Jueves, 25 de octubre de 2012

DOMINGO 30º DEL T. ORDINARIO B   

MONICIONES    

 PRIMERA LECTURA

          La primera Lectura de hoy es un mensaje de esperanza: El profeta levanta el ánimo del Pueblo de Dios desterrado en Babilonia, anunciándole la vuelta a su patria con gran alegría bajo la protección paterna del Señor.

 

SALMO

          Unámonos a las palabras del salmo para cantar la alegría del pueblo de Israel que vuelve a su tierra. Es también nuestra alegría por la salvación que el Señor nos trae.

 

SEGUNDA LECTURA

          La Carta a los Hebreos contiene una amplia enseñanza sobre el Sacerdocio de Jesucristo, como escuchamos en el fragmento que se lee hoy: Jesús, Hijo de Dios y hermano de los hombres  es el Pontífice de la Nueva Alianza, en favor de la humanidad entera.

 

TERCERA LECTURA

          Jesús cura al ciego de Jericó que le llama Hijo de David. Así recompensa su fe y confirma que han llegado los tiempos del Mesías.

          (Pero antes de escuchar el Evangelio, cantemos, de pie, el aleluya). 

COMUNIÓN

          Dichosos nosotros que somos capaces de descubrir detrás de las especies de pan y de vino al mismo Jesucristo que curó al ciego de Jericó.

          “¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!”. Esta fue la súplica del ciego y es nuestra súplica, para que el Señor nos libere de toda ceguera y podamos descubrirle siempre presente entre nosotros.


Publicado por verdenaranja @ 18:26  | Liturgia
 | Enviar