Viernes, 08 de noviembre de 2013

DOMINGO 32º DEL TIEMPO ORDINARIO C 

MONICIONES

 

PRIMERA LECTURA

        Escuchamos en la primera Lectura una historia impresionante. Siete hermanos judíos y su madre son detenidos y forzados a quebrantar la Ley de Dios; pero ellos prefieren afrontar los tormentos y la muerte, seguros de que el Señor del Universo les resucitará.

 

SALMO

        También nosotros esperamos alcanzar la vida eterna, siguiendo el camino del Señor. Por eso proclamamos en el salmo: “Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor”.

 

SEGUNDA LECTURA

        El apóstol S. Pablo exhorta a los fieles a mantenerse firmes en la fe, practicando toda clase de obras buenas y orando para que la palabra de Dios se siga extendiendo.

 

TERCERA LECTURA

        Frente a la dificultad, a primera vista irrefutable, que le presentan los saduceos, Jesús reafirma la resurrección y la vida después de la muerte. Aclamémosle ahora con el canto del aleluya.

 

COMUNIÓN

        Al acercarnos hoy a comulgar, recordemos las palabras del Señor: "El que come y carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el último día".

        Pidámosle al Señor que acreciente en nosotros la certeza de nuestra victoria definitiva sobre la muerte y  que seamos por todas partes testigos y mensajeros de esta esperanza.


Publicado por verdenaranja @ 23:07  | Liturgia
 | Enviar