Lunes, 28 de junio de 2010

Homil?a de monse?or Rub?n Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s, en la solemnidad del Corpus Christi (Parroquia San Jos? - Colegio Vicente Sauras; Parroquia Nuestra Se?ora de Loreto, 5 de junio 2010). (AICA)

SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI????????

Queridos sacerdotes, di?conos, di?conos permanentes, seminaristas, religiosas, religiosos, querido pueblo fiel:

????????? En este d?a del Corpus, un d?a hermoso que Dios nos ha regalado, tenemos una ocasi?n muy especial para acercarnos al misterio m?s grande que Dios nos ha querido regalar: la Eucarist?a; y tenemos que recordar -como bien lo sabemos- que no hay dos misterios, hay un solo misterio manifestado de diversas maneras. El misterio de Cristo, el misterio del nacimiento de la Iglesia, c?mo Cristo, enviado por el Padre, viene a hacer la voluntad del Padre y c?mo Cristo se entrega en sacrificio. Un sacrificio ?nico, irrepetible.?

????????? El misterio de Dios, donde ?l con su vida, con su divinidad y con su humanidad, nos redime a todos, nos salva en la cruz. Ese sacrifico, que estuvo expresado antes, en la ?ltima cena, es el mismo y ?nico misterio redentor realizado de una vez y para siempre. Hemos sido rescatados, purificados, lavados por la sangre divina del Cordero inmaculado. No hay cuatro, ni tres, ni dos corderos; es uno solo. Es uno solo el misterio y de ese misterio vivimos para recibir gratuitamente la salvaci?n. Por lo tanto la Eucarist?a nos habla del sacrifico redentor de Cristo.??

????????? Cristo se ofreci? y cuantas veces nosotros celebramos la Eucarist?a, o cuantas veces ustedes participan de la Eucarist?a como pueblo fiel, estamos recibiendo del mismo y ?nico sacrificio redentor.?

????????? El amor de Dios: para que no nos queden dudas, para que ninguno ignore, para que ninguno sea superficial, para que ninguno crea que podr? ser la salvaci?n de otro modo; hay un ?nico modo no hay dos: el sacrificio redentor de Cristo. ?l nos llama a repetir el misterio, pero vivimos de ese ?nico misterio y ?l se nos queda en la Eucarist?a. Ya no es pan, ya no es vino, es el Cuerpo y la Sangre divina del Se?or donde nosotros, al recibir su presencia, contamos con su fuerza que es fuente de toda nuestra vida apost?lica, de toda nuestra vida de misi?n y de toda nuestra vida de testimonio.?

????????? La Eucarist?a es fuente de gracia y all? recibimos la fuerza del Esp?ritu. Comemos su Cuerpo, bebemos su Sangre, nos alimentamos de ?l; entra la vida y se va alejando todo vestigio de muerte, toda sombra de pecado.?

????????? ?La presencia de Cristo es victoriosa!
????????? ?La presencia de Cristo es redentora!
????????? ?La presencia de Cristo es motivadora!
????????? ?La presencia de Cristo es transformadora!
????????? ?Nos transforma, nos cambia, nos purifica, nos reviste, nos invita a alimentarnos de ?l!
????????? ?Esa presencia, cuando nos toca, nos cambia!?

????????? Es cierto, las cosas no son m?gicas y muchas veces podemos caer en la tentaci?n de creer que si comulgamos muchas veces ya nos santificamos, que si celebramos muchas misas ya somos m?s santos; ?cuidado y atenci?n! Uno puede recibir a Cristo muchas veces, miles de veces dice San Juan Cris?stomo, pero si uno no lo recibe con el coraz?n abierto y con fidelidad a ?l, est? recibiendo su propia condenaci?n. Las cosas no son m?gicas y reclaman de nosotros nuestra participaci?n.?

????????? ?l est? con su presencia, pero nuestra presencia ante ?l no es indiferencia. Dice muy bien San Efr?n que el bautismo en nuestro ser es Su tesoro, tenemos el tesoro al ser bautizados en Cristo y el tesoro est? escondido en nuestro propio ser, ?pero ese tesoro crece en la medida que recibamos el sacramento de la Eucarist?a bien! Por lo tanto, estamos bautizados, somos cristianos, pero el ser cristiano no basta ?hay que alimentarlo!, ?hay que nutrirlo!, ?hay que ser consecuente con aquello que celebramos y recibimos!?

????????? El sacramento de la Eucarist?a no nos deja igual ?nos cambia!, ?nos transforma!, ?nos exige!, ?nos da su amistad! Siempre es motivador su amor; siempre nos va a exigir, cada vez m?s, porque cada vez m?s su amor va a estar en nosotros.??

????????? Tambi?n la Eucarist?a no s?lo es sacrificio y presencia; dice el Papa Juan Pablo II ?es banquete, es comuni?n?; comuni?n con ?l, participando de una comida sagrada; comuni?n con la Iglesia, en todas partes, cat?lica, aunque uno est? solo, aunque sean pocos, entramos en ese misterio m?stico, invisible pero real en toda la Iglesia. Y no s?lo de los vivos, tambi?n de los difuntos; por eso en la Misa rezamos por los vivos y por los difuntos.?

????????? Ese banquete, esa comuni?n, tambi?n nos lleva a vivir fraternalmente; a dar testimonio; a ser verdaderos disc?pulos. La Eucarist?a se celebra en torno a la Palabra. La Palabra de Dios nos ilumina y la Eucarist?a nos nutre; vivimos de las dos cosas: la Palabra que nos ilumina y la Eucarist?a que nos robustece para que seamos verdaderos disc?pulos y aut?nticos testigos de su presencia.?

????????? Esta tarde, como Iglesia diocesana, que ninguno ose dividirla, que ninguno ose opacarla, que todos nosotros obremos coherentemente y en consecuencia; tenemos Alguien que siempre da la vida por nosotros: Jesucristo en la Eucarist?a. y nosotros vivimos, nos nutrimos y tomamos fuerza de esa Eucarist?a para ser testigos e incidir en la vida personal, en la vida familiar, en la vida social, en la cultura, en este mundo; y sobre todo para vivir en la esperanza, en el amor y en la fidelidad.?

????????? Yo pensaba en estos d?as: es f?cil empezar pero m?s dif?cil es perseverar. Si Dios est?, si nosotros lo recibimos y contamos con ?l, no s?lo empezamos sino que perseveramos hasta el final. En la Iglesia no se dura, ?la Iglesia se vive!, ?se vive del Esp?ritu que tiene fuerza y que es capaz de superar obst?culos, adversidades, fragilidades y limitaciones! Porque la Eucarist?a tiene un valor incalculable, inconmensurable, extraordinariamente fuerte.?

????????? Pid?mosle al Se?or que los celebremos con mucho amor pero que tambi?n lo adoremos con mucho silencio. Que adoremos a Jes?s en la Eucarist?a, all? ?l nos transmite todo lo que tenemos que recibir; all? El nos fortalece y nos consuela.?

????????? Ustedes saben que quien quiere ser disc?pulo del Se?or, quien quiere vivir en serio una vida cristiana, tendr? que pasar por la prueba de la purificaci?n y cada uno de nosotros tendr? que pasar por esa prueba si quiere ser disc?pulo del Se?or.?

????????? Que la adoraci?n personal, la adoraci?n comunitaria, el silencio que Dios nos habla, nos de fuerzas para que nadie, nadie, nos separe de Jesucristo.?

????????? Que nada ni nadie quebrante nuestra identidad, nuestras ra?ces
????????? Que tengamos una cultura de vida y no consumamos una cultura de muerte.
????????? Que la Eucarist?a nos alimente.
????????? Que este Pan Sagrado siga viniendo a nosotros y se vaya alejando de nosotros toda sombra, toda mezquindad, toda cobard?a y toda traici?n.
????????? Porque no recibir a Cristo en la Eucarist?a, es separarse del amor fiel del Se?or.?

????????? Que as? sea.?

Mons. Rub?n Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s?


Publicado por verdenaranja @ 22:54  | Homil?as
 | Enviar