S?bado, 31 de julio de 2010

Reflexi?n de monse?or Rub?n Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s para el programa radial "Compartiendo el Evangelio" para 17? domingo durante el a?o (25 de julio de 2010). (AICA)

LA ORACI?N???????? ?????

San Lucas 11, 1 -13 (ciclo C)?

En este Evangelio, el Se?or nos habla de la importancia de la oraci?n, que es esencial para nuestra vida. Porque cuando uno deja de rezar la vida se complica, se torna ms pesada; se hace ms oscura, se hace ms lenta, se hace ms compleja. Esto es lo que a veces nos pasa y por eso disminuye la calidad de nuestra vida y la calidad de nuestra respuesta.

La oraci?n, en primer lugar, es respuesta a Dios, ms que pedido. Es respuesta porque el que tiene la iniciativa es Dios: El nos habla y nosotros lo escuchamos; El pone las condiciones y nosotros las asumimos o las rechazamos.

A veces, cuando uno reza mal, uno pretende reducirlo a Dios a su modo de ser, a su conveniencia. O si no uno reza y se excusa por sus insuficiencias, sus incapacidades, por su pereza; la oraci?n es saber que Dios est? cerca, frente a nosotros, al lado de nosotros y en nosotros. Es como un permanente di?logo pero suscitado por la confianza. Porque uno tiene confianza le habla, le agradece, le pide, lo trata cercanamente, con mucho respeto.

Rezamos para darnos cuenta de poder hacer su voluntad y no la propia. La voluntad de ?l que es lo mejor que nos puede pasar! Por eso la oraci?n es un hecho vital ms que verbal. A veces hacemos gala, o uso verbal de la palabra y nos quedamos en nosotros mismos. En cambio cuando uno reza y expresa verbalmente la vida, ah empieza a verse involucrado y transformado. Muchas veces nos dirigimos a Dios con la comisura de nuestros labios, pero no con la fuerza y la convicci?n de nuestro coraz?n.

Es lo que le puede pasar a un matrimonio: cuando no se hablan luego se tornan como extra?os. Y es muy importante hablar, abrir el coraz?n, escuchar y ponerlo en pr?ctica.

La oraci?n es verdadera cuando uno expresa la vida y la vida es lo que es, es lo que hay que hacer, es lo que Dios nos pide, con ganas y sin ganas pero expresamos la vida! Y cuando es falsa la oraci?n? Es falsa cuando se la disocia, cuando uno quiere convencer a Dios, cuando quiere enga?ar a Dios, cuando uno se enga?a a s mismo. Por eso esa oraci?n es ineficaz y d?bil. La vida y la oraci?n no son separadas! Al contrario: la vida se expresa en la oraci?n y la oraci?n asume todo lo de nuestra vida.

Pidamos al Se?or rezar, creer, confiar y decir: Se?or ay?dame, ilum?name, para que yo haga tu voluntad y no la m?a, que es lo mejor que me puede pasar, y cuando rece as? T? pones las condiciones y yo voluntariamente las acepto.

Les dejo mi bendici?n: en el Nombre del Padre, del Hijo y del Esp?ritu Santo. Am?n

?

Mons. Rub?n Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lan?s

?


Publicado por verdenaranja @ 22:55  | Hablan los obispos
 | Enviar