Martes, 24 de mayo de 2011

Lectio divina para el mi?rcoles de la quinta semana de Pascua 2011, ofrecida por la Delegaci?n Diocesana de Liturgia de la di?cesis de Tenerife.

LECTURA:???????????????Juan 15, 1‑8?

En aquel tiempo, dijo Jes?s a sus disc?pulos:?Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento m?o que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que d? m?s fruto.

Vosotros ya est?is limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en m?, y yo en vosotros.

Como el sarmiento no puede dar fruto por s?, si no permanece en la vid, as? tampoco vosotros, si no permanec?is en m?.

Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en m? y yo en ?l, ?se da fruto abundante; porque sin m? no pod?is hacer nada.

Al que no permanece en m? lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.

Si permanec?is en m?, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que dese?is, y se realizar?.

Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; as? ser?is disc?pulos m?os.?

MEDITACI?N:????????????????Permaneced en m?

??????????? No cabe duda de que cada rama da su fruto en la medida del ?rbol al que est? unido. Desgajada del tronco la misma rama muere, si el tronco est? enfermo tampoco le llegar? la fuerza de la savia.

??????????? No es ?ste tu caso, el ?rbol, la vid, eres t?, Se?or, no hay mejor tronco, ni mejor savia. Pero para poder gozar de tu fuerza s?lo hay una posibilidad, permanecer unido fuertemente a ti. Y a eso me invitas con una insistencia tremenda. A veces pretendemos estar contigo pero a distancia; queremos seguirte de lejos. Que tu savia no nos llegue del todo para que no altere nuestra comodidad y, as?, poco a poco, o muy deprisa, nos vamos languideciendo, secando. Nos pegamos a otros troncos y mientras nuestros frutos est?n a distancia de ser los tuyos, te miramos como queriendo flirtear un poco con todos, y eso no vale.

??????????? Se?or, seguirte a ti, estar unido a ti, no es un juego, porque est? llamado a poner en juego todo lo que somos y, desde ah?, nuestro modo de hacer, de creer, de sentir, de esperar. Permanecer unido al amor, supone generar amor; permanecer unido al que es la fuente de la vida, supone luchar por la vida; permanecer unido al que es perd?n, compasi?n, donaci?n, supone lo mismo. Tu invitaci?n tiene siempre la misma fuerza y contundencia, mi respuesta es la que sigue siendo condicionada, pero Se?or, quiero permanecer en ti. Ay?dame.

ORACI?N:??????????????Dar fruto?

??????????? S?, Se?or, quiero dar fruto, el tuyo, el que desprende de ti. Sea el que sea siempre ser? un fruto bueno, ay?dame.

??????????? Quiero dar fruto, Se?or, pero ens??ame antes a aferrarme a ti, a pegarme a ti, a dejar que tu vida se impregne en la m?a.

??????????? Me urges a dar fruto, Se?or. A veces me da miedo, sabes, no estar a la altura, hay en m? muchos obst?culos. A veces se me caen antes de llegar a su realizaci?n. Pero quiero dar fruto, Se?or. Que tu savia sea m?s fuerte que mi debilidad.

CONTEMPLACI?N:???????????????Permaneces?

Siento la insistencia de tu llamada
y tus ansias de volcar tu vida en la m?a.

Y mientras intento aferrarme a ti,
en una especie de juego
en el que no entro
con todas mis fuerzas,
t? sigues ah?,
esperando;
permaneces fiel,
con tus brazos abiertos,
dispuesto a abrazarme,
con todas tus fuerzas,
y transmitirme tu savia de amor.


Publicado por verdenaranja @ 16:21  | Liturgia
 | Enviar