Domingo, 27 de junio de 2010

Comentario al evangelio del domingo trece del tiempo ordinario ? C, publicado en Diario de Avisos bajo el ep?grafe ?DOMINGO CRISTIANO?.

Cuadros para una exposici?n

Daniel Padilla

?

Ahora que, cada verano, nuestros ciclistas, nos han convertido a todos en licenciados en ciclismo, quiz? entendamos mejor qu? es eso del seguimiento de un l?der, esa experiencia de ir a rueda de un gran jefe. Porque la vida cristiana, en defini?tiva, en eso consiste: en optar por Jes?s, y ponernos a su rueda. Estamos corriendo una dura carrera en la que, para conseguir ser campe?n, hay que enfrentarse a etapas de alta monta?a, de contra reloj y de agobiantes llanuras. Y cuando hablamos de vocaci?n cris?tiana, queremos decir que se nos invita a entrar en ese singular equipo liderado por Jes?s, Dios y hombre verdadero. Pero vean. El evangelio de hoy nos pre?senta una aleccionadora galer?a de retratos, reflejo sin duda de las actitu?des humanas en este tema del segui?miento de Jes?s. Son, por tanto, cua?dros para una exposici?n. Cuadro pri?mero. "Los mensajeros que envi? Jes?s por delante entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no le recibieron, porque se dirig?a a Jerusal?n". He ah? una primera raz?n, sinraz?n, del no seguimiento a Jes?s. Los celos entre samaritanos y jud?os. ?Que pena! No solemos mirar al sol, que es lo que se?ala el dedo, sino al dedo que se?ala el sol. Y, seg?n sea ese dedo, solemos aceptar o no al sol. Nuestros capillismos, bander?as y pol?ticas impi?den muchas veces nuestro seguimiento al l?der. Vemos el sol seg?n el cristal por el que miramos. Cuadro segundo. "Otro, a quien dijo Jes?s 's?gueme', res?pondi?: 'd?jame primero enterrar a mi padre"'. Es otro rasgo de nuestra condi?ci?n: nuestra ancestral pereza e indeci?si?n. Dejamos para ma?ana lo que podemos hacer hoy, sabiendo que es verdad lo que lamentaba Lope de Vega: "Ma?ana le abriremos, para lo mismo responder ma?ana". Nuestros peque?os intereses suelen prevalecer sobre el inter?s de Dios. Dilatamos peligrosamente nuestra conversi?n y entega. Exponi?ndonos a tener que reconocer como Machado: "La primavera pas? por tu puerta. Dos veces no pasa". Cuadro tercero. "Jes?s le dijo a otro: 'el que pone su mano en el arado y echa la vista para atr?s, no vale para el Reino de Dios"'. As? somos: ambiguos. Peligrosamente confusos. Amigos del color gris. Cultivadores del s?, pero... En el Apocalipsis se nos dice: "?Ojal? fueras fr?o o caliente; pero como eres tibio, te arrojar? de mi coraz?n". Criaturas de la niebla y de lo borroso, no decimos ni s?, ni no; decimos "seg?n", "depende. El caso es ir tirando. Vivimos en pleno paisaje londinense. Y mire usted que Jes?s, lo dijo bien claro!: "El que no est? conmigo, est? contra m?. Pero no hay lugar al pesimismo. Gracias a Dios y a ti, dentro de nuestra Iglesia pecadora, hay tambi?n material muy noble, seres de musculatura espiritual recia, curtidos a lo campe?n en el entrenamiento diario. Llanean, escalan y contrarrelojean. ?Conv?ncete", ?Se?or!:- "Te, seguir?n a donde quiera que vayas".


Publicado por verdenaranja @ 9:55  | Espiritualidad
 | Enviar