Viernes, 31 de enero de 2014

Reflexión al evangelio de la fiesta de la Presentación del Señor ofrecida por el sacerdote Don Juan Manuiel Pérez Piñero bajo el epígrafe "ECOS DEL DÍA DEL SEÑOR"

La Presentación. La Candelaria

El Evangelio de hoy nos presenta muy bien el contenido de esta Fiesta, que en Canarias es Solemnidad.  Era éste un hecho normal para toda familia israelita: A los cuarenta días del nacimiento de un niño, era la purificación de su madre y, si era el primogénito, la presentación-rescate del niño, que, entonces, podía ser llevado a casa e integrado en la propia familia. Porque "todo primogénito varón pertenece al Señor". Y se hacía este rito en recuerdo de la liberación de Egipto, cuando el Señor dio muerte a los primogénitos de los egipcios y salvó a los de los israelitas.

Tendríamos suficiente materia de reflexión con el comentario de aquellos ritos: La Entrada en el templo de Jerusalén del Mesías, el Hijo de Dios; la Purificación de María, la más santa, la más pura,  y la Presentación-consagración-rescate de Cristo. Pero, en medio de todo esto, interviene el Espíritu Santo y aquello se convierte en algo distinto, extraordinario:  Cristo es proclamado por el anciano Simeón, “gloria de Israel y luz de las naciones”;  y, de este modo, nace en el siglo IV, un nuevo título de la Virgen: La Luz, la Candelaria; es decir, la que lleva en sus brazos a Cristo, Luz del mundo, como nos dirá el Señor en el Evangelio. Y se representa a la Virgen con un Niño y un cirio en sus manos.

Ya sabemos lo que significa en la Sagrada Escritura y en la vida de la Iglesia, el binomio luz-tinieblas. S. Pablo nos enseña que “toda bondad, justicia y verdad son fruto de la luz” (Ef 5, 9).  Las tinieblas, por el contrario, significan maldad, ignorancia, pecado… La luz de Cristo llega a su punto culminante con la gloria de su Resurrección. Jesús, por su Misterio Pascual, nos traslada del reino de las tinieblas del pecado, al reino de la luz, de la vida nueva de Jesucristo Resucitado. Y esa luz llega a cada uno de nosotros por el Sacramento del Bautismo, que por eso se llama el de nuestra iluminación.  Y dice el Apóstol: "Antes erais tinieblas; ahora sois luz en el Señor. Caminad como hijos de la luz".

Por eso, hoy es también un día apropiado para renovar nuestro Bautismo y recordar que, la Luz de Cristo tiene que ser compartida: Hay que anunciar y transmitir esa Luz.

En la Liturgia Oriental se subraya “el Encuentro” del Señor con su pueblo, representado en aquellos que le reciben y acogen en el templo. El rito latino se centra más bien en el rito de la Presentación, que venimos comentando.

La primera lectura, nos recuerda la Entrada del Hijo de Dios en el templo de Jerusalén, como habían anunciado los profetas. Por eso el salmo es un cántico gozoso y glorioso, de ese Acontecimiento. Y proclamamos: “El Señor, Dios de los Ejércitos, es el Rey de la gloria”.

La Carta a los Hebreos nos presenta la consagración que hace Cristo de sí mismo, al entrar en el mundo y enlaza el misterio de la Encarnación con el misterio de la Pascua.

Que la Virgen de Candelaria ruegue con bondad por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte, para que un día gocemos para siempre de la Luz eterna.

 

                                                                               ¡FELIZ DÍA DEL SEÑOR!


Publicado por verdenaranja @ 22:58  | Espiritualidad
 | Enviar