martes, 27 de octubre de 2009

TODOS LOS SANTOS
1 de noviembre de 2009

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros.

Bienvenidos, en este domingo, a celebrar una fiesta que nos llena de alegría y de esperanza. Hoy, uno de noviembre, celebramos la solemnidad de Todos los Santos. Hoy recordamos y celebramos a todos los hombres y mujeres que, a lo largo de la historia, han querido ser fieles al camino del amor de Dios, y ahora comparten su vida para siempre.

- Nosotros, hoy, miramos hacia el cielo, hacia la vida eterna de Dios, y nos alegramos por tantos hermanos y hermanas nuestros, detodotiempoy lugar, que nos han precedidoy son para nosotros un estímulo en el camino de la fe y de la vida cristiana. Y al mismo tiempo, nos sentimosfortalecidos en la esperanza de Ilegartambién nosotros un día a vivir esa alegría que ellos ya viven.

A. penitencial: En silencio, pongámonos ante Dios y pidámosle que nos dé su perdón y su gracia para celebrar la Eucaristía con el corazón bien dispuesto. (Silencio).

Reconozcamos ahora ante Dios nuestros pecados, y pidamos que los santos rueguen por nosotros: Yo confieso ante Dios todopoderoso...

Dios todopoderoso tenga misericordia...

SEÑOR, TEN PIEDAD /CRISTO,TEN PIEDAD / SEÑOR,TEN PIEDAD.

Antes de las lecturas: Dispongámonos, en la alegría de esta fiesta, a escuchar las lecturas de la Palabra de Dios. Son todas ellas una proclamación de la salvación de Dios y una llamada a vivirla.

Oración universal: Presentemos nuestras plegarias al Dios del amor y de la vida, que nos llama a todos a su Reino. Oremos diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.

Por los cristianos, los miembros de la Iglesia. Que vivamos nuestra fe con mucha alegría y esperanza. OREMOS:

Por las vocaciones a la vida sacerdotal, diaconal y reli­giosa. Que el Señor conceda a la Iglesia las personas entregadas que necesita para continuar su misión en el mundo. OREMOS:

Por los hombres y mujeres del mundo entero. Que crezca en todos el espíritu de generosidad, de servicio a los demás, de justicia, de paz. OREMOS:

Por todos los que sufren, en el cuerpo o en el espíritu. Que, en medio de su dolor, puedan sentir el consuelo de Dios y la ayuda de los hermanos. OREMOS:

Por nuestros familiares y amigos difuntos, y por todos los que han muerto. Que el Señor los acoja en su Reino, en la compañía de los santos. OREMOS:

Por nosotros. Que, guiados por el testimonio de los santos, avancemos constantemente en el camino de la fe, la esperanza y el amor. OREMOS:

Dios, Padre nuestro, que en Jesucristo, tu Hijo, nos has mostrado el camino de la felicidad; escucha nuestra oración y haz que la luz del Evangelio llegue hasta los confines del mundo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Padrenuestro: Como hijos e hijas de Dios, como Jesús nos enseñó, nos atrevemos a decir:


CPL


Publicado por Desconocido @ 20:26  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios