Domingo, 11 de agosto de 2013

Carta monseñor Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas para el 18º domingo durante el (4 de agosto de 2013) (AICA)

“50 años del Seminario”


Este domingo 4 de agosto reviste una especial solemnidad para nuestra Diócesis ya que nuestro Seminario Diocesanos “Santo Cura de Ars” cumple sus Bodas de Oro, 50 años de existencia. El lema elegido es “50 años promoviendo vocaciones, 10 años, formando Sacerdotes”. Esta indicación es porque durante 40 años fue fundamentalmente seminario menor, un lugar donde los jóvenes eran acompañados en su vocación y algunos concluían su colegio secundario. Hace 10 años se inició el seminario mayor en su formación en todas las etapas tanto en la filosofía como en la teología, continuando con la tarea del acompañamiento vocacional y pre-seminario.

Queremos hacer memoria de tanta gente que rezó y acompañó de diferentes maneras por el seminario que la Iglesia señala como el corazón de la Diócesis. Sacerdotes, laicos y tantos que revelan su amor a la Iglesia haciendo aquello que el Señor pidió, para que oremos que envíe operarios a su mies porque hay mucho por hacer en la evangelización de la Iglesia, que es la razón de ser de la misma.

Nuestro seminario cuenta con 26 seminaristas mayores, 21 de la Diócesis de Posadas y 5 de la Diócesis de Oberá. El Seminario en estos 10 años de formación en todas sus etapas dio 10 sacerdotes como fruto. El Pueblo de Dios en esta porción de la Iglesia acompaña con cercanía esto que es un lugar de esperanza en la tarea evangelizadora de la Iglesia.

Nuestra Diócesis cuenta con el 50% de la población de Misiones, con alrededor de 600.000 habitantes y estos números van en ascenso por el rápido crecimiento demográfico. La diócesis cuenta con unos 70 sacerdotes, muchos de ellos de edad muy avanzada. Conformado con unos 35 sacerdotes religiosos y 35 diocesanos que están incardinados. En la Diócesis hay parroquias de 50.000 habitantes que están atendidos por 1 o 2 sacerdotes y parroquias del interior que tienen 1 o 2 sacerdotes para 25 capillas. A esto se suman casi 40 escuelas, movimientos y comisiones laicales, áreas pastorales que requieren el acompañamiento de los sacerdotes y la vida consagrada. De hecho necesitamos armar nuevas parroquias sobre todo en la ciudad de Posadas donde se multiplican rápidamente nuevos barrios.

Tenemos que ser agradecidos a Dios porque el clero Diocesano aumentó en estos años. Esto hace que en proporción su promedio de edad sea de 36 años, siendo el más joven del país, así como la necesidad del acompañamiento del clero de nuestra Diócesis. Necesariamente también tenemos que subrayar la esperanza de nuestros seminaristas que serán parte de este presbiterio. No obstante el número sigue siendo insuficiente y sabemos que nuestros sacerdotes están recargados de responsabilidades con una realidad pastoral altamente demandante.

En esta carta quiero agradecer especialmente a los formadores del seminario los de antes y los de ahora, que tienen la responsabilidad de acompañar este llamado del Señor a nuestros seminaristas, en la oración, el diálogo y el discernimiento. Nuestros seminaristas son llamados en nuestro tiempo como los nuevos Pedro, Juan y Santiago… idénticamente como Jesús llamó y amó a sus Apóstoles para enviarlos a evangelizar. Llamados a ser amigos e íntimos del Señor. Pedimos en estas Bodas de Oro a Dios por nuestro Seminario y agradecemos a tantos que ayer y hoy son parte de esta obra de Dios.

Les envío un saludo cercano, y hasta el próximo domingo.


Mons. Juan Rubén Martínez, Obispo de Posadas


Publicado por verdenaranja @ 22:16  | Hablan los obispos
 | Enviar