Viernes, 28 de febrero de 2014

DOMINGO 8º DEL TIEMPO ORDINARIO A

MONICIONES

 

       

PRIMERA LECTURA

Dispongámonos a escuchar un fragmento del Libro de Isaías.

Acostumbrados a tratar a Dios como Padre, dejémonos sorprender por el profeta que compara el amor de Dios con el amor de una madre.

Después, en el salmo, cantaremos la confianza y la seguridad que nos produce el amor de Dios.

 

SEGUNDA LECTURA

En medio de las dificultades con que se encuentra el apóstol, señala que lo más que le importa es que la gente vea en él un ministro de Cristo y un dispensador de la gracia de Dios.

Escuchemos este texto de la Carta a los corintios.

 

TERCERA LECTURA

Hoy escucharemos otro fragmento muy conocido del Sermón de la Montaña. Ante los interrogantes que puede presentarnos la vida, el Señor nos pide que nos fiemos del amor del Padre del Cielo, que conoce las cosas que necesitamos y no nos abandona.

Aclamemos al Señor con el canto del aleluya.

 

COMUNIÓN

En la Comunión constatamos hasta dónde llega el amor que nos tiene el Padre del Cielo. Él nos convoca siempre para renovar el Sacrificio de su Hijo que se entregó por nosotros. Y porque sabe que lo necesitamos, nos alimenta con el pan de su Palabra y con el Pan de la Eucaristía.

Que el amor que Dios nos tiene, nos anime a poner en Él nuestra confianza y nuestra seguridad, de manera que no andemos agobiados, sino en la paz y la alegría que nos da nuestra confianza en el Señor.

 


Publicado por verdenaranja @ 22:38  | Liturgia
 | Enviar