S?bado, 16 de noviembre de 2013

Texto el micro radial de monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, emitido por LT9 (9 de noviembre de 2013) (AICA)

El catecismo de la iglesia católica

Cuando se habla de la fe cristiana debemos tener en cuenta la totalidad de las verdades que nos ha revelado Jesucristo. Hay en ellas una dinámica interna que nos permite comprender y vivir el sentido y el contenido pleno de la Fe. Podemos hablar, incluso, de una jerarquía de verdades. Esto es, precisamente, lo que hace el Catecismo de la Iglesia Católica tomando como esquema de su exposición el Credo, que fue el primer resumen de lo esencial de la verdad revelada por Jesucristo, que se usaba en el bautismo. La primera parte es la profesión de Fe en un Dios que en su Unidad, es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esto nos habla de quién es Dios, de su vida, de su amor y su cercanía al hombre. Luego, en la segunda parte, nos muestra el camino de esta salvación realizada en Jesucristo y comunicada por el Espíritu Santo, sobre todo en los sacramentos que nos ha dejado como signos de su vida y presencia en la Iglesia. En estas dos primeras partes contemplamos a Dios en su ser y en su obrar, y lo hacemos siempre desde Jesucristo.

La tercera parte se refiere a la vida del cristiano en el mundo. Para ello parte del fin último al que está llamado el hombre, es decir, de las bienaventuranzas, que es su vocación plena junto a Dios. Este partir desde el fin da sentido e ilumina la vida presente del hombre. Esta parte nos muestra cómo es el obrar libre y recto del hombre, mediante las virtudes, la gracia y los mandamientos. Aquí se ve la obra de Jesucristo hecha camino y vida por su palabra y la gracia, que orienta el caminar del hombre. Es el ámbito de la vida moral. Finalmente, en la cuarta parte, nos presenta el significado y la importancia de la oración, no como algo mágico o una técnica que me encierra en mi pequeño mundo, sino como un diálogo con Dios que me abre al amor personal con quien es el origen de mi vida y fuente de paz y alegría. ¡Cuántas veces la oración nos ayuda a dar sentido y a sobrellevar, incluso, la cruz cuando es parte de mi vida!

El Catecismo de la Iglesia Católica es, por lo mismo, un precioso resumen de lo esencial de la fe y de la vida cristiana. Es un libro orientado a vivir la fe cristiana en este mundo, desde las enseñanzas de Jesucristo que ha venido para ser Camino, Verdad y Vida. Él nos ha dejado esta riqueza de su presencia en la Iglesia a través de su Palabra y los Sacramentos. Iglesia, Palabra y Sacramentos, forman parte de una unidad que pertenece al designio de Dios. El Catecismo es, por ello, un acto de la función magisterial de la Iglesia en la que nos presenta la obra de Dios y orienta nuestra respuesta como un camino de fe y de amor, teniendo como horizonte la Vida del Reino de Dios. Desde la fe el hombre conoce su origen en Dios y descubre en Cristo su camino en este mundo. Frente a tantos espiritualismos que nos alejan de la realidad, como de posturas secularizadas que desconocen la dimensión trascendente del hombre: ¡qué importante es una lectura pausada del Catecismo de la Iglesia Católica como síntesis de los contenidos de nuestra fe llamados a ser vividos en este mundo!

Reciban se su obispo, junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor.

Mons. José María Arancedo, arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz


Publicado por verdenaranja @ 23:43  | Hablan los obispos
 | Enviar