Viernes, 23 de noviembre de 2012

DOMINGO 34º DEL TIEMPO ORDINARIO B

MONICIONES

 

PRIMERA LECTURA

          El profeta nos anuncia, en una visión misteriosa, cómo el Hijo del hombre conseguirá una realeza eterna y universal. Escuchemos con atención.

 

SEGUNDA LECTURA

          La segunda Lectura es un himno a Cristo glorioso, que, por su Misterio Pascual, ha hecho de nosotros un pueblo de reyes y sacerdotes… Y un día vendrá lleno de gloria.

 

TERCERA LECTURA

          La afirmación de Cristo de que es rey, cuando está detenido e imposibilitado ante Pilato, es la prueba más evidente de que su Reino no es de este mundo. Pero Él es Rey. Escuchemos con atención y con fe. (Aclamemos a Cristo Rey, con el canto del aleluya).

 

COMUNIÓN

          En la Comunión, bajo las sencillas especies de pan y de vino, recibimos a Jesucristo Rey del Universo. Pidámosle que nos ayude a pertenecer de verdad a su Reino, a trabajar por extenderlo por toda la tierra,  y que un día, cuando Él vuelva, contemplemos la plena manifestación de su gloria para siempre. Porque su Reino no tiene fin.


Publicado por verdenaranja @ 23:28  | Liturgia
 | Enviar