Domingo, 29 de mayo de 2011

Reflexi?n de monse?or Mons. Pedro Daniel Mart?nez, obispo de San Luis. (29 de abril de 2010). (AICA)

RESURRECCI?N ????????

La Semana Santa finaliza con el hecho m?s portentoso de la historia de la humanidad: la Resurrecci?n del Se?or. Esto es ocasi?n de hacerles llegar mi deseo de que la Pascua de Resurrecci?n les otorgue abundantes gracias y bendiciones.? Tan importante es el Misterio que celebramos que ?si Cristo no resucit?, vana es nuestra Fe?. En efecto, sin resurrecci?n toda vida termina con la muerte.

En general en el mundo se vive como si todo terminara con la muerte. Se ense?a a gozar aquello que ofrece cada d?a sin limitaciones. Si todo terminara con la muerte, no tendr?a sentido el esfuerzo personal ni la superaci?n moral.? San Pablo les dec?a a sus fieles que si fuera as?, si no hubiera vida eterna, se vivir?a seg?n la m?xima de los paganos: ?comamos y bebamos, total ma?ana moriremos?. Por el contrario, Dios nos ha revelado y lo profesamos en el Credo que existe la vida eterna, que despu?s de la muerte est? la eternidad: ?Creo en la resurrecci?n de los muertos y en la vida eterna?.

Por ello, el Misterio de la Resurrecci?n de Cristo nos invita a vivir en este mundo de un modo nuevo. Es decir, asumiendo nuestros quehaceres cotidianos pero sabiendo que la ?figura de este mundo pasa? ya que es s?lo un caminar hacia la vida eterna y definitiva.

No tengamos miedo ante las dificultades que se nos puedan presentar.? Recordemos que los mismos ap?stoles que vivieron con miedo la Pasi?n fueron testigos de algo portentoso: la Resurrecci?n de Cristo. Estuvieron tan seguros de este hecho sobre-natural que prefirieron morir, antes que? negar lo que vieron.? Hoy mismo, muchos cristianos padecen persecuci?n y tambi?n ellos prefieren morir antes que traicionar su fe.? Fe que se ha mantenido incorrupta, en la Iglesia cat?lica, a lo largo de dos mil a?os, a pesar de las debilidades de los cristianos y hasta de sus propios ministros.

La Resurrecci?n afirma que la muerte no es el fin sino el comienzo. Desde la encarnaci?n del Hijo de Dios, hasta su gloriosa ascensi?n a los cielos, todo es sobre-natural. La Resurrecci?n de Cristo es la victoria sobre la muerte: Su victoria es nuestra victoria. ?D?nde est? muerte tu victoria, d?nde tu aguij?n? (1 Cor 15, 55).? La Resurrecci?n nos llena de alegr?a y nos inunda de esperanza, pues implica nuestra victoria frente al m?s temible enemigo: la muerte (la propia y la de las personas que amamos).

Esta celebraci?n tiene la mayor trascendencia porque todo lo sobre-natural en que creemos, se afirma en la Resurrecci?n del Se?or quien nos dice: ?Yo soy la resurrecci?n y la vida: el que cree en M?, aunque haya muerto, vivir? (Jn 11,25). Vivamos en este mundo, pero no seg?n los criterios de este mundo.? Estamos en ese mundo, pero no somos de este mundo.

Que la felicidad sobre-natural que fluye cada a?o de esta Solemnidad de la Resurrecci?n de Cristo nos estimule tambi?n a ser testigos de alegr?a en nuestros hogares y en un mundo tan lleno de tristezas e injusticias. Feliz Pascua! Que Dios me los bendiga a todos. (SDAM)??

Mons. Pedro Daniel Mart?nez, obispo de San Luis
San Luis, 29 de abril de 2011.??


Publicado por verdenaranja @ 23:54  | Hablan los obispos
 | Enviar