martes, 25 de marzo de 2008

Documento de trabajo `para la reflexión sobre LA CARIDAD PASTORAL EN LA VIDA Y MINISTERIO DE LOS PRESBÍTEROS.

 

 

Un aspecto central y esencial en el ministerio y la vida del Presbítero. El elemento fundamental y unificante.


Así lo reconoce la Iglesia en vanos de sus documentos. De la caridad pastoral se habla en la Lumen gentium, n. 27, Christus Dominus, Presbyterorum Ordinis n. 14, etc. Este último número presenta a la caridad pastoral como generadora de unidad de vida en el presbítero: "la unidad de vida pueden construirla los presbíteros si en el cumplimiento de su ministerio siguieren el ejemplo de Cristo, cuyo alimento era hacer la voluntad de Aquel que lo envió para que llevara a cabo su obra (..), conseguirán la unidad de su vida uniéndose a Cristo en el conocimiento de la voluntad del Padre, y en don si mismos por el rebaño que les ha sido confiado. Así, -desempeñando el oficio de buen pastor, en el mismo ejercicio de la caridad pastoral hallarán el vínculo de la perfección sacerdotal que reduzca a unidad su vida y acción".

 

Pastores dabo vobis 23 recogiendo la enseñanza del Concilio presenta la caridad pastoral como         la opción fundamental que unifica. todas las facetas de la vida del presbítero: "La caridad pastoral constituye el principio interior y dinámica y capaz de unificar las múltiples y diversas actividades del sacerdote. Gracias a la misma puede encontrar respuesta a la exigencia esencial y permanente de unidad entre la vida interior y tantas tareas y responsabilidades del ministerio, exigencia tanto más urgente en un contexto sociocultural y eclesial fuertemente marcado por la complejidad la fragmentación y la dispersión. Solamente la concentración de cada instante y de cada gesto en torno a la opción fundamental y determinante de "dar la vida por la grey" puede garantizar esta unidad vital, indispensable para la armonía y el equilibrio espiritual del sacerdote". (PDV 23).

 

El Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros en el n. 43 dice que la caridad pastoral constituye el principio interior y dinámico capaz de unificar las múltiples y diversas actividades del sacerdote e instrumento indispensable para llevar a los hombres a la vida de gracia. "Constituye el alma del ministerio sacerdotal" (PDV 48).

 

 

2. ¿Qué es la caridad pastoral del presbítero?


a)      La participación de la caridad pastoral de Cristo (PDV 23), I Buen Pastor que ama, sirve, guía, da la vida por la humanidad. La caridad que muestra el rostro de Cristo Pastor amando, sirviendo, guiando y dando la vida por la comunidad. Es el amor de Cristo Pastor encarnado, prolongado, historizado, actualizado en el amor concreto del presbítero a su comunidad y a la entera comunidad eclesial. No es_.pues un sentimiento que nace de mi temperamento afectivo o de mi talento servicial o de mi espíritu responsable. Too eso le da cuerpo, armadura: pero el origen es otro. Nuestra caridad pastoral tiene su origen fontal en la caridad pastoral de Cristo que 'nos es transmitida por el Espíritu Santo, a partir de nuestra Ordenación. Diríamos que es como un injerto de nuestra vida ministerial en el tronco de la caridad pastoral de Cristo.

 

b) Un amor primario y principal. La caridad pastoral es un amor primario. Que no está subordinado en la vida del cura a ningún otro amor, ni amical, ni sexual, ni familiar, ni patriótico, ni social. No está sometido a ningún proyecto propio, ni a ninguna otra solidaridad. Es decir, no es un amor secundario que deriva de otras opciones que el cura haya hecho, sino que la caridad pastoral es la opción originaria. Pero es un amor, al mismo tiempo, principal. La caridad pastoral es el amor principal del presbítero. Todos los demás intereses y valores quedan subordinados a este amor. No solamente este amor no está subordinado a otros amores, sino que todos los demás están subordinados a este amor.

 

Siempre nuestro amor es un amor de pastora y a este amor de pastor le están subordinados otros amores. Siempre ama con caridad de pastor. La caridad pastoral ejerce, pues, un primado sobre os los amores y opciones que existen en la vida de un cura.


c)      Un amor único y total e identificación con Jesucristo Pastora y con el pueblo encomendado:  

Con Jesucristo Pastor. No es sólo amor de adhesión a su persona y su mensaje, no es sólo seguimiento, es identificación con las actitudes de Cristo Pastor, con su amor de pastor. La caridad pastoral como recoge PDV, en el párrafo segundo del número 23: "Es aquella virtud con la que nosotros imitamos a Cristo en su entrega de sí mismo y en su servicio”. La pregunta del Señor resucitado a -Pedro, "¿Me amas?", y su respuesta: "Tú sabes que te quiero"; "apacienta mis ovejas." (Jn 21) pertenecen, pues, a la entraña misma de nuestra caridad pastoral. En la contemplación creyente del Señor, el presbítero se une a Cristo y asimila el espíritu y los rasgos del amor pastoral que Jesús tiene a la humanidad.           

 

Acoger este don de la caridad pastoral con todas sus consecuencias es "expropiar a sí mismo" y hacer de toda la existencia una total "donación de sí mismo" a la Iglesia, compartiendo el don de Cristo y a su imagen. (cf. PDV 23). No es sólo hacer sino amar, desarrollar la acción pastoral dándonos. Son inseparables el "dar" y el "darse". Una caridad así convierte al sacerdote en el apóstol que "se hace todo a todos para salvar a algunos" (Cf. 1 Cor 9, 22), el amor de Cristo le apremia de tal forma que llevado por ese amor da no sólo el Evangelio de Dios sino su propia vida (cf. P Tes 2, 8), como Cristo Pastor.

 

Con la comunidad encomendada, la iglesia particular, la iglesia universal: La caridad pastoral es un amor cuyo destinatario inmediato es la comunidad eclesial encomendada por el Obispo al cuidado del sacerdote. La comunidad y cada uno de sus componentes merecen y reclaman, en primer plano, la caridad pastoral del presbítero. Pero la caridad pastoral es un amor que no se confina en esa comunidad directamente encomendada al servicio del presbítero, sea parroquial, sea movimiento apostólico, sea seminario... No se confina ahí, sino que tiene también como destinatarios fundamentales a la Iglesia Diocesana y a la Iglesia Universal. El presbítero ama a su parroquia y a la Iglesia universal con el mismo amor pastoral. Es una caridad que impulsa a San Pablo a trabajar en comunión con los demás apóstoles para no correr en vano (cf. Gal 2, 2). Es una caridad que le exige de manera particular y específica una relación personal con el presbiterio y con su Obispo (PDV 23).

 

 

3. ¿Qué significa que la caridad pastoral es central?


a) Que todo en la vida del presbítero está ordenado a la caridad pastoral. Las diversas opciones o actividades del presbítero deben constituir bien una condición previa para la caridad pastoral, bien un componente de la caridad pastoral, bien una consecuencia de la caridad pastoral, bien un estímulo para la caridad pastoral, bien algo, que sea coherente con la caridad pastoral, bien, al menos, algo positivamente compatible con la caridad pastoral. No puede haber nada en la vida de un presbítero que sea incompatible con la caridad pastoral. Todo :mis cosas, dineros, mis compromisos familiares, mis amistades, mis relaciones, mis aficiones -aunque sean aficiones tan sanas como "la afición al Tenerife"... mis ocupaciones, mi forma de vivir, mis gastos, mis vacaciones. Todo debe confrontarse con las exigencias de la caridad pastoral. "En todo sacerdote, en todo caridad de pastor”.  Sin menoscabo de que un cura tiene derecho a sus propias opciones, a sus amistades, a su mundo familiar, a la satisfacción de sus necesidades básicas. Sin embargo, toda su vida ha de vivirla en coherencia con la consagración realizada.

 

b) Que todas las virtudes están modificadas por la caridad pastoral. La oración es oración en el presbítero; la fe es fe, la esperanza es esperanza; la disponibilidad es disponibilidad. Pero el porqué y el cómo específico de estas virtudes están inspirados en la caridad pastoral. Es la caridad pastoral la que colorea matiza da su perfil específico a todas y a cada una de las virtudes en la vida del presbítero

 

La oración del pastor no es exactamente la del monje ni la del profesional laico, ni la del sindicalista cristiano, ni la de la madre de familia; tiene unos motivos y un estilo propios. La pobreza del pastor no es exactamente la pobreza e un ermitaño; tiene su propia fisonomía recibida de la caridad pastoral. El celibato del pastor, no es igual en la vida monástica que en la vida del sacerdote, tiene su sello característico. La ascesis del pastor no es la ascesis de una congregación reparadora que ha aparecido en la Iglesia como carisma para reparar la ingratitud de los hombres ante Dios, sino que se deriva de las exigencias de la caridad pastoral. Lo mismo sucede con la disponibilidad. No es la propia de un seglar entregado de la parroquia, o de un movimiento apostólico; es aquella postulada y configurada por la caridad pastoral. Habría que recorrer todas y cada una de las virtudes, y descubrir los rasgos fisonómicos que la caridad pastoral imprime en cada una de estas virtudes.

 

Que la caridad pastoral es principio unificador y dinamizador como dice PDV 23: "principio interior y dinámico capaz de unificar las múltiples y diversas actividades del sacerdote". Principio capaz de unificar y dinamizar, por consiguiente, potenciar. «Solamente la concentración de cada instante y de cada gesto en torno a la opción fundamental y determinante de dama por la grey, puede garantizar esta unidad vital indispensable para la armonía y el equilibrio espiritual del presbítero. La diversidad de tareas se resumen en un denominador común: todas ellas son expresión de la caridad pastoral, y adquieren su unidad en este punto, a pesar de su multiplicidad y de su diversidad »

 

Como sabemos, ya Presbyterorum Ordinis se preocupó mucho de la unidad de vida del presbítero. Y con sobrada razón, porque la dispersión en las tareas pastorales del sacerdote induce fácilmente, en la práctica, a una dispersión interior_ Y ésta provoca malestar y sentimiento de infecundidad. Algunos curas nos sentimos internamente "poco unificados". Una cierta dispersión de las tareas es inevitable en la mayoría de los sacerdotes. Incluso, una cierta variedad en las actividades pastorales es una de las riquezas de la vida de los curas. Pero puede producir fácilmente una dispersión interior si el presbítero no descubre vitalmente que todas sus tareas, por diversas que sean, están ligadas entre sí por un objetivo: servir pastoralmente  a la comunidad. Son expresión y realización de un único oficio de amor. Concebir, sentir y vivir las tareas del ministerio ligadas entre sí, por el amor del pastor, favorece la unidad interior en la multiplicidad exterior.

 

Las personas unificadas, con unidad interior, irradian serenidad y paz. La dispersión, la falta de unidad interior, es fuente de desasosiego y de sentimiento de infecundidad.

 

Porque todo en la dinámica del ser humano tiene una tendencia a la unidad; cuando esa tendencia se satisface, se genera en nosotros un bienestar que nos revela que estamos en el buen camino. Pasar de lo caótico y de lo disperso a lo estructurado y unificado (aunque no llegue a ser plenamente estructurado y unificado, porque nos quedamos siempre a medio camino), es el itinerario humano, y naturalmente, el itinerario de la vida espiritual.

 

4. ¿De dónde fluye la caridad pastoral?

a)      La fuente permanente. Por supuesto, el amor pastoral de Dios por su pueblo o la caridad pastoral de Jesús, son a fuente originaria. Pero la fuente permanente más próxima a nosotros es el carisma presbiteral recibido en la Ordenación. En el sacramento del Orden, por el don del Espíritu Santo, Cristo infunde su propia caridad pastoral a los presbíteros y los hace "sacramentos de su amor por a g la . Como dice PDV 33: 'Mediante la Ordenación, amadísimos hermanos, habéis recibido el mismo Espíritu de Cristo, que os hace semejantes a El, para que podáis actuar en su nombre y vivir en vosotros sus mismos sentimientos" (Cf PDV 33, 70 y 72). Estos sentimientos se compendian en la "caridad pastoral" y no son otros que los del Buen Pastor que entrega su vida por las ovejas.

Hemos recibido, pues, del Espíritu Santo un carisma para amar pastoralmente a la comunidad. Este carisma es una cantera inagotable de caridad pastoral, plantado en nuestro mismo corazón. En virtud del carisma recibido hemos recibido el don y la capacidad de invertir, cada uno con su temperamento, un capital de afecto, servicio, compromiso y fidelidad en la comunidad que se nos ha encomendado y en la Iglesia particular y universal. El Espíritu nos capacita para ello en la Ordenación.

 

Podemos extraer de este carisma que encierra un inmenso potencial de caridad pastoral el amor concreto, necesario en nuestro ministerio. Este carisma puede ser reavivado-(2 Tm 1, 6) como las brasas. Sobre ellas continuamente podemos y debemos soplar para extraer de ellas el fuego, "la llama" de la caridad pastoral.

 

Tenemos dentro de nosotros mismos, como regalo del Espíritu (no como regalo individual sino compartido con los demás presbíteros y al servicio de la totalidad de la comunidad) y como signo del amor pastoral de Jesús a los hermanos, la fuente de nuestras propia regeneración como pastores. Azotados, castigados muchas veces, por las condiciones inhóspitas en que vivimos, por la situación de intemperie en la que trabajamos, etc. -no mas que en otros tiempos de la historia de la iglesia- necesitamos reavivar el sedimento regenerador del carisma recibido en la ordenación.


b)      La fuente próxima y eminente de la caridad pastoral es la Eucaristía. La caridad pastoral encuentra en la Eucaristía "su expresión plena y su alimento supremo" (PDV 23. 24. Cf. PO 14). Fluye de la Eucaristía. La celebración de la Eucaristía es la actualización de la entrega filial de Cristo al Padre y de la entrega pastoral de Cristo a los hermanos. En otras palabras, es la actualización de la caridad pastoral de Cristo.

 

Cuando celebramos la Eucaristía y representamos sacramentalmente a Cristo en esa Eucaristía, somos asociados con El a la dinámica de esta doble y única entrega: de la entrega pastoral a los hermanos, de la entrega filial a Dios. En cada Eucaristía somos como arrastrados por El en ese doble único movimiento de la caridad pastoral. Nos identificamos con ese movimiento, y, al identificamos, activamos y enriquecemos en nosotros el sedimento de la cari­dad pastoral depositado por la Ordenación. Cuando el presbítero identificado con Cristo dice «esto es mi Cuerpo», es decir, ésta es mi persona que se entrega por vosotros, denota una cosa y connota otra. Denota al cuerpo de Cristo, pero connota a su propia persona, la persona del cura que se entrega por su comunidad: «Esta es mi persona que se entrega por vosotros.» Y cuando dice «ésta es mi Sangre», es decir, mi vida derramada por vosotros, denota la vida de Cristo que se ofrece, pero connota su propia vida que se dispone a gastarse cada día por los suyos.

 

Esto sucede en cada Eucaristía si los poros de nuestra fe y de nuestro amor están abiertos para vivir lo que está aconteciendo. Cuando nos abrimos a esta dinámica, que se despliega y se actualiza en la celebración, la Eucaristía nos va "tallando y modelando" a imagen del Buen Pastor. Benedicto XVI nos recomienda la celebración cotidiana de la Eucaristía, en consonancia ante todo con el valor objetivamente infinito de cada eucaristía; y (...) además (...) motivado por su singular eficacia espiritual (...) promueve la conformación con Cristo y consolida al sacerdote en su vocación" (Sacramentum Caritatis 80).

 
c)      La fuente inmediata la caridad pastoral es el ejercicio mismo de nuestro ministerio. "… desempeñando el oficio de buen pastor, en el mismo ejercicio de la caridad pastoral hallarán el vínculo de la perfección sacerdotal que reduzca a unidad su vida y acción " (PO 14). "La vida espiritual del sacerdote se desarrolla a través de su ministerio" (PDV 25). Según Pastores Davo Vobis la caridad pastoral caracteriza, plasma y define la vida del sacerdote (21, 2), anima y vivifica aI sacerdote para que siga fielmente a Cristo (27, 1), lo conforta y anima en el ministerio (15, 5 y 23), garantiza la unidad de vida y acción (23 y 72), es principio y fuerza del ministerio del presbítero (57, 6), anima y sostiene los esfuerzos humanos del sacerdote para que su actividad pastoral sea actual, creíble y eficaz (72), es fuente del servicio y don de sí mismo que el sacerdote hace en el ministerio (24).

 

En consecuencia, "la tesis" que sostenía y sostiene, que la oración une a Dios, pero que la acción aleja de Dios; que la oración capitaliza pero que la acción descapitaliza; que la oración recoge, y la acción disipa; que la oración carga baterías, pero que la acción las descarga, no puede sostenerse a la luz, no sólo del Concilio Vaticano II, sino de la más genuina tradición de la Iglesia. El ejercicio del ministerio no es obstáculo sino alimento; y no un alimento adicional, sino fundamental. Un presbiterio que no ha resuelto el  problema de su vida espiritual mientras no haya aprendido a recibir de toda la realidad del mismo ministerio motivos, estímulos, vivencias y contenidos permanentes para su espiritualidad. Eso sí, capítulo muy importante, del ejercicio mismo del ministerio del presbítero son la oración litúrgica sacramental, la Liturgia de las Horas, la oración comunitaria con los grupos, los Ejercicios, la Lectio etc.

 

5. Dos dimensiones constitutivas, o rasgos preeminentes, de la caridad pastoral que hunden sus raíces en la más honda tradición bíblica: La Ternura y la Fidelidad.

 

a. La Ternura se expresa en una "familiaridad", un afecto por el rebaño. El buen pastor conoce a sus ovejas y sus ovejas le conocen Él y da su vida por ellas” El amor pastoral del presbítero ha de estar ungido de este carácter afectivo, familiar. Jacques Leclergc decía: «un cura es un hombre que ha puesto su corazón allí donde está su obra». Podríamos decir nosotros: "un cura es un hombre que ha puesto su corazón allí donde esta su comunidad", la que se le ha encomendado. Allí invierte toda su capacidad de amar como pastor. Conoce a sus fieles no a vista de pájaro, trata de conocerles personalmente en la medida de sus posibilidades, los acoge, les dedica tiempo y acompaña hasta ver "a Cristo formado en ustedes" (Ga 4, 19. Cf. PDV 22)

 

La Ternura al encontrarse con la pobreza, con el sufrimiento, con la enfermedad, con la miseria moral y espiritual, con la esclavitud del pecado se expresa como misericordia. Las entrañas de misericordia son uno de los rasgos capitales de la figura del Padre. La caridad pastoral es amor que se estremece desde las entrañas ante la miseria y el dolor. La misericordia es una característica tan singular para el presbítero que se encuentra en su vida con tantos lugares humanos en los que el pecado, el dolor, la miseria, la esclavitud, el sufrimiento tienen su hueco. Es un amor que se conmueve ante los "que nos son confiados de modo especial" (PDV 30).

Hay una caricatura de este amor afectivo o familiar que es la actitud el “funcionario”, el asalariado del Evangelio, que separa su vida privada de su vida profesional, que te dice «no me cuente usted su vida, se acabó el plazo para la solicitud". El cura buen pastor no dedica "unas horas a la parroquia", no está "unos ratitos en ella", "no está pensando en otro destino". Además, al amor afectivo y misericordioso del pastor se contraponen la intransigencia y la intolerancia que no conocen la compasión, componente necesario de la misericordia. El corazón célibe del buen pastor dice: ¡Ustedes necesitan de todo mi amor, de toda mi entrega!

 

b. La  fidelidad. Significa constancia y estabilidad en el amor. La caridad pastoral es un amor fiel que nos vincula a la comunidad y despierta en nosotros un fuerte sentimiento de pertenecer a ella. Quien así está arraigado en su comunidad no está "en comisión de servicios". Vive con la comunidad un amor "esponsal", un amor fiel como es el amor de Dios. Si la ternura brinda entrañas, la fidelidad confiere solidez, estabilidad. El amor fiel no está sometido a los vaivenes del afecto. Su punto de referencia no reside en el estado afectivo del sacerdote (cómo estoy yo, como me siento yo, si estoy satisfecho... ) sino en las necesidades de la comunidad, y en el compromiso que ante Jesucristo y ante la Iglesia he contraído con ella. Precisamente por esta inmunidad frente a las oscilaciones del afecto es un amor equilibrado: al abrigo de los grandes entusiasmos y de las grandes decepciones. Sabe soportar sin descomponerse la prueba de incomprensión y de la desafección pasajera por parte de quien sea, incluso de la misma comunidad. Si esta se diera no huye de los suyos. Porque el estímulo fundamental de su amor no es la correspondencia directa y concreta de esta comunidad en la que estoy (mejor que se de). El amor fiel del pastor es un amor «asimétrico», que sigue ofreciéndose al margen de la aceptación recibida, es ofrenda gratuita.

 

Contradice la fidelidad un ministerio ejercido sin empeño real por la atención y el servicio a los encomendados. O cuando mi mente está centrada en «me voy unos días aquí y otros allá. Al fin y al cabo... ». Tampoco es inventarse "servicios pastorales" que no me han encomendado porque me resulta más gratificante.... El cura sabe que es serio el encargo recibido y es consciente de que a la comunidad encomendada le pertenece todo su amor. No se permite devaneos ni alternancias en ese servicio.

 

 

6. Actitudes derivadas de la caridad pastoral.

 

a. La abnegación. “El amor del Buen Pastor les impulsa a dar su vida por las ovejas, dispuestos aún al sacrificio supremo, a ejemplo de los sacerdotes que incluso en nuestros días no se negaron a entregar su vida” (PO 13). El amor abnegado soporta con fortaleza la dificultad, el sacrificio, el sufrimiento inherentes al servicio pastoral, porque sabe que el misterio pascual en su dimensión de cruz es propio de toda realidad cristiana honda, y el ministerio lo es. Estas negatividades no retraen al sacerdote de seguir sirviendo; no generan en él ni amargura, ni sentimiento de saturación (` ya me basta, ya estoy harto ..."). Como el viento que, lejos de apagar un incendio fuerte, lo vigoriza, la dificultad, lejos de debilitar el amor pastoral lo fortalece. Así sucede en todos los amores sólidos: el conyugal, el amical, el parental... Así sucede también en el amor pastoral. Este amor teñido de abnegación conoce bien el dicho de San Agustín: «Apacienta mis ovejas significa sufre por mis ovejas”.


b. La esperanza pastoral. “En su calidad de educadores de la fe, los presbíteros mantienen una firme esperanza respecto a los fieles" (PO 13). El que ama espera no sólo en Dios, que es el término primordial de nuestra esperanza, sino también en su comunidad: en la inmediata a la que sirvo, en la intermedia que es mi diócesis, y en la mayor que es la Iglesia Universal.

 

Los diagnósticos sombríos y poco esperanzados que a veces emitimos respecto de nuestra comunidad nacen no sólo de las innegables lagunas objetivas que tiene toda comunidad pequeña, mediana y grande, sino de un déficit de nuestra caridad pastoral hacia ellas. Confiar en la gente es la mejor manera de despertar en ella lo mejor y adormecer lo peor.

 

c. La actitud consoladora y alentadora. Los presbíteros han de "consolar a aquellos que viven en cualquier apretura, alteándoles con el consuelo que Dios les da a ellos" (PO 13). Consolar y alentar son funciones connaturales del buen pastor.

El ánimo de la gente es un importante motor de su comportamiento. Por eso levantar el ánimo equivale a elevar y mejorar la calidad de su vida humana y cristiana. Levantar la moral de la gente, sobre todo, la de la gente machacada por tantas preocupaciones en la vida, en este panorama desesperanzado que vivimos, es tarea de la caridad pastoral.

Estar junto a las personas abatidas, visitar a la gente "averiada", consolar, animar, no es un apostolado rosa ni una actividad residual. Es la caridad que se vuelve servicio del aliento y del consuelo.

 

Es bueno, es necesario que los presbíteros incorporemos a nuestro trabajo la programación, la organización, la distribución de las tareas, la evaluación, la atención de los agentes de pastoral. Pero no sería bueno que margináramos de nuestra agenda la tarea de alentar y consolar.

 

d. La voluntad de crecimiento pastoral, de progresar como pastores en la acción pastoral. "Los sacerdotes progresan continuamente en la realización más perfecta de su tarea pastoral dispuestos, si es necesario, a emprender nuevos caminos pastorales guiados por el Espíritu de amor, que sopla donde quiere". El deseo de mejorar la calidad de nuestro servicio pastoral es también una actitud derivada de la caridad pastoral y un signo de la salud integral de un cura. Este deseo es el que nos impulsa a preparamos y a actualizarlos en los saberes teóricos y prácticos relativos a la actividad pastoral.

 

El mismo deseo nos hace receptivos ante iniciativas y propuestas de mejoramiento. Ante las iniciativas pastorales de la Diócesis, del Arciprestazgo, de los Planes Diocesanos de Pastoral, de la propia comunidad_ Nos hace capaces de ser críticos, incluso con aquellas metas y procedimientos pastorales que hemos adquirido o dominado con mucho esfuerzo y sobre los cuales tendemos a descansar plácidamente, rutinariamente. Siembra en nosotros una pacífica inquietud que nos impide sentarnos sobre nuestros propios logros y congelar nuestro crecimiento pastoral. Puede estar

suscitando en nosotros el paso de una pastoral de "mantenimiento", de "respuesta a lo que me piden" a una pastoral de propuesta creativa y misionera que sale al encuentro de indiferentes y alejados (Cf. PDV 28). La caridad pastoral "empuja y estimula al sacerdote a conocer cada vez mejor la situación real de los hombres a quienes ha sido enviado; a discernir la voz del espíritu en las circunstancias históricas en las que se encuentra; a buscar los métodos más adecuados y las formas más útiles para ejercer hoy su ministerio" (PDV 72, 8)

Es la caridad pastoral la que promueve la Formación Permanente, y alimenta toda iniciativa de mejoramiento compartiendo la historia de la propia

 

 

 

  1. La vida de Cristo es una manifestación ininterrumpida y diaria de "caridad pastoral" (PDV 22) que lleva a perfección con su total despojo exterior e interior en la cruz hasta el don total de sí mismo (PDV 30 y 65). En el se manifiesta de modo eminente el amor del Buen Pastor que da la vida por las ovejas (PDV 40).

Publicado por Desconocido @ 22:32  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios