S?bado, 28 de mayo de 2011

Reflexi?n a las lecturas del domingo sexto de Pascua - A, ofrecida por el sacerdote don Juan Manuel P?rez Pi?ero bajo el ep?grafe "ECOS DEL DIA DEL SE?OR".????????????????????????

ECOS DEL DIA DEL SE?OR
Domingo 6? de Pascua A?

La marcha de Jes?s, como ya sabemos, despierta en los disc?pulos una gran turbaci?n. Era imposible para un israelita aceptar la idea de que el Mes?as, en quien ten?an puestas todas sus esperanzas, tuviera que ?marcharse??, tuviera que? padecer y morir en una cruz. ?C?mo aqu?l que ven?a para vencer y reinar iba a ser derrotado de ese modo?

Jes?s lo sabe y trata de ?prepararles?. Lo ha hecho muchas veces a lo largo del tiempo. Ahora lo intensifica en la ?Cena de despedida?: ?En la Casa de mi Padre hay muchas estancias?. ?Me voy a prepararos sitio?? ?Volver? y os llevar? conmigo?.?

Lo hemos escuchado y contemplado el domingo pasado.

Y en el Evangelio de hoy dice el Se?or: ?Yo le pedir? al Padre que os d? otro Defensor, el Esp?ritu de la Verdad??

?Qu? t?tulo m?s hermoso! El Esp?ritu de la Verdad!

Por tanto, en la ausencia visible de Cristo, no van a quedar solos y desamparados, porque el Padre les va a enviar ?otro Defensor? que est? siempre con ellos, el Esp?ritu de la Verdad??

?Es el Esp?ritu! ?Por eso?es tan f?cil despistarse!

Nos dice el Libro de Los Hechos de los Ap?stoles que, ?mientras Apolo quedaba en Corinto, Pablo atraves? la meseta y lleg? a ?feso. All? encontr? a unos disc?pulos y les pregunt?: ?Recibisteis el Esp?ritu Santo al aceptar la fe? Contestaron: Ni siquiera hemos o?do hablar de un Esp?ritu Santo?. (Hch 19, 1-2 ).

Aqu? y en otros lugares de este Libro constatamos el inter?s que ten?an los ap?stoles por dar el Esp?ritu Santo. Y, por otro lado, ?no podr?amos decir que un gran n?mero de cristianos se halla en nuestra ?poca, en una situaci?n parecida?: ?Del Esp?ritu Santo no sabemos nada??

Aunque tambi?n es verdad que en nuestro tiempo, en grandes sectores, ha ido creciendo m?s y m?s el conocimiento, la vivencia y la relaci?n con Esp?ritu Santo? Y, tantas veces, de una forma? entusiasta y alegre.

Ya sabemos que la presencia y la acci?n del Esp?ritu Santo en la Iglesia es fundamental e imprescindible. Ya dice S. Pablo: ?Nadie puede decir Jes?s es Se?or si no es bajo la acci?n del Esp?ritu Santo?. (1Co 12, 3).

Por algo Jesucristo ha querido garantizar la presencia y la acci?n de su Esp?ritu? en la Iglesia y en el coraz?n de los fieles median-te la existencia de dos sacramentos que operan, como ya sabemos, por su propia virtud: El sacramento del Bautismo y, m?s especialmente, el de la Confirmaci?n.

?Recibe por esta se?al el don del Esp?ritu Santo? dice el obispo al administrar la Confirmaci?n.

?Qu? importante es todo esto!

Por eso se observa con mucha preocupaci?n en la Iglesia de nuestro tiempo el desinter?s que existe? por recibir el sacramen-to del Esp?ritu Santo por parte de un gran n?mero de cristianos.

?Y se quedan muy tranquilos!

El Bautismo nos da el don del Esp?ritu Santo. Es verdad. ?Pero de un modo inicial, como un reci?n nacido que se asoma a la vida. ?Hace falta hacer crecer y desarrollar esa presencia! ?Es imprescindible la Confirmaci?n!

Sin este sacramento que pertenece a la ?Iniciaci?n Cristiana, es decir, que constituye al cristiano, no es posible una vida cristiana plena.

El no confirmado est? en una situaci?n tan lamentable que no puede admitirse ni siquiera como padrino de Bautismo.

?El que no tiene el Esp?ritu de Cristo no es de Cristo?. (Rom 8,9). Esta expresi?n del ap?stol tenemos que recordarla siempre, especialmente, en estas circunstancias.

Precisamente, en la primera lectura de hoy, se nos presenta la primera Confirmaci?n de la Historia de la que tenemos noticia.

No puede hacerlo el ?di?cono? Felipe? Tiene que ser por manos de los ap?stoles. Por eso, bajan desde Jerusal?n Pedro y Juan? Oran por ellos, les imponen las manos y reciben el Esp?ritu Santo. ?A?n no hab?a bajado sobre ninguno?, dice el texto.

Ahora, cuando nos disponemos a terminar la celebraci?n de la Pascua con la solemnidad de Pentecost?s, es una ocasi?n privilegiada para repensar estas cosas. A ello nos ayudan las lecturas de la celebraci?n diaria de la Eucarist?a de esta semana. Es una aut?ntica catequesis sobre el Esp?ritu Santo que hace Jes?s a los disc?pulos en la ?ltima Cena.

La primera Lectura, como siempre en Pascua, es de los Hechos de los Ap?stoles que se llama el ?Evangelio del Esp?ritu Santo?.

?Me voy a prepararos sitio????vendr? otro Defensor?,? constituye la respuesta fundamental de Jesucristo a la turbaci?n de los disc?pulos, sin excluir otras como, por ejemplo: ?Yo estar? con vosotros todos los d?as hasta el fin del mundo?.

Ahora s?lo queda fiarse del Maestro? Y ellos lo hacen. Muy pronto experimentar?n el cumplimiento de ?la promesa?.

Dice el Libro de los Hechos que el d?a de la Ascensi?n, los disc?pulos ?volvieron a Jerusal?n con gran alegr?a; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios? (Lc 24, 52 ? 53).

?C?mo puede ser eso? ?Se acaba de marchar el Se?or definitivamente al Cielo, y ellos se quedan muy contentos?

?Hab?a llegado la luz! Ser? m?s intensa despu?s de Pentecost?s.

Los cristianos suelen prepararse al terminar la Pascua, especialmente, despu?s del d?a de la Ascensi?n, para solemne-dad de Pentecost?s implorando de Dios Padre una especial efusi?n del Esp?ritu Santo.

En este contexto celebramos hoy, como cada a?o, ?la Pascua del Enfermo.??

?Cu?ntas cosas podr?amos decir!?

?l es el Esp?ritu de la fortaleza y del consuelo, el Esp?ritu del gozo y de la esperanza?? El Esp?ritu que se infunde en la Santa Unci?n, el sacramento de los enfermos. El Esp?ritu que anima y estimula los avances continuos de la medicina en su lucha contra la enfermedad y la muerte. El Esp?ritu de la luz y la fortaleza de los que trabajan y se esfuerzan, con el mejor esp?ritu, en el cuidado de los enfermos en los hospitales y en sus casas. ?l es, en fin, el Esp?ritu que hace presente a la Iglesia en los lugares donde se trabaja y se lucha intensamente por la salud integral de todos.???

Junto con estas reflexiones quiero hacerles llegar a todos mi saludo cordial, con mis mejores deseos. ?Feliz Domingo! ?Feliz D?a del Se?or.???????????????????????????????????????????


Publicado por verdenaranja @ 16:59  | Espiritualidad
 | Enviar