Martes, 30 de agosto de 2011

Texto del micro radial de monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe dela Vera Cruz, emitido por LT 9 (20 de agosto de 2011). (AICA)

DÍA DEL CATEQUISTA           

Este domingo, 21 de Agosto, celebramos el Día del Catequista en recuerdo de san Pío X, su santo Patrono. La catequesis pertenece al ámbito dela Palabrade Dios, que es el primer lugar de encuentro con Jesucristo (cfr. Ap. 246).La Palabratiene por finalidad ser camino de comunión de Dios con el hombre. En este marco la catequesis es: Anuncio y Transmisión, Celebración e inserción enla Iglesia.

Esto le da a la catequesis su significado en la vida dela Iglesia. Porello, todala Iglesiadebe estar comprometida en la catequesis, porque es ella quién tiene la responsabilidad de iniciar al hijo de Dios en el encuentro con Jesucristo y llevarlo a su madurez religiosa. Esta Iglesia se hace presente al niño, ante todo, en la fe y responsabilidad de sus padres.

Creo que estas notas son útiles para definir al Catequista. Es ante todo un miembro dela Iglesiaque vive su fe en lo concreto de una comunidad; en élla Iglesiacumple su misión. El anuncio es una noticia que tiene importancia para quién la recibe; es una palabra personal que busca entablar un diálogo que despierte en el otro escucha y compromiso.

No es algo meramente informativo. La catequesis participa de la fuerza del Kerygma, que es la persona de Jesucristo presentado desdela Iglesia. Estorequiere una intimidad conla Palabraanunciada, que hace del catequista un testigo. Esta vivencia le permitirá iluminar y valorar los medios y metodologías que utilice.

El anuncio tiene, además, un contenido. Dios habló, esta es la certeza y el camino de la fe. La fe no es un sentimiento vacío, necesita de un contenido que la alimente. La catequesis nos transmite una doctrina que tiene su fuente en Jesucristo, y nos llega a través de la mediación dela Iglesiaasistida por el Espíritu Santo. Jesucristo, Iglesia y Catequesis no se pueden separar.

Como toda enseñanza tiene sus exigencias. Esta nota debe hacer comprender al catequista el significado eclesial de su misión, pero también la necesidad de su formación doctrinal, espiritual y pedagógica. No podemos improvisar en esta misión esencial dela Iglesia. Sipor el anuncio el catequista es testigo, por la transmisión de la verdad del Evangelio es maestro.

La catequesis tiene por finalidad la comunión con Dios. Esto significa que no es algo escolar sino celebrativo. Desde la dinámica dela Palabrala catequesis debe conducir a la inserción en una comunidad eucarística. La catequesis se ordena ala Eucaristíaque es culmen de la vida cristiana y anticipo del banquete celestial. Esta verdad hace de la catequesis un espacio celebrativo de la fe. Por ello, la oración y la liturgia deben estar presentes.

La catequesis, además, en cuánto inserción a una comunidad eucarística debe despertar el servicio de la caridad, como testimonio de “los sentimientos de Jesucristo” con el que sufre. No hay comunidad sin celebración eucarística, y no hay celebración eucarística que no se oriente a la caridad. Estas notas hacen del Catequista una privilegiada presencia eclesial y una referencia ejemplar en la comunidad.

Queridos Catequistas, quiero unir mi afecto, gratitud y oración por todos ustedes. Reciban de su Obispo, que los valora, necesita y alienta en esta misión que presido y compartimos, la bendición del Señor Jesús y Nuestra Madre de Guadalupe. 

Mons. José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe dela Vera Cruz 


Publicado por verdenaranja @ 22:45  | Hablan los obispos
 | Enviar