Mi?rcoles, 27 de julio de 2011

ZENIT? nos ofrece el discurso que el Papa Benedicto XVI pronunci?el lunes 4 de Julio de 2011?con motivo de la inauguraci?n de una muestra en su honor, con el t?tulo ?El esplendor de la verdad, la belleza de la caridad ? Homenaje de los artistas a Benedicto XVI por el 60 aniversario de Sacerdocio?, en el Aula Pablo VI.

Se?ores cardenales,
Venerados hermanos en el Episcopado y en el Sacerdocio,
queridos amigos,

es para m? una gran alegr?a encontraros y recibir vuestro homenaje creativo y multiforme con ocasi?n del 60? aniversario de mi Ordenaci?n sacerdotal. Os estoy sinceramente agradecido por vuestra cercan?a en esta celebraci?n tan significativa e importante para mi. En la Celebraci?n eucar?stica del pasado 29 de junio, Solemnidad de los Santos Ap?stoles Pedro y Pablo, di las gracias al Se?or por el don de la vocaci?n sacerdotal. Hoy os doy las gracias por la amistad y la gentileza que me manifest?is. Saludo cordialmente al cardenal Angelo Sodano, decano del sacro Colegio, y al cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, que, junto a sus colaboradores, ha organizado esta singular manifestaci?n art?stica, y le doy las gracias por las corteses palabras que me ha dedicado. Dirijo tambi?n mi saludo a todos los presentes, de manera particular a vosotros, queridos Artistas, que hab?is acogido la invitaci?n a presentar una creaci?n vuestra en esta Muestra.

Nuestro encuentro de hoy, en el que tengo la alegr?a y la curiosidad de admirar vuestras obras, quiere ser una nueva etapa de ese recorrido de amistad y de di?logo que emprendimos el 21 de noviembre de 2009, en la Capilla Sixtina, un acontecimiento que llevo a?n impreso en el alma. La Iglesia y los artistas vuelven a encontrarse, a hablarse, a apoyar la necesidad de un coloquio que quiere y debe llegar a ser cada vez m?s intenso y articulado, tambi?n para ofrecer a la cultura, es m?s, a las culturas de nuestro tiempo, un ejemplo elocuente de di?logo fecundo y eficaz, orientado a hacer este mundo nuestro m?s humano y m?s bello. Vosotros hoy me present?is el fruto de vuestra creatividad, de vuestra reflexi?n, de vuestro talento, expresiones de los diversos ?mbitos art?sticos que represent?is aqu?: pintura, escultura, arquitectura, orfebrer?a, fotograf?a, cine, m?sica, literatura y poes?a. Antes de admirarlas junto a vosotros, permitidme que me detenga solo un momento en el sugerente t?tulo de esta Exposici?n: "El esplendor de la verdad, la belleza de la caridad?. Precisamente en la homil?a de la Misa pro eligendo pontifice, comentando la bella expresi?n de san Pablo de la Carta a los Efesios, veritatem facientes in caritate (4,15), defin? el ?hacer la verdad en la caridad? como una f?rmula fundamental de la existencia cristiana. Y a?ad?: "En Cristo, coinciden verdad y caridad. En la medida en que nos acercamos a Cristo, tambi?n en nuestra vida, verdad y caridad se funden. La caridad sin verdad estar?a ciega: la verdad sin caridad ser?a como un 'c?mbalo que reti?e' (1Cor 13,1)?. Ea precisamente desde la uni?n, quisiera decir desde la sinfon?a, desde la perfecta armon?a de verdad y caridad, de donde emana la aut?ntica belleza, capaz de suscitar admiraci?n, maravilla y alegr?a verdadera en el coraz?n de los hombres. El mundo en que vivimos necesita que la verdad resplandezca y no sea ofuscada por la mentira o por la banalidad; necesita que la caridad inflame y no sea superada por el orgullo y por el ego?smo. Necesitamos que la belleza de la verdad y de la caridad alcance lo ?ntimo de nuestro coraz?n y lo haga m?s humano. Queridos amigos, quisiera renovaros a vosotros y a todos los artistas un llamamiento amistoso y apasionado: no separ?is nunca la creatividad art?stica de la verdad y de la caridad, no busqu?is nunca la belleza lejos de la verdad y de la caridad, sino que con la riqueza de vuestra genialidad, de vuestro impulso creativo, sed siempre, con valor, buscadores de la verdad y testigos de la caridad; haced resplandecer la verdad en vuestras obras y haced de modo que su belleza suscite en la mirada y en el coraz?n de quien las admira el deseo de hacer bella y verdadera la existencia, toda existencia, enriqueci?ndola con ese tesoro que no disminuye nunca, que hace de la vida una obra de arte y de cada hombre un artista extraordinario: la caridad, el amor. Que el Esp?ritu Santo, art?fice de toda la belleza que hay en el mundo, os ilumine siempre y os gu?e hacia la Belleza ?ltima y definitiva, la que inflama nuestra mente y nuestro coraz?n y que esperamos poder contemplar un d?a en todo su esplendor. Una vez m?s, gracias por vuestra amistad, por vuestra presencia y porque llev?is al mundo un rayo de esta Belleza que es Dios. De verdadero coraz?n os imparto a todos vosotros, a vuestros seres queridos y al entero mundo del arte mi Bendici?n Apost?lica.

[Traducci?n del original italiano por Inma ?lvarez
?Libreria Editrice Vaticana]


Publicado por verdenaranja @ 23:09  | Habla el Papa
 | Enviar