Mi?rcoles, 27 de abril de 2011

Lectio divina para el jueves de primera semana de Pascua 2911, ofrecida por la Delegaci?n Diocesana de Liturgia de la di?cesis de?Tenerife.

LECTURA:????????????????"Lucas 24, 35‑48"

En aquel tiempo, contaban los disc?pulos lo que les hab?a pasado por el camino y c?mo hab?an reconocido a Jes?s al partir el pan.

Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jes?s en medio de ellos y les dice: ?Paz a vosotros.?

Llenos de miedo por la sorpresa, cre?an ver un fantasma. ?l les dijo: ??Por qu? os alarm?is?, ?por que surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.?

Dicho esto, les mostr? las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegr?a, y segu?an at?nitos, les dijo: ??Ten?is ah? algo de comer??

Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. ?l lo tom? y comi? delante de ellos. Y les dijo: ?Esto es lo que os dec?a mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Mois?s y en los profetas y salmos acerca de m? ten?a que cumplirse.?

Entonces les abri? el entendimiento para comprender las Escrituras. Y a?adi?: ?As? estaba escrito: el Mes?as padecer?, resucitar? de entre los muertos al tercer d?a y en su nombre se predicar? la conversi?n y el perd?n de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusal?n. Vosotros sois testigos de esto.?

MEDITACI?N:??????????????"Paz a vosotros"

?????????? Este saludo se va a hacer constante a lo largo de todos los encuentros con el resucitado. Un saludo que expresaba mucho m?s que unas palabras cl?sicas de encuentro entre personas, eran expresi?n de algo que en esos momentos aquellos hombres necesitaban, en un momento en el que se juntaba tristeza, incertidumbre, miedo, desconcierto, sorpresa, alegr?a y esperanza.

????????? Y es un saludo que necesitamos hoy con una fuerza especial. No hay nada m?s amenazado que la paz. Lo cierto es que todos los grandes valores aparecen amenazados. El amor ridiculizado, la verdad marginada, la vida transgredida, la justicia falseada, la solidaridad convertida en migajas, el ser humano casi degradado. S?, ya s? que puede sonar exagerado y me gustar?a que as? fuese, pero la incertidumbre, la superficialidad y la desesperanza se van adue?ando del coraz?n humano.

???????? Se?or, necesitamos tu palabra de paz; escucharla y dejar que resuene en nuestro coraz?n. Necesitamos experimentar que t? mismo, en tu persona, en tu vida, podemos encontrarnos con todo lo que conduce a ella. Porque la paz, tu paz, capaz de engendrar vida, s?lo puede asentarse en nuestro coraz?n. Y t?, resucitado, nos la ofreces contigo, nos la brindas en ti.

ORACI?N:?????????????"Hazme testigo"

??????????? Se?or, quiero dejar resonar tu saludo en mi coraz?n. Hazme testigo de tu paz.

??????????? Necesitamos la paz, Se?or. Da la sensaci?n, a veces, que nos hemos empe?ado en destruirnos. Danos sensatez, Se?or. Hazme testigo de tu presencia viva.

??????????? Hazme testigo, portador de paz, brotada no de mis palabras, sino de lo profundo de mi coraz?n. Hazme, Se?or, instrumento de tu paz, manifestados en mis gestos de bien, de perd?n, de cercan?a, de alegr?a, de amor.

CONTEMPLACI?N:?????????????"Tu paz"

Cuando mi coraz?n se inquieta;
cuando todo lo que me rodea me turba
y el mundo me presenta su rostro duro,
me ofreces el calor de tu presencia:

La certeza de tu paz
aposentada en mi interior.

Y tu voz resuena como un eco
de vida y de esperanza.

Y un gozo profundo,
m?s fuerte que yo mismo,
irrumpe y brota,
queriendo derramarse
desde ti, en m?, a todos.


Publicado por verdenaranja @ 17:01  | Liturgia
 | Enviar