Martes, 24 de enero de 2012

Textos bíblicos, comentario y oración para el día séptimo del Octavario 2012 de Oraciones porla Unidadde los Cristianos publicado en folleto de Materiales para su celebración elaborado por una comisión mixta entre el Pontificio Consejo parala Promocióndela Unidadde los Cristianos yla Comisión Fey Constitución del Consejo Mundial de Iglesias y traducido porla Comisiónpara las Relaciones Interconfesionales dela Conferencia EpiscopalEspañola. Este año tiene como lema: “Todos seremos transformados por la victoria de nuestro Señor Jesucristo” (1Cor 15, 51-58)

Día séptimo
Tema: Transformados por el Buen Pastor

Texto: Apacienta mis ovejas (Jn 21, 19) 

Lecturas

1 Sm 2, 1-10 Nadie triunfa por sus fuerzas
Sal 23 Tu vara y tu cayado me sosiegan
Ef 6, 10-20 Utilizad todas las armas que el Señor os proporciona
Jn 21, 15-19 Apacienta mis ovejas 

Comentario

Los que deben superar el sufrimiento necesitan el apoyo de lo alto. Ese apoyo llega a través de la oración. En el primer capítulo del libro de Samuel leemos la fuerza de la oración de Ana. En el segundo capítulo se encuentra su oración de acción de gracias. Ella entendió que algunos hechos solo suceden con la ayuda de Dios. Dios ha querido que Ana y su marido se convirtieran en padres. Este texto es un ejemplo que fortalece la fe en lo que podría parecer una situación desesperada. Es un ejemplo de victoria.

El buen pastor del salmo 23 guía su rebaño también a través de los lugares más oscuros, reconfortándolo con su presencia. Quienes ponen su confianza en el Señor no tienen necesidad de temer incluso en las tinieblas de la ruptura o de la desunión, porque su pastor les llevará a los verdes pastos de la verdad para vivir juntos en la casa del Señor.

En la carta a los Efesios, el apóstol Pablo nos exhorta a ser fuertes en el Señor y en su fuerza todopoderosa poniendo la armadura espiritual: verdad, justicia, proclamación de la buena noticia, fe, salvación, palabra de Dios, oración y  súplica.

El Señor resucitado exhorta a Pedro, y en su persona a cada discípulo, a descubrir en sí mismo el amor por Aquel que es el único Pastor verdadero. Si tienes tal amor, ¡apacienta mis ovejas! En otras palabras, ¡aliméntalas, protégelas, cuida de ellas, fortalécelas, porque son mías y me pertenecen! Sé mi buen servidor y vela sobre aquellos que me han amado y siguen mi voz. Enséñales el amor mutuo, la cooperación y la audacia en los recodos de la vida.

Por la gracia de Dios, el testimonio de Cristo que ha sido confirmado en nosotros nos obliga a actuar juntos por la unidad. Tenemos la capacidad y los conocimientos para dar tal testimonio, ¿pero estamos dispuestos? El Buen Pastor, que por su vida, su enseñanza y su conducta fortalece a todos los que han confiado en su gracia y su apoyo, nos impulsa a cooperar incondicionalmente con Él. Así, fortificados, podremos ayudarnos unos a otros en el camino de la unidad. Seamos fuertes en el Señor para poder fortalecer a otros en un testimonio conjunto de amor. 

Oración

Padre de todos: tú nos has llamado a ser un solo rebaño en tu Hijo, Jesucristo. Él es el Buen Pastor que nos invita a descansar en verdes pastos, nos lleva a aguas tranquilas y restaura nuestras almas. Haz que siguiéndole podamos ser signo para otros, para que todos vean en nosotros el amor de un solo verdadero pastor, nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén. 

Preguntas para la reflexión

1. ¿Cómo nos invita el Buen Pastor a animar, fortificar y restaurar la confianza de aquellos que están perdidos?

2. ¿Cómo pueden los cristianos de diversas tradiciones esforzarse mutuamente para confesar y testimoniar a Jesucristo?

3. Para nosotros, hoy, ¿qué puede significar la exhortación de san Pablo: «Armaos de fuerza en el Señor... revestíos con la armadura de Dios»?


Publicado por verdenaranja @ 10:14  | Ecumenismo
 | Enviar