S?bado, 05 de enero de 2008
Escrito sacado de folleto enviado a la parroquia para la celebraci?n de la Semana de Oraci?n por la Unidad de los Cristianos 2008.

La oraci?n de Cristo y la unidad cristiana


A trav?s del bautismo nos comprometemos a seguir a Cristo y a realizar su voluntad. Esta voluntad para sus disc?pulos, jes?s la expresa en su oraci?n por la unidad para que otros crean que es el enviado de Dios. Algunas Iglesias consideran que la oraci?n asociada a la oraci?n de jes?s por la unidad es una expresi?n del ?ecumenismo espiritual. Esta oraci?n es especial-mente intensa durante la Semana de oraci?n por la unidad de los cristianos, pero no debe limitarse a esta celebraci?n y debe penetrar en nuestra vida diaria. Tenernos conciencia de que la unidad no puede realizarse s?lo a trav?s de nuestros esfuerzos, sino que es obra del Esp?ritu Santo. Como seres humanos no podemos hacerla o realizarla. No podernos sino recibirla como un don del Esp?ritu cuando nosotros mismos estarnos dispuestos a acogerla.

El ecumenismo espiritual implica un intercambio de dones espirituales, aunque lo que falta en una tradici?n se completa por lo que est? presente en otras. Eso nos ofrece la posibilidad de ir m?s all? de nuestras etiquetas confesionales para ir hacia el que es la fuente de todo bien. Lo que es sorprendente en la oraci?n es que su eficacia se comprueba en primer lugar en nosotros mismos. Ella modela nuestro esp?ritu y nuestro coraz?n cuan-do pretendemos traducirla en la vida pr?ctica, lo que es la verdadera prueba de su autenticidad. El ecumenismo espiritual nos conduce a la purificaci?n de la memoria, anim?ndonos a hacer frente a los graves acontecimientos del pasado que dieron lugar a interpretaciones divergentes de naturaleza y origen. Podemos superar estas dificultades que nos han mantenido en la divisi?n. llicho de otra forma, el objetivo del ecumenismo espiritual es la unidad de los cristianos que nos hace participar en la misi?n para la gloria de Dios.

Si los creyentes quieren de verdad seguir los pasos de Jes?s. deben traba-jar y rogar por la unidad de los cristianos. No obstante, las Iglesias tienen visiones diferentes de la unidad visible por la cual rogamos. Para algunos, el objetivo es llegar a una plena unidad visible en la cual las iglesias se reunir?an en una ?nica comunidad de fe. oraci?n y sacramentos, de testimonio. donde las decisiones se tomar?an conjuntamente y la vida ser?a estructurada seg?n un mismo modelo. Otros contemplan una diversidad reconciliada en la cual las Iglesias actuales trabajar?an juntas para ofrecer al mundo un testimonio coherente. Para otros a?n la unidad reside m?s bien en los v?nculos invisibles que la unen a Cristo y entre nosotros, y depende tambi?n mucho de la manera personal de vivir su fe en el mundo,

La oraci?n por la unidad de los cristianos es por consiguiente una oraci?n extremadamente estimulante. Es una oraci?n que implica cambios en nuestra identidad personal as? como en nuestra identidad confesional. En definitiva, eso significa que renunciemos a nuestra visi?n de la unidad para pretender comprender mejor lo que Dios quiere para su pueblo. No obstante. eso no quiere decir que abandonemos nuestra unicidad va que la unidad se expresa naturalmente en la diversidad. La unidad en la diversidad es la imagen del misterio de la comuni?n de amor que es la naturaleza misma de Dios.
Publicado por verdenaranja @ 23:00  | Ecumenismo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios