleza est?n influyendo negativamente en el normal desarrollo de la escuela.

15. En este contexto, la formaci?n integral que propicia la escuela cat?lica sufre graves dificultades para su desarrollo. En efecto, Dios mismo puede dejar de ser la instancia ?ltima que ilumine y d? sentido a toda superaci?n y humanizaci?n y, con ello, puede mutilarse un elemento fundamental para la dicha formaci?n integral como horizonte ?ltimo de la educaci?n.[16] Construir la propia identidad, descubrir lo que la persona es y lleva dentro, orientar su m?s profundo deseo de bien, de verdad y de belleza, fundamentar su ra?z y su sentido ?ltimo, recrear su ansia de infinito, fundamentar su ser filial en el Padre Dios, es la tarea de educar, de formar y de aprender a ser. La fe escruta lo m?s profundo del ser humano proyect?ndolo a su m?s alta vocaci?n a la que ha sido llamado.

16. Ante estos y otros desaf?os, pretendemos favorecer e impulsar una sana renovaci?n de la acci?n educativa de la escuela cat?lica que d? respuestas y horizontes ilusionantes de calidad educativa cristiana. El reto educativo nos invita a utilizar todos los medios a nuestro alcance para que este gran objetivo de educar se lleve a cabo con entrega, desinter?s y esperanza. Est? en juego la misma libertad de ense?anza, pues ?sta no existir?a sin la concurrencia de distintos proyectos educativos que posibiliten el derecho de los padres a la formaci?n religiosa y moral de los hijos seg?n sus convicciones.


III. LA IDENTIDAD DE LA ESCUELA CAT?LICA

17. El tiempo y las circunstancias que nos ha tocado vivir nos invita a acudir a las fuentes de nuestra fe de donde surgi? y surgir? la genuina educaci?n cat?lica. Nuestra fe ha contribuido a configurar una manera de ser y una manera de educar. La fe vivida y profesada por la Iglesia a trav?s de la historia ha sido la g?nesis y la misma configuraci?n de la escuela cat?lica. En consecuencia, la respuesta primera a los retos antes analizados nos invita a llevar a cabo una honda reflexi?n sobre la identidad propia de la escuela cat?lica conforme a los principios cristianos que la informan.

La escuela cat?lica es una instituci?n educativa que la Iglesia pone al servicio del hombre y de la sociedad, al mismo tiempo que responde al derecho de los padres a que sus hijos reciban la formaci?n religiosa y moral conforme a sus convicciones, art?culo 27.3 de la Constituci?n Espa?ola en el marco de la libertad de ense?anza. El Estado debe garantizar la libre opci?n de los padres con aquellos proyectos educativos que respondan a sus convicciones. Este derecho est? ampliamente refrendado por la Declaraci?n de los Derechos Humanos, Tratados Internacionales, Pactos Internacionales y otras Declaraciones de altos organismos internacionales que instan a las naciones para que cumplan y garanticen los derechos de las familias a la educaci?n de sus hijos seg?n sus convicciones y se facilite el ejercicio de la libertad de ense?anza.[17]

18. La escuela cat?lica est? al servicio de la educaci?n no por ning?n privilegio o concesi?n del Estado, sino para ofrecer este tipo de formaci?n cat?lica a los que libremente quieran acceder a ella. Del mismo modo, la formaci?n religiosa que se recibe a trav?s de las clases de religi?n en la escuela estatal no es tampoco una concesi?n del Estado, sino una respuesta al derecho que asiste a los padres de recibir para sus hijos la formaci?n conforme a sus propias convicciones religiosas y morales.

El art?culo 27.5 de nuestra Constituci?n afirma que ?los poderes p?blicos garantizan el derecho de todos a la educaci?n mediante una programaci?n general de la ense?anza, con participaci?n efectiva de todos los sectores afectados y la creaci?n de centros docentes?.

La misma Ley Org?nica de Libertad religiosa explicita las garant?as constitucionales en el art?culo 2.1c cuando dice: ?La libertad religiosa y de culto garantizada por la Constituci?n comprende, con la consiguiente inmunidad de coacci?n, el derecho de toda persona a recibir e impartir ense?anza e informaci?n religiosa de toda ?ndole, ya sea oralmente, por escrito o por cualquier otro procedimiento; elegir para s? y para los menores no emancipados e incapacitados bajo su dependencia dentro y fuera del ?mbito escolar la educaci?n religiosa y moral que est? de acuerdo con sus propias convicciones?.

Este proyecto educativo, demandado por un alto porcentaje de padres se define como escuela cat?lica que pretende desarrollar todas las capacidades del ser humano desde la ?ptica de la Vida, la Palabra y la Persona de Jesucristo, al que todos pueden en su crecimiento escuchar, imitar y seguir compartiendo y promoviendo sus valores y su forma de vida en toda su actividad escolar y extraescolar. Esta propuesta educativa de la escuela cat?lica se concibe como formaci?n integral.

a) Su especificidad de escuela cat?lica, como servicio a la formaci?n integral

Partiendo del fin mismo de la educaci?n

19. La escuela cat?lica responde a la finalidad misma de la educaci?n, que la Constituci?n consagra en el art?culo 27.2 en referencia a todo tipo de escuela: el pleno desarrollo de la personalidad humana.

En el logro de esta finalidad comparte objetivos similares con la escuela estatal y los distintos tipos de escuelas de iniciativa social. En concreto, ?en virtud de su misi?n, a la vez que cultiva con asiduo cuidado las facultades intelectuales, desarrolla la capacidad del recto juicio, introduce en el patrimonio de la cultura conquistado por las generaciones pasadas, promueve el sentido de los valores, prepara a la vida profesional, fomenta el trato amistoso entre los alumnos de diversa ?ndole y condici?n contribuyendo a la mutua comprensi?n; adem?s, constituye como un centro de cuya laboriosidad y de cuyos beneficios deben participar juntamente las familias, los maestros, las diversas asociaciones que promueven la vida cultural, c?vica y religiosa, la sociedad civil y toda la comunidad humana?.[18] Al menos formalmente, al igual que toda escuela, la escuela cat?lica pretende aquella ense?anza que haga posible el ?ptimo desarrollo del alumno, de sus capacidades intelectuales, sociales, afectivas, morales y religiosas.

Se apoya en la naturaleza y la dignidad del hombre


20. Ahora bien, la acci?n educativa de la Iglesia, a trav?s de la escuela cat?lica, no debe ser considerada un simple a?adido al desarrollo de la personalidad del alumno. Hunde sus ra?ces en la naturaleza misma del hombre, creado a imagen de Dios y en la dignidad de la persona que esta realidad conlleva. ?La Iglesia sabe muy bien que su mensaje conecta con los deseos m?s profundos del coraz?n humano cuando reivindica la dignidad de la vocaci?n humana, devolviendo la esperanza a quienes desesperan ya de su destino m?s alto. Su mensaje, lejos de empeque?ecer al hombre, infunde luz, vida y libertad para su progreso; y fuera de ?l nada puede satisfacer el coraz?n del hombre: ?Nos hiciste, Se?or, para ti y nuestro coraz?n est? inquieto hasta que descanse en ti??.[19]

El fin propio y la peculiaridad de la escuela cat?lica


21. Afirmamos, en consecuencia, que la escuela cat?lica pretende, como las dem?s escuelas, los fines culturales y la formaci?n plena de los alumnos. ?En qu? se distingue? ?Su nota caracter?stica es crear un ?mbito de comunidad escolar animado por el esp?ritu evang?lico de libertad y de amor, ayudar a los adolescentes a que, al mismo tiempo en que se desarrolla su propia persona, crezcan seg?n la nueva criatura en que por el bautismo se han convertido, y finalmente, ordenar toda la cultura humana al anuncio de la salvaci?n, de modo que el conocimiento que gradualmente van adquiriendo los alumnos sobre el mundo, la vida y el hombre sea iluminado por la fe?.[20] Esta realidad funda el car?cter propio de la escuela cat?lica.

Pretende servir a la configuraci?n, en cada alumno, del hombre nuevo que surge del Bautismo. Su progresivo crecimiento se realiza en la escucha de la Palabra de Jesucristo, la imitaci?n de sus obras, con el ejemplo y ayuda de la comunidad educativa concreta y de la Iglesia que se hace presente en la educaci?n.

La educaci?n cat?lica conlleva una concepci?n de la persona


22. El desarrollo pleno de la personalidad depende de muchos factores: Los principios que informan la actividad educativa, los fines que se pretenden, los objetivos prioritarios en el quehacer escolar y, sobre todo, el tipo de persona que se pretende educar. La educaci?n cristiana entiende que la calidad de su ense?anza est? vinculada a la visi?n cristiana del hombre y del mundo, que le aporta la fe, y que est? presente en todo el quehacer educativo del colegio, de tal manera que el alumno adquiera una verdadera s?ntesis de fe, cultura y vida.

El elemento primordial de toda educaci?n es la concepci?n de la persona que se pretende formar y que subyace a todo proyecto educativo, tanto en la escuela estatal como en cualquier otro tipo de educaci?n. La escuela cat?lica constituye, ante todo, un proyecto de formaci?n que incluye una concepci?n determinada del hombre, seg?n la criatura nueva que surge del Bautismo.

?El hombre, en cuanto creado a imagen de Dios, tiene la dignidad de persona: no es solamente algo, sino alguien capaz de conocerse, de darse libremente y de entrar en comuni?n con Dios y las otras personas? Ha sido creado para conocer, servir y amar a Dios, para ofrecer en este mundo toda la creaci?n a Dios en acci?n de gracias, y para ser elevado a la vida de Dios en el cielo.?[21] En esta filiaci?n se enra?za su dignidad, se fundamenta la fraternidad universal por la que ha de trabajar y da sentido a su vida. Es, por tanto una persona con un destino trascendente e inmortal, libre y responsable ante esta vida y ante la eterna. Este proyecto tiene su realizaci?n plena en Jesucristo y ?el que sigue a Cristo, hombre perfecto, tambi?n se hace ?l mismo m?s hombre?.[22]

En consecuencia, Jesucristo es la esperanza de todo proyecto humano hacia su plenitud. ?l es el camino la verdad y la vida. En ?l el alumno no solamente tiene un ejemplo que imitar en su crecimiento, sino tambi?n un amor en quien confiar, una esperanza en su vida, una raz?n de su esfuerzo y un sentido a su vivir. Todo ello conlleva una concepci?n de la vida abierta a Dios que ama a cada persona y la invita a hacerse cada vez m?s ?conformado a la imagen del Hijo? (Rom 8,29). Este proyecto divino es el coraz?n del humanismo cristiano.

Propone una concepci?n integral de la educaci?n


23. La acci?n educativa de la Iglesia a trav?s de la escuela cat?lica, adem?s de vincularse a la formaci?n plena, entendida como desarrollo perfectivo de las capacidades b?sicas del alumno, propone una educaci?n integral del mismo tratando que todas las capacidades puedan ser integradas arm?nicamente desde la luz del Evangelio que fundamenta una cosmovisi?n integradora de la personalidad: ?La verdadera educaci?n se propone la formaci?n de la persona humana en orden a su fin ?ltimo y al bien de las sociedades de la que es miembro?[23]. Se entiende as? la formaci?n integral no s?lo como desarrollo de todas las capacidades del alumno, incluida necesariamente la capacidad trascendente que recrea y proyecta el sentido ?ltimo de la vida, sino tambi?n y especialmente su desarrollo integrado y arm?nico, como corresponde a la vocaci?n integral de la persona[24]. Es aqu? donde se revela un elemento espec?fico de su quehacer educativo: trasmite una ense?anza que en todos los planos del conocimiento revela un saber unificado por la luz de la fe.

?La fe que no se identifica con ninguna cultura y es independiente de todas ellas, est? llamada a inspirar a todas?[25]. Es un derecho del alumno y una exigencia de la formaci?n integral que el saber religioso y moral, que hace posible dicha formaci?n, tenga un tratamiento equiparable al resto de saberes en su proceso educativo, siendo ?ste un elemento integrador que armoniza el sentido de la vida y su ser personal.

24. La escuela cat?lica opta por el ser humano y su formaci?n integral, lo cual le exige un acercamiento personalizado del alumno no s?lo para valorar y apoyarle en la evoluci?n de su individual proceso de aprendizaje sino tambi?n y, especialmente, para acompa?arle en su crecimiento afectivo, en su inserci?n social y en su progreso espiritual.

La escuela cat?lica promueve la integraci?n del alumno en la comunidad educativa, en los grupos de alumnos, en la relaci?n sincera con los profesores y en una mayor confianza con sus propios padres, de forma consciente y activa. La incorporaci?n del alumno al proyecto educativo cat?lico ser? una base eficaz en la prevenci?n y eliminaci?n de los obst?culos que le impiden crecer como persona.

Integraci?n e incorporaci?n que posibilitan que se atienda fraternalmente a los alumnos de diferentes culturas que acceden a la escuela cat?lica. Una interculturalidad, enraizada en el amor de Cristo a todos los hombres y en las ense?anzas del Evangelio, es connatural al ser de la Iglesia. En este objetivo la educaci?n cat?lica siempre est? abierta para acoger en su seno a los ni?os y j?venes de otras tradiciones religiosas sin que esto sea un obst?culo para el desarrollo del car?cter propio y la especificidad cat?lica de las instituciones.[26]

La universalidad del mensaje y de la redenci?n de Cristo se ha de hacer palpable en cada uno de los proyectos educativos de las escuelas cat?licas, como ya lo es vivido con normalidad en muchas de ellas.

Es una acci?n educativa humanizadora


25. Dicha formaci?n integral propicia y fundamenta los valores m?s humanos que orientan el progreso evolutivo y perfectivo del alumno. No se desentiende de los problemas diarios de los alumnos sino que los afronta y orienta hacia el bien y la verdad; en dicha formaci?n ?el saber iluminado por la fe, lejos de desertar de los ?mbitos de las vivencias cotidianas, los habita con toda la fuerza de la esperanza y de la profec?a. El humanismo que auguramos propugna una visi?n de la sociedad centrada en la persona humana y sus derechos inalienables, en los valores de la justicia y de la paz, en una correcta relaci?n entre individuos, sociedad y Estado, en la l?gica de la solidaridad y la subsidiaridad?[27].

Esta concepci?n integral de la educaci?n hace posible una personalidad cr?tica y libre ante cualquier intento de desestructuraci?n, capacita para optar por el bien y la verdad, responde org?nicamente a las grandes preguntas sobre su origen y destino, y motiva aquellas opciones que favorecen el perfeccionamiento de la sociedad. ?Cristo, el nuevo Ad?n, en la misma revelaci?n del misterio del Padre y de su amor, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocaci?n?.[28] Por ello, a partir de la Persona de Jesucristo, y de la experiencia de plenitud humana que se vive, por la participaci?n en la vida divina, en la comuni?n de la Iglesia, se hace posible descubrir la vocaci?n humana, y por tanto, tambi?n en qu? consiste la humanidad plena, la vida moralmente recta y verdadera. Este es el sustrato fundamental de toda educaci?n en su sentido m?s hondo y radical.

A trav?s de la educaci?n en los valores m?s genuinamente cristianos


26. La escuela cat?lica al servicio de la formaci?n integral del alumno debe educar en los principios morales, valores y virtudes que proceden de la fe cristiana. Podemos decir que ?sin su referencia a Dios el hombre no puede responder a los interrogantes fundamentales que agitan y agitar?n siempre su coraz?n con respecto al fin y, por tanto, al sentido de su existencia. En consecuencia, tampoco es posible comunicar a la sociedad los valores ?ticos indispensables para garantizar una convivencia digna del hombre?[29].

27. Desde este fundamento, la escuela cat?lica fomenta en todo el ?mbito educativo, aulas, recreos, actividades complementarias y extraescolares, los valores y virtudes de ra?z cristiana, como son: el respeto al otro en toda su peculiar dignidad nacida de la paternidad de Dios, el servicio y la ayuda desinteresada, la sensibilidad ante los d?biles y la cercan?a para los que necesitan de apoyo y amistad, consecuencia inmediata de la fraternidad universal de los hijos de Dios.

Es vital en el proyecto educativo cristiano educar desde la primera edad el valor permanente y trascendente del amor, que se expresa, especialmente, en el sentido de gratuidad, de donaci?n y de servicio desinteresado. ?No es s?lo progreso educativo humano, sino verdadero itinerario cristiano hacia la perfecci?n. El alumno religiosamente sensible sabe que cumple la voluntad de Dios en el trabajo y en las relaciones humanas cotidianas?[30].

La escuela cat?lica no se queda, por eso, en los valores m?nimos de una ?tica com?n. El amor no es s?lo un mandato del Se?or. El amor est? enraizado en la paternidad de Dios por la cual somos hermanos y, a su vez, alimentado por la presencia de Dios en nosotros, lo cual hace imposible concebir el amor a Dios sin el amor a los hermanos. El respeto al otro, tan demandado por la comunidad educativa, es una de las muchas consecuencias que surgen del valor fontal y primero que es el amor. ?De ah? el trabajo escolar acogido como deber y desarrollado con buena voluntad, ?nimo y perseverancia en los momentos dif?ciles; respeto al profesor; lealtad y caridad con los compa?eros; sinceridad, tolerancia y bondad con todos?.[31]

La escuela cat?lica impulsa y cultiva el esfuerzo y el sacrificio no tan s?lo como medios necesarios para la adquisici?n de mejores resultados acad?micos sino como valores y actitudes que capacitan al alumno para un mayor servicio a la humanidad y la realizaci?n propia, realidades m?s valiosas que el s?lo ?xito acad?mico o profesional.

28. El cultivo de la interioridad de los ni?os y j?venes es urgente y de gran importancia en nuestro mundo. El alumno en proceso de aprendizaje necesita razones para creer, razones para amar y razones para esperar. Necesita saber darle sentido a su vida, una raz?n a su existencia, una orientaci?n a su vivir. Se trata de tomar conciencia de su ser, de su misi?n de amar en este mundo, de la trascendencia de su vida, de la importancia y responsabilidad de su acci?n en relaci?n con los otros y con Dios. ?La persona humana, en efecto, de la que la libertad constituye la m?s alta dignidad, se realiza no en el repliegue sobre s? misma, sino en la entrega de s? (cfr. Lc 17,33; GS 24).?[32]

As? mismo, el cultivo de la espiritualidad desde la perspectiva cristiana pretende elevar las capacidades del alumno hacia el encuentro con Dios, mediante la relaci?n con ?l en la oraci?n, en el respeto y valoraci?n de su Palabra y de su Vida conforme al Evangelio, motivando su sensibilidad hacia la presencia del Se?or entre nosotros. ?Los valores evang?licos no pueden ser separados de Cristo mismo que es su fuente y su fundamento y constituye el centro de todo el anuncio evang?lico?.[33]

Es un proyecto que se recrea en todo el ?mbito educativo


29. Para llevar a cabo este proyecto la escuela cat?lica en sus espacios, personas y tiempos est? al servicio de los fines y objetivos que integran su ideario. Espacios, tiempos y personas que hacen posible un ambiente animado por el esp?ritu evang?lico de caridad y libertad en el que se percibe la presencia viva de Jes?s Maestro. Un ambiente creado por la presencia serena y acogedora de los profesores, que acompa?an con la palabra, el consejo, el signo y el comportamiento[34]. Este tipo de ambiente influir? en el mismo trabajo escolar, en el mismo proceso de ense?anza-aprendizaje y en el progreso hacia la formaci?n integral del alumno.

Tarea que se lleva a cabo desde la adecuada organizaci?n del tiempo acad?mico hasta del tiempo, tambi?n necesario, que llamamos complementario a la acci?n educativa reglada. Es sobre todo en este tiempo complementario al quehacer educativo en el que se pueden desarrollar aspectos b?sicos muy concretos del ideario cristiano como son las actividades catequ?ticas y las celebraciones sacramentales necesariamente voluntarias y coordinadas con la parroquia.

b) Un proyecto en el que la fe cat?lica se presenta en di?logo con la cultura

30. El derecho de los padres a la formaci?n religiosa y moral de los hijos seg?n sus convicciones tiene en el ?mbito educativo de la escuela la posibilidad de su ejercicio mediante el di?logo de la fe con la cultura, con el cual el alumno integra en su formaci?n humana la dimensi?n religiosa.

Es congruente que los alumnos se inicien ya en las edades primeras en el deseado di?logo de la fe con la cultura y de la fe con la raz?n, iluminando progresivamente el conocimiento que ellos adquieren sobre s? mismos, sobre el mundo y sobre la vida[35].

Esta relaci?n y di?logo, especialmente a trav?s de las otras ?reas, es un medio adecuado para que los alumnos adquieran personalmente la deseada s?ntesis de la fe con la cultura.

?La cultura que el hombre asimila constantemente desde su universo cultural, tiende a ser una fuerza totalizadora de su personalidad. Pero es en la escuela donde esa asimilaci?n totalizadora se produce ?en cualquier edad? de una manera expl?cita, sistem?tica y cr?tica. Tal asimilaci?n, funci?n de la escuela, la realiza el alumno a trav?s de las diferentes disciplinas escolares. Una de ellas, la ense?anza religiosa, conforma esta asimilaci?n cultural desde la perspectiva de la fe cristiana?[36].

Es evidente que en esta asimilaci?n totalizadora que se da en la transmisi?n de la cultura, se configura impl?cita o expl?citamente un concepto de persona, es decir, una respuesta a la pregunta sobre el origen, naturaleza, vocaci?n, destino y misi?n del hombre, que va determinando la misma orientaci?n de la acci?n educativa. El Mensaje cristiano constituye una opci?n educativa sobre toda la persona respondiendo a sus m?s profundos problemas sobre su origen y destino, sobre la libertad, la justicia, el dolor, la muerte y la inmortalidad.

Finalidades


31. La fe en di?logo con la cultura apunta a una manera nueva de ser, de mirar, de comprender y tratar la realidad, de considerar a las personas, los acontecimientos y las cosas. Es decir, la s?ntesis entre la fe y la cultura ha de tender en definitiva a realizar en el alumno una s?ntesis personal entre la fe y la vida.

Ahora bien, ?esto ser? posible si los fieles laicos saben superar en ellos mismos la fractura entre el Evangelio y la vida, recomponiendo en su vida familiar, en el trabajo y en la sociedad, esa unidad de vida que en el Evangelio encuentra inspiraci?n y fuerza para realizarse en plenitud?.[37] As? se es consecuente con el fin del proyecto educativo cat?lico: la formaci?n integral lograda desde la cosmovisi?n cristiana de la vida.

Es necesario afirmar que educar en la fe es mucho m?s que desarrollar las facultades y capacidades del ser humano: es ayudar al alumno a dar una respuesta de adhesi?n libre y consciente, seg?n su capacidad, a la Palabra de Dios, lo que implica un cambio de vida conforme al proyecto de persona que se le ofrece. El cristiano no puede tener dividida su conciencia sino que ha de lograr la s?ntesis entre los valores humanos y evang?licos seg?n la perspectiva que nos ofrece el plan de Dios sobre el mundo: ?restaurar en Cristo todo lo que hay en el cielo y en la tierra? (Ef 1,10).

32. La fe cristiana en di?logo con la cultura supone una aportaci?n cr?tica a las realidades culturales que afectan a la visi?n cristiana del mundo y de la vida, asumiendo lo positivo e integrable en la vida de fe, y desechando aquello que entorpece su vital y org?nico crecimiento. El di?logo de la fe con la cultura es discernimiento cr?tico y constructivo. Para ello, la fe proporciona al educador cat?lico premisas esenciales para realizar esa cr?tica y esa valoraci?n.

Esta funci?n cr?tica[38] se ejerce como luz, mostrando los riesgos de deshumanizaci?n latentes, expresando su sentido acerca de la verdadera liberaci?n y la aut?ntica cultura humana. Se trata de ?trasformar con la fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de inter?s, las l?neas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad que est?n en contraste con la Palabra de Dios y con el designio de salvaci?n?[39].

En este cometido adquiere un protagonismo especial la figura del profesor que desde su m?s profunda convicci?n y respeto a la conciencia del alumno presenta este proyecto como ofrecimiento y nunca como imposici?n, propiciando la debida s?ntesis interior del educando. S?ntesis que el educador debe haber conseguido en s? mismo previamente[40].

Presupuestos de donde partimos


33. La ense?anza cat?lica no puede desatender el desarrollo intelectual de la vida de fe. La fe es conocimiento, (Heb 10,26) y amor a la verdad (2 Tes 2,10). La fe es tambi?n un saber razonable, un saber que se traduce en expresiones objetivas de valor universal.

A su vez, el di?logo de la fe con la raz?n y con la cultura en la escuela no es una estructura educativa ajena al inter?s del alumno o a la misma funci?n de la escuela. Por naturaleza el hombre busca la verdad, y en ello no busca s?lo la conquista de verdades parciales, f?cticas o cient?ficas. Su b?squeda tiende hacia una verdad ulterior que pueda explicar el sentido de su vida; por ello es una b?squeda que no puede encontrar soluci?n si no es en el Absoluto. ?La Iglesia aprecia el esfuerzo de la raz?n por alcanzar los objetivos que hagan cada vez m?s digna la vida del ser humano pero es posible, que la raz?n misma, movida a indagar de forma unilateral sobre el hombre como sujeto, parece haber olvidado que ?ste est? tambi?n llamado a orientarse hacia una verdad que lo transciende.?[41]

34. El profesor cristiano, en su aportaci?n e iluminaci?n del aprendizaje desde la perspectiva cristiana, parte de valores irrenunciables desde los cuales camina hacia la verdad, tales como, la dignidad primaria del ser humano como persona, que lo eleva sobre todos los otros seres y le concede una posici?n de absoluto privilegio, como lo es la de ser capaz para la Trascendencia. ?Es Dios quien ha puesto en el coraz?n del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a ?l, para que conoci?ndolo y am?ndolo, pueda alcanzar tambi?n la plena verdad sobre s? mismo (Cfr. Ex 33,18; Sal 27 (26), 8-9; 63 (62), 2-3; Jn 14,8; Jn 3,2)?.[42]

La acci?n educativa del profesor en el di?logo entre la fe y la cultura


35. Todo ello exige del profesor cat?lico una actitud continua de apertura a la raz?n plena del hombre y de b?squeda de la verdad, de creciente sensibilidad cr?tica hacia los valores y contravalores que conforman la cultura m?s cercana e influyente en su entorno; y, a la vez, de la necesaria renovaci?n y explicitaci?n del acontecimiento cristiano vivido en su coraz?n. ?Una raz?n que es sorda a lo divino y que relega la religi?n al espectro de las subculturas es incapaz de entrar en di?logo con las culturas?. Por el contrario, ?la fe cristiana es fuente de conocimiento; ignorarla ser?a una grave limitaci?n para nuestra escucha y respuesta?.[43]

El profesor cristiano no s?lo imparte los contenidos acad?micos obligatorios sino que su acci?n educativa pretende descubrir y comunicar a sus alumnos el sentido trascendente que los planteamientos de las ciencias humanas puedan entra?ar, contemplados desde la perspectiva cristiana, de tal manera que el alumno pueda descifrar en cada uno de los saberes que recibe el sentido sobrenatural que contienen.

Para ello, es imprescindible que la escuela cat?lica trasmita ?el patrimonio cultural cristiano ofreciendo a los ni?os y j?venes los elementos del suelo nutricio de su cultura. Y ha de poder ofrecerlos, al menos a los creyentes, en toda su verdad y realidad, es decir, mediante una presentaci?n creyente de los mismos?[44].

Es necesario dar raz?n de nuestra fe y esperanza en la escuela


36. La escuela cat?lica y, en concreto el profesor, en toda ocasi?n deben dar raz?n de su fe y de su esperanza (I Pe 3,15), con lo cual testifican su propia identidad y ayudan al alumno para que descubra la plenitud del ser humano realizada en Jesucristo, el Hombre nuevo[45]. ?l es la clave para comprender el misterio del hombre, ?l es quien da sentido a toda la vida y a toda la realidad.

c) Un proyecto educativo en el que Dios es su fundamento primero y ?ltimo

Est? fundamentado en Dios, Verdad, Bien y Belleza


37. El fundamento y raz?n b?sica de este ser y hacer educativo es Dios, Verdad, Bien y Belleza supremas. Es el alma de toda nuestra acci?n educativa, pues ?l es el principio y fin de la vida, el sentido y plenitud de toda obra creada. La paternidad de Dios hace posible en los hijos la fraternidad universal, su vida entregada por todos nosotros es fundamento de nuestro amor desinteresado, su ser eterno al que estamos destinados es el sentido de nuestra vida.

En este cometido la fe en Dios cumple la funci?n de unificar y totalizar la acci?n del hombre. En ?l adquiere significado la formaci?n integral entendida desde la perspectiva cristiana de la vida.

Se realiza en la Persona de Jesucristo, plenitud del hombre nuevo


38. El alumno en crecimiento, consciente o inconscientemente, aprende de los otros, imita a los otros, sirve y se sirve de los otros. Por ello, necesita en su educaci?n ejemplos, realizaciones y proyectos claros y positivos de sus aspiraciones m?s nobles como desarrollo de sus capacidades. En consecuencia, la escuela cat?lica propone siempre a Jesucristo, Camino, Verdad y Vida para quienes libremente optan por este tipo de formaci?n.

La Persona de Jesucristo es el marco de referencia continuo del proyecto educativo cat?lico. Esto conlleva una llamada al seguimiento de Cristo que es, adem?s de una llamada libre a adherirse a sus ense?anzas morales y espirituales, una invitaci?n al cambio de vida, al amor en identificaci?n con ?l y en servicio a los hermanos. Los alumnos cristianos tienen una Luz en medio del mundo que les sirve de gu?a, un Maestro a quien imitar, una Vida con la que conformarse y una Persona en quien poner su confianza, Jesucristo. La formaci?n plena del alumno tiene un marco claro y real en el que mirarse y hacia el que caminar, Jesucristo.

La educaci?n cat?lica es un proyecto vital


39. Imitar a Jesucristo es una propuesta educativa a vivir seg?n el Evangelio, a recrear el hombre nuevo en cada uno de los alumnos, trabajando por superar aquellas conductas, situaciones y estructuras que se oponen a esta nueva vida. Es un compromiso con toda la persona del alumno.

El proyecto educativo cat?lico pretende renovar al hombre entero y su cultura, eliminar los errores y males que acechan a los m?s d?biles, purificar y elevar las aptitudes m?s profundas de los alumnos, restaurar y completar en Cristo, como desde dentro, las caracter?sticas y cualidades propias de los alumnos. As? contribuye a educar a los ni?os y j?venes para la libertad interior que les va a hacer libres desde lo m?s hondo de su ser.[46]

Esta invitaci?n conlleva un progresivo perfeccionamiento en la personalidad del alumno cuyo proceso va m?s all? de los contenidos que se transmiten en cada una de las materias. La acci?n educativa del colegio cat?lico ha de tener en cuenta todos los elementos que influyen en la formaci?n del alumno. La fe que la Iglesia Cat?lica ofrece en su proyecto educativo representa una dimensi?n fundamental de la educaci?n y, a la vez, una opci?n libre por la vida nueva en Cristo, plenitud y finalidad ?ltima de la vida humana.
La fe no es una parcela m?s del hombre, sino la dimensi?n m?s profunda que impregna toda la vida de la persona. Reafirmando la verdad de la fe, la educaci?n cat?lica har? posible que la persona en su proceso educativo adquiera confianza en sus capacidades cognitivas y seguridad en su caminar.

Con todo, el alumno en b?squeda de s? mismo adquiere su propia identidad, pues quien de veras busca su propia identidad, su formaci?n plena, busca a Dios y quien de veras busca a Dios se encuentra as? mismo.

Se alimenta en los sacramentos


40. El servicio de la Iglesia culmina siempre en la celebraci?n del don de Dios y de su Palabra que recibe en los sacramentos, celebraciones de su amor y de su gracia. No es s?lo un servicio de socializaci?n y transmisi?n cultural. La celebraci?n es el lugar del cual todo parte y en el que todo se reencuentra en la Persona del Se?or. El anuncio del Mensaje y su servicio a la educaci?n plena podr?a convertirse en mera propaganda si se elimina de la comunidad educativa la vida sacramental y celebrativa. Incluso, el mismo testimonio, tan b?sico para la educaci?n cat?lica, podr?a perder su caracter?stica cualidad cat?lica y la misma oraci?n podr?a ser evasi?n.

El proyecto educativo cat?lico incluye las necesarias ofertas para que los alumnos celebren el misterio de Cristo, reciban algunos de los sacramentos, de acuerdo con las orientaciones del obispo diocesano, y posean las ayudas adecuadas, fomenten y faciliten su relaci?n con Dios en la oraci?n y sientan el apoyo y la sinton?a de sus padres en su progreso educativo. Para ello, es necesario que la comunidad educativa coordine estas acciones con la parroquia de referencia a fin de canalizar la futura inserci?n parroquial de los alumnos y, a su vez, puedan recibir los auxilios espirituales que el colegio no puede ofrecerles.

La ense?anza de la religi?n cat?lica es b?sica y fundamental


41. La presentaci?n org?nica del mensaje de Jesucristo en la escuela fundamenta, estructura y alimenta la cosmovisi?n cristiana presente en el proyecto educativo.

Uno de los medios b?sicos para el desarrollo de dicho proyecto es la ense?anza de la religi?n cat?lica que ocupa un lugar primordial en la escuela cat?lica, como ?rea fundamental en el curr?culo de los alumnos. Su valoraci?n y aprecio es correlativo a su aportaci?n indispensable para el logro de los fines del propio proyecto educativo. La formaci?n religiosa debe ser integrada en todo la acci?n educativa, no como algo a?adido al proceso de ense?anza?aprendizaje del alumno sino como elemento fundamental para el desarrollo evolutivo del alumno. Con todo, aunque la ense?anza religiosa escolar no eval?a la fe, sin embargo, esto no obsta para que el colegio cat?lico en toda su acci?n educativa, en el clima escolar, proponga, cuide y facilite las posibilidades de una respuesta de fe a Dios.

El ser humano mediante la religi?n trata de universalizar su interpretaci?n de la realidad, aborda las cuestiones l?mites de los or?genes y de los fines de la vida, crea un universo de sentido en donde es posible justificar y realizar la vida humana. As? el alumno logra unificar, totalizar y tranquilizar su conciencia por saberse integrado en un universo del que forma parte en la lucha por el bien y la verdad. La ense?anza de la religi?n cat?lica es b?sica y fundamental para llevar a cabo el proyecto educativo cat?lico.

La ense?anza de la religi?n en la escuela no s?lo hace presente la plenitud salvadora en Jesucristo, finalidad ?ltima; est? realizando, a su vez, una acci?n humanizadora a trav?s de la educaci?n para el amor a los dem?s, para el compromiso con los hermanos frente a las situaciones de odio, desigualdad e injusticia. La lucha en pro de la fraternidad, el amor, la justicia, la reconciliaci?n, la paz y la fraternidad universal, son valores del Reino de Dios que se anticipa aqu? y tendr?n su plena realizaci?n en la vida plena e inmortal con ?l. Son valores que la escuela cat?lica promueve y cultiva, como profundamente humanos, tanto como cristianos.

La religi?n, sin merma de su car?cter propio, forma as? parte de la cultura, est? ?ntimamente ligada y estructurada con el resto de las creaciones culturales y tiene una misi?n espec?fica dentro de la cultura: interpretar el sentido ?ltimo de la realidad y de la vida del hombre y acomodar las dem?s creaciones culturales, ya sea critic?ndolas, ya sea orient?ndolas o desechando aquellas que no fueran necesarias, incluso que pudieran ser nocivas en su desarrollo.

Es necesario advertir que: ?El derecho de los padres a decidir la formaci?n religiosa y moral que sus hijos han de recibir, consagrado por el art?culo 27.3 de la Constituci?n, es distinto del derecho a elegir centro docente que enuncia el art?culo 13.3 del Pacto Internacional de Derechos Econ?micos, Sociales y Culturales, aunque tambi?n es obvio que la elecci?n de centro docente sea un modo de elegir una determinada formaci?n religiosa y moral.?[47]

En concreto, ?han de ser los padres quienes determinen el tipo de formaci?n religiosa y moral que deseen para sus hijos. ?ste es su derecho primordial, insustituible e inalienable. Se lo reconoce la Constituci?n en el art?culo 27.3. Queda tutelado tambi?n por el art?culo 16, 1, que consagra la libertad ideol?gica y religiosa. Por tanto, el Estado no puede imponer leg?timamente ninguna formaci?n de la conciencia moral de los alumnos al margen de la libre elecci?n de sus padres. Cuando ?stos eligen libremente la Religi?n y Moral cat?lica, el Estado debe reconocer que la necesaria formaci?n moral de la conciencia de los alumnos queda asegurada por quienes tienen el deber y el derecho de proveer a ella. Si el sistema educativo obligara a recibir otra formaci?n de la conciencia moral, violentar?a la voluntad de los padres y declarar?a impl?citamente que la opci?n hecha por ellos en el ejercicio de sus derechos no es considerada v?lida por el Estado. Precisamente eso es lo que hace ahora el Estado con la nueva ?rea creada por la LOE bajo el nombre de ?Educaci?n para la ciudadan?a?.[48]

d) Un proyecto educativo en el que se implica toda la comunidad educativa

42. Las Entidades titulares de los centros, que les dotan de ideario propio y representan el ?rgano m?ximo de decisi?n de los mismos, est?n llamadas a asumir un protagonismo m?s intensivo en la conformaci?n de comunidades educativas comprometidas con los valores del ideario. La responsabilidad de la puesta en pr?ctica del proyecto educativo cat?lico recae en toda la comunidad educativa, Entidad titular, profesores, PAS ?Personal de administraci?n y servicios- padres y alumnos. Ello implica convicciones comunes sobre el proyecto asumido, vocaci?n y carisma, dedicaci?n y responsabilidades compartidas; exige entrega y confianza en la eficacia misma del proyecto, as? como medios adecuados para el desarrollo de sus fines y objetivos.

La colaboraci?n compartida para llevar a cabo el com?n proyecto educativo es considerada como un deber de conciencia para todos los miembros de la comunidad educativa, cada uno de los cuales la ejecuta seg?n las funciones que le ata?en. Esa participaci?n, vivida con esp?ritu evang?lico es, por su propia naturaleza, un testimonio que no s?lo edifica a Cristo en la comunidad, sino que lo irradia y se convierte en signo para todos.

La falta de fe en el proyecto com?n de cualquiera de sus responsables es un factor muy negativo para la participaci?n de padres y alumnos en la acci?n educativa del colegio. No es posible en la escuela presentar un proyecto del que no se es part?cipe, no se refleja en la persona del profesor y personal educador o se cuestiona su realizaci?n o su eficacia.

El proyecto educativo y el compromiso de los profesores laicos


43. Compete tambi?n a los profesores laicos la responsabilidad sobre el debido desarrollo del proyecto educativo cat?lico. ?Los fieles laicos ?debido a su participaci?n en el oficio prof?tico de Cristo? est?n plenamente implicados en esta tarea de la Iglesia. En concreto, les corresponde testificar c?mo la fe cristiana ?m?s o menos conscientemente percibida e invocada por todos? constituye la ?nica respuesta plenamente v?lida a los problemas y expectativas que la vida plantea a cada hombre y a cada sociedad. Esto ser? posible si los fieles laicos saben superar en ellos mismos la fractura entre el Evangelio y la vida, recomponiendo en su vida familiar cotidiana, en el trabajo y en la sociedad esa unidad de vida que en el Evangelio encuentra inspiraci?n y fuerza para realizarse en plenitud?.[49]

44. En gran manera, la concreci?n del proyecto educativo cat?lico est? basculando y dependiendo de la calidad humana, educativa y cristiana del profesor de la escuela cat?lica. Su apertura de miras en sus propuestas educativas, su actitud de servicio al colegio y a sus alumnos, su entrega personal por la cual no se predica a s? mismo sino que busca el crecimiento del alumno y la gloria de Dios, por su esp?ritu de fraterna solidaridad con todos, su misma integridad en su vida moral, hacen de este profesor una aut?ntica imagen del hombre evang?lico que precisa la escuela cat?lica.[50]

45. Es especialmente importante el deber de asumir responsabilidades en orden a la aplicaci?n del proyecto educativo cat?lico que se acrecienta cuando los profesores aceptan el incorporarse a la tarea de dirigir o codirigir el propio colegio tomando parte en la responsabilidad de la titularidad del mismo. Esto conlleva el asumir todos los elementos identificativos de la educaci?n cat?lica y que se expresan sobre todo en la impregnaci?n cristiana del saber y de la cultura que se trasmite en la escuela. Hay un riesgo de dejarse absorber por el sistema de aprendizaje presente en el desarrollo curricular y descuidar su verdadera raz?n de ser: formar aut?nticos cristianos capaces de dar raz?n de su esperanza.

46. Para el logro y perseverancia en estas actitudes y valores ?es importante que de acuerdo con la fe que profesan y el testimonio de vida que est?n llamados a dar, los laicos cat?licos que trabajan en esta escuela participen sencilla y activamente en la vida lit?rgica y sacramental que en su ?mbito se desarrolle.?[51]

As? mismo, ?es sumamente deseable que el laico cat?lico y muy especialmente el educador, est? dispuesto a participar activamente en grupos de animaci?n pastoral o cualesquiera n?cleos v?lidos de fermento ev

Publicado por verdenaranja @ 10:42  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
ZENIT publica las palabras que pronunci? Benedicto XVI el domingo, 8 de Julio de 2007, a mediod?a en la Plaza de San Pedro (en el Vaticano), antes y despu?s de rezar la oraci?n mariana del ?ngelus.

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy el Evangelio (Lc 10,1-12.17-20) presenta a Jes?s que env?a a setenta y dos disc?pulos a las ciudades a las que [?l] hab?a de ir, a fin de que prepararan el ambiente. Es ?sta una particularidad del evangelista Lucas, quien subraya que la misi?n no est? reservada a los doce Ap?stoles, sino extendida tambi?n a los dem?s disc?pulos. En efecto ?dice Jes?s- ?la mies es mucha, pero los obreros son pocos? (Lc 10,2). Hay trabajo para todos en el campo de Dios. Pero Cristo no se limita a enviar: ?l tambi?n da a los misioneros claras y precisas reglas de comportamiento. Ante todo les env?a ?de dos en dos?, para que se ayuden rec?procamente y den testimonio de amor fraterno. Les advierte de que ser?n ?como ovejas en medio de lobos?: as? que tendr?n que ser pac?ficos, a pesar de todo, y llevar a cada situaci?n un mensaje de paz; no llevar?n consigo ni vestidos ni dinero, para vivir de lo que la Providencia les ofrezca; atender?n a los enfermos, como signo de la misericordia de Dios; de donde sean rechazados, se marchar?n, limit?ndose a alertar sobre la responsabilidad de rechazar el Reino de Dios. San Lucas pone de relieve el entusiasmo de los disc?pulos por los buenos frutos de la misi?n, y registra esta bella expresi?n de Jes?s: ?No os alegr?is de que los demonios se os sometan; alegraos de que vuestros nombres est?n escritos en los cielos? (Lc 10,20). Este Evangelio despierta en todos los bautizados la conciencia de ser misioneros de Cristo, llamados a prepararle el camino con las palabras y con el testimonio de la vida.

Ma?ana partir? hacia Lorenzago di Cadore, donde ser? hu?sped del obispo de Treviso en la casa que acogi? al venerado Juan Pablo II. El aire de monta?a me har? bien y podr? dedicarme m?s libremente a la reflexi?n y a la oraci?n. Deseo a todos, especialmente al que sienta mayor necesidad de ello, que pod?is tener un poco de vacaci?n, para revigorizar las energ?as f?sicas y espirituales y recuperar un saludable contacto con la naturaleza. La monta?a, en particular, evoca el ascenso del esp?ritu hacia lo alto, la elevaci?n hacia la ?alta medida? de nuestra humanidad, que lamentablemente la vida cotidiana tiende a abajar. Al respecto, deseo recordar la quinta peregrinaci?n de los j?venes a la Cruz del Adamello, donde el Santo Padre Juan Pablo II se acerc? dos veces. La peregrinaci?n se ha desarrollado estos d?as y hace un instante ha culminado con la celebraci?n de la Santa Misa a unos 3.000 metros de altitud. Saludando al arzobispo de Trento y al secretario general de la CEI [Conferencia Episcopal Italiana. Ndr], as? como a las autoridades trentinas, renuevo la cita a todos los j?venes italianos para los d?as 1 y 2 de septiembre en Loreto.

Que la Virgen Mar?a nos proteja siempre, tanto en la misi?n como en el justo descanso, a fin de que podamos cumplir nuestro compromiso con alegr?a y con fruto en la vi?a del Se?or.

[Traducci?n del original italiano realizada por Zenit. Tras rezar el ?ngelus, el Papa salud? a los peregrinos en varios idiomas. En espa?ol dijo:]

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua espa?ola aqu? presentes y a quienes se unen a trav?s de la radio y la televisi?n a esta oraci?n mariana. Ma?ana comienza mi per?odo de vacaciones. Que vuestros d?as de merecido descanso sean tambi?n un momento propicio para alabar a Dios y anunciar su Reino, tal como exhorta el Evangelio de hoy. ?La paz est? con vosotros! ?Feliz verano!

[? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]

Publicado por verdenaranja @ 10:21  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 7 julio 2007.Carta de Benedicto XVI a los obispos que acompa?a la carta apost?lica en forma de ?motu proprio? ?Summorum Pontificum? sobre el uso de la liturgia romana anterior a la reforma efectuada en 1970.


Queridos Hermanos en el Episcopado:

Con gran confianza y esperanza pongo en vuestras manos de Pastores el texto de una nueva Carta Apost?lica "Motu Proprio data" sobre el uso de la liturgia romana anterior a la reforma efectuada en 1970. El documento es fruto de largas reflexiones, m?ltiples consultas y de oraci?n.

Noticias y juicios hechos sin informaci?n suficiente han creado no poca confusi?n. Se han dado reacciones muy divergentes, que van desde una aceptaci?n con alegr?a a una oposici?n dura, a un proyecto cuyo contenido en realidad no se conoc?a.

A este documento se contrapon?an m?s directamente dos temores, que quisiera afrontar un poco m?s de cerca en esta carta.

En primer lugar existe el temor de que se menoscabe la Autoridad del Concilio Vaticano II y de que una de sus decisiones esenciales ? la reforma lit?rgica ? se ponga en duda. Este temor es infundado. Al respecto, es necesario afirmar en primer lugar que el Misal, publicado por Pablo VI y reeditado despu?s en dos ediciones sucesivas por Juan Pablo II, obviamente es y permanece la Forma normal ? la Forma ordinaria ? de la Liturgia Eucar?stica. La ?ltima redacci?n del Missale Romanum, anterior al Concilio, que fue publicada con la autoridad del Papa Juan XXIII en 1962 y utilizada durante el Concilio, podr?, en cambio, ser utilizada como Forma extraordinaria de la Celebraci?n lit?rgica. Non es apropiado hablar de estas dos redacciones del Misal Romano como si fueran "dos Ritos". Se trata, m?s bien, de un doble uso del mismo y ?nico Rito.

Por lo que se refiere al uso del Misal de 1962, como Forma extraordinaria de la Liturgia de la Misa, quisiera llamar la atenci?n sobre el hecho de que este Misal no ha sido nunca jur?dicamente abrogado y, por consiguiente, en principio, ha quedado siempre permitido. En el momento de la introducci?n del nuevo Misal, no pareci? necesario emitir normas propias para el posible uso del Misal anterior. Probablemente se supuso que se tratar?a de pocos casos singulares que podr?an resolverse, caso por caso, en cada lugar. Despu?s, en cambio, se demostr? pronto que no pocos permanec?an fuertemente ligados a este uso del Rito romano que, desde la infancia, se les hab?a hecho familiar. Esto sucedi?, sobre todo, en los Pa?ses en los que el movimiento lit?rgico hab?a dado a muchas personas una notable formaci?n lit?rgica y una profunda e ?ntima familiaridad con la Forma anterior de la Celebraci?n lit?rgica. Todos sabemos que, en el movimiento guiado por el Arzobispo Lefebvre, la fidelidad al Misal antiguo lleg? a ser un signo distintivo externo; pero las razones de la ruptura que de aqu? nac?a se encontraban m?s en profundidad. Muchas personas que aceptaban claramente el car?cter vinculante del Concilio Vaticano II y que eran fieles al Papa y a los Obispos, deseaban no obstante reencontrar la forma, querida para ellos, de la sagrada Liturgia. Esto sucedi? sobre todo porque en muchos lugares no se celebraba de una manera fiel a las prescripciones del nuevo Misal, sino que ?ste lleg? a entenderse como una autorizaci?n e incluso como una obligaci?n a la creatividad, lo cual llev? a menudo a deformaciones de la Liturgia al l?mite de lo soportable. Hablo por experiencia porque he vivido tambi?n yo aquel periodo con todas sus expectativas y confusiones. Y he visto hasta qu? punto han sido profundamente heridas por las deformaciones arbitrarias de la Liturgia personas que estaban totalmente radicadas en la fe de la Iglesia.

El Papa Juan Pablo II se vio por tanto obligado a ofrecer con el Motu Proprio "Ecclesia Dei" del 2 de julio de 1988, un cuadro normativo para el uso del Misal de 1962, pero que no conten?a prescripciones detalladas sino que apelaba, en modo m?s general, a la generosidad de los Obispos respecto a las "justas aspiraciones" de aquellos fieles que ped?an este uso del Rito romano. En aquel momento el Papa quer?a ayudar de este modo sobre todo a la Fraternidad San P?o X a reencontrar la plena unidad con el Sucesor de Pedro, intentando curar una herida que era sentida cada vez con m?s dolor. Por desgracia esta reconciliaci?n hasta ahora no se ha logrado; sin embargo una serie de comunidades han utilizado con gratitud las posibilidades de este Motu Proprio. Permanece dif?cil, en cambio, la cuesti?n del uso del Misal de 1962 fuera de estos grupos, para los cuales faltaban normas jur?dicas precisas, sobre todo porque a menudo los Obispos en estos casos tem?an que la autoridad del Concilio fuera puesta en duda. Enseguida despu?s del Concilio Vaticano II se pod?a suponer que la petici?n del uso del Misal de 1962 se limitar?a a la generaci?n m?s anciana que hab?a crecido con ?l, pero desde entonces se ha visto claramente que tambi?n personas j?venes descubren esta forma lit?rgica, se sienten atra?dos por ella y encuentran en la misma una forma, particularmente adecuada para ellos, de encuentro con el Misterio de la Sant?sima Eucarist?a. As? ha surgido la necesidad de un reglamento jur?dico m?s claro que, en tiempos del Motu Proprio de 1988 no era previsible; estas Normas pretenden tambi?n liberar a los Obispos de tener que valorar siempre de nuevo c?mo responder a las diversas situaciones.

En segundo lugar, en las discusiones sobre el esperado Motu Proprio, se expres? el temor de que una m?s amplia posibilidad de uso del Misal de 1962 podr?a llevar a des?rdenes e incluso a divisiones en las comunidades parroquiales. Tampoco este temor me parece realmente fundado. El uso del Misal antiguo presupone un cierto nivel de formaci?n lit?rgica y un acceso a la lengua latina; tanto uno como otro no se encuentran tan a menudo. Ya con estos presupuestos concretos se ve claramente que el nuevo Misal permanecer?, ciertamente, la Forma ordinaria del Rito Romano, no s?lo por la normativa jur?dica sino por la situaci?n real en que se encuentran las comunidades de fieles.

Es verdad que no faltan exageraciones y algunas veces aspectos sociales indebidamente vinculados a la actitud de los fieles que siguen la antigua tradici?n lit?rgica latina. Vuestra caridad y prudencia pastoral ser?n est?mulo y gu?a para un perfeccionamiento. Por lo dem?s, las dos Formas del uso del Rito romano pueden enriquecerse mutuamente: en el Misal antiguo se podr?n y deber?n inserir nuevos santos y algunos de los nuevos prefacios. La Comisi?n "Ecclesia Dei", en contacto con los diversos entes locales dedicados al usus antiquior, estudiar? las posibilidades pr?cticas. En la celebraci?n de la Misa seg?n el Misal de Pablo VI se podr? manifestar, en un modo m?s intenso de cuanto se ha hecho a menudo hasta ahora, aquella sacralidad que atrae a muchos hacia el uso antiguo. La garant?a m?s segura para que el Misal de Pablo VI pueda unir a las comunidades parroquiales y sea amado por ellas consiste en celebrar con gran reverencia de acuerdo con las prescripciones; esto hace visible la riqueza espiritual y la profundidad teol?gica de este Misal.

De este modo he llegado a la raz?n positiva que me ha motivado a poner al d?a mediante este Motu Proprio el de 1988. Se trata de llegar a una reconciliaci?n interna en el seno de la Iglesia. Mirando al pasado, a las divisiones que a lo largo de los siglos han desgarrado el Cuerpo de Cristo, se tiene continuamente la impresi?n de que en momentos cr?ticos en los que la divisi?n estaba naciendo, no se ha hecho lo suficiente por parte de los responsables de la Iglesia para conservar o conquistar la reconciliaci?n y la unidad; se tiene la impresi?n de que las omisiones de la Iglesia han tenido su parte de culpa en el hecho de que estas divisiones hayan podido consolidarse. Esta mirada al pasado nos impone hoy una obligaci?n: hacer todos los esfuerzos para que a todos aquellos que tienen verdaderamente el deseo de la unidad se les haga posible permanecer en esta unidad o reencontrarla de nuevo. Me viene a la mente una frase de la segunda carta a los Corintios donde Pablo escribe: "Corintios, os hemos hablado con toda franqueza; nuestro coraz?n se ha abierto de par en par. No est? cerrado nuestro coraz?n para vosotros; los vuestros s? que lo est?n para nosotros. Correspondednos; ... abr?os tambi?n vosotros" (2 Cor 6,11-13). Pablo lo dice ciertamente en otro contexto, pero su invitaci?n puede y debe tocarnos a nosotros, justamente en este tema. Abramos generosamente nuestro coraz?n y dejemos entrar todo a lo que la fe misma ofrece espacio.

No hay ninguna contradicci?n entre una y otra edici?n del Missale Romanum. En la historia de la Liturgia hay crecimiento y progreso pero ninguna ruptura. Lo que para las generaciones anteriores era sagrado, tambi?n para nosotros permanece sagrado y grande y no puede ser improvisamente totalmente prohibido o incluso perjudicial. Nos hace bien a todos conservar las riquezas que han crecido en la fe y en la oraci?n de la Iglesia y de darles el justo puesto. Obviamente para vivir la plena comuni?n tampoco los sacerdotes de las Comunidades que siguen el uso antiguo pueden, en principio, excluir la celebraci?n seg?n los libros nuevos. En efecto, no ser?a coherente con el reconocimiento del valor y de la santidad del nuevo rito la exclusi?n total del mismo.

En conclusi?n, queridos Hermanos, quiero de todo coraz?n subrayar que estas nuevas normas no disminuyen de ning?n modo vuestra autoridad y responsabilidad ni sobre la liturgia, ni sobre la pastoral de vuestros fieles. Cada Obispo, en efecto es el moderador de la liturgia en la propia di?cesis (cfr. Sacrosanctum Concilium, n. 22: "Sacrae Liturgiae moderatio ab Ecclessiae auctoritate unice pendet quae quidem est apud Apostolicam Sedem et, ad normam iuris, apud Episcoporum").

Por tanto, no se quita nada a la autoridad del Obispo cuyo papel ser? siempre el de vigilar para que todo se desarrolle con paz y serenidad. Si surgiera alg?n problema que el p?rroco no pueda resolver, el Ordinario local podr? siempre intervenir, pero en total armon?a con cuanto establecido por las nuevas normas del Motu Proprio.

Adem?s os invito, queridos Hermanos, a escribir a la Santa Sede un informe sobre vuestras experiencias tres a?os despu?s de que entre en vigor este Motu Proprio. Si vinieran a la luz dificultades serias se buscar?an v?as para encontrar el remedio.

Queridos Hermanos, con ?nimo agradecido y confiado, conf?o a vuestro coraz?n de Pastores estas p?ginas y las normas del Motu Prorpio. Recordemos siempre las palabras que el Ap?stol Pablo dirigi? a los presb?teros de Efeso "Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual os ha puesto el Esp?ritu Santo como vigilantes para pastorear la Iglesia de Dios, que ?l se adquiri? con la sangre de su propio Hijo" (Hechos 20,28).

Conf?o a la potente intercesi?n de Mar?a, Madre de la Iglesia, estas nuevas normas e imparto de coraz?n mi Bendici?n Apost?lica a Vosotros, queridos Hermanos, a los p?rrocos de vuestras di?cesis y a todos los sacerdotes, vuestros colaboradores, as? como a todos vuestros fieles.

Dado en San Pedro, el 7 de Julio 2007.

BENEDICTUS PP. XVI

[Traducci?n distribuida por la Santa Sede
? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]

Publicado por verdenaranja @ 9:08  | Habla el Papa