Mi?rcoles, 14 de enero de 2009

Textos biblicos, meditaciones y oraciones para el día segundo de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2009, sacados de folleto para su clebración. 

 

 

Día segundo

 

Los cristianos ante

la guerra y la violencia

 

Is 2, 1-4:              No se adiestrarán para la guerra

Sal 74, 18-23:      No olvides sin fin la vida de tus pobres

1 Pe 2, 21-25:      Sus cicatrices nos curaron

Mt 5, 38-48:         Orad por los que os persiguen

 

Comentario

 

La guerra y la violencia son los mayores obstáculos para la uni-dad de la humanidad dada por Dios. La guerra y la violencia pro-vienen de la división que existe en el interior de nosotros mismos y que no es sanada, y de la arrogancia humana que es incapaz de volver al verdadero fundamento de nuestra existencia.

 

Los cristianos en Corea aspiran a poner fin a más de cincuen­ta años de separación entre Corea del Sur y Corea del Norte, y a ver establecerse la paz en otros lugares del mundo. La inesta­bilidad que reina en la península de Corea no significa solamen­te el dolor de una nación en un mundo todavía dividido, sino que simboliza los mecanismos de división, de paradoja, de hos­tilidad y de venganza que viven en la humanidad.

 

¿Quién pondrá término a esta espiral de guerra y de violencia?

 

Jesús nos muestra, en las situaciones de violencia y de injus­ticia más brutales, el poder que puede poner fin al círculo vicio-

so de la guerra y de la violencia. A sus discípulos, que reaccio­nan a la violencia y al furor según la lógica del mundo, enseña de modo paradójico la renuncia a toda violencia (11/11 26, 51-52).

 

jesús revela la verdad de la violencia humana. Fiel al Padre, murió sobre la cruz para salvamos del pecado y de la muerte. La cruz revela la paradoja y el conflicto inherentes a la naturaleza humana. La muerte violenta de jesús marca la instauración de una nueva creación que clava en esta cruz los pecados de los humanos, la violencia y la guerra.

 

jesucristo no enseña una no-violencia fundada solamente sobre el humanismo. Enseña la restauración de la creación de Dios y la esperanza y la fe que lleva, al fin, a los cielos nuevos y la tierra nueva. La esperanza fundada sobre la última victoria ele jesucristo sobre la cruz nos permite perseverar en la búsque­da efe la unidad de los cristianos y en la lucha contra toda forma de guerra y de violencia.

 

 

Oración

 

Señor, tú que te eres sacrificado sobre la cruz por la unidad de los hombres, te ofrecemos nuestra humanidad herida por el egoísmo, la arrogancia, la vanidad y la ira.

Señor, no abandones a tu pueblo oprimido que sufre toda forma de violencia, de ira y de odio, víctima de creencias erró­neas y de divergencias ideológicas.

Señor, extiende hacia nosotros tus manos compasivas y ocú­pate de tu pueblo, para que gocemos de la paz y de la alegría que forman parte del orden de tu creación.

Señor, haz que nosotros, cristianos, trabajemos juntos para que se cumpla tu justicia, más que la nuestra.

Concédenos el coraje de ayudar a otros a llevar su cruz, en lugar de poner la nuestra sobre sus espaldas.

Señor, enséñanos la sabiduría de tratar a nuestros enemigos con amor en lugar de odiarlos. Amén.

 


Publicado por verdenaranja @ 23:07  | Ecumenismo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios