domingo, 12 de agosto de 2007
DOMINGO 20 DEL TIEMPO ORDINARIO / C
19 de agosto de 2007


La gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y de Jesu¬cristo, el Señor, estén con todos vosotros.

Hoy, en la segunda lectura, de la carta a los Hebreos, escucharemos esta invitación: "¡Tened los ojos fijos en Jesús!". La segunda lectura de la misa habitualmente nos pasa un poco desapercibida. Pero hoy, lo que nos dice el autor de esta carta vale la pena escucharlo atentamente. Porque es muy importante tener los ojos fijos en Jesús, y llenarnos de lo que él nos enseña, e intentar acercarnos cada día más a él, y caminar por su mismo camino, sin cansarnos.
Este tiempo de verano, que para muchos es un tiempo de mayor tranquilidad, puede ser una buena ocasión para fortalecer nuestro deseo de aprender cada día a seguir a Jesús más de cerca.

A. penitencial: En silencio, preparémonos para celebrar la Eucaristía. (Silencio).

- Tú, luz que nos ilumina. SEÑOR, TEN PIEDAD.
- Tú, amor que nos transforma. CRISTO, TEN PIEDAD.
- Tú, vida que nos fecunda. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Gloria

1. lectura (Jeremías 38,4-6.tl-7U): lanto a los profetas como a Jesús, seguir el camino de Dios les provocó dificultades y persecuciones. Pero Dios nunca les abandonó. Lo escucharemos ahora en esta historia de la vida del profeta Jeremías.

2. lectura (Hebreos 12,1-4): El autor de la carta a los Hebreos, que durante estos domingos leemos en la segunda lectura, se dirige a unas comunidades que vivían una situación de cansancio y desánimo, y habían perdido el vigor de la fe y del seguimiento de Jesús que habían tenido en los primeros tiempos. El autor de la carta les invita a recuperar ese vigor. Y sus palabras se dirigen también a nosotros.

Oración universal: Presentemos ahora con fe nuestras
plegarias al Padre diciendo: PADRE, ESCÚCHANOS.

1. Para que la Iglesia sea un hogar de misericordia, abierto a todos los que sufren en el cuerpo o en el espíritu. OREMOS:

2. Para que los que son perseguidos a causa de su fe o de su lucha por la justicia reciban de Dios la fortaleza que necesitan para seguir adelante. OREMOS:

3. Para que los viajes y desplazamientos que se realizan durante la época de vacaciones sirvan para un mejor conocimiento y convivencia entre las personas y entre los países. OREMOS:

4. Para que este tiempo de verano nos ayude a nosotros a encontrar momentos de paz, de reflexión y de ora¬ción para profundizar en nuestra fe. OREMOS:

Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espí¬ritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Padrenuestro: Como Jesucristo nos enseñó, ahora, antes de participar de su mesa, nos atrevemos a decir:


CPL
Publicado por Desconocido @ 23:23  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios