domingo, 30 de octubre de 2011

FIELES DIFUNTOS
2 de Noviembre de 2011

El Dios de la vida, que ha resucitado a su Hijo Jesucristo de entre los muertos, esté con todos vosotros.

- Celebramos hoy la eucaristía en la conmemoración de todos los fieles difuntos. Recordamos de un modo especial a todos aquellos hermanos y hermanas nuestros que nos han dejado. Oramos por ellos, ofrecemos esta misa por ellos. Porque confiamos en el amor misericordioso de Dios, y porque creemos que Jesús muerto y resucitado nos abre las puertas de la vida para siempre. Y al mismo tiempo, que esta celebración nos ayude a reforzar nuestra fe, y a lIenarnos de consuelo y de esperanza.

A. penitencial: Comencemos nuestra celebración haciendo un momento de silencio y reconociendo que a menudo nos alejamos del camino de Dios. (Silencio)

En este día en que probablemente participen de la Eucaristía asistentes no habituales, será especialmente conveniente asegurar pequeños espacios de silencio y oración personal, como este del acto penitencial.

- Tú que con tu resurrección has destruido el pecado y la muerte. SEÑOR, TEN PIEDAD.

- Tú que con tu resurrección has renovado la creación entera. CRISTO, TEN PIEDAD.

- Tú que con tu resurrección das la alegría a los vivos y la vida a los muertos. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Antes de las lecturas: Dispongámonos a escuchar ahora la Palabra de Dios, unas lecturas que hoy nos traen, más allá del dolor y la tristeza de la muerte, un mensaje de consuelo y esperanza: la confianza en el amor de Dios, la fe en la vida eterna, la adhesión a Jesús muerto y resucitado.

Es importante cantar siempre una antífona de respuesta al salmo responsorial, para crear clima de oración. También hoy, y con mayor razón, dado que hoy acostumbran a participar de la Eucaristía asistentes no habituales. La antífona puede ser la propia, u otra más conocida y de sentido relacionado con el salmo.

Oración universal: Al Dios del amor y de la vida, en quien creemos, en quien confiamos, le presentamos ahora nuestras peticiones, diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.

Por la Iglesia, por todos los cristianos. Que demos testimonio de la vida y la esperanza de Jesús en medio de nuestro mundo. OREMOS:

Por nuestros familiares y amigos difuntos. Que Dios les llene de su amor, ya nosotros nos dé consuelo y paz. OREMOS:

Por todos los difuntos, especialmente los que han muerto en el último año. Que gocen de la plenitud de la vida con Jesús resucitado. OREMOS:

Por todos nosotros. Que vivamos cada día siguiendo a Jesús, que es el camino, la verdad y la vida. OREMOS:

Escucha, Padre, las intenciones que te hemos presen- tado por Cristo, nuestro Señor, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Padrenuestro: Digamos ahora juntos el padrenuestro, la oración de los hijos de Dios. Unidos con Jesús, y como él nos enseñó, nos atrevemos a decir:

 

CPL


Publicado por verdenaranja @ 17:05  | Liturgia
 | Enviar