S?bado, 30 de abril de 2011

Comentario a las lecturas del domingo segundo de Pascua 2011 ofrecido por el sacerdote Don Juan Manuel P?rez Pi?ero bajo el ep?grafe "ECOS DEL DIA DEL SE?OR".

ECOS DEL DIA DEL SE?OR
Domingo II de Pascua o de la Divina Misericordia (A)??

Queridos amigos y amigas:?

Durante estos d?as de la Octava de Pascua, ?la Liturgia de la Palabra de la Misa de cada d?a, nos ha venido presentando, en la primera lectura, ?alg?n testimonio de los ap?stoles acerca de la Resurrecci?n de Jesucristo. Y en ?el Evangelio, alguna de las apariciones de Cristo resucitado, que trata de ayudar a los disc?pulos a comprender, m?s all? de toda duda, que, realmente, ?hab?a resucitado. ?Y, ?adem?s, que todo lo que hab?a sucedido, ya se los hab?a anunciado y explicado de acuerdo con lo que dec?an los libros de la Ley, de los profetas y los salmos, es decir, de todo el Antiguo Testamento.

Al llegar a la Octava de Pascua, es l?gico que el Evangelio nos presente la aparici?n del d?a octavo, ?que tiene con una especial relaci?n a la fe de Santo Tom?s, el que no quer?a creer sin ver.

La primera Lectura, en lugar del testimonio de los ap?stoles, nos presenta el de toda la comunidad cristiana de Jerusal?n? Es decir, nos muestra c?mo viv?an los primeros creyentes en la Resurrecci?n.

?Qu? impresionante es todo lo que nos dice el libro de los Hechos de los Ap?stoles sobre los primeros cristianos! Cu?ntas reflexiones podr?amos hacer.

El Evangelio nos presenta en toda su crudeza el tema de la fe.

Hoy es f?cil caer en la tentaci?n de pensar que santo Tom?s era malo porque no cre?a y nosotros, buenos, porque creemos. Y nos aplicamos enseguida las palabras del Se?or: ??Dichosos los que crean sin haber visto!". O las de la segunda lectura: "?No lo hab?is visto y lo am?is; lo veis y cre?is en ?l...!"

Tendr?amos m?s bien que preguntarnos. Yo creo, pero ?c?mo es mi fe?

Porque hay distintos tipos de fe:

Hay, incluso, quienes se dicen creyentes y no practicantes.

Hasta esa afirmaci?n tan absurda la escuchamos cuando tratamos de la fe.

Otros viven lo que se llama ?la pertenencia parcial a la Iglesia?. Creen pero no en todo. En unas cosas s? y en otras no. ?Cu?l es el criterio de selecci?n? Es muy variado.

Tambi?n est?n los que creen, pero viven y act?an como si no tuvieran fe.

Muchos son los que dicen que tienen fe, pero no se comprometen en nada en la vida de su comunidad cristiana.

Yo creo; pero ?c?mo es mi fe, seguimos pregunt?ndonos? ?Mi fe es convencida, segura, firme, activa, comprometida?

?Qu? razones tengo yo para creer? Porque una cosa es ?creer sin ver? y otra, creer porque s?, sin motivos s?lidos, sin razones...

Algunos, cuando me oyen decir esto, me dicen: ??Qu? cosa m?s rara...! ?Eso no lo hab?a o?do yo nunca a un sacerdote! ?No sab?a que hab?a que tener razones para creer!?.

Sin embargo, ?el que cree sin motivos es un tonto o un loco?.

La fe se sit?a, por tanto, ?despu?s de un proceso de estudio, reflexi?n, consulta, oraci?n..., y la ayuda de la Dios. Por eso se llama ?obsequio racional?.

Se ha hecho famosa la oraci?n de Pablo VI implorando el don de la fe. ?

En ella pide al Se?or, entre otras cosas, ?una fe cierta?? ?Y dice: ?cierta por una exterior congruencia de pruebas y un interior testimonio del Esp?ritu Santo??

Pues esas pruebas que nos acercan a la fe, hay que conocerlas, para poder dar raz?n de nuestra esperanza a quien nos la pidiere (1Pe 3,15).

El Evangelio de este domingo termina diciendo: ?Muchos otros signos, que no est?n escritos en este libro, hizo Jes?s a la vista de los disc?pulos. Estos se han escrito para que cre?is que Jes?s es el Mes?as, el Hijo de Dios, y para que creyendo, teng?is vida en su nombre?.

Por tanto, hay que conocer esos signos que se narran en el Evangelio para llevarnos a la fe y a la vida nueva de Cristo resucitado.

S?lo entonces, estaremos ?en condiciones de lograr una fe cierta, convencida, activa, comprometida...

Entonces, ?d?nde estuvo el error de Santo Tom?s?

En exigir demasiado: ??la experiencia f?sica!: ?Si no veo?, si no meto la mano?, no creo?.

De los hechos pasados no podemos tener experiencia f?sica. ?Es imposible!

La certeza de los hechos del pasado s?lo podemos conseguirla por el testimonio de otros, avalado por su rectitud de vida.

Y, adem?s la fe, como virtud, ?se nos infunde en el Bautismo como un don gratuito de Dios.

?Todos los d?as estamos haciendo actos de fe!:

?C?mo sabemos, por ejemplo, qui?n es nuestra madre? Por el testimonio de otros, porque estamos inscritos con su nombre??

?Y c?mo sabe la polic?a qui?n es el ladr?n si no lo ha visto robar?

Por las pruebas. ?Por una exterior congruencia de pruebas?.

Y ?por qu? sabemos que existe Ocean?a? Por el testimonio de tantas personas que la han visto y nos lo han transmitido.

Este proceso de la fe es dif?cil?? Exige trabajo y esfuerzo: estudio, consulta, oraci?n, formaci?n?

Lo otro es m?s c?modo, pero no nos sirve... Da como resultado o la p?rdida de esa fe, ?o una fe no convencida, insegura, poco formada.., que no tiene capacidad para impulsarnos ?a comprometernos en nada.

Aquellos primeros cristianos estaban muy comprometidos: El libro de los Hechos nos narra que ?vend?an sus bienes y los pon?an a disposici?n de los ap?stoles?, Y tambi?n que ?eran constantes en escuchar la doctrina de los ap?stoles, en la vida com?n, en la fracci?n del pan y en las oraciones?. Adem?s, afrontaban la persecuci?n? Y daban testimonio, especialmente, con su ejemplo de vida.

?Muy seguros ten?an que estar ellos para actuar as?!

Esta fe nos lleva a contemplar ?las maravillas de Dios?, especialmente, en la Semana Santa, como expresi?n de la Misericordia de Dios sobre el hombre ca?do, alejado de ?l por el pecado.

San Pablo nos dice que?Dios nos demostr? su amor en que siendo nosotros todav?a pecadores, Cristo muri? por nosotros?. (Rom 5, 8).

Por tanto, no es extra?o que, pasada la Semana Santa, el Domingo II de Pascua, haya sido declarado por el Papa Juan Pablo II, ?Domingo de la Divina Misericordia?.

Lo que nadie pod?a ni siquiera imaginar es que ?se fuera el d?a de su muerte y el d?a de su beatificaci?n.

?Cu?ntas cosas! ?Me he alargado un poco!

Si la fe es, por encima de todo, don de Dios, como he comentado antes, tenemos que pedirla con frecuencia y constancia, diciendo, con el Papa Pablo VI: ?Se?or, yo creo; yo quiero creer en ti???

Con estos pensamientos y estos sentimientos, le deseo un D?a del Se?or muy feliz.


Publicado por verdenaranja @ 14:12  | Espiritualidad
 | Enviar