Mi?rcoles, 07 de marzo de 2012

Lectio divina para el miércoles de la segunda semana da Cuaresma 2012, ofrecida por la Delegación Diocesana de Liturgia de la diócesis de Tenerife.

Lectura: “Mateo 20, 1728”

En aquel tiempo, mientras iba subiendo Jesús a Jerusalén, tomando aparte a los Doce, les dijo por el camino: «Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas, y lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles, para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen; y al tercer día resucitará.»

Entonces se le acercó la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: «¿Qué deseas?»

Ella contestó: «Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.

Pero Jesús replicó: «No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?»

Contestaron: «Lo somos.»

Él les dijo: «Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre.»

Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo: «Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo.

Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.»

Meditación: 

“¿Sois capaces?”

Tu mensaje es claro y las consecuencias también, y claro está, en principio no son lógicas. ¿Es lógico que se burlen, azoten y maten a alguien que sólo hace el bien, que habla de amor y de fraternidad e igualdad; que perdona, que dice la verdad y las verdades…? pues claro que sí, que es lógico, por desgracia, hasta lo hago yo de mil maneras, sin llegar a respuestas tan flagrantes, pero igual.

Y a nosotros no nos prometes más glorias -no es el discípulo mayor que su maestro-, sino incomprensiones como contigo. ¿Lo entiendo? Sí, pero como no me gusta prefiero obviarlo. Y sigues diciéndomelo con claridad. No debo ser como los que oprimen sino como los que sirven, como tú, como los que quieren hacer y ser como tú, como los que quieren poner su vida a la causa del bien.

Yo también, en un principio, quiero meterme en esa opción. Siento anhelos de beber tu cáliz, medio inconsciente de todas sus consecuencias, medio llevado por lo mejor que late dentro de mí, impulsado por mi anhelo de aportar un poco de luz y de amor en este mundo que me ha tocado vivir.

La clave me la das una y otra vez: vivir en referencia a ti, caminar a tu lado, seguirte, como me recordabas ayer, tener constantemente vuelta mi mirada a ti que eres mi auténtico maestro, para hacer como tú. Al fin y al cabo, esa es la llamada que me haces en este tiempo a la conversión: tener mi mirada vuelta siempre a ti.

Oración: 

“Un punto de luz”

Deseo continuar haciendo de mi vida un aprendizaje de amor, de servicio, de disponibilidad, de alegría, deseo ser un don para todos los que se acerquen a mí.

Sé que no me es fácil en muchos momentos, que es más lo que deseo que lo que puedo, y que el esfuerzo y la ilusión que pueda poner en muchos momentos dejan mucho que desear. Pero deseo vivir contigo y desde ti, para los otros. Dame claridad para verlo siempre, ilusión para desearlo y fuerza para irlo haciendo realidad. Que la fuerza de tu Espíritu me ayude a no frustrar tu proyecto en mí, a ser un punto de luz, de esperanza, de vida y de paz.

Contemplación: 

“Quiero llenarme”

Quiero embriagarme
de tu cáliz.

Quiero beber
hasta la última gota
de tu palabra de amor.

Quiero servir
a mis hermanos.

Quiero llenarme
y llenarlos
de Ti.


Publicado por verdenaranja @ 21:58  | Liturgia
 | Enviar