Viernes, 27 de septiembre de 2013

DOMINGO 26º DEL TIEMPO ORDINARIO C

MONICIONES

 

PRIMERA LECTURA

        La Palabra de Dios de este Domingo continúa hablándonos del uso de los bienes materiales.

En la primera Lectura las palabras del profeta son duras, fuertes y claras: Todos aquellos que llevan una vida de lujo y derroche sin compadecerse de los pobres, irán al destierro.

 

SALMO

        Cantemos ahora al Señor que está a favor de los pobres y quiere salvarlos.

 

SEGUNDA LECTURA

        S. Pablo anima a su discípulo Timoteo a guardar el Mandamiento, es decir, todo el contenido de la fe cristiana, hasta la venida del Señor.

 

TERCERA LECTURA 

        La parábola del rico Epulón nos enseña, con crudeza y claridad, que una vida de goce egoísta e insolidario, separa de Dios para siempre.

 

COMUNIÓN

        Nos acercamos a comulgar. Pero se trata de una doble comunión: “con Cristo y entre nosotros, que en Él nos hacemos y somos hermanos”.

        Por eso, recibir a Jesucristo en la Comunión y desentenderse de los demás, no es una auténtica comunión.

        Hay que demostrar con obras de caridad, piedad y apostolado lo que se recibe por la fe y el sacramento.


Publicado por verdenaranja @ 17:31  | Liturgia
 | Enviar