Mi?rcoles, 28 de marzo de 2012

 

VIGILIA DE PASCUA
Diócesis Nivariense Delegación Diocesana de Juventud Pascua 2012

Lema:

¡Creo!

Objetivos:

 Celebrar juntosla Resurrección
 Vivir un encuentro conla Comunidady afianzar el sentido de pertenencia a ella
 Valorar nuestra fe, perder lo miedos a profesarla y anunciarla en este tiempo de Pascua. 

Materiales:

- Música ambiental para todala Vigilia
- Equipo de sonido
- Canciones:

o Poema de Salvación (Esperanza de Vida)
o Roca Eterna (Esperanza de Vida)

- Plantillas con Huevos de Pascua  Anexo 1
- Plantillas de Ser Cristiano Hoy en tiras (Recomendación: imprimir tantas como participantes a ser posible en folios de colores)  Anexo 2

- Rotuladores y/o creyones
- Huevos de chocolate (para la salida) 

Desarrollo:

Ambientación: 

Recomendamos crear un clima cercano, invitar a los participantes a sentarse alrededor del altar, entre los bancos y el suelo, haciendo grupo, pues se trata de celebrar en comunidadla Resurrecciónde nuestro Señor. Que sea una vigilia festiva de celebración. Podemos ambientar el lugar con todo aquello que lleve a los jóvenes a sentirse de fiesta (Globos, serpentinas, velas de colores,…).

En el centro del altar pondremos el ambón con un cubre ambón blanco junto al Cirio Pascual encendido, podemos darle más realce enfocándolo con un foco. (No hemos incluido video para evitar distracción y propiciar que los jóvenes se centren en lo importante)

Esta vigilia se va a reproducir en distintos lugares de manera simultánea, por tanto se recomienda también ser fiel a la misma e introducir únicamente las adaptaciones que sean necesarias.

Monición de entrada 

(Como de la nada, y sin ser visible, un/a joven o entre varios, leen la Palabra de Dios como si de una historia se tratase, a modo de cuento)

“Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino el Señor. Y los otros discípulos le decían:

- Hemos visto al Señor. 

Tomás les contestó:

- Si no veo en sus manos las heridas de los clavos, y si no meto mi dedo en ellas y mi mano en su costado, no lo creeré. 

Ocho días después se hallaban los discípulos reunidos de nuevo en una casa, y esta vez también estaba Tomás. Tenían las puertas cerradas, pero Jesús entró, y poniéndose en medio de ellos los saludó diciendo:

- ¡Paz a vosotros! 

Luego dijo a Tomás:

- Mete aquí tu dedo y mira mis manos, y trae tu mano y métela en mi costado. ¡No seas incrédulo, sino creyente! 

Tomás exclamó entonces:

- ¡Señor mío y Dios mío! 

Jesús le dijo:

- ¿Crees porque me has visto? ¡Dichosos los que creen sin haber visto!” (Jn 20, 24 – 29)

(Tras la lectura se propone que esta pequeña introducción sea leída por un/a joven, a ser posible a modo de monólogo dramatizado)

Es más fácil cantar el misterio de la Pascua que entrar en el misterio pascual. Es más fácil hablar de la resurrección que creer en la resurrección.

Tomás representa hoy todas las dudas de los creyentes y de los no creyentes ante el hecho del Cristo victorioso. La comunidad cerrada, con las puertas cerradas, sobre sí misma es imagen de los miedos que habitan y que viven muchos creyentes hoy. Los jóvenes hoy tenemos miedo a muchas cosas, entre otras, a nuestro mismo mundo, a la sociedad que nos rodea. No estamos muy convencidos de que lo nuestro, nuestro credo, sea fuente de vida y de alegría. Parece que están más alegres los que no creen y sólo se preocupan de “pasarlo bien” que los que nos llamamos bautizados.

Es el mismo Resucitado el que tiene que venir en ayuda de los miedosos y dejarles el regalo de su Espíritu. Solo así logran salir de su escondite.

No creemos suficientemente en el Señor cuando tenemos miedo, cuando los miedos nos paralizan, cuando por miedo dejamos de anunciar lo que creemos, cuando el miedo nos hace dudar. Hoy, como a Tomás, el Señor nos hace una invitación a creer en Él, a reconocer los signos de su presencia en el mundo. Hoy, también a nosotros, se nos dan señales suficientes como para decir: “Señor mío y Dios mío”.

Oración personal 

(Dejamos unos segundos de oración personal, que sirva para que cada joven se sitúe enla Vigiliacon la ayuda de la canción “Poema de Salvación” de Esperanza de Vida)

Reflexión dirigida 

(Lectura pausada, con calma, con ternura y con una sonrisa, dejando que llegue bien a los corazones de los participantes)

En la resurrección encontramos la clave de la esperanza cristiana: si Jesús está vivo y está junto a nosotros, ¿qué podemos temer?, ¿qué nos puede preocupar?

San Pablo nos dice: “Si Cristo no hubiera resucitado, vana seria nuestra fe” (I Corintios 15,14). Si Jesús no hubiera resucitado, sus palabras hubieran quedado en el aire, sus promesas hubieran quedado sin cumplirse y dudaríamos que fuera realmente Dios. Pero, como Jesús sí resucitó, entonces sabemos que venció a la muerte y al pecado; sabemos que Jesús es Dios, sabemos que nosotros resucitaremos también, sabemos que ganó para nosotros la vida eterna y de esta manera, toda nuestra vida adquiere sentido.

La Resurrecciónes fuente de profunda alegría. A partir de ella, los cristianos no podemos vivir más con caras tristes. Debemos tener cara de resucitados, demostrar al mundo nuestra alegría porque Jesús ha vencido a la muerte.

Debemos estar verdaderamente alegres porla Resurrecciónde Jesucristo, nuestro Señor. En este tiempo de Pascua, debemos aprovechar todas las gracias que Dios nos da para crecer en nuestra fe y ser mejores cristianos. Vivamos con profundidad y con mucha alegría este tiempo.

Palabra de Dios 

(Leída por un sacerdote)

Lectura del Evangelio de San Juan:

“Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana, los discípulos estaban reunidos y tenían las puertas cerradas por miedo a los judíos. Jesús entró y, poniéndose en medio de los discípulos, los saludó diciendo:

- ¡Paz a vosotros! 

Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y ellos se alegraron de ver al Señor. Luego Jesús dijo de nuevo:

- ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí, también yo os envío a vosotros.” (Jn 20, 19 – 21)

Breve comentario del Sacerdote

Orientaciones:

 El Resucitado nos deja su paz, con la que se presenta ante los suyos para que le reconozcan. No hay otra contraseña para reconocer al Señor que la paz.

 El Resucitado nos deja también un envío, una misión.

 Tiempo de alegría, de fiesta, de abandono de los miedos y de llenarnos de valentía. 

Gesto 

(Lectura enérgica, alegre e interrogante)

Y llegados hasta aquí, no te preguntas ¿qué querrá Dios de ti? ¿Qué misión te espera para tu vida?

En este tiempo de Pascua, de alegría, de celebración puedes encontrar la respuesta o parte de ella. Este tiempo es para festejar, y festejar en comunidad, con tu familia, la iglesia; por eso vamos a sumarnos a una larga tradición, la de los huevos de pascua, pero esta vez conociendo su verdadero significado, escucha con atención:

“El origen de esta costumbre viene de los antiguos egipcios, quienes acostumbraban regalarse en ocasiones especiales, huevos decorados por ellos mismos. Los decoraban con pinturas que sacaban de las plantas y el mejor regalo era el huevo que estuviera mejor pintado. Ellos los ponían como adornos en sus casas.

Cuando Jesús se fue al cielo después de resucitar, los primeros cristianos fijaron una época del año,la Cuaresma, cuarenta días antes de la fiesta de Pascua, en la que todos los cristianos debían hacer sacrificios para limpiar su alma. Uno de estos sacrificios era no comer huevo durantela Cuaresma. Entonces, el día de Pascua, salían de sus casas con canastas de huevos para regalar a los demás cristianos. Todos se ponían muy contentos, pues con los huevos recordaban que estaban festejandola Pascua,la Resurrecciónde Jesús.

Uno de estos primeros cristianos, se acordó un día de Pascua, de lo que hacían los egipcios y se le ocurrió pintar los huevos que iba a regalar. A los demás cristianos les encantó la idea y la imitaron. Desde entonces, se regalan huevos de colores en Pascua para recordar que Jesús resucitó. Poco a poco, otros cristianos tuvieron nuevas ideas, como hacer huevos de chocolate y de dulce para regalar en Pascua. Son esos los que regalamos hoy en día.”

Esa es la historia, nosotros, podemos ver en el huevo de Pascua, el germen de una nueva vida, la nueva vida que nos da Jesucristo resucitado, todos lo que en esta Pascua nos hemos sentidos resucitados con él, convertidos desde dentro, nos sentiremos como hombres y mujeres nuevos/as dispuesto a cumplir nuestra misión así que ahora te invitamos a que cojas tú, un huevo de pascua, lo decores con colores y mensajes de resurrección y mientras lo haces pienses en alguien con quien quieras compartir tu alegría por la resurrección de nuestro Señor y tu fe, para que cuando termine esta vigilia puedas dárselo.

(Habrá distintas plantillas de Huevos de Pascua para colorear, rotuladores y creyones que se repartirán entre los participantes. Podremos música ambiental pero alegre de fondo)

Cierre 

Decíamos al principio que muchos eran los miedos que tenemos que nos llevan muchas veces a ocultar nuestra fe y lo que somos, pero hemos visto que no tenemos nada que temer, que Dios está con nosotros y nos desea la paz, que tiene una misión para cada uno/a y nos ha puesto en una gran familia, la iglesia, para apoyarnos y ayudarnos, que tenemos nuestras pequeñas comunidades y grupos para vivir con libertad nuestra fe y crecer en ella sin miedos.

Acércate ahora al altar y recoge esa pequeña misión que hoy Dios te lanza, tómala, reflexiónala y hazla vida en tu vida.

(En el centro, estará desglosado en tiras el texto de Ser Cristiano Hoy)

Oración final y despedida 

Unamos nuestras manos y demos Gracias al Señor por salvarnos y darnos la fe y la esperanza. Por regalarnos una misión con la que construir su Reino de Paz enla Tierra.

(Escuchamos “Roca Eterna” de Esperanza de Vida)

(Sugerencia: Se puede dar a la salida huevos de chocolate)


Publicado por verdenaranja @ 23:21  | Liturgia
 | Enviar