Mi?rcoles, 09 de abril de 2008


Rito del Sacramento de la Unción de los Enfermos publicado en hoja para su difusión y recibido con los materiales para la celebración de la Pascua del Enfermo 2008.



SACRAMENTO DE LA UNCIÓN

DE LOS ENFERMOS

 

Cristo nos sale
al encuentro
para llenarnos
de su fuerza y
de su Vida Inmortal.

 

1.--Para que nuestra acogida a Dios no encuentre obstáculo en nosotros, pidámosle perdón de nuestros pecados.

 

Padre, Tú que nos cuidas y llevas siempre en tus manos.

Tú que enviaste a tu Hijo, para que nos diera Vida en abundancia, SEÑOR, TEN PIEDAD

 

Jesús, Tú que nos amaste hasta dar la Vida. Tú que venciste a la muerte y nos ofreces tu propia resurrección, CRISTO, TEN PIEDAD

 

Espíritu Santo, Tú que nos empapas del Amor

y de la Vida Inmortal de Dios, SEÑOR, TEN PIEDAD

 

 

2.-- En el Evangelio vemos que nuestro Señor Jesucristo curaba a los enfermos que acudían a El en busca de salud. El mismo, que nos ama con el amor más grande, hasta dar la vida, está ahora presente en medio de nosotros, reunidos en su nombre, y nos dice por medio del apóstol Santiago: “¿Está enfermo alguno de ustedes? Llame al sacerdote de la Iglesia, y que recen sobre él, después de ungirlo con aceite en nombre del Señor. Y la oración de fe, salvará al enfermo, y el Señor lo curará y, si ha cometido pecado, lo perdonará”:

Por eso, te pedimos Señor que acojas nuestra oración y protege y envuelve con tu misericordia a estos hermanos enfermos y a todos los que sufren.

Te lo pedimos a ti, vencedor del mal y de la muerte, que vives por los siglos de los siglos. AMEN.

 

INVOCACIÓN PREVIA A LA IMPOSICIÓN DE MANOS

 

3.--Oremos al Señor por nuestros hermanos enfermos y por todos los que los aman y los cuidan. En las manos del Padre estamos y estando con El, estamos en buenas manos.

 

Tú que soportaste nuestros sufrimientos y aguantaste nuestros dolores,

GRACIAS POR AMARNOS TANTO.

 

Tú, que te compadeciste de la gente

y pasaste haciendo el bien, y curando a los enfermos,

GRACIAS POR AMARNOS TANTO.

 

Tú que mandaste a los apóstoles

a imponer las manos sobre los enfermos,

GRACIAS POR AMARNOS TANTO.

 

INVOCACIÓN PREVIA A LA UNCIÓN

 

4.--Bendecimos a Dios porque, haciéndonos sus hijos,

nos ha hecho sagrados. Lo bendecimos porque, viviendo en nosotros, nos empapa y nos llena de su presencia.


-Bendito seas Dios, Padre bueno, que por nosotros y por nuestra salvación enviaste a tu Hijo al mundo. BENDITO SEAS POR SIEMPRE, SEÑOR.

 

-Bendito seas, Dios, Hijo único, que te has rebajado haciéndote humano como nosotros,

para curar nuestras enfermedades.

BENDITO SEAS POR SIEMPRE, SEÑOR.

 

-Bendito seas Dios, Espíritu Santo, nuestro Defensor,

que con tu poder fortaleces la debilidad de nuestro cuerpo.
BENDITO SEAS POR SIEMPRE, SEÑOR.

 

 

Por esta santa Unción

Y por su bondadosa misericordia

Te ayude el Señor con la gracia

Del Espíritu Santo

 

AMÉN.

 

Para que, libre de tus pecados

Te conceda la salvación

Y te conforte en la enfermedad

 

AMÉN

 

Oremos:

Señor Jesucristo, salvador de la humanidad, que en tu pasión quisiste soportar nuestros sufrimientos y cargar con nuestros dolores, te pedimos por estos hermanos enfermos. Tú que los amas, aviva en ellos la esperanza de su salvación y da paz a sus cuerpos y a sus almas.

Te lo pedimos a ti que has vencido a la muerte y nos abres las puertas de la Vida y vives por los siglos de los siglos.

 

AMÉN.

 

 

Bendición final.

 

--Jesucristo, el Señor, esté siempre a vuestro lado

para defenderlos. AMÉN.


--Que El vaya delante de ustedes para guiarlos

y vaya detrás de ustedes para guardarlos. AMEN.


--Que El cuide de ustedes, los sostenga y los bendiga. AMÉN.

 

La bendición de Dios...

 


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios