Martes, 26 de febrero de 2013

MISA DE ACCIÓN DE GRACIAS

POR EL PONTIFICADO DEL PP. BENEDICTO XVI

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA

 

Hermanos y hermanas: Nos hemos reunido hoy en torno a la mesa del altar para escuchar la Palabra de Dios, alimentarnos con el Cuerpo y la Sangre de Cristo y sentir su presencia en la oración comunitaria. 

Pero la hacemos con un subrayado especial: Dar gracias al Padre Celestial por el don que ha sido para la Iglesia el pontificado del Papa Benedicto XVI. Nos puede ayudar, a esta Acción de Gracias, esta palabras de nuestro Obispo: 

“Gracias, Benedicto XVI, por tu generosa y sacrificada entrega. Gracias por tus enseñanzas y tus valientes decisiones. Gracias por el ejemplo de tu vida. En tu ministerio al frente de la Iglesia se ha reflejado la imagen de Cristo, el Buen Pastor. Sabemos que al renunciar no te desentiendes de la Iglesia y que cumplirás tu promesa: “Por lo que a mí respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria”. 

Con estos sentimientos, iniciemos nuestra celebración.

 

ORACION DE LOS FIELES

 

- Por Iglesia unida en oración especial por el Papa Benedicto XVI a punto de dejar su ministerio como sucesor de Pedro. Para que el Señor le recompense todo su esfuerzo, valor, espiritualidad, profundidad, humildad y valentía en el servicio a la Iglesia. Roguemos al Señor. 

- Por la Santa Iglesia Católica, para que unida en torno a Cristo, el Buen Pastor, sea testimonio vivo, ante el mundo, de la presencia de Dios, que con su Espíritu, dirige su historia y la historia de la humanidad. Roguemos al Señor

- Por todos los pastores de la Iglesia: obispos, presbíteros y diáconos, para que sean ejemplo de adhesión incondicional a la Sede de Pedro y su ministerio sea un servicio desinteresado a la Iglesia y al mundo. Roguemos al Señor. 

- Por quienes en los próximos días deben elegir al nuevo Papa, como sucesor de Pedro; para que se sientan guiados por el Espíritu Santo y no cedan a ningún tipo de presiones, ni a otros intereses fuera de la voluntad de Dios, el bien de la Iglesia y el servicio en la caridad a todos los hombres y mujeres de cualquier condición. Oremos. 

- Por todos los que formamos la Iglesia del Señor, para que siguiendo las indicaciones del Papa Benedicto, nos mantengamos unidos en oración y acojamos con amor y actitud de fe al nuevo Papa que el Espíritu Santo nos designe y pueda contar con la adhesión y fidelidad de todos nosotros y de todo el Pueblo de Dios. Roguemos al Señor.


Publicado por verdenaranja @ 21:49  | Liturgia
 | Enviar