Domingo, 03 de agosto de 2008

DOMINGO 19 DEL TIEMPO ORDINARIO / A

10 de agosto de 2008


Que la paz de Dios esté con todos vosotros.


Hoy, día 10 de agosto, se celebra la fiesta de san Lorenzo, aquel diácono romano que murió mártir un día como hoy del año 258, en tiempos del empe­rador Valeriano. Como hoy es domingo, nuestra celebración litúrgica no está dedicada a él, pero ello no quita que valga la pena recordar su ejemplo de entrega a la comunidad cristiana, de servicio a los pobres, y de fidelidad a Jesucristo hasta dar la vida.

Recordar a quienes han seguido el camino de Jesucristo antes que nosotros siempre es un buen estímulo para seguir adelante. Como lo será tam­bién, este próximo viernes, celebrar la fiesta de la Asunción de María. Ella es un modelo eminente en el seguimiento del Evangelio, y nos da la mano para que mantengamos siempre la ilusión de vivir nuestra fe y nuestra esperanza.

En estos días de verano, el recuerdo de san Lorenzo, de santa María, y de tantos otros fieles cristianos que nos han precedido nos llena de alegría en la celebración de esta Eucaristía).


A. penitencial: En silencio, pongámonos ante Dios.

Tú, que nos das la paz. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Tú, que nos muestras tu misericordia y tu fidelidad. CRISTO, TEN PIEDAD.

Tú, que nos llamas a seguirte. SEÑOR, TEN PIEDAD. Gloría


1. lectura (1 Reyes 19,9a.11-13a): Elías, perseguido por su fidelidad al Señor, va a la búsqueda de Dios. Escu­chemos, en esta lectura tan expresiva, cómo Dios se le acerca y se le manifiesta.


Salmo (84):
Dios no se manifiesta en el huracán violento, ni en el terremoto destructor, ni en el fuego que todo lo arrasa. Dios se manifiesta en una brisa tenue. Can­temos ahora a este Dios nuestro, que nos da paz y confianza.

2. lectura (Romanos 9,1-5): San Pablo nos habla de un gran anhelo: que el pueblo de Israel, el pueblo en el que nació Jesús, llegue a aceptar el Evangelio.


Oración universal: Presentemos al Padre nuestras plegarias diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.


Para que la Iglesia sea siempre portadora de paz, de concordia, de espíritu de servicio. OREMOS:


Para que aquellos que en nombre de Dios promue-ven enfrentamientos y violencias, descubran que el veredadero camino de Dios es el camino del amor.
OREMOS:


Para que los enfermos tengan la atención y la compa­ñía que necesitan. OREMOS:


Para que...
OREMOS:


Para que en estos días de verano seamos capaces de encontrar más tiempo para la oración y la relación con Dios. OREMOS:


Escucha, Padre, las súplicas que te presenta-mos. Tú eres la luz que nos ilumina. Tú nunca nos abandonas. Permanece con nosotros, Señor, y condúcenos a tu Reino. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Padrenuestro: Como Jesús nos ha enseñado, ahora, antes de participar de esta mesa, nos atrevemos a decir:




CPL


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios