Martes, 26 de abril de 2011

Texto del micro radial de monse?or Jos? Mar?a Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, emitido por LT 9 (26 de marzo de 2011). (AICA)

EL AGUA VIVA????????????

Un tema central en la vida del cristiano es comprender el significado de la primac?a de Dios, es decir, lo que ?l es, pero tambi?n lo que ?l es para m?. Estamos acostumbrados a valorar nuestro esfuerzo como medio para obtener resultados. Esto no est? mal, pero si s?lo ponemos el acento en ello podemos quedarnos encerrados en un voluntarismo que nos debilita y nos impide encontrar una respuesta plena a nuestras aspiraciones.

Primero nos alegramos porque lo que hemos conseguido, pero despu?s nos queda el gusto a poco, no nos sacia plenamente, esperamos algo m?s. Esto se debe a que estamos abiertos, en cuento seres espirituales, a una respuesta que no encontramos en el mundo que nos rodea. Somos peregrinos de lo infinito.

Al constatar esta inadecuaci?n entre el deseo del hombre y la respuesta que recibe, alguien dijo que el hombre era un ser absurdo, una pregunta con ansias de infinito sin una respuesta a nivel de sus expectativas. Algunos hablaron del drama del humanismo sin Dios, es decir, el hombre es un ser espiritual que al no encontrar una respuesta a su medida, no tiene sentido. La dimensi?n espiritual es una riqueza que debemos saber leer en el hombre para alcanzar plenamente su vocaci?n en este mundo.

Aqu? veo la importancia y el valor de la fe, en cuanto nos introduce en ese ?mbito superior que nos permite comprender y vivir la dimensi?n espiritual del hombre. La fe no niega la raz?n sino que la supone, pero ella es el camino que nos abre al encuentro de esa repuesta a nuestra condici?n espiritual. La fe, por ello, da sentido a la vida hombre porque lo abre a un encuentro ?nico y personal con Dios.

Esta reflexi?n me ayuda a comprender el evangelio de este domingo, que nos habla del encuentro de Jes?s con la Samaritana. Solo retengo un aspecto de ese rico di?logo, aquel que se refiere al ?Agua Viva?. Luego de pedirle Jes?s agua a la mujer, le dice: ?El que beba de esta agua, refiri?ndose al pozo de donde la sacaba, tendr? nuevamente sed, pero el que beba del agua que yo le dar?, nunca m?s volver? a tener sed? (Jn. 4, 13).

Esta imagen tiene en cuenta, precisamente, esa capacidad espiritual del hombre que no queda satisfecha con la sola agua material, volver? a tener sed. ?Ahora bien, existe esa otra Agua, y d?nde la podemos encontrar?

San Agust?n en sus Confesiones nos cuenta como encontr? esa Agua en su vida y lo expres? diciendo: ?Se?or, t? me has creado para Ti (conciencia de su dimensi?n espiritual), y mi coraz?n estaba inquieto, (es decir, no llegaba a saciar su sed), hasta que no descans? en Ti (cuando encontr? la fuente del Agua Viva)? (Conf. 1, 1,1).

En ese momento descubre que su vida ya no es una pregunta sin respuesta, menos un absurdo, sino la de un ser ?nico y personal con un destino trascendente grabado en su coraz?n. Creo que estas reflexiones nos pueden ayudar a conocernos como seres espirituales creados por Dios, y a valorar la riqueza de esa Agua Viva que nos ha sido comunicada por Jesucristo y se ofrece a nuestra libertad.

Reciban de su Obispo, junto a mi afecto y oraciones mi bendici?n en el Se?or Jes?s y Mar?a Sant?sima, Nuestra Madre de Guadalupe.?

Mons. Jos? Mar?a Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz?


Publicado por verdenaranja @ 22:55  | Hablan los obispos
 | Enviar