Mi?rcoles, 08 de junio de 2011

Gui?n lit?rgico para la Eucarist?a del D?a de la Acci?n Cat?lica, 12 de Junio de 2011,?y Apostolado Seglar publicado porla Comisi?n Episcopal de Apostolado Seglar de la CEE y recibido en la parroquia con los materiales para su celebraci?n.

Monici?n de entrada

Bienvenidos amigos y amigas: hoy es fiesta grande. La alegr?a de la Pascua se desborda sobre nosotros con el Esp?ritu Santo que Cristo hab?a prometido y, una vez resucitado, comunica a sus disc?pulos. Es la fiesta del Esp?ritu que pone en pie a la Iglesia y la anima en su labor misionera, ?evangelizadora. Ahora nos toca a nosotros, a nuestra generaci?n, cumplir esta tarea. Conscientes de que en nuestro tiempo aflora una nueva cultura, nos sentimos llamados a aportarle el tesoro que el Esp?ritu Santo ha dado a su Iglesia: el don de la fe, el conocimiento de Jesucristo y de su Evangelio. Hacer esto es responsabilidad de toda la comunidad cristiana, pero seremos precisamente los cristianos laicos, los seglares que vivimos en medio del mundo, los que podremos realizarlo de modo adecuado y eficaz, como la levadura que en medio de la masa la hace fermentar y la transforma en pan sabroso. Por esta raz?n en esta fiesta de Pentecost?s resaltamos la importancia del Apostolado Seglar -y, en ?l, de la Acci?n Cat?lica- como una urgencia para nuestro tiempo, necesitado de una ?nueva evangelizaci?n?.

Petici?n de perd?n

? Arraigados en ti, buscamos la gracia de tu Esp?ritu: Se?or, ten piedad.

? Edificados en ti, necesitamos vivir de tu Palabra: Cristo, ten piedad.

? Firmes en la fe, queremos anunciar el Evangelio: Se?or, ten piedad.

Monici?n a las Lecturas (Hech 2,1-11; 1 Cor 12, 3b-7. 12-13; Jn 20,19-23)

El acontecimiento de Pentecost?s nos habla de ?viento recio? y de ?llamaradas? para expresar que el Esp?ritu de Dios llega y transforma a quienes lo acogen. Este Esp?ritu mueve a hablar y a dar testimonio de Jes?s con palabras que todos entienden. La Iglesia desde el primer momento se caracteriza por su apertura al mundo, superando miedos y barreras.

Esta Iglesia est? enriquecida con los dones del Esp?ritu Santo, nos recordar? san Pablo. Son dones diversos para funciones diversas en la misma comunidad. Las divisiones quedan superadas. La diversidad es sana y necesaria.

Jes?s resucitado est? en el origen de este regalo. El relato del Evangelio nos lo presenta alentando a sus disc?pulos, transformando su miedo en alegr?a y envi?ndolos con la misma autoridad con que el Padre lo envi? a ?l a evangelizar el mundo entero. Su aliento y su env?o se renuevan hoy entre nosotros.

Sugerencias para la homil?a

(Se trata de transmitir una muy buena noticia en un momento en que las alegr?as no abundan. Esa noticia nos da ?nimo y nos llena de paz. Pero al mismo tiempo nos ha de dinamizar, despertando en los que la acogen la conciencia de ser miembros activos de una Iglesia que tiene la responsabilidad de evangelizar el mundo de hoy).

Echamos una mirada a nuestro mundo. Crisis, paro, violencia? Pero no es solo eso. Es que nos cuesta entendernos: los j?venes tienen otra sensibilidad,? en el ambiente hay otros valores, la cultura que se nos est? contagiando apunta al consumo placentero inmediato y no hay lugar para las cuestiones ?ltimas. Parece como si Dios no fuera necesario, una hip?tesis que hoy no se plantea. No se nos oculta la carga de soledad y de deshumanizaci?n que esto comporta.

Pero he aqu? que Dios ama este mundo. Y nos invita a nosotros a verlo con sus ojos amorosos, a quererlo y a sufrir por sus carencias, a no darle la espalda, sino a estar ah? e intentar rehacerlo. Y nos preguntamos c?mo hacerlo, si ya de entrada no llegamos a entenderlo y nos es dif?cil ?comunicarnos.

Es como una cultura distinta la que est? emergiendo ahora, necesitar?amos entrar en la cabeza y en el coraz?n de la gente de hoy para aclarar ah? muchas cosas y no podemos hacerlo.

La gran noticia es que el Esp?ritu Santo nos ha sido dado y esto hace posible lo que parec?a imposible. Jes?s hab?a hablado a sus disc?pulos de ir al mundo entero y trasmitir a todos la novedad del Evangelio, tarea que por supuesto les desbordaba? Jes?s lo sab?a y por eso les promete: ?recibir?is al Esp?ritu Santo?. Y con la fuerza del Esp?ritu lo hicieron, y lo mismo sucedi? en las siguientes ?pocas de la historia. ?No podremos hoy los disc?pulos de Jes?s con la fuerza del Esp?ritu Santo evangelizar la cultura del siglo XXI?

El Esp?ritu act?a en la comunidad. Act?a en cada uno tendiendo a formar comunidad. Es el grupo de disc?pulos con Mar?a quien lo recibe ?primeramente.

Y cuando hablan a la multitud tan diversa en sus lenguas, todos les entienden; queda de manifiesto que la comuni?n s? es posible por encima de las diferencias. Y cuando va siendo acogida la palabra de los ap?stoles, junto con la misma fe y el mismo bautismo, cada creyente recibe dones diversos para la construcci?n de la comunidad, que ser? como un cuerpo ?el de Cristo, dir? Pablo? en el que cada miembro ejerce la funci?n que le corresponde.

La oposici?n (jud?o-griego, esclavo-libre, hombre-mujer) se ha superado, la diversidad es una riqueza de la comunidad.

La Iglesia que recibe al Esp?ritu recibe el env?o. ?Como el Padre me ha enviado, as? tambi?n os env?o yo. Dicho esto exhal? su aliento -su Esp?ritu sobre ellos?. No podemos quedarnos con el regalo del Esp?ritu y no actuar en consecuencia. Jes?s env?a a su comunidad, a todos y a cada uno de los que la forman, al encuentro del mundo en que viven, de modo que todos? tengan la oportunidad de conocer al Padre y construir su vida seg?n el proyecto de Dios que Jes?s ha manifestado y el propio Esp?ritu va posibilitando.

Ah? se abre un camino de esperanza, de dignidad y de plenitud que sin el don de la fe ser?a impensable. Y ahora nos toca a nosotros. Amamos sinceramente a Jesucristo y al Padre que nos lo entreg?, le agradecemos el cambio que el conocerlo ha supuesto en nuestra vida. Amamos tambi?n a la gente con la que vivimos: vecinos, compa?eros y a otros que quiz? est?n m?s lejos. ?No les vamos a comunicar nuestra experiencia de fe, el tesoro que hemos encontrado? Lo que es alegr?a y vida para nosotros lo ser? tambi?n para ellos. La vida comunitaria de nuestra Iglesia, de nuestra parroquia, es un signo evangelizador. Y los seglares en su trabajo, en su convivencia en el barrio, en la actuaci?n en las organizaciones sociales est?n llamados a ser testigos, seguidores de esa vida nueva que Jesucristo nos ha regalado. Cuando se preparan y organizan en alguna asociaci?n de Apostolado Seglar -la Acci?n Cat?lica es el cauce diocesano para ello- entonces su acci?n evangelizadora manifiesta mejor a la Iglesia que los env?a.

Oraci?n de los fieles

Unidos en oraci?n, como los disc?pulos con Mar?a, pedimos al Padre el don de su Esp?ritu que nos transforme y nos haga ap?stoles de Jesucristo para nuestro mundo, dici?ndole: ?DANOS, SE?OR, EL DON DE TU ESP?RITU!

? Por el Papa y los dem?s pastores de la Iglesia, llamados a fortalecer en la fe a sus hermanos, para que su palabra oriente y su servicio acompa?e a la comunidad cristiana de modo que sea signo de Jesucristo en medio del mundo, oremos.

-????? Por los? cristianos laicos, en un mundo a menudo desorientado, pero que valora la libertad y la justicia, para que transmitan la alegr?a de la fe, comuniquen esperanza y abran caminos de entendimiento en el amor, oremos.

? Por los j?venes que preparan la ya pr?xima Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, por todos los que participar?n de alg?n modo en ella,? para que ?arraigados en Cristo y fi rmes en la fe? sean testigos gozosos de Jes?s en medio de sus compa?eros, de modo que la llamada de Jes?s ilumine y transforme sus vidas, oremos.

? Por las v?ctimas de la violencia, por los excluidos de la sociedad, porlos que carecen de trabajo o de recursos, por los inmigrantes en dificultad, para que encuentren en las comunidades cristianas acogida, amistad, comuni?n de bienes, que es refl ejo del amor del Padre que todo lo comparte connosotros, oremos.

? Por los que buscan un sentido a sus vidas, por los que han abandonado la fe, para que el encuentro con lo cristiano encienda en ellos la luz de la? esperanza que les oriente en su camino, oremos.

? Por la Acci?n Cat?lica y por todas las asociaciones de Apostolado Seglar que intentan ser presencia de Evangelio en medio del mundo en que viven, para que su testimonio sea acogido y la generosidad de sus vidas entregadas sea semilla que fructifique en una sociedad renovada, oremos.

? Por todos los que nos reunimos en esta celebraci?n gozosa y recibimos el aliento de Jes?s, para que su Esp?ritu acreciente nuestra comuni?n, nos abra al di?logo con el mundo y nos haga servidores de nuestros hermanos, oremos.

Danos tu Esp?ritu, Se?or, que nos haga valientes testigos del Evangelio de tu Hijo en medio del mundo, y que vive y reina por los siglos de los siglos..

Monici?n final de env?o

Concluye la celebraci?n, pero el Esp?ritu Santo sigue con nosotros. En nuestro trabajo, en nuestra convivencia, en nuestra reacci?n ante las necesidades sociales ?l va a inspirarnos palabras y actuaciones oportunas. Dej?monos conducir por ?l de modo que nuestra vida transmitala alegr?a de la fe cristiana y el ?nimo para hacer este mundo m?s humano.

Sugerencia para los cantos

Entrada: ?El Se?or os dar? su Esp?ritu Santo?

?Jes?s est? entre nosotros?

Aclamaci?n: ?Oh, Se?or, env?a tu Esp?ritu?

?Danos, Se?or, un coraz?n nuevo; derrama

en nosotros un Esp?ritu nuevo?

Ofertorio: ?Ilum?name, Se?or, con tu Esp?ritu?

?Llevemos al Se?or el vino y el pan?

Comuni?n: ? Ven, Esp?ritu de Dios, sobre m?

?T?, Se?or, me llamas?

Final: ?Canci?n del testigo?

?Nos env?as por el mundo?


Publicado por verdenaranja @ 16:44  | Liturgia
 | Enviar