Jueves, 22 de diciembre de 2011

Se está repartiendo en la parroquia un díptico de la Campaña Institucional de CARITAS 2011-2012 con el lema "Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir".

vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir

Cáritas es la confederación oficial de las entidades de acción caritativa y social dela Iglesiacatólica en España. Integrada en una red internacional, en la que participan Cáritas de 198 países, forma una red nacional constituida por más de 6.000 Cáritas Parroquiales, 68 Cáritas Diocesanas y sus correspondientes Cáritas Regionales o Autonómica. Tiene como principal objetivo la ayuda al desarrollo integral de la dignidad humana de todas las personas que se encuentran en situación de precariedad social.

Gracias al compromiso gratuito de más de 58.000 voluntarios y al trabajo de todas las personas que forman parte de esta amplia red, las acciones que se realizan a través de la denuncia social, la sensibilización y la lucha contra la pobreza son signo y esperanza de una nueva sociedad. 

"Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir" es el lema de la nueva campaña de sensibilización de Cáritas que tiene como eje principal la propuesta de caminar juntos hacia un nuevo modelo social más humano, evangélico y justo. Se trata de una invitación a construir una sociedad nueva basada en la humanidad como una gran familia que se interpela y se cuestiona sobre la realidad de pobreza e injusticia que predomina en el mundo. 

"Esto exige (...) una honda revisión con amplitud de miras del modelo de desarrollo, para corregir sus disfunciones y desviaciones. Lo exige, en realidad, el estado de salud ecológica del planeta; lo requiere sobre todo la crisis cultural y moral del hombre, cuyos síntomas son evidentes en todas las partes del mundo desde hace tiempo" (Caritas in veritate, n.032). 

Estamos invitados a vivir este tiempo de Navidad como una oportunidad para cuestionarnos sobre nuestras elecciones personales y colectivas cotidianas en relación con el consumo, la sostenibilidad y la utilización de los recursos. El efecto de nuestras opciones tiene consecuencias directas sobre el planeta y el resto de personas que habitamos en el mundo, en nuestras ciudades y pueblos. 

Vivirla sencillez es no necesitar tener muchas cosas para ser feliz, no cayendo en el consumismo ni en las modas que nos obligan a comprar lo nuevo, lo último.

Vivir la sencillez es tener más alegría al dar o al compartir, que al recibir, porque has descubierto el sentido de la gratuidad.

Vivir la sencillez es vaciar el corazón de todas las cosas innecesarias que lo ocupan, y llenarlo del tesoro de la amistad, de la cercanía y del encuentro humano con los demás.

Vivir la sencillez es sentir cercanas a miles de personas que viven injustamente en la pobreza, conmoverte por ello y, entonces, te movilizas e implicas porque no quieres vivir mejor que ellos.

Vivir la sencillez es poner tu confianza y seguridad no en el dinero o en las posesiones, sino en tus bienes espirituales, en tus convicciones y creencias, en tu fe, en tus capacidades, en tu fuerza interior y en la de aquellos que te aman y aprecian.


Publicado por verdenaranja @ 22:49  | Caritas
 | Enviar