Domingo, 27 de marzo de 2011

Mensaje monse?or Luis Guillermo Eichhorn, obispo de Mor?n, para la Cuaresma 2011
(9 de marzo de 2011). (AICA)?

CUARESMA, TIEMPO DE GRACIA??????????????

?Vuelvan a m? de todo coraz?n, con ayuno, llantos y lamentos??

Con estas palabras del profeta Joel, se inicia el tiempo de cuaresma. Tiempo para mirar nuestras vidas y reconocer nuestro pecado, y desde una sincera conversi?n, volver al Se?or.

Cuaresma es tiempo de ?xodo; de caminar junto al Se?or, de escucha de su palabra, de sentir su cercan?a y su amor de Alianza; es tiempo de camino, de itinerario hacia la Pascua, momento en que nuestra vida cristiana, tanto personal como de toda la comunidad, al renovar el bautismo, se reanimar? con el don pleno del Esp?ritu en la noche de la Vigilia Pascual.?

Los cinco domingos de Cuaresma nos marcan el camino, como se?ales de ruta.

Comenzamos con un encuentro con Jesucristo vivo; un tiempo kerygm?tico: Jes?s, el Hijo de Dios encarnado, Mes?as y Salvador, crucificado y glorificado (1? y 2? domingos, las tentaciones de Jes?s en el desierto y la transfiguraci?n del Se?or, manifestaci?n de su muerte y resurrecci?n gloriosa).

Luego la liturgia, propiamente bautismal-catecumenal, nos lleva a considerar y vivir desde los signos sacramentales: El agua (3? domingo, encuentro de Jes?s con la Samaritana), la luz (4? domingo, curaci?n del ciego de nacimiento), y la vida (5? domingo, la resurrecci?n de L?zaro).

La Iglesia, en su liturgia nos regala este itinerario; es una oportunidad magn?fica para que nuestras comunidades puedan recorrer en profundidad este camino hacia la Pascua, renovando la Vida que el Se?or nos da. Un camino catequ?stico y lit?rgico, invitaci?n a profundizar en la experiencia de fe, que es vivir el misterio de Jes?s presente con su Esp?ritu en la Iglesia, encuentro con el Padre que nos ama, y que ?no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva?.

Que la riqueza de la liturgia cuaresmal, la Palabra proclamada y recibida, sea fuente verdadera de toda la vida y actividad de nuestra Iglesia diocesana y de todas sus comunidades. Que cada familia pueda vivir la alegr?a del encuentro con el Se?or, y como peque?a Iglesia dom?stica, den un alegre testimonio de amor y de unidad.

Que la cuaresma, en este A?o de la Vida, nos llene de agradecimiento, entusiasmo y fortaleza para asumir con generosidad este don tan grande que gratuitamente se nos da con abundancia.

Que Dios los bendiga a todos.?

Mons. Luis Guillermo Eichhorn, obispo de Mor?n?


Publicado por verdenaranja @ 21:20  | Hablan los obispos
 | Enviar