Mi?rcoles, 27 de julio de 2011

Mensaje de monse?or Agust?n Radrizzani, arzobispo Mercedes-Luj?n sobre las elecciones (3 de julio de 2011). (AICA)

EJERCICIO RESPONSABLE DE NUESTRA PARTICIPACI?N CIUDADANA EN EL SISTEMA DEMOCR?TICO

Queridos hermanos todos en el Se?or:

Acerc?ndose la fecha del aniversario de nuestra independencia y teniendo en cuenta la proximidad de las elecciones (tanto primarias como generales) creo oportuno se?alar algunos puntos para la reflexi?n y el ejercicio responsable de nuestra participaci?n ciudadana en el sistema democr?tico.

Entiendo que no hacemos en la iglesia pol?tica partidaria, aunque es evidente que cada ciudadano es un ser pol?tico y, m?s aun? como cristiano ha de ser un constructor de la sociedad, promoviendo el bien com?n, estando al servicio de los dem?s, poni?ndose particularmente del lado de los m?s pobres para socorrer sus necesidades impulsados por los ideales del evangelio que nos presenta una fundamental igualdad de todos los hombres (somos hijos Dios), una inviolable dignidad de cada ser humano, que no puede ser manipulado e instrumentalizado ya que toda persona es un fin en s? misma - no un objeto de uso o un medio para alcanzar beneficios-. Tambi?n el alt?simo sentido de justicia que anima la fe cristiana, nos pone en el compromiso serio por? la veracidad y transparencia de las relaciones con los dem?s, ya sean econ?micas y/o sociales.??

1. El voto

El pueblo argentino elegir? sus representares para el gobierno de nuestra naci?n. Es un modo de ejercer la responsabilidad mediante el voto. Cada ciudadano debe elegir a gobernantes que hayan demostrado querer afirmar principios para una convivencia honesta y que se comprometan a cumplimentar las aspiraciones de sus hermanos.

Con el voto promovemos los derechos de la sociedad, el inter?s nacional y el bien com?n. Con el voto decimos a los dem?s que estamos de acuerdo con lo que el? candidato y su partido han prometido durante la campa?a.

Renunciar a la posibilidad de votar o votar en blanco es un modo de desinteresarse por la marcha de nuestra naci?n y estar?amos renunciando a un futuro mejor.??

2. Los candidatos

Deben estar comprometidos en el bien com?n, y por tanto en proyectos de educaci?n, salud y vivienda que mediante oportunas reformas, logren disminuir los niveles de pobreza y marginalidad de tantos hermanos nuestros que hoy est?n excluidos de la sociedad.

Deber?n implementar junto a los otros dos poderes las reformas necesarias a las leyes para que se abran siempre m?s las posibilidades de trabajo para todos, se asegure la justicia y disminuya o desaparezca la inseguridad.

Deber?n evitar toda vinculaci?n con las lacras de nuestra sociedad como son la droga, el juego y la trata de personas con la convicci?n de que el dinero mal habido no puede ser garant?a de una sana convivencia. En tal sentido todo candidato deber? esforzarse por combatir el desempleo, la corrupci?n y toda pol?tica que atente contra la moral y la paz social.

Deber?n tener un pasado que los califique para la funci?n p?blica como el respeto por las minor?as, sinceridad en sus actitudes, compromiso con los sectores populares y haber conducido honestamente su campa?a electoral.??

3. Los partidos

Debemos pedir a cada partido la propuesta que tiene para los temas que m?s nos interesan y que defienda las aspiraciones m?s sanas de nuestro pueblo: La defensa de la vida desde su concepci?n hasta su muerte natural. Por eso asegure una vida digna, justa y feliz para todos.

Un partido pol?tico democr?tico no teme al debate, se rige por los valores de la familia, del trabajo, de la amistad, de la honestidad y del respeto por las creencias religiosas que sintonizan con la ley natural.

Por el tiempo transcurrido, no parece que los partidos tomen la iniciativa. Nos corresponde a nosotros promover reuniones y discusiones en las familias, en los grupos, en las escuelas y universidades, en las sociedades de fomento y principalmente en los medios masivos de comunicaci?n social como son la radio y la televisi?n.??

4. Cada uno de nosotros

Todos somos responsables de este momento hist?rico que vive nuestra Patria en el sano ejercicio democr?tico.

Vivamos con la esperanza de que quien sea elegido logre combatir siempre m?s el desempleo, logre garantizar los servicios p?blicos para todos, especialmente, para los m?s pobres, logre una reforma agraria que favorezca no s?lo a los agricultores sino a toda la poblaci?n, logre una reforma fiscal progresiva, logre promover la industria nacional, logre combatir la inseguridad y se empe?e por conseguir todo lo que el pueblo necesita.??

5. El d?a despu?s

Una vez elegidos nuestros representantes nos queda una doble responsabilidad, por un lado apoyar todo aquello que sea para el bien com?n y por el otro nos compete fiscalizar para que se cumpla lo prometido en la campa?a y podamos avanzar en el sue?o de un Pa?s m?s humano, m?s fraterno, m?s libre que es como decir con m?s vida de Evangelio para todos.

La Sant?sima Virgen, Nuestra Se?ora de Luj?n, nos ayude a vivir este tiempo de gracia con un compromiso verdadero.??

Mons. Agust?n Radrizzani, arzobispo Mercedes-Luj?n?


Publicado por verdenaranja @ 22:57  | Hablan los obispos
 | Enviar