Jueves, 16 de mayo de 2013

Breve semblanza histórica de la parroquia de San José en San Juan de la Rambla publicadas en Programa de Actos con motivo del 50 aniversario de su erección canónica.

Breve semblanza histórica

La demarcación de la actual parroquia de San José, con todos sus barrios, perteneció durante algo más de tres siglos a la parroquia de San Juan Bautista, de San Juan de la Rambla; allí fue donde celebraron los distintos actos de la Fe los vecinos de estos lugares hasta que, en 1963, el templo de San José fue declarado Parroquia. Dicha ermita había sido construida unos dos siglos antes, si bien no hay documentación precisa al respecto. No obstante, es probable que, debido a la lejanía del templo parroquial de San Juan, los vecinos tuviesen la necesidad de construir una ermita en la zona de medianías, donde se asentaba buena parte de la población del municipio.

Hay documentos fechados en las primeras décadas del 1700 que ya expresan el deseo de construir una ermita en el lugar donde hoy se asienta la Parroquia de San José, pero no es hasta pasados tres cuartos de dicha centuria cuando podemos afirmar que la construcción del templo probablemente esté finalizada. La docu­mentación más antigua referida a dichas obras es ya de 1791, pero se refiere a trabajos en la construcción de la sacristía y obras de remozamiento del templo, lo cual indicaría que ya por entonces estaba finalizado. Por otro lado, de diferentes documentos se desprende que, por un lado, en 1764 ya se estaba construyendo el templo, mientras que por otro, en 1781 ya se habla del "pago de San José': lo cual indicaría que el templo llevaría tiempo finalizado, hasta el punto de haber comenzado a dar nombre a ese lugar; por todo ello, es de suponer que su finalización pudo haberse llevado a cabo en la década de 1770.

Consta, asimismo, que en 1839 el Visitador General del Obispado autorizó a que se siguiera celebrando el culto en la ermita al encontrarla con toda decencia, y ya señala el inventario los elementos principales que encontramos actualmente en el retablo principal: una imagen de San José coronas del niño y del santo, y vara de plata; un crucifijo en la parte alta del retablo, a la derecha, una imagen del Rosario con su niño, con coronas de plata; y a la izquierda, una imagen de San Antonio con su niño, con corona de plata y diadema. Además, hace una relación de ornamentos y demás objetos de culto, que dan fe de cómo en apenas medio siglo, la ermita se encontraba totalmente dotada para llevar a cabo el culto con total dignidad.

Un elemento curioso, característico de la iglesia parro­quial es la tribuna alta adosada a la pared sur de la misma, que fue construida en la segunda mitad del siglo XIX como un privilegio concedido a la familia que tenía lugar reservado en las festividades litúrgicas. De hecho, durante ese siglo y parte del siguiente, algunas familias de San Juan subían durante el verano a pasar una temporada coincidiendo con la recogida de las cosechas, y es probable que sea la razón por la cual la festividad de San José se celebre a comienzos de septiembre, cuando el verano está finalizando. La mencionada tribuna se conserva, pero ya no es un lugar de privilegios y diferencias sociales, sino un elemento característico que llama la atención del visitante. El prelado nivariense Mons. Luis Franco Coscón, por decreto dado en La Laguna el 14 de mayo de 1963, elevó la ermita a la categoría de parroquia, segregándola de la de San Juan Bautis­ta, y con jurisdicción en toda la zona alta de San Juan de la Rambla. Con ello se culminó el anhelo de poder satisfacer plenamente las necesidades espirituales de la población, de este hecho celebramos, pues, en este año el 500 aniversario.

 

(Esta semblanza es un extracto de la obra de D. Manuel Ángel Alloza Moreno y D. Manuel Rodríguez Mesa, además de la de D. José Antonio Oramas Luis, acerca del municipio de San Juan de la Rambla)


 | Enviar